Bárbaros Francos y Merovingios


Originariamente, en la sociedad franca primitiva, el rey es un jefe de guerra, que extiende su autoridad sobre una o varias tribus. Es elegido en teoría por todos los guerreros libres, de hecho por sus compañeros de armas solamente, los leudes. Este carácter electivo de la realeza, que se mantiene en la España visigoda, desaparece muy pronto en la Galia que durante la ocupación romana servía como lugar conveniente para enviar desterrados. Entre los indeseables ilustres que en un momento u otro recalaron allí por haber perdido la gracia imperial figuran tanto Herodes Antipas como Poncio Pilatos. En el siglo I D.C. existían rutas permanentes de navegación mercante de lado a lado del Mediterráneo, que facilitaban los viajes al eludir las penosas rutas terrestres facilitando el establecimiento de muchas familias judías en la comarca de Rennés-le-Château.
El origen de los francos es una de las cuestiones más debatidas entre los estudiosos. El poder del rey derivaba de la noción de ban, el derecho de mandar, juzgar, castigar. Se trata de un poder absoluto; los únicos límites a la voluntad del soberano son el propio temor a perjudicarse o el miedo a ser asesinado por sus súbditos. Las rentas del rey son también ilimitadas. Mientras que los otros pueblos germánicos se instalan en tierras del Imperio, en virtud de tratados establecidos con Roma, el rey franco basa su reino en el derecho de conquista; es propietario de su reino y toda distinción del soberano entre dominio público y dominio privado desaparece. El reino propiedad de la familia del monarca, se divide después de su fallecimiento. El rey trata de sacar de este bien privado los máximos provechos posibles y la administración del reino no es más que su imposición de unas privaciones. No es exagerado que la política económica de los reyes M. fue de rapiña. Ésta se manifiesta esencialmente en el establecimiento de innumerables peajes en los caminos, puentes, ríos, etc., o en el pillaje puro y simple con ocasión de expediciones guerreras. El nombre popular de los hombres libres expresa a las claras que su etnogénesis se produjo a partir de grupos étnicos fragmentados.
Originarios de Europa Oriental lejos de la frontera del Rin los francos fueron influenciados ligeramente por la civilización romana. Una característica que los distinguió de otras tribus germánicas fue la intensa colonización de nuevos territorios, consecuencia lógica de su sociedad agrícola, extensa colonización que proseguió en el siglo V con efecto profundo en los sistemas feudales y militares posteriores. Salvajes y paganos, no cristianizados rápidamente. El campesino libre dominó la sociedad dirigida por una pequeña nobleza. Como otras grandes estirpes de los germanos occidentales la etnogénesis franca se produjo mediante la emigración y formación de una liga que agrupaba a diversas soberanías domésticas, que se haría en la región del bajo Rin y la frontera con Flandes graduamentel, atraídos por las riquezas del imperio romano, no antes de finales del siglo III (años 250) tal vez como consecuencia de la progresión sajona hacia el oeste, englobando toda una serie de etnias transrenanas, cuyos nombres pudieron conservarse en algunos de los grupos de la nueva liga franca (camavos, catuarios, brúcteros, Salios, usipetes, tencteros, tubantes y ampsivarios). Los Francos aparecen en la historia como temibles en el mar, en sus campañas de piratería llevadas a cabo en las costas del mar del Norte y en tierra, durante las invasiones de la Galia en el 258.
FAMILIAS FRANCAS. Los Francos se dividen en dos familias principales. Los francos Salios es la más importante que ha dado la ley Sálica de Felipe V en el 1316 e invocada por los reyes de Francia para legislar su sucesión. El desarrollo entre los francos de una progresista aristocracia guerrera, basada en séquitos armados, sólo sería una realidad ya bien entrado el siglo IV. La conquista de los francos es primera pacífica y quedaron incluidos en el Imperio Romano. Algunos Francos son oficiales superiores de la legión, como Meroveo nombrado general por el Emperador Valentiniano en el 375.
Los francos del Rin vivieron a orillas del Rin y del río Mosela y ocuparon la Renania actual en el 406, cuando las invasiones bárbaras debilitan la autoridad romana. En el siglo V, los Merovingios, establecieron una jerarquía ascendente entre los francos. Alegando ser descendientes de los dioses y atribuyendo la fundación de la dinastía al héroe mítico, Meroveo de aquí el nombre de la dinastía: Merovingia perteneciente a los francos Salios que reinó en la Galia desde las conquistas de Clodoveo (428-511).
En 450 más allá de Maguncia el asentamiento franco tocaba con el de los alemanes.
En 451 Los generales romanos Aetius y Valentiano III con la coparticipación de Meroveo, derrotaron a Atila en los Campos Cataláunicos Mauricius.
En 456 Maguncia cayó en poder de Clodoveo.
EN 457 Al sur del Loira los francos habían completado la dominación hasta las costas atlánticas y mediterráneas.
En 459 Colonia cayó en poder de Clodoveo y a partir de esta ultima se inicio el poblamiento franco por los valles del Mosa y el Mosela, cuya conquista se pudo dar por finalizada en el 475.
Por el contrario fue bastante más compleja la situación existente entre el Mosa, el Somme y el Loira. Aquí con centro en Soissons, se había intentado una solución coyuntural por parte de la aristocracia provincial sobre los restos del ejército imperial de la Galia bajo el mando de Egidio, jefe de éste y de su hijo y sucesor, Syagrio. Mientras otras aristocracias urbanas locales intentaban también una vía autónoma constituyendo efímeras ligas, como podía ser la del antiguo “Tractus Armoricanus”. Pero, sin duda, se trataba de soluciones de compromiso y coyunturales, que habrían de desaparecer ante la progresión de grupos de francos Salios, comandados por diversos reyes en realidad jefes de soberanías domésticas, en gran parte relacionados familiarmente entre sí al decirse descendientes de un antepasado común: Meroveo.
Entre estos últimos reyezuelos francos destacó Tournai, (463-481) que se supo presentar como defensor de los intereses de una buena parte de las aristocracias locales galo – romanas, concediéndoles su apoyo militar contra enemigos externos, como los visigodos, a cambio de la entrega de lo que quedaba de la organización fiscal tardo – romana. Sería la continuidad de esta política la que convertiría en auténtico poder hegemónico de la Galia y en rey de todos los grupos francos.
INSTITUCIONES Y VIDA SOCIAL.La nobleza Merovingia tiene un doble origen; comprende, por un lado, un grupo escogido de guerreros francos, compañeros de armas del rey (leudes); por otro, los supervivientes de la antigua aristocracia galo-romana que se apresuraron a colaborar con los nuevos señores; pero, de hecho, los dos grupos se fundieron pronto en uno solo. A la cabeza de esta aristocracia destaca la casta de los antrustiones, hombres de confianza del rey que le prestan un juramento de fidelidad personal y en contrapartida reciben su protección (o maimbour). La nobleza dirige toda la administración, por lo demás muy reducida. La administración central estará en el s. VII a cargo de los mayordomos de palacio que, teniendo vara alta sobre los recursos reales, cada vez serán más importantes. La administración local se confiaba a los condes que gozaban de una autoridad casi ilimitada en sus circunscripciones. Pero la fidelidad de esta aristocracia fue función de la liberalidad de los reyes, lo cual condujo a una rápida y completa ruina de la monarquía. Se conoce muy poco las capas inferiores de esta sociedad.
Los esclavos parecen ser que todavía eran muy numerosos. Las causas de su reclutamiento estaban muy lejos de extinguirse. Se podía ser esclavo por consentimiento voluntario (cuando se era demasiado pobre, para asegurarse su propia subsistencia) o como consecuencia de una condena judicial. Las dos maneras principales de reclutamiento eran la guerra (en el 530, a la vuelta de una expedición a España, Childeberto I llevó a la Galia «grandes cantidades de esclavos, hombres y mujeres, atados de dos en dos como perros») y la trata de esclavos que proveía a ciertos lugares de comercio especializados en este negocio, como Verdún.
Los hombres libres de inferior condición eran los colonos, en general antiguos pequeños propietarios reducidos a semiservidumbre. Los colonos no podían ser vendidos ni estar ligados, pero estaban ligados hereditariamente a las presuras (v.), que les confiaban los grandes propietarios La sociedad Merovingia estaba muy jerarquizada.
Un abismo separaba las diferentes clases. Y una minoría de parásitos vivía de la explotación de una masa de miserables que subsistía en condiciones de vida aterradoras.
CIVILIZACIÓN. El declive de la vida urbana, que comienza en el s. III, alcanza su punto más crítico en la época Merovingia. Este fenómeno es relativamente menor en la Galia meridional, donde Burdeos y Marsella conservan una superficie de alrededor de 30 Ha., pero es más acusado en las regiones del Norte, que habían sido menos urbanizadas en la época romana; así, Soissons abarca un cuadrilátero fortificado de 400 por 300 m. París no es más que una aldea limitada por la isla de la Cité; el monasterio de Saint-Germain-des-Prés, fundado por Childeberto I, estaba construido como indica su nombre, en pleno campo. La ciudad no subsiste más que por sus funciones militar (es ante todo un castrum fortificado) y religiosa (el obispo, defensor civitatis, es el primer personaje de la ciudad).
La situación del campo no es mejor tampoco. La regla es la del gran dominio (villa) explotado en general por una mano de obra servil. Los rendimientos de los cereales son escasos e incluso irrisorios (del orden del 1,5 a 2,5 por 1, a veces menos). Las técnicas agrícolas, muy precarias (los instrumentos de labor son de madera, el metal está reservado para la fabricación de armas), no permiten cultivar más que una pequeña parte del territorio. El paisaje permanece como en la época celta; el bosque y los territorios habitados se limitan, la mayoría de las veces, a sitios aislados Las condiciones de vida, extremadamente rudimentarias, se agravan por las calamidades que se abaten sobre los hombres de esta época.
Las guerras prácticamente incesantes (entre reinos, entre poderes locales, entre ciudades, entre familias) arrasan el país; según el testimonio de Gregorio de Tours, Turena sufre los efectos de razzias diez veces entre el 573 y el 590. El hambre es endémica; el estudio de los esqueletos encontrados en los cementerios Merovingios revela numerosos síntomas de raquitismo, debidos a una subalimentación crónica, y una mortalidad infantil muy grande. Las epidemias se abaten sobre las gentes; la peste del s. VI causó tantos estragos en Occidente como la famosa peste negra del s. XIV.
CREENCIAS E IDEOLOGÍA. En estas condiciones, el rasgo más característico de los hombres de este tiempo es su pesimismo; los escritores de entonces deploraban la barbarie de un mundo encaminado según ellos a un fin próximo. La religión se centraba en el terror; al temor de Dios (el Dios de la cólera, el Dios vengador) se añadía el temor al diablo omnipresente, lo cual se traducía en manifestaciones mórbidas, como la posesión.
La brutalidad de las costumbres era algo general, acentuada sobre todo en la familia real. La historia de los Merovingios es un conjunto de horrores, «un espectáculo de fieras», según palabras de A. Thierry. Pero el uso de la violencia está igualmente atestiguado en todos los grados de la sociedad e incluso codificado por la ley sálica, que autorizaba las venganzas privadas. A pesar de la conversión de Clodoveo, el paganismo conservó numerosos adeptos. El paganismo germánico importado por las invasiones o viejo paganismo autóctono resurgió a causa de los problemas y de la desorganización general del país. Los descubrimientos realizados en las sepulturas atestiguan el carácter casi general de ciertas prácticas paganas, tales como el empleo de amuletos, talismanes, etc. El cristianismo, contaminado a menudo por las creencias que intentaba combatir, seguía siendo una religión urbana; se difundía lentamente en el campo, a través de parroquias rurales o de monasterios – de origen sobre todo irlandés que se fundaban en los «desiertos». El culto resaltaba sobre todo por la devoción a los santos y el apego, de carácter casi mágico, a sus reliquias. La unión entre lo espiritual y lo temporal era total; el rey o su mayordomo de palacio nombraban los cargos episcopales.
VIDA INTELECTUAL. Aunque a comienzos del S. VI el espíritu de las letras latinas sobrevive en los escritos de S. Avito, obispo de Vienne, o de S. Cesáreo, obispo de Arlés, se constata un empobrecimiento constante de la cultura literaria, ligado a una profunda decadencia de todas las formas de enseñanza. Entre los historiadores, solamente Gregorio de Tours merece mención. Su relato del reinado de Clodoveo es discutible para la crítica moderna, pero constituye una narración brillante y bien informada de los acontecimientos de su época. La poesía está esencialmente representada por Venancio Fortunato, cuya obra, a pesar de su carácter artificial, es muy superior a la de sus contemporáneos.
DESCENDENCIA. La consecuencia de las invasiones de los bárbaros al imperio romano fue la formación de los pueblos bárbaros y el comienzo de la Edad Media. Los pocos que lograron formar un reino y se establecieron fueron 6: lombardos y ostiagodos en Italia, visigodos en España, vándalos en Cartago, Francos en Francia, anglosajones en Gran Bretaña y germanos en Alemania. Estos reinos lucharon entre sí para tener el dominio de Europa. Los que lograron vencer y unificar a todos, fueron los francos que adoptaron y copiaron más costumbres y gobierno de los romanos y que establecieron 2 grandes dinastías: la Merovingia y la carolingia. En ese lapso, sus reyes desplegaron una gran energía, tanto en sus guerras contra el extranjero como en sus luchas entre sí, en las cuales encontraron campo apto para el desarrollo de sus instintos bárbaros. Los primeros régulos francos Salios hasta el siglo V, están envueltos en la leyenda.
Su hipotética descendencia y entronque con la dinastía del Grial es como sigue: Ver en Página Aparte
Sigeberto de Colonia, 4° abuelo de San Arnoldo de Metz, nacido el 16-IX-582 y bisabuelo de Carlos Martel.
Merowna de Turingia hija de Merwig I de Turingia.
Meroveo I de los Francos (Una antiquísima crónica escrita por Fredegario Escolástico cuenta que una reina hallábase sentada en la playa, cuando surgió del mar un monstruo que la poseyó y nueve meses más tarde nació Meroveo, cuyo nombre significa Nacido del mar (es irrefutable que las mujeres de entonces tenían mucha más imaginación que las actuales para explicar ciertas cosas)) Hatilde hija de Asturius.
Childerico I. Comienza La verdadera historia de los Merovingios. Los hallazgos realizados en su tumba, en Tournai, permiten ver en él un reyezuelo local que ejercía su autoridad sobre una tribu de Salios. Aparece hacia el 457 como jefe de un cuerpo de auxiliares francos del ejército romano en lucha contra los visigodos en la región del Loira. Casado con Basine de Colonia hija de Clodwig de Colonia y Basine de Sajonia tuvieron a Clodoveo I, o Clovis. La aristocracia es cómplice y auxiliar del rey en la explotación sistemática del reino. La nobleza merovingia tiene un doble origen; comprende, por un lado, un grupo escogido de guerreros francos, compañeros de armas del rey (leudes); por otro, los supervivientes de la antigua aristocracia galo-romana.
Clodoveo I, o Clovis que nació hacia el año de 466 se auto nombro y fue rey de los Francos en el 481 ó 482 e imitó a los romanos y dejó toda la administración al mayordomo que se encargaba de organizar a la población, palacio y ejército.
Clodoveo fue un rey elegido, pero a partir de su muerte el trono se hizo hereditario. Eran reyes automáticamente. No eran manufacturados. Eran los sacerdotes de los reyes a que pidieron pero no gobernaron, equivalente la familia verdadera británica. Tenían un canciller a que el gobernó. Exactamente después de su conversión al cristianismo romano, era polygamous como los patriarcas de la vieja voluntad. Era en el reino de Clovis (481 los 511) que los francos si estuvo tenido convertido el cristianismo en intercambio recibiera el titulo de NUEVO CONSTANTINO, esos los medios que reinaría. Las tempranas victorias conseguidas por Clodoveo sobre los poderes locales romanos existentes entre el Mosa y el Loira y su matrimonio con una princesa burgundia, acaban por asentar su supremacía sobre los restantes reyezuelos francos, que desaparecieron o entraron en subordinación.
Hacia el 480, los ostrogodos, visigodos, y francos se habían extendido en los remanentes del Imperio Romano de Occidente. De Meroveo hasta Clodoveo, los reyes Merovingios apodados los Ursus, fueron paganos entregados al culto de Diana. El famoso jarrón de Soissons contenía muestras de la sangre de los treinta y nueve primeros reyes francos Merovingios. Los gobernantes Merovingios tuvieron una actitud hostil de gran parte de la población tanto es así que incluso un escritor sugiere que un rey Merovingio que quería deshacerse de uno de sus oficiales simplemente lo mandaba a recolectar los impuestos; y nunca se volvería a escuchar de él nuevamente. Pero fue su hijo Clodoveo, rey en el 481 ó 482, quien aseguró el futuro de la dinastía.
Clodoveo, Rey de los francos, hijo de Childerico, a quién sucedió en 481 al frente de los francos Salios. Cuando Clodoveo subió al trono, este pueblo había avanzado hasta las orillas de Somme y ocupado Maguncia. Algunas ciudades como París, centros muy romanizados, ofrecieron resistencia al dominio Franco. A la muerte de éste, en el 511, la mayoría de la Galia estaba bajo la dominación de los francos; sólo faltaba el reino burgundio sobre el Saona y el Rin medio, la Provenza conquistada por Teodorico, la Septimania visigoda y la Bretaña céltica. En el año 486 el rey Merovingio Clodoveo se asentó definitivamente junto a sus huestes en la Galia. La dinastía Merovingia reina primero sobre los Francos-Salios en el siglo V.
Después de las conquistas de Clovis, extenderá su supremacía a toda la Galia y consigue poner bajo su autoridad a todas las tribus galas. Siendo como eran un pueblo nómada y guerrero, su producción artística estuvo muy limitada por sus condicionantes culturales. Sin embargo, durante casi toda la dinastía, en el arte Merovingio predominaron los adornos geométricos, el entrelazo y escasas figuras animales o zoomorfitas. El surgir de una realeza nacional fue un fenómeno tardío en el siglo V logrado hasta Clodoveo, a claras instancias romanas y de los germanos orientales. Clodoveo I probablemente el más grande de los reyes Merovingios. Salvaje y cruel era sin embargo un estratega capaz y un sagaz líder guerreo. Mientras los restantes reyes germánicos eran arrianos; su conversión al Catolicismo junto con 3000 de sus soldados y el bautismo por el obispo de Reims en el 496 por influencia de su esposa Clotilde, le dio a Clodoveo y a la monarquía una fuerte e indispensable alianza con la iglesia católica, la principal fuerza política de aquel tiempo y fortaleció sus pretensiones de líder germano en la Galia.
Poco tiempo después Clodoveo recibiría del las insignias consulares, auténtica legitimación con su catolicismo de su soberanía sobre la colaboradora nobleza galo-romana. Sería precisamente aquí donde se constituyera la Francia Rinensis porque se facilitó la fusión de los elementos germánicos y galorromanos en un reino franco unido, con la guerra y aplastante victoria alcanzada sobre los alamanes. Se convirtió en el único rey bárbaro de religión cristiana, nuevo soberano nacional franco con el poder político- militar mas importante de la Galia, apoyado en todo por el episcopado que inevitablemente tenía que entrar en conflicto con las Monarquías visigoda y burgundia.
Desde el bautismo y la conversión de Clodoveo (496), el cristianismo fue la religión oficial de los dominios Merovingios. La Iglesia Romana se instauró como suprema autoridad espiritual de Occidente. Se podría decir que fue un pacto entre Roma y los Merovingios, originando una alianza que debería engendrar un nuevo sacro imperio romano. Se le atribuye a Clovis I o Clodoveo I hijo de Childerico I, la fundación de la dinastía. Fue el primero que consiguió la unidad de los diferentes pueblos francos, y dominó gran parte de la Galia. Clodoveo Murió en Paris el 27-XI-511. Uno de los grandes constructores del estado francés, murió insólitamente en su lecho, quizá para contrastar los horribles destinos que precedieron y siguieron al suyo. Sigiberto rey de Colonia y su hijo Clodorico; Cararico rey de los murínes y sus hijos Recanaro rey de Cambray y Riguiero, Renomaro rey de Mans y su hermano, todos parientes de Clodoveo, fueron asesinados por él o por órdenes de él.
Clodoveo Aseguró la continuidad y futuro de la dinastía Merovingia, extendió sus dominios por Bélgica, Francia y Alemania. Unificó bajo su mando las tribus germánicas que habían ido cruzando el Rin y se estableció en el territorio de la que fuera Galia romana. Primero se impuso a los jefes Salios y Ripuarios; después derrotó al duque Siagrio último representante de la autoridad romana en las Galias (486). Más tarde expulsó a los alamanos en la batalla de Tolbiac en 496. Dominador ya de un territorio que se extendía entre el Rin y el Loira.
En el 489 los ostrogodos dominaron la moderna Italia y Los visigodos ocuparon la península ibérica. Los Francos aprovechan la circunstancia para extender progresivamente su dominio. Clodión, de quien descienden los Merovingios conquista el norte de la Galia. Los francos ocuparon los territorios de la actual Francia en el siglo VI particularmente la parte norte de esta. En 501 La guerra civil estallada en el seno Burgundio permitió a Clodoveo convertir a los Burgundios en sus aliados separándolos de los visigodos. En 507 Clodoveo concluyó una exitosa guerra contra los visigodos a partir de una inteligente propaganda romana y católica junto a los intereses de la aristocracia provincial de la región del Loira. La aplastante victoria militar conseguida por Clodoveo en Vouillé, con la muerte del rey godo, entregó casi todos los territorios galos del Reino de Tolosa en manos de Clodoveo y sus aliados Burgundios. Temerosos de la fuerza que le daba el ser el único monarca legítimo a los ojos de las masas católicas, visigodos, Burgundios y ostrogodos hicieron causa común contra Clodoveo. Éste derrotó a los visigodos en la batalla de Vouillé (507), conquistando Aquitania y extendiendo así su reino hasta los Pirineos; pero no consiguió abrir sus dominios al Mediterráneo, por la existencia de un reino burgundio en el valle del Ródano (aunque derrotó a su rey en Dijón hacia el año 500). Gundegisilo, rey de Borgoña, fue asesinado por su hermano Gondebundo, quien intrigaba con Clodoveo para sucederle en el trono. A la muerte de Clodoveo en el 511, la mayoría de la Galia estaba bajo la dominación de los francos. Sólo faltaban el reino burgundio sobre el Saona y el Rin medio, la Provenza conquistada por Teodorico, la Septimania visigoda y la Bretaña céltica. Por su parte, la derrota de los alamames por Clodoveo les obligó a expansionarse hacia las tierras de la actual Suiza. Sometidos a la soberanía Merovingia desde el 536, los alamames serían organizados también en un Ducado nacional, posiblemente confiado a miembros del antiguo linaje real de los alamanes.
Más al este el siglo VI vería el complejo proceso de etnogénesis de los bávaros, basándose en elementos populares muy diversos, que habitaban desde el siglo V a un lado y a otro de la antigua frontera romana de Retia y del Norico, actuando como núcleo aglutinador del Stamm las gentes de la Baia, a localizar posiblemente en la actual Bohemia. Además, el bautismo de Clodoveo había asegurado a la monarquía la alianza de la Iglesia católica, principal fuerza política de aquel tiempo. La conquista franca continuó bajo los hijos de Clodoveo que se dividieron el reino a la muerte de su padre según la costumbre de los merovingios. Clodoveo en primeras nupcias casó con Amalaberga de los Hérulos hija de Odoacro de los Hérulos y Evochilde de los Visigodos. Tuvieron a
Thierry de Reims,
Clodomiro, rey de Orléans y
Childeberto rey de París.
Santa Clotilde de los Burgundios era hija de Chilperico II de los Burgundios que murió degollado por Gundebaro y su mujer fue arrojada al río con una gran piedra atada al cuello; además, Chilperico, Gundebaro y Gundegisilo son hermanos. Gundemaro murió abrasado por Gundebaro en el interior de la torre donde se defendía. Segismundo rey de Borgoña, hijo de Gundebaro, hizo estrangular a su hijo Sigerico. Todos estos sucesos que preceden al reinado de Clodoveo y parece que le son extraños. En segundas nupcias, Clodoveo casó hacia el año 493 con Santa Clotilde y con Agripina ó Caretena tuvo por hijo a
Clotario I “el Viejo” de Soissons.
Thierry o Teodorico de Reims, rey de Reims 6° abuelo de Carlos Martel.
Por esta linea los Carolingios entroncan con los Reyes Francos. Thierry (o Teodorico), rey de Reims, reinó sobre el nordeste de la Galia. Poco tiempo después el mayor de los hijos de Clodoveo, Teodorico (511-533), completaba la expansión franca en las Galias con la conquista del Reino burgundio y la anexión de la Provenza ostrogoda. Por 520 los francos habían absorbido el reino de burgundio en el valle del Ródano. En 526 El reino ostrogodo se derrumbó a la muerte de su rey Teodorico e Italia fue reconquistada por Bizancio bajo Justiniano. En 526 la dirección de Europa Occidental pasó a manos de los francos. En parte esto se debía a que el reino franco fue reconocido por Bizancio como poder hegemónico en las Galias, para que Justiniano pudiera concentrar sus esfuerzos para arrebatar Italia de los ostrogodos. Si los visigodos no desaparecieron entonces de la Historia y pudieron conservar una franja de terreno en la costa mediterránea, la Septimania o Narbonense, eso seria gracias al apoyo militar de sus poderosos parientes de Italia y de su rey, que quiso salvar la Monarquía visigoda para su nieto, el joven hijo de Alarico II. Al mismo tiempo, en los 537,los ostrogodos fueron expulsados de la Provenza. Pero el acontecimiento más importante fue la conquista de Germania realizada sobre todo por los reyes de Reims (y de Metz) Thierry y su hijo
Teodoberto.
Clodomiro, rey de Orléans, sobre el valle del Loira y Aquitania.
Childeberto, rey de París, sobre el valle del Sena y Normandía. La nobleza dirige toda la administración, por lo demás muy reducida. La administración central estará en el s. VII a cargo de los mayordomos de palacio que, teniendo vara alta sobre los recursos reales, cada vez serán más importantes. La administración local se confiaba a los condes que gozaban de una autoridad casi ilimitada en sus circunscripciones. Pero la fidelidad de esta aristocracia fue función de la liberalidad de los reyes, lo cual condujo a una rápida y completa ruina de la monarquía.
La constitución del Reino de los Francos Merovingios también seria responsable de la reorganización política del amplio espacio germánico entre el Rin, el Elba y el gran bosque de Bohemia. La invasión y conquista franca del Reino de los turingios en el 531 supuso importantes consecuencias para la región, desde el Harz-Ohre al Havel y hasta los Thuringerwald y Frankenwald.
Clotario I “el Viejo” de Soissons nacido hacia el año de 497 y Muerto el 14 – XII – 561. Clotario rey de Soissons, gobernó sobre las antiguas posesiones francas del norte de la Galia y de Bélgica. Llevaron a cabo varias alianzas y lucharon juntos. En el 532, Childeberto y Clodomiro atacaron el reino burgundio, vencieron al rey Segismundo y le arrojaron a un pozo junto con su mujer e hijos. Al año 533, el rey burgundio Gondebaud atacó y mató a Clodomiro; a continuación de este crimen, Childeberto y Clotario asesinaron a los hijos de Clodomiro y se dividieron sus posesiones. Pero el reino burgundio había sobrevivido. Durante el reinado de Clotario (único rey del 558 al 561) el poderío franco alcanzó algún apogeo, éste es de corta duración. A la muerte de Clotario, la Galia se divide entre sus cuatro hijos:
Sigeberto I,
Cariberto I,
Gontrán y
Chilperico I.
Teudeberto I (533-548), El hijo más importante de Teuderico, extendió la hegemonía franca hacia el este, incluyendo bajo ésta a frisios, sajones y turingios; al tiempo que al dominar las regiones alpinas los Merovingios se hacían con una plataforma para influir en la política italiana. En estas circunstancias Teudeberto mostró ciertas aspiraciones imperiales, como serían sus acuñaciones de moneda de oro con su nombre. Al mismo tiempo, en el 537, los ostrogodos fueron expulsados de la Provenza. Una vez vencidos por Clodoveo, los alamanes fueron aplastados militarmente y reducidos a la impotencia, mientras que el reino de los turingios era anexionado por los francos. Clotario I, que quedó como único rey en el 558, después de la muerte de sus hermanos y sobrinos, finalizó la conquista al someter a los bávaros; incluso llegó a la llanura de Panonia. Con excepción de las regiones del Noroeste (Sajonia y Frisia), toda Germania había caído en manos de los francos. Esta conquista de Germania constituye un hecho capital en la historia europea. Habiendo permanecido hasta entonces en un estado tribal, Germania se integra por primera vez en un vasto conjunto político, el de la monarquía franca. De ahora en adelante, vivirá en simbiosis con el resto de Europa.
CHILDEBERTO II. Sigesberto I padre de Childeberto II fue asesinado por dos esclavos de Fredegunda en el 584. Childeberto II fue sacado de Paris por Gundebaldo el mayordomo de palacio a la edad de 5 años y traslado a Metz. Como fue reconocido rey de Austrasia, el poder estuvo disputado entre su madre Brunilda y los nobles. Sus tíos Chilperico I rey de Paris y Gontrán rey de Borgoña se aliaron con Childeberto II y lo adoptaron como hijo, por turnos. Finalmente, Mediante el Pacto de Andelot en el 587, Childeberto II fue reconocido como heredero de Gontrán. Con la ayuda de su tío dominó las revueltas de los nobles y tuvo éxito en el sitio del castillo de Woëwre. Durante su vida se hicieron muchos intentos por parte de Fredegunda, que estaba ansiosa de asegurar la herencia de Gontrán para su hijo Clotario II. También es conocido por haber completado la ley sálica, mediante un decreto. Childeberto tuvo relaciones con el Imperio Bizantino y luchó en el 585 en nombre del emperador Mauricio contra los lombardos en Italia. A la muerte de Gontrán en el 592. Childeberto se anexiona el reino de Borgoña, y hasta contempla la posibilidad de amenazar las propiedades de Clotario II para convertirse en único rey de los francos. Murió en el año 595 dejando dos hijos
Teodeberto y
Thierry II o Teodorico II.
THIERRY II O TEODORICO II. Teoderico II (Thierry II en francés, también Teodorico) (587-613). Rey de Austrasia y Borgoña. Su padre Childeberto II cuando murió dividió el reino entre sus dos hijos. Thierry heredó el reino de Borgoña cuando solo tenía 8 años de edad. Su abuela Brunilda ejerció la regencia desde la corte de su hermano Teodeberto II en Austrasia. Pero cuando Teudeberto se casa, su madre no está de acuerdo, por lo que fue expulsada de la corte de Austrasia para dirigirse a Borgoña. Teoderico se casa con Ermenberta, hija del rey visigodo Recaredo. Brunilda vuelve a protestar por esta boda y consigue que se divorcie. Los hermanos Teodeberto y Thierry II lucharon juntos contra su tío Clotario II que había intentado invadir Austrasia y Borgoña. En el año 612, Brunilda la abuela paterna incita a Teoderico a atacar a Teodeberto y lo vence en la batalla de Toul. Teodeberto fue encarcelado y muerto con su hijo. Así Teoderico se convierte en rey de Austrasia y Borgoña. El año siguiente Teoderico muere y Brunilda intenta desesperadamente mantener el poder instalando en el trono a Sigiberto, hijo de Teoderico, pero los nobles de Austrasia, que la habían expulsado unos años antes, la entregaron a Clotario II, que, según la leyenda, ató a la anciana a la cola de un caballo salvaje y la dejó que muriera arrastrada. También mandó asesinar a los hijos de Teoderico y en el 614 fue reconocido rey de todos los francos. Desde entonces el estado de división se convierte en norma y durante dos siglos, desde la muerte de Clotario a la caída de la dinastía. Estas divisiones sucesorias dan lugar a una nueva geografía política del país. Poco a poco se definen cuatro grupos territoriales: en el Nordeste, Austrasia, rodeada de los valles del Mosa y del Rin y extendida ampliamente en Germania; en el Sudeste, Borgoña, herencia del antiguo reino burgundio convertido en franco: en el Noroeste, Neustria cuyo nombre significa reino del Oeste; en el Sudoeste, Aquitania que aunque sometida a los francos no está totalmente asimilada y donde los vascos o gascones ocupan vastos territorios al Sur del Garona (Gascuña).
CLOTARIO I “EL VIEJO” DE SOISSONS. Hacia el año de 519 caso con Inegunda de Turingia. Tuvieron a Cariberto I de París (520-567), quien casó con Ingoberge y tuvieron por hija a
Bertha de París, que fue la mujer de Etelberto de Kent.
En segundas nupcias Clotario I “El viejo de Soissons” casó con Arnegunda de Turingia (hermana de Inegunda), el año 536, y tuvieron por hijo a Chilperico I, rey de Neustria.
Chilperico I de Neustria nació el 536. Murió en septiembre de 584. Casó con Fredegunda de Cambrai en 568 y tuvieron a
Clotario II de Neustria nació hacia el año 584. Murió en octubre de 629. Tuvo a Dagoberto I de Neustria.
Casó con Bertruda de Borgoña (hija de Ricomer de Borgoña y Gertrudis de Hamage) y tuvieron a:
Cariberto II de Neustra en el 608, que casó con Gisela de Gascuña y fueron padres de Boggis, duque de Gascuña.
DAGOBERTO I DE NEUSTRIA. Dagoberto I de Neustria hijo de Clotario II y Bertruda de Borgoña nació hacia el año 606 y murió el 18-I-638/639. Fue llamado el buen rey y la Galia conocio un periódo de 10 años de unidad. Hubo un momento de calma con Dagoberto I (629-639). Este soberano, contrariamente a la tradición franca, eliminó a su hermano menor de la herencia paterna y restableció la unidad real de la Galia. Se acercó a sus gentes y tomó medidas severas contra los grandes que habían usurpado tierras reales. Sostuvo una incesante actitud defensiva en las fronteras. Rodeado de consejeros competentes, tales como S. Ouen obispo de Rouen y el orfebre S. Eloy obispo de Noyon adquirió fama por su sabiduría, a pesar de su disoluta vida privada y de su capacidad poco común. Dagoberto I retardó la decadencia merovingia. Sus hijos tenían solamente nueve y cinco años cuando murió. La iglesia lo canonizo en 1159 Quizás como tentativa de desagravio es San Dagoberto (1159). Además, desposeyó del cargo de mayordomo del palacio de autrasia en el 629 a Pipino el viejo de Landen cargo que venía desempeñando desde el 615 y poseedor de un vasto territorio Autarcía. Tuvo 3 hijos: Santa Gertrude abadesa de Nivelles santa y patrona de Landen; Begga, hija que da origen a la dinastía carolingia y Grimaldo o Grimoaldo a quien nombró mayordomo de palacio cuando volvio a ejercer su antiguo cargo a la muerte de Dagoberto I. Pipino el viejo de Landen murió asesinado en Paris en Febrero de 639.
Dagoberto fue convencido por Grimoaldo para que adopatara a su propio hijo al que bautizó como Childeberto, un nombre de rey merovingio. Dagoberto I se casó con Ragnetruda y tuvieron a:
Sigeberto III de Austrasia (631, que sigue) y a
Una hija que casó con Teodardo de Oeren (y fueron padres de Irmina de Oeren).
En segundas nupcias casó con Nantilde de Bobigny, y tuvieron a
Clodoveo II de Neustria y a
Thierry III se caso con Santa Clotilde de Metz y tuvieron por hija a Berta de Neustria.
Clodoveo II se casó con Santa Batilde y tuvieron a Thierry III de Neustria.
SIGEBERTO III. DE NEUSTRIA, primogénito de Dagoberto I de Neustria nació hacia el año de 631. Murió en 656. Casó con Imiquilda, y tuvieron por hija a
Berswinde de Austrasia nació hacia el 653, en Metz, capital de Austrasia.
Para satisfacer las exigencias de autonomía de la aristocracia local, su padre Dagobert I le cede en el año 632 el reino de Austrasia y se instala en Metz en el año 634, pero sigue estando bajo la tutela del rey franco hasta la muerte de Dagoberto I en el año 639 cuando Sigeberto recibió como herencia a Austrasia ahora liberada de toda dependencia de Neustria. Intentó inútilmente someter a Radulfo, duque de Turingia, que le vencío en el año 640. Durante su reinado es cuando el Mayordomo De Palacio empieza a tener un papel importante en la vida política de Austrasia porque dejó el gobierno en manos del mayordomo Grimoaldo hijo de Pipino el viejo de Landen. Posteriormente Sigeberto III con una concubina tuvo un hijo llamado
Dagoberto II, rey de Austrasia en 676 a 679,
Tras la muerte del rey Childerico, el mayordomo se siente amenazado y a la muerte del rey lo obliga a ingresar en una comunidad monástica y lo exilia a Irlanda.
Berswinde de Austrasia caso con el duque Aldarico de Alsacia, y tuvieron por hijo a Adalberto, duque de Alsaciah.
DAGOBERTO II. En la revolución francesa, la iglesia fue destruida y sus reliquias dispersadas y desaparecidas. Actualmente, un craneo con una incisión ritual, dicen de Dagoberto II, está bajo depósito de un convento en Mons. Tras el reinado más largo de una familia francesa en el poder. En el 656 cuando Dagoberto II contaba con 15 años de edad, ocurre la muerte de su padre covirtiéndose en el heredero del trono. Por comisión de Grimoaldo mayordomo de palacio (similar a un primer ministro que estaba bajo el estricto control papal); fue raptado, secuestrado, confinado y exiliado en un monasterio irlandés a cargo del obispo de poitiers que parecía dispuesto a matar al nieto de Dagoberto I, pero finalmente lo dejó al cuidado de fray gli scozzesi gaelici en el monasterio de Sloane, seguro de no revelar que el joven heredero está vivo. Grimoaldo continúo en acción y colocó a su hijo Childeberto el adoptivo de Dagoberto I en el trono, afirmando que era deseo del rey recién fallecido. Grimoaldo dijo a la reina Immachilde que su hijo estaba muerto. El principe Dagoberto fue educado en el monasterio de Sloane, vecino a Dublin y a los 25 años se casó con la princesa céltica Matilde más ella murió al dar a luz el tercer hijo en 670 y Dagoberto decide retornar a Francia, donde comparte el gran estupor de su madre. Sucesivamente fue a York bajo la protección de san Vilfrido de York y esparció la noticia de la traición de Grimoaldo exmaestro de palacio y la Casa de Grimoaldo fue desacrditada.
Doscientos años después de Meroveo, el último rey Merovingio, Dagoberto II, se casó nuevamente, con la princesa visigoda Gizelle de Razés. Su unión fue celebrada en Rennés-Le-Château en la iglesia de María Magdalena, en donde Bérenger Sauniere erigió la estructura en el siglo XIX. Y sube al trono en el 674. Desde su ascenso y por casi 20 años hubo intrigas romanas. El reinado de Dagoberto II fue breve pero constructivo: Su mayor éxito fue el asentamiento de la dinanstía Merovingia. DAGOBERTO II tenia algunos enemigos, entre ellos Pepino el Grande de Heristal, el gordo, poderoso y potente mayordomo de palacio que unido con otros políticos enemigos y el movimiento católico hizo de todo por negar su heredad mesiánica porque oscurecía la supremacía del papa. El rey Merovingio Dagoberto II fue asesinado con lanza el 23 de Diciembre de 679 cuando estaba cazando en el bosque de Woëvres, en la proximidades de Stenay en la Ardennes junto con su familia por encargado por su propio mayordomo de palacio, Pipino de Heristal quien conspiró apoyado por La Iglesia que traicionó su compromiso al ver peligrar su hegemonía.
La silla de Roma si affettò y aprobó el homicidio. Roma era ormai el grado de comunicar y desmantelar la sucesión Merovingia en Galia. Pasó inmediatamente la administración merovingia en Australia al mayordomo de palacio Pepino el gordo. Los Mayordomos tomaron la corona y fundaron lo que más tarde sería la Dinastía Carolingia. Esta conspiración de la Iglesia, jamás fue olvidada. Pipino el Gordo la pasó a su hijo ilegítimo el famoso Carlos Martello quien obtiene el reconocimiento legal de la iglesia por la invasión a Poitiers en 732. Carlos Martel había asegurado la sumisión a su persona de la nobleza franca gracias a su poderosa caballería, que nunca dejó de estar activa Appoggiò quindi il tentativo di Roma acquistando el control del territorio merovingio. Quando morì nel 741, el unico merovingio de una cierta rilevancia era el hijo de Dagoberto II.
Carlos Martel dejó dos hijos al morir. El mayor Carlomán, de 27 años y el menor, de 26 años, Pipino el Breve (en latín bajo de estatura). Poco antes de morir, Carlos Martel estableció que Carlomán gobernara Austrasia como Mayordomo de Palacio, mientras Pipino el Breve gobernaría Neustria con el mismo título, situación delicada para ellos.
La situación era peor para Pipino el Breve, un Austrasio que gobernaba en Neustria. Hacía tiempo los neustrianos toleraban mal a los gobernantes de Austrasia. Hacía seis años que los francos no tenían rey. En vida de Carlos Martel eso no era importante, porque nadie se atrevió a hacerlo notar. Pipino el Breve consideró prudente encontrar un merovingio que legitimara su cargo y lo encontró. Sacó de un monasterio a un presunto hijo de Chilperico II al que puso en el trono en 743 con el nombre de Childerico III, el Estúpido. El calificativo refleja el principal mérito por el que se escogió para el trono. Entonces Pipino el Breve gozó de legitimidad no esgrimible por sus adversarios. En 746 los alamanes volvieron a rebelarse y Pipino el Breve volvió a someterlos. En 747 su hermano Carlomán decidió retirarse a un monasterio y Pipino se convirtió en gobernador de todo el reino franco. Tal vez fue devoción, pero la carrera de Pipino el Breve muestra que era hábil político. La abdicación de su hermano fue uno de sus primeros éxitos en este campo. Es plausible que Bonifacio metiera la idea de la vida monástica en la cabeza del monarca por instrucciones de Pipino. En 749 El rey lombardo Astolfo inició ataques contra el exarcado de Ravena. El Papa Zacarías se encontraba en el mismo aprieto en que su predecesor san Gregorio III se había visto unos años antes. Hasta entonces las fuerzas imperiales habían protegido a Roma de los lombardos, pero ahora el Papa estaba enemistado con Constantinopla a causa de la polémica iconoclasta. Zacarías y Constantino V defendían sus posturas con la misma firmeza que lo habían hecho sus respectivos predecesores. Nuevamente, el Papa pensó en los francos, pero así como Pipino de Heristal y Carlos Martel habían desoído las peticiones papales, ahora Pipino el Breve tenía algo que ganar. Dueño indiscutible del reino franco, debió de pensar que ya no necesitaba al títere merovingio, pero deponerlo abiertamente podría provocar una nueva guerra civil. Además Pipino aspiraba a algo a lo que no habían aspirado su padre o su abuelo: quería el título de rey. La tradición franca parecía impedir que alguien que no fuera (al menos en teoría) un merovingio pudiera ser admitido como rey, pero, si alguien podía cambiar esa tradición, ése era Dios o en su defecto, el Papa. El catolicismo estaba firmemente arraigado en el reino franco y desde que estalló el conflicto iconoclasta, el Papa era visto como un heroico defensor de la fe ante el perverso emperador que pisoteaba al mismísmo Jesucristo. La palabra del Papa valía mucho. Se establecieron negociaciones secretas: el Papa podía reconocer el derecho divino de Pipino a la monarquía y el poderoso ejército de Pipino podía atacar a los lombardos por la retaguardia para obligarlos a respetar a Roma. Una cosa dependía de la otra y ambas partes estaban de acuerdo. Por ello, en 751, mientras Astolfo atacaba la misma Ravena, una majestuosa embajada viajó de la capital de Pipino a Roma para formular una pregunta: ¿era justo que una persona sin ninguna autoridad fuera llamada rey?, ¿o el título debía llevarlo la persona que realmente gobernaba? El Papa respondió, con la debida ceremonia, que la persona que desempeñaba el papel de rey debía, por derecho, llevar también el título. Poco después, en otra ceremonia se cortaron los largos cabellos de Childerico III, signo distintivo de la monarquía merovingia. El rey depuesto fue recluido en un monasterio. En enero de 752 la nobleza franca se reunió en Soissons y Pipino el Breve fue coronado rey de los francos. Se inició así la dinastía conocida como Carolingia, por Carlos Martel, el padre de Pipino. Los nobles aclamaron al nuevo rey, lo elevaron sobre su escudo y finalmente, el arzobispo Bonifacio lo coronó como rey “por la Gracia de Dios”. Esto era, no obstante, una moneda con dos caras. Ciertamente, Dios era un buen aval, pero no era menos cierto que lo que Dios daba, Dios podía quitarlo. Si en un futuro el Papa cambiaba de idea y decidía, por ejemplo, excomulgar a Pipino o a uno de sus descendientes, su situación pasaría a ser muy comprometida. No cabe duda de que Pipino era consciente de ello.
Childerico III. El hijo de Carlos Martello, Pipino el Breve era Mayordomo del Palacio de Neustria. Pero en aquel momento la monarquía Merovingia era rígidamente dinástica: La sucesión hereditaria era un derecho automático y sacro, una cuestión en que la iglesia no se entrometía. Mas aquella tradición era destinada ad essere reversada cuando Roma tiene la oportunidad de crear a un rey por fuerza de la autoridad papal. En el 751 Pipino el Breve de acuerdo con el Papa Sacarías, se aseguró la aprobación de la iglesia a la propia coronación como rey de Francia al puesto de Childerico. De aquel momento el poder de la iglesia de Roma se reservó la prerrogativa de ratificar y coronar al rey. Cuando Pipino fue coronado rey con la plena bendición del papa y Childerico fue depuesto, rompe la promesa de fidelidad de la iglesia romana hecha en el 496 al rey Clodoveo y a sus descendentes era una traición. Childerico fue públicamente humillado da vescovi. Gli furono tagliati brutalmente i capelli che portava lunghi segundo en la tradición nazarena y fue recluido en un monasterio donde murió cuatro años después. Así se Inicio una nueva dinastía de reyes franceses, los “Carolingios”, che presero el nombre del padre de Pipino, Carlos Martel. Dagobert II Resurge solamente en enciclopedias a partir del 1646. Solamente en 1655, Dagobert II fu reintegrado la pila francesa de los reyes. Que estaría siendo ocultado. Olvidar a Dagoberto y de Sigisberto sería interesante para la iglesia y los reyes franceses. Pero por qué el tema continuaría la importancia de ter a la hora de Luis XIV? A Menos que algo de muy especial en la sangre de Merovingeo según los documentos del MONASTERIO de SIÓN, Sigisbert estaba excepto la hermana y estaba para el sur de Francia, el dominio de su madre, Giselle de Razes, en 681 y adoptar los títulos de su tío, Duque de Razes y Conde de Rhedae. También habría adoptado el nombre o el apodo pasado de Plantard (botón de la flor caliente ardiente) de la cadena de Meronvingea. Entre 759 y 768, tenía un estado independiente en el sur de la Francia que incluia Razes y Rennés-le-Château, reconocido oficialmente para gran Carlos, Califa de Bagdad, del mundo islámico y para la iglesia. Su gobernador Thierry o Theodoric. La mayoría de los intelectuales modernos lo considera como descendiente de Merovingeo. Su hijo, el conde de Razes era Guillem de Gellone tomó Barcelona, plegable su territorio apropiado y ampliando su influencia más allá de los Pirinéos. Lo que no sabe qué sucedió con él. Según algunos cronistas, él que murió en uno buscado para el accidente; solamente que no tenía más de 3 años en ese entonces. Más allá del registro no existente de su muerte. ¿Porqué un tema tan sin interes puede proveer a una sociedad privada como el MONASTERIO de SIÓN? ¿Porqué las tentativas a la cancelación de la historia DAGOBERT apropiado II? Childerico III: rey franco, último de la dinastía Merovingia. Cuando a la muerte del mayordomo de Palacio, Carlos Martel, sus hijos se repartieron el reino. Instalaron en el trono vacante desde 377 a un último representante de lo Merovingios. En el 751 Childerico III fue depuesto por Pipino el Breve, mayordomo de Australia y padre de Carlomagno, quien instauró la dinastía carolingia. La familia de los Pipínido – arnulfinos consiguieron el predominio en Neustria. Porque desde luego la “lei motiv” de la historia Merovingia del siglo VII sería el de la transferencia del poder de la dinastía Merovingia a la de los Mayordomos de Palacio de Neustria, los posteriores. Sería la minoría surgida en Neustria con el fallecimiento de éste, sin duda el último gran rey Merovingio, la que iniciaría el proceso de paulatina autonomía de los Mayordomos, al ser éstos nombrados por la nobleza regional y no por los reyes. Entre Clodoveo y Childerico hubo además, una serie de asesinatos impresionante que hizo denominar a la dinastía “La Monarquía Letal”. Los más notorios fueron: Dos hijos de Clodomiro rey de Orleans, fueron estrangulados por su tío Clotario. Clotario quemo vivos a su hijo Cráneo, sus hijos y a sus dos nueras. Clodomiro, que hizo degollar a su hijo, a su nuera y a sus dos hijas. La muerte rondaba en la casa de Clodoveo. Munderico, hijo de Segismundo rey de Borgoña, fue asesinado por orden de Thierry, su propio hijo. Clodoveo dio de baja del agitado censo a su sobrino Alamafrundo, hijo de Bertiero, su cuñado. Baderico y Bertiero, reyes de Turingia, recibieron lo suyo, pues cayeron a manos de sicarios enviados por su propio hermano Hermenegildo. Hermenegildo fue lanzado al vacío desde lo alto de unas murallas por orden de Thierry, rey de Austrasia. La familia del rey Clotario I tuvo su crónica roja personalizada. Tuvo cuatro hijos: Sigberto, Chilperico, Teodoberto yTeodorico. Sigberto, rey de Colonia, fue asesinado por su hijo, Childeberto. Childeberto fue envenenado por su propia madre, Brunüda, quien también incitó a Teodorico para que asesinara a su hermano Teodoberto. Más tarde Teodorico fue envenenado por Brunuda, su propia madre. De los cuatro hijos de Teodorico, dos fueron degollados y los restantes encerrados de por vida en un claustro. En el espacio aproximado de 150 años, desde 481 hasta 630, época de la muerte de Eriberto y Chilperico, más de 40 reyes e hijos de reyes fueron muertos en batallas, asesinados a sangre fría o envenenados, sin contar muchos hijos de estos príncipes, muertos en la cuna, de los cuales no sabemos ni siquiera el número y sus nombres, expresa el antiguo Gaillard. Como consecuencia de esta ferocidad, la vida de estos monarcas, activa hasta la agitación y la turbulencia, no alcanzó nunca el tiempo normal de vida de un hombre. Clodoveo murió a los 45 años, Thierry a los 55, De los hijos de Thierry, Clodoveo III murió antes de los 15 años y Gilberto a los 28, Dagoberto III hijo de Gilberto se extinguió a los 16. Thierry de Chelles, hijo de Gilberto murió a los 22. Gilberto y Clotario no llegaron a los 60, Geriberto no alcanzó los 50, Clotario II murió anciano a los 42. Dagoberto, decrépito murió a los 36. Sigberto V rey de Austrasia, murió los 21 años. Clodoveo II, rey de Neustria, murió los 21 años. NEUSTRIA Y AUSTRASIA Los dos reinos más poderosos de todos éstos, Neustria y Austrasia se disputaron la hegemonía dando lugar a incesantes guerras, sangrientas y fratricidas, como la que enfrentó desde el 575 al 613 a Brunequilda de Neustria con Fredegunda de Austrasia y luego con el hijo de ésta, Clotario II. Después de Dagoberto I, la mayoría de sus descendientes fueron niños o adolescentes, física y moralmente degenerados. Los últimos reyes Merovingios estuvieron totalmente prisioneros de su aristocracia y privados por esta de todo poder y riqueza. Responden a la clásica imagen de reyes holgazanes que según el historiador Eginardo, solo poseían un solo dominio y muy escasa renta, con una casa, algunos servidores y para desplazarse se subían en un carro de bueyes con un vaquero conducía a la moda campesina. La autoridad se centró en los mayordomos de palacio, jefes aristócratas que dirigen la administración. A los principales guerreros les dan tierras como premio y los convierten en caballeros y en señores feudales. A mediados del siglo VII una familia éstos, en Austrasia se impuso poco a poco derrocando y eliminando a los últimos Merovingios, para atribuirse el título real, fundando así una nueva dinastía. Con Pepino el breve luego de encerrar a Childerico III: La de los Carolingios.
SIGISBERTO IV. La otra historia que originó el enigma de tesoros de Rennés-le-Château se inicia en la época romana, después que los soldados del emperador Tito saqueasen y destruyesen el Templo de Jerusalén en el año 70 D. C. El botín (tesoro del Templo de Salomón) trasladado a Roma que permaneció allí más de 3 siglos hasta que el Imperio empezó a derrumbarse. En el año 410 los visigodos italianos, acaudillados por Alarico, saquearon Roma, llevándose “El Tesoro del Templo, El Arca de la alianza y las Tablas de la Ley de Moisés”. La tradición visigoda era enterrar su caudillo junto con su tesoro al fallecimiento desviando un río. Alarico murió antes de que dejaran las tierras italianas lo cual hace suponer que debió ser enterrado allí, pero muchos historiadores dudan que una tribu que vivía del pillaje, se desprendiese de semejante tesoro solo por dar sepultura a su jefe de acuerdo a la tradición. Dos años después del saqueo a Roma, desembarcaron en las costas meridionales de las Galias. La región de Rennés-le-Château les atrajo y agradó, estableciéndose y fundando un pequeño reino permanente que no tardaría en saltar y traspasar los Pirineos para invadir extendiéndose por el norte de la península ibérica España. El caso es si el tesoro del saqueo a Roma llegó o no a las Galias, jamás fue hallado y si en verdad lo llevaban con ellos, es muy probable que al final descansase en la zona de Rennés o sus alrededores. De hecho no falta quien ha querido ver una relación entre el Arca y la población de Arques, no lejos de Rennés. Tras la llegada de los visigodos a Rennés hubo dos siglos de relativa estabilidad. Estos Merovingios eran portadores de una cultura sofisticada y enterraban a sus soberanos con joyas y tesoros. La legendaria riqueza de visigodos y Merovingios bien documentada por la arqueología, ha dado pie a relatos de fabulosos tesoros aún por descubrir en la actual región de Rennés-le-Château. La Iglesia de Roma, pactó con los herederos de esta sangre real, los reyes Merovingios, para erradicar el arrianismo y asentar su poder. Pero parece que la lealtad de los francos Merovingios a la Iglesia romana no era muy intensa ya que seguían manteniendo simpatías por la religión arriana que practicaban antes de su conversión al cristianismo.
Pero Dagoberto II tuvo un hijo con Giselle de Rasez su segunda esposa: Sigisberto IV quien junto con su progenitora, escaparon de la suerte de su padre y esposo, porque fueron salvados por el puro sicambro Meroveo Levy, quien les llevó en secreto a Rennés-le-Château. Los sicambros eran descendientes de la tribu judía de Benjamín que emigraron sucesivamente a la Arcadia, a Sicilia, a los Alpes y a las orillas del Rin. El Priorato de Sión declara que Sigisberto IV era conocido como el “Príncipe Ursus” que murió en Gran Bretaña, mientras que su ascendencia si hubiese correspondido con la unión al bretón la casa ducal. A finales del siglo IX, fluía la sangre de Merovingio en los ducados de Gran Bretaña y Aquitania. Esta familia miraba para abrigar en Gran Bretaña que establecía una ramificación inglesa llamada Plantard.
De este Trono generó Bera VI el arquitecto. En esta punta él se pregunta si la palabra “arquitecto y arte de la construcción“ no estaría en alguno en modo a la albañilería. Sigiberto IV, “Plantard” o Retoño Ardiente nieto de Sigiberto IV se casó con la hija del rey visigodo español Wamba y dio nacimiento al linaje de los condes del Razès, del que provenían también los Blanchefort. Este linaje es el único que puede pretender legítimamente al trono de Francia. La obra The Holy Blood and the Holy Grail, de Baigent, Leigh y Lincoln habla de descendientes directos de Jesús hasta nuestros días, rastreo de Occitanos (Cátaros) y templarios, complejas tramas de sociedades Iniciáticas y secretas… La Dinastía Merovingia. Tal era, según el secreto genealógico – dinástico contenido en los pergaminos encontrados por el abate Saunière en la Iglesia de Rennés-le-Château y que estaban acuñados por el sello de Blanca de Castilla. El regio linaje cripto – Merovingio se perpetuó en la sombra hasta nuestros días de modo que el Rey Perdido, el Gran Monarca que tiene su origen en el vástago del propio Jesús tras su unión con María Magdalena, está presente de incógnito entre nosotros.
En el año 886, el Retoño Ardiente de la estirpe Merovingia, Sigisberto IV ya había devenido en un amplio y complejo árbol genealógico. Bernard Plantavelu y los duques de Aquitania constituían una de sus ramas genealógicas. Había otras ramas también, pues los documentos Prieuré declaran que Sigisberto VI, era conocido como el príncipe Ursus fue proclamado oficialmente rey Ursus, entre 877 y 879, en una extraña ceremonia eclesiástica celebrada en Nimes. Con la colaboración de los nobles Bernard de Auvergne y el marqués de Gothie encabezó una insurrección contra Luis II de Francia en un intento de recuperar su legítimo patrimonio. Varios historiadores confirman que tal insurrección tuvo lugar entre 877 y 879. Estos historiadores aluden a Bernard de Auvergne y al marqués de Gothie, si bien no dicen que el líder de la insurrección fuese Sigisberto VI, pero hay alusiones a un individuo llamado el príncipe Ursus. Según los documentos Prieuré, Godofredo de Bouillón en virtud de su bisabuelo, que casó con Hugo de Plantard en 1009 era descendiente por línea directa de la familia Plantard. Osea que; La dinastía Merovingia sin reino no se extinguió, se mantuvo y luego de 17 generaciones, Godofredo llevaba en su estirpe sangre Merovingia ya que descendía directamente de Dagoberto II, Sigisberto IV y el linaje de reyes Merovingios. El Rey Perdido no lo estaba para todo el mundo, ya que hacía mucho tiempo que una sociedad secreta, el Priorato de Sión conocía el secreto. Esta sociedad tuvo su nacimiento en la unión de tres grupos de iniciados: los monjes de la abadía del Monte Sión fundada en 1099 en Jerusalén por el jefe de la Primera Cruzada, Godofredo de Bouillón que era un sicambro; los seis (o trece) Sabios de la Luz discípulos de Ormus que tenían como emblema la Rosacruz y finalmente, por los últimos Esenios la secta judía de la que procede el Cristianismo y a la que se deben los manuscritos del Mar Muerto. Muchos eran lo nobles de estirpe Merovíngea, se sentían exiliados de su patria, Israel, desde mediados del Siglo I. Entre estas familias los Bouillón, tenían derecho legítimo al trono y se gestaba su retorno. Al igual que sus antepasados, no se ocuparían de la tarea de gobernar, relegándola a sus mayordomos y dejando en sus manos el regreso a Jerusalén. Estos hechos no pueden ser totalmente ignorados debido a ciertos detalles históricos: Durante cuatro siglos la sangre real Merovingia se mezcló a través de numerosos árboles genealógicos. Finalmente, parece que dio fruto que fue Godofredo de Bouillón, duque de Lorena. Y aquí, en la casa de Lorena, estableció un nuevo patrimonio. Para sus propios ojos y ante los de sus seguidores, Godofredo sería más que duque de Lorena. De hecho sería un rey legítimo, un pretendiente legítimo de la dinastía depuesta con Dagoberto II en el año 679.
LOS MONARCAS DE PELO LARGO. La dinastía Merovingia apareció de una tribu de gente germánica conocida como carta franca. Entre el siglo V y VII, los Merovingios reinaron en lo que hoy son Francia y Alemania. El periodo de la ascendencia coincide con la del rey Arturo la mesa redonda, Merlín y de la leyenda del Cáliz. Los Merovingios eran considerados los reyes adecuados, adeptos de lo oculto, iniciados en ciencias arcaicas, practicantes del arte esotérico, tuvieron poder curar con las manos, clarividencia, telepatía. POSEÍAN UNA MUESTRA CONGÉNITA QUE TOMÓ LA FORMA DE LA CRUZ ROJA. Fueron llamados “rey el pelo largo” como Sansón, contenido sus virtudes, la esencia de su potencia. Hasta 754 D.C., Childerico III guardó esta leyenda. Pero lo encarcelaron y sus tosados del pelo para la orden del papa. Aunque la historia contiene leyendas, los sacerdotes eran tenidas como reyes, como incorporaciones el divino santo, en esto si no diferenciaron del egipcio de Faraones. En 1653, una tumba importante del rey Childerico I, el hijo de Meroveo y el padre de Clovis, el más famoso e influyente de todos los Merovingios de los reyes. Apropiado se prepusieron descender de Noah, a quien respetó mas que Moisés, como la fuente de toda la sabiduría bíblica. También se prepusieron descender de Troy (aunque ese en Francia ella tiene lugares como Troyes y París). Algunos programas de escritura habían seguido la ascendencia Del Merovingia hasta el Arcadia, en vieja Grecia. De acuerdo con programas de escritura, ancestrales fueron relacionados con la casa verdadera del Arcadia que emigraron en tiempos de Jesús a Francia y Alemania Occidental. Segundo Homero, un contingente substancial de arcadianos estaba presente en la pared a Troy. Según viejas historias Griegas, Troy fue establecida por gente de Arcadia que no era bárbara, su cultura era similar de Bizancio. Ella era muy rica y ella fabricó modernidad de oro De la buena calidad en lugares importantes, incluyendo Sinaí. Sus modernizadas eran culpados con una cruz como adoptada en los cruzadas para el reino franco de Jerusalén.
Generalidades Merovingias. La guerra fratricida entre jefes rivales y una ruinosa falta de apreciación para continuar la alianza con la iglesia debilitó a los Merovingios
Un 90 por ciento de los hombres letrados en el periodo entre el año 600 y el 1100 recibieron su educación en las escuelas monacales, lo que repercutía directamente en el conflicto entre los Merovingios y la iglesia.
Desde el 555 los bávaros se ven sometidos a la soberanía Merovingia, constituyéndose un Ducado nacional, confiado al linaje burgundio de los Agilolfingos.
Sólo en el norte de Germania los sajones habrían sabido escapar a la dominación franca, aunque sometidos a mas de una expedición de castigo. Alejados de las costas del Mar del Norte por los daneses, los sajones habrían abandonado en el siglo VI sus tradiciones marineras, asentándose en la Sajonia histórica.
Una vez vencidos por Clodoveo, los alamanes fueron aplastados militarmente y reducidos a la impotencia, mientras que el reino de los turingios era anexionado por los francos.
Una comprensión precisa de las instituciones militares de los francos es difícil de obtener. Esta, tiene que ser buscada en las crónicas de los monasterios, las canciones populares, en las referencias casuales de historiadores bizantinos, en los dibujos de los manuscritos, o en los hallazgos revelados de las tumbas de los guerreros. Aún así, se puede disponer al menos de los datos más generales de estas.
Un ejército casi exclusivamente compuesto de una masa de infantería campesina, que se encontraba en proceso de constituirse en una leva nacional, donde no sólo se reclutaban soldados francos sino también de otras partes de la población dentro de territorio franco.
El soldado franco, robusto guerrero de escasa disciplian no estaba equipado de casco ni de armadura y para protección llevaba un escudo oval de madera y metal.
Su arma principal era la francisca, inspiradora de temor en el enemigo, un hacha que era capaz de atravesar e incluso partir un escudo o un casco en las manos de un guerrero vigoroso.
Algunas crónicas, describen como un guerrero franco cortaba con esta arma la cabeza de un caballo de un solo golpe. Cuidadosamente manejada, podía ser lanzada.
Además, llevaban una espada de entre 40 y 45 cm y una daga. A veces, empleaba jabalinas tanto para el combate cuerpo a cuerpo como para ser lanzada.
Poseían solo los más básicos conceptos de organización militar, el arte de la guerra y las formaciones tácticas más básicas y tuvieron éxito principalmente por la ferocidad de sus ataques en masa.
El ejército franco no incorporó caballería a su ejército hasta el siglo VI. No será hasta la decisiva derrota en Casilinum (554), cuando un ejército franco fue rodeado y aniquilado por los bizantinos, que reconocieran el uso potencial de caballería. En el aspecto militar la derrota franca en Casilinum (actual Capua), tuvo similares condiciones tácticas que la batalla de Tagina (552), donde la caballería goda fue aniquilada por los arqueros apostados en los flancos, cuando esta arremetió frontalmente contra el centro bizantino.
El fracaso de la revuelta turingia del 556 entrañaría la muerte y emigración de los principales grupos dirigentes, creando un vacío entre el Elba y el Saale que seria ocupado por la marea eslava desde finales del siglo VI.
Tras una serie de luchas fratricidas, Clotario I unificó el reino y estableció su capital en París (558). A su muerte artífice del predominio Merovingio Clodoveo dejaba un enorme pero heterogéneo reino, que englobaba la romana Aquitania y territorios germánicos o germanizados que tensan al Rin por eje. Dividió el territorio del reino entre sus cuatro hijos por partes iguales no continuas sino entremezcladas es decir que cada parte incluía una porción del anterior reino familiar y de las anexiones que habían conseguido: Teodorico (511-534), Clodomiro (511-524), Childeberto I (511-558) y Clotario I (511-561).
Siguiendo la muerte de Clodoveo, los sucesores de la dinastía de Merovingia menos capaces que Clodoveo, quien había dejado una administración débil, porque él era guerrero, desinteresado en adoptar aquellas características beneficiosas que aún quedaban de las instituciones romanas.
En 561, el territorio volvió a quedar fraccionado. Tras el fallecimiento de Teudeberto I, y del último hijo de Clodoveo, (511-561), los Reinos francos entraron en una época de confusión. No cabe duda que el periodo de guerras civiles que se abrió entonces entre los diversos Reinos Merovingios (Neustria, Austrasfia y Burgundia (Borgoña) se debió en buena parte a la imposibilidad de liberar el esfuerzo bélico hacia aventuras exteriores surgida de la inexistencia de vecinos poderosos, como fueron el Reino visigodo y los bizantinos y lombardos, y de la independencia conseguida por turingios para conseguir nuevos territorios con los que beneficiar a una naciente y poderosa nobleza. Los dos reinos más poderosos de todos éstos, Neustria y Austrasia, se disputaron la hegemonía, lo que dio lugar a incesantes guerras, sangrientas y fratricidas, como la que enfrentó desde el 575 al 613 a Brunequilda de Neustria con Fredegunda de Austrasia, y luego con el hijo de ésta, Clotario II.
La guerra civil fue especialmente virulenta entre los cuatro hijos y herederos de Clotario hasta la muerte del más poderoso de ellos, (561-575). Aunque una situación de conflicto continuaría como consecuencia de encontrarse el Reino neustrio (561-584) rodeado por las posesiones de los demás y las mismas tendencias autonomistas existentes entre la nobleza de Austrasia y Borgoña, bien encarnadas en la reina regente, la princesa visigoda Brunequilda. Sólo sería tras la derrota y trágica muerte de ésta en el 613 cuando se conseguiría una estabilidad bajo el reinado unificador de Clotario II (584-629), el hijo de Chilperico.
En el 613, se restableció la unidad con Clotario II (584-629), rey de Neustria. La estabilidad y unidad continúa con su hijo el rey Dagoberto, (629-639) hasta su muerte. Sus hijos traen de nuevo las disensiones, pues el reino se dividió por un lado en Austrasia y, por el otro, en Neustria y Burgundia. El poder político quedó disgregado entre la nobleza, y los mayordomos de palacio fueron asumiendo progresivamente las funciones de los monarcas. La defensa de la frontera oriental entre el Elba y el Saale forzaría desde antes del 640 a la creación de un gran Ducado nacional turingio, aunque en principio bajo el liderazgo de un noble franco, Radulfo.
La monarquía Merovingia tenía carácter hereditario y se hallaba asistida por un grupo de guerreros y aristócratas.
Floreció entre los Merovingios las artes plásticas, con ricos esmaltes alveolados, las letras con distintos retratos hagiográficos y obras literarias de la calidad de la Historia eclesiástica de los francos, escrita por el obispo Gregorio de Tours.
El proceso de debilitamiento del poder central tradicionalmente se ha explicado como consecuencia de la abundancia de minorías reales y taras mentales hereditarias de algunos Merovingios como Clodoveo II, Teudeberto II, Cariberto II, Sigiberto III y Clotario III. Todo ello tuvo por consecuencia la aparición clásica de los llamados reyes holgazanes, itinerantes entre sus residencias campestres abandonando el ejercicio del poder a la camarilla nobiliaria abanderada por el Mayordomo de Palacio, transferencia de poder que se enmarca en un proceso de creciente fortaleza de la nobleza franca y de sus querellas faccionales. Por eso un soberano enérgico como Childerico II (662-675) mandó y fue asesinado, todo un testimonio del clima de la época.
La política de la hegemónica Neustria era dominada por el Mayordomo Ebroin. El poder real se resintió y el auténtico poder recayó sobre el Mayordomo de Palacio tras bambalinas Pipino de Heristal desde 679. Serán sus descendientes quienes gobiernen bajo los reinos sucesivos de los reyes vagos. Hegemonía que sería rota en el 687 en la batalla de Tertry, en la que resultaron victoriosos los nobles neustrios aliados con los de Austrasia bajo el liderazgo del Mayordomo de esta última. Con ello comenzaba la carrera de la casa de Heristal hacia el trono y la ascendencia de la más germánica y renana Austrasia sobre toda la Galia Franca. Sin embargo, el poder creciente de estos últimos y la escasez de conflictos internos podrían ser prueba de una cierta fortaleza del poder central, cuyos auténticos competidores habrían sido los particularismos representados por las noblezas regionales. En especial cada vez se hicieron manifiestos los deseos de constituir una entidad política independiente por parte de los territorios situados al sur del Loira, la vieja Aquitania, que continuaba siendo dominada por una nobleza esencialmente de origen tardorromamo. Si este proceso de división territorial no llegó a cuajar del todo sería en gran parte debido a que con frecuencia los Reinos Merovingios en el siglo VII estuvieron unificados bajo un solo rey: desde el 678 al 714.
El Último Merovingio. Libro de Jim Hougan donde, con una trama sugestiva esconde el misterio de la figura real de un descendiente directo de Jesús y María Magdalena, el último “rey vivo”, secuestrado y mimado, que deberá unir los Estados en una nueva Jerusalén tras una “venida mesiánica”, trama también utilizada por Dan Brown en su obra “El Código Da Vinci”.
Si exploramos la realidad histórica merovingia, encontramos la existencia de una dinastía de reyes francos Salios que reinaron del siglo V al VIII en alianza con la Iglesia romana primero y “traicionados” por esta posteriormente acometen por primera vez la unificación de todos los territorios francos, el llamado Regnun Francorum en algo que posteriormente se llamará Francia. Se trata de reyes terrenos, con pasiones, luchas fraticidas por el poder; matrimonios sucesivos por parte de Clotario I, sobrino nieto de Meroveo de donde proviene la denominación dinastía merovingia; incautación de dominios de hermanos asesinados… hasta la muerte Dagoberto II a manos de su Mayordomo de Palacio Pipino de Heristal y finalmente la encarcelación del último de la dinastía, Childerico III cautivo por Pipino el Breve, nieto del de Heristal y padre de Carlomagno, iniciador de la nueva dinastía denominada carolingia.
Fue una época inestable a raíz de la costumbre franca de repartir los reinos entre los hijos provocando numerosos enfrentamientos entre hermanos. Meroveo es hijo del franco llamado Clodión y descendiente directo del hijo de Jesús y María Magdalena. Jim Hougan juega con cierta tradición mistérica (los supuestos tesoros templarios y merovingios encontrados en las ruinas del pueblo francés de Rennés-le Château) en la que el primer merovingio, Meroveo, es, relacionado con el Sant Grial del “Código da Vinci”, el fruto que María Magdalena llevara en su vientre cuando huyó hacia Marsella, Lo que debía ser una oda devocional a lo sagrado femenino –por aquello de que María Magdalena debió ser la líder del cristianismo post Jesús y ser en sí misma el Santo Grial andante, el ser que llevase en su vientre la sangre de Cristo en forma de su descendencia materializada a la vez en las llamadas “Vírgenes Negras” (de la que un ejemplo sería la Virgen de Montserrat entre tantísimas otras del territorio español y de Europa, como contrapunto o tal vez rivalizando con las Vírgenes con niño representando a María la madre de Jesús (rivalidad entre la Iglesia oficial católica y la Iglesia oculta merovingia que propugnaría a sus reyes como únicos representantes de Dios en la tierra, haciendo desaparecer el poder del Papa como único vínculo existente). Así, el argumento intenta conectar la realidad de una dinastía que existió realmente y que fue aniquilada con ayuda de la iglesia católica seguramente por motivos políticos y económicos, con una leyenda que se enlaza con otras como las Sagas Artúricas, concretamente la búsqueda del Santo Grial por parte del caballero Perceval y con la historia de las Cruzadas a través de las órdenes Templarias y Hospitalarias, garantes de misterios y riquezas y que finalmente despertaron la codicia de Roma y de Francia que las hicieron desaparecer. El libro da comprimida justa y poca información, para encontrar referencias directas a la dinastía merovingia, para interesarnos e investigar que parte es realidad y que parte ficción, puede tener la supuesta “Sociedad Magdalena”, quienes eran esos personajes, reyes guerreros “de larga cabellera” y tal vez recordar que en realidad sabemos lo que se nos enseña y que no está de más explorar otros caminos aunque solo se trate de un ejercicio para divertirnos y sin duda para aprender.
Conclusiones Merovingias. La linea de sucesión principal conduce a Goffredo de Bouillón, líder de la primera cruzada a Jerusalén. El significado simbolico es muy fuerte, ma anche piuttosto ovvio nell’ipotesi si sia voluta proporre una dinastia a partir del tiempo de Jesús.
A partir de Aminadab la genealogia es correcta e histórica, no mitológica. Le nascite da verificare riguardano proprio il figlio di Maddalena e Cristo, Giuseppe il Ramatheo, il suo susseguente figlio Giosuè e la prova della paternità di questo di Aminadab. Appare evidente la speculazione ideologica e l’impossibilità di affermare la successione dinastica dai tempi del Messia. E’ interessante comunque osservare la discendenza (comunque lontana) di Goffredo da Buglione da Meroveo e da Clodoveo. Il potere messianico e cavalleresco non va dunque tanto ricercato a partire dai figli di Gesù ma dai Merovingi.
Qui la dinastia si estingue. El trono viene usurpato por Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel. En 751 Pipino el Breve, de acuerdo con el Papa Zacarias, se aseguró la apropiación de la Chiesa alla propria coronación como rey de Francia al posto de Childerico III° hijo de Chilperico II°. Da quel momento in poi la Chiesa di Roma si riservò la prerogativa de ratificar y coronar um rey. Iniziò così una nuova dinastia di re franchi, i “Carolingi”, che presero il nome dal padre de Pipino, Carlo Martello.
De la genealogía Merovingia solo están indicada las dos ramas principales de Meroveo y Clodoveo. La Queste du Graal Teorie e interpretazioni sulla disputa messianica Home.
Ruta Genealógica. Reyes Francos ® Casa de Anjou ® Reyes de Castilla ® Múgica ® Butrón ® Salazar ® Murga ® Villachica ® Andéchaga ® De la Presa ® Aldecoa (de Murueta) ® Olabarría ® Madaleno.
Tabla De La Descendencia.
La dinastia francesa – Estudio genealogico, Hipotética descendencia Merovingia.
Clodio (m.20 d.c)
Marcomer (50 d.c)
Clodomiro (63 d.c)
Antenore (69 d.c)
Raterio (m.90 d.c)
Richemer (m114 d.c)
Odomaro (m.128 d.c)
Marcomer (m.169 d.c)
Clodomiro (m.180 d.c)
Faraberto (m.186 d.c)
Sunno (m.213 d.c)
Ilderico (m.253 d.c)
Bartero (m.273 d.c)
Clodio (m.298 d.c)
Gesù il Cristo y Maria Maddalena Walter (m.306 d.c)
Giuseppe il Ramatheo Dagoberto I m.317 d.c
Giosùè Clodio (m.319) – clodomiro (m.337) genebaud (m.358)
Aminadab y Eurgen Clodomiro (m.337)
Catheloys Ricimero (m.350)
Manael Teodomiro (m.360)
Titurel Clodio (m.378)
Boaz Dagoberto (m.389) – marcomer (m.393)
Frimutel Genobaud (m.419)
Faramondo (420) = Argotta Argotta y faramondo
Clodione – Fredemondo – Froumondo
Meroveo , Re dei Franchi (m.456) y MERIRA
Childerico Re dei Franchi (m.481) y BASINA II°
Clodoveo Y Clotilde Re Dei Franchi (M.511) Y Clotilde Di Borgogna
Childeberto I m. 558 – Clodomiro m. 524 – Clotilde
Lotario I m. 561 y Argedonda
Chilperico m.584 y Fredegonda
Lotario II m. 629
Dagoberto I m.638 y Raintrude
Sigeberto II (m. 656) y Immachilde di Svevia
Dagoberto II y Girelle de Razès
Sigeberto III Conte de Razès y Maddalena Bilchilde y Childerico II M.674. Chilperico II regna dal 715 al 718, dal 720 al 727
Sigeberto IV° (Comte de Razès) y Wamba. Childerico III, deposto en 751
Bera III° (Conte di Razès) y Alba
Guglielmo I° (Conte di Razès)
Bera IV (Conte di Razès) y Romilla
Argila (Conte di Razès) y Reverge
Bera V (Conte di Razès) y Duodeme
Hilderico I (Conte di Razès)
Sigeberto V (Conte di Razès)
Guglielmo II
Guglielmo III (m.936)
Arnaud
Bera VI
Sigeberto VI
Ugo I y Anna
Giovanni I (m.1020) y Isabella
Ugo (des Plantard) y Agnese de Jumièges
Eustachio I (Comte di Boulogne) Maud de Luovain
Eustachio II (Conte di Boulogne) y Ida d’Ardennes (1040-1113)
Goffredo di Buglione Duca della Bassa Lorena, Rey de Jerusalén en 1099)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: