La Piña.


Este magnífico remedio natural, es muy sencillo, sabroso y económico; además de aportar a nuestro organismo muchas vitaminas y minerales, naturalmente y sin contra indicaciones mayores. Lo expreso así porque a algunas personas, esta fruta les causa una ligera alergia pasajera o les produce rajaduras en la piel externa de la lengua.

Empecemos: Alguna madrugada de estos tiempos recientes, tipo 2 de la mañana, un impresionante dolor bajo la costilla falsa izquierda me despertó y no pasaba y no pasaba. Solo concilié el sueño cuando el alba clareaba. Cuando volví a despertar ahí estaban los rezagos de ese dolor pero acompañados de una gran sensación de llenura, muchos gases sin ser expulsados y deseos de evacuar del cuerpo pero sin lograr hacerlo.

Hasta ese entonces, aclaro que mi digestión era normal, evacuaba diariamente y no sufría del llamado “estreñimiento”.

Todo el día lo pase tal cual ya lo describí. Que sábado tan terrible. El siguiente día fue lo mismo incluido el dolor que me repitió. La tarde de este mismo día, le solicité a mi esposa que me consiguiera algún medicamento para destaparme porque estaba como una bomba a punto de explotar y ya no aguantaba más. Mientras ella se fue en busca del medicamento, abrí la enciclopedia universal más actualizada que poseo, Internet y empece la consulta, estudio e investigación. Miré aquí y allá, revise lecturas, le eche mano a los videos y después de una 4 horas de estudio, encontré que si estaba taponado y que debía proceder de manera inmediata.

Ya Nohelia mi esposa, había llegado con el remedio de emergencia que le había encargado: Supositorios de Glicerina. Me apliqué dos y en unos minutos, la bomba fue desactivada, pude suplir mi necesidad fisiológica pero me quedaba que me volvería a taponar. Así pues que con base a lo que había estudiado y aprendido, ese mismo domingo empecé con mi gran remedio casero: La Piña.

Todos los días, muy juicioso una generosa porción de piña (CON OJITOS Y CORAZÓN) picada en pequeños trozos y comida al momento de acostarse. O la misma generosa porción licuada y tomada sin colar y sin azúcar, al momento de acostarse. El organismo nos dice cuando podemos parar el remedio y cuando debemos re empezarlo por mantenimiento.

Bendito remedio, volví a la normalidad muy rápido. Todo el intestino quedó limpio y lo supe porque perdí barriga, los gases se disminuyeron notablemente, la sensación de llenura terminó y pude continuar alimentándome y vivir normalmente.

Hoy día, todos los domingos, es parte esencial del mercado (aprovisionamiento semanal de alimentos) conseguir una piña grande, entera, sana y normalmente madura que es pelada superficialmente, porcionada e incluida como distractor del estómago, bien sea en jugo o picada, poco antes de acostarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: