El Linaje Sagrado.


El código da Vinci dice que el Santo Grial es usado figurativamente a través de la historia para hablar de la copa simbólica de la sangre de Jesús, o sea de su descendencia. Se refiere a la documentación detallada de la genealogía de Jesús y María Magdalena hasta los tiempos modernos. El académico esotérico, Sir Teabing, die que la búsqueda medieval del Santo Grial es realmente la búsqueda religiosa de lo sagrado femenino de los huesos de María Magdalena que ella simboliza y su genealogía. Su documentación ha sido cuidada a través de las generaciones por unas misteriosas sociedades secretas, con los misterios de la religión de la diosa y sus ceremonias en el medio ambiente hostil de la Europa cristiana. La evidencia de la verdadera identidad de Jesús ha sido un problema constante para la iglesia todos estos siglos y parece posible que ahora finalmente alguien la va a publicar.
Todos somos conscientes de que las leyendas del Grial y las culturas que las hicieron nacer (los relatos célticos y las fuentes árabes del Próximo Oriente) perdieron su influencia hace largo tiempo, pero increíblemente el mito de Cámelot, la Tabla Redonda, Excálibur y el Grial continúa abriendo caminos en los corazones de los nuevos guerreros luminosos del rey Arturo. Lo mismo que la Virgen con el Niño Dios en brazos (lo lleve en el lado izquierdo del corazón – sentimiento o en el derecho del corazón espiritual) se manifiesta como símbolo del nacimiento del Alma inmortal o Cristo en nuestro interior, el Grial se revela como portador de la sangre de Dios (Sang Real es San Greal), aquélla recogida durante su martirio en la Cruz o esa otra de un hijo de María Magdalena (el Grial sería su vientre) que portaría en sus genes todo el esplendor evolutivo de un código genético plenamente desarrollado y activo, el propio de un dios encarnado en la materia – vida. Este último sería el sentido de la relación de antepasados del maestro Jesús y de Juan el Bautista (hijos predilectos del Cielo y de la Tierra) en el comienzo de dos de los Evangelios oficiales.
En relación con la historia caballeresca hay que recordar que los Custodios del Grial son siempre elegidos entre miembros de los linajes de sangre sagrada, lo mismo que la Iglesia ha reconocido en esas listas de sucesiones hereditarias de los Evangelios que Jesucristo era descendiente del rey David a pesar de ser hijo de un carpintero (para los nazarenos Najjar significa carpintero u hombre sagrado).
Lo esencial de un mito es que transciende los avatares históricos reales y se manifiesta cíclicamente como una presencia tras – temporal, siempre viva y fructífera en el alma del héroe o la heroína que persiguen su realización mística. Todo comenzó en los siglos V y VI, época de los reyes Merovingios que se consideraban descendientes directos del propio Jesucristo y de María Magdalena, quien después de la crucifixión se habría instalado en la Galia, en Marsella al sur de Francia, y cuyos descendientes se cruzaron con el linaje real de los francos engendrando la dinastía Merovingia). Cada miembro de esta estirpe aparecía dotado de un increíble arsenal de dotes mágicas y milagrosas, merced a un extraño pacto que establecieron con la Iglesia de Roma, y que sólo fue roto cuando la Iglesia colaboró en la muerte de Dagoberto II, aunque su hijo huyó del asalto al Languedoc y se dice que su linaje continuó en la sombra hasta cuatro siglos después con Godofredo de Bouillón (el último Custodio del Grial), que conquistó triunfalmente la Ciudad Santa como monarca vencedor de los musulmanes y legítimo heredero de Jesús, rey de los judíos, portador de la sangre mágica y real de los Merovingios.
El Rey Arturo y Perceval. Misteriosamente, el grial buscado por los caballeros de Arturo poseía poderes mágicos extraordinarios jamás mencionados en la Biblia. Aparecía milagrosamente, flotaba en el aire y desaparecía sin previo aviso. Servía en los banquetes de manjares celestiales de los caballeros de Arturo. Beber de esta copa era garantía de salud y vida eterna. La reliquia que supuestamente José de Arimatéa había llevado a Bretaña y que se convirtió en el tema central de las historias relatadas sobre los renombrados caballeros de la mesa redonda del rey Arturo, conocido también como el Rey Pescador, quien pasó a la iconografía popular como sinónimo de inteligencia, honor y lealtad. Comenzó sus primeros años de gobierno pacificando al país y creando un mejor estado de vida. Pronto fue respetado por sus súbditos y temido por sus enemigos. Según el monje historiador galés Nennius, Arturo vivió entre fines del siglo V y principios del siglo VI y fijó su muerte en el año 542. En “Historias de los Bretones”, narró una docena de sus épicas batallas contra los bárbaros (jutos, anglos, sajones y otros). Su espada, Excálibur, se convirtió en símbolo del poder legítimo. Su capital Camelot, un lugar idílico de igualdad, justicia y paz. Que Arturo y sus caballeros se reuniesen en torno a una Mesa Redonda indica que era conforme a la expresión latina “un Primus Inter Pares”, “primero entre iguales”. Así se conformó LA SEGUNDA ORDEN DEL GRIAL. La Mesa Redonda está profundamente ligada al Cristianismo y recuerda a aquella donde se celebró la Última Cena. Tras la muerte de Arturo, cuando de la niebla del lago apareció una embarcación que trasladó sus restos a Avalon, la enigmática figura que le recogió señaló que Arturo volvería cuando su reino le necesitase.
La leyenda del Santo Grial con claros precedentes en el legendario ciclo del Rey Arturo y los Caballeros de la Tabla Redonda fue recogida por el trovador y poeta francés Chrétien de Troyes (Perceval) nacido en 1.135 y Tomó forma en pleno ambiente de Cruzada, Cuando el trovador combinó en sus poemas la leyenda del Grial con la del Rey Arturo y la configuración definitiva se debe a al trovador Bávaro Wolfram Von Eschenbach Los primeros poemas empiezan en 1188 dándose mucha importancia al linaje de Perceval. La versión de Wolfram Von Eschenbach, entre 1195 y 1216 se basa en informaciones recibidas de Kyot de Provenza, portavoz templario, que a su vez la obtuvo de Flagetanis quien decía ser descendiente de Salomón. Nadie puede conquistar el Grial si el cielo no lo conoce bien y no lo designa para él. Wolfram Von Eschenbach. ¿Dónde se halla el Grial que debemos tratar de encontrar en la actualidad de él y en el que está escrito el nombre de Parsifal? El nombre debemos buscarlo en la escritura de las estrellas. Rudolf Steiner.
Sagrado, mágico y pleno de poder; la sola idea del Santo Grial cautivó al mundo de la Edad Media. El grial se convirtió en el centro de las leyendas de Arturo, rey de los bretones y sus caballeros de la mesa redonda. Se decía que la clave para hallar el grial dependía del carácter de la persona que lo buscara. Sólo un caballero muy especial podía sentarse en el asiento vacío de la mesa redonda. El sitio peligroso o el asiento peligroso era el asiento vacío en la mesa redonda. En las historias antiguas, es un asiento reservado para “el que va a venir” para ser destinado el caballero escogido del grial. El asiento vacante, por lo tanto, es un asiento que nadie puede ocupar excepto “el elegido”, y cualquiera que lo intente es tragado por la tierra o consumido por las llamas. Durante muchos años el asiento permaneció vacío. Entonces, (Parsifal o Galahad), el caballero virginal y perfecto, sin miedo y sin tacha, llegó a la corte del rey Arturo, ese mismo día ocurrió un hecho asombroso, los nombres de los caballeros fueron grabados por una mano invisible en la parte trasera de sus sillas y en el asiento que estaba vacío apareció el nombre de Galahad, que se atrevió a sentarse en el Siege Periluos (asiento peligroso) de la Tabla Redonda e incluso en el asiento de Judas en el Cenáculo. Con Galahad presente para completar la hermandad de la mesa ocurrió otro milagro, el grial apareció en el centro de la mesa. Bañada por una luz maravillosa, la misteriosa copa flotó brevemente y encantó a toda la asistencia. Luego, con la misma rapidez que había aparecido, se desvaneció. El rey Arturo juró que hallaría el cáliz otra vez. Sus caballeros galoparon a través de Europa enfrentando todo tipo de peligros en búsqueda del elusivo grial. Más de cien caballeros valientes perecieron en el intento o sucumbieron a las tentaciones del mundo exterior y jamás regresaron. Sólo tres, guiados por Galahad, llegaron hasta el altar sagrado donde los misterios del grial finalmente le serían revelados. Allí oficiaron una misa y, mientras Galahad bebía del Santo Grial, Cristo apareció milagrosamente. La visión del grial ocurrió cuando el caballero virginal miró dentro de él. Galahad representa un ejemplo, como cualquiera de la Biblia, de dignidad preexistente. Él es puro, nunca fue corrompido por el pecado y esto lo hace sobresalir de la persona común y lo hace entrar al reino de “los escogidos”. Lancelot, el guerrero más valiente de todos los caballeros, guardó su espada, se adentró en el bosque y rezó. Aún así, se le negó el grial. La causa era su trágico amor por la mujer de otro, la reina de Arturo. Sólo el más puro es digno de experimentar los misterios del grial, el objeto más sagrado de todos, el cáliz de la última cena, el cual era un símbolo del camino hacia la plenitud y la unión con Cristo.
Parece adecuado y natural que una reliquia de la talla del Santo Grial esté guardada en una Iglesia. La leyenda de Arturo dice que el Santo Grial estaba guardado en un remoto y misterioso castillo fortaleza situado en la cima de una montaña sagrada. Colgado peligrosamente en un escarpado pico en Francia la ciudadela de Montsegur pudo haber albergado una vez al Santo Grial. En el siglo XIII, los miembros de una secta llamados Cátaros usaron esta ciudadela como el último y desesperado refugio contra los ejércitos del Papa. En el año 1165 su secta fue declarada hereje por un prelado de la Iglesia, en gran parte porque la cultura Cátara creía en la igualdad entre hombres y mujeres. Las mujeres Cátaras poseían y heredaban propiedades y predicaban el evangelio igual que lo habían predicado las mujeres de la Iglesia antigua. El Vaticano lanzó una cruzada contra ellos y grandes ejércitos cayeron sobre la región. Durante las siguientes décadas se perdió una generación, torturados y asesinados en cientos de miles. Los Cátaros tenían la fama de poseer el cáliz de la última cena, el cual veneraban como el símbolo perfecto de la dualidad entre el hombre y la mujer. Luego de un horrendo sitio de diez meses por los ejércitos del Papa, los Cátaros ofrecieron su última resistencia en los terraplenes del Montsegur. Doscientas personas fueron arrastradas montaña abajo y quemadas vivas en la hoguera. La fortaleza fue saqueada y destruida. Después, los soldados del Papa, cuidadosamente, buscaron el Santo Grial entre las ruinas pero nunca lo hallaron. Lo que si hallaron fue una tentadora pista en la pared de una cueva debajo de la ciudadela, una talla de una copa ¿Había sido destruido el cáliz original o se lo habían llevado a último momento?… Los relatos dicen que la misma noche antes de caer el castillo, dos o tres caballeros huyeron por las empinadas murallas hacia las cuevas que formaban un laberinto debajo del castillo. Llevaban algo muy importante para los Cátaros, pudieron haber sido documentos u objetos. Aunque, según la tradición, tenía que ver con el grial sagrado. Las leyendas no dicen nada más sobre el posible paradero del cáliz. Pero el místico poeta Albrecht describió otro lugar para el grial; dijo que el grial podía ser hallado en un extraordinario palacio circular decorado con joyas que estaba localizado cerca de un lago sin fondo. Durante muchos años, los estudiosos pensaron que el castillo descrito en su poema era sólo ficción. Pero, en 1938, arqueólogos que trabajaban en Irán realizaron un hallazgo sorprendente. Eran los restos circulares del Trono de los Arcos, unas ruinas que tenían un asombroso parecido con el castillo descrito por Albrecht ¿Podría ser este templo persa el castillo del grial? La leyenda dice que el Trono de los Arcos fue construido por un rey persa para albergar una reliquia invalorable del cristianismo, la cruz en la que murió Jesús ¿Pudo este templo conocido como el Takti Taktis albergar otra reliquia del cristianismo? Al igual que el castillo del poema, el Takti era abovedado, cubierto en oro e incrustado con zafiros. El techo exhibía cartas astrológicas y constelaciones de estrellas todas recamadas con joyas. Debajo de las ruinas los exploradores encontraron una costra única, la cual recordaba la descripción del poema de la montaña anexa. Aún más extraño fue que el lago en el cráter volcánico junto al Takti no tenía fondo, tal cual lo había descrito el poema… ¿Si el Takti es el castillo del grial, entonces, dónde se encuentra el grial? Sorprendentemente, hay un gran número de copas que supuestamente son el Santo Grial exhibidas en varios museos en todo el mundo. Entre ellas hay un cuenco de madera en Gales llamada la copa de Nantios, pero irónicamente esta antigua reliquia ha sido casi totalmente destruida por la veneración. Otro candidato para el verdadero grial es exhibido permanentemente en el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York. ¿De simple madera, de metal? ¿Cómo podremos reconocer cuál es el verdadero grial? Para reconocerlo deberíamos tener ciertos milagros como sucedió en los textos medievales. Los objetos que actualmente identificamos como el grial son venerados, pero, hasta donde se sabe, no ha ocurrido ningún milagro como resultado de ello.
Según Chrétien de Troyes, La novela comienza con las aventuras de Gahmuret caballero andante, guerrero, que recorre el mundo en busca de la “Señora Aventure”, entidad moral, inspiradora espiritual de naturaleza femenina venerada por los caballeros, a la que ofrendaban sus victorias, el servicio y el amor. Gahmuret recorre el Cercano Oriente, donde al servicio del Rey Baruch interviene en las luchas en que éste está involucrado. Luego continúa su viaje por África del Norte donde asiste y protege a una bella reina mora nativa de Bagdad llamada Belakane. Juntos tienen un hijo: Feirefiz Vairefils (verdadero hijo) cuya piel es como un tablero de ajedrez con cuadros blancos y negros, el Anjouvin (de Anjou, titulo del sucesor del rey de Francia). Al tiempo el llamado de “Aventura” lo vuelve a impulsar en su camino. Así llega nuevamente a Europa, donde, posiblemente en la región de La Provenza, participa en un torneo de caballeros al que invita una condesa llamada Herzeloide. El premio será la mano de la condesa duquesa. Gahmuret vence en el torneo y desposa a Herzeloide a la que deja embarazada. Pasa un breve tiempo lleno de felicidad al lado de Herzeloide cuando le llega un mensaje de su antiguo señor y amigo, el Rey Baruch quién se encuentra asediado por sus enemigos en grave peligro. Gahmuret sigue al llamado del deber, parte para Oriente, interviene en las luchas y muere en las mismas. Herzeloide también da a luz al hijo de Gahmuret que llama Perceval. Entonces ambos hijos de Gahmuret, Feirefiz con su herencia mora, africana o árabe y europea, y Perceval con su herencia europea cristiana son hermanastros. Son hijos de la viuda. Este término: “Hijo de la Viuda” es la designación de un determinado grado de desarrollo. Fundamentalmente son sus representantes los portadores del impulso del Yo Individual, los héroes del camino de la individuación (los portadores de la espada). Son “Hijos de la Viuda” por ejemplo los siete hermanos Macabéos, Sigmundo y Sigfrido entre los nórdicos, etc. Herzeloide abandona sus posesiones, se retira a una choza en las profundidades de los bosques y se encarga de cuidar y educar a su hijo en una región desierta, en la soledad, en un ambiente pastoril, con los principios más simples y elementales, lejos de la caballería andante con la esperanza de evitar que se una a ella, para que no corra la misma suerte que su padre que murió en combate. Le enseña a rezar, allí donde vea a un ser bellísimo seguro que es un ángel, que se arrodille y ore; si se encuentra con una hermosísima casa o morada, seguro que es una iglesia, que entre a rezar; a las mujeres hay que amarlas, lo más sublime que se puede obtener de ellas es un anillo y un beso. Lo viste con ropa de campesino o de bufón, su única arma es un venablo. Perceval es desposeído de sus tierras y hereda por Hellín. (El hijo de la Viuda nos recuerda la francmasonería pastor, a rey David quien paso de ser pastor a guerrero y luego a rey desposeído de sus tierras como los julios).Pero su plan no da resultado Cuando Parzival crece y llega a la adolescencia. Un día oye ruidos de caballos en el bosque, entrechocar de acero, voces. Corre para ver y se encuentra con un grupo de caballeros entre ellos Galván, Urién e Yvaín. Como son los seres más hermosos que ha visto hasta ese momento cree que son ángeles y se arrodilla a orar; ellos le dicen que no son ángeles, solo caballeros y riendo siguen su camino al galope, él los sigue corriendo, quiere preguntar, ser como ellos, saber cómo llegar a ser caballero. No los alcanza, los pierde, pero queda muy impresionado y no cesa de suplicar a su madre que le deje ir a la Corte del Rey Arturo. La madre termina por ceder, sin embargo le da consejos para comportarse con prudencia y lo viste como un bufón para que todos en la Corte se rían de él y no lo armen caballero. Pero Parzival se pone en camino uniéndose a estos caballeros sin enterarse de que su madre muere de angustia. Pasadas varias aventuras, Perceval se adiestra en el manejo de las armas junto a Gurnemanz de Graharz que será el mismo que lo arme caballero. Tras un largo viaje llega a la Corte del rey Arturo, ahora festejado como el máximo representante de la caballería de su época, joya de la caballería, premio del alto amor, sin tacha alguna. Ve como Ithier de Gaheriez un caballero rojo ofende a la Reina Ginebra y desafía a cualquier caballero a cambio de las tierras de Arturo. Perceval, ansioso por conseguir las armaduras rojas del caballero decide vengarla combatiendo, venciendo y dando muerte al ofensor. Durante un nuevo recorrido Parzival encuentra casualmente el Castillo del Grial, donde el rey Pescador lo invita a pasar la noche. Este personaje es en realidad su tío y ha sido herido por sus pecados con una lanza. El Rey Pescador nos recuerda a Jacob Israel con su herida al muslo, señal de realeza, da a P una espada que se partirá si es mal utilizada, otra señal de regia Durante la misma noche Mientras todos se encontraban en la gran sala del castillo ve pasar ante él una pequeña procesión de pajes y doncellas que llevaban los cuatro elementos sagrados: La Lanza de Logres, La Espada, La Bandeja de Plata y El Grial. Pero Parzival se encuentra muy aturdido por las maravillas que está contemplando y siguiendo los consejos de los caballeros que lo entrenaron, no hace ninguna pregunta al respecto aunque la curiosidad se lo estaba sugiriendo. De esta forma, Perceval se retira a dormir, pero al despertar por la mañana encuentra el castillo completamente vacío y abandonado. De modo que se viste la armadura y parte. Luego de unas horas de camino se encuentra en el bosque con Sigune la joven doncella portadora del Grial, su prima o hermana de leche llamada “Dispensadora de Gozo” que se equipara a María Magdalena, quien le notifica que su madre murió de tristeza cuando él la abandonó al dejar su hogar y seguir a los caballeros. Además le revela que si él hubiese preguntado durante la ceremonia que vio la noche anterior en el castillo, todas las heridas del Rey Pescador se habrían curado, el Páramo de la Tierra se convertiría en el Paraíso que una vez fue y la prosperidad habría vuelto a las tierras.Por todo esto la muchacha lo llama “el desdichado” es decir, lo maldice como son malditos otros reyes: Los Merovingios. Trebuchet (Bûcher = pira), el único capaz de reparar la espada quien vive en Kramant (quemado el “camp dels cremats“explanada que debe su nombre a la inmolación de los últimos Cátaros) al pie de Cerca de MONTSALVAT “Montsegur que es el castillo del Grial”. En la cúspide de su fama aparece en la corte una figura grotesca, estrafalaria, mitad mujer, mitad animal, montada en un caballo que rechazaría cualquier caballero. Frente a toda la corte increpa a Perceval, él ha deshonrado a la caballería y a la corte del Rey con su presencia, es cobarde, indigno, despreciable, ya que como ningún otro tuvo la oportunidad de asistir a la cena del Santo Grial, ver el cáliz, la lanza que sangra, el sufrimiento del Rey y no preguntó. Ahora es un condenado, ya que pudiendo sanar la herida del Rey con su pregunta no lo hizo. Es ahora un maldito. Luego ésta mujer, Kundry, se aleja. Perceval hace lo mismo, dice a la Corte que después de ver y escuchar a Kundry no le queda otro camino que buscar el Castillo del Grial y formular la pregunta. Parsifal Recorrió los caminos del mundo en busca de Montsalvat el Monte de la Salvación custodiado por los caballeros del Grial a quienes llama intencionadamente Templeisen, cubiertos de capas blancas con cruces rojas. Más adelante los aspectos caballerescos de la leyenda entraron a formar parte del ciclo Arturo medieval que luego fueron ampliadas por el romanticismo. Estableciéndose una conexión caballeresca real que vincula el Santo Grial con los corrientemente llamados caballeros templarios. Estos caballeros de la Tabla redonda buscaban un sitio lleno de riquezas pero Montsalvat y sus alrededores son tierras estériles como el mismo Rey Pescador, muerto viviente, estéril, privado de descendencia, por no haber sabido guardar su castidad buscando el Amor. Se habría ese equivocado de mujer. Tras numerosas aventuras, algunas con la compañía de Galván, Perceval logra vencer a las nueve brujas de Caer Loyw, las hechiceras que enseñaron al joven el manejo de las armas. En el instante que las vence La Soberanía se restaura y el Páramo acaba. Kundry es la bruja reina de los animales (lengua de los pájaros – lengua de OC) descrita con símbolos Merovingios: jabalí, lobo y oso…dice a Parsifal que si formula la Pregunta al Rey Pescador, será mas rico que su hermano Vairefils l´Anjouvin rey de Tabronita, cuidad pagana de oriente tomada por la reina negra de Sazamanca: Así que el también esta desposeído de Tierra pero es rico. Entre las muchas aventuras, Parzival se encuentra con su hermano Feirefiz (Vairefils), pero combaten. Durante el largo combate los dos caballeros aluden a su padre y ambos se reconocen como hermanos. Pasan cinco años de un camino lleno de sufrimiento, peligro, lucha, y desesperanza o desesperación. No encontró el camino al castillo. Desespera y reniega de Dios. Así cabalga un día por un bosque nevado con frío intenso, congelado dentro de su armadura. Se encuentra con un grupo de peregrinos, hombres, mujeres, niños y niñas pobremente vestidos y descalzos, con velas encendidas en sus manos, orando o entonando cánticos religiosos. La profunda piedad de estos peregrinos, su devoción, su fe, producen en Perceval la ruptura. Se entrega al dolor, llora, su corazón se abre, suelta las riendas y permite que el corcel tome el camino que quiera, y éste que es un caballo del Grial lo conduce directamente al castillo. Parzival y Feirefiz llegan juntos al Castillo del Grial, donde finalmente Parzival formula la pregunta que curará al rey “¿Qué os aflige, tío?” Perceval remedia de esta forma el error que cometió al no hacer las preguntas necesarias en el Castillo del Grial. En ese inmediato instante un ermitaño le revela que no se puede alcanzar el grial físicamente, sólo a través del amor, la misericordia, la tolerancia y en unión con Dios. El Rey sana, renuncia como tal y Perceval es coronado en su lugar. Luego manda llamar a su esposa Kondviramur que ha dado a luz a mellizos uno de los cuales es Lohengrin, el famoso hijo de Perceval cuya historia nos relata Wagner en su obra homónima. Se corona al hijo de Parzival como señor de todas las tierras, Feirefiz desposa a la doncella que portaba el Grial quienes parten a la India donde tienen un hijo llamado Preste Juan. Lohengrin, el hijo de Parzival, continúa al servicio del Grial. Esta historia deja entrever claramente un ciclo reiterativo: épocas oscuras sucederán a edades de oro.
En las creencias celtas se detectan leyendas cuya simbología es la misma que la del Grial. Por ejemplo “El Caldero de Dagda” con quien “nadie quedaba insatisfecho” o “El Caldero de Diwrnach” que proporcionaba la mejor tajada de carne para el caballero más valeroso. También se hablaba de los calderos del remedio con el cual el héroe sanaba todas sus heridas. Otro caldero famoso fue el otorgado por Bran el Santo, rey británico, con el cual era posible revivir a los muertos.
Origen Del Grial En La Leyenda De Arturo. Después del descubrimiento de las tumbas de Arturo y su reina en 1190 en Glastonbury los monjes aprovecharon para atraer las miradas sobre su iglesia y se sirvieron del “boom” que estaba teniendo la leyenda en su versión PERLESVAUS, escrita entre 1192 y 1225, basada en la obra “José de Arimatéa” de Robert de Borón, pero todavía más cristianizada. Es una obra anónima, aunque se piensa que fue escrita por un monje de la abadía de Glastonbury e incluso algunos historiadores dicen que su autor pudiera ser un caballero templario cuyo autor dijo que que extrajo el argumento de un libro que encontró en una bendita casa de la isla de Avallón, donde se da un paralelo entre el castillo del Rey Pescador y el de Arturo. Por otra parte Inglaterra ha jugado un papel en el pasado ya que fue allí donde se refugio el futuro rey Dagoberto II cuando lo dieron por muerto. Se dice que el Grial habría viajado hasta allí para escapar al rápido avance moro. El único descendiente de San Dagoberto, se refugio, dicen, en casa de su abuelo en Rhedae, el Rennés-le-Château de hoy. Aún hoy en día, en Inglaterra, los peregrinos visitan Glastonbury para ver el lugar en donde una vez se levantó la Iglesia de José de Arimatéa con la creencia que fue allí donde se escondió el Santo Grial. En 1930, se descubrió un cuenco de cristal azul proveniente de Jerusalén en el pozo en los terrenos de la Iglesia ¿Podría ser esa vasija el Santo Grial? El cuenco azul se convirtió en un objeto de veneración para la gente de Glastonbury.
LAS HERMANDADES DE LA MESA. La leyenda de “Perlesvaus” narra el encuentro que tuvo el héroe con su tía, en una capilla, donde le informa de la existencia de tres grandes hermandades: La hermandad de la Última Cena, La hermandad del Santo Grial y La hermandad de la Mesa Redonda. Una de las características primordiales de estas tres hermandades es que todas se desarrollan alrededor de una “mesa”, objeto destacable dentro del castillo del Grial en las que hay un asiento denominado “el asiento” o “la silla peligrosa” que se dejaba vacío que resultaba terrible para todo aquel que pretendiese ocuparlo sin merecerlo. Bajo sus pies se podía abrir el Abismo o tal vez cayera fulminado por un rayo. Tanto a la “mesa” como al “Grial”, se les atribuye un significado femenino. El término latino “mensa” procede de “mentior” (medir o distribuir). Desde el advenimiento de Jesucristo ha habido tres mesas principales en el mundo, correspondientes a estas tres hermandades:
La primera corresponde a la mesa donde Jesús realizó su Última Cena con los apóstoles en donde el asiento peligroso estaba ocupado por Judas.
La segunda mesa, a semejanza y en remembranza de la primera fue la del “Santo Grial” en tiempos de José de Arimatéa. En esta, el asiento peligroso solo podrá ser ocupado por quien fuere el auténtico guardian del Grial. Basta recordar las palabras que Jesús le dijo a José de Arimatéa en su aparición en la cárcel: “Como todo esto sucedió sentados a una mesa [la Última Cena], en el futuro las mesas serán instauradas para sacrificarme”. Según Chretien de Troyes, era una tabla de marfil con los soportes de ébano, y adornada con esmeraldas y piedras preciosas.
La tercera fue la “Mesa Redonda” concebida por Merlín según el romance en prosa “Didcot Perceval”. Uther Pendragon, el padre del Rey Arturo mandó construir la mesa redonda por orden del Mago Merlín. Fue construida tomando el Universo entero comoreferencia. Acá también habia un asiento libre que podía ser el undécimo o el decimotercero. Merlín le explicó al Rey Arturo el origen de dicha mesa redonda: “Se hizo para simbolizar la mesa donde nuestro Señor se sentó el jueves. En verdad, nuestro Señor hizo la primera mesa, José hizo la segunda, y yo, tu padre, hice la tercera en tiempos de Uther Pendragon”.
En la leyenda de Wolfram Von Eschenbach, la mesa era una tabla de “jacinto – granate” (una piedra rojiza) que se colocaba encima de dos soportes de marfil. La Mesa Redonda construida por el Rey Arturo siguiendo los planos del encantador Merlín, destinada a recibir el Grial cuando uno de los doce caballeros llegara de conquistarlo y lo llevara de Gran Bretaña a la Armórica. Más tarde, los caballeros de la Tabla Redonda salen en busca de la reliquia que se había perdido; sólo tres la encuentran en el castillo del Rey Pescador.
Existe una historia que se encuentra en la quinta sura del Corán (versos 112-115) donde los apóstoles le piden a Jesús para que Dios les envíe del Cielo una mesa. Jesús rogó a su padre diciéndole: “Señor, nuestro Dios, haz que nos baje una mesa del cielo; que sea un festín para el primero y el último de nosotros y un signo de tu poder. Aliméntanos, puesto que Tú eres el que alimenta mejor”. La oración de Jesús fue escuchada, pero Dios advierte que los incrédulos serán castigados. Sobre dicha mesa apareció un pez como alimento; más tarde esta mesa le fue retirada de nuevo a los seres humanos a causa de sus pecados.
Remontándose a tiempos anteriores a estas tres hermandades, existió ya una mesa muy famosa, la llamada “Mesa Cósmica de Salomón”. El Antiguo Testamento habla de esta mesa, hecha de oro y sobre la cual estaban los panes de la “proposición”. Esta mesa había sido elaborada a partir de una esmeralda enorme, adornada con numerosas perlas y piedras preciosas. La mesa de Salomón es uno de los objetos más sagrados de la tradición judeocristiana que se conservaba en el Templo de Jerusalén, al lado del Arca de la Alianza, las Tablas de la Ley y el Candelabro de Oro. Actualmente se desconoce su paradero, aunque algunos investigadores afirman que se encuentra en alguna parte de la Península Ibérica. El Templo de Jerusalén fue destruido y saqueado el tesoro de Salomón por Nabucodonosor II en el año 587 a. C. Después se volvió a reconstruir el Templo y nuevamente fue destruido por las legiones de Tito en el año 70 d. C. Y lo que quedaba del tesoro fue llevado a Roma. Flavio Josefo, testigo presencial de los hechos y cronista de aquella época indicó: “Entre la gran cantidad de despojos, los más notables eran los que habían sido hallados en el Templo de Jerusalén, la mesa de oro que pesaba varios talentos y el candelabro de oro”. Hacia el año 410 los visigodos de Alarico se apoderaron y saquearon Roma y todo lo que allí recuperaron pasó a formar parte de lo que ellos llamaban “su tesoro antiguo”. Dicho tesoro fue llevado a Toulouse, capital de los godos por aquel entonces, en el sur de Francia. Este “tesoro antiguo” de los godos estaba formado por piezas y objetos relacionados con la divinidad, por eso era considerado intocable y sagrado. El historiador bizantino Procopio de Cesaréa, en su libro V de historias de las guerras dice: “Alarico escapó con los tesoros de Salomón, el rey de los hebreos, espectáculo muy digno de verse, pues en su mayor parte estaban adornados con esmeraldas y en tiempos antiguos habían sido tomados de Jerusalén por los romanos”. En el año 507, ante el avance de los francos merovingios y los Burgundios, el tesoro fue sacado por Alarico II hasta la Península Ibérica, en concreto a Toledo, donde fue guardado en esta nueva capital goda. Allí permaneció oculto según algunos historiadores en el palacio real, otros dicen que en una cueva conocida como Gruta de Hércules, donde permaneció hasta que llegaron los musulmanes en el siglo VIII. Historiadores árabes y cristianos cuentan que este tesoro estuvo guardado en un palacio siempre cerrado y cada nuevo rey godo añadía un nuevo cerrojo a la puerta, sin que ninguno se atreviera a abrirla, hasta que llegó Rodrigo, el último rey godo, que saltó los cerrojos. Se dice que vio la Mesa de Salomón. En el año 711 los musulmanes, al mando de Muza, invadieron España y llegaron hasta Toledo, apoderándose del “tesoro antiguo” de los godos. Los relatos cuentan que Muza encontró una mesa en un palacio llamado “la mansión de los monarcas” y en ella estaba inscrito el nombre de Salomón. Algunos cronistas árabes como Ben Aben Al-Hakam dicen que la mesa tenía tanto oro y aljófar como no se había visto cosa igual. El rastro de la Mesa de Salomón se pierde posteriormente y al igual que sucede con el Arca de la Alianza, su paradero es un enigma.
El A. T. también habla de otra mesa que Jehová mandó construir a Moisés, descrita en el libro del Éxodo: “Harás una mesa de madera de acacia, y pondrás sobre la mesa el Pan de la Proposición delante de mí continuamente”. (Ex. 25, 23-30).
Otros que codificaban sus escritos fueron los supervivientes Cátaros, no pudiendo inmortalizar sus ideas plasmándolas en los muros de algunos templos. ¿Se sirvieron ellos de esa leyenda? Poseían lo que los ingleses buscaban. La cruzada albigense se caracterizó en su esencia por esa búsqueda del Grial. Montsegur. Considerado El Castillo del Grial debido a la misteriosa huida de 4 caballeros que se evadieron durante el asedio llevándose consigo el más valioso tesoro Cátaro: El Santo Grial. A un sucesor de José de Arimatéa, a Titurel y sus caballeros, los ángeles le encomiendan la construcción del Castillo que albergará al Grial. Es el castillo Munsalväsche (Montsalvat) Monte de la Salvación, identificado con la última fortaleza de los Cataros, “Montsegur”. Pero Montsalvat no es un lugar físico sino espiritual, y solo puede llegar a él aquél que ha sido seleccionado o elegido, así en la obra de Wagner, Lohengrin el héroe en el relato del Grial dice…”en país lejano, inaccesible para vuestro paso, hay un castillo….”. Aquí en un momento se levanta el velo y concuerdan leyenda e historia, ya que el personaje de Titurel es identificado con el Rey de los Godos de España, Teodorico, vencedor junto a los Romanos, de Atila rey de los Hunos en la batalla de los campos Cataláunicos, salvando de ese modo a la incipiente cultura cristiana de su época.

SILENCIO DE LA IGLESIA ROMANA HACIA LAS LEYENDAS DEL GRIAL. El Grial es el símbolo más emblemático de la cristiandad, porque es donde Jesús instituyó la Eucaristía en la Última Cena. Los historiadores calculan que desde que se escribió el primer poema sobre el Grial, hasta la última novela transcurrieron unos 150 años y a pesar de las múltiples y populares leyendas existentes en la Edad Media, dentro de la literatura considerada “religiosa” no aparece el nombre de Grial, a excepción de una crónica, debido al silencio absoluto que la Iglesia Católica mantuvo sobre dicho tema. Esta crónica fue escrita por un monje de Froidmont a finales del siglo XII, llamado Helinando, que realizó una de las versiones más “cristianizadas” de la leyenda. Igualmente pasó con la obra de “Perlesvaus”. Ese silencio por parte de la Iglesia Católica tuvo muchos y variados motivos:
Las leyendas contenían mucho elemento esotérico, auténticos textos gnósticos con algunas de las fuentes de libros apócrifos.
En la Edad Media la mujer era considerada como un ser inferior y como un animal de “placer y trabajo”. De pronto aparecieron los trovadores hablando maravillas sobre la mujer, surgieron las leyendas del Grial diciendo que el objeto sagrado, el Santo Grial, era guardado o portado por doncellas y siempre lo transportaba una joven, virgen y pura, que no tuviera ninguna mácula y no era posible que se designara a las mujeres un papel tan destacado, propio solamente de los hombres sacerdotes.
El Vaso Sagrado con la sangre de Cristo contenida en él, siempre se asocia con la “Institución de la Eucaristía” y en las leyendas, lo que llamaban la “Celebración del Grial” no iba acompañado de ninguna comunión, sino que se habla de una “acción de la gracia del Grial” que se irradia a todos los presentes en dicho acto.
En las leyendas de Grial también se habla de las palabras secretas que el Cristo reveló a José de Arimatéa y que constituyen lo que se conoce como “el Secreto del Grial”. En el acto de la celebración del Grial, no se está narrando una auténtica Eucaristía sino una comunicación secreta entregada a José de Arimatéa un “secreto” relacionado con el Grial que no tenía nada que ver con la Eucaristía. Enigmático y misterioso secreto del cual no participó la Iglesia Católica. Además en la leyenda de Robert de Borón, sólo el Rey del Grial es el único que conoce ese secreto, y el encargado de comunicárselo a su sucesor, junto con la entrega del Grial, convirtiéndose esto en una tradición.
A la Iglesia Católica le desagrada y es herejía la omisión de su autoridad “salvífica” y la “sucesión apostólica” ideas centrales de la fe católica, porque el Papa es el sucesor espiritual directo del apóstol San Pedro, nombrado por Jesús como cabeza visible de la Iglesia. Nadie, que no sea sucesor de Pedro y de sus sacerdotes, puede celebrar misas. En los romances del Grial, es a José de Arimatéa a quien Jesús entrega la copa en la que bebió en la Última Cena y le nombra guardián del Grial. De haber existido tal copa y habérsela entregado a alguien, sería a Pedro y estaría ahora en manos de los Papas.
Reconocer como válida la historia del Grial, para la Iglesia Católica sería como reconocer que existiera otra “línea alternativa” de sucesión apostólica a través de José de Arimatéa y de su familia.
Otro punto espinoso para la Iglesia Católica es el nombre hereditario que las leyendas dan al guardián del Grial, “el rico pescador” o “rey pescador”. En los Evangelios se dice que Pedro era pescador y dentro del legado papal existe lo que se conoce como “las sandalias del pescador”, título que llevan los Papas como supuestos representantes de Cristo en la Tierra. Aceptar la existencia del “rey pescador” o “rico pescador”, para los católicos sería como admitir la posibilidad de un Papa alternativo.
En algunos romances del Grial, como los de “La Vulgata” el Grial era un libro escrito por el propio Jesús. La Iglesia Católica no podía admitir esta idea, porque de ser cierta, entonces existiría un libro de Jesús que ellos desconocen y no poseen.
La leyenda del Grial reclamaba para la Iglesia Británica un origen tan ilustre como el de la Iglesia Romana y al margen de esta, hecho inaceptable para ellos.
Llama también la atención el silencio que la Iglesia Romana mantuvo hacia la leyenda de Wolfram Von Eschenbach, cuyos protagonistas y custodios del Grial eran los Caballeros fueron muy respetados por la Iglesia ya que se encargaron de la defensa de los lugares santos.

El Verdadero GRIAL. Hay un misterio profundo asociado a un tema recurrente en todas las culturas antiguas: Existe un linaje sagrado de origen divino, que perpetúa su dotación genética a través de la sangre. En el antiguo Egipto la conservación de dicho linaje se garantizaba mediante el matrimonio consanguíneo de la familia Real en la cual la relación incestuosa (tabú para el resto de la población) era imperativo religioso. Y no es casual que esta cultura afirmara que, en sus orígenes, había sido fundada y regida por los dioses, considerados como los antepasados de los faraones, quienes a su vez tenían consideración de deidades vivientes.
En la cultura judía encontramos la misma tradición. El linaje Davídico entroncaba con el de la familia Real egipcia, a través de Moisés. El hijo del rey David, Salomón, desposó a una princesa egipcia para quien hizo construir un templo consagrado a sus deidades; hecho muy extraño, no sólo porque no existe ningún otro caso conocido en el cual una princesa de sangre real egipcia fuese dada en matrimonio a un monarca extranjero, sino porque está documentado el desprecio que sentían los faraones por aquellos reyes que a cambio de oro, les enviaban princesas reales extranjeras en matrimonio (Salomón, entre la realidad y el mito, de Javier Alonso López). Por otro lado, tenemos la evidencia de un linaje sagrado sacerdotal (los zadoquistas) que tenían el monopolio del servicio del Templo. De hecho, la rama judía de los Esenios nació como reacción a una usurpación de los privilegios sacerdotales de dicho linaje. Los Evangelios insisten en destacar que la genealogía de Jesús lo entroncaba con el linaje sagrado Davídico, del cual debía nacer el Mesías profetizado, y también incluyen la afirmación de que Jesús vivió en Egipto durante su infancia y juventud. Esta tradición que recogen los Evangelios canónicos, también se transmitiría a través del esoterismo cristiano de los primeros años de nuestra Era, que constituyen las raíces de la mitología europea del Santo Grial, asociado a Jesús y a su linaje: La presunta descendencia de éste y Magdalena, que aparecen como pareja en los Evangelios gnósticos descubiertos en Nag-Hammadi, corroborando así una vieja tradición europea del cristianismo declarado herético por la Iglesia de Roma. En este sentido, es significativo que el Santo Grial se vinculara con la “sangre real” y que ésta fuese el divino contenido de ese vaso (Grial) que simbolizaba el vientre materno y en el cual la leyenda quiere que José de Arimatéa recogiera la sangre de Jesús al pie del Calvario para transportarla a Europa occidental, precisamente al territorio donde se habían asentado los últimos depositarios del esoterismo cristiano de los primeros tiempos: los Cátaros. Algunos autores creen que esta insistencia en un linaje de origen divino era mucho más que una creencia. En su opinión, los antiguos mitos sumerios, egipcios y judíos hacían referencia a un conocimiento secreto, que incluía técnicas precisas para activar estados de conciencia superior a través de una alquimia capaz de “despertar” o activar la dotación genética de los dioses en el organismo humano. Esta operación permitía al hombre trascender su condición mortal para convertirse en un ser superior, consciente de su naturaleza divina y de su inmortalidad. A los descendientes de ese linaje sagrado, como Jesús, les correspondería la misión de completar la promoción de los seres humanos iniciada por unos enigmáticos seres llegados del Cielo, a quienes las antiguas culturas consideraron “dioses”. Si esta hipótesis fuese cierta, el sumerio Enki y los Anunnakis, como los egipcios Ra y Osiris, o los Gigantes antediluvianos del Génesis bíblico, habrían sido esos misteriosos seres superiores que pusieron en marcha dicho proceso evolutivo programándolo en el ADN (a través de la sangre).

EL LINAJE DEL GRIAL. La descendencia entre los judíos se transmite por parte de las mujeres, de allí la importancia de María Magdalena para algunos y las “inseminaciones” de la Biblia. La Reina nace el Rey debe demostrarlo. Arturo fue un rey sin descendencia si se excluye al hijo que tuvo con su hermana Morgana, su esposa es estéril, su tierra se vuelve así. Un rey, una tierra (véase: El Rey Del Mundo). El ermita Trevirizent aprende que el poder del Grial es El Poder de Dios, solo un Perfecto (Cátaro) la obtendrá, su nombre aparecerá inscrito en el Grial junto a los del linaje de los Predestinados. Titurel, Frimutel, Josina, la porteadora, Anfortas, Rey Pescador, Herzeloine, la madre de Parsifal, Trevirizent, el ermitaño. Todos son de ese linaje. En Montsalvat (Monte salvado seguro por lo tanto) Los templarios son los guardianes del Grial, se nutren de el como si fueran sus hijos. Vean la reacción de esos cuando la cruzada contra los Albigenses, Cátaros.
Parsifal es informado por la bruja: Su nombre ha aparecido sobre el Grial, Es el Elegido.
Se casa con Condwiramur (Blancaflor para C. de Troyes). La vista de una Oca herida se la recuerda (OC = Oca) tendrá gemelos Lohengrin y Kardeis.
Hecha la Pregunta es nombrado Rey del Grial.
Su hermano se casa con la Portadora de inmortalidad, de Gozo, del Grial, Josina, después de haberse bautizado.
A su vuelta a oriente nacerá el PRESTRE JUAN (véase el Priorato de Sión cuyos grandes Maestres se llaman todos Juan) Es el Santo Grial = San Grial = Sang Rial = San Real. Jean Markale ve en esa historia una referencia clara a la raza pura y acusa a Wolfram de haber alimentado el nazismo…no hay necesidad de ir tan lejos.
Lohengrin, caballero del cisne (cygne suena igual en francés a signe, señal) segundo hijo de Parcibal (siempre según la versión de Wolfram (Clan de Lobos, tribu de Benjamín, primera tribu perdida) enviado por la orden del Santo Grial se casa con Elsa, después de haberle hecho jurar que nunca preguntaría sobre sus orígenes. Pues si, claro como buena Eva no resistió mucho Nuestro Héroe la abandonara en el acto, a ella y a hijo, nada mas y nada menos el que será el futuro padre de Godefroy de Bouillón, primer rey de Jerusalén o para ser exactos defensor del santo sepulcro, y fundador de la orden de ese mismo nombre como lo fue de la de Nuestra Dama Del Monte SION de donde algunos hacen derivarse la orden de los Templarios.
Sin pudor histórico alguno Wolfram asocia ese personaje real con otros bien míticos. En su libro los caballeros templarios se comportan como caballeros Cygnatus de la orden del Grial, nadie debe preguntarles acerca de sus origines, de lo contrario se marcharan sin ofrecer mas ayuda, y sin respuesta alguna claro.
Linaje de Lancelot. Hijo de Ban de Benwick y padre de Galahad el Elegido, cuya madre fue Elaine, hija del rey Pelles, guardián del Grial, descendiente directo de José de Arimatéa.
Normalmente el Santo Grial se refiere a la mítica copa que el Señor supuestamente usó en la última cena y que después también capturó su sangre en la crucifixión. Esta copa figura en muchas historias medievales. En la mayoría de los romances del Grial existe un tema común, la descripción de la “familia del Grial”. Muchos son los autores que actualmente han tomado interés sobre el linaje del Grial e incluso se han escrito variados libros expresando todo tipo de hipótesis. Algunos hablan que Jesús y María Magdalena fueron esposos, hecho bien conocido por los gnósticos a través de varios autores y verificado en “el Evangelio de Felipe”, asegurando que los descendientes de Jesús son los custodios del Grial. Las leyendas dicen que quien obtenga el Grial demuestra ser el mejor héroe y a su vez es descendiente o pariente del Rey del Grial, y debe encargarse del Grial y todo lo que representa, ciclo tras ciclo, estación tras estación.
En el romance de Wolfram Von Eschenbach, la Piedra (Grial) está bajo la custodia de una familia noble que se encarga de protegerla y se encuentra encerrada entre los muros inexpugnables de un castillo, protegido por una orden de caballeros, elegidos desde la infancia al verse inscritos sus nombres en la propia Piedra. El apelativo que se usa para los personajes que componen este linaje de los guardianes del Grial es “el rico pescador” o “el rey pescador”, sólo estos y su descendencia pueden custodiar la preciada joya. La genealogía varía según la tradición de donde provenga la leyenda, así por ejemplo, según Wolfram Von Eschenbach, la serie que componen los reyes del Grial estaría formada por: Titurel Þ Frimutel Þ Anfortas Þ Parzival.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: