LOS ROSACRUCES.


 Los Rosacruces saben que todo cambia y que nada es permanente. La vida es diferente de un momento a otro, los astros giran sin nunca detenerse y la evolución del género humano así como de la ciencia y la técnica, es tan rápida que nada puede estancarse. Por ello sus enseñanzas son verdades eternas, válidas tanto para el pasado como para el presente que necesitan ponerse continuamente en un lenguaje apropiado y modernizado para transmitir la sabiduría, mejor cada día.
No obstante, hay ciertas técnicas de evolución personal que han probado su eficacia durante siglos, demostrando que pertenecen a la misma esencia interna del funcionamiento del Ser. La técnica de la Orden Rosacruz es la de la Iniciación progresiva, visible, con la participación real del Candidato a mayor Luz para alcanzar algún día la Iniciación Invisible que nos une a la Sabiduría Absoluta. La técnica de formación dual: Por una parte, todos los miembros sus enseñanzas graduadas por medio de lecciones.
PRÁCTICAS Y TRADICIONES ROSACRUCES. Los Rosacruces no son especulativos: No deben creer las cosas de una manera ciega.

  • Enseñan una filosofía de vida que es posible vivir aquí y ahora. No enseñan temas meramente especulativos que no tengan una aplicación práctica para el mejoramiento de la vida de cada uno de nosotros, y también para poder ayudar a otros a vivir mejor.
    En el plano físico, capacitándonos para encontrar nuestra verdadera vocación y nuestra misión en la vida.
    En el mundo mental, aprovechando el inmenso potencial de la mente y liberándonos de tensiones, conceptos erróneos y enfermedades mentales que, de una forma sutil o violenta, envenenan nuestro vivir y nos privan de la paz interior.
    Esta filosofía de vida enseña, sobre todo, la fusión con los principios espirituales cósmicos, que capacitan a la persona para comprender el propósito de la Creación y poder sentir, así, la presencia permanente del Creador de todas las cosas, el Supremo Arquitecto del Universo, el Dios de nuestro corazón, que cada uno sentimos y comprendemos según nuestra capacidad. Es necesario que podamos probarnos, a nosotros mismos, que cuanto estamos estudiando es correcto y verdadero para su aplicación en la vida diaria.
  • Son una fraternidad esotérica, iniciática y tradicional, lo que indica que su profundo conocimiento de la naturaleza física, mental y espiritual del ser humano ha permitido el desarrollo de una técnica de desarrollo de la consciencia, y del despertar a las realidades superiores de la personalidad profunda del ser, que ha sido demostrada como altamente eficaz y válida durante siglos.
    Saben que el ser humano posee niveles de consciencia muy profundos, donde se encuentra un enorme y maravilloso potencial, y que para acceder a estos niveles de consciencia es necesario hablarle al Ser Interior en su propio lenguaje.
    El lenguaje de los niveles superiores de consciencia humana es el de los símbolos y se nos revela en los sueños, cuyas imágenes tienen un significado, en nuestras intuiciones e, incluso, en visiones espirituales. Un místico medieval dijo que: “Dios habla al hombre por medio de símbolos, y el hombre se comunica con Dios por medio de los símbolos que forma en su mente”. Por esta razón los Rosacruces, profundos conocedores de la naturaleza del ser, y de los símbolos, saben cómo unir sus enseñanzas con un aspecto simbólico para que, de esta manera, lo racional y lo emocional, lo físico y lo espiritual, lo humano y lo divino, se identifiquen y proporcionen a los estudiantes de nuestra Orden Venerable la mejor y más completa formación, así como la transmisión del conocimiento interior, aquel que convierte a quienes lo poseen en maestros de sus vidas y artífices de su destino.
  • Todos los miembros de la Orden Rosacruz tienen el privilegio de recibir las enseñanzas de nuestra hermandad en sus domicilios, y mantener, si así lo desean y tienen posibilidades de ello, un lugar especialmente dedicado al estudio y a la meditación, simbólicamente decorado, al que denominamos “el Oratorio Rosacruz”.
    Igualmente, los Rosacruces tienen la oportunidad de agruparse en Logias y participar, si lo desean, puesto que en la Orden Rosacruz hay una libertad absoluta y no se obliga a sus miembros a que mantengan contacto con otros miembros, en la formación tradicional e Iniciática que en ellas se imparte, y pueden ser Iniciados en los diferentes Grados de la Orden participando en unas bellísimas e impresionantes ceremonias simbólicas, donde los asistentes, revistiendo sus mandiles e insignias del Grado que hayan alcanzado, y en medio de un decorado altamente significativo, tienen la oportunidad de recibir la formación esotérica que, durante siglos, ha convertido a los que han seguido el sendero de la Rosa + Cruz En adelantados en el conocimiento.

EL SECRETO DE LA VIDA. En algún momento de la vida se ha preguntado cuál es el propósito de su existencia. Lo mismo que la mayor parte de las personas, se habrá percatado que se encuentra ante un sendero desconocido y misterioso que recorrer. ¿Qué le deparará el destino? ¿Qué hay más allá del presente en el que estamos? Ante qué pruebas y circunstancias de la vida tendremos que enfrentarnos. Y lo que es más importante aún ¿Venceremos en la batalla de la vida o seremos vencidos por ella? Todas estas son las consideraciones que surgen en nuestra mente cuando en momentos de reflexión, nos planteamos él por qué de nuestra existencia. ¿Hay alguna razón para que exista el Universo o es éste solo un conjunto de cuerpos celestes que están en el espacio sin causa que lo justifique?
Cuando volvemos nuestra vista hacia el firmamento en una noche estrellada comprendemos que un conjunto tan enorme como es el Cosmos, que funciona de acuerdo con unas leyes tan perfectas y ordenadas que permiten que todos los astros del Universo se muevan con precisión matemática, ha de tener un propósito de existencia. No podemos menos que pensar maravillados, que hay o debe haber una razón en todo ello. No puede haber sido creado todo sin un propósito definido. Es difícil concebir que un Universo, que es energía en movimiento hacia el infinito y desde el infinito, desde la inmensidad de los tiempos, sea algo sin razón que esté aquí para nada ¿Y nosotros? ¿Cuál es el papel que nos ha correspondido desempeñar en el vasto escenario del Universo? ¿Acaso nuestra vida es solamente el resultado de unas casuales reacciones químicas que empezaron a evolucionar hace miles de millones de años, o somos algo más? ¿Tiene nuestra vida una razón de ser o solamente somos criaturas que nacemos, crecemos, morimos, y después nada? ¿Hay algo después de la vida? En esta misma vida ¿qué hay y está reservado para nosotros, como humanidad en conjunto y como personas en particular? ¿Por qué tenemos la sensación de ser como barcos sin timón, a merced de las corrientes de la vida y expuestos a las tempestades de la existencia? ¿Hay alguna misión particular, que cada uno de nosotros deba desempeñar durante su paso por la tierra, o es solamente una quimera hasta su final? ¿Qué es lo que hace que algunos vivan una vida plena, llena de éxitos, y otros vivan la amargura continua del fracaso?
QUÉ SON REALMENTE LOS ROSACRUCES. Son hombres y mujeres normales. Tal vez alguno de sus amigos o familiares sea un Rosacruz y Ud. no lo sepa. Como miembros se dedican al estudio y a la aplicación práctica de las Leyes de la Naturaleza en su forma más elevada. Van descubriendo, poco a poco, a través de un estudio graduado, las enormes potencialidades que todos los seres humanos poseemos, y las aplican en su existencia de forma muy eficaz y para mejorar su calidad de vida aquí y ahora, y también, como no, para poder ayudar a la mejora de los demás. A través de los estudios, descubren la íntima armonía que existe en todo el Universo del cual son parte y manifiestan el poder que les confiere dicha armonía. Descubren que el Universo existe por un propósito bien definido y que cada uno tiene un papel particular que desempeñar en el vasto escenario universal.
En suma son hombres y mujeres que, a través de las enseñanzas que se les dispensa en la Orden Rosacruz, descubren su verdadera misión en la vida, cumplen con ella y viven plenamente en el plano físico, en el mental, y en el espiritual. De acuerdo con sus enseñanzas tradicionales se van desprendiendo de la superstición y de los falsos conceptos que tanto han dañado a la humanidad, que la han mantenido en la esclavitud física y moral y se van haciendo cada vez más tolerantes y comprensivos con los demás, sobre todo son conscientes y sensatos y en modo alguno se conducen de forma ridícula y fanática.
LA ORDEN ROSACRUZ NO ES UNA RELIGIÓN. La más grande libertad en la más estricta independencia es una de sus divisas. Cada Rosacruz puede pertenecer a la asociación religiosa que prefiera, ya que las enseñanzas de la Orden Rosacruz no interfieren con los conceptos religiosos ni con la conciencia de nuestros miembros.
LA ORDEN ROSACRUZ NO ES POLÍTICA NI LUCRATIVA. Se considera que toda persona tiene derecho a pensar cual es la mejor manera como debe ser gobernado su país; esta prerrogativa ciudadana es tan privada y tan personal que la Orden nunca interfiere en ella, dejando a sus miembros plena libertad para que escojan el partido u opción política que prefieran. Durante siglos la Orden ha sido una sociedad que ha ayudado a la mejora de los seres humanos de forma desinteresada, por lo que funciona como una Organización Fraternal Educativa sin fines de lucro y sus fondos son dedicados exclusivamente a la obra filantrópica Rosacruz, sin que ningún particular pueda beneficiarse de dichos fondos en forma de dividendos o comisiones.
ALQUIMIA ESPIRITUAL ROSACRUZ. Los antiguos Alquimistas de la Edad Media muchos de los cuales eran Rosacruces, afirmaban que para transmutar un elemento mineral en otro elemento más elevado como por ejemplo la transmutación del plomo en oro, era necesario que previamente el Alquimista estuviera transmutado en su interior. En los antiguos escritos y manifiestos de la Orden Rosacruz, que ya hemos citado y que fueron publicados hace siglos, se nos relata en un lenguaje simbólico la formación y el propósito de la misma.
Uno de los propósitos a alcanzar por los miembros de nuestra augusta Hermandad era lograr la Gran Reforma. Nadie que no se haya reformado en su interior puede pretender reformar con éxito ningún aspecto familiar, social, o mundial.
En la medida en que las personas van cambiando sus procesos de pensamiento y sus actividades, produciendo un cambio positivo en su interior, observan que la vida también mejora para ellos.
Muchas personas padecen enfermedades terribles, producidas por sus pensamientos de odio y rencor. Cuanto tratamiento se les proporcione fracasará ya que solamente podrán curarse cuando cambien sus pensamientos, transmutándolos positivamente. Cuando descubrimos nuestras limitaciones aparentes y nos damos cuenta que la vida es para nosotros como nosotros la queramos ver, al crear en nuestro interior las condiciones adecuadas, la vida cambia para nosotros, llegando entonces, con la reforma interior, la Paz Interna y el Éxito externo. Decimos muchas veces buscar la Paz Universal, declarando que la deseamos intensamente, pero si estamos desarmonizados en nuestro interior y en lucha con nosotros mismos, difícilmente llegará esta paz al mundo, ya que primero es necesario que germine en nuestro interior Los Rosacruces han aprendido que por medio de un proceso Iniciático que ha sido probado válido durante muchos siglos, los seres humanos pueden conseguir transmutarse en su interior y, de esta forma, su vida se transmuta para ellos pudiendo ayudar a otros a lograr la verdadera REFORMA UNIVERSAL. Muchos de los hombres y mujeres que, a lo largo de la historia, lucharon para que se produjeran reformas positivas en la sociedad, y así mejorar las condiciones de vida de todos, fueron Rosacruces que, previamente, habían logrado la gran reforma en ellos y así encontraron fuerzas para emprender la titánica tarea de ayudar a la Humanidad. ¿Es UD. un alma sincera que siente la necesidad interior de transmutarse internamente para conseguir la Gran Reforma? Es la pregunta que siempre hay que hacer.
LA AVENTURA INTERIOR. Hace ya miles de años que hombres y mujeres sinceros buscadores de la verdad y deseosos de desentrañar el misterio de la existencia de una u otra manera, comenzaron la búsqueda para responder a esas preguntas esenciales que nos hemos planteado hace un momento y que siguen siendo motores básicos impulsores de los verdaderos pensadores a los futuros Maestros de la Vida. Muchos de esos hombres y mujeres abandonaron incluso la comodidad de sus hogares para en tiempos inciertos, partir a la búsqueda de las fuentes de la Sabiduría eterna para saciar en ella su sed de conocimiento. Algunos encontraron a otros seres semejantes a ellos en el deseo de saber y se unieron para emprender la búsqueda en la que compartirían sus experiencias individuales para mutuo beneficio.
Fundaron en la antigüedad las Escuelas de los Misterios y se constituyeron en Veladores Silenciosos, para preservar el conocimiento interior que hacía libres a aquellos que lo poseían. ¿Qué es lo que descubrieron en las Antiguas Escuelas de Conocimiento Esotérico, guardándolo como un tesoro al abrigo de los profanos, reservándolo solamente para aquellos elegidos que probaban fehacientemente su interés en conocer los misterios profundos del Ser? Nada hay más cerca de nosotros que nosotros mismos y nada que nos sea más desconocido que nuestro propio Ser. En nuestro cuerpo un número ilimitado de átomos giran en órbitas como lo hacen los astros en el Universo, con la misma precisión y armonía que el Cosmos y funcionando con las mismas leyes fundamentales. Buscamos el Universo fuera de nosotros sin percatarnos que nosotros mismos somos un universo en miniatura.
Pero más importantes aún, los seres humanos somos algo más que cuerpo. Tenemos vida y manifestamos su atributo más importante: la consciencia. Los seres humanos somos también mente que se manifiesta continuamente. Hasta cuando dormimos nuestra mente sigue funcionando para asegurar los procesos vitales fundamentales. La psicología moderna admite que un alto porcentaje de las enfermedades que padecemos son psicosomáticas, que empezaron primero en la mente para manifestarse después en el cuerpo. ¿Por qué la mente nos ocasiona, a través de procesos incorrectos, estas enfermedades? Actualmente en la época de la informática sabemos que las computadoras se pueden programar y desprogramar para conseguir fines distintos. La mente funciona de forma parecida a las computadoras. Una programación incorrecta puede ocasionar enfermedades graves y traumas que convierten nuestra vida en algo desgraciado. Podemos aprender a corregir gran parte de las enfermedades que nos aquejan. Podemos programarnos para mejorar la memoria, para conseguir seguridad y aplomo, para un mejor funcionamiento de nuestra personalidad, para gozar de una mejor salud. Tantas y tantas cosas podemos hacer cuando conocemos las potencialidades internas de nuestra mente, que podemos relegar el sufrimiento al lugar que verdaderamente le corresponde: la nada.
Pero mucho más aún. Lo mismo que un cuadro lleva la impronta del pintor que lo pintó, lo mismo que una escultura lleva el sello del escultor que la esculpió, y que un edificio lleva la expresión de la personalidad del arquitecto que lo diseñó y lo construyó, nosotros en nuestro interior llevamos el sello del Creador. El ser humano puede si sabe como hacerlo, crear su futuro y llevar una vida digna de ser vivida. Para ello debe emprender la más maravillosa y fascinante de las aventuras, la del descubrimiento de su Ser Interior. ¿Se considera con valor suficiente para ello? Si es así, continúe su indagación dentro de los misterios que revela la Orden Rosacruz.
HISTORIA Y TRADICIÓN. La historia de los Rosacruces se pierde en la noche de los tiempos. La Orden Rosacruz es heredera espiritual de las antiguas Escuelas de los Misterios que florecieron en Egipto, Babilonia, Grecia y Roma, y tal vez anteriormente. No obstante, según declaran nuestros archivos Rosacruces, un movimiento particular se produjo en las Escuelas Iniciáticas del siglo XIV, del cual deriva la actual técnica Rosacruz, tal y como es relatado en tratados Rosacruces cómo la Fama Fraternitatis, en la Confessio Rosae Crucis y en otras publicaciones y manifiestos de nuestra Orden. Se encuentran muchas referencias a la Orden Rosacruz y a su establecimiento en muchos países de Europa en los siglos XVII y XVIII y muchos personajes célebres y grandes benefactores de la Humanidad pertenecieron a la Orden Rosacruz. Raimundo Lulio, Newton, Miguel Servet (conocido como defensor de la libertad de conciencia) Leibnitz, Leonardo da Vinci, Descartes, Paracelso, Beethoven y muchos otros personajes que destacaron en todas las ramas del saber.
Dicen las crónicas que hace más de seiscientos años un joven llamado Christian Rosenkreutz, ansioso de conocimiento emprendió un viaje hacia tierras de Oriente. Llegado a la ciudad simbólica de Damcar fue recibido por los Sabios de la misma y allí le transmitieron sus secretos, que él desarrolló y mejoró, después de algunos años de estudios en los que tuvo acceso al LIBER MUNDI donde se pueden desentrañar los misterios más profundos de la Naturaleza. Luego regresó a Europa, pasando primero por España donde, lo mismo que en otros piases, sus conocimientos no fueron completamente comprendidos, por lo que se dirigió a tierras de Germania (simbólicamente significa Tierra de la Hermandad) y estableció la primera Casa del Espíritu Santo. Allí transmitió a sus discípulos y sucesores la sabiduría que había adquirido en Oriente y cuando estuvieron preparados, se expandieron por todo el mundo para transmitir la Luz que habían recibido. A edad muy avanzada, falleció Christian Rosenkreutz siendo enterrado en una tumba completamente desconocida por todos según establecían las normas de la Hermandad. Uno de los Hermanos de la misma, haciendo unas obras de reforma en la Casa del Espíritu Santo, descubrió la entrada de la tumba del Maestro.
Una vez abierta encontraron en ella, tanto por su construcción muy reveladora en su simbolismo, como por manuscritos y documentos allí conservados, la Sabiduría que permitía restablecer de nuevo la Orden.
Esta historia simbólica que hemos relatado revela uno de los grandes enigmas que han dejado perplejos a muchos historiadores que han pretendido conocer más acerca de nuestra Orden. En algunos momentos de la Historia la vemos aparecer, pujante, en uno o varios países y, después, desaparecer sin dejar rastro hasta volver a aparecer de nuevo en otro país. No sólo en la crónica titulada Fama Fraternitatis, sino también en otros tratados Rosacruces, se recoge la norma de que la Orden debería estar activa e inactiva en ciclos progresivos que variaba entre los cien y los ciento veinte años. Los Rosacruces, profundos conocedores de la Naturaleza, saben y comprenden que todo se desarrolla por ciclos. Todo nace, crece, se reproduce y muere, para volver a repetir el mismo ciclo una y otra vez. Como referencia directa tenemos las diferentes estaciones del año. De acuerdo con este principio es necesario que la Orden Rosacruz se ajuste a los ciclos de la Naturaleza; por lo tanto, cada cierto tiempo, como norma de funcionamiento interno desde hace ya muchos siglos, la Orden aparece y desaparece según los ciclos mencionados, siendo su manifestación cada vez más perfecta y adaptada a su tiempo. Por esta razón cíclica, la Tumba Simbólica de Christian Rosenkreutz ha sido abierta de nuevo para sacar a la luz los tesoros del conocimiento Rosacruz, y ofrecerla a los sinceros buscadores de una manera práctica y moderna, perpetuándose por medio de la Orden Rosacruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: