China: Los Dropa


Las Montañas Bayan Kara Ula, es una de las áreas más aisladas de la Tierra. La ciudad más cercana es Lhasaen el Tíbet, a una distancia de 640 km. al sur por terreno infranqueable. Actualmente está habitada por 2 tribus de gente muy distinta a la gente de los pueblos de alrededor: Los autodenominados Dropa y los Han y simplemente no encajan en ninguna categoría racial establecida por antropólogos. En primer lugar, son pequeños y endebles. La altura media de un adulto es 1 .25 metros, son amarillos, sus cabezas desproporcionadamente grandes, casi calvos y con ojos grandes azulados no de aspecto oriental. Sus rasgos son prácticamente caucásicos y sus cuerpos son sumamente delgados y delicados. El peso medio de un adulto, es aproximadamente de 50 kilos.EL DESCUBRIMIENTO. En 1938 Chi Pu Tei, profesor de arqueología de la Universidad de Beijing, conducía a algunos sus estudiantes en una expedición a una serie de cuevas que se entrelazan en las montañas de Bayan Kara Ula, sobre las fronteras de China y Tíbet.
Según se adentraban, se dieron cuenta que eran más que cuevas, era un sistema complejo de túneles artificiales y despensas regularmente cavadas y alineadas. Las paredes eran cuadradas y cristalizadas como si el corte en la montaña hubiera sido realizado con una fuente de calor extremo. Dentro de las cuevas hallaron lugares de entierro y en ellos unos extraños esqueletos pequeños, delgados y con cráneos muy desarrollados. Al principio se pensó, que las cuevas había sido el hogar de una especie hasta ahora desconocida de primate. Pero esta idea se desechó al encontrar los esqueletos enterrados. El mismo profesor Chi Pu Tei dijo: ¿Quien conoce algún primate, que entierre a otro?
Entre las decoraciones se mostraba a pequeños seres peinados con cascos, estrellas y planetas.
La zona de las cuevas está todavía habitada por dos tribus semitrogloditas conocidas por el nombre de “Han” y “Dropa” o “Dzopa”. Ambas tribus son de apariencia muy extraña, de cuerpos frágiles, de una estatura que sobrepasa apenas el metro para los adultos, cabezas desproporcionadas y grandes ojos azules. Como podemos apreciar por sus rasgos, no son chinos ni tibetanos. Otros descubrimientos realizados en las cuevas excluyeron definitivamente la idea, que estos restos eran de monos.
Sobre las paredes había Pictogramas tallados del cielo: El Sol, la Luna, las Estrellas y la Tierra, con las líneas de puntos que los conectan. Pero aun faltaba el descubrimiento más fantástico de todos. Semienterrado, debido a la suciedad de la cueva, había un disco de piedra, obviamente realizado por la mano de una criatura inteligente. El disco tenía 22.7 cm del diámetro y 2 cm de grueso, evocaba una especie de disco fonográfico prehistórico: Tenía un agujero en el centro, perfectamente circular, de 2 cm de diámetro. De aquí surgía un surco fino en espiral hacia el exterior con caracteres escritos.
Éste disco, ha sido datado entre 10.000 y 12.000 años de antigüedad (mucho más antiguo que las dataciones oficiales de las grandes pirámides de Egipto). Pero no fue el único, en total han sido encontrados 716 platos. Y cada uno con caracteres diferentes.
LOS DISCOS.  Los discos únicamente habían sido etiquetados junto con el resto de los hallazgos de la expedición y guardados en la Universidad de Beijing, desde el día de su descubrimiento. En el transcurso de esos 24 años, otros habían intentado descifrar las extrañas inscripciones de los discos sin éxito alguno. Fue el profesor Tsum Um Nui quien en 1962 y al enterarse de la historia de los discos, se propuso el descifrar el significado de estos.
Él y sus colegas intuyeron que los surcos espirales no eran simples dibujos sino más bien, una escritura increíblemente antigua, grabada de algún modo desconocido y de un tamaño casi microscópico.
Si esto fuera cierto, sería la escritura conocida más antigua del mundo, ya que como se expuso anteriormente, los discos tienen una antigüedad de 8,000 a 12,000 años. Para empezar, el profesor, ayudado de una lupa, fue transcribiendo minuciosamente los caracteres del disco a un papel.
Durante este proceso, al profesor le iban asaltando preguntas tales como:
  • ¿Cómo pudo un pueblo primitivo realizar unos discos tan exactos?
  • ¿Cómo labraron una escritura casi microscópica en la piedra?
  • ¿Quiénes eran y para qué fin realizaron estos cientos de discos?

Una vez que los caracteres de todos los discos fueron copiados, el profesor Tsum Um Nui y sus colegas, comenzaron la ardua tarea de intentar descifrar su contenido. Finalmente, probando, intercambiando dibujos por palabras y frases, llegó a descifrar parte del código o escritura.
Hecho esto, se dedicó a ordenar los discos, de la forma más coherente que pudo, y así, hacer una trascripción parcial. La historia que en los discos se contaba era simplemente asombrosa.

LA HISTORIA. El profesor pasó a papel la trascripción, así como sus conclusiones y lo presentó en la universidad para su posterior publicación, la cual lo prohibió tajantemente. Fue en 1965, cuando inesperadamente, un artículo escrito por el filólogo ruso Vyacheslav Saizev, apareció en la revista alemana Das Vegetarische Universum y en la revista Anglo Rusa, Sputnik, contando la historia de los discos, su composición y un extracto sobre lo que había sido descifrado por el profesor Tsum Um Nui. Los discos cuentan la historia de una nave o sonda espacial piloteada procedente de un planeta lejano que tuvo que realizar un aterrizaje forzoso o se estrelló en las montañas de Baian Kara Ula.

Los tripulantes de la nave espacial (Dropas) buscaron refugio en las cuevas de las montañas y a pesar de que sus intenciones eran pacíficas, los Dropa no fueron comprendidos por los miembros de la tribu Ham, los cuales, ocupaban las cuevas vecinas y pensando que eran enemigos que querían apoderarse de su territorio, persiguieron y mataron a algunos de ellos.

Cuando finalmente la tribu de los Ham comprendieron el lenguaje por señas de los que se presentaron como Dropas, los admitieron en su territorio al saber que los recién llegados tenían intenciones pacíficas. Los discos también cuentan como los Dropa, fueron incapaces de reparar su nave espacial y la imposibilidad de volver a su planeta de origen, teniendo entonces que quedarse a vivir en la Tierra.

OTRA VERSIÓN. 08/Oct/07. Platillos voladores de piedra hallados en China reviven enigma. El hallazgo reciente de más de una decena de piedras de gran peso y tamaño con la forma de platillos voladores en China, ha revivido el enigma de los discos Dropa, la presunta evidencia de una expedición de extraterrestres que en naves espaciales visitaron la Tierra hace más de 12.000 años. Según el rotativo ruso, Komsomolskaya Pravda, los platillos voladores de piedra fueron hallados a finales de pasado mes de septiembre, durante excavaciones en una mina de carbón cerca a la aldea Juangú, en la provincia de Tzianshi.

Las piedras, de casi tres metros de diámetro y al menos 400 kilogramos de peso, tienen la forma de un platillo volador con una protuberancia cóncava en el centro y por su apariencia, parece que fueron labradas con instrumentos mecánicos. En el lugar del curioso hallazgo trabaja una expedición de científicos chinos, y algunos medios de prensa aseguran que las piedras tienen relación con los famosos discos Dropa, un extraño descubrimiento hecho por un arqueólogo chino en las montañas de Bayan Kara Ula, cerca al Tíbet, en 1938.

Las piedras, de casi tres metros de diámetro y al menos 400 kilogramos de peso, tienen la forma de un platillo volador con una protuberancia cóncava en el centro y por su apariencia, parece que fueron labradas con instrumentos mecánicos. En el lugar del curioso hallazgo trabaja una expedición de científicos chinos, y algunos medios de prensa aseguran que las piedras tienen relación con los famosos discos Dropa, un extraño descubrimiento hecho por un arqueólogo chino en las montañas de Bayan Kara Ula, cerca al Tíbet, en 1938. Según la versión más difundida, el arqueólogo Chi Pu Tei, catedrático de la Universidad de Pekín y estudiantes exploraron cuevas en esa montaña que durante muchos siglos fue la morada natural para muchas tribus trogloditas autóctonas. Los expedicionarios encontraron tumbas con esqueletos cuyos cráneos eran anormalmente grandes, torso y extremidades frágiles y apenas 138 centímetros de estatura.
También se encontraron cerca de 700 discos de piedra de 30 centímetros de diámetro con agujeros en el centro de 20 milímetros de ancho y surcos, denominados “Piedras Dropa”, en alusión a los Dropa o pastores nómadas que habitan la mayor parte del norte del Tíbet.
En las paredes había relieves del Sol, la Luna, estrellas, la Tierra y líneas que unían la Tierra con el cielo. Los discos y las pinturas tenían una antigüedad aproximada de 12.000 años, mucho más que las pirámides de Egipto.
Los discos y otros hallazgos de la expedición fueron trasladados a la Universidad de Pekín y en 1958 el profesor Tsum Um Nui expuso una teoría según la cual los surcos eran jeroglíficos desconocidos. Según Tsum, los signos narran la historia del aterrizaje forzoso de la nave espacial y la matanza de la mayor parte de los sobrevivientes por habitantes del lugar. Supuestamente, Tsum reportó su descubrimiento en 1962 pero la Universidad de Pekín no recomendó su publicación porque estimó que los criterios de interpretación de los jeroglíficos carecían de argumentación científica.
Posteriormente, en 1965, las autoridades del Alma Mater autorizaron la publicación de materiales relacionados con los discos Dropa, que en esencia corroboraron la teoría de Tsum sobre la sonda tripulada interplanetaria. Entonces, los científicos chinos expusieron fotos de los discos Dropa que de hecho son similares a los discos Bi, que se encuentran por millares en varias regiones de China. Generalmente, los discos Bi son pequeños, hechos de jade o nefrita, con un pequeño agujero redondo o cuadrado en el centro, aunque no tienen los jeroglíficos como los discos Dropa.
Según otras fuentes, los discos Dropa tienen propiedades peculiares con elevadas concentraciones de cobalto y otros metales que les confiere una dureza especial. La resistencia de los discos Dropa, más elevada que el granito ponen en relevancia de la tecnología que se tuvo que aplicar para grabar los jeroglíficos, de por sí difíciles por su reducido tamaño. Sea cual sea su naturaleza, origen, o significado, las piedras Dropa siguen siendo un objeto de vivo interés para arqueólogos y antropólogos. La mayoría de los expertos consideran que la historia que narra sus jeroglíficos de los discos Dropa es uno de los tantos mitos que existen en los pueblos antiguos que cuentan que sus descendientes vinieron a la Tierra desde otras estrellas. Otros, que consideran factible que la Tierra fue poblada por extraterrestres, estiman que las piedras Dropa tienen un valor incalculable porque son la primera evidencia de esas visitas. Mientras, el enigma de las piedras Dropa sigue oculto. Fuente: Ria Novosti. Aportado por Eduardo J. Carletti.

Más información:

Curiosas historias de visitas de extraterrestres. a la Tierra, son encontradas no sólo en la ciencia ficción, sino también en periódicos y revistas. Las observaciones de extraterrestres no son sólo un fenómeno moderno, también pueden ser encontradas en antiguos textos chinos. Estos informes históricos proveen evidencia y claves para la investigación moderna sobre extraterrestres. De acuerdo a un informe de China Economic Net, una historia del libro titulado “En búsqueda de lo sobrenatural”1 escrito por Gan Bao de la Dinastía Jin del Este (317 – 420 dC), relata contactos con marcianos.

En el Reinado Wu, durante el Período de Tres Reinados2 (222 – 280 dC), los antiguos escribieron sobre un pequeño niño de rara apariencia que apareció entre un grupo chicos jugando. Tenía una estatura de 1,3 metros, estaba vestido de azul y tenía ojos brillantes. Los otros niños nunca habían visto antes a este recién llegado, por lo que lo rodearon para hacerle preguntas. “No soy de la Tierra, sino de Martes -dijo el niño vestido de azul – los vi tan contentos jugando, que bajé a visitarlos”.
“El estado permanente de Tres Reinos, no durará mucho”, continuó el niño. “En el futuro, el mundo pertenecerá a la familia Sima”. Los niños de la Tierra se asustaron con estas noticias y uno corrió rápidamente a buscar a los adultos. Cuando los adultos llegaron, el niño marciano se despidió e inmediatamente encogió su cuerpo y saltó en el aire. Cuando la gente levantó sus cabezas para verlo, ellos sólo pudieron ver una tela blanca de seda arrastrando un largo cinto, volando raudo hacia el cielo. En esa época, nadie se atrevió a difundir el extraño evento.
Cuatro años después, el Reinado Shu se terminó. Otros 17 años después, el Reinado Wu también desapareció. Cuando la enmarañada guerra entre los tres reinados finalizó, tal como el niño marciano lo había pronosticado, la familia Sima unió China. Sin importar si el informe de arriba es cierto, indica la posibilidad de extraterrestres en la antigüedad.

  • Según “Investigación de Datos Perdidos”, escrito por Wang Jia durante la Dinastía Jin del Este, de la era del Emperador Yao3, hace cuatro mil años atrás un gran ovni con forma de bote flotó en el aire sobre el Mar del Oeste4. El ovni bajó lentamente y tenía muchas luces. La gente a bordo del ovni se veía usando sombreros y tenían plumas blancas por todo su cuerpo. No tenían alas pero podían volar.
  • “Historias sobre los Cinco Elementos” escritos de la Dinastía Qing, informa sobre otro incidente: la caza de un extraterrestre, registrado en marzo del año 12 del Emperador Kangxi5. Algunas personas vieron a un hombre de cara negra volando rápido por el aire. Su cuerpo tenía luces destellantes, como prendiéndose fuego en el cielo. Cuando las autoridades locales supieron la noticia y llegaron apurados al sitio, el hombre súbitamente desapareció.
  • “La Crónica de Desastres y Fenómenos Inusuales, Boceto Histórico de la Dinastía Qing”, registró un incidente muy similar a los informes modernos sobre secuestros de extraterrestres. En julio del tercer año del Emperador Yongzheng6 durante la Dinastía Qing, un grupo de pueblerinos fue a las montañas a cortar bambú, en Liaojiatang de Wudu en Lingchuan. El grupo fue testigo de la desaparición súbita de un pueblerino quien más de 140 días después, reapareció en su hogar. Los compañeros relataron que después de su regreso, el raptado pueblerino estaba completamente incoherente.
  • Los documentos e informes históricos que implican la existencia de extraterrestres, reflejan no sólo la magnificencia de la historia y cultura chinas, sino también agregan un color místico a los misterios por tanto tiempo no resueltos, de los seres extraterrestres.

Notas.

  • [1] “En búsqueda de lo sobrenatural” fue escrito por Gan Bao durante la Dinastía Jin del Este (317 dC – 420 dC). Es una compilación ampliamente basada en leyendas y rumores.
  • [2] El Período de los Tres Reinados se refiere a un período de la historia de China. Los tres reinos fueron Wei, Shu y Wu.
  • [3] http://en.wikipedia.org/wiki/Yao_%28ruler%29.
  • [4] El Mar del Oeste es el Mar Bohai de la actualidad.
  • [5] El Emperador Kangxi, de la Dinastía Qing, gobernó durante los años 1661-1722. El año 12 de Kangxi es 1672. el mes de marzo del calendario chino usualmente está entre abril y mayo del calendario actual.
  • [6] El Emperador Yongzheng, de la Dinastía Qing, gobernó durante los años 1722-1735. El 3er año de Yongzheng es 1724. El mes de julio del calendario chino, usualmente está entre agosto y septiembre del calendario actual.
  • Fuente: Lagranepoca.com

Ir a Biblioteca Pleyades – dropa

A %d blogueros les gusta esto: