Enclave Esenio – Los Terapeutas


A fines del período del Primer Templo (siglos VIII – VII A.C.) se estableció el 1er asentamiento en el sitio identificado por como Secaca o Ciudad de la Sal, una de las 6 ciudades en el desierto territorio de Judá. Según Josué 15:61-62. El asentamiento en Qumran se renovó, restauró y amplió a fines del siglo II a. C., durante el reinado del rey Hasmonéo Juan Hircano I. A comienzos del siglo I a. C., durante el reinado de Alejandro Janeo, una renovada construcción determinó el diseño del lugar hasta su destrucción. La vida en el desierto no significaba una evasión de la responsabilidad de cada judío con respecto a la lucha por conseguir la pureza de religión y la liberación de Judea de las agresiones extranjeras. En ese desierto, saga del Éxodo y recuerdo del pueblo de Israel, aparece como la época de fundación, de máxima austeridad y pureza de su historia, establecen el 1er asentamiento monasterio, abajo en la llanura costera, cerca de las grutas, cuevas y acantilados donde se encontraron los Manuscritos del Mar Muerto, situado en las proximidades de la rivera noroeste de dicho mar en la época de Cristo en un lugar denominado Khirbet Qumran en la región desértica e inhóspita conocida como “El Paraje en Ruinas”, unos kilómetros al sur de la mítica de Jericó, que fue abandonado temporalmente en el 31 a.C. tras un terremoto hasta comienzos del siglo I a.C., cuando miembros de la comunidad regresaron y se establecieron allí una vez más. Restauraron, modificaron, adicionaron y usaron los edificios antiguos que cubrieron unos 4.000 metros cuadrados de importantes y complicadas construcciones. Finalmente destruido durante la guerra romana contra los judíos por la 10ª legión romana en el 68 D.C. que marchó por el desierto camino de Jericó, exterminando a los sectarios judíos, pacifistas Esenios, oponiéndose a Zelotes a la vez, y nunca fue repoblado. Su fin dramático y obvio, todos los edificios marcados por fuego y esparcidos por el suelo. A vista rápida hay unas 600 cuevas esparcidas por las colinas que dominan las orillas del río Jordán En las que vivían los Esenios que habían renunciado al mundo y gobierno de Roma ya que según su entendimiento y creencias, un judío auténtico sólo podía obedecer la autoridad de Jehová y no podía regirse por ninguna otra ley excepto la Suya para no pecar.
Centro Agrícola. 2 millas al sur de Khirbet Qumran cerca de las cuevas a la vista de Ain Feshkhah, el centro agrícola donde vivían y trabajaban quienes laboraban los campos y arboledas de palmeras y cuidaban de los rebaños.
Plinio el Viejo escritor trotamundos cuyo interés se extendió a un amplio espectro de temas, a principios del año 70 D.C. participó como oficial de alto rango en el asedio a Jerusalén bajo el mando del futuro emperador Tito y conoció mucho sobre el país y su gente que después consignó en su amplia obra principal Historia Natural concluida en el 77. En el capítulo 17 del libro V describe la ribera oriental del mar Muerto y a los únicos habitantes de la ribera occidental, Desde el siglo III a.C. hasta el siglo II D.C., Los Esenios, procediendo de norte a sur, Cuyos principales asentimientos se encontraban arriba de la ciudad de Engadda en su lado occidental durante generaciones incontables para fertilizar su suelo y hacer florecer las arboledas de palmeras datileras, considerada como la siguiente ciudad de toda Judea, a Jerusalén, sirve como lugar para enterrar a sus muertos. Y al sur de ella en la de Massada. La hermandad comunidad Esenia vivió en Siria y en el desierto de Judea radicados en la zona oeste del mar Muerto en Palestina, por sobre las aguas saladísimas.
Fortaleza. Qumram es un castillo o fortaleza situada en las rocas no lejos del lago de los Asphatites de Sodoma en Judea. Fue una villa, granja fortificada, o posada mal llamada monasterio donde solo una docena de líderes vivía permanentemente, cuya arquitectura muestra la disposición de los edificios con ambientes en función de vida comunal para la secta que había escondido los rollos de papel, con casas de piedra no para vivienda porque vivían en tiendas de campaña, cabañas o celdas y en las cuevas del acantilado cercano como los antiguos hebreos, ya que practicaban la humildad según sus prescripciones. La mayoría de los varios miles de miembros probablemente vivía en pueblos y ciudades y la gran comunidad en Jerusalén de acuerdo con Flavio Josefo. Los miembros vivían por algunos períodos de tiempo en el desierto cerca de Qumran y durante las festividades y eventos llegaban muchos más. Círculos de piedra en las cercanías indican además la existencia de un campamento de tiendas.
El plano de Qumran es único, no se parece en nada a otros asentamientos de la época con sus numerosos salones grandes que servían para funciones públicas y un número pequeño de barrios residenciales cuya principal entrada estaba en el norte a los pies de la torre de vigilancia.
Edificios. El edificio principal tenía varias habitaciones, algunas de 2 pisos, dispuestas en torno a un patio central. En el extremo noroeste había una torre de vigilancia con murallas particularmente gruesas que se elevaba por encima del resto del asentamiento, como punto de observación, advertencia y protección contra invasiones de tribus del desierto. Otros edificios al sur y al este de la estructura principal, contenían largos salones, habitaciones y baños rituales. Una plaza con silos, bodegas, panadería, almacenes para provisiones, un depósito de áridos, un molino de trigo.
Murallas. Las murallas de los edificios estaban hechas de piedras juntadas de los pies del risco y revestidas con un grueso estuco blanco grisáceo. Las ventanas y umbrales construidos con piedra bien labrada y los techos como era común en ese período, eran de vigas de madera, paja y estuco.
Sala Para Asambleas Sesiones Y Reuniones. Una enorme sala de 23 mt. de largo X 4 de ancho hacía de refectorio, comedor comunitario y sala de comunión con una gran cocina de cinco hogares con hornos y lavandería. Allí se reunían para realizar sus actos sagrados comunes, orar y para tomar sus sagradas comidas comunes. En una bodega y en la cocina adyacente se encontraron pilas de cientos de vasijas de cerámica y un gran número de pequeñas fuentes para alimentos cientos de cuencos, fuentes de arcilla y la vajilla (se encontraron 210 platos, 700 escudillas tipo platos soperos, 75 copas). En la parte sur -oriental del sitio estaba un taller en el que se fabricaban las vasijas de alfarería y cerámica para el uso de la comunidad. Incluía una batea para la preparación de la greda, una rueda de alfarería hecha de piedra y dos hornos redondos. Un ostracón o tiesto inscrito con varias líneas en escritura hebrea que es el contrato en el que Honi dona sus posesiones, incluido edificio, olivar y un huerto de higueras a un grupo llamado Yajad en hebreo, juntos. Si esta lectura es correcta, sirve de evidencia para identificar a la secta que vivía en Qumran y el nombre por el cual los miembros del grupo se designaban así mismos. Este término aparece en otros manuscritos de los Esenios.
Biblioteca y Salas de Estudio y Culto. Algunas habitaciones utilizadas para el estudio y el culto. Una habitación con bancos construidos a lo largo de sus paredes servía como punto de reunión para los miembros de la comunidad y como lugar para el estudio de la Toráh (Biblia). Además estaba la biblioteca con los libros Sagrados y los manuscritos. Una espaciosa cámara en el edificio principal el scriptorium, donde los escribas, en cerámica y cubiertos con estuco por fuera los pupitres bajos con sus asientos y tinteros de greda, copiaban las leyes que regían la comunidad, los manuscritos, las sagradas escrituras los y libros sagrados.
En esas oquedades excavadas en los acantilados se hallaron los manuscritos en pergamino y papiro más antiguos que se conozcan de libros bíblicos y literatura religiosa de la época, ocultos en esos agujeros en el año 68, ante el temor al avance de las tropas romanas que, efectivamente pasaron luego por allí. La biblioteca puesta a salvo antes de la caída de Jerusalén explicaría los casi 500 escribas en 800 manuscritos. Unas telas, un género de lino de trama apretada impregnados de cera de pez y de asfalto sirvieron para envolver los documentos y calarlos en jarras.
Había la existencia de acumulación de textos que se guardaban cuando ya estaban demasiado estropeados para su uso pero que no podían destruirse por su carácter sagrado. Varios centenares de fragmentos manuscritos fueron así recogidos, la mayoría muy pequeños contenían no más que algunas letras o palabras.
La biblioteca confeccionada a lo largo de siglos corresponde a habitaron en las ruinas de Qumran. Parte de la comunidad por sus reglas de pureza, serían escribas muy adecuados para plasmar los textos sagrados en la sala comunitaria para el tratamiento y copiado de manuscritos.
Poco antes y después del comienzo de la era cristiana, comenzaron a guardar en las cuevas junto al mar Muerto, rollos de manuscritos hechos sobre piel de oveja, alce u otro tipo de animal por la calidad del rollo. La piel se preparaba especialmente hasta lograr el grosor y color necesarios para efectuar la escritura con caracteres hebreos antiguos similares al hebreo de hoy, en Arameo y en griego y tintas basadas en carbono tratado con el líquido extraído de un caracol que proveía el material pegante y también daba la tonalidad oscura característica a esos escritos resistentes por excelencia; que contenían Extensas partes del Antiguo Testamento, salmos, comentarios, Literatura religiosa y otras escrituras algunas en clave. Además había documentos sobre papiros que llevan generalmente signos en hebreo cuadrado, y otros escritos en griego. El descubrimiento más asombroso es el de algunos fragmentos de cuero (*no concuerda esta información con el Evangelio Esenio de la Paz sobre no matar bestias por ningún motivo) con caracteres hebreos arcaicos de grafía fenicia. Una abundante cerámica cubre el suelo. Es de tipo helenístico… etc.
En Arpas Eternas Pág. 258 259 y 269, capítulo titulado “En el Santuario del Monte Tabor” leemos: Por esas combinaciones especiales que tiene a veces la Ley divina para con los seres que se ponen a tono con Ella, en el Santuario del Monte Tabor se encontraban muchos papiros cuyo origen se remontaba a los antiguos Kobdas del Nilo. Cuántos siglos habían sido necesarios para que las grutas del Monte Hermòn y del Tabor completasen la gran recolección de Viejos Papiros, Placas De Cortezas, Legajos De Telas Enceradas, Y Planchas De Arcilla. Lo más importante es que los escritos de ese entonces son idénticos en contenido a los de la actualidad.
Los escritos del Mar Muerto se conservaron gracias a la sequedad del clima de la zona que se encuentra a 400 metros por debajo del nivel del mar, a la ausencia de formas vivientes, bacilos, microbios, fermentos, etc. Esta zona lo indica es el lugar más árido y muerto del planeta. El texto hebreo que nosotros utilizamos del antiguo testamento y que se traduce en nuestras Biblias comunes castellanas es el que básicamente fijaron, recién en el siglo IX de nuestra era los rabinos llamados masoretas. Ahora, desde los hallazgos de Qumran, disponemos de manuscritos de la mayoría de los libros bíblicos provenientes del siglo primero y aún segundo antes de Cristo con mínimas variantes y diferencias respecto a los que se establecieron diez siglos después. Lo cual resulta una garantía más de la fidelidad y exactitud de la transmisión de los textos sagrados que siempre ha usado y sigue usando la Iglesia Católica.
Más interesantes son los libros no bíblicos hallados que permiten conocer mejor el mundo de ideas de la época en que se redactaron los libros sagrados del nuevo testamento y de las cuales se tenía información muy pobre porque cuando después de la caída de Jerusalén en el 70, los fariseos dominaron totalmente el Sanedrín, mandaron quemar todos los libros saduceos, Esenios, apocalípticos y de otras escuelas que no pertenecieran a la ortodoxia fariséa, Son textos teológicos Esenios como el Manual de disciplina, El Rollo del Templo, la Regla de la Congregación, el Libro de la guerra y varias composiciones poéticas en forma de himnos, los reglamentos, historia, ritos y oraciones de la comunidad.
Los manuscritos de Qumran, aparte de los bíblicos que reflejan un texto corriente en el judaísmo palestino entre los SS. III y II a. C., proceden de la tradición apocalíptica, el movimiento esenio o la propia comunidad. Muchos son «reescrituras» de relatos bíblicos (1QapGen). Entre los más típicos de los sectarios están CD, 1QS, 1QH y 1QM y los comentarios bíblicos, conocidos como pesharim, 1QpHab. CD y 1QS contienen reglas comunitarias; la primera corresponde acaso al movimiento esenio y la segunda a los instalados en Qumran. El eje de la vida de los Esenios tenía un doble polo: la observancia estricta de la Toráh según su propia halaká (CD y 11QTemplo) y una fuerte tensión escatológica (1QM y 1QSa). Fundamentaban ambos sobre una tradición peculiar de exégesis carismática de la Escritura, iniciada por el Maestro de justicia. En su actualización del mensaje profético, donde encuentran la clave de su propia situación, se mueven en el ámbito apocalíptico.
El Acueducto. Desde varios cientos de metros del lugar, construyeron un interesante complejo sistema de captación y distribución de agua que aprovechaba las escasas aguas lluvia de las inundaciones de invierno que formaban torrentes de contadas horas al caer desde un risco por encima de las alturas del Wadi Qumran y que se conducía por canales al norte del complejo hasta las cisternas. Había cisternas grandes para recoger el agua lluvia que caía por el acantilado. Desde allí el precioso líquido se distribuía en más de ocho piscinas y 4 embalses grandes y 7 pequeños, que aseguraban la permanencia del servicio a una comunidad que necesitaba ingentes cantidades de agua sagrada factor importante en la vida en esta tierra seca, para los ritos de purificación, abluciones y baños rituales diarios llamados Mikvaot, en buena cantidad a lo largo del sitio, de tamaño en proporción al asentamiento y a las inmersiones comunitarias, como parte central de sus rituales diarios, excavadas en el suelo de marga e impermeabilizadas con un grueso estuco gris, que desempeñaban un papel muy importante en su liturgia y que anticipaban el definitivo baño de purificación que traería el Mesías o Elías. El abastecimiento de agua era esencial ya que las temperaturas de verano son extremadamente altas en el lugar. La amplia escalinata que conducía a su punto más bajo estaba a veces separada en el medio por una baja pared de 20 cm. de alto que separaba a los que descendían a la inmersión de quienes subían después de haberse purificado. Mikvaot similares a las de Qumran eran típicas en los edificios públicos y privados de Jerusalén y de otros lugares durante el período del Segundo Templo. La Mishná (Masejet Mikvaot) señala la importancia de la inmersión en el agua para la purificación espiritual y enumera los requisitos para tales baños rituales. Las mikvaot en Qumran estaban construidas de acuerdo con estos requisitos. Un terremoto que Josefo menciona dañó seriamente los edificios y las mikvaot de Qumran en el 31 a.C. Las excavaciones revelaron grietas en las paredes y una gruesa capa de cenizas de un incendio desatado en el lugar.
El Cementerio. Los edificios en Qumran estaban encerrados en el este por una pared de grandes piedras. Detrás de ellas, las terrazas de marga se extendían por varios cientos de metros antes de terminar en un acantilado. Sobre esta superficie de marga había un gran cementerio donde aparecieron más de mil tumbas individuales, humildes, de gran sencillez, sin adornos, inscripciones, ni ofrendas, en hileras orientadas de norte a sur, cavadas en la marga y con una pila de piedras, la mayoría con varones y en el extremo del cementerio había también tumbas de mujeres y niños. O la secta no fue célibe, o estaba dividida en una orden célibe y una asociación de laicos casados como todavía se encuentra entre los franciscanos. Dentro del cerco comunal un gran número de jarras cuidadosamente enterradas llenas con huesos y restos de ovejas, cabras, y vacas, sepultados individualmente. Estos son restos de banquetes de sacrificio de la comunidad, así que la información de Josefo debe ser complementada o reinterpretada como que los Esenios rechazaban el culto con sacrificio del templo de Jerusalén y seguían el suyo propio como los Falasha de Etiopía hacen hoy.
Esto es importante porque significa que la comunidad Esenia no se consideraba solamente una secta judía más sino un Nuevo Jerusalén que reemplazaría al antiguo.

LOS ESENIOS TERAPEUTAS. En “De Vita Contemplativa” de Philo, aparece una descripción de la Secta comunal monástica judeo-egipcia de la diáspora similar a los Esenios en Alejandría Egipto en torno al lago Maeris, dedicados a una vida contemplativa. Su finalidad es curar las pasiones, que intentan romper su unidad. Pasaban la mayor parte del día en sus celdas cabaña individuales que constaban de una habitación y un lugar sagrado para la oración algo así como el alojamiento cartujo medieval influenciada por la religión egipcia y las prácticas sacerdotales y sacerdotisas de los grandes templos de ese entonces, como el de Heliópolis, mientras que los Esenios de Palestina estaban influenciados por la religión persa.
Su organización era comunitaria. Practicaban el celibato, renunciaban a la propiedad privada, ponían todos los bienes en común, vivian de las limosnas y se entregaban a las observancias ascéticas. Se reunían a la salida y a la puesta del sol para la oración comunal y una vez al día para una comida común. Los miembros más ascéticos comían una vez al día y algunos sólo una vez a la semana. En el Sabbath se reunían para un servicio religioso más extenso que incluía un sermón. En los principales días de fiesta especialmente Pentecostés, comenzaban en la víspera a la puesta del sol con un banquete asceta ceremonial, un sermón, unas preces, y cánticos antifonales de salmos e himnos entre los hombres y las mujeres y el baile coral a imitación de Moisés y Myriam en el Mar Rojo. De cara a la salida del sol rezaban para que la Luz de la Verdad pudiera iluminar sus mentes y luego volvían a sus solitarias celdas para el estudio y la contemplación. Por su parecido al primer monacato en el desierto egipcio, atrajo gran atención de los primeros escritores cristianos, muchos de los cuales creían que Philo y los Terapeutas eran cristianos de la edad apostólica. Fueron equiparados a los Esenios pero más ascetas, basados en las ciudades y de haber practicado sólo un mínimo de vida comunal.
La luz y el sol juegan un papel grande. Cuidaban de las necesidades fisiológicas sólo al amparo de la oscuridad a fin de no ofender al sol. Este énfasis los conectaría aisladamente con posibles tabúes rituales del templo Heliopolitano, así como también con la metafísica de la luz este concepto filosófico persa hechizaría a las sectas más místicas comunalistas hasta el tiempo actual.
El Nuevo Testamento Compuesto De Los Terapeutas. En 1829 Rev. Taylor analizo peritamente el caso de la historia entera del evangelio en existencia mucho antes del principio de la era común compuesto probablemente por los monjes egipcios llamados los “Terapeutas”, quiénes fueron asociados con los “Esenios”. Además, Wheless muestra que se puede encontrar mucho de la fábula de “Jesúcristo” en el libro de Enoch, que precedió el supuesto advenimiento del maestro judío por centenares de años.
La Hospitalidad. Había Esenios en todas las ciudades de la Palestina Judea incluyendo Jerusalén y Belén. No viven en una sola ciudad, pero en cada una moran muchos de ellos. Un Esenio procedente de un lugar distante seguramente era tratado como un hermano por cualquier otro Esenio a cuya casa acudiese. En cada ciudad hay un encargado de la orden para cuidar de los forasteros y proporcionarles vestidos y todo lo necesario. Cuando llega algún miembro de otro lugar, le ofrecen cuanto tienen como si fuera de él, y le tratan como si fuese íntimo aunque no le hayan visto jamás. Por esta razón cuando salen de viaje no llevan nada encima, excepto sus armas como defensa contra los ladrones que nos les atacan Sobre todo si no llevan nada consigo. Poco o nada han de temer de los ladrones. Los Esenios plenamente iniciados vivían en comunidades separadas al mismo tiempo que tenían miembros asociados vinculados a su orden, que vivían en las ciudades y continuaban viviendo como los demás.
Características De Los Terapeutas. Sostenían que toda autoridad viene de Dios. Esta doctrina significaba anatemizar los Zelotes, que Josefo suele llamar bandidos. Defendían que era una traición a la única realeza de Dios, el privilegio sagrado de Israel, y consideraban derecho suyo, e incluso su deber, matar a los culpables de desobedecer la Ley divina. Y vosotros sabéis que no se encuentra en nuestras obras engaño o traición maldad. Pues sobre estas cosas hemos escrito que debéis comprender el libro de Moisés y las palabras de los profetas y de David y las crónicas de cada generación. La escisión se crea en la época del exilio de Babilonia con los Macabéos quienes serían los Esenios escindidos hassidim radicales, apartados, desgajados ultra puristas ortodoxos de finales del siglo III o comienzos – mediados del siglo II según fechas no consensúales que no tienen relación con el cristianismo aunque haya compatibilidad en prescripciones y mensajes que se corresponderían con el ambiente religioso del momento.

  • Pureza. Tienen normas de pureza más estrictas en lo alimentario, lo económico, etc., reglas comunitarias estrictas ya que poseen todo en común. Los de Qumran eran más rigurosos con unas reglas de pureza mayores por estar encargados o especializados en copiar las escrituras y estar en contacto con la transmisión de la palabra de Dios.
  • Elegidos De Dios. Se estiman elegidos por Dios para un combate que instaurará la derrota del mal apocalíptico, esperan en breve el fin de los tiempos con la llegada de un doble Mesías sacerdotal aaronita y militar davídico que provocará el castigo de los impíos Dualistas, Jerarquizados; tiene un consejo de 12 laicos y 3 sacerdotes y Son preludio del monacato cristiano instaurado en el siglo III pero demasiado tiempo entre ambos fenómenos, son una hairesis, comunidad segregada que se atiene al régimen de vida prescrito a los griegos por Pitágoras. Son los mejores de los judíos, especie de filósofos pitagóricos a la judía, comparables a los mejores de los griegos y romanos en un ambiente de incomprensión y anti judaísmo por parte de Roma.
  • Modo De Actuar. Actúan de tal modo que se les reconoce en diversas coyunturas: Judas el Esenio aparece a finales del siglo II como maestro en el Templo, Simón el Esenio aparece como profeta en el cambio de era y Juan el Esenio será jefe judío contra Roma durante la primera guerra judaica.
  • Sistema Comunitario. Quizá sean los herodianos que Herodes apoyó y respetó quizá porque su rigurosidad y opción no violenta le convenía, Rechazo del intercambio, Purificación y sometimiento a Dios (al control del grupo) de la tierra, cuya propiedad se deja el grupo, intentan crear una tierra pura de Dios, un nuevo país liberado de los modelos no judíos de explotación (propiedad privada, elites internacionales de la riqueza) Sistema comunitario de propiedad y de producción pura con diezmos especiales pero no es exactamente un sistema comunista sistema comunitario de comidas entre los varones Esenios a partir de los veinte años (paralelos con las casas de hombres en otras sociedades donde se producen ritos de iniciación).
    e. Ascetismo. Hacen baños purificadores completos antes de las comidas y antes de entrar en el grupo cuya iniciación de tres años es entre los diecisiete y los veinte y que siguió Josefo el historiador.
  • Celibato. Eran percibidos como célibes, puesto que entre los diecisiete y los veinte años se dedican al estudio y a la iniciación. Frente a los demás judíos los Esenios realizan bodas más tardías de los veinte años, practicaban una estricta monogamia, defendían la prohibición para un varón de tomar más de una mujer en toda su vida y para una mujer más de un marido en toda su vida. Había muchos viudos y viudas y practicaban la segregación de la mujer en el culto que era sólo para los varones. Tenían reglas estrictas relativas al contacto mutuo por la impureza de la mujer que impedía la relación sistemática, además en Qumran están casados Lo que les caracteriza durante los siglos en que mantienen la comunidad (III – II hasta 68) es la esperanza en la inminencia del fin del mundo. Dada Su Mayor Pureza En Las Costumbres Y Prácticas Serán Muy Respetados Y Actuarán Como enseñadores con doctrinas particulares, defienden la angelología y la demonología en el sentido original: Seres Espirituales etéreos, sutiles), la guerra cósmica entre el bien y el mal, la resurrección de los muertos, la escatología y el Mesianismo doble (regio y sacerdotal), son terapeutas sanadores sobrenaturales, Rechazan el templo y los sacrificios cruentos pero actúan en la vida de la Palestina de su momento.

Esenios Del Monte Carmelo. Un Nombre De Sustrato Múltiple. Hay nombres que aunque sean enterrados por lenguas y culturas sobrepuestas salen a flote, mediante la asociación o asimilación de los términos más afines de la lengua invasora. No hay manera de sustituirlos o eliminarlos. Es el caso del nombre del monte Carmelo, cuyo carácter sagrado han respetado y promovido todas las culturas que por él han pasado y las que han hecho de él un punto de referencia. En efecto al superponerse la cultura romana a la semítica en que este nombre nace, se asimila sin reticencias al nombre hebreo Carmel el latino Carmen, considerando a éste derivación de aquel, aunque en buena ley léxica no sea admisible tal inferencia. Pero no es directamente la cultura romana la que da este salto, sino la románica, a través de la lengua española, la que acaba de establecer el nexo entre ambas formas. Y al asociar ambos lexemas, asocia también las respectivas cargas semánticas ampliando así el valor significativo del nombre. Y no acaba aquí la ampliación de su valor, sino que aún le falta el fundamento que lo convertirá en uno de los más bellos nombres propios de mujer: la consagración de la histórica montaña sagrada a la Virgen María, introduciendo allí su culto mediante la construcción de una ermita y la dedicación de la orden religiosa que allí había, a difundirlo por todo el orbe cristiano. Desde este momento (año 1220), los que hasta entonces se habían llamado “Hermanos Ermitaños de la Montaña del Carmelo”), pasaron a llamarse “Hermanos de la Orden de la Santísima Virgen María de la Montaña del Carmelo”. De este modo los nombres de Carmen y Carmela fueron uno solo y se fundieron en ellos los valores ancestrales del monte Carmelo, los del Carmen latino y los de la Virgen María bajo la advocación del Monte Carmelo, llamada y conocida popularmente como la Virgen del Carmen. Es pues la orden religiosa de los Carmelitas y de las Carmelitas la que le añade a este nombre el atractivo que le faltaba para convertirse en uno de los más gloriosos nombres de mujer. Y curiosamente uno de los rasgos que distingue a esta orden es su pretensión de hundir sus raíces en el mismo profeta Elías, el que fue arrebatado al cielo por el carro de fuego, que habitó en una cueva del Monte Carmelo. A este, juntamente con el profeta Eliséo lo consideran su primer fundador. En efecto, hay constancia histórica de que desde entonces no dejó de haber en la sagrada montaña vida eremítica, transformada luego en monástica. Primero fueron los llamados “Hijos de los Profetas”, una institución eremítica de tiempos de Samuel; les siguieron los Esenios, y más tarde los terapeutas, que sin solución de continuidad dieron lugar a los primeros ermitaños cristianos, de los que cuenta la tradición que fueron los adelantados en venerar a la Madre de Dios. Pero es cuando en la Edad Media se lanzan los Carmelitas a las nuevas fundaciones por toda la cristiandad, cuando definitivamente arraiga la devoción a la Virgen del Carmen o del Carmelo, una de cuyas más claras manifestaciones es su adopción por los fieles como preciadísimo nombre propio de mujer. En la evolución de la orden carmelitana es obligado hacer mención al menos de las más insignes figuras de la mística cristiana: santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz. El almanaque dedica hoy su reflexión filológica e histórica a recorrer los afluentes que han vertido sus aguas vivas en el nombre de Carmen.

  • El Monte Carmelo. Junto al acueducto romano de la ciudad de Haifa, se comienza a ascender el Monte Carmelo palabra derivada de la voz griega karmel: jardín. En efecto divisamos jardines con flores y plantas diversas matizadas por las típicas palmeras datileras de la zona. Al llegar a la cima encontramos con la Iglesia del Carmen. Penetramos la bella pero humilde iglesia franciscana y de inmediato atraídos por una gruta de piedra, el sitio donde habitaba Elías el profeta, primer asceta de occidente que con su vida de retiro y renuncia dio origen a lo que en el cristianismo se conoce como las órdenes de reclusión de los carmelitas monjas y sacerdotes que renuncian al mundo para vivir en castidad y clausura. El lugar es sobrecogedor y lleno de gran sencillez. Se Ven las hermosas pinturas de Elías ascendiendo a los cielos en un carro de fuego como lo relata la Biblia, la escena de la victoria de Dios sobre los sacerdotes idólatras del dios Baal que desafiaban a Elías, escenas de la vida de Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz quienes siguiendo el ejemplo de Elías reformaron la orden del Carmelo en los conventos de España devolviéndoles su espíritu original. Toda esta maravillosa energía se sintetiza en la Virgen del Carmen llamada Del Karma que representa la disolución del karma en base a la solución de nuestros problemas a través de la renuncia a seguir generando causas negativas. Así se juntan en un solo punto las energías de Elías, Santa Teresa de Ávila y la relación directa con el Amado Saint Germain y el Fuego Violeta Consumidor de la Magia y el Perdón.
  • Los Esenios Del Carmelo. Vayamos ahora a las escuelas de Silencio, ocultas entre las agrestes montañas, en donde se encontraban los santuarios Esenios, desde donde emanaban las enseñanzas de la sabiduría Divina; donde se guardaban celosamente los archivos secretos en lozas, papiros, pieles, tablillas de arcilla, etc.; que habían sido trasladados a través de los siglos, desde la prehistoria, de lugares como los piases del continente de la Atlántida.
  • Conocimientos. Los conocimientos eran trasmitidos a los miembros de esta gran fraternidad, según iban ascendiendo de grado y en absoluto secreto ya que por siglos habían sido víctimas de grandes persecuciones por parte del gobierno y miembros del sacerdocio, que se decían poseedores de la verdad.
    d. Santuarios. Existían en la región de Judea varios santuarios; el del monte Herat, para los habitantes de Samaria; los de los montes Quarantana, Carmelo y Tabor, para los Galileos y el del Hermòn, para los Sirios. El gran santuario madre era el de las montañas del Moab, al oriente del mar muerto. Los setenta moradores que conformaban la dirección de la gran fraternidad, eran ancianos servidores consagrados al estudio de la Sabiduría Divina; todos pertenecían al grado 7º de iniciación de Misterios mayores, que los hacia maestros del mas alto grado de suprema sabiduría en el planeta. En este gran santuario subterráneo, que empezó a construirse siete años después de la muerte de Moisés el gran legislador de la humanidad, se encontraban las dos tablas de piedra que grabara en el Monte Sinal de Arabia, conteniendo el grandioso decálogo que recibiera en forma directa de Jehová. Estas tablas habían sido colocadas sobre un gran pedestal en el salón principal de meditación del santuario, donde se celebraban las grandes ceremonias de iniciación y maestría, y donde se escuchaba de forma directa la palabra y guía de Moisés, así como de los grandes profetas Esenios, Samuel, Ezequiel, Isaías, Elías, Elíseo, Jeremías, Jonás, Malaquías, etc. En los archivos incrustados en las rocas, se guardaban también los originales de los manuscritos escritos en jeroglíficos egipcios, que escribiera el Gran Legislador sobre: El Génesis o libro de los Principios, con sus salmos y profesas; El Éxodo, un breve relato con la nomina de los hebreos que entraron a Egipto con Jacob, El levítico o libro Sacerdotal, en el cual Moisés nombraba a su hermano adoptivo Aarón y a sus cuatro hijos, como primeros sacerdotes de la tribu de Leví, para realizar los cánticos sagrados, oraciones y ofrendas a Jehová, donde describía la ceremonia de consagración de acuerdo a indicaciones que le fueron dadas del mundo espiritual; El Libro de los números donde anoto la suma exacta de todos los componentes de la nación hebrea. La Ley o sea los Diez Mandamientos. Todos los documentos de que constaban los archivos fueron estudiados por sus maestros los servidores Esenios y Jesús al cumplir 21 años, después de haber sido consagrado como maestro de maestros.
  • Espiritualistas Vegetarianos. Los Esenios fueron una de las tres principales sectas religiosas en la Palestina del primer siglo y se cree que Jesús fue miembro del grupo del norte centrado alrededor del Monte Carmelo. Los Esenios eran también conocidos como nazarenos debido a que Nazaret era un punto de gran presencia Esenia, uno de sus fuertes aunque se debe señalar que el término precedió al nombre del lugar. Vestían una túnica blanca que les llegaba hasta los pies Lo siguiente es un fragmento de un artículo mandado a IVU news en el cual se sugiere que Jesús y sus seguidores fueron de hecho vegetarianos. El texto estaba apoyado por citas extensas de documentos de la época. Eran vegetarianos rigurosos no comían carnes y sólo se permitía incluir en su alimentación el pescado ante la falta de frutas, cereales y verduras. Los miembros seguían una dieta vegetariana, como la orden monástica cristiana de los Carmelitas conocidos también como Monjes Blancos debido a su túnica blanca y es interesante hacer notar que los miembros actuales de esa orden claman abiertamente que Jesús es Esenio criado en el Monte Carmelo, aunque las escrituras Esenias son excluidas de la Biblia promulgada generalmente por la Iglesia.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: