Esenios y Cristianismo


JESÚS Y LOS ESENIOS. Los Esenios precursores de la iglesia cristiana surgieron a mediados del siglo 11 a. C. de origen semítico sirio, vivieron completamente apartados alejados y marginados de otros judíos. Una De Las Tres Principales Sectas Religiosas o congregaciones En La Palestina Del Primer Siglo Y Se Cree Que Jesús Fue Miembro Del Grupo Del Norte, Centrados Alrededor Del Monte Carmelo y No Se Dedicaban Al Comercio, Eran Artesanos Sumamente Virtuosos. La Práctica De La Caridad Era Común Entre Ellos. Se los encuentra, preferentemente, asegura Plinio el viejo, historiador romano, en el borde occidental del Mar Muerto, en el oasis de Engandi y en otras regiones entre Asiria y Palestina. También se los ubica incluso en Egipto, en el canto del Lago Maoris. Su Evangelio Fue Dado En idioma Sirio Arameo Lengua Asirio-Babilónica internacional de toda el Asia occidental y en ese idioma habló el Redentor. “Talika Kum”, se expresa el Maestro cuando le habla a la hija de Jairo.” Por que no reconocéis mi habla” Y en el “desamparo y muerte “del Mesías exclama: “Ilihi, Ilihi. Lima Schabaktani”! ¡Dios Mío!, Por qué me has abandonado”. Los judíos creían que llamaba en hebreo al Profeta Elías, por afinidad o parecido de la palabra Aramea Ilihi. Renán asegura que Jesús “no conocía el griego y al hebreo no lo comprendía bien”. Por eso sostenemos que el Evangelio fue dado en sirio – Arameo y que los Apóstoles Juan, Mateo, Marcos y Lucas lo vertieron en otros idiomas, y de ahí surgieron diversas interpretaciones. Debido a Clemente, discípulo de Pedro, los consignó por escrito, y allí está indicado los libros que deben ser aceptados como inspirados y con cuya doctrina se deben conformar las acciones de cada uno. Los Esenios hacían una vida comunitaria con excepción de un sector, los restantes permanecían en el celibato. Éstos eran los activistas; los otros contemplativos, pero ambos apiñamientos eran poseedores de acrisoladas virtudes. Se destacaban como albañiles, carpinteros, tejedores, orfebres, distinguiéndose por la comunidad de la propiedad y práctica de la caridad. No tenían ascendencia sobre el pueblo que vivía amorfo y decadente. Cristo rechazó de cuajo a la sociedad opresora y autoritaria en que vivía y su rechazo del modo de ser del hombre en el mundo. El Maestro era hijo de Mirían (María) esposa “en apariencia” del carpintero José. Ella era de Galilea de noble cuna y afiliada a los Esenios. Por eso más tarde, por oprobio dan el nombre de Galileo a Jesús (Iza en árabe) y a los cristianos. Se llamaba en Siria a ciertos ascetas siervos de Dios – Assaja -, en la Península Árabe y en el viejo Egipto Hanifis, ortodoxos en la fe monoteísta y enemigos de la idolatría. Los helenos, terapeutas médicos por ser celosos custodios de las tradiciones proféticas, y en el Evangelio fueron llamados Gentiles. Desarrollaban sus papiros y se iban al páramo, indudablemente en el valle de Josafat, a invocar al Dios Universal. Sobre estos papiros deseo significar que en el año 1947 unos palestinos – árabes hallaron en Khirbet Qumran centenares de esos rollos fragmentados que datan del Siglo 11 a. C. Cuando los romanos se acercaron a Jerusalén en el año 68 de la era cristiana, los Esenios se apresuraron a ocultarlos en sus cavernas 40 Km. al este de Jerusalén -cercanas al Mar Muerto. El padre Roland Guerín de Vaux, nacido el 17/12/1903, egresado de La Sorbona y afincado en la Escuela de Estudios Bíblicos de los dominicos en Jerusalén, en aquel año 1947 andaba hurgando en viejos anaqueles. Aquellos árabes, le llevaron algunos de esos manuscritos del Mar Muerto, comenzando los científicos europeos a reunir los centenares de rollos. La Iglesia que se había opuesto en su comienzo levantó la interdicción; y previa traducción, fueron publicados posteriormente. De esa lectura surge que Jesús era Esenio y que el Nuevo Testamento era su Obra Divina. Al Injil en árabe. Algunos suhuf o rollos fueron declarados falsos por el Profeta Muhammad (BP). Era posible cierta adulteración tratándose de una vaga apelación para designar la Toráh. Lo cierto es que el monoteísmo islámico se arraigó en la Península Árabe, donde proliferaba en los campamentos beduinos un politeísmo contumaz—yahiliah en árabe.
Los Nazarenos. Los Esenios eran también conocidos como nazarenos y Nazaret una de sus fuertes, aunque se debe señalar que el término precedió al nombre del lugar. Los miembros de la secta vestían de blanco y seguían una dieta vegetariana, como la orden monástica cristiana de los Carmelitas, conocidos también como Monjes Blancos, debido a su túnica blanca y es interesante hacer notar que los miembros actuales de esa orden claman abiertamente que Jesús era Esenio y criado en el Monte Carmelo, aunque las escrituras Esenias son excluidas de la Biblia promulgada generalmente por la Iglesia.
La cofradía de los Esenios ha permanecido oculta al conocimiento profano por lo hermético de su enseñanza, por la elevada misión que les correspondió cumplir y seguramente por no ser mencionados en la Biblia. Ellos prepararon el terreno para que la semilla de Jesús cayera en tierra fértil y se encargaron de neutralizar, con la Fuerza de sus pensamientos y Poder vibratorio, las bajas vibraciones del entorno en el área donde habría de nacer el Mesías. Jesús estuvo entre los Esenios, en su círculo interno aprendió el dominio de los sentidos y el despego a lo externo, desarrollando su elevado nivel de Conciencia suprahumana en la materia. Vence todas las limitaciones del plano temporal y recibe la Cuarta Iniciación, la más grande jamás dada ni recibida en la Tierra. Los Iniciados Esenios saben entonces que su misión ha dado el fruto deseado, el Mesías inicia su misión. Queda liberado Jesús de todo lo que lo unía a los Esenios. Ellos no deberán intervenir, de ahora en adelante Él deberá continuar solo como el Mesías que es. Sólo Él podrá en Sí mismo saber lo que el Padre le encomendó. Jesús llegará a ser Jesucristo o la energía del Padre dimanada por Jesús a los hombres. En el desierto le son ofrecidos todas las riquezas materiales y los poderes para ser en la Tierra como hombre el rey de reyes, ese rey que el pueblo judío esperaba para dominar el mundo. Rechaza la tentación y acepta la misión. Cumplida su misión, los Esenios, a los 50 años de haber desencarnado Jesús se dispersaron y… Entre Jesús y los cristianos y el movimiento esenio, concretamente los sectarios de Qumran, quedan semejanzas debidas al mismo trasfondo de tradición bíblica y pietismo judío y al encuadre en la corriente apocalíptica del judaísmo antiguo. Por eso las semejanzas se encuentran sobre todo en fraseología y en el dualismo ético y escatológico y más bien, en una segunda o tercera generación cristiana. Hay también profundas diferencias que se resumen en el contraste entre la actitud conversionista y el sectarismo introversionista, entre el universalismo de la misión cristiana y el particularismo exclusivista. La comunidad de Qumran se funda en la interpretación de la verdad revelada por la Ley y los Profetas. La comunidad cristiana nace de la fe en la persona y misión de Jesucristo, la palabra definitiva de Dios, por su encarnación, y cumplimiento del acontecimiento salvífico profetizado, por su misión redentora. Por esto algunos adujeron que Jesús no era Maestro Esenio y es que aún no se conocían los rollos de pergaminos del “Mar Muerto”.
Disparidades Con Los Esenios. Un siglo antes del descubrimiento de los rollos hubo a lugar especulaciones al efecto; Massey discutió hábilmente que muchas de las enseñanzas presumidas de Jesús estaban en contradicción o eran inexistentes en la filosofía de los Esenios. Los Esenios no creyeron en la resurrección corporal, ni creyeron en un Mesías “Encarnado”. No aceptaron la historia de Jesús. No eran seguidores de la Biblia hebrea, o sus profetas, o el concepto de la caída original que debe producir a un salvador. Los Esenios no bebían alcohol y comían para vivir en vez de viceversa. El asumido Esenio Jesús aparece como un glotón y un borracho. También, según Josefo, los Esenios aborrecían prestar juramentos, Jesús estaba inclinado con “jurar a” sus discípulos. La lista de disparidades entre los Esenios y Jesús, su alegado, gran maestro continúa.
Las Enseñanzas. El Maestro Jesús era un hombre sencillo que caminaba por las calles en medio de multitudes con quienes conversaba directamente, y vivía en compañía de sus pocos discípulos. Claro que había una bondad, una pureza, una realeza que emanaban de Él, pero en nada se asemejaba a ese “Maestro elevado e inaccesible” que todas las iglesias han fabricado por completo. Era completamente accesible, sencillo aunque imponente, y eso era lo que complacía a la muchedumbre. Cuando estaba en un pueblo, las personas conocían sus hábitos y lo esperaban en los sitios donde con frecuencia enseñaba en forma de parábolas, historias y discusiones con quienes se acercaban a hacerle preguntas, o quienes trataban de confundirlo. Todos podían acercársele y participar en sus conversaciones, y cualquiera podía hablar. Les ofrecía una enseñanza velada y no revelaba todos sus pensamientos. Los que se mostraban interesados luego de conocerlo por la primera vez, podían seguirlo y convertirse en uno de sus seguidores Podían ser discípulos sin abandonar su familia ni su trabajo. Después les daba otras enseñanzas más profundas, más prácticas, más directas y les explicaba el significado de las parábolas. Uno de los peldaños más altos para entrar al círculo de discípulos era arrepentirse de las faltas cometidas y recibir el bautismo de Juan. Eran los más cercanos discípulos del Maestro, los doce apóstoles, quienes bautizaban a los aspirantes que entraban a un nivel más alto dentro del sendero. Cuando el candidato recibía el bautismo, entraba a un círculo interno más restringido y a una escuela secreta. Dentro de este círculo, el Maestro trasmitía una profunda enseñanza iniciática, así como otros métodos de instrucción más precisos. Decía que estaba trabajando por el futuro de la humanidad utilizando como mediadores a los discípulos que estaban preparados. Los discípulos de esta escuela secreta incluían a hombres y mujeres, aunque la mayor parte de ellos eran hombres debido a las costumbres de la época. La disciplina era estricta, como en todas las comunidades Esenias, pero la presencia del Maestro significaba que el regocijo, la alegría y el amor circulaban abundantemente de alma a alma. Los estudiantes tenían que hacer muchos ejercicios y trabajar sobre sí mismos, sobre sus propios asuntos, según las instrucciones que se les daban. El Maestro les decía que cuando un grupo de personas se reúne libremente en torno a una idea divina y todos comienzan a trabajar sobre sí mismos en la dirección de esta idea, entonces, si hay suficientes, ellos llevan dentro de sí mismos a la humanidad toda y pueden hacerla evolucionar. De su trabajo emana una fuerza y una comunión espiritual, que es como un sol en el alma de la tierra y de la humanidad. Este sol, a su vez, obra a través del tiempo para atraer la idea divina y darle vida en la realidad terrena. El Maestro dio instrucciones muy precisas sobre este trabajo, y durante algunas bellas ceremonias comunales, un ejemplo muy notable es el lavatorio de pies, dejó en claro que cada uno de ellos estaba convirtiéndose en uno con el Cristo y que la encarnación final de Cristo dentro de todos los seres humanos dependía del trabajo que hiciera cada uno de ellos. También trasmitió cantos, sonidos, palabras, danzas y movimientos que había que ejecutar en un estado mental particular y con gran pureza interior, para producir ciertos efectos dentro de uno mismo y dentro del alma de la tierra. Enseñó que, de esta forma, ciertos seres espirituales muy puros que residen en el alma del hombre y de la tierra podían despertarse, alimentarse y fortalecer la voluntad del Padre Celestial. Los discípulos también tenían que tomar el voto Nazareno de no volver a comer carne ni tomar bebidas fermentadas nunca más. El Maestro dijo que si alguno ingería carne o tomaba alcohol, no podía recibir su palabra. Esta disciplina era aplicable tanto en el aspecto externo de la vida, como en el interno. El Maestro enseñaba que el vegetarianismo físico tenía que complementarse con vegetarianismo psíquico, con una actitud de vida interna llena de una moralidad viviente, de un activismo pacífico, de una voluntad tenaz y serena, de una mente clara y abierta. Como los Esenios, el Maestro concedía gran importancia a la limpieza y a la pureza. La pureza que el Maestro enseñaba era menos rígida que la que predicaban los Esenios. Era viviente, movida, dinámica. El Maestro Jesús era muy tolerante y abierto. Estas reglas aplicaban sólo dentro del círculo interno de su Escuela. Sus enseñanzas tenían diversos grados, según el estado de conciencia y el nivel de evolución de quien estuviera ante Él. El Maestro amaba a todos los seres y deseaba que cada uno pudiera recibir y participar de la palabra de Dios dentro de su propio nivel. Para algunos, esta palabra sonaba a reprimenda, a severidad, incluso a condena. Para otros, era de consuelo y esperanza. Y finalmente, para los discípulos preparados, abría las puertas al sagrado sendero de la iniciación del alma a los misterios eternos. Al Maestro Jesús le gustaba que la atmósfera fuera pura, por eso antes de venir le dijo a sus discípulos que se prepararan y purificaran de pensamientos, sentimientos y deseos por medio de ejercicios rítmicos, movimientos y danzas. Utilizaban ciertas ondas humanas que tenían el poder de vivificar, purificar y mejorar la calidad de la atmósfera de un lugar. El Maestro Jesús también era cuidadoso del lugar donde enseñaba o donde practicaba los trabajos de su Padre – Madre con sus seguidores. Así, cuando estaba en Jerusalén, enseñaba a la multitud en la plaza de los Gentiles, o en ciertos lugares en las calles de la ciudad. La gente sabía dónde encontrarlo. Con sus discípulos, le gustaba salir de la ciudad. Así, con frecuencia se reunía con los miembros del círculo interno en el jardín de las 12 palmas, cerca de Betania. Allí había un arroyo y el Maestro les había explicado ampliamente que ese lugar estaba vinculado al trabajo que sus fieles discípulos tendrían que realizar en el mundo en los siglos venideros. A todos ellos les reveló el propósito de su misión, la historia futura de la humanidad, las diferentes encarnaciones de sus discípulos, y el papel que tendrían que desempeñar en la historia como servidores del Cristo. Además, aludió al misterioso papel de Juan el Apóstol y lo comparó con Juan el Bautista, el profeta Elías, y la Hermandad Esenia. Asimismo, cuando el Maestro Jesús estuvo entre sus discípulos, nombró al Maestro San Juan como el líder y principal responsable de esta escuela interna y secreta. Fue el Maestro San Juan quien fue puesto a cargo de esta Escuela y de asegurarse de que los ejercicios se hicieran correctamente. Posteriormente, el Maestro San Juan continuó su tarea incluso después de la partida de Jesús. Se mantuvo fiel y abrió Escuelas Internas en muchos países europeos. Estas Escuelas continúan existiendo en secreto y se han propagado hasta nuestro tiempo, manteniendo las enseñanzas de Cristo puras, exactas, como las Esenios mantuvieran puras las auténticas enseñanzas secretas de Moisés. Actualmente, parte de estas enseñanzas y sus técnicas se extienden al mundo, porque ha llegado un nuevo tiempo de sembrar l a semilla y de recoger la cosecha.
Visión Concreta Del Mesías. Otra parte de los Esenios se vuelve a la Fe del Mesías Jesús, prueba de esto podría ser la epístola a los Hebreos que aparentemente está dirigida a un grupo de Judíos muy particular en su conocimiento de los ritos, haciendo énfasis en la doctrina de la superioridad de Jesús por sobre los Ángeles y por sobre Moisés, adjudicándole a Jesús el Sacerdocio según el Orden de Maquizedec. En la Epístola a los Hebreos se soluciona el problema de la pureza del Templo por la consagración de Jesús como el sacrificio último en un Templo no hecho por manos. En Resumen en Hebreos se dilucida el enigma de siglos, puesto que los Rollos del Mar Muerto revelan no solo la existencia de la secta, que ya era conocida por los escritos de los historiadores Plinio el Viejo y Josephus Flavio, sino son reveladas las ideas, la teología y la Praxis de esta secta. Con una expectativa completamente Mesiánica, la interpretación de las escrituras y el Manual de disciplina, Creyeron en el advenimiento de un Mesías levítico sacerdote y de un Mesías rey de la casa de David guerrero. Se cree que el fundador del grupo fue el mismo Mesías figura borrosa porque en ninguno de los escritos se lo llama por su verdadero nombre.
a. Podemos considerar los Ideales Esenios como los que pavimentan el Camino de Jesús en la tierra de Judea dónde al menos una parte de los Judíos esperaba de todo corazón al Mesías que sería el que los llevara a una reforma de corazón y de costumbres, basados en la pureza, la expectativa mesiánica de la Liberación, y el hastío de las gentes por la corrupción de la religión de Moisés en el seno de un Pueblo dominado por el Imperio Romano colonizador.
b. Algunos de los manuscritos datan de 30 años después de la muerte de Jesús hasta el 68 y no mencionan al Maestro llamado Jesús sino que seguían esperando la venida del Mesías. La posición ideológica espiritual de los Esenios estaba muy próxima a la de Jesús y su oposición a la religión impartida por los sacerdotes del templo era muy similar. La aparente indiferencia esenia hacia Jesús nació de un distanciamiento de Éste respecto de las motivaciones religiosas, falta de flexibilidad y rigidez sectaria. La filosofía liberal de Jesús manifiesta con prostitutas, publicanos, fariseos, leprosos y otros marginados sociales amenazaba muy seriamente la rígida estructura social que preservaba la comunidad Esenia. Los textos del Qumran no habrían sido conocidos por Jesús y sus apóstoles aunque muchos de la comunidad tras la destrucción del monasterio podrían haber huido con copias de sus manuscritos y de ese modo los autores de los Evangelios podrían haber conocido el contenido de los mismos.
c. De hecho hay muchas palabras o frases que recuerdan el Nuevo Testamento. Sin embargo algunos teólogos sostienen que Jesús visitó o vivió algún tiempo con ellos. Jesús leyó los textos de los escribas Esenios y si al final Jesús no tuvo una relación directa con ellos, lo que es seguro es que al menos si estuvo cerca cuando oraba en el desierto. Por el tiempo de Jesús se habían formado grupos sectarios en las ciudades de importancia según los historiadores y el contenido del Manual de Disciplina que se encontró también en las cuevas del Mar Muerto.
d. El Enigma Crístico. Si la figura de Juan el Bautista ha provocado dudas sobre su procedencia Esenia, el propio Jesús no lo ha sido menos. La figura central del Cristianismo ha sugerido; todo tipo de leyendas para explicar su mensaje. Desde teorías que lo llevan al Himalaya, hasta secretos viajes a Egipto o a la India. La falta de información de Jesús permite todo tipo de especulaciones. Una cosa si está clara, y es que cada vez se hace más evidente la aportación de los Esenios al Cristianismo.
Qumran Y El Cristianismo. Hasta Qumran se conocía una vasta literatura apócrifa en griego y una literatura judeo helenística que constituyo el puente de unión del judaísmo con el mundo griego, el mismo por el que transitó más tarde el cristianismo en su difusión por el mundo grecorromano. Ahora es posible reconstruir el puente de literatura apócrifa en Arameo por el que pasaron las ideas del mundo oriental antiguo al judaísmo antes de Cristo, de aquí al cristianismo y Desde el cristianismo al mundo semita cuando su difusión. La biblioteca colectiva de la comunidad Esenia, literatura fragmentaria en lengua Aramea de gérmenes universales referidos preferencia a personajes y figuras como los gigantes, los ángeles, Enoch, Amrán, Noé y los Apocalípticos o de la Revelación; escritos en hebreo sobre personajes israelitas posteriores a Moisés con una perspectiva judía muy particular y acentuada; a la luz del descubrimiento puede decirse que el cristianismo surgió a partir de personas vinculadas a la secta Esenia muy preocupadas o interesadas por el cumplimiento en aquel tiempo, de las profecías bíblicas del Apocalipsis de Ezequiel, a quien consideran su fundador y que desarrollaron la literatura cristiana. Son muy llamativos los numerosos paralelos y coincidencias entre textos Esenios de Qumran y textos cristianos del Nuevo Testamento. Los Esenios prepararon al niño Juan “el Bautista”, miembro del monasterio de Calirroé y tras siete años de vida monástica obtuvo autorización de su orden para salir a bautizar y predicar el arrepentimiento ante la inminencia Apocalíptica del fin del mundo en quien se cumplían a su juicio todas las señales bíblicas que haría sobre el Mesías prometido y esperado. Lo mas significativo de esas profecías era la inminencia del fin del mundo y la llegada de un Mesías únicamente victorioso, nunca perdedor y redentor del pueblo judío denominado Hijo de Dios, llamado Hijo del Altísimo, bajo cuya dirección se derrotaría al Diablo y se instauraría el Reino de Dios. La biografía de Jesús tal como hoy se conoce tiene el carácter de un texto perfectamente encajado en dichas profecías. Parece como si desde un principio se eligiera un niño aun por nacer en el que con cierta evidencia se dan las señales proféticas y se le prepara adecuadamente para que pueda cumplir con su destino profético, el Cristianismo es un Esenismo que alcanzó el éxito, del mismo modo como los budistas preparan a su futuro Dalai Lama. El influjo Esenio fue mayor en sectores de la segunda generación cristiana que en las figuras de Jesús y de Juan Bautista, que pudieron conocer el Esenismo extendido por Palestina más que el propio de la comunidad de Qumran.

A %d blogueros les gusta esto: