LA ATLANTIDA – LEMURIA


Historia de la Atlántida.

REPITO MUCHO EN APARIENCIA PERO COMO HAY TANTA INFORMACIÓN Y DESINFORMACIÓN, es mejor así.

Craneo Ideas Ir a La Atlántida Ir a Egipto
¿Mito o realidad?. Atlántida (en griego antiguo, isla de Atlas, nombre dado en honor de su primer gobernante, Atlas, uno de los hijos de Poseidón que se rebeló contra los dioses y fue condenado por Zeus a cargar sobre los hombros la bóveda del cielo) legendaria Isla – continente desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias, textos del filósofo griego Platón. La precisa descripción de los textos de Platón y el hecho que en ellos se afirme reiteradamente que se trata de una historia verdadera, ha llevado a que, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, durante el Romanticismo, se propongan numerosas teorías sobre su ubicación. No se descarta, sin embargo, que tras la leyenda pueda haber un fondo de realidad histórica, inspirada lejanamente en la erupción del volcán de la isla de Santorini. Según se dice, la Atlántida era una tierra abundante en recursos naturales, con una vegetación exuberante y la existencia de valiosos yacimientos minerales, entre ellos los de plata y de oro. La gente que habitaba la Atlántida, era pueblo gozaba de un alto nivel científico y cultural. En el centro mismo la Atlántida, sobre la cima de una pequeña colina, se levantaban un palacio y un templo, en tomo a los cuales se extendía la gran ciudad, que medía 19 kilómetros de largo. Alrededor de la colina, un amplio canal permitía el paso de barcos de vela otras vías de agua formaban círculos concéntricos; el canal que rodeaba la ciudadela se comunicaba con el mar abierto a través de un sistema de muelles y puertos, que exportaban los valiosos productos del país a todo el mundo conocido entonces. La Atlántida era un país rico y célebre; tanto que, a pesar de que desapareció de la faz de la Tierra muchos siglos antes de la era cristiana, su nombre resulta aún más familiar a los hombres de hoy que muchas de las naciones que le sobrevivieron.
La teoría más aceptada es que esta importante civilización fue devastada por una gran erupción volcánica.  Aunque no existe ningún hallazgo arqueológico que avale su existencia, existe una larga lista de lugares potenciales que se disputan las coordenadas en las que pudo existir este continente y su civilización. En la actualidad, la ciencia ha demostrado que la Atlántida tal y como la describe Platón, nunca existió.
Nacimiento y Caída de la Atlántida. Toda la leyenda surge hacia el 350 a.C. de una misma fuente: “Los diálogos de Platón”. En dos de estos diálogos, mantenidos por Platón con Critias y con Timeo, se hace una descripción bastante exhaustiva sobre ella, su geografía, sus habitantes y su forma de vida. cuenta narra y describe la historia genuina de un pueblo originado por los dioses, una civilización floreciente que vivía en una isla “más allá de las columnas de Hércules” (nombre antiguo del Estrecho de Gibraltar).
En el centro de la Atlántida extendíase una llanura. reputada como la más bella y fértil de todas las llanuras y casi en el centro de esta planicie se levantaba una colina, no demasiado alta. Alrededor de la colina, como ruedas de carro, aparecían dos anillos de tierra, rodeados de tres anillos de mar. En el centro de la colina estaba situado un santuario consagrado a Poseidón y a Cleito; rodeaba al templo un muro de oro que estaba vedado traspasar. Otro templo, dedicado sólo a Poseidón, estaba hecho enteramente de plata, excepto las estatuas que eran de oro. Dos fuentes, una cálida y otra fría, proveían a la isla de ilimitadas cantidades de agua; junto a ellas se habían construido cálidas termas destinadas a los reyes y a los plebeyos, a las mujeres y a los caballos. En los anillos exteriores de tierra se asentaban los astilleros y los puertos, rodeados por un muro denso de edificios, de casas. De esta área, donde vivía una población muy numerosa, surgía un constante estrépito de voces y ruidos, durante día y noche. Más allá se extendían las llanuras, donde alcanzaban la perfección esas aromáticas sustancias que también hoy produce la tierra y están hechas ya de raíces, ya de hierbas, de árboles, flores o frutos. Todo esto producía en abundancia aquella isla santificada, cuando aún estaba bajo el sol.” Tomado de “Critias y Timeo”, de Platón.
Platón que de niño escuchó de su abuelo y que este, a su vez supo de el sabio griego Solón, venerado legislador ateniense, que 200 años antes decía se la habían contado sacerdotes egipcios en Sais, ciudad del delta del Nilo en Egipto que una isla había sido destruida “al oeste” como consecuencia de un gran cataclismo que la sumergió en las aguas en tan solo unas horas, “más allá de las Columnas de Hércules” y que superaba en superficie a Asia y Libia juntas.  La historia relatada por Platón indica que la Atlántida era una gran nación, pero su pueblo entró en un período de decadencia: Abominables formas de corrupción y mereció así un terrible castigo. “En un día y una noche”, la isla entera de 560 kilómetros de anchura, fue destruida por una catástrofe de gran magnitud, fue destrozada por una explosión volcánica a la que siguió un maremoto de tal suerte que en veinticuatro horas desapareció bajo el mar. La historia, que Critias narra como verdadera, se remonta en el tiempo a nueve mil años antes de la época de Solón, para narrar como los atenienses detuvieron el avance del imperio de los atlantes, belicosos habitantes de una gran isla. Según este relato, el poderío de los gobernantes atlantes alcanzaba gran parte de Europa y de Egipto pero cometieron el gran error de pretender someter a los atenienses, quienes triunfaron finalmente sobre los invasores (no es extraño, considerando que Platón era griego) a la vez que liberaron a los otros pueblos sometidos. Al cabo de un tiempo, intensos terremotos y grandes inundaciones acabaron con la Atlántida (y con los gloriosos guerreros atenienses) en un solo día. En los Diálogos también se describe como vivía la civilización atlante con bastante detalle.
En el Timeo, habla de la Atlántida en el contexto de un debate acerca de la sociedad ideal; cuenta cómo llegó a enterarse de la historia y cómo fue que Solón la escuchó de los sacerdotes egipcios; refiere la ubicación de la isla y la extensión de sus dominios en el mar Mediterráneo; la heroica victoria de los atenienses y, finalmente, cómo fue que el país de los atlantes se perdió en el mar. En el Critias, el relato se centra en la historia, geografía, organización y gobierno de la Atlántida, para luego comenzar a narrar cómo fue que los dioses decidieron castigar a los atlantes por su soberbia. Relato que se interrumpe abruptamente, quedando inconclusa la historia.
En más o menos 20 páginas describe esta floreciente cultura, sus ciudades y abundancias y cómo debido a una afrenta a los dioses (eran adoradores de Poseidón) fueron castigados y una serie de cataclismos les sumergieron en las aguas. Hasta aquí podría parecer la típica historia moralista tan habitual en Mitología griega, pero numerosos estudiosos a lo largo de la historia han buscado su significado real pues en gran cantidad de culturas existen mitos similares. Según algunos de ellos existe una especie de memoria histórica o componente real en dicha historia y si bien la mayoría de las hipótesis fueron desestimadas por falta de pruebas o demostrada su invalides, es cierto que de tratarse de una leyenda de gran difusión en una edad tan temprana del hombre que pervivió en diferentes y dispares culturas. La Atlántida está a nuestro alrededor, como ha sugerido el escritor inglés John Michell. No se trata de un mero recurso retórico. La presencia de numerosos restos arqueológicos y megalíticos ciclópeos en muchas zonas de la Tierra, levantados con orientaciones astronómicas muy precisas, supuestamente anteriores a la Edad de Piedra, sugieren que una civilización de grandes astrónomos e ingenieros precedió a la prehistoria humana. Fueron erigidos por quienes sobrevivieron a un gran cataclismo o por sus descendientes?
Esta civilización tuvo su origen en la unión del dios Poseidón con una mortal llamada Cleito. El amor de Poseidón por Cleito era tan grande que, para protegerla, aisló la isla de todo cuanto la rodeaba por medio de dos anillos de agua y tres de tierra, fosos inundados y muros alternados. Convirtió así el centro de la isla en un círculo. El suelo de la isla era inmensamente rico, y con el se edificaron templos y palacios de gran hermosura y magnitud, a la altura de sus moradores. Construyeron puertos y dársenas para los barcos que transportaban mercancías procedentes de todo el mundo y construyeron un gran canal que, partiendo desde el centro de la isla, desembocaba en el mar. Cada una de las provincias en que se dividía, estaba gobernada por un rey y todos ellos, seguían la ley de Poseidón, escrita en una columna de oro y cobre erigida en medio de la isla. Los habitantes que en un principio vivían y pensaban de acuerdo a la ley, iniciaron su decadencia tras comenzar a mezclarse con los mortales, por lo que Zeus decidió castigarlos. Para atenernos al rigor histórico, la heroica hazaña bélica en la que los atlantes fueron derrotados por los atenienses tuvo lugar, según el sacerdote egipcio, hace más o menos unos 9.000 años. Como Solón vivió alrededor del año 640 a.C. y Platón alrededor del 350 a.C, podemos deducir que la Atlántida alcanzo su mayor apogeo aproximadamente en el año 10.000 a.C. Del origen de esta civilización no se tiene conocimiento alguno; ahora bien, es necesario admitir que los principales datos de su existencia real o no, provienen de un relato sobrecargado de leyendas y que éstas suelen encerrar una veracidad que ha soportado una considerable deformación, pero que cuya búsqueda no resulta del todo irrealizable. Tampoco debemos olvidar que los mitos griegos (donde aparecen las leyendas atlantes), fueron imaginados y/o creados por la gente que vivía en regiones que mantenían estrechos contactos con la Creta Minoica (superpotencia económica y política de la antigüedad), de hecho, los cretenses tenían sometidos a los atenienses.
 Aspecto que tenía según los relatos de Platón la ciudad central de la Atlántida, todos los canales eran navegables.
Cuando Platón describió la existencia de la Atlántida en sus diálogos Timeo y Critias, y algunos de los autores clásicos, coetáneos de filósofo, comenzaron a interesarse por el mítico continente. Plutarco, Estrabón, Plinio el Viejo y Diodoro de Sicilia, entre otros, tratan este asunto en algunos de sus escritos. Desde entonces se han planteado infinidad de hipótesis para demostrar la existencia de un continente, que con el paso del tiempo, ha llegado a convertirse en arquetipo de una civilización ideal. La Atlántida siempre resuena en nuestros oídos como un viaje épico hacia el descubrimiento de nuestros orígenes. Su nombre continúa estimulando nuestra imaginación.
Los diálogos Timeo y Critías de Platón: Critías cuenta a su nieto Platón de diez años lo que había oído de su padre Drópidas, quien a su vez lo había oído de Solón, según había sido contado por un sacerdote egipcio de la ciudad de Sais. Los atenienses no recordaban ningún detalle de esta supuesta gesta de sus antepasados. Probablemente se trata de una mezcla de leyendas y hechos históricos de distintas épocas y pueblos. “…Numerosas y grandes fueron vuestras hazañas y las de vuestra ciudad: aquí están escritas y causan admiración. Pero, sobre todo, hay una que aventaja a las otras en grandiosidad y heroísmo. En efecto, nuestros escritos cuentan de qué manera vuestra ciudad aniquiló, hace ya tiempo, un poder insolente que invadía a la vez toda Europa y toda Asia y se lanzaba sobre ellas desde el fondo del mar Atlántico. En aquel tiempo, en efecto, era posible atravesar este mar. Había una isla delante de este lugar que llamáis vosotros las Columnas de Hércules. Esta isla era mayor que la Libia y el Asia unidas. Y los viajeros de aquellos tiempos podían pasar de esta isla a las demás islas y desde estas islas podían ganar todo el continente, en la costa opuesta de este mar que merecía realmente su nombre. Pues, en uno de los lados, dentro de este estrecho de que hablamos, parece que no había más que un puerto de boca muy cerrada y que, del otro lado, hacia fuera, existe este verdadero mar y la tierra que lo rodea, a la que se puede llamar realmente un continente, en el sentido propio del término. Ahora bien: en esta isla Atlántida, unos reyes habían formado un imperio grande y maravilloso. Este imperio era señor de la isla entera y también de muchas otras islas y partes del continente. Por lo demás, en la parte vecina a nosotros, poseía la Libia hasta el Egipto y la Europa hasta Tirrenia (Italia). Ahora bien, esa potencia, concentrando una vez todas sus fuerzas, intentó, en una sola expedición, sojuzgar vuestro país y el nuestro, y todos los que se hallan a esta parte de acá del estrecho. Fue entonces, ¡oh Solón!, cuando la fuerza de vuestra ciudad hizo brillar a los ojos de todos su heroísmo y su energía. Ella, en efecto, aventajó a todas las demás por su fortaleza de alma y por su espíritu militar. Primero a la cabeza de todos los helenos, sola luego por necesidad, abandonada por los demás, al borde de los peligros máximos, venció a los invasores, se alzó con la victoria, preservó de la esclavitud a los que no habían sido nunca esclavos y, sin rencores de ninguna clase, liberó a todos los demás pueblos y a nosotros mismos que habitamos en el interior de las Columnas de Hércules. Pero, en el tiempo subsiguiente, hubo terribles temblores de tierra y cataclismos. Durante un día y una noche horribles, todo vuestro ejército fue tragado de golpe por la Tierra, y así mismo la isla Atlántida se abismó en el mar y desapareció. He aquí por qué todavía hoy ese mar de allí es difícil e inexplorable, debido a sus fondos limosos y muy bajos que la isla, al hundirse, ha dejado. (Platón, Timeo)
Descripción de la isla. Se señala su geografía como escarpada, a excepción de una gran llanura de forma oblonga de 3000 por 2000 estadios, rodeada de montañas hasta el mar. A mitad de la longitud de la llanura, el relato ubica una montaña baja de todas partes, distante 50 estadios del mar, destacando que fue el hogar de uno de los primeros habitantes de la isla, Evenor, nacido del suelo.
Según el Critias, Evenor tuvo una hija llamada Cleito (Clito). Cuenta este escrito que Poseidón era el amo y señor de las tierras atlantes, puesto que, cuando los dioses se habían repartido el mundo, la suerte había querido que a Poseidón le correspondiera, entre otros lugares, la Atlántida. He aquí la razón de su gran influencia en esta isla. Este dios se enamoró de Cleito y para protegerla, o mantenerla cautiva, creó tres anillos de agua en torno de la montaña que habitaba su amada. La pareja tuvo diez hijos, para los cuales el dios dividió la isla en respectivos diez reinos. Al hijo mayor, Atlas, le entregó el reino que comprendía la montaña rodeada de círculos de agua, dándole, además, autoridad sobre sus hermanos. En honor a Atlas, la isla entera fue llamada Atlántida y el mar que la circundaba, Atlántico. Favorecida por Poseidón, la isla de Atlántida era abundante en recursos. Había toda clase de minerales, destacando el oricalco, rara aleación natural de oro y cobre; grandes bosques que proporcionaban ilimitada madera; numerosos animales, domésticos y salvajes, especialmente elefantes; copiosos y variados alimentos provenientes de la tierra. Tal prosperidad dio a los atlantes el impulso para construir grandes obras. Edificaron, sobre la montaña rodeada de círculos de agua, una espléndida acrópolis plena de notables edificios, entre los que destacaban el Palacio Real y el templo de Poseidón. Construyeron un gran canal, de 50 estadios de longitud, para comunicar la costa con el anillo de agua exterior que rodeaba la metrópolis; y otro menor y cubierto, para conectar el anillo exterior con la ciudadela. Cada viaje hacia la ciudad era vigilado desde puertas y torres, y cada anillo estaba rodeado por un muro. Los muros estaban hechos de roca roja, blanca y negra sacada de los fosos, y recubiertos de latón, estaño y oricalco. Finalmente, cavaron, alrededor de la llanura oblonga, una gigantesca fosa a partir de la cual crearon una red de canales rectos, que irrigaron todo el territorio de la planicie. 
La destrucción de la Atlántida. Ocurrió debido a la corrupción y decadencia del pueblo *Atlante*, enfureciendo a los *dioses*, quienes la sumergieron en las aguas en un solo día. Los reinos de la Atlántida formaban una confederación gobernada a través de leyes, las cuales se encontraban escritas en una columna de oricalco, una rara aleacion de oro y cobre, en el Templo de Poseidón. Las principales leyes eran aquellas que disponían que los distintos reyes debían ayudarse mutuamente, no atacarse unos a otros y tomar las decisiones concernientes a la guerra, y otras actividades comunes, por consenso y bajo la dirección de la estirpe de Atlas. Alternadamente, cada cinco y seis años, los reyes se reunían para tomar acuerdos y para juzgar y sancionar a quienes de entre ellos habían incumplido las normas que los vinculaban. La justicia y la virtud eran propios del gobierno de la Atlántida, pero cuando la naturaleza divina de los reyes descendientes de Poseidón se vio disminuida, la soberbia y las ansias de dominación se volvieron características de los atlantes. Según el Timeo, comenzaron una política de expansión que los llevó a controlar los pueblos de Libia (entendida tradicionalmente como el norte de África) hasta Egipto y de Europa, hasta Tirrenia (entendida tradicionalmente como Italia). Cuando trataron de someter a Grecia y Egipto, fueron derrotados por los atenienses. El Critias señala que los dioses decidieron castigar a los atlantes por su soberbia, pero el relato se interrumpe en el momento en que Zeus y los demás dioses se reunen para determinar la sanción. Sin embargo, habitualmente se suele asumir que el castigo fue un gran terremoto y una subsiguiente inundación que hizo desaparecer la isla en el mar “en un día y una noche terribles”, según señala el Timeo.
Ubicación de la Atlántida. La imagen romántica de una isla fabulosa tragada por el mar, ha significado que su ubicación haya sido buscada desde la época de Platón, aunque nadie está seguro si existió realmente muchos son los investigadores que la buscaron, una empresa no del todo descabellada, pues al fin y al cabo también la Troya de Homero se creía producto de la fantasía, hasta que el arqueólogo Heinrich Schliemann la descubrió en 1903. Las ubicaciones sugeridas para la Atlántida, incluyen lugares diversos a continuación enumeraré algunas de las ubicaciones más nombradas:
El Mar Mediterráneo. Del relato de Platón se deduce que la civilización atlante debió florecer hace más de 12.000 años. Este dato no puede ser exacto en ningún caso, puesto que en aquellos remotos tiempos todavía no existía ninguna cultura evolucionada que trabajara los metales, estuviera gobernada por reyes y dominara los mares con sus barcos. En cuanto a la localización del misterioso continente, el texto del filósofo ateniense lo sitúa “más allá de las Columnas de Hércules”, y esto significaba, según la concepción de la antigüedad, al otro lado del estrecho de Gibraltar, es decir, en el océano Atlántico. Pero atención, recordemos que la fábula procede de los antiguos egipcios y, para ellos, la isla perdida se llamaba Keftiu (el nombre que tenían para Creta). La fuente de información de Platón, el legislador y estadista Solón, pensaba naturalmente en griego, de modo que traduciría las indicaciones del sacerdote egipcio a su propia lengua, pudiendo producirse por esto algunos equívocos. Posiblemente los egipcios tenían en mente un lugar totalmente diferente al referido por Solón, ya que para esta civilización confinada en el valle del Nilo, el mundo conocido terminaba no ya en el Atlántico, sino en el mismo Mediterráneo. La teoría que desde 1909 ha sumado más adeptos afirma que la Atlántida fue Creta u otra isla cercana, la de Santorini. Por consiguiente, la civilización atlante se identificaría con la minoica. Son muchos los datos que apoyan esta tesis. Para los antiguos egipcios, Creta constituía un lugar de interés a causa de su cercanía y su fuerza, aunque resultaba casi inaccesible debido a su ubicación en mitad del Mediterráneo. Por otro lado, la decadencia y caída de esta civilización encaja con el dramático final descrito por Platón: hacia el año 1500 a.C. una tremenda erupción volcánica en la isla de Thera (hoy llamada Santorini) originó terremotos, tsunamis y lluvias de cenizas que acabaron por dar el golpe de gracia a aquella cultura de la Edad del Bronce, que ya había sufrido anteriores seísmos. La fecha es lo único que no concuerda, pues recordemos que, según Platón, la Atlántida debió florecer alrededor de 12.000 años atrás. Sin embargo, pudo ocurrir que el informador egipcio de Solón se hubiera basado para sus cálculos en uno de los calendarios lunares al uso en aquella época, confundiendo al griego, quien habría tomado los años lunares por solares. En tal caso, la fecha referida por el sacerdote sería el año 1200 a.C. aproximadamente, lo cual coincide, admitiendo un margen de tolerancia de dos o tres siglos, con la explosión de Thera. En cualquier caso, por bien que suene esta hipótesis -desarrollada y defendida sobre todo por los investigadores griegos Angelos Galanopoulos y Spyridon Marinatos- también tiene sus puntos débiles. Así, la clasificación cronológica de los diferentes estilos cerámicos de la isla de Santorini demuestra que esta cultura sobrevivió al menos cincuenta años a la erupción del volcán. La Atlántida no se hundió, por tanto, en este lugar. Y menores son las posibilidades de que se tratara de la cercana isla de Creta; Cnosos, el centro de la cultura minoica, no se colapsó hasta algunos siglos después de la erupción del volcán y, como todos sabemos, la isla continúa en su sitio. La erupción volcánica de Santorín en 1470 a. JC. sepultó la colonia minoica allí establecida. Al derrumbarse el cono volcánico se formaron acantilados y una bahía salpicada de islas. Algunos atlantólogos han señalado que los tonos rojos y negros de esos acantilados se corresponden con los de los edificios descritos por Platón, pudiendo ser este el origen de dicha confusión.¿Dónde está la Atlántida? Podemos sí apreciar que existe gran similitud entre la isla de *Creta* y la Atlántida, además, ocurrió un hecho muy significativo: la gran explosión del volcán de la Isla de Thera (hoy en día Santorini)que tuvo lugar aproximadamente en el siglo XVI a.C. Los geólogos americanos Shenk y Stanley encontraron restos de la gran explosión de Santorini al analizar restos volcánicos en el río Nilo. Unos vulcanólogos daneses encontraron restos de este volcán en Groenlandia, a unos 3000 Km. de distancia. La hipótesis de la explosión se ve avalada por algunos relatos bíblicos; para algunos conocidos investigadores, la separación de las aguas del Mar Rojo y el ensombrecimiento del cielo en Egipto fueron la consecuencia directa de la erupción volcánica de la isla de Thera. En el Océano Atlántico. El relato de Platón hablaba de una enorme isla “más allá de las columnas de Hércules” este dato hacia suponer que debía encontrarse en el Océano Atlántico y durante siglos investigadores del tema la situaron en dicho emplazamiento. Dicha teoría fue totalmente rechazada en 1.950 cuando se demostró la tectónica de placas y se comprobó que no existen ni existieron vestigios de ningún continente sumergido. Los principales datos que corroborarían su teoría son los siguientes: la lengua de los aztecas posee asombrosas semejanzas con la de los egipcios. (Esto no es exacto, dicen los escépticos; el parecido procede de una interpretación errónea de los signos de la escritura azteca). Los egipcios no fueron los únicos que construyeron pirámides; también los antiguos pueblos centroamericanos levantaron este tipo de estructuras, de modo que debió existir algún contacto entre ellos. (Tonterías, afirman los detractores de Donnelly; una forma geométrica tan elemental puede inspirar a cualquier arquitecto espontáneamente, sin que tenga que copiar de nadie). Hasta que dicho teórico emplazamiento se demostró que no era correcto, investigadores como Ignatius Donnelly, quien publicó su libro Atlantis: The Antidiluvian World en 1882, obra que conocería más de cincuenta ediciones y que sirvió de punto de partida para numerosas teorías posteriores. Donnelly estudió los enigmas de distintas culturas y elaboró a partir de tan misteriosos ingredientes una hipótesis irresistible: la Atlántida fue un continente entre Europa y América que se sumergió y que incluso llegó a constituir un puente terrestre entre ambos mundos.
Donnelly no ofrecía nuevas pruebas de la existencia de la Atlántida,sino una síntesis tan brillante como persuasiva de las ya existentes, echando mano de informaciones procedentes de campos tan diversos como la arqueología, la oceanografía, la filología, la geología, la historia, la mitología, la etnología, la zoología y la botánica para argumentar la historia de Platón y con la intención de demostrar que sin un continente que hubiera servido de puente las coincidencias que proponía no hubiesen podido darse. 
Una de las ubicaciones de la Atlántida en el Océano Atlántico. La Atlántida en América. Al ser descubierto el nuevo continente surgió como es lógico una nueva teoría, ¿Podría ser América el continente descrito por Platón?, ¿era posible que las tierras descubiertas por Cristóbal Colon fueran parte de la isla soñada? La respuesta parecía ser ¡no!, pues parecía muy improbable con la tecnología de la época que relataba Platón pudiesen realizarse viajes en barco a tan larga distancia y más cuando se describían flotas de 1200 barcos que conquistaban allá por donde pasaban con sus tropas. Un dato cuando menos curioso sobre esta teoría es el siguiente: En una sesión de trance realizada en 1933, el vidente norteamericano Edgar Cayce describió de una forma colorista y fantástica la vida en aquella antigua civilización, prediciendo, además, que una parte de ella sería encontrada en el año 1968. Y en efecto, un año más tarde de lo vaticinado se descubrieron en el fondo marino frente a las Bahamas ciertas estructuras aparentemente realizadas por la mano humana. La localización de la Atlántida en esta zona ya había sido propuesta por otros investigadores, que sin duda se remitían a los datos aportados por el geógrafo romano Marcelo, del primer siglo antes de nuestra era. Según él, el continente perdido habría estado integrado por siete islas pequeñas y tres grandes, la mayor de ellas de 1.000 estadios de diámetro, lo que equivale aproximadamente a 200 kilómetros.¿Debemos, pues, buscar los restos de la Atlántida en el Caribe? La mayor de las islas antillanas, La Española, tiene un tamaño que coincide más o menos con el calculado por el sabio Marcelo. Sin embargo, estas especulaciones tienen muy poco que ver con la descripción de Platón. Las formaciones de piedra encontradas son según los expertos tan solo una formación rocosa insólita y no tienen nada que ver con la mano del hombre y aún en el caso de ser estructuras arquitectónicas creadas por el hombre parece muy poco probable que perteneciesen a la Atlántida que relataba Platón y con casi total seguridad serían parte de una cultura megalítica aun desconocida.
También los chinos afirman, en algunos manuscritos antiguos, que durante el reinado del emperador Xieh, los campos del cálido valle del Río Amarillo aparecían cubiertos diariamente por escarcha. Después de las erupciones de los volcanes Laki (Islandia, 8 de julio de 1783) y Tambora (Indonesia, 5 de abril de 1815) parece ser que ocurrieron fenómenos similares. Indudablemente la catástrofe de Santorini no es única. Un caso similar ocurrió con el volcán Krakatoa (al suroeste de Indonesia, entre Java y Sumatra) el 26 de agosto de 1886. El gran estallido de este volcán produjo una ola colosal que destruyó las costas de Java y Sumatra, de la misma manera que el volcán de Santorini podría haber aniquilado la civilización atlante.Pero existen otras coordenadas que se diputan con Santorini la ubicación del reino perdido:

  • La Isla de Pharos (frente al delta del Nilo)
  • La cordillera del Atlas (conjunto montañoso al Norte de África)
  • La desaparecida civilización de Tartessos (en las proximidades de Cádiz). Si mencionamos a *Tartessos* (comarca al sur de España), también allí se dan muchísimas coincidencias con lo descrito acerca de la Atlántida, lo que nos haría situarnos en el Océano Atlántico.
  • El antiguo lago de Tritonis (hoy, marismas de Chott el Djerid y Chott Melrhir)
  • Hay quien señala a los guanches, los primitivos habitantes de Canarias, como los descendientes de los atlantes, basándose en que las momias guanches son de elevada estatura. Pero si se recurre a la antropología, queda claro que los guanches procedían de las costas africanas.
  • El escritor griego Plutarco (c. 50 d.C.) sugiere que la Atlántida podría buscarse en Escandinavia (la región del norte de Europa que comprende Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia).
  • También se menciona la Atlántida en la zona del Canal de Korinthos, una brecha de 6,3 Km. abierta a través del istmo del mismo nombre, que une el Peloponeso con el resto de Grecia; una zona muy propensa a los terremotos.

Hay infinidad de autores que han escrito y especulado sobre el Continente perdido, vale la pena mencionar:

  • Platón (Filosofo, 427 a.C.)
  • Macrobio (filosofo, escritor y político, 400 a.C.)
  • Plutarco (50 a.C.)
  • Proclo (filosofo griego, Constantinopla 412)
  • Julio Verne (escritor francés, Nantes 1828)
  • Jacinto Verdaguer (poeta español en lengua Catalana, Folgarolas 1845)
  • José Ortega y Gasset (filosofo español, Madrid 1883)
  • Juan G. Atienza (Filólogo, Valencia 1930)

¿Estaba la Atlántida en Sudamérica?La Atlántida fue mencionada por primera vez por el filósofo griego Platón. Habría sido una antigua civilización establecida en una isla que, según el filósofo, fue destruida por una catástrofe natural (probablemente un terremoto) más o menos 9.000 años antes de su época, es decir, hace más de 11.400 años. (Para tener una mejor idea de este asunto, se puede decir que es anterior a la cultura sumeria). Platón se refiere a la Atlántida en dos de sus obras: /Timaeus/ y /Critias/. En ellas habla de la grandeza de la civilización Atlante y describe sus características geográficas y recursos físicos con gran detalle, dando información sobre el tamaño y ubicación de la isla/continente de la Atlántida. Teniendo en cuenta que muchos hallazgos arqueológicos importantes se hicieron siguiendo los rastros de antiguas leyendas, mucha gente ha buscado interminablemente la ubicación del desaparecido y misterioso continente, aunque existe la posibilidad de que la descripción de la Atlántida haya sido un trabajo de ficción, creado por Platón para permitirle la descripción de un gobierno ideal.
Luego de Platón, las menciones a la Atlántida se esfumaron de la literatura por unos 2.200 años, con la excepción del libro de Francis Bacon /The New Atlantis/. En 1882 se publicó /Atlantis: the Antediluvian World/, de Ignatius Donnelly, un político de Minnesota, EEUU, que antes había sido escritor. Donnelly tomó en cuenta seriamente la Atlántida de Platón e intentó dejar establecido que todas las civilizaciones antiguas conocidas descienden de su cultura, que por las fechas manejadas se remontaría al Neolítico. Escritores esotéricos posteriores, como Helena Blavatsy y Edgar Cayce, propusieron que la Atlántida era un lugar donde los espíritus se encarnaban en cuerpos humanos. Cayce agregó que los Atlantes poseían barcos y naves aéreas que se movían impulsados por la energía de un misterioso cristal. La geología ha demostrado que nunca hubo un continente en medio del Atlántico, así que los entusiastas de la idea la fueron ubicando en una increíble cantidad de sitios, como Sri Lanka, Perú, Escandinavia y hasta el centro de una Tierra hueca. Una teoría reciente se basa en una recreación de la geografía del Mediterráneo en la época que se supone la existencia de la Atlántida. Platón definió que la Atlántida estaba ubicada “más allá de las Columnas de Hércules”, que es el nombre que se le daba al Peñón de Gibraltar en aquellas fechas. Once mil años atrás el nivel del mar en esa área estaba unos ciento treinta metros más bajo, lo que expone al aire una cantidad de islas ubicadas en el estrecho. Una de ellas, Spartel, podría haber sido la Atlántida, aunque presenta una cantidad de inconsistencias con el relato de Platón. Otra teoría que se apoya en la geografía de hace 11.000 años sitúa la Atlántida en el archipiélago antártico (es decir que la ubicación del mítico continente siguiría estando, técnicamente, en el Atlántico). La inundación o hundimiento se debería a la culminación de la Edad de Hielo, época en la que se produjo la inmersión de muchas costas. Se especula con cuán frío podría haber sido el clima allí. En esta teoría se supone que Troya, la Creta minoica, posiblemente Santorini —entre los que creen en una Atlántida inventada la teoría más aceptada es la que dice que la idea de la destrucción de este continente estuvo inspirada en las gigantescas erupciones en la isla Santorini, en el Mediterráneo, durante la época minoica— y otras antiguas ciudades portuarias habrían sido colonias de esta civilización. Se dice que la Atlántida estaba en guerra en el momento de la destrucción, una situación que podría corresponderse con la llamada invasión de “Pueblos del Mar” en Egipto. Platón, luego de que fuera ejecutado su maestro, Sócrates, abandonó por un tiempo Atenas y visitó Egipto, donde puede haber escuchado las antiguas historias. Descubrimientos recientes, como el caso de las “Momias de Cocaína” en Egipto, han reforzado la idea de que existían antiguos lazos entre Sudamérica y Egipto. La teoría de Allen. Hace poco tiempo, el geógrafo y cartógrafo inglés James. M. Allen ha lanzado una impactante teoría nueva sobre la ubicación de la Atlántida. Basado en los relatos de Platón sobre esta cultura y continente perdidos, Allen argumenta que Platón estaba hablando del Altiplano central de los Andes, ubicado en Bolivia. Allen realizó un estudio de los antiguos sistemas de medidas usados en los libros de Platón y afirma que esa región rodeada por montañas y atravesada por un canal que conectaba con el mar, actualmente seco, estaría en realidad en Bolivia. Muchas de las investigaciones de Allen fueron realizadas en la región de Pampa Aullagas y el lago Poopó, en el Departamento de Oruro, a unos 350 km al norte de La Quiaca, la ciudad argentina ubicada más al norte, en la provincia de Jujuy. La teoría se apoya en varias fuentes y resultados de investigaciones respecto a la formación mineralógica de las montañas que rodean al Altiplano, así como también en resultados de la expedición Akakor realizada en el fondo del lago Titicaca en 1999. La cantidad de coincidencias con el texto de Platón es asombrosa. Otra evidencia que cita Allen es la mención que hace Platón de una aleación de oro y cobre llamada orichalcum, que sólo se halla en los Andes. Allen afirma que el actual Altiplano boliviano habría estado rodeado de mar en la época de la Atlántida y para lo cual presenta muchas evidencias de restos paleontológicos y arqueológicos encontrados en los Andes en los últimos años. El libro “La Atlántida: La Solución: Los Andes”, de Allen, describe los antecedentes de estas teorías y otras conjeturas que ha revelado su —en caso de confirmarse— formidable descubrimiento. En un video titulado “La Atlántida en los Andes”, muy difundido en los canales de televisión en los Estados Unidos, Allen presenta a varios arqueólogos que proponen una antigüedad de alrededor de doce mil años para las ruinas de Tiwanaku, presentes en esa región, lo cual la habilita para ser parte o estar conectada con la Atlántida de Platón. Allen argumenta que Tiwanaku y el pueblo Aymara fueron uno de los diez reinos de la Atlántida. En este video participan varios arqueólogos bolivianos. Geólogos y otros académicos bolivianos afirman que falta explorar el 97% de Tiwanaku, a causa de la crónica falta de presupuesto y pobreza del Estado boliviano. El video también reúne la participación de comunarios Aymaras del lago Titicaca, que narran pasajes de la historia oral Aymara del Lago Titicaca, que habla de cómo se hundió una ciudad en el Titicaca y de que ésta estaría en fondo del lago. El egiptólogo John Anthony West participa del video y argumenta que al parecer existía ya un tipo de cultura global en esos tiempos porque en las tumbas de faraones de antiguo Egipto se encontraron residuos de pasta de coca y tabaco, plantas originales de América. Otra cosa que afirma Allen es que el nombre de Atlántida proviene de dos palabras nativas de América, “atl”, que significa “agua”, y “antis”, que significa “cobre”. En tumbas del antiguo Egipto se han hallado derivados de la cocaína que sólo se puede extraer de la planta de coca, originaria de Sudamérica, lo que sería evidencia de un contacto de los egipcios con los atlantes precolombinos. La historia relatada por Platón podría haber llegado a oídos de Platón en Egipto, donde estuvo de visita. Esta teoría está en investigación actualmente. El video también explica que los balseros Aymaras del lago Titicaca demostraron en 1948 que es posible cruzar los mares en gigantescas balsas de Totora y que prueban que los viajes de ultramar en la remota antigüedad sí eran posibles y que Tiwanaku habría estaba rodeado de un puerto. Jim Allen se entrenó y trabajó como Proyectista de Fotografía Aérea con la Real Fuerza Aérea de Inglaterra. Al abandonar la fuerza aérea Allen decidió vivir en un barco de crucero del que era propietario, con el que navegó hasta que llegó a Cambridge, donde posteriormente trabajó como dibujante cartógrafo para una empresa de servicio público. Se interesó en el tema de la Atlántida como consecuencia de un estudio exhaustivo sobre los orígenes de los antiguos sistemas de medidas y por eso llegó a percatarse de que el Altiplano se corresponde con la región que describió Platón. El argumento de Allen ha recibido las críticas de varios académicos por considerarla demasiado general, mientras que otros académicos se inclinan a aceptarla por considerarla suficientemente coherente. Varias agencias de noticias, incluyendo CNN, han cubierto la noticia. Allen ha invitado a profundizar las investigaciones en Tiwanaku y en los Andes para confirmar su teoría. La teoría de J. M. Allen finalmente ha entusiasmado a muchos expertos e inspirado la Expedición /Kota Mama/ a Sudamérica, conducida por el explorador británico John Blashford-Snell y respaldada por la Sociedad de Exploración Científica de Inglaterra.
A través de los años, diversas regiones han sido señaladas como el sitio donde se desarrolló alguna vez la Atlántida. Éstas son algunas de ellas:
Atlántico central. A lo largo del fondo marino del *Atlántico norte y sur*, se extiende un vasto dorsal en forma de “S”, desde Islandia hasta la isla de Tristán da Cunha. Algunos sugieren que las partes más altasde esta cadena montañosa, sobre todo las de alrededor del arco de las Azores, estuvieron alguna vez por encima del nivel del mar, formando la tierra de *Atlántida*. Esta teoría fue una de las más generalizadas hasta que en el siglo XX fue refutada por los científicos; éstos señalan que desde hace miles de años la *Dorsal Atlántica* ha estado elevándose desde las profundidades; el lento movimiento es hacia arriba, no hacia abajo.
América del Norte. El interés público por el reino perdido de la Atlántida se reavivó tan pronto como *Cristóbal Colón* regresó a Europa con sus relatos acerca de las tierras del otro lado del océano. El filósofo inglés *Francis Bacon* relacionó íntimamente la leyenda y la realidad histórica en su obra *La nueva Atlántida*. Por su parte, el historiador John Sevain dejó escrito: *”Se puede suponer que en un tiempo América formó parte de esa gran región que Platón llamó la isla Atlántida, y que los monarcas de esa isla mantenían relaciones comerciales con los pueblos de Europa y África.”* Esta teoría parece hoy
muy discutible, entre otras cosas porque las etnias de América del Norte nunca alcanzaron un nivel de desarrollo científico y cultural comparable al que, según Platón, tenía la *Atlántida*, ni al que existía en *Grecia* en tiempos del filósofo.
Los puentes continentales. La localización de la Atlántida estuvo relacionada con las conocidas las teorías acerca de puentes continentales que, en tiempos remotos, pueden haber vinculado África con América del Sur, o Europa -a través de las Islas Británicas. Islandia y Groenlandia- con América del Norte. Pero esta nueva localización de la Atlantida, no es posible debido a que, los geólogos saben hoy que tales puentes no existieron, por lo menos dentro de los últimos 50 millones de años.
El mar de los Sargazos. Esta teoría de la localización de la atlántida nos dice que la palabra portuguesa *sargaso* designa a una alga flotante; esas algas constituyen, precisamente, el mar de los Sargazos. Se trata de una masa de algas que abarca casi 4 millones de kilómetros cuadrados, que deriva por impulso de las corrientes a la altura de la costa de Florida. Durante mucho tiempo, los marineros creyeron que las algas cubrían bajíos; éstos podrían haber sido alguna vez la *Atlántida* de Platón. Sin embargo, no hay bajíos debajo de los sargazos: el mar tiene allí 456 metros de profundidad media.

Bimini. Un fotógrafo americano llamado Edgar Cayce, en la etapa que va desde 1923 hasta su muerte, en 1945, alcanzó la celebridad como curandero y visionario tuvo una visión sobre la Atlántida. A pesar de que nunca había leído las obras de Platón acerca de la *Atlántida*, afirmaba que, viajando hacia atrás en el tiempo, había visitado mentalmente la Atlántida. Su descripción coincidía en muchos puntos con la que el filósofo griego dejara escrita 2300 años antes. Cayce agregó que la *Atlántida fue destruida por una explosión atómica*, ya que sus habitantes dominaban la ciencia de la fisión nuclear. El hecho, dijo el visionario. ocurrió alrededor de *10000 años antes del nacimiento de Cristo*: una fecha bastante aproximada a la que estableciera Platón. El vidente americano situó geográficamente la Atlántida en la isla de Bimini septentrional, pequeña integrante de las Bahamas, y pronosticó que en 1968 o 1969 *”podrían descubrirse algunos aspectos de los antiguos templos”* de la civilización perdida de la Atlántida. Parecía una afirmación ridícula. Sin embargo, en 1968, un veterano zoólogo y experto buzo americano, el doctor *J. Manson Valentine*, descubrió bajo el mar, a la altura de la costa de Bimini septentrional, una extraña estructura pétrea que se convertiría en un misterio de la Atlántida. Al principio, Valentine sólo consiguió vislumbrarla desde el aire; mas, cuando se sumergió para investigar, encontró que esa estructura constituía al parecer un enorme puerto, malecones cerrados y muelles, siendo esto relacionado por algunos con la *Atlántida*.
El muro principal, de alrededor de 600 kilómetros de longitud, estaba construido con inmensos bloques de piedra, de más de cinco metros cuadrados cada uno.
Las expediciones posteriores apoyaron y refutaron, alternativamente, las conclusiones del doctor Valentine con respecto a la Atlántida. Estas conclusiones, en lo fundamental, decían que la estructura pétrea era un puerto construido por el hombre. En 1970, el doctor John Hall, profesor de arqueología de la Universidad de Miami, dirigió una expedición que investigó el lugar; Hall señaló luego: *”Estas piedras constituyen un fenómeno natural, llamado erosión costera del Pleistoceno. No hemos encontrado ninguna evidencia, de ninguna clase, que permita pensar que ese muro es fruto de trabajo humano. Por lo tanto, lo siento por aquellos que crean en la vieja leyenda. Una nueva Atlántida ha sido desechada.”*
Sin embargo, las dos últimas expediciones americanas a Bimini con objeto de estudiar los supuestos restos de la atlántida, realizadas en 1975 y 1977, regresaron con hallazgos que inducen a conclusiones muy diferentes. El jefe de la expedición, el doctor David link, de California, sacó a la superficie un bloque pétreo cuyos bordes habían sido trabajados con punzones, formando estrías. Su conclusión fue ésta: *”Pensándolo bien, creemos que la estructura de Bimini es de origen arqueológico y no geológico. Pero el propósito con que fueron hechas esas obras no pasa, por ahora, de ser un tema de especulación.”* Sin embargo los geólogos dicen que estas supuestas evidencias no son mas que formaciones naturales llamadas “roca de playa”.
A pesar de todo, el lugar más probable donde tal vez haya existido alguna vez la Atlántida, entre los numerosos sitios que se han propuesto, no está en el Caribe. Ni siquiera está en el Atlántico. En la actualidad, muchos arqueólogos creen que *Platón* cometió dos errores fundamentales, en su descripción de la isla perdida. En primer lugar, es casi seguro que la Atlántida, si realmente existió alguna vez, no estuvo *”más allá de las Columnas de Hércules”*, sino en el mismo Mediterráneo. En segundo término, cuando Platón afirma que el *holocausto de la Atlántida* se produjo 9000 años antes de Cristo, tal vez debió haber escrito 900. De esta manera, la fecha de la desaparición de la Atlántida quedaría situada aproximadamente 1500 años antes de Cristo, en lugar de los 9600 mencionados por Platón. Y, más o menos en 1500 antes de la era cristiana, el Mediterráneo fue escenario de uno de los más espantosos cataclismos de la antigüedad.

La Atlántida y su ruina. Los arqueólogos saben hoy que la civilización de la *Atlántida*, tal como la describe Platón, es muy similar a la desarrolladísima *cultura minoica*, que floreció durante la *Edad de Bronce*, hasta el siglo XV, en las islas del mar Egeo. La cultura minoica desapareció bruscamente alrededor de 1470 ac, y hasta ahora nadie ha podido explicar por qué. Sin embargo, hoy sabemos que alrededor de esa fecha el centro de la isla de Minas de Kalliste (que se conoce actualmente como Santorín y está a mitad de camino entre Creta y Grecia continental) estalló por obra de una erupción volcánica de incalculable poder destructivo. El cráter abierto en medio de la isla fue cubierto de inmediato por el mar. Los hallazgos realizados hasta ahora en las excavaciones permiten a los científicos precisar un cuadro estremecedor de los sucesos que se produjeron en la isla hace casi 3500 años. El cráter lanzó al aire roca fundida y vomitó ceniza y piedra pómez sobre las embarcaciones hacinadas de la posible *Atlántida*; la gente de los barcos, imposibilitada de escapar, sufrió una muerte lenta, horrible, mientras el torrente de lava ardiente crecía y hacía irrespirable la atmósfera. Para algunos habitantes de Minos o la Atlántida, la agonía terminó con la llegada de una ola gigantesca, tal vez de 60 metros de altura, que barrió la isla y destrozó las embarcaciones. La enorme ola, que viajaba a más de 240 kilómetros por hora, alcanzó pronto *Creta*, corazón del *imperio minoico*; el agua arrasó todas las ciudades y aldeas a lo largo de la costa septentrional y destruyó el puerto que abastecía a la capital, *Knossos*. La ola gigantesca prosiguió su marcha hacia la costa norte de África; allí sus efectos pueden haber dado origen al relato del Viejo Testamento acerca de la *separación del mar Rojo*, que permitió el éxodo de Moisés. También se ha propuesto una teoría según la cual la lluvia de cenizas provocada por el volcán habría sido responsable de las plagas que azotaron Egipto y en las cuales se basó el relato bíblico. La lluvia de cenizas abarcó un área de más de 16,000 kilómetros cuadrados. Hoy, cuando figura en los mapas con el nombre de Santorín, la isla aparece dividida en fragmentos y desolada bajo una estéril capa de cenizas; en realidad, se ha convertido en un grupo de pequeñas islas: las dos principales, Thesa y Therasia, se caracterizan por sus inaccesibles acantilados, de 300 metros de altura; están divididas por una vía de agua de doce kilómetros de ancho, que en algunos tramos tiene 300 metros de profundidad. El agua del mar ha cubierto la caldera, el corazón muerto del volcán, formada cuando la roca fundida se enfrió y se desplomó. En el centro del gran cráter cubierto ahora por el mar (en el punto donde alguna vez pudo haberse levantado el palacio y el templo principal de la Atlántida) existen dos islotes, que surgieron de las profundidades muchos años después de la catástrofe. Están constituidos por rocas de lava negra, y a veces de ellos se elevan perezosas columnas de humo: Pálido pero amenazador recuerdo del cataclismo que tal vez destruyó el legendario reino de *Atlántida*.

EL CONTINENTE PERDIDO DE LA ATLÁNTIDA. Este es probablemente el descubrimiento más grande de la historia del mundo indicó Maxine Asher, el co-director de una expedición científica que encontró Atlántida en el fondo del océano, reportó la Prensa Internacional Unida (UPI) y periódicos importantes en los Estados Unidos durante el verano de 1973.
UPI continuó que, Maxine Asher dijo que buzos habían encontrado datos para probar la existencia de la super-civilización de la cual se dice que se hundió debajo del mar hace miles de años los buzos encontraron evidencia de carreteras y grandes columnas, algunas con motivos concéntricos espirales, en el lugar preciso descrito por el filósofo griego, Platón (más allá de los pilares de Hércules, de España).El grupo de algunos 70 científicos, maestros y aventureros fueron endosados por la Universidad de Pepperdine en Los Angeles, California. En las páginas siguientes serán reveladas más de 30 ruinas, incluyendo pirámides, domos, caminos y carreteras pavimentadas, edificios rectangulares, columnas, canales y artefactos que han sido encontrados en el fondo del océano, desde las Bahamas hasta las costas cercanas a Europa y África, dando referencia del vasto tamaño del continente perdido. Discutiremos cómo más de una docena de historiadores respetados y famosos escritores escribieron acerca de la Atlántida, creyendo en su existencia, cómo los mayas y aztecas les dijeron a sus conquistadores que ellos provenían de Atlántida y Mu, acerca de antiguas tablillas fotografiadas en Perú, calzando con aquellos dos continentes perdidos, Atlántida y Lemuria, y discutiremos antiguos mapas que muestran claramente a la Atlántida. Exploraremos evidencia geológica de que Atlántida estuvo alguna vez sobre la superficie. Más importante, recordaremos la Subida y Caída de la Atlántida, Lemuria, Thule, Lumania y otros continentes perdidos que tenían cultura, sistemas educativos, tecnología y gobiernos mucho más avanzados de los que tenemos aquí en los años 90. Esta información NO está basada en ninguna canalización de Nueva Era o manifestaciones o memorias psíquicas. Esta, sobre todo basada en muchas escrituras antiguas encontradas alrededor del mundo.
RUINAS.

  1. Ciudad en el fondo del Océano Atlántico, fuera de las costas de España, encontrada por la expedición del Dr. Maxine Asher en 1973 y reportada por UPI. Asher fue entrevistado, y la evidencia fue atestiguada por Steve Omar, director de la Agencia Internacional para Investigaciones, M.I.N.D, en Maui, Hawai.
  2. Pirámide explorada por el Dr. Ray Brown en el suelo marino fuera de las Bahamas en 1970. Brown fue acompañado por 4 buzos que también encontraron calles, domos, edificios rectangulares, instrumentos metálicos no identificados y una estatua sosteniendo un misterioso cristal conteniendo pirámides miniatura. Los dispositivos metálicos y de cristal fueron llevados a la Florida para ser analizados en la universidad allí. Se descubrió que el cristal amplificaba la energía que pasaba a través de él. Brown, entrevistado por M.I.N.D.
  3. Ruinas de caminos y edificios encontrados fuera de la costa de la Isla Bimini en los años 60s por expediciones fotografiadas y publicadas del Dr. Mansan Valentine. Steven Forsberg, co-fundador del periódico Lahaina Times buceó en estas ruinas en 1082, para atestiguar de primera mano. Ruinas similares fueron también fotografiadas fuera de las costas de Cayo Sal en las Bahamas. Las ruinas son de la misma construcción como la ciudad más antigua alguna vez encontrada en tierra. Según arqueólogos, en Tiahuanaco, Bolivia, donde fue descubierto un calendario que muestra la posición exacta de las estrellas y planetas hace 27,000 años. Esto es más de 20,000 años ANTES de las más antiguas civilizaciones en los libros escolares de historia!
  4. Ruinas submarinas similares encontradas en Marruecos y fotografiadas 50 o 60 pies bajo el agua.
  5. El Dr. David Zink encontró en 1957, en las costas de Bahamas, una cabeza de mármol estilizada, un bloque de edificio fundido en un molde y una pieza de construcción un poco perforada en un trozo, así como una columna de piedra la cual se reportó que irradiaba energía. Forsberg, de M.I.N.D. entrevistó al Dr. Zink y obtuvo las fotografías.
  6. Unas ruinas de un muelle, como un complejo, descubiertas en el suelo marino del mar en Bimini por el Capitán John Alexander.
  7. El submarino de profundidades Aluminaut descubrió un camino pavimentado bien preservado en el fondo del Océano Atlántico, hecho de óxido de magnesio, corriendo a lo largo del suelo marino desde la Florida hasta Carolina del Sur.
  8. Pilares de templos, edificios, estatuas, bulevares de anchas curvas con avenidas más pequeñas ramificándose como los rayos en una rueda, majestuosos templos y pirámides, filmado por el Capitán Reyes Miraga en el barco español llamado Talia. Uno de los hallazgos más asombrosos en el fondo del Atlántico fue reportado por el equipo del Capitán Reyer Miraga en el barco salvaje Talia, de España. Ellos filmaron miles de templos con pilares, edificios y estatuas, y bulevares curvos, con pequeñas avenidas ramificándose desde el centro, como rayos en una rueda, con majestuosos templos y pirámides. Mucho de esta ciudad, así como la ciudad encontrada fuera de las costas de España por la expedición del Dr. Maxine Asher y más tarde por la expedición del Profesor Akayonove (todo está fotografiado), muestran una asombrosa similitud con las descripciones de Platón de la Atlántida.
  9. Más de 30 ruinas separadas han sido encontradas en el fondo del Atlántico desde 1956, y en antiguas bibliotecas, han sido encontrados varios mapas antiguos mostrando la Atlántida y su cadena de islas. Las islas son conocidas como Aryan, Og, Poseid, y Antigua, y la nación era Atlan. Ciudad Jardín, o Poseid, era, según informes, la capital de un continente, extendiéndose desde el Norte de África y Europa hasta las costas de la Florida, con un clima tropical en las costas del oeste y el sur, y un clima fresco en el norte y el este.
  10. Una enorme pirámide de 11 salones encontrada 10,000 pies bajo agua en medio del Océano Atlántico con una enorme cima de cristal, como ha sido reportado por Tony Benkl.
  11. Varios acres de ruinas como de mármol blanco encontradas en suelo marino con azulejos, fuera de las costas de Cuba, reportó Lieceser Hemingway.
  12. Misteriosas estructuras abovedadas han sido vistas en aguas claras, por varios pilotos, en los Estrechos de la Florida.
  13. Expediciones soviéticas al Amperio Atlántico Seamount resultaron en fotografías de ruinas destruidas por lava (tal y como los Aztecas y Mayas escribieron que fue destruida Atlántida, su isla de origen). Este descubrimiento salió publicado en el periódico New York Times el 21 de mayo de 1978. Las fotos fueron desarrolladas por la Academia Petrovsky Marakuyev, y reportado por el director asistente del Instituto de Oceanografía de la Academia Soviética de Ciencias, el Profesor Aksyonove, quien también reportó ruinas encontradas frente a Cádiz, España, en la misma área del descubrimiento previo del Dr. Maxine Asher.
  14. Una expedición en 1981 de P. Cappellano descubrió unas misteriosas ruinas con extraños símbolos en ellas, en el suelo marino, frente a las Islas Canarias.
  15. Un reporte sobre una enorme pirámide encontrada frente a las costas de Cayo Sal en las Bahamas, fotografiada por la expedición de Ari Marshall, unos 150 pies debajo del agua. La pirámide era como de unos 650 pies de altura. Misteriosamente, el agua circundante estaba iluminada por blancas aguas chispeantes fluyendo fuera de las aberturas de la pirámide y rodeada por agua verde, en vez del agua negra que se encuentra por todas partes a esas profundidades.
  16. Una urna fue traída a la superficie por la expedición del Dr. Asher.
  17. En el suelo marino, fuera de las costas de la Isla Andros, fueron fotografiadas las fundaciones de una estructura de 100 pies por 75.
  18. Una ciudad hundida aproximadamente 400 millas de las costas de Portugal fue encontrada por expediciones soviéticas, conducidas por Boris Asturua, con edificios hechos de un concreto y plásticos extremadamente fuertes. El dijo los restos de calles sugieren el uso de monocarriles para transporte. El agregó que trajo una estatua hacia la superficie.
  19. Una columna de siete pies o aguja protuberante de una base de doble círculo, como engranaje, encajada en el suelo oceánico, con unas peculiares emanaciones de luz desde el fondo del eje, mostrándose en fotografías tomadas por el Dr. William Bell en 1958.
  20. Pilares encontrados en el suelo oceánico en 1969 por Robert Fero y Michael Grumley, un pedazo de los cuales fueron tallados de roca NO encontrada en ningún lado en esa parte del mundo.
  21. Una calle fuera de las costas de las Bahamas fue explorado por el Dr. Manson Valentine.
  22. Dimitri Rebikoff, usando su plataforma subacuática y unos lentes especiales, reportó haber encontrado ruinas circundando una fuente submarina de agua fresca.
  23. Una Acrópolis de mármol debajo del agua a lo largo de cinco acres de columnas estriadas, levantada en pilares.
  24. Heinrich Schliemann, el hombre que encontró y excavó las famosas ruinas de Troya (que los historiadores pensaban que era solamente una leyenda), dejó una cuenta escrita de su descubrimiento de una vasija de bronce con un metal desconocido a los científicos que lo examinaron, en el famoso Tesoro de Príamo. Dentro de el se encuentran glifos en fenicio, indicando que le pertenecía al Rey Chronos de Atlántida! Cerámica IDÉNTICA fue encontrada en Tiahuanaco, Bolivia.
  25. Veinte investigadores, incluyendo arqueólogos, un biólogo marino, un geólogo y un cartógrafo, bucearon sobre las ruinas del suelo marino fuera de las costas de Bimini, en 1975, y trajeron artefactos de los cuales concluyeron que las paredes y caminos estaban hechos de materiales no encontrados en esa parte del mundo.

Bloques submarinos de piedra que parecen restos de calzadas y murallas ha inducido a suponer que la Atlántida se encuentra junto a las costas de Bimini una de las Islas Bahamas.

La tectónica de placas no deja lugar a dudas, no hay lugar para la Atlántida, ningún continente o isla de dimensiones como las descritas pudo haberse sumergido o inundado sin dejar pruebas de ello. Por lo cual tenemos que pensar que de ser algo mas que un mito deberíamos buscar la Atlántida entre las tierras ya conocidas, probablemente una isla mediterranea, alguna región europea que fuera mal interpretada en los mapas o traducciones de textos antiguos, otras hipotesis barajan la posibilidad de que se tratara de las Azores e incluso en Suecia. Aún así no deja de ser fascinante como durante siglos se ha buscado un continente idílico y existen tal cantidad de textos a lo largo de la historia aportando pruebas de su existencia.

Fuente de Información:

Hacia lo Desconocido – Selecciones del Reader’s Digest

mundoparanormal – wikipedia

RUINAS DESCUBIERTAS.

  • La ciudad asiática de Mohenjo Daro es una de las más antiguas alguna vez encontradas, y se veía como si hubiera sido bombardeada. Originalmente estaba construida sobre dos islas en el Río Indus. Dentro de un radio de 1.5 kilómetros, tres diferentes grados de devastación se separaron hacia fuera del centro, como en explosiones atómicas. ¡Enorme calor desintegró totalmente evidencia de cualquier actividad volcánica en el área! El calor llegó por lo menos a los 2,000 grados centígrados, de acuerdo con monitoreo geológico. Los esqueletos de la gente tirados, tomados de la mano fueron descubiertos por todos los suburbios, como si hubiesen sido golpeados repentinamente. ¿Dónde más golpearon los Atlantes? ¿Porqué es que todas las grandes civilizaciones mayas, aztecas, incas y toltecas en las Américas fueron construidas en los trópicos del Sur en húmedas, vaporosas, calientes e incómodas junglas, tan espesas donde es una gran incomodidad para el cultivo y la construcción, o tan altas en las desoladas barreras Andinas, donde el cultivo es excepcionalmente difícil?
  • Los españoles estaban confundidos sobre las razones del porqué éstas razas no construían sus ciudades en los fértiles y más agradables valles de lo que es ahora los Estados Unidos, y le preguntaron a los antiguos gobernantes el porqué. Todos le dieron a los españoles la misma respuesta, “Norte América es la Tierra de la Muerte”. Ellos contaron de una enorme guerra allí, hace mucho tiempo, en la cual se usaron terribles armas del cielo, que devastaron las ciudades, y dejaron una misteriosa energía en el aire que mataba los cultivos, envenenaba a los sobrevivientes y arruinaba el suelo. ¿Bombas atómicas?
  • Los indios Hopi contaron de la destruida Ciudad Roja, por terribles armas del cielo, antes de sus tiempos, y cómo ellos eran los hijos del Arco iris de la sumergido Mu. (El Dr. George Hunt Williamson en los años cincuenta y Leslie Ports de Maui en 1971 entrevistaron a los Hopis para obtener esta información). In el siglo 19, el Capitán Ives William Walker hizo algunos descubrimientos arqueológicos en aquella región que todavía deslumbra a los científicos. El dijo que había “descubierto”, en el área entre Gila y San Juan, muchas antiguas ruinas, incluyendo una ciudad de aproximadamente una milla de largo. En el centro de la ciudad estaba una enorme roca con los restos de una inmensa estructura en la cima. El extremo sur parecía estar derretido con parte de la roca. Las líneas de las calles todavía eran visibles, con las posiciones de las casas. Los indios locales tenían temor religioso de la ciudad en ruinas, tal como los nativos en América del Sur.
  • Otras ruinas vitrificadas y derretidas de ciudades de piedra fueron encontradas en áreas remotas del Valle de la Muerte, California, en el Desierto de Gobi e increíblemente, en la Luna (esto ha sido censurado por la NASA). Algunas información sobre las Ruinas de la Luna se filtró al público, en las difusiones antes del encubrimiento de las misiones espaciales. Las estructuras abovedadas están parcialmente llenas. Las estructuras han sido llenadas antes de ser construidas, o los domos son más jóvenes que el suelo.” Los astronautas dijeron todo esto mientras estaban explorando en la luna, en transmisiones públicas, y también usaron los términos “bloques o ladrillos”. “calles”, y la declaración del Apolo “tiene una forma de pirámide”.¿Que es lo que están describiendo los astronautas? La explicación oficial de la NASA es que son “metáforas geológicas”.Sin embargo, ¡el científico que les enseñó geología a esos astronautas admitió que estaba totalmente atónito por esos términos! Este geólogo, Farouk El Bez, añadió, “no todo descubrimiento ha sido anunciado”. El Astronauta Irwin hizo el comentario más directo: “esta es la más organizada estructura que yo jamás haya visto”.
    ¡Los directores de MIND INTERNATIONAL vieron las fotos tomadas de estas estructuras, obviamente hechas por el hombre, desde el aire, por los satélites Orbitador Lunar 2 y el Ranger 4!
  • En la biblioteca pública en Río de Janeiro, Brasil, está la CUENTA HISTÓRICA DE UNA GRAN CIUDAD ESCONDIDA, DE FECHAS ANTIGUAS ENCONTRADA SIN HABITANTES. Más de 300 hombres estaban en una expedición en lo profundo de la selva amazónica, en busca del oro, y encontraron las ruinas de una calle pavimentada, parte de la cual había sido destruida por un inmenso desastre. Ellos siguieron hasta las ruinas de una ciudad alguna vez espléndida, pero que estaba completamente desierta. En un área, el camino era una vista de cristales de brillantez multicolor. “Entramos debajo de tres arcos de gran tamaño. Copiamos unas escrituras que estaban allí. Detrás estaba una calla ancha con casas de gran tamaño aquí y allá, esculpidas y blanqueadas por el tiempo.”El libro seguí describiendo cómo no había ningún mueble en las casas, ninguna huella y no había vida por ninguna parte. Había una enorme plaza, estatua y un obelisco muy dañado, como si hubiese sido golpeado por un rayo, y un templo con una magnífica fachada. En los pasillos se encontró arte de gran belleza, y estatuas y retratos. En toda la extensión no encontramos ninguna hierba, mala hierba, árboles o plantas. El campo más allá de la ciudad consistía de campos verdes manchados con bellas flores”. Monedas esféricas de oro, jeroglíficos, antiguos, más allá del reconocimiento, y artefactos fueron encontrados.
    • ¿Que desastre destruyó esta ciudad, una vez gloriosa, que no tenía ningún rastro de habitantes?
    • Y ¿Que energía otra que desechos nucleares podría exterminar toda vegetación y no permitir que la selva creciera sobre la ciudad durante miles de años?
    • ¿Que causó que grandes carreteras y edificios, y una estructura como muelle se hundieran fuera de las costas de la Isla Bimini en el Océano Atlántico hace miles de años, solo para ser redescubierta y fotografiada por la expedición del Dr. Manson Valentine en los años ‘60s?
    • ¿Y que hay de las ruinas similares encontradas debajo del agua fuera de las costas de Marruecos, sobre el amperio atlántico Seamount, en 1978, o en 1981 debajo del Atlántico, fuera de las costas de las Islas Canarias por la expedición de P. Cappellano?
    • ¿Que es esa estructura rectangular, de 100 por 70 pies, fotografiada fuera de las costas de la Isla Andros por diferentes investigadores, o la calle pavimentada de cubierta negra, en excelentes condiciones, en el fondo del océano fuera de las costas de Florina, encontrada por al “Aluminaut”, de Nikolai Seleznev?
    • ¿Y que hay sobre el submarino que el Comandante Nikolai Seleznev ordenó que se filmara, sobre un inmenso domo, magníficos bulevares, templos y casas en el suelo del Atlántico, con misteriosos rayos de energía todavía siendo emitidos, que interrumpió todo el sistema eléctrico en el submarino?!
  • Según el Dr. George Hunt Williamson quien escribió y dio conferencias sobre un antiguo manuscrito que encontró en un templo en los Andes, sabios atlantes y lemurianos que predijeron el ‘fin’, que escaparon a “áreas seguras” en lo alto de los Andes y las montañas del Himalaya, así como dentro de las montañas, en subterráneo, mientras muchos otros fueron rescatados en naves en forma de platillos que llevaron a los sobrevivientes a Marte y a Venus (a bases donde aguardaron el regreso a la Tierra para comenzar una nueva civilización. Al parecer, los Atlantes y Lemurianos tenían naves interplanetarias. Williamson agregó que estos sabios líderes secretamente enterraron Sabiduría Eterna, así como la historia y ciencia del Imperio del Sol en cápsulas de tiempo alrededor del globo, hechas de una metal indestructible, llamado “telurio” ) de lo que están hechos los discos voladores).

PERDIDOS EN LAS ARENAS DEL TIEMPO. Nos han dicho que esos atentados ¡casi hacen explotar nuestro planeta! Literalmente volaron en pedazos a su propio imperio. La unión Atlante fue destruida en una sola noche! Mientras parte de la Atlántida continuó siendo sumergido sobre los menguantes siglos, la mayor parte del continente y toda su población fueron destruidos en una sola noche por maremotos y enormes holas de cientos de pies de altura, terremotos, fuego, explosiones nucleares y cósmicas. Según psíquicos tipo Edgar Cayce y Ruth Montgomery, quienes tienen más del 90% de exactitud en predecir acontecimientos importantes en el siglo veinte, el Rayo de la Muerte se salió de control al dejar el Domo monolítico de la Atlántida y vaporizó a sus enemigos.Este rayo podía penetrar cualquier cosa sobre la Tierra y a través del espacio, pero no pudo golpear un blanco en el lado opuesto del mundo, basado en las Leyes Universales de la Refracción de la Luz. Así, pues, el rayo de la muerto fue apuntado recto debajo de la Atlántida para que viajase a través de la Tierra a golpear ciudades en el Imperio Rama al lado opuesto del globo! La resultante interrupción de la estabilidad interior de la Tierra causó que el planeta se inclinara en su eje como una tapadera bamboleante, enviando monstruosas mareas sobre los continentes. Los científicos tienen todas las pruebas que necesitan para verificar este cambio polar y cómo trajo las glaciares a calentarse y volcarse de inmediato hacia tierras secas; explica cómo los océanos barrieron sobre las tierras, ruinas nucleares, áridos e irradiados esqueletos al fondo de nuestros presentes océanos. Los científicos y turistas por igual pueden ver por ellos mismos las antiguas ciudades en ruinas y sus puertos y playas dos millas arriba, en las Montañas de Los Andes, en Tiahuanaco, Bolivia y pueden bucear fuera de las costas de Punto Paraíso en las Islas Bimini y ver las ruinas en el suelo del océano por ustedes mismos. Enormes grietas en la Tierra se abrieron, y se tragaron ciudades enteras, calle y pueblos enterrados en lava: los glaciares pulverizaron las ciudades a polvo y las cubrieron, el Rayo de la Muerte y las bombas nucleares desintegraron civilizaciones, y toneladas de lodo de los maremotos en retroceso enterraron culturas enteras. Vientos de más de 400 millas por hora volaron vehículos y objetos hacia arriba, al cielo y hacia el mar, solo para “llover” la materia y la carne hasta el fondo de los océanos. Los violentos fuegos destruyeron cada bosque en el planeta y casi toda la vida animal. La aniquilación era tan completa que los mamuts, los tigres de colmillos de sable, bisontes y otros animales se extinguieron. El invierno nuclear se instaló, y el humo de miles de volcanes en erupción y bombas escondieron el sol durante décadas, y congelaron la vida en la superficie. Aquellos que permanecieron en la superficie , en colonias, murieron. Los sobrevivientes bajo tierra esperaron en refugios contra bombas a que se aclarara de mortal radiación, sobre un planeta donde el sol y las estrellas no brillarían durante mucho tiempo…
Entonces, pues, hay una brecha en la historia, entre el fin de la Atlántida y el amanecer de Egipto, cuando el mundo fue gobernado por salvajes y nómadas. ¡Más alarmante era la presencia de mutantes de humanoides, llamados los Deros! A través de los últimos pocos siglos, periódicos locales alrededor del mundo han reportado encuentros humanos con humanoides enanos, peludos, con grandes cabezas y grandes ojos amarillos que brillan intensamente quienes viven en cavernas y túneles debajo de los bosques y pantanos, son increíblemente fuertes, y salen a la superficie por la noche, para capturar ganado u otros animales de granja, aunque a veces han capturado humanos para alimento, según Richard Shaver, quien pasó más de una década investigando reportes. Estas criaturas son los DEROS descendientes mutantes de los Atlantes, que huyeron hacia los túneles subterráneos para escapar la destrucción, y no pudieron regresar a la superficie por siglos, debido a los desechos radiactivos atómicos. Cuando por fin se aclaró un poco la radiación, ellos se habían adaptado genéticamente a la oscuridad en los túneles, ¡y ya no podían soportar la luz solar! La destrucción del transmisor de la energía de luz en la Atlántida había apagado las luces en los túneles. Shaver afirma que él penetró sus túneles y antes de escapar, atestiguó que la maquinaria Atlante, todavía estaba operando en perpetuo movimiento, y suministrando a los Deros con varios lujos, exceptuando el alimento. A través de la historia, los Deros han sido equivocadamente tomados por criaturas mitológicas, que miles de testigos juran haber visto desde la Edad Media hasta el presente. No todas las criaturas míticas son Deros, pero muchos de los malvados sí lo son. Los Deros aterrorizaban granjeros en Arkansas y Brasil en los años setenta.
Debajo de la tierra en Nueva Zelandia e Inglaterra, muchos testigos han reportado haber oído ruidos de maquinaria viniendo de las profundidades de hoyos en el suelo, así como encuentros con enanos humanoides con ojos muy brillantes. El arma más efectiva contra ellos ha sido descubierto que es una linterna, porque los Deros se aterrorizan con las luces brillantes. Shaver agregó que encontró evidencia de que parte del Imperio Atlante, conocido como Teros, estaba en ciudades subterráneas ¡debajo de la Antártica! Un mapa muy antiguo muestra la Antártica antes de que tuviera hielo, con zonas de extensión montañosa, que la ciencia moderna no re-descubrió hasta los años cincuenta. Este antiguo mapa también muestra la Atlántida (el mapa de Piri_Reis). El continente polar del sur era, entonces, una colonia atlante con ciudades subterráneas, donde los atalantes huyeron para continuar su civilización y progreso científico, sin interrupción… ¡durante 10,000 años más! Investigadores como Michael Barton y Richard Shaver afirman que muchos de los llamados OVNIS, vistos en nuestros cielos, son piloteados por Atlantes y Lemurianos, de Teros, donde viven en una Atlántida interna, con su ciudad capital, traducida como Ciudad Arco Iris“.

DEL POLVO AL POLVO. Siglos desaparecieron en el tiempo antes de que los sobrevivientes regresaran a la superficie de nuestro planeta, desde sus refugios subterráneos. Era un mundo alterado más allá del reconocimiento, por las arenas del tiempo. Todos los grandes logros de la humanidad se habían ido. Se habían ido 60,000 años de progreso científico… destruido en una sola noche. Las futurísticas ciudades de cristal también se habían ido, una edad la cual la ciencia de hoy solo puede imaginar que será una realidad que realmente existió en aquel distante pasado, tan distante y sin embargo tan brillante. Las naves interplanetarias se fueron, los templos de teleportación y las ciudades de oro. Las esperanzas de la humanidad con sus sueños también se fueron. Del polvo al polvo…

COMENZANDO DE NUEVO. La Humanidad se enfrentó a la gran tarea de construir un Nuevo mundo en la faz de la abrumadora devastación de la antigua. El Movimiento de la Nueva Era de ese día creció para anunciar la largamente profetizada visión de una era de paz, amor y hermandad. Estaba escrito que menos de la décima parte de la humanidad sobreviviera para atestiguar ese amanecer de la Nueva Era. Se fueron las fábricas, las máquinas y los robots que habían suministrado a la Atlántida con todas sus necesidades. Se habían ido los gobiernos planetarios que habían tomado todas las decisiones para una raza que había dejado de pensar por sí misma. Lo que quedó en las cenizas fue anarquía global. Algunos creían que los Atlantes habían jugado con “el Creador” en un mortal juego de vida, y perdieron. La devastación que siguió tuvo pocos, si es que los tuvo, paralelos en la historia. La humanidad anduvo a tientas durante 600 siglos (¡estos son 60,000 años!). Encontrando la vegetación demasiado contaminada para comer, y el suelo demasiado contaminado para plantar, careciendo del conocimiento de cultivar y ni siquiera sabiendo cómo crear una simple pala, estos refugiados atlantes, de lujo total, se murieron de hambre por millones. Después de unos pocos siglos, la humanidad se degeneró al salvajismo. Esto es porqué han sido encontrados en el mismo lugar reliquias de una edad de piedra y una edad espacial. Los técnicos se convirtieron en hombres de cavernas.

NUEVAS FOTOS DE LA ATLÁNTIDA. Un equipo de científicos de la Universidad de Wuppertal en Alemania afirma haber encontrado los restos de la ciudad perdida de la Atlántida. Fotos satelitales del sur de España muestran una superficie cuyas características coinciden con las descripciones de la mítica metrópolis, hechas por el filósofo griego Platón. Según el doctor Rainer Kühne -del equipo de investigación de Wuppertal- la palabra “isla” se refería simplemente a la región de la costa del sur de España, destruida por una inundación entre 800 y 500 AC. Las imágenes muestran la zona conocida como Marisma de Hinojos, cerca de la ciudad de Cádiz. Allí pueden observarse dos estructuras rectangulares y restos de varios anillos concéntricos que podrían haberlas rodeado. “Platón describió una isla de 925 metros de diámetro, rodeada de varias estructuras circulares -anillos concéntricos-, algunos de ellos hechos de barro y otros de agua. En nuestras fotografías pueden verse los anillos concéntricos tal como los describía Platón”, dijo a la BBC Kühne. En opinión del experto, las estructuras rectangulares podrían ser los restos de un templo “de plata” dedicado a Poseidón -el rey del mar- y de un templo “de oro” en honor de Cleito y Poseidón, ambos descritos en los diálogos de Platón. Dos hipótesis: La medida de la “isla” y sus anillos es ligeramente mayor a la descrita por Platón. Hay dos explicaciones posibles al respecto, explica Kühne. Primero, el filósofo pudo haber subestimado el tamaño de la Atlántida. Segundo, la antigua unidad de medida utilizada por Platón pudo haber sido un 20% mayor de lo que se estimaba. Si la última hipótesis es correcta, uno de los rectángulos tiene exactamente la misma medida que la daba Platón. Werner Wickboldt, catedrático y especialista en el tema, fue el primero en descubrir las estructuras, luego de estudiar numerosas fotografías del Mediterráneo. “Éste es el único lugar que parece concordar con la descripción de Platón”.Wickboldt cree que es muy probable que los griegos hayan confundido la palabra egipcia para designar la costa con la palabra “isla”, durante las transmisiones orales de la fábula.
Interés arqueológico. En su descripción, Platón indica la existencia de una “llanura”. Según Kühne, ésta puede ser la llanura que se extiende desde la costa sur de España hasta la ciudad de Sevilla. Las altas montañas que nombra el filósofo griego podrían ser la Sierra Morena y la Sierra Nevada. “Platón también dijo que la Atlántida era rica en cobre y otros metales. En las minas de Sierra Morena hay cobre en abundancia”, enfatizó el científico. Kühne confía en que su trabajo atraiga el interés de los arqueólogos para que excaven el sitio. La historia de la Atlántida ha cautivado la imaginación de los académicos desde que el filósofo Platón la describió, 2.000 años atrás. Pintada como una tierra de gran abundancia, de enormes bellezas naturales y habitada por una civilización avanzada, Atlántida impulsó a muchos exploradores a ir en su búsqueda.

CIVILIZACIÓN MARÍTIMA: A diferencia de otras civilizaciones extinguidas y bien documentadas como la Maya, la Micénica o la Babilónica, sobre las que se ha podido reconstruir un lenguaje común, precisar lugares geográficos y trazar contactos específicos con culturas contemporáneas; en el caso de la Atlántida esto no ha sido posible. Así y todo, hay innumerables hebras deshilachadas que parecen proceder de una misma madeja, por muy enmarañada que esté. ¿Qué pensar, por ejemplo, de los mitos universales que preservaron el remoto conocimiento de la precesión de los equinoccios, un fenómeno astronómico supuestamente descubierto por Hiparco en el 127 a.C.?.
El hecho de que este ciclo se complete cada 26.000 años sugiere que los humanos habrían estado observando el cielo sistemáticamente durante milenios, según expusieron con todo detalle Giorgio de Santillana y Hertha Von Dechend.
Los mapas preservados por marinos como Piri Reis (ver Sección Los mapas de Piri Reis) con la Antártica cartografiada sin hielo hace miles de años, confirman también que un conocimiento semejante sólo podía haber sido acumulado por una civilización marítima anterior a los cambios de nivel sufridos por el mar a finales de la última edad glaciar, hace unos 11.500 años.

MAPAS DE EVIDENCIAS.
1. El Profesor Charles Hapgood, profesor de Geología en la Universidad de New Hampshire reportó que una gran isla atlántica desconocida aparece en un antiguo mapa (el famoso mapa de Piri Reis, visto en Televisión y en docenas de libros).
2. Un antiguo mapa que pertenecía al Rey Enrique, en 1500 D.C. muestra claramente Atlántida.

3. Documentos griegos y mapas mostrando Atlántida, que estudió Cristóbal Colón antes de fijar su viaje hacia América, incluyendo el mapa Benincasa de 1482, mostrando las islas de Atlántida ¡que ya no existen!

Muchos consideran que la Atlántida fue una fantasía elaborada por Platón, en sus diálogos Critias y Timeo, pero eso no ha impedido su búsqueda por parte de numerosos historiadores, eruditos, geólogos, submarinistas, paleontólogos y arqueólogos, sin olvidar a los visionarios ocultistas y dotados psíquicos. La historia que estos últimos nos han contado es sin duda más fascinante que la ofrecida por arqueólogos y exploradores. Con fragmentos reunidos por unos y otros, la investigadora norteamericana Shirley Andrews, intentó esa reconstrucción en su obra Atlantis, Insights from a Lost Civilization” (Llewellyn, 1997). En esta visión, la Atlántida se despliega ante nuestros ojos como un mundo muy parecido al nuestro en algunos aspectos.

ANTIGUOS ESCRITOS SOBRE LA ATLÁNTIDA

  1. Platón escribió una cuenta detallada de la Atlántida con su ubicación, historia tardía, cultura y destrucción. Según Platón y muchos otros antiguos historiadores, la Atlántida tenía el gobierno más avanzado y pacífico en el mundo durante su apogeo, y durante miles de años, el planeta Tierra estaba en paz con una forma de sistema político que no hemos visto igual desde entonces. Antiguos y respetados historiadores y exploradores, como Diodorus, Kantor, Marcellinus, Procolo, Plutarco, Herodoto, (quizás el mayor historiador de los tiempos antiguos), Timagenus, Aelenus, Theopompos, y otros más, todos escribieron sobre la Atlántida que ellos creían que era una civilización superior, perdida en el tiempo. Todas las antiguas naciones en las Américas hablaban de la Atlántida en sus escritos.
  2. Platón y otros escribieron que la Atlántida era un enorme continente como África. Los aztecas, mayas e Incas y otras tribus indígenas le contaron a los exploradores de la hundida ATLAN en el Atlántico y la hundida MU (Lemuria) en el Pacífico. En el Pacífico, ruinas de una Antigua ciudad fueron exploradas en el suelo oceánico, fuera de las costas de la Isla Ponape. Otra fue encontrada debajo del agua, a 30 millas fuera de las costas de la Isla de Pascua. Una calle en ruinas en la Isla Karotonga va hacia el océano, corre debajo del agua a lo largo de muchas millas, ¡y sale del océano en otra isla en línea recta! El Profesor Menzies, de la Universidad de Duke, fotografió las ruinas de una civilización en el fondo del mar, entre Perú y Tahití, con jeroglíficos desconocidos sobre una columna. Ruinas monolíticas de una civilización perdida fueron encontradas en media docena de Islas en el Sur Pacífico, de las cuales se dice que son picos montañosos de la Lemuria sobre la superficie. Antiguos escritos de los aztecas y mayas, como el Chilam Balam, el código de Dresden, el Popol Vuh, el Código Cortesianus, y el Manuscrito Troano fueron también traducidos a historias de la destrucción de la Atlantida y la Lemuria (por acá puede entrar al continente perdido de Lemuria o Mu)
  3. El libro Oera Linda, de Holanda se dice que es uno de los libros más viejos alguna vez encontrados. Adela cuenta de la destrucción de la gran isla Atlántica por terremotos y maremotos.
  4. El historiador Diodorus escribió que miles de años antes, los fenicios habían ido a la inmensa isla atlántica (donde Platón escribió que estaba la Atlántida). (Note que los jeroglíficos fenicios han sido encontrados en numerosas ruinas en las selvas suramericanas que son tan antiguos que las tribus indias blancas casi perdieron la memoria de quien construyó estas ruinas). ¡Diodorus escribió que los Atlantes tenían GUERRAS con los Amazonenses!
  5. El Kantor griego reportó haber visitado Egipto donde vieron una columna de mármol tallado con jeroglíficos sobre la Atlántida.
  6. El historiador griego Ammianus Marcelinus escribió acerca de la destrucción de Atlántida (el era altamente respetado).
  7. Proclo visitó las islas fuera de las costas de África (Canarias o Azores) donde los nativos le contaron de la destrucción de Atlántida alrededor de 450 D.C., mucho antes de esa fecha).
  8. Plutarco escribió acerca del continente perdido en su libro Vidas.
  9. Herodoto, considerado por algunos uno de los más grandes historiadores de la antigüedad, escribió acerca de la misteriosa civilización isleña en el Atlántico, y una ciudad en ella, ubicada en la región en la cual la expedición del Dr. Asher encontró todo eso!
  10. El historiador griego Timageno escribió de la Guerra entre Atlántida y Europa y dijo que las tribus en la antigua Francia decían que era su hogar original. (Noten que las brillantes pinturas en cavernas en Francia claramente muestran gente vistiendo ropas del siglo 20: una pintura conducía a una complejo subterráneo de pirámides. El historiador y arqueólogo francés, Robert Charroux las fecha en 15,000 A.C.
  11. Claudio Aeliano se refirió a Atlántida en su obra del siglo III, La Naturaleza de los Animales
  12. Theopompos, historiador griego, escribió del enorme tamaño de Atlántida y sus ciudades de Machimum y Eusebius y una edad dorada libre de enfermedades y labores manuales.
  13. James Churchward escribió varios volúmenes de libros, documentando antiguas escrituras que él afirma haber traducido en el Sureste de Asia referente a Atlántida y Mu, mientras el geólogo William Niven afirma haber excavado tablillas idénticas en México.
  14. El Dr.George Hunt Williamson, autor de varios libros sobre su investigación Atlante-Lemuria en los años 50s, fue un explorador antropológico una vez listado en “Quien es quien en América” – Williamson escribió cómo los descendientes de los Incas lo guiaron a un antiguo manuscrito en un templo en las Montañas de Los Andes, que contaba de la destrucción de Atlántida y Mu, que tenían una tecnología avanzada, por terremotos y maremotos. Williamson también visitó docenas de tribus indígenas en los Estados Unidos y México que le contaron de Atlántida y Mu, incluyendo los indos Hopi.
  15. Una tablilla de Lhasa, Tibet y también de la Isla de Pascua.

Es claro, de antiguos escritos, que la creencia en la Atlántida era común y aceptada en recia, Egipto y Mayax (los Imperios mayas y aztecas) por historiadores. Los Vascos de España, los Guales de Francia y las tribus de las Islas Canarias y Azores, una tribu en Holanda, y docenas de tribus indias, todos hablan de sus orígenes en una gran isla perdida y sumergida en el Atlántico. ¿Creencias en el gran hundimiento?
Huellas humanas y huellas de calzado, un cubo perfectamente construido, joyería, un animal prehistórico con un agujero en su cráneo que los científicos admiten que solo una bala podría haberlo hecho, el remanente de un tornillo, y otros artefactos modernos han sido encontrados en estratos sedimentados de roca. Los geólogos admiten que estos objetos fueron formados ¡HACE MILLONES DE AñOS! Todos estos descubrimientos fueron impresos en periódicos diarios de noticias cuando ocurrieron, y fueron dejados fuera de los libros de historia simplemente porque los historiadores no podían explicarlos en SUS teorías.
Casi todas las civilizaciones antiguas creían en los TITANES, la raza de gigantes humanos que habitaron la Tierra hace mucho tiempo. Diversas razas los conocían por nombres diferentes. Estos humanoides de 7 a 12 pies de alto fue creído que eran legendarios, hasta la excavación de más de una docena de esqueletos de 8 a 12 pies de alto, alrededor del mundo, les dio una buena sacudida a los arqueólogos. Estos esqueletos eran positivamente humanos. Algunos de estos restos esqueléticos estaban en cavernas de lava en Maui, cerca de Ulupalakaua y Olowalu. Los conquistadores españoles dejaron diarios de hombres salvajes de cabellos rubios, ojos azules de 8 a 12 pies de altura, corriendo alrededor de los Antes durante la conquista de los Incas. Un par fueron capturados, pero murieron en la ruta hacia Europa. Si los animales gigantes (dinosaurios) fueron posibles, ¿porqué no hombres gigantes?
Los Alemanes y los Nórdicos Escandinavos hablaban de un continente desaparecido en el océano Atlántico Norte, llamado THULE, con la civilización de HIPERBÓREA, ubicada en él. THULE, se informa, se estiraba hacia lo que es ahora la capa polar nórdica, donde está enterrado debajo de millas de hielo, por lo que no podemos verlo.

RECEPCION DEL RELATO DE PLATÓN. Se conservan algunos párrafos de escritores antiguos que aluden a los escritos de Platón sobre la Atlántida; ciertamente se han perdido muchos otros.

  • Estrabón, en el siglo I a.C., cita Y parece compartir, la opinión de Posidonio (c. 135-51 a.C.) acerca de que es posible que el relato de Platón no sea ficción.
  • Un siglo más tarde, Plinio el Viejo nos señala en su Historia Natural que, de dar crédito a Platón, deberíamos asumir que el océano Atlántico se llevó en el pasado extensas.
  • Por su parte, Plutarco, en el siglo II, nos informa de los nombres de los sacerdotes egipcios que habrían relatado a Solón la historia de la Atlántida: de y Psenophis de Heliópolis.
  • Finalmente, en el siglo V, comentando el Timeo, Proclo refiere que Crantor (aprox. 340-290 a.C.), filósofo de la Academia platónica, viajó a Egipto y pudo ver las estelas en que se hallaba escrito el relato que escuchó Solón.
  • En el Renacimiento. Si bien conocida, durante la Edad Media la historia de la Atlántida no llamó mayormente la atención. En el Renacimiento, la leyenda fue recuperada por los humanistas, quienes la asumirán unas veces como vestigio de una sabiduría geográfica olvidada y otras, como símbolo de un porvenir.
  • El escritor mexicano Alfonso Reyes afirma que la Atlántida, así resucitada por los humanistas, trabajó por el descubrimiento de América.
  • Francisco López de Gómara en su /Historia General de las Indias, de 1552, afirma que Colón pudo haber estado influido por la leyenda atlántida y ve en voz náhuatl atl (agua) un indicio de vínculo entre aztecas y atlantes.
  • Duante los siglos XVI y XVII, varias islas (Azores , Canarias, Antillas, etc.) figuraron en los mapas como restos del continente perdido.
  • En 1626, el filósofo inglés Francis Bacon publica La Nueva Atlántida (/The New Atlantis/), delirante utopía en pro de un mundo basado en los principios de la razón y el progreso científico y técnico.
  • En España, en 1673, el cronista José Pellicer de Ossau identifica la Atlántida con la península Ibérica, asociando a los atlantes con los misteriosos tartessios.
  • La obra de Ignatius Donnelly. No será hasta la segunda mitad del siglo XIX, que la historia de la Atlántida adquiera la fascinación que provoca hasta hoy en día. En 1869, Julio Verne escribe Veinte mil leguas de viaje submarino, novela que en su capítulo IX describe un alucinante encuentro de los protagonistas con los restos de una sumergida Atlántida. Tiempo después, en 1883, Ignatius Donnelly, congresista norteamericano, publica Atlántida: El Mundo Antediluviano (/Atlantis: The Antediluvian World/). En dicha obra, Donnelly, a partir de las semejanzas que aprecia entre las culturas egipcia y mesoamericana, hace converger, de modo muchas veces caprichoso, una serie de antecedentes y observaciones que lo llevan a concluir que hubo una región, desaparecida, que fue el origen de toda civilización humana (véase difusionismo) cuyo eco habría perdurado en la leyenda de la Atlántida. El libro de Donnelly tuvo gran acogida del publico (fue reeditado hasta 1976), en una época donde el avance de la ciencia permitía a su hipótesis aparecer seductoramente verosímil. Tanto fue así, que el gobierno británico organizó una expedición a las islas Azores, lugar donde el escritor situaba la Atlántida. Después del éxito de Donnelly, autores diversos plantearon sus propias teorías.
  • En 1888, la ocultista Madame Blavatsky publica La Doctrina Secreta, texto basado, supuestamente, en un documento escrito en la Atlántida, “El Libro de Dzian”. Según Blavatsky, los atlantes habrían sido una raza de humanos anterior a la nuestra, cuya civilización habría alcanzado un notable desarrollo científico y espiritual.
  • En 1938, el jerarca nazi Heinrich Himmler organiza, en el contexto del misticismo nacional-socialista, una serie de expediciones a distintos lugares del mundo en busca de los antepasados atlantes de la raza aria.
  • En 1940, el medium norteamericano Edgar Cayce predice que en 1968 la Atlántida volverá a la superficie frente a las costas de Florida. Sorprendentemente, en 1969, en las aguas de la isla de Bimini, frente a la península de Florida, será descubierta una formación rocosa a la que se dio el nombre de Carretera de Bimini y respecto de la cual aún se discute si se trata o no de una construcción humana.
  • Al margen de lo esotérico, el impulso generado por la obra de Donnelly, motivará también a numerosos historiadores y arqueólogos, tanto profesionales como aficionados, quienes durante el siglo XX desarrollaran teorías que ubicaran la Atlántida en los más distantes lugares, asociando a los atlantes con diferentes culturas de la antigüedad. Es así como en 1913, el británico K. T. Frost sugiere, con poco éxito, que el imperio cretense, conocido de los egipcios, poderoso y posiblemente opresor de la Grecia primitiva, habría sido el antecedente fáctico de la leyenda atlántida.
  • Por su parte, en 1922, el arqueólogo alemán Adolf Schulten retoma y populariza la idea de que Tartessos fue la Atlántida. Tesis que cuenta con varios seguidores hasta el día de hoy. Otras hipótesis situarán la Atlántida en la isla de Malta , en el mar de Azov, en Sudamérica, en el Próximo Oriente, en el norte de África, en Irlanda, en Indonesia y en la Antártida. Sin embargo, será la tesis de Frost, en un principio menospreciada, la que llegará a convertirse en la teoría más aceptada y difundida.
  • En 1938, el arqueólogo griego Spyridon Marinatos plantea que el fin la civilización cretense, a causa de la erupción del volcán de Santorini, podría ser el fondo histórico de la leyenda. La idea de Marinatos será trabaja por el sismólogo Angelos Galanopoulos, quien en 1960 publicará un artículo en donde sugerentemente relacionará la tesis cretense con los textos de Platón. Si bien el propio Marinatos sostuvo siempre que se trataba de una simple especulación, la tesis de la Atlántida cretense ha tenido amplia aceptación y captado muchos seguidores, entre los que se cuenta el oceanógrafo francés Jacques Cousteau.
  • La mayoría de las conjeturas que postulaban la existencia de la Atlántida como el “continente perdido” fueron invalidadas por la comprobación del fenómeno de la deriva continental durante los años 1950. Por ello, algunas de las hipótesis modernas proponen que algunos de los elementos de la historia de Platón se derivan de mitos anteriores, o se refieren a lugares ya conocidos.
  • En julio de 2005 se celebró en la isla griega de Milos el primer congreso de las hipótesis sobre la Atlántida, donde la mayoría de los participantes manifestaron su convicción sobre la base histórico-geográfica de la historia de la Atlántida reflejada en los diálogos de Platón. Se convocó un segundo encuentro en Atenas para noviembre de 2008.
  • Texto de Michel de Montaigne: Mas no hay grandes indicios de que esta isla sea ese mundo nuevo que acabamos de descubrir; pues tocaba casi con España y sería increíble que la inundación la hubiera apartado hasta donde está, a más de mil doscientas leguas; aparte de que las modernas expediciones han descubierto ya casi no es una isla, sino tierra firme, unida por un lado con las Indias orientales y por otro con las tierras que están bajo los polos; o que si está separada, lo está por un estrecho o intervalo tan pequeño que no merece por ello ser considerada isla.
  • … El otro testimonio de los tiempos antiguos con el que se quiere relacionar este descubrimiento de Aristóteles, al menos sí es suyo ese libreto de “las maravillas inauditas”. Cuentan en él que algunos cartagineses, habiéndose lanzado a través del mar Atlántico fuera del estrecho de Gibraltar y habiendo navegado durante largo tiempo, descubrieron por fin una isla grande y fértil, cubierta de bosques y regada por anchos y profundos ríos, muy alejada de cualquier tierra firme; y que ellos, y después otros, atraídos por la riqueza y fertilidad de la región, fuéronse allí con sus mujeres e hijos, empezando a acostumbrarse a ella. Los señores de Cartago, viendo que su país se despoblaba poco a poco, prohibieron expresamente, bajo pena de muerte, que nadie fuese más allí y expulsaron a los nuevos habitantes, por temor, según dicen, a que con el paso del tiempo llegaran a multiplicarse de tal forma que los suplantasen a ellos y arruinasen su estado. Este relato de Aristóteles tampoco concuerda con nuestras nuevas tierras.
  • De la isla que Platón llamó Atlantide. López de Gómara (1552): Platón cuenta, en los diálogos Timeo y Critias, que hubo antiquísimamente en el mar Atlántico y Océano grandes tierras y una isla dicha Atlántide, mayor que Africa y Asia, afirmando ser aquellas tierras de allí verdaderamente firmes y grandes, y que los reyes de aquella isla señorearon mucha parte de Africa y de Europa. Empero que con un gran terremoto y lluvia se hundió la isla, sorbiendo los hombres, y quedó tanto cieno, que no se pudo navegar más aquel mar Atlántico. Algunos tienen esto por fábula, y muchos por historia verdadera; y Próculo, según Marsilio dice, alega ciertas historias de los de Etiopía, que hizo un Marcelo, donde se confirma. Pero no que hay para qué disputar ni dudar de la isla Atlántide, pues el descubrimiento y conquistas de las Indias aclaran llanamente lo que Platón escribió de aquellas tierras, y en México llaman a la agua atl, vocablo que parece, ya que no sea, al de la isla. Así que podemos decir cómo las Indias son las islas y tierra firme de Platón, y no las Hespérides, ni Ofir y Tarsis, como muchos modernos dicen, ca las Hespérides son las islas de Cabo Verde y las Gorgonas, que de allí trajo Hanon monas. Aunque con lo de Solino hay alguna duda, por la navegación de cuarenta días que pone. También puede ser que Cuba, o Haití, o algunas otras islas de las Indias, sean las que hallaron cartagineses, cuya ida y población vedaron a sus ciudadanos, según cuenta Aristóteles o Teofrasto, en las maravillas de natura no oídas. Ofir y Tarsis no se sabe dónde ni cuáles son, aunque muchos hombres doctos, como dice San Agustín, buscaron qué ciudad o tierra fuese Tarsis. San Jerónimo, que sabía la lengua hebrea muy bien, dice sobre los profetas, en muchos lugares, que Tarsis quiere decir mar; y así, Jonás echó a huir a Tarsis, como quien dice a la mar, que tiene muchos caminos para huir sin dejar rastro. Tampoco fueron a nuestras Indias las armadas de Salomón, porque para ir a ellas habían de navegar hacia poniente, saliendo del mar Bermejo, y no hacia levante, como navegaron; y porque no hay en nuestras Indias unicornios ni elefantes, ni diamantes, ni otras cosas que traían de la navegación y trato que llevaban. Francisco López de Gómara (1511-1565). Historia general de las Indias y conquista de México (1552)[CCXX].
  • Publicaciones numerosas: El mito de la Atlántida ha generado multitud de historias fantásticas sobre su existencia, especialmente en los siglos XIX y XX. En el XIX, un miembro del Congreso de los EEUU, estudio la relación entre las civilizaciones egipcia y precolombina y publica Atlantis: The Antediluvian World, en la que aceptaba la tesis de Platón. En 1899 se habían alcanzado ya las 18 ediciones. Posteriormente se produce una verdadera avalancha de publicaciones relacionadas con la Atlántida; entre los que tratan el tema están:
    • Julio Verne, Pierre Benoit y el español Jacinto Verdaguer que escribe su poema La Atlántida, en la que nos presenta a Colón en busca del continente perdido. El poema de Verdaguer fue transformado más tarde en una cantata por Manuel de Falla, siendo completada por Ernesto Halftter. Más tarde el tema será llevado al cine en varias ocasiones y como no podía ser menos, los héroes de los comics como Tarzán, El hombre enmascarado e incluso Tintín, corren arriesgadas aventuras en la Atlántida.
    • También E Bacán, en la novela cien tífica La Nueva Atlántida, la describe como una ciudad ideal para las ciencias. Igualmente se refiere a ella el sueco Rudbeck en Atland.
    • La novela Atlantis (1912) de G. Hauptmann transforma la leyenda en un símbolo aplicado a la psicología de un sabio enamorado de una actriz; y finalmente existe La Atlántida (1919) de P. Benoit.
    • En cuanto a su localización además de la original de Platón, y otros a las que ya nos hemos referido, a lo largo de los años se han sucedido otras muchas, desde la isla griega de Tera, señalada por el profesor Marinatos a las proximidades de la isla de Bímini, en las Bahamas, en las que existen unas formaciones geológicas que sugieren la existencia de murallas de más de 500 metros de largo, con una antigüedad de unos 8.000 años. ¿Es la Atlántida un mito? ¿Una leyenda? Algunos científicos, como es el caso del profesor Lednev, han llegado a la conclusión de que la fabulosa Atlántida no puede ser considerada como un simple mito. Tiempo atrás existió en los Bermudas un gran bosque de cedros, que en la actualidad está sumergido. Pruebas realizadas con carbono 14, señalan que el bosque desapareció de la Tierra hace unos once mil años. Sin embargo siguen sin hallarse pruebas concluyentes sobre la existencia de la Atlántida, aunque existen multitud de teorías en ambos sentidos y la literatura publicada sobre el tema es muy abundante. (Ricardo Arroyo Ruiz-Zorrilla)
    • La existencia Atlántida y Lemuria. Carl Sagan: Aunque el océano guarda muchos secretos, yo sabía que no hay la más mínima base oceanográfica o geofísica para deducir la existencia de Atlántida y Lemuria… hay tantas cosas en la ciencia real, igualmente excitantes y más misteriosas, que presentan un desafío intelectual mayor… además de estar mucho más cerca de la verdad… Hay cientos de libros sobre la Atlántida, el continente mítico que según dicen existió hace unos diez mil años en el océano Atlántico. (O en otra parte. Un libro reciente lo ubica en la Antártida.) La historia viene de Platón, que lo citó como un rumor que le llegó de épocas remotas. Hay libros recientes que describen con autoridad el alto nivel tecnológico, moral y espiritual de la Atlántida y la gran tragedia de un continente poblado que se hundió entero bajo las olas. Hay una Atlántida de la “Nueva Era”, la “civilización legendaria de ciencias avanzadas”, dedicada principalmente a la “ciencia” de los cristales. En una trilogía titulada La ilustración del cristal, de Katrina Raphaell -unos libros que han tenido un papel principal en la locura del cristal en Norteamérica-, los cristales de la Atlántida leen la mente, transmiten pensamientos, son depositarios de la historia antigua y modelo y fuente de las pirámides de Egipto. No se ofrece nada parecido a una prueba que fundamente esas afirmaciones…
    • Algunos libros –Leyendas de la Tierra, de Dorothy Vitaliano, por ejemplo- interpretan comprensivamente las leyendas originales de la Atlántida en términos de una pequeña isla en el Mediterráneo que fue destruida por una erupción volcánica, o una antigua ciudad que se deslizó dentro del golfo de Corinto después de un terremoto. Por lo que sabemos, ésa puede ser la fuente de la leyenda, pero de ahí a la destrucción de un continente en el que había surgido una civilización técnica y mística prematuramente avanzada hay una gran distancia. Lo que nunca encontramos en bibliotecas públicas, escaparates de revistas o programas de televisión en horas punta- es la prueba de la extensión del suelo marino y la tectónica de placas y del trazado del fondo del océano, que muestra de modo inconfundible que no pudo haber ningún continente entre Europa y América en una escala de tiempo parecida a la propuesta. (Carl Sagan. El mundo y sus demonios. Ed.Planeta)
    • El estudio de Collina-Gillard: Según el geólogo especializado en el Cuaternario Jacques Collina-Gillard, perteneciente al Centro Nacional de Investigación Científica francés (CNRS), un archipiélago emergió en aguas del estrecho de Gibraltar hace 26.000 años (era glaciar) y quedó sumergido unos 9.000 años a.de C. Durante un estudio de las migraciones de europeos a Africa hace 19.000 años (Paleolítico Superior), confeccionó un mapa de la costa cuando el nivel del mar era 130 metros más bajo que el actual. Una isla de 14 km de longitud y 5 km de anchura aparecía situada frente al cabo Espartel. Un estudio de restos del coral de la zona indica que las aguas empezaron a subir 12.000 años antes de Cristo debido al aumento de la temperatura y el deshielo.

LA HISTORIA ES UNA REPETICIÓN DE LAS EDADES DORADAS SEGUIDAS POR EL FIN DE IMPERIOS.
En el amanecer del tiempo, una civilización comenzaría y avanzaría a la grandeza, sólo para ser destruida. La humanidad, entonces, regresaría de Nuevo a condiciones primitivas y tendría que comenzar de nuevo. Poco rastro del imperio anterior permanecería. Los antiguos historiadores indicaron que la civilización ha sido destruida totalmente, por lo menos cinco veces, ya sea por el agua o el fuego. La devastación llegó en forma de terremotos volcánicos o un comenta (fuego) y terremotos y maremotos (agua).

El ultimo FINAL DE UNA ERA vino con una combinación de fuego y agua, combinados con la inhumanidad del hombre hacia el hombre. Las aguas están AHORA olvidadas y se han convertido en tumbas de hielo; glaciares enterraron ciudades enteras.

LA RAZÓN PARA ESCRIBIR LA HISTORIA DE LA TIERRA ES PARA RE-AFIRMAR – ¡PUEDE SUCEDER OTRA VEZ! Los geólogos alrededor del mundo convienen que el hielo en Alaska y la mayor parte de otros países polares en el norte, eran tropicales hace miles de años. Muchas plantes, peces y animales nativos a climas subtropicales han sido encontrados encerrados debajo de los glaciares árticos. Hay corales y palmeras congelados en Alaska. Animales congelados también fueron encontrados devorando vegetación tropical, aplastados en manadas, en posiciones de correr de algún desastre cataclísmico que ocurrió INSTANTÁNEAMENTE. Científicos tienen ahora las pruebas que el Polo Norte ha cambiado su posición varias veces por muchos miles de millas! Lo que fue alguna vez tropical son ahora capas de hielo! En 1990, EXPERTOS CONVINIERON que este revés ocurrirá DENTRO DE LOS PRÓXIMOS CINCUENTA (50) AñOS O MENOS!
Si nuestras ciudades fueran enterradas por millares de pies de hielo pesando billones de toneladas, nuestros científicos convienen que se molerían hasta hacerlas polvo, más allá del reconocimiento, acompañado por millares de años de moho y putrefacción… a polvo. ¿Es eso lo que ocurrió con la civilización de THULE, de la que hablan muchos antiguos?
Muchos escritores famosos, como Diodurus, Plinio, y Virgilio escribieron sobre THULE, una tierra que los griegos sabían que existía antes de su tiempo. Ellos describieron a Thule en el Atlántico Norte como cálida y verde, rodeada por altas montañas, conocidas por sus mujeres impresionantemente hermosas. Su raza era, según se informa, rubia con los ojos azules; los hombres eran excepcionalmente hermosos, aunque algunos escritores hablan de una raza con piel color violeta con cabellos de oro, que gobernaban a este pueblo (que bien pudo genéticamente extinguirse con los dinosaurios).
Los antiguos acordaban que la RAZA HIPERBÓREA era alta y en excelente condición física, y algunos contaban cómo onquistaron el proceso de envejecimiento y se veían jóvenes en la vejez. Eran, según se informa, vegetarianos y frugíferos que vivían en armonía con la naturaleza. A pesar de que varios escritores antiguos creían firmemente en Thule, los historiadores de la Edad Media, quienes no tenían evidencia de que el norte fue alguna vez cálido, y por ello estaba habitado, naturalmente lo censuraron fuera de los libros de historia que heredamos!. Ahora la ciencia SABE ¡que el lejano norte fue alguna vez tropical!
El continente del Polo Sur de Antártida estuvo también una vez libre de hielo, y este hecho es claramente demostrado en los antiguos mapas de Piri Reis, visto en los documentales de televisión, que muestran gamas montañosas ¡no descubiertas hasta en los años ’40! Ese mapa SÓLO pudo haberse hecho ANTES de la capa de hielo! Aun los esquimales hablan de tierras cálidas en el norte, que fueron la cuna de la civilización como ellos la conocen.
El arqueólogo alemán, Jürgen Spanuth, escribió que fue a Egipto, donde descifró algunos jeroglíficos contando de un Imperio Perdido en el Norte. En 1953, Jürgen encontró ruinas de una antigua ciudad desconocida en el fondo del Mar del Norte, y produjo evidencia fotográfica. Entre los años ’20 y ’30, profesores, historiadores e investigadores alemanes que estaban explorando antiguas escrituras Nórdicas se convirtieron en creyentes del continente perdido de Thule y de la raza de super-hombres que existió durante la gloriosa Edad Dorada poeque estaban convencidos que los Super-hombres eran genética y culturalmente la raza más avanzada en la historia del mundo, convenciendo a Hitler y su Círculo Interno que la Raza Aria Nazi era descendiente de los Súper-hombres de Thule. Creían además que los Hiperbóreos tenían poderes telepáticos y cósmicos, que habían sido destruidos por el hielo y que la humanidad se había degenerado. Cuando Borman, Hitler y sus asistentes centrales escucharon sobre esta investigación, ellos teorizaron que la Raza Nórdica Aria en Alemania había descendido de los Súper-hombres que una vez habían gobernado el planeta, y por lo tanto los arios eran la raza superior.
Hitler acopló la ideología que el Tercer Reich de los Nazis Arios era el regreso de la Super Raza para una futura Edad de Oro.Recuerde que la ciencia Nazi, en los años ’30 y ’40 era, de muchas maneras, más avanzada que en los Estados Unidos y otras naciones. ¡Los nazis tuvieron cohetes, aviones jet (de reacción), radares y muchas armas ANTES que cualquier otro país… y tenían submarinos superiores y las primeras autopistas! En 1945 ellos estaban experimentando con verdaderos platillos voladores que fueron destruidos en bombardeos de los aliados, y los inventores quemaron los patrones. Los conquistadores aliados se asombraron al encontrar naves espaciales rudimentarias en funcionamiento, y trataron de reproducirlas en estricto secreto (pero sin éxito), mientras que, ¡científicos alemanes de cohetes, capturados, inventaron el Programa Espacial Estadounidense! Aun mucho más impactante eran los diarios de los líderes Nazi que seriamente basaban sus planes mundiales en literatura acerca de Thule, poderes psíquicos, Atlántida, y antiguos super-hombres. Los fundadores de los Nazis creían que estaban destinados a crear la nueva Super Raza que gobernaría este planeta en la futura Edad Dorada. Los líderes Nazis estaban convencidos que toda la historia estaba en ciclos, consistente de edades doradas seguidas por desastres. Hitler afirmó que la repetición de la historia requería esto para recrear los super-hombres que habían venido y se habían ido, los Nazis debían exterminar a todas las razas inferiores que creían que habitaban el planeta. Era su creencia que era el destino de los Nazis, en le plan universal, manifestar la Edad de Acuario y la Nueva Raza. Ellos creían que la Tierra se estaba acercando a un Ciclo cuando todas las naciones serían destruidas de nuevo… por un cambio polar, terremotos, fuego y maremotos. Los Nazis tenían planes de sobrevivir en ciudades subterráneas en América del Sur, ya que creían que los Atlantes tenían, los que rodearon a los Aztecas, Incas y Mayas. Los Nazis transfirieron millones de dólares de sus ejércitos de oro y armas secretas, y a muchos científicos a una remota región en Argentina para sobrevivir. Los infames experimentos genéticos en prisioneros en los campos de concentración Nazi eran tentativas para manipular genes para crear y criar la Nueva Raza, que debía ser fundada por tropas SS Nazi de gente rubia, de ojos azules. Hitler envió generales y agentes SS a las montañas del Himalaya, para que trataran de aprender las técnicas yoga y mente-sobre-materia para la Nueva Raza (los detalles pueden ser encontrados en el libro titulado “ El Retorno de Los Brujos”). No estamos seguros hace cuánto fue destruida Thule. Algunos escritores antiguos afirman que los Hiperbóreos se volvieron tan altamente evolucionados sobre miles de años, que se volvieron seres transparentes (¿es esta es la teleportación la cual nuestros propios científicos admiten sería posible en el futuro?)
Nosotros sabemos que un bello cáliz hecho de zinc y plata con intrincados diseños de flores en él fue excavado 15 pies en profunda roca sólida, la cual los geólogos confirman fue solidificada hace millones de años. En 1851, un clavo construido de hierro fue encontrado en Salzburgo, Austria, en un cuarzo de cristal perfectamente formado, el cual los geólogos dicen se solidificó hace 12 millones de años. Los Nazis de Hitler pudieron haber hecho bien con sus conocimientos avanzados, sin embargo los emplearon mal para propósitos científicos malos e inmorales, bastante como lo hicieron los Atlantes.También usaron mal los poderes psíquicos, ¡justo como lo hicieron los Atlantes!

HALLAZGOS INEXPLICABLES: Pese a sus errores, los psíquicos informan con frecuencia sobre sucesos a los que no tienen acceso los historiadores, ya que se apoyan en vías de información que no están limitadas por el tiempo ni por el espacio.
Por otra parte, el material Canalizado, encaja con algunas de las fuentes tradicionales relativas a la civilización Atlante. Aunque ellos lo nieguen.
¿Basaron sus relatos en las fuentes escritas conocidas? ¿Acaso se influyeron unos a otros a través de la percepción extrasensorial, como ha sugerido el investigador psíquico Alan Vaughan?

Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891) sobre el mundo Atlante, supuestamente obtenidos a partir del estudio de las tradiciones ocultistas orientales y mediante comunicaciones con otros planos, influyeron poderosamente a toda la corte de videntes posteriores. Algunas de sus propuestas resultaban absurdas y descabelladas en su época, pero un siglo después han recobrado vigor. Por ejemplo, la de que seres inteligentes anteriores al hombre coexistieron con los dinosaurios parece cada vez más plausible a la vista de los inexplicables hallazgos de huellas y fósiles humanoides, correspondientes a aquella época, en diversas zonas del planeta.
Por ejemplo, el doctor C. N. Dougherty descubrió en 1971 en el Valle de los Gigantes (Texas) numerosas huellas de Saurios de diversas especies, junto a otras de pies humanos de gran tamaño, en el mismo estrato geológico. Éste y otros descubrimientos semejantes parecerían dar la razón a Blavatsky, a los Vedas y a otras muchas antiguas tradiciones. El mapa de la antigüedad de la Tierra y el esquema de la evolución humana mediante diversas Razas Raíz, divididas en Subrazas, trazados por esta ocultista, resultan más que discutibles. Pero, a medida que van aflorando fósiles humanos, cada vez de mayor antigüedad, parecen ir confirmándose algunos de sus datos. Es preciso señalar, no obstante, que las Razas Raíces de Blavatsky, no se corresponden con nuestro concepto habitual de raza, ni siquiera con el de humanidad, ya que la primera sólo habría existido en el plano astral.
La segunda o hiperbórea, se acercaba más a los hombres actuales, pero estaba muy vinculada con el plano etéreo; y habitaba el norte de Asia y parte del Ártico. En tercer lugar estaban los habitantes de Lemuria, desaparecida en el Pacífico. La humanidad actual sería la quinta raza, mientras que la cuarta correspondería a los Atlantes: eran bastante altos, estaban divididos en dos sexos y su avanzada civilización habría dado origen a las conocidas por nosotros. Sin embargo, al igual que Lemuria, su sociedad fue destruida por diversos cataclismos.

MANUSCRITOS TIBETANOS: Según Blavatsky esta información la obtuvo accediendo a los registros Akásicos, mientras entraba en trance y consultaba antiguos manuscritos tibetanos, o bien recibía los dictados de sus guías espirituales, los Mahatmas. En su obra fundamental, “La Doctrina Secreta”, recogía extractos de uno de esos manuscritos, Las Estancias de Dzyan (Ed. Sirio), que Blavatsky afirmaba haber visto en un monasterio de los Himalayas.
Un discípulo suyo,W. Scott Elliot, también recopiló mucha información por esa vía. En su libro, “Historia de la Atlántida” (1896), ofrecía fechas concretas de los diversos cataclismos que la destruyeron y aseguraba que había ocupado la mayor parte del actual océano Atlántico. Su cronología geológica resultaba ser absolutamente inviable, pero algunas de sus propuestas merecen consideración.
Según él, la Atlántida se extendía desde la actual Groenlandia hasta la mitad de la actual Sudamérica y durante su larga existencia estuvo habitada por Subrazas (Así llamadas para distinguirlas de las siete razas raíces, a su vez divididas en siete). Los Lemurianos habrían medido más de 3,5 metros de estatura y algunos de sus descendientes pervivirían en algunas zonas del planeta, como Africa y Australia. Según esta fuente, los Atlantes evolucionaron a partir de los Lemurianos. Entre sus Subrazas se contaban los primeros Sernitas y mongoles, pero la principal Subraza regente de la Atlántida habría sido la Tolteca, que conquistó el continente. Antes de la destrucción final, un grupo de iniciados Toltecas emigró a América y Egipto.

John A. West demostró que la erosión sufrida por la Esfinge de Giza , no se debía al viento del desierto, sino a la acción de la lluvia. Tal hallazgo suponía datar la Esfinge en al menos 9.500 de antigüedad, en vez de 4.500 como se creía. Una obra de tal magnitud sólo pudo haberse construido con unos conocimientos arquitectónicos, astronómicos y matemáticos de una cultura muy anterior a la Egipcia. Algo semejante podría decirse de la arquitectura de Tiahuanaco, construida supuestamente por los toltecas que emigraron a América. Pero la cuestión de las razas Atlantes, propuestas por los Teósofos no termina aquí.

El ariosofista Jörg Lanz Von Liebenfels (1874-1954), uno de los que mayor influencia parece haber ejercido en la primitiva ideología del Nacional Socialismo Alemán, compartía las creencias de los Teósofos sobre Lemuria y la Atlántida, pero fue más allá que ellos en relación con las razas y Subrazas Atlantes. Comenzó comparando favorablemente la antropogénesis ocultista de Blavatsky, con los hallazgos de la paleontología contemporánea. No tardó en afirmar que había descubierto la fuente de todo el mal en el mundo y el significado auténtico de las Escrituras, incluidas las ocultistas, como Las Estancias de Dzyan. El resto vino por añadidura. Según él, la octava estancia se refería a cómo los primeros Lemurianos ANDRÓGINOS, se dividieron en dos sexos y atrajeron el castigo Divino al engendrar monstruos con otras especies, atractivas pero inferiores: Tomaron animales hembras muy bellos, pero descendientes de otros que no tenían ni alma ni inteligencia.
Engendraron monstruos, demonios malvados. Según Von Liebenfels, la cuarta raza raíz Atlante, se había dividido en diversas subespecies puras y bestiales, correspondiéndose éstas con los primeros antropoides y los monos antropomórficos: El error fatal de los descendientes de los antropoides (Hombres Dioses), la quinta raza raíz de los Arios Homosapiens, habría sido mezclarse repetidamente con los descendientes de los monos (Hombres Animales).
En relación con esto último, el investigador Nicholas Goodrick Clarke, señala en “Las raíces ocultas del Nazismo” que la consecuencia fue la creación de varias razas mixtas, que según el protonazi Liebenfels, amenazaban la autoridad sagrada de los Arios, en todo el mundo. Las raíces de la eugenesia Nazi, se encuentran aquí, e ideas similares han persistido entre aquellos visionarios de la Atlántida, que se han atrevido a hablar de sexo.

La canalizadora Ingrid Bennett, lo ha hecho. Gracias a la ayuda de sus guías y ayudantes espirituales, entre ellos Nube Blanca y Águila Blanca, esta Sanadora y Médium Holandesa, afincada en Nueva Zelanda, desde niña ha canalizado muchísima información sobre su pasada vida en la Atlántida como Guardiana del Cristal. En sus informes ofrece datos sobre la vida íntima de los Atlantes: Las relaciones sexuales eran muy activas y los mantenían sanos. El sexo era tan importante, como el comer y el dormir. Algunos tenían relaciones con animales o con seres mitad humanos mitad animales, como los centauros.
La perversión de las costumbres en la última etapa Atlante, no se limitó sólo a la práctica del bestialismo, sino también a la de la magia. Ésta terminó por minar su sociedad, según asegura, entre otros muchos, Daphine Vigers en “Atlantis Rising” (1952): hace unos 10.000 años, los egoístas dirigentes de la Atlántida perdieron interés en el progreso científico y su respeto por el antiguo conocimiento desapareció. A medida que éstos dedicaban sus energías a peligrosas prácticas ocultas, la magia negra reemplazó gradualmente a la Religión.
Diversos autores han afirmado que la causa del desastre final, se debió precisamente a la práctica de la magia, pero otros lo han atribuido a su avanzada tecnología, la cual les habría permitido manejar poderosas energías cosmotelúricas, que acabaron escapando a su control y provocaron un gran desequilibrio en la Naturaleza.

Según Scott Elliot, la tercera raza Atlante, los Toltecas, eran gigantes. Medían 2,5 metros y vivían en la fabulosa Ciudad de las Puertas Doradas, una gran urbe circular con canales, la misma que el sacerdote Egipcio Solón, describió a Platón. Era muy similar a la Khorsabad amurallada del Rey Sargón II, en Sumeria, que estaba enterrada bajo las arenas en tiempos del filósofo griego. También se parecía a la capital de los Aztecas en México y a la de los Incas en Perú, que Platón desconocía. Era, según la descripción de este último, una ciudad circular con palacios, puertos y dársenas.
Los recintos de tierra estaban amurallados y recubiertos de metales: el primero de bronce a modo de barniz, el segundo de estaño y la acrópolis de Oricalco, un metal hoy desconocido que relumbraba como el fuego.
Esta ciudad tenía también numerosos templos dedicados a diversas deidades, muchos jardines, piscinas al aire libre, gimnasios, cuarteles y un hipódromo gigantesco cuyo circuito, de un estadio de largo, discurría en círculos concéntricos. La parte de la Atlántida que daba al mar se describe como llena de acantilados, pero en la ciudad central había una campiña rodeada de montañas.

Este edificio ha sido descrito con bastante detalle por el visionario F. S. Oliver, en su obra “Caminante entre dos mundos” (1952): tenía forma piramidal y en su interior había grandes cristales colgando del techo que creaban un efecto de luz especial. Una plataforma elevada de granito rojo ocupaba el centro del templo y poseía un gran bloque de cuarzo cuyos destellos no dañaban la vista, pero producían un fuego útil para las cremaciones y sacrificios.
Excepto por la citada ciudad, los Atlantes no solían construir grandes urbes debido a su impacto medioambiental. Según expone Murry Hope en su obra “Practical Atlantean Magic” (1991), sus comunidades eran pequeñas y las casas construidas hace unos 12.000 años eran circulares. El psíquico Dale Walker, por su parte, indica que construyeron grandes torres como faros cerca del mar… Templos de gran belleza llenaban la Tierra. En ellos, la combinación de luz, color, sonido, magnetismo y energías de pensamiento se canalizaban mediante cristales para hacer maravillas en el campo de la Sanación. Este no es el único dato que aporta Walker sobre la forma en que los Atlantes ejercían la medicina.
Sus informes van mucho más allá: cuando era preciso, los sacerdotes Sanadores conectaban con las mentes de los pacientes para conseguir que las células del cuerpo se separaran, dejando al descubierto el órgano enfermo. Las células a su alrededor se soltaban y forzaban al órgano hacia la superficie del cuerpo, donde el Sanador lo tomaba y lo introducía en una cámara de rejuvenecimiento. Las células rejuvenecían solas… No había dolor ni sangre ni traumas. Esta información no es la única capaz de despertar escepticismo respecto a lo que nos cuentan sobre la civilización Atlante. Sin embargo, existen otras aportaciones mucho más interesantes, como la de Cayce, el vidente que nos ha dejado el mayor legado psíquico sobre la Atlántida.

CIENCIA ATLANTE.
¿Cómo era la vida en la Edad Dorada de la Atlántida? Antiguos escritores dicen cómo la gente vivía miles de años en una edad, donde la ciencia cósmica terminó toda enfermedad, y de un imperio que acumuló tanto oro durante 50,000 años, que pavimentaban con él sus calles, cubrían sus templos y edificios con láminas de oro, y vestían de fino oro bordado en las ropas. El oro no valía virtualmente nada en el Imperio Atlante. Era un material de construcción tan común como lo es el acero hoy en día. Los Atlantes teóricamente minaban la mayor parte de los suministros de oro y lo usaban. Antiguas escrituras de alrededor del mundo son claras en sus cuentas detalladas de las naves espaciales y aviación avanzada de los tiempos Atlantes. Los mayas, aztecas e indios contaron a los conquistadores de estos barcos celestes atlantes que transportaban a los blancos gobernadores celestiales desde el Este. La tecnología atlante se extendió a la región de Rama, en Asia, con sus colonizaciones expansivas. Las escrituras antiguas de Vaimanika Sastra, descubiertas en la India en 1875, detallan el tamaño de máquinas voladoras, cómo eran dirigidas, cómo eran protegidas de violentas tormentas, y relámpagos, y cómo cambiaban la impulsión a la energía solar cuando la fuente de combustible llegaba a ser baja. Los escritos relatan de 70 autoridades y 10 expertos en transporte aéreo. Los textos son extremadamente precisos y fácil de entender para los científicos modernos, excepto por varios metales y aleaciones que no pueden reconocer.
Las VIMANAS eran los “barcos voladores de la edad dorada”, en las escrituras antiguas de Asia. Cuatro tipos principales de Vimanas fueron descritos, incluyendo la Nave Cónica de Oro, los Cohetes de Plata, las naves aéreas de tres pisos, y los barcos SAKUNA que eran construidos en formas de pájaros. Había 113 diferentes modelos de estas cuatro clases de naves aéreas. Ocho tubos de energía solar estaban descritos en la sección de propulsión por energía solar en los textos. El texto antiguo, VYMANIKA SHAASTRA, claramente describe entrenamiento de pilotos, sendas de vuelo, partes individuales de máquinas voladoras, así como ropa para los pilotos y pasajeros, y el alimento recomendado para un largo vuelo. Incluido en estos escritos, están los detalles técnicos de los metales usados, y unidades de propulsión. Hay una lista de comprobación de 32 instrucciones para los pilotos antes de que éstos fuesen permitidos volar. Las instrucciones incluían maniobras de batallas, cómo usar los instrumentos para ver y escuchar a grandes distancias, y como zigzaguear. Dieciséis tipos de metales resistentes al calor fueron nombrados. Otras escrituras históricas antiguas de la India describen aviación propulsada por mercurio, que se creía imposible, hasta que los científicos de la NASA descubrieron que el mercurio es un sistema superior de propulsión de cohetes. ¿Cómo sabían los antiguos acerca de la propulsión de cohetes por mercurio y energía solar?
Más notable es la Antigua literatura de Egipto, América Central, Asia, Fenicia y Babilonia referente a cómo estas naves espaciales viajaban a otros planetas y regresaban a la Tierra, cómo utilizaban armas en un modo similar a la “Guerra de las Galaxias”, de cómo estas naves no podían ser dañadas por humanos en la Tierra, y eran piloteadas por astronautas, los cuales, pinturas y talladuras antiguas muestran en trajes espaciales.
Los Atlantes, definitivamente enviaron naves espaciales a sus colonias en Luxor y el Medio Oriente, hacia América Central y Asia, según muchos escritos antiguos. Estas escrituras sonaban mucho como ciencia ficción para los tempranos cristianos que vivieron mucho más tarde, por lo cual censuraron estos cuentos de nuestros libros de historia. Y aun, los historiadores creían todo lo que veían en el cielo. Algunos investigadores modernos creen que la más tardía Estrella de Belén era una nave espacial, porque ninguna estrella puede viajar billones de millas en unas pocas horas; estrellas que se ven como OVNIS desde la distancia. Los Atlantes que tenían naves espaciales, así como los ASVINS en Asia con sus máquinas voladores triangulares de tres ruedas (descritas en el Rig Veda), y los Lemurianos con su AURAAURAUVA (divinas cáscaras nacaradas voladoras) que eran capaces del viaje interplanetario & teóricamente pudieran haber ido a Marte.
¿Porqué fue que el programa espacial de la NASA envió pruebas para fotografiar Marte, que tomó claras fotografías de una misteriosa cara y pirámides en Marte, que fueron publicadas en los periódicos más importantes y locales a través de todos los Estados Unidos en septiembre de 1988? ¿Estaban éstas conectadas a las pirámides y a la esfinge en Egipto y la antigua Atlántida por la misma raza que colonizó Egipto desde la Atlántida? ¿Estaban estos antiguos astronautas, que gobernaban el mundo antiguo, basados en la Atlántida? La verdad es que los pueblos en los antiguos imperios antes de Cristo creían en antiguos aviones y naves espaciales, y en el viaje interplanetario tan fácil como el público lo hace ahora. ¿Porqué, entonces, tanta gente ahora se niegan a creer lo que los antiguos creían que era realidad, simplemente porque fue hace más de dos mil años?
Los Hebreos y Romanes, y los sacerdotes medievales más tarde, censuraron hechos como naves espaciales, el mapa de nuestro sistema solar y otras verdades fuera de nuestros libros de historia para que su Tierra fuera “el centro del universo, y que no habían más planetas más allá de Saturno, que el sol giraba alrededor de la Tierra y que el mundo era plano”, y otras mentiras que se hicieron parte de sus libros de historia. Colón y los telescopios probaron que los libros de historia medievales eran falsos. Así como las ruinas en el fondo del océano están ahora comprobando que los libros de historia actuales son falsos.
La luna se dice que una vez fue parte del Imperio Atlante. El primer satélite en orbitar la luna envió de regreso una foto de una antigua pirámide en el lado oscuro de la Luna, que nosotros hemos examinado, y que fue censurada del público por el gobierno estadounidense, junto con otras ruinas Lunares. Ruinas de paredes y caminos fueron encontradas en la Luna por astronautas que no hablarán de ello públicamente por la sentencia y la multa de $10,000, y 10 años de cárcel, y despido con deshonra por violar la regulación gubernamental norteamericana 200-2.
Nota: William Blair, arqueólogo especialista del Instituto Boeing de Biotecnología, analizó una foto tomada por el Orbitador Lunar 2 del borde occidental del Mar de la Tranquilidad en la luna, mostrando una clara estructura blanca parecida al Monumento de Washington, y estimada a ser de unos 639 pies (213 metros aprox.) de altura. Habían estructuras similares en las cercanías. Sus similares estructuras triangulares eran claramente NO aleatoriamente irregulares. En su bien-investigado libro “Huellas en las Arenas del Tiempo – Footprints on the Sands of Time”, L.M. Lewis detalla todas las escrituras antiguas sobre la Fuerza Aérea atlante.

EL IMPERIO EN SU APOGEO. La mayoría de los escritores antiguos sobre la Atlántida están de acuerdo que los Atlantes lograron un cénit de lujo, y que los condujo a su caída. Los antiguos dicen que los Atlantes se volvieron tan materialistas y hedonistas que perdieron su visión espiritual, y se alejaron de Dios. No tenemos ninguna escritura Antigua que describa detalles de la vida en la Atlántida… es decir, encontrada en los museos del mundo y bibliotecas, más que éstos referidos arriba. Lo que sí tenemos son escritos de las muchas Escuelas de Misterios, las universidades cósmicas del amanecer del tiempo, afirmando haber preservado secretamente Sabiduría Eterna a través de los siglos. Las escuelas de misterio de la Lemuria y la Atlántida enseñaron, según registros, la historia del planeta desde el amanecer del tiempo, y los secretos de cómo dominar la vida y el ambiente – cómo curar todas las enfermedades, retardar el proceso del envejecimiento, controlar el clima, eliminar insectos nocivos, alquimia, y cómo usar cristales para sistemas de energía. Las escuelas de misterio también enseñaban la telepatía para comunicaciones, teleportación para viajes, y técnicas de mente-sobre-materia que le daban a aquellos iniciados poderes sobrehumanos. Este conocimiento, conocido como la Ciencia Secreta, está disponible ahora a los iniciados aceptados de las existentes escuelas de misterio alrededor del mundo, para que lo pasen a edades futuras cuando la masa de la humanidad sea lo suficientemente evolucionada para heredarla. Aquella edad está ahora acercándose (basado en templos secretos dentro del Monte Shaasta, los Andes, Tetones, Himalayas).
Las únicas ruinas de transporte terrestre registradas son la evidencia de monocarriles y construcciones plásticas en el suelo de Océano Atlántico, reportados por la expedición de Boris Astrurua, de una ciudad sumergida a 400 millas fuera de las costas de Portugal. Se dice que los Atlantes tenían gentes extremadamente apuestos. Se alega que usaban ropas intrincadamente enjoyadas, y vivían una vida de ocio y diversión, en fiestas, banquetes, bailes y dicha en drogas exóticas. En su creación del Cielo en la Tierra, no tenían deseos por perseguir la idea del Cielo después de la Muerte, creyendo que ellos ‘ya lo habían hecho’ en la Tierra. Los biólogos hoy admiten que la capacidad del cerebro de cráneos encontrados de la perdida era Atlante eran más grandes que los de los hombres modernos. Ellos usaban el 90 por ciento del cerebro, el cual el promedio humano es incapaz de usar hoy en día, y podían ver y oír más allá de nuestro muy limitado rango de estos sentidos, y veían auras de colores del arco iris alrededor de todas las cosas vivas, y escuchaban las frecuencias más altas de los animales
Los Atlantes crearon una fuerza laboral nacional de robots, androides y humanoides con ingeniería genética, para crear y mantener la mayor parte del imperio del plano material, y que las computadoras, controlaban los robots y androides. Máquinas de perpetuo movimiento fueron creadas, que creaban y operaban otras máquinas y las reparaban. La Atlántida estaba en el borde de la “vida sin instrumentación”. En otras palabras, el Imperio estaba controlado por máquinas y computadoras que hacían todo para los ciudadanos. Ningún Atlante tenía que trabajara o ir a la escuela. Cascos de VRIL educaban a la gente, mientras estaban dormidos; un adolescente tenía conocimiento más allá aún que el más respetado genio de nuestra Era. Con un lapso de vida de mil años para adquirir conocimiento, los Atlantes estaban conscientes e informados más allá de nuestras imaginaciones.
La Ciencia Atlante, entonces, fomentó algunas creaciones genéticas bizarras – descubrieron modos de crear-engendrar especies para creara sirenas y tritones, cíclopes, unicornios y otras criaturas que llamamos mitológicas, pero que muchos escritores antiguos llamaban Realidad después de verlas. Aparentemente algunos sobrevivieron hasta la subida y caída del imperio griego, donde la creencia en tales criaturas estaba muy extendida.

EL FIN DEL IMPERIO. Ingeniería Genética también dio lugar a la estupenda fuerza de los Atlantes, y a su enorme estatura (Titanes), capaces de ejecutar tareas de superhombres. El pueblo Atlante podían comunicarse telepáticamente con marsopas [cetáceos], (su símbolo). Los Atlantes dominaban submarinos; crearon ciudades subacuáticas en el Océano Atlántico, en domos. Los científicos Atlantes también aprendieron cómo bloquear impulsos cerebrales a partes del cerebro que causaban crimen y emociones negativas; más tarde usaron esta técnica para controlar mentes. Ellos eran muy lisos; asumieron el control del gobierno. Los líderes comenzaron a mantener las ciencias secretas, para la población general, para poder controlar las masas. Las masas dependían del gobierno para el alimento, vestidos y albergue. Esos líderes que demandaban ser Altos Sacerdotes en los templos piramidales eran realmente científicos locos con una super ciencia que parecía como magia a los no iniciados.
Los aburridos líderes de utopia, con un planeta entero como su juguete y tablero de juegos, comenzaron a buscar la satisfacción del PODER, porque no les QUEDABA NADA MATERIAL QUE LOGRAR. La hedonísitica población se convirtió tan encantada por drogas exóticas y ocio y materialismo que les rendían culto a los sacerdotes científicos, y perdieron conciencia de la realidad alrededor de ellos. Por lo tanto, la guerra telepática, sacrificios humanos, y GUERRA DE MENTES, a través del imperio explotó. Los líderes Atlantes querían controlar el mundo entero y formar un imperio planetario. Ellos ofrecieron su tecnología y lujos a otros continentes, a cambio del control de esas naciones, y muchos imperios de una Atlántida Unida. Sin embargo, el Imperio de Rama, en Asia, y el Imperio de Atenas en Europa se negaron a convertirse en atlantes. El ataque psíquico de los atlantes contra esas tierras falló contra fueras cósmicas aún superiores. Los líderes mundiales le advirtieron a los ciudadanos atlantes y líderes, que se destruirían a sí mismos, así como a la vida misma, si no dejaban de darle mal uso a las energías cósmicas, nucleares y psíquicas, que el mal uso de la tecnología podía conducir a terribles terremotos, maremotos y erupciones que podían destruir el imperio. Esta advertencia fue ignorada por millones y millones de personas, quienes, justo como ahora, viven para el “ahora”. Ignorando el futuro… la humanidad, tan preocupada acerca de su existencia diaria y placeres, que ignoraron el futuro, para su propia perdición. Algunos creyeron que sus grandes científicos podrían salvarlos con tecnología; muchos creyeron que la gente simplemente reencarnaba, y por lo tanto no temían a la muerte.
Científicos gubernamentales sabían que cataclismos habían ya destruido la mayor parte de Lemuria alrededor de 24,000 A.C., Thule antes de eso, y habían dividido la Atlántida en tres enormes islas solamente 400 años antes. Los científicos atlantes crearon ciudades subterráneas en América del Sur, debajo del océano Atlántico, bajo el continente del Polo Sur (entonces libre de hielo), y en la Luna, para escapar las calamidades mundiales. Tenían enormes fuerzas aéreas esperando rescatarlos. Lo más increíble era la Ciudad Arco Iris (Rainbow City), debajo de la ntártica, un puerto espacial ultra moderno. (Ciudad Arco Iris y la Tierra Interna – Rainbow City and the Inner Earth, por Michael Barton).

EGIPTO COLONIA ATLANTE.
Cada vez se duda menos de la existencia de la Atlántida (para mas información ver Sección “La Atlántida”) y de su fulminante desaparición tras un tremendo cataclismo. Según las investigaciones recogidas en este artículo, buena parte de los atlántes que se salvaron llegaron a la costa de Marruecos y desde allí se dirigieron a Egipto llevando consigo el recuerdo de su civilización, sus conocimientos y creencias, y dejando abundantes muestras de su paso. Ahora, puede hablarse de un Egipto Atlante cuya historia y trascendencia merece la pena considerar.
En 1976, Albert Slosman, profesor de matemáticas, doctor en análisis informático y participante en los programas de la NASA para el lanzamiento de los Pioneer sobre Júpiter y Saturno en 1973, 1974 y 1975, publicó en París un libro titulado “El gran cataclismo“. En este libro sensacional se relata con todo lujo de detalles un acontecimiento ocurrido hace 12.500 años: el hundimiento de la Atlántida descrito por Platón en Timeo y Critias.La resonancia del libro de Slosman fue escasa ya que pasó por ser un libro más sobre el tema Atlante (más de 12.000 títulos a lo largo de la Historia) con unas hipótesis curiosas ignoradas por los científicos oficiales. Dos años más tarde salió a la luz “Los supervivientes de la Atlántida“, donde se describe la gran migración de los Atlantes desde el continente hundido hasta Egipto con arreglo a una nueva lectura de los textos jeroglíficos, que culminó con la publicación en 1979 de “El libro del más allá de la vida”, más conocido como el “Libro de los muertos”.
EL ASOMBROSO ZODIACO DE DÉNDERA Es muy probable que Albert Slosman acabe siendo reconocido como uno de los más grandes Egiptólogos de todos los tiempos, aunque hasta 1972, año en que pasó cuatro meses en Egipto, no se dio cuenta, de que se le habían abierto unos horizontes absolutamente fantásticos sobre la antigüedad Egipcia. De todos los lugares fascinantes de Egipto, Déndera fue el que más le apasionó, por ello se centró en el estudio de su famoso Zodíaco, que fue encontrado por casualidad o CAUSALIDAD durante la campaña Egipcia de Napoleón. Cuando el ejército del sur, al mando del general Desaix, iba en persecución del ejército Mameluco, tanto hombres como animales estaban agotados y el general ordenó un alto para descansar en las arenas del desierto y descargar los camellos Bajo el peso de una caja de municiones se abrió un hueco en el suelo y ésta se hundió en él. Los soldados se asomaron por el agujero y descubrieron que la caja había caído dentro de una sala casi llena de arena, a la que no tardaron en bajar. El ejército iba acompañado por una veintena de sabios que entraron tras los soldados y se encontraron con que el techo de aquella cámara era un maravilloso mapa celeste. Acababan de descubrir en el fastuoso templo de Déndera, medio enterrado entre las arenas, su asombroso Zodiaco. El primer dibujo que se hizo de él, para enviárselo a Napoleón, que estaba en El Cairo, lo realizó el vizconde Deno, que pasó bastantes días y noches en difíciles condiciones de comodidad y de iluminación para reproducirlo. El resultado, no obstante, fue espléndido, casi fotográfico. Más de veinte años después, en 1822, llegaba el planisferio al Museo lmperial de París (Futuro Museo del Louvre) desatando encendidas polémicas entre los sabios.

UNA LOSA DE 60 TONELADAS. Las dimensiones originales de la losa en la que se había esculpido el Zodíaco eran de 3,60 metros de largo Por 2,40 de ancho y un grosor de 90 centímetros, lo que significaba un peso entre 55 y 60 toneladas. Para aligerar el peso, M. Lelorrain, el héroe encargado de desmontarlo y transportarlo a Francia, decidió cortar dos series de líneas en zigzag, que tenía la piedra en su parte más larga, con el fin de cuadrarla. Con esto eliminó el jeroglífico que representaba el gran cataclismo, ya que en la lectura de los jeroglíficos el agua se representa con una línea quebrada; el plural de las aguas son dos líneas; con tres la crecida del Nilo y el diluvio con cinco líneas quebradas. Como el Zodíaco de Déndera está rodeado de ocho líneas, nos encontramos con un Superdiluvio, de ahí la idea de llamarlo “El gran cataclismo“.

La campaña de Napoleón en Egipto, puso de moda en Europa todo lo Egipcio y la llegada de la losa esculpida con el Zodíaco produjo una profunda perturbación en las academias de sabios. Durante un periodo de diez años se publicaron 432 estudios entre San Petersburgo, Berlín, Londres y París, los cuales serían comentados en gran parte por Slosman en sus libros. Hubo tres clanes de grandes sabios en pugna constante. El clan de Cuvier y Monge afirmaba que los relieves y las pinturas del templo eran Griegos y que habían sido datados en el siglo II AC y en consecuencia, no tenían nada de Egipcio. Eran bellas pinturas y nada más. El equipo de Jean François Champollion decía: “Ustedes no tienen todo en cuenta“. Si estas doce constelaciones están sobre el Zodíaco en relación con Sirio, Orión y los planetas, su emplazamiento se establece con referencia a las estaciones Egipcias y no a las Griegas, es decir que la antigüedad hay que datarla en dos mil años antes de Cristo y no en doscientos. Un tercer clan, el de los astrónomos de Charles Dupuis, replicaba: “Todos ustedes están en un error, porque todas las constelaciones están conducidas por la de Leo, que está sobre una barca. En esa época el Sol estaba en la constelación de Leo, por tanto, es el cielo de hace doce mil años, no dos mil ni doscientos”.

En escena apareció un cuarto y potente clan representado por el Arzobispo de París, que amenazó con la excomunión a quienes mantuvieran tales tesis. No hay que olvidar que esto tenía lugar en 1.820 y según la Iglesia (el Vaticano), la creación del mundo había tenido lugar cuatro mil años antes de Cristo; Adán, el primer hombre, había aparecido cinco mil años atrás y la Tierra no tenía una antigüedad superior a seis mil años.
Así pues, hace sólo ciento setenta y cinco anos que los sabios conocían que el mundo existía desde hacía más de seis mil años pero no podían decirlo por el riesgo que corrían. La tradición estaba establecida y nadie se atrevía a cuestionarla.
Hasta 1.956 la Comisión Bíblica no solicitó un restablecimiento de la verdadera cronología de esta parte del Antiguo Testamento. Sin embargo, en 1.995 todavía se siguen datando los monumentos Egipcios en función de la decisión del Arzobispo de Paris, Monseñor Affre.
El año actual corresponde al 5.756 del calendario judío, que arranca según la tradición, desde la creación del mundo y según otra, de la salida de Abram (que después fue Abraham, hijo de Thera, de Ur). Es curioso que Ur signifique Luz y que el padre de Abraham se llamara como la isla que algunos han asociado a la Atlántida o a una colonia.

Según afirma Slosman, es posible hablar de sus descubrimientos sobre Déndera porque se dispone de escritos desde cuatro mil, hasta mil años antes de Cristo, en los que se habla de Déndera y sus reconstrucciones, así como lo que entre los años 1.840 y 1.870 opinaron Mariette, Máspero, etcétera. Su mérito ha sido ratificar sus descubrimientos e ir más lejos. El templo de Déndera, es el templo de la Dama del Cielo y todos los fundamentos de la Astronomía y de la Astrología parten de allí, y así fue a lo largo de sus reconstrucciones, ya que la que actualmente contemplamos es la sexta reconstrucción sobre los únicos cimientos originales, que se remontan a los arquitectos Sucesores de Horus, que fueron los primeros supervivientes llegados a las orillas del Nilo, tras el cataclismo Atlante. Existe un papiro del escriba del faraón Keops a quien se atribuye la construcción de la Gran Pirámide (aunque probablemente sea muy anterior) que se conserva en el Museo de El Cairo, en el que se precisa que, por orden de Khufu (Keops), el Templo de la Dama del Cielo de Déndera será reconstruido por tercera vez, sobre el mismo emplazamiento y según los planos establecidos por los sucesores de Horus, sobre pieles de gacela y salvaguardados en los archivos del Rey.

LOS ARGUMENTOS DE LA FONÉTICA Otro aspecto fundamental de las investigaciones de Slosman se refiere a la fonética. El punto de partida es el capítulo XVII del Libro de los Muertos, porque a través de él se llega a la Atlántida. En ese libro se habla del Más Allá, pero en este caso se trata del nombre de un país que fue sumergido por la cólera de Dios. Ese país se llamaba AHA MEN PTAH (Amenta para los Griegos; Amenti, en castellano), el Reino de los muertos, pero que en su traducción exacta quiere decir: Primer corazón o corazón primogénito de Ptah. (Según multitud de textos Ptah es el Dios Único, el Dios Eterno, el Todopoderoso). El hilo conductor que enhebra Déndera y el gran cataclismo, es ese capítulo XVII, que establece la situación desde los ancestros, y los ancestros son los Faraones, porque Faraón es de nuevo una palabra Griega, que en jeroglífico es PHER AON, PER AHA, lo que significa: Descendiente del Primogénito y el primogénito es Osiris. Toda la trama se explica a lo largo de un extenso texto en el que se cuenta, que los primogénitos se encontraban en ese otro país, AHA MEN PTAH, que fue engullido por el Mar. Los supervivientes establecieron ATH KA PTAH, que significa Segundo corazón de Ptah, cuya fonetización Griega es Egyptos. Si según apuntan todos estos datos, hubo un enorme cataclismo que sumergió todo un continente, éste tuvo que ser la Atlántida. Los textos de Platón hablan de ello claramente. Él mismo dijo que fue Solón quién le inspiró. Timeo y Critias, y Solón que vivió siete años en Egipto y aprendió con los sacerdotes de Sais, todo lo referente al continente sumergido, así como en los jeroglíficos, que leía y comprendía.

EL GRAN CATACLISMO QUE SUMERGIÓ LA ATLÁNTIDA. Es preciso tener en cuenta que cataclismos de esta magnitud se han repetido con cierta periodicidad, y remito al lector al magnifico estudio realizado por Juan Bonet, magnífico investigador, que en su libro: El vuelco de la Tierra, editado por la Universidad de Navarra, describe los cuatro vuelcos habidos ya en nuestro planeta y apunta además la posibilidad de un próximo quinto vuelco (vuelcos de aproximadamente 180º grados) con el consiguiente cataclismo. Todos los vuelcos habidos son asociables a los diversos relatos de diluvios de las distintas leyendas y tradiciones, que siendo muchos pueden reducirse a cuatro, coincidentes en sus características con los cuatro vuelcos mencionados. Precisamente el último, que coincidió con el final de la última Glaciación (el que originó tal final), fue el que hundió la Atlántida, recogido en la epopeya de Gilgamés y en el diluvio bíblico de Noé.
A este respecto Slosman cuenta, que los sacerdotes que estaban al corriente de lo que iba a ocurrir, habían hecho construir decenas de miles de embarcaciones insumergibles, que llamaban Mancgit y no sólo sirvieron para salvar a una parte de la población, sino que fueron utilizadas también por sus descendientes. Son esas Barcas Sagradas que se encuentran por todas partes, en las que se habían salvado Osiris, Isis y Horus. Cuando la Tierra volcó girando 180º sobre el eje, el movimiento aparente del Sol primero se detuvo y luego el cielo pareció desplomarse. A continuación, el Sol retrocedió en su curso para ponerse por donde había salido, todo ello en un tiempo brevísimo. Después, acompañado de gigantescos terremotos se produjo la gran inmersión y la desaparición del Sol. Los supervivientes escaparon en todas direcciones, pero una buena parte de ellos se dirigieron hacia lo que había sido hasta entonces, la Tierra de Poniente, que es precisamente lo que significa la palabra MOGHREB, la costa de Marruecos. Desde allí se dirigieron en un largo éxodo hasta el Nilo.

LA TEOLOGÍA ORIGINAL DEL MUNDO. El mencionado capítulo XVII del Libro de los muertos recoge, en realidad, la Teología original del mundo de la cual todas han derivado. Una teología sorprendente porque es absolutamente monoteísta e idéntica al Dios de Abraham y de Moisés. Según Slosman, el Antiguo Testamento no es sino una copia de esta Teología original, en la que se olvida demasiado fácilmente que Moisés era Príncipe de Egipto y por tanto, que había sido elevado a Gran Sacerdote porque estaba destinado a ostentar el cetro.
A esto es preciso agregar algo sumamente importante: El resultado de la cuidadosa, documentada y exhaustiva investigación realizada por el escritor Egipcio Ahmed Osman, que concluye que ese Príncipe, de madre Judía, la Reina Tiyi, hija del Visir Susa (el José bíblico) y padre Egipcio, el Rey Amenofis III, fue el Rey Amenofis IV, al que se conoce más como: Akenaton, o el Rey Hereje, porque restablece el culto a un Dios único, Atón y Akenaton es precisamente Moisés.
Para situar adecuadamente esta cuestión es preciso hacer una digresión. El nombre Moshe, Moisés, no significa Salvado de las Aguas, como suele interpretarse sino Nacido de las Aguas, ya que las Aguas, representan siempre la esencia de la vida. Además el mundo de las aguas, simboliza el mundo emocional, lo cual se asocia al amor, entre su padre Egipcio y su madre Judía, de la que él nace, lo que automáticamente lo convierte en Judío indiscutible, porque para el Judaísmo son Judíos los hijos de vientre Judío. (La madre siempre es evidente, pero el padre sólo es presumible). Este nombre tiene una connotación de suma importancia ya que lo relaciona con los nacidos de las aguas del cataclismo, los primogénitos, descendientes del primogénito (Osiris) y sucesores de Horus en ATH KHA PTAH, en el Segundo Corazón de Ptah. En consecuencia, el nombre Moisés, sirve como pista clara para relacionarlo con su origen regio indicando que no es un príncipe cualquiera. Como tal, además de prepararse para manejar el mundo material, es preparado para manejar el mundo espiritual, ya que el Faraón es Sumo Sacerdote. Y así aprendió, de la primera letra hasta la última, todo el monoteísmo original Egipcio, tal como se enseñaba precisamente en Déndera.

EL HORIZONTE DE ATON. Por otra parte Akenaton no establece, sino que restablece el monoteísmo original con Ptah, el Único, que es lo mismo que representa ATON, y una vez hecho esto, traslada su capital a un lugar del desierto, en el que las montañas forman un arco cuya cuerda es el Nilo y al cual da el nombre de El horizonte de Aton, Akenaton, conocido actualmente como Tell el Amarna.
Pero hace algo más. Traza sobre el territorio Egipcio un gigantesco círculo, de cientos de kilómetros de diámetro, que marca con doce estelas, y en ellas escribe: Estos son los límites de mi Reino. Estos límites son muy inferiores al Imperio real, formado por el Alto y el Bajo Egipto, pero sólo aparentemente porque las estelas representan las doce puertas del Zodíaco, lo que convierte en Reino suyo lo que está Más Allá, el Universo Entero. Akenaton, según los Egiptólogos, es derribado por una revuelta sacerdotal y probablemente asesinado, aunque ni su tumba ni su momia se han encontrado nunca, y su nombre fue borrado de los monumentos; sin embargo hay una estela de El Amarna, en la que figura que simplemente desapareció.
Moisés también desaparece de Egipto y reaparece cuarenta años más tarde, para llevarse a un pueblo prácticamente limpio de religión, los Habiru, más Egipcios que Judíos, como queda muy claro si se lee con atención el principio del Éxodo, a los que conocía bien y a los que transmitió todo el monoteísmo Egipcio y cuanto había aprendido allí, unido a las experiencias y los conocimientos que había adquirido durante cuarenta años con Jetro, sacerdote de Madián, que llegará a ser su suegro.

EL VALOR DE LOS JEROGLÍFICOS. Lo que pocos conocen es que en 1.812 Champollion publicó en Grenoble un libro titulado De la Escritura de los Antiguos Egipcios, en el cual afirma, que la escritura jeroglífica en modo alguno es alfabética, pues representa cosas, no sonidos, y lo mismo afirma de la escritura Hierática a la que considera como Una Taquigrafía Jeroglífica. El propio Champollion lo hizo desaparecer de las librerías con el pretexto de que podía lesionar a las personas piadosas, porque hacía remontar las dinastías Faraónicas al año 5.285 antes de Cristo, es decir, antes del nacimiento oficial de Adán.

 Clemente de Alejandría, Padre de la Iglesia del Siglo III, en su Stromatas hace un estudio muy próximo a la realidad de lo que son y representan los diferentes tipos de escritura Egipcia, y el propio Aristóteles, en el Tratado de Filosofía según los Egipcios, se refiere a los jeroglíficos, que es más que probable que conociera perfectamente en su dimensión de lengua sagrada porque escribe: “Los Egipcios, habiendo conocido las formas espirituales, se expresaban por una doctrina intelectual superior a los métodos humanos. Grababan estos conceptos sublimes por medio de figuras, tornando las piedras de los muros de sus templos. Las usaban tanto para todas las ciencias, como para todas las artes, con el fin de indicar que el espíritu inmaterial lo había creado todo a partir de los modelos particulares de cada ser.

Slosman añade: En todos los tiempos estos jeroglíficos fueron objeto de una consideración respetuosa, porque estas imágenes no podían ser más que portadoras de un mensaje celeste: El de la Ciencia Divina. Su significación simbólica sólo podía ser, sin duda, mística e iniciática. Esto significa, sobre todo, que los jeroglíficos tienen una base ideográfica, altamente espiritual, y que por esta razón la mayoría de los signos no eran comprensibles para el pueblo. Es decir, que existía un lenguaje popular que se leía en alta voz y que por consiguiente era hablado. Fue llamado más tarde lenguaje Demótico. Por tanto, se ha de suponer que el jeroglífico no era más que un lenguaje escrito destinado a la conservación de la Tradición Original.De hecho, los conflictos en los que se sumergieron los sabios al aplicar a los textos el método de Champollion, fueron enormes, porque además de ser totalmente diferentes las interpretaciones entre unos y otros, generalmente los resultados son incomprensibles. Los griegos llamaron a los jeroglíficos Lengua Sagrada. Podemos entender, que es así, porque los primeros datan de Menes, y cuando los volvemos a encontrar 4.000 años más tarde sobre la Piedra de Rosetta, los signos son absolutamente idénticos. En 4.000 años no se ha cambiado ninguno. Sin embargo, había dos lenguas habladas, el Demótico y el Hierático, que en 500 ó 600 años sufrieron cambios enormes, hasta el extremo de que al cabo de 1.000 años, ya no se comprendían.
Existen cinco diccionarios principales sobre jeroglíficos: Suizo, Belga, dos Franceses y uno Inglés, y en todos ellos no hay dos palabras que sean comparables: Nadie traduce, sino que cada uno interpreta a su manera las imágenes que ve. Los jeroglíficos son iconografías diversas: Pájaros, Animales, Hombres, Mujeres, pero que constituyen una lengua comprensible, real, original, tradicional. Y si este planteamiento entra en colisión con lo tradicional. ¡Qué se le va a hacer! ¿Qué se le va a hacer?. Pues, sí se puede hacer: Volver a la humildad de la ciencia carente de Dogmatismos. Abrirse a la verdadera ciencia, que en sí misma, estará siempre abierta a todas las posibilidades. Acaso sea el momento en este tiempo cambiante de conocer el legado, el mensaje, las instrucciones de nuestros antepasados.

EL GRAN CATACLISMO FINAL. Este dibujo aparece en los principales templos Egipcios y su importancia radica en que permite leer sin la aportación de ningún texto escrito la totalidad de la escena primordial del Gran Cataclismo, origen del hundimiento de AHA MEN PTAH, el Edén desaparecido. La triada divina estaba a la cabeza de los evadidos, que se han convertido en supervivientes de la Atlántida, originando gracias a Hor (Horus) una dinastía de Faraones o hijos de Dios. En primer lugar, se encuentra Nut, la reina virgen, madre de Usir (Osiris). Por haber enviado al mundo al primogénito de Dios, sube al cielo desde donde protege a los hermanos menores. Por esto, se identifica a la reina Nut, con la Vía Láctea. Aquí se la ve con el cuerpo constelado de estrellas, formando un puente entre Oriente y Occidente como El Gran Río Celeste. Desde el oeste, lugar donde tuvo lugar la terrible catástrofe, el mar ha sumergido toda la tierra del inmenso continente y sobre su superficie sólo quedan las Mandjit, embarcaciones insumergibles concebidas para asegurar la supervivencia.Sobre la barca de la izquierda se encuentra Osiris, con la cabeza vendada. La mitad trasera de un león esta apoyada sobre las vendas, representando el desorden. El trastorno y la ruina que se ha producido durante el paso del Sol, en la constelación de Leo en movimiento retrógrado. Al lado de Osiris está su hijo Horus, representado por el halcón y portador del Sol. Porque, de su supervivencia depende el renacimiento de los evadidos. Como ha sido gravemente herido y apenas tiene un hilo de vida, la Cruz Ansata, Ank, está ensangrentada, lo cual no ocurre con la que lleva Iset (Isis), la madre de Hor y esposa de Usir. Ella lleva sobre la cabeza el alma de los escapados, simbolizada por una pluma verde de avestruz. La Mandjit de la derecha, ha superado las dificultades con la ayuda de un velamen de fortuna. Ha llegado a Oriente, a TA MANA, el lugar del ocaso.

REFLEXIONES CÓSMICAS. De 1972 a 1978, una agencia de investigación científica con base en Maui, llamada MIND International tenía sus agentes alrededor del globo, coleccionando evidencia acerca de civilizaciones desaparecidas. Fueron creadas Investigaciones Mentales hacia Desarrollos de Noticias en 1967, como Departamento de Información, y fue renombrado en 1974 para abarcar todo tipo de conocimiento en el planeta, en busca de la “última” verdad. M.I.N.D. envió agentes alrededor del mundo a coleccionar información que necesariamente estaba excluida de los libros de historia en los Estados Unidos.
Muchos artefactos y ruinas fueron descubiertos y publicados en diferentes ubicaciones alrededor del mundo, pero fueron necesaria y conscientemente omitidas del sistema educativo de los Estados Unidos. ¡La edad y el avance tecnológico de muchos artefactos y ruinas contradecía los textos de historia educativa.
La creencia en super civilizaciones y sus reliquias es común en Perú, India, Ecuador y el Tíbet. En 1976, los Phillip Geiger, Steve Forsberg y Steve Omar publicaron un pequeño periódico llamado INTELIGENCIA INTERNACIONAL, en Van Nuys, California. Gelger trabajó muy de cerca con su socio,Nick Edwards, quien había buceado en las ruinas cerca de la Isla Bimini en las Bahamas, ruinas que se creía eran de la Atlántida. Los tres directores habían personalmente entrevistado al Dr. Maxine Asher, el descubridor más celebrado y publicitado de la Atlántida. Todos los agentes de MIND tenían diferentes misiones. Por ejemplo, Omar estuvo primero asignado a estudiar cada religión, filósofo e historiador en la historia registrada en las bibliotecas universitarias.Omar tenía título en historia, en la Universidad. En Francia había 6 volúmenes de historia antigua por el famoso historiador francés y arqueólogo Robert Charroux, quien había amasado datos de recorridos en áreas remotas y unos 30 años de investigación en museos, monasterios y cavernas. Hoy en día, ninguno de éstos volúmenes puede ser encontrado en su forma original o reimpreso, en ninguna parte de Hawai o los Estados Unidos.
En su volumen, “Maestros del Mundo – Masters of the World”, Charroux escribe: “La verdadera historia de la civilización es prohibida. Poderosas conspiraciones tratan de permitir que se exprese solamente una versión distorsionada. Nuestra historia social y religiosa ha sido falsificada durante miles de años, desde los Egipcios, olvidando o ignorando las verdades dadas a ellos por sus ancestros, se dieron el título de los “primeros iniciadores y pueblos civilizados. Los griegos también olvidaron pagar tributo a sus maestros Celtas y Egipcios, y presentaron a su país como la cuna de la humanidad”.Luego vinieron los Hebreos… esta fue la explosión final. (Nota: Los Griegos y Egipcios aun escribieron que ellos existieron durante el tiempo de la Atlántida!)
Los emperadores y sacerdotes Cristianos Romanos ordenaron la quema de la mayor biblioteca conocida en la historia, en Alejandría, Egipto, porque contenía libros acerca de civilizaciones y religiones que existieron mucho antes del Génesis en la Biblia. Las otras 9 antiguas grandes bibliotecas fueron también destruidas.
Los libros sobre la Atlántida y Mu por los aztecas, mayas e Incas fueron quemados por los invasores españoles, quienes veían tales historias como una amenaza a sus historias religiosas. Sin embargo, pocos volúmenes fueron escondidos por estudiosos que temían la destrucción de los mismos; ellos han permanecido para las mentes abiertas de investigadores de hoy. ESTA ES la “Sabiduría Eterna”.

EL CONTINENTE PERDIDO DE LUMANIA.
Un libro escrito en la lengua de la India, el cual incluye dos antiguos mapas mostrando el perdido continente de LUMANIA, fue enviado al Dr. Ronald P. Anjard, por el antiguo historiador hindú, astrónomo y autor, llamado Sampeth Lyengar. Además, una antigua piedra tallada en la forma teorizada de Lumania, fue enviado al Dr. Anjard por la señora Enid M. Irwin, y esta información fue enviada a los cuarteles principales de Mind International en Maui. Anjard escribió acerca del continente de Maskara (donde se informa que existió la civilización de Lumania) en lo que es ahora el Océano Índico… con partes estirándose hacia Australia.
Se dice que las islas indonesias son picos montañosos remanentes de este continente hundido, que existieron aun antes de la Atlántida. En 1974, un diplomático de las Naciones Unidas, investigando continentes perdidos, Farida Iskiovet, le dijo a los directores de Mind International, en Hawai, que ella averiguó acerca de unas misteriosas ruinas de pirámides en Indonesia, de una cultura prehistórica. En 1977, un agente de Mind International de Australia, Colin Amery, reportó el descubrimiento de misteriosas ruinas en las remotas tierras desiertas australianas: “Mi investigación en los meses recientes sugiere que en cavernas en el desierto del Oeste de Australia, han sido almacenados maquinaria y artefactos únicos, datando atrás hasta el período de la Lemuria. Estas son historias de templos escondidos en selvas tropicales.” Amery añadió que él descubrió un pequeño templo sobre un templo subterráneo, extendiéndose como unos 1,000 pies.
Durante los años ‘60s, muchos periódicos y revistas reportaron el descubrimiento de unas extrañas bolas metálicas, encontradas en el desierto australiano, de origen desconocido. Todo intento para abrirlas con máquinas y armas falló, y la composición metálica era desconocida. ¿Habrá allí alguna relación? Lumania no era el continente Lemuria, del Pacífico (también conocido como Mu, Pan, Mar y Muror). Lumania parece datar de más temprano.

PERDIDOS EN EL TIEMPO.Perdido en el tiempo… Lumania ha dejado una carencia de ruinas que los científicos han encontrado en el Océano Índico… talvez tan antiguas como para haberse desintegrado. Todo lo que tenemos son los mapas del Dr. Anjard y escritos de tiempos antiguos, unos cuantos escasos artefactos y el templo subterráneo.
Según Jane Roberts, una médium del tipo de Edgar Cayce afirma que por recepción de datos Extrasensoriales sobre Lumania, descritos a continuación, aunque sin manera de comprobar, dice que ‘Los Lumanios eran científicamente avanzados, mucho más allá de la tecnología del siglo 20 en América, y ellos vivían en ciudades subterráneas en estilo futurístico. Ellos formaron campos de energía alrededor de sus ciudades para protegerlas de enormes animales aterradores que recorrían la Tierra en ese entonces (¿dinosaurios?), así como salvajes.’
Los Lumanios no procuraban formar un imperio como los Atlantes lo hicieron después, sino que, por el contrario, concentraron su población en Maskara con solo pocas ciudades subterráneas en otros continentes. No tenían deseos de contactar o influenciar a las masas de primitivos salvajes recorriendo el mundo en ese entonces. Las entradas a esta ciudades subterráneas fueron ocultadas en las negruras de cavernas naturales. Las puertas eran traslúcidas para permitir a la gente ver hacia el exterior sin que nadie pudiese ver hacia adentro. Túneles subterráneos conectaban las ciudades con monocarriles de alta velocidad.
Los INDIOS HOPI ( HOPI NDIANS), los antiguos hawaianos, y los NAACALES DE Burma, todos cuentan del continente perdido. En Maui, escondido profundamente en las densas selvas tropicales de la cuesta superior del Cráter Eke, hay ruinas de un templo, y una esfera del sol de una civilización perdida que no está en ningún libro de historia sobre Hawai. Numerosas otras misteriosas ruinas pre-Hawaianas fueron encontradas en las selvas de Maui.
En entrevista a la señora Hildra James, fundadora de la Casa de la Mamá Pez en Maui, descendiente de la realeza hawaiana, narra acerca de cómo ella y los asociados sobrevolaron las ruinas en un helicóptero y atestiguaron lo mismo. También entrevistamos al aclamado “autoridad líder mundial” de la historia de Hawai, Sra. Inez Ashdown¸ que tenía una fotografía de las ruinas del Cráter Eke; también Merriil Fankhauser, anteriormente de la Xian Internacional en Maui, exploró muchas otras ruinas en Maui, de las cuales él creía que eran de Lemuria, incluyendo algunos perales Kaupo y Wainapanapa. Los lemurianos le rendían culto al Dios Sol y nombraron su imperio según este concepto.

PARAÍSO LEMURIANO.La traducción literal de la palabra Maui es “DIOS SOL”. El famoso cráter en Maui, Haleakala, se traduce “la Casa del Sol”. El Templo del Sol era el centro de la pirámide del Imperio del Sol y el punto en el esquema más grande del cosmos. El Rey Sol o (Emperador del Sol) era el gobernante divino del Imperio del Sol. La Ciudad del Sol era la ciudad capital del planeta Tierra durante la Edad Dorada del Imperio del Sol, y era conocida como Hamakulia. Según un mapa de la Lemuria publicado en la edición dominical del periódico TIMES de Los Angeles, el 31 de julio de 1977, Hamakulia estaba en la vecindad de Maui. También mostraba a Mu extendiéndose desde fuera de las costas de California hasta la región de Japón, y al sur a través de la Isla de Pascua y Tahití.
Según Churchward, MU tenía aproximadamente 5,000 millas de largo y 3,000 millas de ancho, un bello paraíso tropical como el Jardín de Edén. El afirma que hubieron unas 64 millos de personas que murieron en el hundimiento, y que esto databa hacia atrás sobre unos 50,000 años. Las Islas del Pacífico son los picos montañosos remanentes del continente perdido. Mapas con detalles precisos del continente perdido de Mu y Atlántida fueron encontrados en tablillas de piedra pre-incaicas en Perú, por el Dr. Javier Cabrera, grabadas en piedra y fotografiadas por Robert Charroux.
El diplomático de las Naciones Unidas, Farida Iskoviet, asistente del Presidente de las Naciones Unidas, Adam Malik, vino a Maui en 1972 e investigó la historia y las ruinas lemurianas, concluyendo que eran reales. Una de las autoridades líderes de Hawai en investigación sobre Lemuria era el Sargento Williard Wannall, de la Inteligencia del Ejército en Oahu. El informó que unas ruinas de una ciudad lemuriana sumergida estaban entre Maui y Oahu. Era un Proyecto Ultra-Secreto en la Inteligencia Naval en 1972.

PROCYON, EL CENTRO GALÁCTICO. El Orbe Central en el medio de nuestra Galaxia es Procyon. Cada estrella en nuestra galaxia orbita alrededor de esta esfera central. Sirio, Vega, Alfa Centauri y otros globos “parecidos al sol” tienen también planetas orbitando alrededor de ellos, mientras rotan alrededor de nuestro Sol Central, Procyon. A nuestra Estrella Sol le toma 26,000 años completar una órbita alrededor de Procyon –un Año Galáctico-. Hay 12 Campos de Fuerza de energía cósmica irradiando hacia fuera a través de la galaxia desde Procyon. Al completar una órbita galáctica, pasa a través de estos 12 campos de fuerza (meses galácticos). Cada mes Galáctico tiene aproximadamente 2,166 años solares, y un año Galáctico tiene 26,000 años solares.
Hace casi un Año Galáctico, o sea 26,000 años, estaba la Edad Dorada del Imperio del Sol, cuando la humanidad vivía en paz, amor, armonía y prosperidad más allá de todo lo que podríamos imaginar en este tiempo. Mientras nuestra Estrella Sol orbita alrededor del sol Central, estamos ahora entrando en los primeros rayos del campo de fuerza Acuariano, mientras dejamos los rayos del campo de fuerza de Piscis. Estamos ahora en la Cúspide, sintiendo tanto las vibraciones de una edad moribunda y el amanecer de una nueva edad. Esta es la Ciencia Cósmica de Mu, basada en los escritos de James Churchward y el Dr. George Hunt Williamson, quien pasó docenas de años estudiando antiguas escrituras acerca de Mu.

IMPERIO DEL SOL. El sol del Imperio del Sol era el símbolo cósmico para las primeras energías creativas irradiando desde el sol central en el centro del Universo, las energías benéficas del tiempo y el espacio desde dimensiones más altas, la fuente de toda vida, materia y energía. El sol más allá representa en el microcosmo al sol dentro de cada ser humano, la eterna e invisible llama que une al hombre con su creador cósmico. El pueblo Lemuriano (Mu), creía que el sol dentro del hombre estaba ubicado en el “tercer ojo”, el ojo invisible dentro de nosotros, que está sintonizado dentro de nuestras visiones más íntimas. Según Churchward, mucha de la civilización de Mu vivía en casa con tejados transparentes. Eran libres de tensiones y enfermedades, y vivían centenares de años, desarrollando su habilidades extrasensoriales con casi 40,000 años de práctica social y experimentación. Con tantos siglos de evolución, los Mu se ganaron su reputación de telépatas, viajes astrales y teleportación… haciendo innecesarios los vehículos terrestres. La mayor parte de quienes han escrito acerca de Lemuria afirman que eran primordial y socialmente una cultura vegetariana, agrícola, orgánica, que trabajaban al aire libre y en armonía con la naturaleza y la tierra, teniendo poco uso para la tecnología científica. Los Lemurianos se habían concentrado en el desarrollo de la meditación y la percepciónes Extra-sensorial (ESP). Lemuria tenía relativamente poco interés en la tecnología atlante, y prefería experimentar con las energías físicas para mover objetos (comprobado por Uli Geller durante su investigación en la Universidad de Stanford en los años ’70), aunque sí usaban energía solar, frecuencias sónicas ultra-altas, energía de cristales y teleportación para construir y mover objetos también.
Un cuento describe pruebas ‘pre-maritales’ en Lemuria. (escrito por un hombre llamado Cerve, un historiador rosacruz). Los ancianos requerían que un hombre y una mujer dieran todas sus posesiones al sacerdote, de modo que no tuvieran absolutamente nada – ninguna ropa, comida, cobijo o herramienta. El hombre y la mujer eran enviados a los bosques durante un mes (28 días), desnudos. Durante este tiempo, ellos debían construir su abrigo, hacer sus propias ropas, recolectar su propia comida, hacer sus propias herramientas, y suministrarse uno al otro sin llegar a discutir o proyectar cualquier negatividad uno al otro. Si pasaban esta prueba, los casaban y sus posesiones eran devueltas. Si fallaban la prueba, no podrían casarse.

MIGRACIONES EN EL TIEMPO. Los Lemurianos migraron desde el continente en el Pacífico Medio hasta el continente de Atlántida, donde se informa que evolucionaban a esa sociedad hacia la perfección científica. La literatura contemporánea se maravilla con las invenciones que parecen como ciencia ficción. Lámparas que alumbraban con una gran brillantez durante miles de años sin mantenimiento, hablado por tantos escritores antiguos, eran un legado de la Atlántida. Algunas de estás ‘Luces Máximas’ brillaban todavía cuando los exploradores españoles las encontraron ardiendo en lo profundo de la selva amazónica, más de 10,000 años después! (documentado por los libros de Robert Charroux). Los historiadores antiguos encontraron las Luces Maxin todavía ardiendo en Egipto (que era una colonia Atlante en Luxor), más de nueve siglos después de la nundación, en templos con puertas que ellos informan, se abrían y cerraban automáticamente- y eran cuidadas por robots!

CIUDADES DE CRISTAL DE LA ATLÁNTIDA. Robert Charroux documenta los textos antiguos donde fueron encontradas estas invenciones. Quizás igual de sorprendente era la ciudad sumergida encontrada fuera de las costas de las Bahamas por cinco buzos, en 1970, con su majestuosa pirámide cubierta de oro, rodeada por domos, edificios rectangulares, instrumentos metálicos no identificados, y la estatua sosteniendo el misterioso cristal que contenía siete pirámides en miniatura. El cristal, traído a la superficie por el Dr. Ray Brown, amplifica la energía pasada a través de él, emite rayos que curan enfermedades, y es hecho por medio de un método desconocido para los científicos que lo analizaron. Fue encontrado en una cámara misteriosamente iluminada, dentro de la pirámide debajo del agua, con alguna clase de pistola de rayos, como instrumento, apuntando a ella.
Fotografías Kirlian, las cuales registran impresiones más allá de nuestro rango limitado de visión, mostraron un ojo dentro del cristal, que no es visible para el ojo desnudo.
Qué clase de tecnología podría construir un largo camino pavimentado de negro, de centenares de millas, que estaba todavía en buenas condiciones después de que pasaron 10,000 años?
Este camino fue encontrado debajo de las aguas, fuera de la Costa Este, por un submarino de grandes profundidades, el Aluminaut, y contenía óxido de magnesio.
En 1977, fue hecho un misterioso descubrimiento en el suelo del Atlántico, referente a una tecnología desconocida. Una pirámide de 650 pies fue misteriosamente iluminada, con blancas aguas chispeantes rodeándolo, que se tornaron verde profundo, un impactante contraste a las negras aguas a esas profundidades. El descubrimiento fue fotografiado por la expedición de Arl Marahall fuera de las costas de Cayo Sal. Las fotos de Dr. William Bell, tomadas en el fondo del océano Atlántico mostraban una punta de seis-pies protuberando de un par de algo parecido a bases circulares de engranaje, con peculiares emanaciones de luz desde el fondo del abismo.
¿Eran estos los remanentes de la Eterna Llama, de la cual hablaban los antiguos, accionada por una energía cósmica inter-dimensional sacada de la atmósfera por una forma de conductor de cristal en el ápice de las pirámides o torres?
Pirámides más grandes que cualquier edificio en el mundo hecho en nuestros tiempos modernos han sido encontradas en el fondo del Océano Atlántico y en China, y una en Egipto, que nuestra propia tecnología ha fallado en emparejar. Estas pirámides tienen cemento que nuestros científicos admiten, es superior al que usamos hoy en día.
Los escritos de los antiguos describen pirámides como Cápsulas del Tiempo, conteniendo la historia y tecnología del Imperio del Sol y de la Atlántida de los últimos días. Una enorme pirámide, a 10,000 pies de aguas Atlánticas, fue reportada haber sido encontrada, con un cristal pulsante en su cima, por la expedición de Tony Benik. El grupo también encontró una tablilla de cristal opaco allí, y reportó que cuando una luz fue emitida a través de ella, se volvían visibles unas misteriosas inscripciones. Más pirámides subacuáticas fueron encontradas fuera de las costas de Centro América, Yucatán y Louisiana, donde se encontraron domos, o bóvedas, en el Estrecho de Florida. Un edificio estilo griego, de mármol fue encontrado entre la Florida y Cuba. ¿Y que hay de la columna que radiaba energía, que encontró el Dr. David Zink en las Bahamas, en 1957? Zink también trajo a la superficie otros artefactos de sus buceos sobre la Atlántida, y fue entrevistado por el agente de Mind International, Steve Forsberg.

RAYOS SUPER CÓSMICOS: Edgar Cayce no sólo propuso una interesante cronología en relación con los cataclismos Atlantes, mucho más cercana a la posible realidad que la de Scott Elbot, sino que informó ampliamente sobre el avance técnico de nuestros ancestros. Nos habló, por ejemplo, del poder de los cristales y de rayos super cósmicos. ¿Tecnología avanzada como la nuestra?
Si las catástrofes geológicas a las que se refería Cayce, ya suponían un gran desafío para las nociones científicas de su época, mucho más lo era describir las fuentes energéticas que activaban los barcos, submarinos y aviones de la civilización Atlante. Sin embargo, no pareció equivocarse demasiado. Los hombres con características anatómicas modernas ya estaban dispersos por el planeta hace unos 50.000 años, fecha próxima a la que indicó Cayce para la primera destrucción de la Atlántida. Las demás, en las que Cayce sitúa los cataclismos posteriores, concuerdan con las de los geólogos sobre las inversiones de los polos magnéticos, cambios climáticos, terremotos, períodos de actividad volcánica y extinciones, de forma que sus visiones que anticiparon muchos de éstos y de otros descubrimientos científicos, no parecen puramente imaginarias.

Sus relatos sobre la utilización de alta tecnología, especialmente referida a cristales, resultaban hace tiempo más difíciles de aceptar, sobre todo cuando se refiere a ellos como acumuladores de nformación y energía para su uso posterior, pero hoy ya no resultan tan absurdos.
En la misma línea de Cayce, el psíquico Dale Walker, ha indicado que los cristales se utilizaban para convertir la energía solar en electricidad… Su increíble poder y esplendor fue posible gracias a la ciencia de los cristales. El descubrimiento del uso de los cristales para controlar la increíble reacción energética entre materia y antimateria, dio lugar a los vuelos espaciales.
Más detallado aún es el relato ofrecido por el psíquico Michael Gary Smith, según el cual éstos disponían de pantallas mágicas, en las que podían ver cuanto sucedía en cualquier punto de la Tierra. Asimismo poseían bolas de luz que se encendían y apagaban con un simple movimiento de la mano. Otro de los maravillosos inventos de esta civilización era un carro sin caballos que lanzaba un rayo de fuego, blanco por delante y rojo por detrás. Esta civilización creció hasta tal punto que disponían de barcos para llegar a casi cualquier punto de la tierra. Tampoco hay que olvidar los mágicos pájaros de plata donde la gente viajaba a través del cielo, a velocidades altísimas. Y más aún, existen indicios de que en la Atlántida había naves espaciales capaces de abandonar la atmósfera terrestre y llegar a la Luna y a otros planetas. Otro campo de la ciencia de la antigua Atlántida, era la posibilidad de crear seres humanos iguales a nosotros y el uso de máquinas mentales subatómicas. Una tecnología tan puntera tenía que ir inevitablemente acompañada de una medicina muy avanzada. Según él, tenían un pequeño instrumento que cabía en la palma de la mano del paciente y consistía en un cristal con una capucha de cobre en cada extremo: El médico podía leer el color del aura o del campo biomagnético del paciente mediante este cristal y diagnosticar la dolencia, explica Smith.

GUERRA DE LAS GALAXIAS. Los atlantes utilizaban rayos láser y cristales para aprovisionar de combustible sus centrales eléctricas. Había una enorme “Piedra de fuego”, con energía generada filtrando los rayos del sol a través de prismas de rubíes, que concentraban energía a través de instrumentos conectados en el complejo de transporte por control remoto. Dentro de un enorme domo con una chimenea resbalosa, las estaciones de energía cósmica transmitían rayos que podían volverse tan altos, que se convirtieron en los famosos Rayos de la Muerte (según Ruth Montgomery y Edgar Cayce en sus sesiones de recepción metafísica). Los científicos también perfeccionaron la anti-materia. Cuando un rayo de anti-materia entra en contacto con material ordinaria, instantáneamente la convierte en energía invisible. En otras palabras, ¡la vaporiza! Por ello son tan difíciles de encontrar las huellas de edificios y ciudades atlantes. ¡Fueron convertidos en energía invisible! Se dice que uno de esos rayos anti-materia todavía está funcionando en el Triángulo de las Bermudas, debajo del agua, y ha estado causando que barcos y aviones desaparezcan. Hoy en día, este rayo está fuera de control. Muchos Atlantes huyeron a ciudades bajo tierra, que fueron más tarde sepultados por océanos inundantes, machacados debajo de glaciares, o enterrados por lodo y escombros.
Esta versión metafísica de Atlántida es difícil de probar sin evidencia visible. Sin embargo, escrituras antiguas cuentan sobre mucha de la destrucción y las armas involucradas. Estalló una guerra mundial sobre el planeta Tierra, y se regó hasta el espacio exterior. Astrónomos británicos han publicado evidencia que algunos de los cráteres en la Luna están exactamente formados como cráteres de bombas atómicas en la Tierra, los cuales tienen una estructura de paredes y suelo totalmente diferente de los usuales cráteres de meteoros cercanos. (Observatorio Lamont, Gran Bretaña sobre “Cráteres Lunares”)
¡Hay reportes de astronautas encontrando unas inusuales altas emisiones de radiación viniendo de éstos cráteres! Aparentemente estalló una Guerra entre los Imperios Rama y Telos (América del Norte), y Atlántida y Atenas, se convirtió en una guerra mundial. La guerra se regó hacia América del Sur, donde magníficas ciudades monolíticas fueron encontradas por exploradores españoles en la remota y densa Selva Amazónica, en las exploraciones en busca de las Siete Ciudades del oro, entre 1500 y 1775. Los diarios y los libros de los exploradores, dejados a nosotros en las bibliotecas suramericanas, dicen que una vez hubo espléndidas ciudades totalmente devastadas por algún enorme cataclismo. Los edificios parecían haberse derretido por algún fantástico calor. Enormes árboles fueron derribados como si fuesen de juguete. ¡Ningún ser humano permaneció en estas ciudades para contar la historia! Una expedición reportó haber hallado una espléndida ciudad en la no crecía había absolutamente ninguna vegetación, aunque había estado rodeada por la espesa jungla durante miles de años. Lógicamente, la selva tropical debería de haber crecido sobre la ciudad, ¡pero la radiación atómica había evitado que esto sucediera!
Muchas tribus locales le contaron a los españoles que las ciudades abandonadas eran tan antiguas que no había ninguna historia conocida de ellas, excepto que algún horrible cataclismo mundial había destruido las razas blancas que habían vivido en ellas. ¡Los nativos temen aún entrar en estas ruinas! Misteriosas tribus de indios blancos rondaban las selvas cercanas, sin ningún recuerdo de su antigua gloria; las estatuas permanecían mostrando algunos hermosos hombres blancos. Una ciudad encontrada estaba habitada por una raza de humanoides enanos, ¡quizás una mutación genética de residuos atómicos!
Según los libros antiguos de la India, como el Libro de Dzyan, Ramayana, Drona Parva y otros, el Imperio Rama fue devastado por bombas atómicas, misiles dirigidos con energía láser, cohetes y residuos radioactivos descritos en tal detalle que la verdad no puede ser confundida. Y las ruinas de ?????? y esqueletos irradiados encontrados en el Desierto de Gobi se ven exactamente igual a lo que quedó in Japón y en los desiertos estadounidenses después de haber sido probadas y usadas las primeras bombas atómicas. Las arenas del desierto en la ciudad en ruinas en el Gobi están vitrificadas a vidrio, justo exactamente como las arenas del desierto en Nevada, donde fueron probadas las bombas atómicas en los años ’40, y los enormes edificios de piedra sólida son derretidos por una temperatura tan alta que sólo podría haber sido causada por lásers o bombas atómicas.Estas escrituras antiguas claramente detallan armas y guerra, ¡no precisamente de un cometa o meteoro!

BOMBAS NUCLEARES DE LOS ANTIGUOS. Las Bombas Nucleares de los Antiguos Según un libro muy antiguo de historia de la India, el Libro de Dzyan, enormes aviones de metal aterrizaron en dos ciudades en su área, y estalló una guerra, usando “lanzas de metal que viajaban en un Rayo de Luz”. ¿Qué más podía significar esto más que misiles dirigidos, accionados por un rayo láser? El libro continúa dando vívidas detalladas descripciones de las explosiones atómicas que siguieron cuando el misil golpea su blanco, incluyendo la nube en forma de hongo, la bola de fuego que cegó a los hombres que las miraron, la insoportable onda de calor, deformidades genéticas después de la batalla, y enfermedades de radiación exactamente como lo que sucedió en Hiroshima, Japón, ¡después de que una bomba atómica fuera tirada en 1945! ¿Cómo habían podido los antiguos saber tales detalles sin atestiguarlos? Además, el Sánscrito Mausola Purva se refiere a ‘Un arma desconocida’ descrita como un artefacto de hierro que disparaba un rayo que reducía a cenizas razas enteras de los Brishnis y los Anhakas. Los cuerpos estaban tan quemados que eran irreconocibles. La cerámica se rompió. Los pájaros se volvieron blancos. Todo alimento fue más tarde infectado. ¿No suena esto justo como una explosión atómica y síntomas de radioactividad? El Rig Veda añade más detalles, afirmando que “el fuego de la terrible arma destruyó ciudades produciendo una luz más brillante que mil soles. Este fuego hizo que los cabellos y las uñas de los hombres se cayeran, coloreando sus pies de rojo”.

DESTINOS PARALELOS: En este sentido, los informes de J. Z. Knight, convertida en canal del espíritu Atlante Ramtha, son muy elocuentes: “Los Atlantes sabían como transformar la luz en energía pura ediante láser. Incluso tenían naves espaciales que funcionaban con luz, una ciencia que obtuvieron gracias a la intercomunicación con entidades de otros sistemas estelares… En sus experimentos con la luz, perforaron la capa de nubes que entonces rodeaba a vuestro planeta, como la que hoy circunda a Venus. Al perforarla, se produjeron grandes diluvios, quedando Lemuria y el norte de la Atlántida bajo un gran océano de hielo”.
Nuestros científicos trabajan hoy con energía nuclear, con partículas subatómicas y rayos láser. Hemos desarrollado máquinas a imagen de nuestro cerebro, desvelado los secretos de la genética y viajado a otros planetas… pero estamos destruyendo nuestro hábitat natural. Quizá la intención, inconsciente o no, de quienes nos hablan sobre la Atlántida y las causas que provocaron su destrucción, sea la de avisarnos del peligro de que a nuestra civilización le suceda lo mismo, por efecto del uso de la Ciencia sin el sentimiento del AMOR.

LA PIEDRA REFRACTARIA. por William Hutton traducción de Adela Kaufmann versión original Octubre 29, 2001 Última actualización: Enero 2, 2004, del sitio Web HuttonCommentariesEl primer objetivo de este artículo es aclarar la confusión sobre las ubicaciones de depósitos de información sobre la historia de la Atlántida y su piedra refractaria (gran cristal). La confusión ha sido causada en gran parte por las declaraciones hechas en un Nuevo boletín de noticias de A.R.E., titulado Antiguos Misterios1. A menos que se indicara otra cosa en los comentarios de repaso abajo, nos estamos refiriendo a información dada en copia sobre papel de los Antiguos Misterios, que fue enviado a los miembros de A.R.E. que se habían inscrito para recibir este boletín de noticias como parte de su membresía. En la sección “Pasillo de Actualización de Registros (Hall of Records Update) leemos: “Los Antiguos Misterios proporcionarán actualizaciones en la búsqueda de los tres Pasillos de Registros (Expedientes) Atlantes de Cayce, al emerger la información.” Sin embargo, solamente hay un pasillo de registros mencionado en las lecturas y se dice que está en la Meseta de Giza, en Egipto. Los Antiguos Misterios, continuan afirmando, que “Cayce indicó que los pasillos estaban ubicados en Egipto cerca de la Esfinge, bajo el agua en el área de Bimini y en el área de Yucatán, posiblemente cerca de la antigua ciudad maya de Piedras Negras, en Guatemala.” Quienes que han investigado cuidadosamente las lecturas, generalmente dicen, que si la fuente de Cayce hubiese querido decir Guatemala, Cayce hubiese dicho Guatemala, y no Yucatán. Como se discute más tarde, hay un depósito que contiene los registros de Atlántida en las ruinas del “Templo de Iltar” cuyas ruinas probablemente están sumergidas en el Banco de Campeche fuera de las costas de Yucatán. Un tercer depósito está en el corazón de la tierra atlante, en la hundida Poseidón, en el área de las islas Azores, que ha estado subiendo lentamente desde por lo menos 1939.
Cuando los editores de los Antiguos Misterios dicen que una parte de los registros históricos del continente de Atlántida yacen bajo el agua, en el área de Bimini, entran en conflicto con la lectura 2012-1 (vea abajo). Dos otras lecturas relevantes a este templo, 440-5 y 996-12, dicen solamente que “los registros de los modos de construcción” del gran cristal serán descubiertos en un templo cercano, del lugar conocido como Bimini, fuera de las costas de la Florida y que un templo de los Poseidones estaba en una porción de tierra en el Banco noroeste de las Bahamas, cerca de Bimini”. Así las cosas, el contenido del Templo de Bimini no contiene los registros de la historia de la civilización atlante sino solamente los registros de los modos de construcción de la piedra refractaria. Es el templo en el Corazón de la Tierra Atlante (2012-1) el que contiene una copia de los registros atlantes. Los Antiguos Misterios también afirman que según las lecturas, Bimini estaba cerca del lugar en donde se hundió la isla atlante más grande, aproximadamente en el 10,000 a.C. y Poseidón era esa isla. Pero no hay lecturas que digan que Bimini estaba en alguna parte cerca de Poseidón. La lectura 996-12 dice solamente que los Poseidones tenían un templo cerca de Bimini. Casi todos los estudiosos de las lecturas asumen que estaba en gran parte, un poco al sur y al oeste de las Azores, a algunas 3,000 millas de Bimini.
El Segundo objetivo de este artículo es juntar los últimos pensamientos en los Comentarios de Hutton sobre la ubicación específica de los registros, y especular dónde exactamente, o cómo, éstos pudieran ser encontrados. Todos esos pensamientos son especulaciones educadas para estar seguros, y los lectores tendrán, por consiguiente, que lidiar con ellos.
Ubicaciones Donde Está Guardada la Información Sobre la Historia de la Civilización Atlante. Aquí está la lectura principal que bosqueja los quien, porqué y dónde de la preservación de los registros de la Atlántida y su civilización. Antes, encontramos que la entidad estuvo en la tierra atlante, donde estaban las fuerzas constructivas sobre las actividades de los niños en la Ley del UNO (Law of One) – en todas esas influencias, durante los períodos cuando la tierra estaba desquebrajándose. Encontramos que la entidad era como la influencia principal para la consideración de los medios con los cuales se habría de preservar los registros, así como las maneras, medios y caminos en los cuales, pocos o muchos podrían ser preservados de la destrucción de las tierras. Estaría bien si la entidad fuese a buscar cualquiera de las tres fases sobre las maneras y medios en los cuales esos registros de las actividades de individuos habrían de preservarse:

  • el que está en la tierra atlante y se hundió, que se levantará y está levantándose de nuevo
  • otro en el lugar de los registros que conducía de la Esfinge al pasillo de registros en la tierra egipcia
  • y otro en la tierra de los arios, o tierra de Yucatán, donde el templo allí está eclipsando el mismo. 2012-1; Septiembre 25, 1939


Fig. 1. Ubicaciones de depósitos de los Registros que Describen la Historia de Atlántida (HA),
o que Explican Procedimientos para la Construcción de Cristales (CC)
Los Patrones Indican Áreas Generales en las Cuales se Cree que Yacen los Depósitos.

Pasillo de Registros (Expedientes) en Egipto. Vamos ahora a la lectura de un hombre que en una encarnación egipcia era Hept-supht, el sellador de la Gran Pirámide. Esta lectura explica lo que contienen los registros de Atlántida, dónde yacen los registros y quien pudiera aparecer para ayudar a encontrarlos. El es Edgar Cayce. Sí tenemos esas experiencias de la entidad-alma, las actividades en el material, [378] – Hept-supht, en Egipto. Mucho puede darse respecto a las actividades de la entidad que sellaba con el sello de Alta y Atlantes y de la ayuda dada para la terminación de la pirámide de iniciación, así como en los registros que serán descubiertos. En la terminación de aquello llamado Giza, estaba el montaje de lo que completaba la tapa, compuesto de una combinación o flujos de bronce, cobre, oro, que debía ser sonado cuando todos los iniciados estaban reunidos alrededor del altar o la pirámide. Y el sonido del mismo se ha convertido, según lo dado, en una llamada – en varias tierras – a la oración, o a las armas, o a la batalla, o al servicio de cualquiera de las actividades que se convirtieron en guías para influenciar a las masas en actividad. Al describir, entonces, las ceremonias de dedicación o de las actividades que comenzaban con mantener las líneas de los sacerdotes y los iniciados en el orden, de acuerdo a su adherencia a la ley de la unidad, que fuera iniciada en las actividades de Hept-supht en este período, el sonar de la tapa o cima, fue dado a alguien que actuaba en calidad de cabecilla – como se definiría en alguna de aquellas actividades de tal naturaleza en otras porciones del país, o cuando las naciones se levantaban en su servicio de tales naturalezas. Y el Sacerdote, con aquellos reunidos allí, y sobre el paso que conducía desde los varios ascensos a través de la pirámide, ofrecía incienso para los dioses que moraban entre aquellos, en sus actividades en el período de desarrollo de las gentes.
En las cámaras de registros había más ceremonias que para llamar a las personas a terminar aquello llamado la pirámide. Puesto que aquí eran entrenados en el Templo de Sacrificio, así como en el Templo Hermoso, y se trataba del sellado de las cámaras de registros. Estos habían de ser guardados como habían sido dados por los sacerdotes en Atlántida o en el Templo de Poseidón, cuando estos registros de la raza, de los desarrollos, de las leyes pertinentes a la ley de UNO eran puestos en sus cámaras, y abiertos solamente cuando aquellos hubieran de volver a la materialidad, o a la experiencia terrestre, cuando fuera inminente el cambio en la tierra. Tal cambio, vemos, comienza en 1958 y termina con los cambios labrados en los levantamientos y el cambio de los polos, cuando comienza, entonces, el reino en 1998 (al contar el tiempo en el presente) de aquellas influencias que han sido dadas por muchos en los registros guardados por aquellos viajeros en esta tierra de gentes semíticas. Luego, la sellada de los registros eran las actividades de Hept-supht con Ra-Ta e Isi-so [Isis e Iso, vea 294-152, parte 3] y el rey Araaraart. Luego estaban las reuniones de todas las personas para esta sello de registros; con incienso de los altares del Templo y altares de limpieza, los cuales eran abiertos para sus actividades en los suelos, sobre esta tumba o templo de registros; y muchas eran las limpiezas de las gentes de esas cosas o condiciones, lo que los separaban de asociarse con los reinos más bajos que habían llevado esas actividades a todas las tierras de culto a Baalial [¿Belial?] [Deut. 13:13], y de los deseos con asociaciones e influencias carnales.
La entidad Hept-supht era conductor de la guardada de los registros, y los edificios que eran puestos en sus respectivas acciones o lugares de actividad en este tiempo. Esto fue en el período, como se ha dado, de 10,500 años antes de la entrada del Príncipe de la Paz en la tierra, para estudiar para volverse iniciado, o a través de aquellas mismas actividades que eran fijadas por Hept-supht en esta dedicada ceremonia. Listo para las preguntas.

  • P. Si la Cámara de Rey está en el 50avo curso, ¿en que curso está esta sala sellada?
  • R. La cámara sellada de los registros está en un lugar diferente; no en esta pirámide.
  • P. Diga detalles de lo que contiene la cámara sellada.
  • R. El registro de Atlántida, desde los comienzos de aquellos períodos de cuando el Espíritu tomó forma, o comenzó los encajonamientos en aquella tierra, y el desarrollo de las personas a través de su permanencia, con el registro de la primera destrucción y los cambios que tuvieron lugar en la tierra, y con el registro de la residencia temporal de las personas en diferentes actividades en otras tierras, y el registro de las reuniones de todas las naciones o tierras para las actividades que se hicieron necesarias con la destrucción final de la Atlántida, y la construcción de la pirámide de iniciación, y cuando, cómo, y donde vendría la apertura de los registros, que son como copias de la hundida Atlántida; ya que con el cambio, deberá surgir (el templo) de nuevo.
    Esto, en su posición, yace, cuando el sol se levanta de las aguas, la línea de la sombra (o luz) cae entre las patas de la Esfinge, que fue más adelante fijada como centinela o guardia, y a la cual no se podrá entrar desde las cámaras conectado de la pata de la Esfinge (la pata derecha), hasta que se haya cumplido el TIEMPO, cuando deberán activarse los cambios en esta esfera de la experiencia humana. Entre la Esfinge y el río, entonces.
  • P. Debo yo o tendré algo que ver con la apertura de la cámara sellada en el presente?
  • R. Como encontraremos, si las actividades son llevadas a cabo por aquellas asociaciones y conexiones con las actividades del alma de la entidad (como una entidad en fuerzas materiales), habrá una asociación y una conexión con la misma, comenzando en 1948.
  • P. ¿Soy yo el que recibirá las direcciones de dónde está la cámara sellada y cómo encontrarla? R. Uno de dos. Dos, con un guía. Hept-suhpt, El-ka (?) y Atlántida. Esto aparecerá. [En este punto nos saltearemos los párrafos de preguntas y respuestas que no son relevantes]
  • P. ¿Habían instrumentos musicales sellados en esa cámara?
  • R. Muchos; no solo aquellos usados en el Templo Bello para servicio del templo, sino aquellos que asistían en el servicio para los que danzaban, en servicio del templo. Estos que eran usados en ese entonces: la lira, el arpa, la flauta, la viola. Por el momento hemos terminado. 378-16;
Ahmed Fayed, experto de A.R.E. en los monumentos de Giza y un guía turístico autorizado, ha sugerido al THC (The Hutton Commentaries) que podría haber un túnel (“¿compartimientos que conectan desde la pata derecha de la Esfinge?”) corriendo del este desde la Esfinge hasta un pequeño templo directamente frente a la Esfinge; es decir, el túnel transitaría parte del área “entre la Esfinge y el río”. Esta es un área que nunca ha sido completamente excavada, aunque se intentó hacerlo en los años veinte. Tuvieron que parar los trabajos, porque las inundaciones eran un problema insolventable. Fayed siente que por la construcción de la presa alta en Aswan, en el Nilo, en los años sesenta, los niveles de agua en la vecindad de la Esfinge. Sin embargo, por ahora han bajado lo suficiente como para conducir investigaciones en el subsuelo, como es mostrado en el área roja en la Figura siguiente.
Fig. 2 Imagen satelital de la Esfinge y el templo de la Esfinge (área azul)
Incluyendo un área directamente enfrente de la Esfinge (área roja), de lo cual algunas partes nunca han sido excavadas.
Depósito en Yucatán. Las lecturas hablan de la ubicación de los depósitos para registros atlantes en la península de Yucatán. Estos registros fueron llevados por Iltar desde la Atlántida en derrumbamiento y colocados en un templo que él había construido aquí, más probablemente en lo que es ahora un área sumergida, conocida como el Banco de Campeche. Luego, con la partida de la civilización de Atlántida (en Poseida, más específicamente), Iltar – con un grupo de seguidores que habían estado a cargo del manejo de Atlán, los seguidores del culto a la UNIDAD, junto con unos diez individuos – dejaron esta tierra, Poseidia, y se fueron hacia el oeste, entrando en lo que sería ahora una porción de Yucatán. Y allí comenzó, con las actividades de las gentes allí, el desarrollo hacia una civilización que surgió bastante del mismo modo que había sido en la tierra atlante. Otros habrían dejado la tierra más tarde. Otros más temprano. Habían habido levantamientos también desde la tierra de Mu, o Lemuria, y éstos habían tenido su parte en el cambio, o hubo influencia de sus dogmas en varias partes de la tierra – que era más grande en extensión, hasta los levantamientos finales de la Atlántida, o las islas que fueron levantadas más tarde, cuando mucho del contorno de la tierra en Centroamérica y México fue cambiada a un esquema similar a lo que pueda ser en el presente.
Los primeros templos que fueron erigidos por Iltary sus seguidores fueron destruidos en el período de cambio, físicamente en los contornos de la tierra. Aquello que está siendo ahora encontrado, de lo cual una parte ya ha sido descubierta, ha estado yaciendo tirada por muchos siglos, era entonces una combinación de esos pueblos de Mu, Oz y la Atlántida.

  • P. ¿En que pirámide o templo están los registros mencionados en las lecturas dadas a través de este canal en la Atlántida, en abril de 1932? [Vea el fragmento de la lectura 364-9 abajo].
  • R. Según lo dado, ese templo fue destruido en el tiempo cuando fue la última destrucción en la Atlántida.
    Al irse acercando el tiempo en que habrán de llegar los cambios, pudiera venir la apertura de esos tres lugares donde están los registros, para aquellos que son los iniciados en el conocimiento del Único Dios. El templo de Iltar, entonces, se levantará de Nuevo. También vendrá la apretura del templo o pasillo de registros en Egipto, y aquellos registros que fueron puestos en los corazones de la tierra atlante pueden también ser encontrados allí – donde han sido guardados para aquellos que estén en ese grupo.
    5750-1; noviembre 12, 1933
  • P. ¿El centro o comienzo de esas proyecciones estaba en Atlántida?
  • R. Estaba en Atlántida. Por lo tanto tenemos, como de la segunda encarnación aquí – o la historia como ha sido dada en el judaísmo no varía mucho de aquella de los caldeos: tampoco varía para nada de aquella que SERÁ descubierta en Yucatán…
    364-9; abril 28, 1932
Ahora, si la “tierra de Yucatán [vea 5750-1 arriba] era más grande en extensión hasta los finales de los levantamientos de Atlántida” y si Iltar había construido su templo conteniendo los registros atlantes en esta tierra que está ahora sumergida, solamente tiene sentido que las ruinas de este templo “surgirán de nuevo” cuando ocurra algo como que el primer cambio de polo sea abajo del meridiano a 60º al oeste. Esto es así porque tal cambio de polo causará que el nivel del mar baje lo suficiente como para exponer el Banco de Campeche (Fig. 3), donde asumimos que fue construido el templo de Iltar, en primer lugar.
Fig. 3. Mapa mostrando fronteras Mar-Tierra inmediatamente después de un cambio de polo de un grado en el 89.0 Norte, 60.0 Oeste.  
Depósito Atlante. No hemos podido encontrar lecturas adicionales sobre la ubicación del depósito en Atlántica, del cual se dice que contiene los registros de la historia de Atlántida. Sin embargo, asumiremos, como lo hice yo en Cambios Terrestres por Venir (Coming Earth Changes), que la ubicación de Poseidia 3 de N. Zhirov, entre 3º y 45º Norte, y 23º y 43º Oeste, a groso modo es correcta. Y si Poseidia estuviese en esta ubicación durante los años finales antes del hundimiento, cuando los registros de la historia de Atlántida estaban siendo escritos, podríamos asumir más allá que el depósito atlante de estos registros será encontrado en el área mostrada en sombra en la Figura 4. Este depósito de registros atlantes será encontrado en un templo específico “donde una porción de los templos [atlantes sumergidos] pueda ser descubierta.” (Vea 440-5 abajo).
Procurando especular más allá sobre la ubicación de este templo atlante, encontramos la siguiente información tentativa, de la Pág. 363 del libro de Zhirov. Parece que en mayo de 1968, el Dr. R. Malise, reconocido atlanteólogo sueco, escribió lo siguiente a Zhirov.
El ingeniero danés, M. Frandsen estaba viendo un mapa de profundidades de las islas Azores, y observó que una profundidad de 600 – 700 codos (3600 – 4200 pies) sobre el circundante suelo marítimo, había una meseta uniforme hacia el sur de las islas. Esta meseta está protegida desde el norte por los actuales Azores con sus cumbres de 4,000 – 5,000 metros (13,120 – 16,400 pies), más altos que ésta, y al oeste por la cordillera principal. Hacia el suroeste, la meseta limita con una cordillera un poco más baja, agrandada con altos montes altiplanos, ahora submarinos. Los más prominentes de estos montes marinos ha sido nombrados por los oceanógrafos estadounidenses como Atlántida, Platón, Crucero y Gran Meteoro.
Fig. 4 Reconstrucción psicográfica de Poseidia (llamada aquí Poseidón), por Zhirov, Pag. 362. Observe la ubicación del importante terremoto de 1968 (M 7.6).
Recuerde también este fragmento de lectura, “Y Poseidia estará entre las primeras porciones de Atlántida que surgirán de nuevo.
Espérela [¿a que comience a levantarse? En el sesenta y ocho y sesenta y nueve….” (958-3)
A modo de experimento, Frandsen hizo un bosquejo con las medidas de la Planicie Atlántida dada por Platón, de 400 por 600 kilómetros (250 por 375 millas) [Frandsen contó un área de unos 200 metros] y en la misma escala que la gráfica. Calzaba muy bien con la meseta de tierra submarina en la gráfica. Estudiando las curvas de profanidad, él encontró la declinación de la meseta a ser de un promedio del 1:900; la meseta consiste, por consiguiente de una planicie real de un tamaño de aprox. 3/3 de lo que es actualmente Finlandia. En el bosquejo, él dibujó en los contornos de los mencionados canales y zanjas circulares, y así mismo los lotes cuadrados de ‘diez estadios a cada lado.’
Según Platón, la zanja circundante tenía una longitud de diez mil estadios (como 2,000 kilómetros), y el número de parcelas cuadradas era de 60,000. Midiendo la zanja en su bosquejo, Frandsen encontró que era de 2,040 kilómetros, y el número de parcelas 60,700, una diferencia aceptable. Habiendo trabajado en irrigación de canales abiertos y cerrados durante treinta años, él quería controlar la declinación del nivel del agua en los canales, si era adecuada. Encontró que la caída del agua era de 1:300 y de 1:600, que según los principios modernos es aceptable, aunque escasamente para la última figura. La corriente en los canales era por consiguiente, demasiado lenta para causar dificultades de navegación para las galeras de remos de ese tiempo.” Si esta planicie contenía la última porción de Atlántida en hundirse debajo del mar, podríamos esperar que ésta contenga también los principales templos. Esta área del suelo atlántico se ve muy interesante para exploración de los oceanógrafos.Ubicaciones donde está almacenada la Información sobre la Construcción del Gran Cristal, o “Piedra Refractaria. ” Aquí está la lectura para el caballero quien en una anterior encarnación en Atlántida estaba involucrado con el uso de la piedra refractaria, o gran cristal. Este artefacto de concentración de energía y transmisión de energía era también conocido en esos tiempos, cuando era empleado para propósitos destructivos, como “el terrible cristal”. Se han agregado números en soportes para ayudarle a los lectores a separar las frases que describen las diferentes tres ubicaciones principales de información sobre la construcción del cristal. “Acerca de la piedra refractaria que estaba en la experiencia, las actividades de la entidad, entonces, hacían estas aplicaciones que trataban con ambas fuerzas, constructivas y destructivas del período… ” Como se indica, los registros de los modos de construcción de las mismas, están en tres lugares en la tierra, tal como está actualmente:

  1. En las porciones sumergidas de Atlántida, o Poseidia, donde una parte de los templos podrían todavía ser descubiertos, bajo el fango de las edades de las aguas del mar.
  2. Cerca de lo que se conoce como Bimini, fuera de las costas de la Florida
  3. En los registros del templo que estaba en Egipto, donde la entidad más tarde actuó en cooperación con otros, en la preservación de los registros que vinieron de la tierra en donde habían sido mantenidos.
También, los registros que fueron llevados [¿por Iltar?] a lo que es ahora Yucatán, en América, donde están ahora estas piedras (de las que muy poco se sabe] – durante los últimos meses – están SIENDO descubiertas. 440-5; diciembre 19, 1933
La lectura 440-5 es la única que indica que cualquier clase de registros están guardados en el templo cerca de Bimini, o en cualquier otra supuesta estructura atlante en el área de Bimini. 4 y estos registros son específicos a los métodos de construcción del gran cristal, o piedra refractaria. No sabemos dónde está localizado este templo, pero puesto que su ubicación habrá de “surgir entre las primeras” durante el cambio de polo, podríamos no tener mucho que esperar antes de emerger.
Jonathan Eagle, Webmaster de THC piensa que el templo podría estar en las aguas bajas alrededor de Bimini. Como muestra la de la derecha, si los polos experimentan un cambio de solamente un grado en la latitud 89.0 Norte, y en algún lugar entre aproximadamente 60.0º y 80.0º Oeste, el nivel del mar en la región de Bimini repentinamente bajará. Esto expondrá el anterior fondo arenoso circundante a erosión por lluvias y el templo será exhumado; es decir, en el lenguaje de las lecturas, “se levantará”.
[Note: THC ha hecho funcionar su modelo de cambio de polos solamente en dos casos, hasta ahora. Esos casos eran para cambios de meridianos localizados en los grados 60.0 y 79.2 de longitud oeste. Cualquier cambio de polo debajo de un meridiano entre 60 y 80 grados oeste logrará el cambio geográfico en el nivel del mar de la Tierra mencionado aquí para la región de Bimini.
Vea artículos sobre el modelo de cambio de polo y sus efectos mundiales asociados:

Bajo el título de Bimini, Misterios Antiguos dice: “Mucha exploración ha sido hecha en el área de las Islas Bimini desde el descubrimiento del supuesto el Camino de Bimini (Bimini Road) en 1968. Las lecturas de Cayce predijeron el descubrimiento de ruinas en esa área durante ese año.” De nuevo, NO HAY lectura de Cayce prediciendo el descubrimiento de ruinas en el área de Bimini en 1968.
NINGUNA. Parece que aquellos cuya paciencia se agota sobre la expectativa del levantamiento de Atlántida deberán ahora componer nuevas lecturas para satisfacer sus frustraciones. Pero para muchos de nosotros, este componer de lecturas tiene sentido porque, en el sentido original de la palabra, pecar es “perder la marca”. Al decir verdad, lo mejor que podemos hacer es la misma marca, en este caso. En Antiguos Misterios, de John Van Auken, bajo el título “Línea de Tiempo de la Pirámide y Cambios de Polo”, podemos leer la afirmación del autor que “las lecturas indicaban un cambio gradual de polo para el período 2000-2001, comenzando el desarrollo de ‘la quinta raza raíz”. Sin embargo eso no es lo que dice la lectura 826-8.Se lee de la siguiente manera:
  • P. ¿Que gran cambio, o el comienzo de cual cambio, si es que hay alguno, ha de tener lugar en la Tierra entre los años 2000 y 2001 D.C.?
  • R. Cuando haya un cambio de los polos. O el comienzo de un Nuevo ciclo. 826-8; agosto 11, 1936

En una copia de la grabación de un discurso de John Van Auken en un Congreso de A.R.E. del año 2000. En la cinta, en la parte en que habla acerca de los cambios Terrestres por venir, él dice: “Pero recuerden que en seis lecturas y desearía que publiquemos esto más fuertemente: Le preguntaron a Edgar Cayce, ‘¿Cataclísmico?’ y el siempre contestó, ‘No, gradual’. Y Cayce dijo seis veces, ‘No cataclísmico, sino gradual’”. Bien, cualquiera que tenga el CD ROM para las lecturas puede buscar la palabra “cataclismo”. Usted no encontrará esta palabra en ninguna lectura, ni encontrará tampoco la palabra “cataclismos”. Sin embargo, usted encontrará “cataclísmico”, pero solamente en UNA lectura. Aquí está:

  • P. Hace trescientos años, Jacob Boehme decretó que Atlántida se levantaría de Nuevo en este tiempo de crisis, cuando crucemos esta Era de Piscis hacia la Era de Acuario. ¿Está levantándose la Atlántida ahora? ¿Causará una repentina circunvolución, y aproximadamente que año?
  • R. En 1998 podemos encontrar muchas de las actividades como que han sido labradas por los cambios graduales que están teniendo lugar. Estos son en los períodos cuando el ciclo de la actividad solar, o los años con respecto al paso del sol a través de las varias esferas de actividad se conviertan en extremas o cata-extremas [¿?] para el cambio entre las eras de Piscis y Acuario. Esta es una actividad gradual, no cataclísmica en la experiencia de la tierra en este período. 1602-3

En comunicación exrita a Van Auken, pidiéndole que diera los números de las lecturas para las seis veces que Cayce fue preguntado acerca de los cambios terrestres o cambios de polos que serían cataclísmicos. El contestó diciendo que si el hubiese dicho cataclísmico, él habría hablado mal. Mucho más gratificante hubiera sido su respuesta si él hubiese dicho, “Si dije ‘cataclísmico’, lo siento mucho. Debo de haber hablado mal. Resto asegurado, haré lo mejor que pueda para corregir cualquier impresión que pueda haber dejado que haya confundido a la asamblea.”. A decir verdad, yo lo siento, de escuchar su entrega en la cinta, que Van Auken hizo esta declaración al Congreso por su efecto teatral, no informativo. También se cree que la afirmación de Van Auken era calculada para expresar una posición pro-gerencia y posición de línea de partido de A.R.E., para efecto de que, aunque la gerencia no pudiera apoyar o aprobar las lecturas sobre un cambio de los polos o cambios terrestres, si tales eventos ocurrieran, serían “graduales”. Desafortunadamente para estos gerentes uniformitarios, su posición corre directamente en oposición a las muchas catástrofes geológicas predichas a tener lugar durante y después de un cambio de polos, en las lecturas. Las catástrofes ocurren a un nivel de intensidad mucho más abajo del nivel de cataclismos. Una catástrofe sería la destrucción de una ciudad en la costa este, por terremotos, mientras que un cataclismo es “un violento acontecimiento o evento marcado por un abrumador levantamiento y demolición (Diccionario Webster), como el impacto cretáceo de meteorito que causó que desaparecieran los dinosaurios. Un cambio gradual de polos sobre el lapso de un mes de tiempo causaría numerosas catástrofes, pero no un cataclismo. Específicamente entonces, respecto al surgimiento de Atlántida (en la lectura 1602-3, arriba), esta actividad, y solamente esta actividad, será gradual en su naturaleza. Sin embargo puede haber muchas catástrofes a lo largo del camino. Para continuar con Antiguos Misterios, leemos que, “Van Auken observó que, por el continuo movimiento del polo magnético, el Observatorio Naval Estadounidenseha sido asignada a la tarea en curso de monitorearlos. Sin embargo, el cree que el cambio no solo está ocurriendo a nivel físico, sino también a niveles espirituales y mentales.”. Esta es una extraña declaración desde dos puntos de vista.

  • En primer lugar, el Observatorio Naval Estadounidense no tiene misión alguna de monitorear el movimiento del polo magnético. El trabajo de recopilar información sobre el campo geomagnético de la Tierra es hecho por NOAA.
  • En segundo lugar, el movimiento del polo magnético tiene muy poca relevancia, si es que la hay, al cambio de polo mencionado en la lectura arriba.

El cambio de polo 826-8 se ocupa del movimiento de los polos de la Tierra del eje de rotación. Este es el movimiento que trazamos mensualmente en los Comentarios de Hutton sobre un Cambio de Polo ( The Hutton Commentaries’ Pole Shift Monitor).
Finalmente, creo que es un deservicio para los miembros, que los portavoces y escritores de ARE hablen o escriban acerca de lecturas relacionadas con temas para los cuales no tienen entrenamiento formal u otro conocimiento profundo como resultado de una cuidadosa investigación o experiencia relevante. Y eso es un crimen para tales portavoces y escritores, de inventen lecturas o alteren las existentes, para promover sus agendas personales. Desafortunadamente, el primer tema de Antiguos Misteriosmuestra evidencia de tales tendencias. Esos individuos que generan manuscritos para publicación bajo la imprimátur de la Asociación para Investigación e Iluminación (A.R.E.), deberían ser limitados por un número mínimo de simples reglas. Expresado de manera sencilla, estas son:

  1. Bajo ninguna circunstancia componer nuevas lecturas.
  2. Jamás decir o escribir, “las lecturas dicen…,” sin indicar el(los) número(s) de lectura(s) involucrado(s) para la información que usted está tratando de comunicar. [Forzar repetidamente a la mente a repasar lecturas difíciles puede causar que uno ensanche su visión, o vea cosas de una nueva manera].
  3. Si usted determinara después que su interpretación de una lectura es incorrecta, y tiene todavía acceso a un podium o una prensa escrita, corra a corregir su interpretación errónea.

Con respecto al punto 3, yo quiero ahora corregir el siguiente pasaje en mi libro en curso, Cambios Terrestres por Venir ( Coming Earth Changes). En el capítulo sobre “Continentes Perdidos”, escribí (Pág. 182), “Los registros sobre la construcción de una estación de energía atlante pueden ser encontrados en la porción sumergida de Poseidia, donde una porción de los templos [atlantes] podría todavía ser descubierta debajo del fango de las eras de agua del mar – cerca de lo que es conocido como Bimini, fuera de las costas de la Florida…”. Que esta es una interpretación incorrecta de dos diferentes lecturas está claro de mi evaluación de la lectura 2012-1, cerca del principio de este artículo, y de mi re-análisis de la lectura 440-5 en la sección anterior. El error en mi anterior interpretación de la lectura 440-5 me llevó (Pág. 184) a especular acerca de cómo y donde buscar “el templo atlante de registros”, cerca de Bimini, “bajo el fango de eras de agua del mar”, y “no en el Atlántico cerca del Mar Sargaso”. Como todos sabemos, un error puede conducir por lo menos a otro error más. Yo creo firmemente que la interpretación apropiada de estas dos importantes lecturas (2012-1 y 440-5) están presentadas en este artículo.También deseo disculparme si mis escritos engañaron o guiaron mal a algunos investigadores buscando un templo poseidiano en el área de Bimini. Junto con Jonathan Eagle, yo creo ahora que este templo – o sus ruinas – serán encontrados enterrados en la antigua superficie de la tardía tierra Pleistocena del Banco noroeste de las Bahamas, cerca de Bimini, y no en las profundidades de las orillas de la Corriente del Golfo.

A %d blogueros les gusta esto: