JESÚS DE NAZARETH


LOS ESENIOS. Bajo este título se encuadra la Columna Vertebral de todos los apuntes que he realizado. Desde este punto se podrá retroceder y adelantar sin perder el hilo de lo escrito. es decir haciéndolo más entendible y fácil de leer y comprender. Es un apartado de muchos apuntes en donde el Protagonista es JESUCRISTO y todo lo que posible y probablemente nos llega hasta hoy y desde la civilización sumeria. Se trata de unos apuntes no religiosos sino, más bien, de cultura general, aunque indudablemente tocan el tema religión; así que he tratado de ser muy objetivo y de establecer puntos de paralelismo. Tampoco se pretende de ir en contra de cualquiera religión, antes por el contrario si nuestras bases religiosas son sólidas esta información dará argumentos que apoyan la Fe. No pretendo sentar cátedra ni decir que esta es la verdad verdadera sino, simplemente mostrar algunos otros puntos de vista que nos colaboren en el conocimiento. También expreso que estos apuntes y escritos no son de mi propiedad; solo los he recopilado y organizado de manera tal que sean algo más didácticos, sin que pierdan su sentido. Son muchos los autores que están involucrados en estos apuntes. A todos ellos muchas gracias, porque me dieron otro punto de referencia y en lo personal, para nada cambiaron mi fe. Si usted amigo Autor considera que debo incluir su autoría le ruego el favor de hacérmelo saber vía e-mail, especificando cuales párrafos son se su propiedad. Dichas estas cortas palabras empecemos, no sin antes recordar al lector que se trata de textos con muy pocas imágenes. AGRADEZCO ME REPORTEN LOS LINKS ROTOS. ACTUALIZAR ES MÁS ENGORROSO QUE CREAR.

LOS ESENIOS.
SAN ELISEO. Profeta y padre espiritual del Carmelo, Eliseo aparece en la Biblia (“Dios es mi salvación”) como figura dominante del siglo IX antes de Cristo. Vivió entre 850 – 800 a. C., Hijo de Safat, originario de Abel Meholah, al sur de Bewt-Shan y de familia acomodada (1 Re 19, 16-19). El Carmelo desde siempre le consideró discípulo y sucesor de San Elías y según La Biblia, de quien heredó su doble espíritu, como su segundo padre espiritual. Dios le elige directa y especialmente (1 Re 19,16) para que vaya en seguimiento de Elías (1 Re 19, l9 y S.S.), a quien sucederá después de su misteriosa desaparición cuando es arrebatado, heredando su carisma y espíritu en la medida establecida por la Ley para los primogénitos: El doble que los otros herederos [2 Re 2,1-15]. Su condición de “hombre de Dios” se revela principalmente en los prodigios de todo género con que está entretejida su vida. Los obra por sí mismo, para personas particulares y para comunidades enteras y supera ciertamente a su maestro en el número y lo llamativo de sus milagros, pero no por su personalidad y su influencia religiosa. Así, es nombrado en el Nuevo Testamento, significativamente, 30 veces; Eliseo sólo una vez (LC 4,27). Su historia, casi legendaria y a veces plagiada de la de Elías, fue recogida en 1 y 2 Re (1 Re 19, 19-21,2 Re, 13-8, 15, 9, 1 – 15, 13, 14, -21). Con la unción de Yehú provocó la caída de la dinastía de Ajab. Gozaba de gran estimación entre los reyes Yosafat (2 Re 3,12) y Yoás (2 Re 13,14-19). Parece que incluso sus propios huesos obraban milagros (2 Re 13,20s). Concluye con el milagro que tuvo lugar con el cadáver del profeta ya enterrado (2Re 13,21). La mayoría de las narraciones, que semejan hermosas “florecillas”, muestran a Eliseo rodeado de unos grupos que reciben el nombre de “discípulos o hijos de los profetas”; a los que muchos autores de dentro y fuera de la Orden señalaron durante siglos como predecesores de los actuales carmelitas, que tienen su verdadero origen a finales del siglo XII. San Eliseo era el Maestro y Padre de todos estos grupos, a quien acudían y obedecían: 2 Re 4,38; 6, 1-2,12-21… Quizá no es equivoco considerar a esas confraternidades de profetas como los últimos portadores de fe en Yahvé, pura y sin mezcla; ni tampoco lo es estimar en alto grado su importancia en orden a la pervivencia de la fe en Yahvé, y en especial para el sello característico que tendrá en adelante. En último término, éste es el punto del que partió aquella inaudita radicación de la fe yahvista y del derecho divino que nos encontramos en los profetas más tardíos. Los sorprendentes descubrimientos en las grutas situadas al noroeste del mar Muerto, proporcionan noticia de un establecimiento de Esenios de estricta observancia, un siglo antes y un siglo después del nacimiento de Cristo y una visión exacta de las ordenanzas rigurosas de su vida comunitaria dirigida autoritariamente gracias al documento llamado “Reglas de la secta”, muestran bajo nueva luz los relatos referentes a las fraternidades de profetas de la época de Eliseo. Hasta la última reforma litúrgica, obra del Vaticano II, celebrábamos su fiesta el 14 de junio. Ahora la celebramos, juntamente con la de N.P.S. Elías, el 20 de julio.

  • Su Mensaje. Que estemos dispuestos a dejarlo todo por seguir la llamada. Que procuremos encarnar el doble espíritu: oración y apostolado. Que seamos fieles a nuestro Maestro. Que procuremos el bien de nuestros hermanos.
  • Su Oración. Omnipotente y sempiterno Dios que te manifiestas admirablemente en la elección de los profetas; Concédenos, te rogamos, que, así como el espíritu de Elías lo duplicaste en Eliseo, así también te dignes duplicar en nosotros la gracia del Espíritu Santo, para que podamos realizar obras virtuosas. Amén. De Los Santos Carmelitas por P. Rafael María López–Melús.

REVUELTAS POLÍTICO RELIGIOSAS Y CÓDIGOS SECRETOS. El alzamiento del año 168 a.C. en que la casta sacerdotal de Hasmonaem Macabéos adquirió importancia, fue provocado en parte por la acción del Rey Antiochus IV Epifanio de Siria, quien impuso a la comunidad judía un sistema de veneración griega. Más tarde los Macabéos volvieron a consagrar el Templo pero, así como los judíos fueron exitosos contra Antiochus, el daño social interno fue hecho, pues había sido necesario luchar durante el Sabbath. Un núcleo de devotos judíos ultra-estrictos conocido como los Hasidim -los píos se opuso vehementemente a esto y cuando la triunfante Casa de los Macabéos tomó control y estableció su propio Rey y Sumo Sacerdote en Jerusalén, los Hasidim anunciaron su oposición y marcharon en masa fuera de la ciudad para establecer su propia comunidad pura en cercanías del Desierto de Qumram, cuya construcción comenzó alrededor del año 130 a.C., para que los Evangelios estuvieran más allá del entendimiento de los romanos. Se levantaron dos niveles de significado: Escritura evangélica en la superficie e información política debajo. Y los mensajes cuidadosamente dirigidos estaban generalmente basados en los códigos de sustitución establecidos por los Escribas. El conocimiento de cómo trabaja el código estuvo disponible desde que fue publicado recientemente uno de los manuscritos del Mar Muerto.

  • Los Códigos Secretos.Entonces se aprecia la enigmática técnica que posibilita una mayor concientización de la inteligencia política en los textos Evangélicos cubierta por un velo:
    1. El Emperador romano era llamado “el león”: Ser “rescatado de las fauces del león” es escapar de las garras del Emperador o de sus oficiales.
    2. Los “pobres” no eran los sumidos en la pobreza y sin de privilegios: Eran aquellos que habían comenzado en un alto escalón de la comunidad, obligados a renunciar a sus propiedades y posesiones mundanas.
    3. Los “muchos” era para designar al líder de la comunidad de célibes;
    4. la “muchedumbre” designaba al Tetrarca regional -gobernador-;
    5. “multitud” algún consejo de gobierno;
    6. los novicios dentro del establishment religioso fueron llamados “niños”.
    7. La temática doctrinal de la comunidad era conocida como el “Camino” y aquellos que seguían los principios del “Camino” eran los “Hijos de la Luz”.
    8. El término “leproso” a menudo denotaba aquellos que no se habían iniciado dentro de las jerarquías más altas de la sociedad, o para aquellos denunciados por ésta.
    9. Los “ciegos” eran quienes no formaban parte del “Camino”, aquellos que no eran parte de la conversión hacia el “Camino”.
    10. “Curar al ciego” o “sanar al leproso” se refiere al proceso de conversión hacia el “Camino”.
    11. Librarse de la excomunión era descrito como “resucitar de la muerte”;
    12. “impuro” estaba relacionado generalmente con los Gentiles no circuncisos,
    13. “Enfermo” denotaba aquellos en desgracia pública o clerical.
    14. La “Luz” era la doctrina que la comunidad consideraba su mensaje guiador y representada por una trilogía de alto rango, correspondiendo respectivamente a Sacerdote, rey y Profeta. Estos guardaban los títulos simbólicos de Poder, Reino y Gloria. En el patriarcado clerical, el padre era Supremo y sus dos segundos inmediatos eran designados su hijo y su espíritu.
  • Jasidismo Y Hesed. Es conocido el éxito del término y de la noción de Jasid en la historia religiosa judía. Su aparición y elaboración se remonta a una de las épocas políticas más importantes de Israel como pueblo religioso frente a las naciones que dominan en el siglo VIII año 750 a. C. bajo la influencia Asiria en sus posesiones con Palestina entre ellas. En este contexto aparecen los grandes profetas escritores que ponen sus enseñanzas por escrito según la Biblia: Oséas es el profeta del Hesed junto con Miqueas y entre ambos dan al Hesed sentido propio típico y denso que, según Génesis 19, 19; 20, 13; 47,29; Josué 2, 1214 y Rut.3, 10; expresa en primer lugar la idea de vínculo jurídico moral, de compromiso entre los hombres que se han asociado y en lo profano designa amistad, solidaridad y lealtad. En Oséas 6,6; 12,7; Miqueas.6, 8; Jeremías 2,2; 9, 23; para el israelita, Hesed es amor con afecto e intuición que va mas allá del deber, el pacto, el Berit o la alianza con cierto número de deberes jurídicos que no superan los límites de las exigencias normales de la familia, la amistad y la soberanía: Entre Dios e Israel existe el mismo Hesed que entre un hombre y su prometida y su esposa: Te desposaré conmigo en la justicia y el derecho en la benignidad y el amor. Es La relación conyugal, en el sentido que le dan los profetas: Es conocimiento y encuentro de amor que no se agota ni en el contrato de matrimonio ni en la fidelidad de los esposos, sino en el conocimiento, esto es, en el encuentro de amor y de fecundación. Allí es donde reside el Hesed de los amantes. Hesed, conduce de esta forma a la actitud humana del Jasid, es decir el don de sí, la simpatía manifestada espontáneamente sin asociación previa, la amistad confiada, el abandono, el sentimiento y la ternura que intenta despertar eso que hay de infinito en el alma humana, poniendo en movimiento los recursos desconocidos de la acción humana siendo el héroe por excelencia de la piedad judía. El Jasid se formó paralelamente a la Génesis y al desarrollo de la idea del Hesed. Cuanto más consistencia tomó el Hesed, mas se fue difundiendo entre el pueblo, inspirando nuevas actitudes y provocando un nuevo estilo de vida. Los que aceptaban practicar el Hesed, trasplantaron en su vida la doctrina Hesed y se convirtieron precisamente en Jasidim. El Jasid es fuente y objeto de Hesed; goza del Hesed y es también su creador. En la teología de los profetas, la alianza con Dios no es un intercambio de derechos y deberes. El Hesed de Dios no es su justicia -Sedeq-, sino su amor, su infinidad y su misterio a los que deben responder los hombres porque existe una reciprocidad constante de Hesed entre los miembros de una alianza, Porque se quiere Hesed, no sacrificio, conocimiento de Dios, mas que holocaustos. Oseas12, 7 dice: Y tú conviértete a tu Dios, observa Hesed y equidad, y espera en tu Dios siempre. Miqueas 6,8 dice: Se te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno, lo que Yahvé de ti reclama: tan sólo practicar la equidad, amar el Hesed y caminar humildemente con tu Dios. Jeremías 9,23 dice: En esto se alabe quién se alabare: en tener seso y conocerme, porque yo soy Yahvé, que hago Hesed, derecho y justicia sobre la tierra, porque en eso me complazco. El Hesed se opone a los sacrificios como exigencia de una piedad interior, de una disposición del corazón; el Hesed sirve para completar el derecho como superación de la “línea estrecha del derecho”. Alrededor de la predicación de Oséas en el reino de Israel con Jeroboam II y de Miqueas en el de Judá con Jotam, de sus luchas por la reconquista de los derechos políticos, sociales y religiosos, se fue formando un vigoroso movimiento jasídico, que influyó a los siglos siguientes. Aunque es imposible fijar el origen de esta noción en el pensamiento hebreo, resulta al menos posible localizar su momento de intensidad mas viva, atestiguada por la literatura bíblica.
  • El Jasid. Es el ideal y Héroe por excelencia. Es necesario distinguir en el Talmud, entre la comunidad de los primeros Jasidim asociados los Macabéos y con los Sectarios de Qumram y la Jasidut posterior a los acontecimientos de los años 70 y 135. Los textos revelan ante todo el estrecho parentesco entre Jasidim con los levitas y profetas. Los Jasidim pertenecen a la porción de pueblo que trata diariamente con ellos y que constituía una de sus preocupaciones constantes. Los levitas y los profetas tuvieron como función esencial compartir la vida de con elementos populares, educarlos, animarlos publicar y sostener sus reivindicaciones. No es solamente afinidad sino de identidad con los levitas y los profetas como lo señalan claramente los siguientes textos: Deuteronomio 33,8 ve en Moisés al Jasid de Dios y jefe de la cofradía de los levitas. Salmos 89,20 evoca a los profetas que instituyeron el reino de David designándolos Jasidim. Efectivamente se los ve realizar cierto número de funciones y elaborar gran número de conceptos -penitencia, oración y pequeña minoría-. Respecto de la pequeña minoría tiene ciertos matices en común con los levitas y profetas y otros que los diferencian. Entre los Jasidim la comunidad no desaparece nunca delante del individuo. Ellos formaban siempre un grupo en cuyo seno nunca se afirman las personalidades en particular que se muestra como colectividad minoritaria. Tienen conciencia de ser una minoría cósmica cuya función se encuentra ligada a la salvación del mundo. Son el resto, los que regresaron del exilio, no son meros sobrevivientes sino individuos que se saben diferentes a la masa, disponibles para otras tareas, para un destino singular. Los Jasidim aceptaban esta parcialidad como elemento de su destino. Así como los levitas eran una minoría por su sangre, los Jasidim lo eran por elección. Los profetas definen la relación de Israel con los demás pueblos en términos de Hesed: los hebreos son los Jasidim entre los hijos de Adán. Son aquellos a los que Dios ama, con los que cuenta, entre los que hace obrar la historia. Sin ellos, Dios esta sólo. Por medio de ellos, el mundo entero esta con Él (Sal 50,1-6).
  • LOS RECABITAS. Se trata del clan familia de Rekab, un grupo religioso extremista. Protestó contra la instalación, producida a consecuencia del sedentarismo de Israel en la tierra de Canaán. Adoptó un estilo de vida nómada cuyo ideal de pueblo fue estar en el desierto, predicado por los mismos profetas (Jer 2; Os 2, 16-18). Es una vida errante en medio de un pueblo sedentario como una defensa espiritual contra la contaminación.
  • LOS ASIDEOS Y LA ÉPOCA DE LOS MACABÉOS.El libro de los Macabéos está lleno de alusiones a estos hombres devotos y piadosos, celosos observantes de la ley, grandes veneradores de Moisés: tenían un trozo de vestido de él, que éste había dado a Aarón y que les había llegado en posesión. Era sagrada. En cierta ocasión unos 15 murieron luchando por defender este sagrado tesoro. Estaba integrado por sacerdotes, escribas y gente sencilla del pueblo (1 MC 7, 12 SS.) Practican la continencia. Se caracterizan por el amor acendrado a la Ley y por una aversión a toda cultura pagana que se estaba infiltrando en Israel. (200 a 167 a. C.). La historia de los Macabéos, cuyo título viene del sobrenombre Macabéo dado al héroe principal de esta historia, contada por los libros respectivos de la Biblia, los de los Asideos o Jasideos y los dos los Macabéos son otro antecedente arcaico del movimiento jasídico y se refieren a la historia de las luchas sostenidas contra los soberanos Seléucidas que dominaban Babilonia y Siria (330 a 63 a.C.), en la época helenística. En el 197 derrotan a los egipcios y Judea que había estado bajo la égida de los Láguidas pasa a manos de los Seléucidas Desde 197 al 142 A.C. Pero la helenización ya había comenzado con las conquistas de Alejandro y la difusión del pensamiento griego. En el 250 la helenización de Palestina es tan activa y forzada que llega a prohibir el culto judío. El adversario con quien se enfrentan es el helenismo invasor. Algunos judíos, provocan la reacción de la conciencia nacional, adherida a la Ley y al Templo. Pompeyo conquista el reino Seléucida, reduciéndolo a provincia romana en el 164 a. C. Entonces se produce la revolución de los Macabéos con Matatías que con su grito provocó la guerra santa y la secesión de los judíos fieles, con sus cinco hijos, en especial Judas Macabéo que se rebelan del dominio Seléucida para conseguir la plena libertad religiosa y política, ante la profanación del Templo por parte de Antíoco Epifanes, al negarse a sacrificar ante el rey, al matar al soldado sirio que presidía el sacrificio y a un judío que iba a ceder a la opresión dispuesto a apostatar y la resistencia a la persecución que se desató, lleva por un lado al martirio de algunos. Después de esto huyeron a las montañas junto con un grupo de judíos israelitas, valientes, fieles, adheridos y “entregados de corazón a la Ley” (Hesed), que se les unió y apoyó sin dejar de conservar su independencia de acción: El partido de LOS ASIDEOS que quiere decir los piadosos, que Desde antes de los Macabéos luchaban con valor contra el influjo pagano enemigo y que terminan repudiando la política de los Asmonéos al cumplirse los objetivos primeros, desdoblándose en fariseos y Esenios, a quienes conocemos hoy por medio de los manuscritos de Querrán. Los fariseos eran un grupo que se consideraban elegidos y ortodoxos; los saduceos era una secta conservadora que rechazaba la existencia ultraterrena; y los Esenios eran comunidades monásticas que se preparaban para la llegada del reino mesiánico mediante el ascetismo y los ritos purificadores. Aquí se ve la admiración por los héroes que han combatido por la Ley y el Templo conquistando para el pueblo la libertad religiosa y luego la independencia nacional. Ciertos salmos ordinariamente literarios artificiales y estilizados como el 149 ofrecen una descripción sistemática pintoresca idealizada sobre los patriotas Jasidim bíblicos y sus hábitos, que asistieron en su lucha a Judas Macabéo: ¡Aleluya! ¡Cantad a Yahvé un cantar nuevo: Su alabanza en la asamblea de sus Jasidim! (Amigos). ¡Regocíjese Israel en su Hacedor; los hijos de Sión exulten en su rey; alaben su nombre con la danza, con tamboril y cítara salmodien para Él! Porque Yahvé en su pueblo se complace, adorna de salvación a los humildes. Exalten de gloria sus Jasidim (amigos), Desde su lecho griten de alegría: Los elogios de Dios en su garganta, y en su mano la espada de dos filos; para ejecutar venganza en las naciones, castigo en los pueblos, para atar con cadenas a sus reyes, con grillos de hierro a sus magnates, para aplicarle la sentencia escrita: ¡Será un honor para todos sus Jasidim (amigos)! Acá se ponen de manifiesto las siguientes características del hombre jasídico:
    1. El canto.
    2. Lo grupal, manifestado en la asamblea.
    3. El ánimo de exultación.
    4. La danza como otro medio de expresión de sus estados anímicos.
    5. La ejecución de instrumentos musicales.
    6. El otro aspecto es el valor de espíritu para empuñar las armas en defensa de la justicia. Lo real es el estrecho parentesco entre Jasidim (los Levitas) y Profetas.
    7. La exaltación militar de ciertos ambientes provocaba una visión belicosa del hombre hebreo y se deseaba que todos los Jasidim fueran soldados valerosos de Dios.

ORÍGENES Y SEGUNDA INMIGRACIÓN. Los Esenios son unos cuantos grupos de Judíos ascetas y puritanos que comienzan y florecen el movimiento durante el segundo siglo a. C., uno de los peores momentos que ha pasado la historia de Judea en el tiempo del dominio Griego durante la subyugación por parte del imperio Seléucida con el reinado de Antíoco IV Epifanes, cuando Es instaurado el Culto a Zeus Olímpico en el Templo de Judea, se persigue a los judíos que adoran a Yahvé, se prohíbe la circuncisión, etc. y el Templo fue hecho inmundo y abominable con la profanación efectuada por este Rey Griego, vertiendo en él sangre de cerdo, animal impuro para los Judíos de acuerdo a la Ley y por lo tanto no apto para el sacrificio ritual ni para el consumo. Las autoridades religiosas de Israel y sobre todo los sumos sacerdotes de Jerusalén de la época se dejaron corromper por los helenos y no eran fieles a la interpretación correcta de la Ley de la Toráh e incluso cambiaron sus nombres por unos griegos; así el sumo sacerdote Jesús se convirtió en Jasón, Onías en Menelao y Joaquín en Alcimo. Esto provoca la rebelión de Los Macabéos encabezados por Judas Macabéo, que conocemos gracias a los textos bíblicos no canónicos, Macabéos I y II. Desde el descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto y su posterior desciframiento muchos de los misterios que los envolvían se han desvanecido y hoy los conocemos un poco más.

  • El Segundo Contingente. El segundo contingente de refugiados hebreos piadosos con ideas vecinas a las fariséas, se origina cuando los monarcas Asmonéos (Macabéos) liberaron a Judea de la Hegemonía Griega helénica y usurparon el cargo del Sumo Sacerdote de la Dinastía Tzadok, Negaban la legitimidad del sumo sacerdocio instaurado por los Macabéos en desmedro de la línea legítima de Tzadok, el sumo sacerdote de David y Salomón. No existe referencia de ellos ni el Antiguo ni en el Nuevo Testamento, pero si la hay a través del historiador y cronista Flavio Josefo con “Guerra de los Judíos”, de Filón, Plinio y muchos otros, coincidiendo todos en elogios sobre su Regla y del espíritu que les inspiraba. Plinio dice; “son gente solitaria y muy superior al resto de la Humanidad” y que se nutrían merced a la incesante corriente de personas que acudían a ellos en gran número. A Filón, le inspiraron su Tratado para probar que todo hombre bueno es también libre. Para Josefo que hacia los diecinueve años había pertenecido ya a los fariseos, a los saduceos y a los Esenios, nos dice que constituyeron una hermandad similar a los pitagóricos, que habían renunciado al placer y a las riquezas de la vida. Cansados de las pompas y apariencias de este mundo y abrumados por las incontrolables fuerzas que inevitablemente producen el conflicto y la autodestrucción, durante el Siglo I o II a.C. surgió y floreció en Israel la tercera de las escuelas filosofías del pensamiento judío de esa época, un conjunto amplio de los mas extremos y radicales sectarios judíos, Los Esenios, herederos de la Orden de Melquisedec, acusaban a los líderes judíos de usurpación del sacerdocio y de contaminar el santuario ya que rechazaban los sacrificios de animales. El nombre significa “los piadosos” y les fue dado por las gentes que los conocían, ya que ellos mismos se denominaban “Orden de los Hijos de la Luz”. Se consideraban el verdadero Israel, muy piadosos, su nombre derivado del griego essenoi, que deriva del Arameo, significa Piadosos o probablemente del Arameo aµsayya plural de aµse = sanadores y de Asaya = médico; separados de la corriente principal de la vida judía, de los demás judíos y del Templo de Jerusalén porque terminaron con toda la actividad del judaísmo de esa época como solución final; Mantuvieron presencia comunal en Jerusalén hasta el año 140 a. C., determinando retirarse de la sociedad de Jerusalén agobiada por el peso del Pecado Nacional, escindiéndose de la religión judía; cuando Tomaron muchos de ellos, el camino a Jericó y Buscaron refugio especialmente en el silencio y soledad de las cuevas de los acantilados que se alzan en las orillas y alrededores del oeste del Mar Muerto, a cierta distancia de la costa, precisamente en una de las regiones más inhóspitas y desérticas del mundo, en medio del desierto de Judea en Qumram, en la base de un promontorio rocoso a una distancia de una jornada a pie desde Jerusalén; liderados por un personaje del cual no queda el nombre sino el apodo, el Maestro de Justicia, hacia el 135 a.C.; Constituyendo un régimen movimiento o comunidad monástica, ortodoxo, puritano, religioso, patrimonio, bienes y culto religioso comunitario para el que se preparaban mediante un noviciado; como el pueblo solitario más extraordinario que existía, sin mujeres, sin hijos, sin dinero, en la soledad del desierto con adeptos que llegaban en masa, practicando una severa disciplina, cuyas características más acentuadas eran la vida comunitaria fuertemente estructurada y estricta, el celibato, la rectitud moral, la modestia, la doctrina típicamente judía de la extrema pureza ritual obtenida mediante reiterados baños rituales, las comidas en común, los hábitos blancos, la observancia rigurosa del sábado, la estima especial por Moisés y desempeñando un papel importante para desarraigar el mal, hacia el final de una edad que creían inminente; conocidos como terapeutas o sanadores mediante los poderes del Espíritu siendo médicos del alma; Consagrados a la preservación de la Ley de Moisés sin la menor desviación interpretándola apegados a la letra de la ley de una manera más exigente que los más exagerados fariseos, para Poder concentrarse en una vida de pureza, perfección y santidad, alejados de la corruptela del templo y de Jerusalén, guardando fidelidad al Pacto y a la Voluntad Divina que había escogido a Tzadok el Justo de los tiempos de David como la continuación de la Genealogía Levítica Sacerdotal según I Reyes 1:8 y Pretendían alcanzar la salvación no solo a través de su conducta y vida ascética sino también por la iluminación espiritual; al tiempo de constituirse así en la reserva de los elegidos por Dios para cuando próximamente llegase su día, acompañarlo en la gran batalla de restauración de su Reino, en la derrota y aniquilación de los gentiles y de todos los judíos echados a perder por autoridades y sacerdotes ilegítimos, retornando a una Jerusalén y un templo renovados. Los Esenios herederos de la Orden de Melquisedec, contrarios a los Asmonéos y la los herodianos después, acusaban a los líderes judíos de usurpación del sacerdocio y contaminación del santuario pues rechazaban los sacrificios de animales y no participaban del poder ni siquiera en el sanedrín porque:
    1. Las diferencias entre judíos y Esenios fueron grandes.
    2. No se respetaban las leyes de la pureza.
    3. Se hacían demasiadas concesiones a los gentiles, que se permitía la contaminación de la ciudad santa Jerusalén con la presencia de perros, ciegos, sordos, leprosos, cadáveres.
    4. Se admitían uniones ilícitas, matrimonios de sacerdotes con laicos, diezmos fraudulentos y otras.
  • Sectas De La Segunda Diáspora. El periodo que inmediatamente siguió fue el de recopilación y redacción de la Mishná y del Talmud, con un marcado ascenso de sectas judías en tiempos muy difíciles. Bajo los Partos en Persia y las dinastías Sasánidas, los asentimientos judíos en Babilonia desarrollaron un sistema de auto gobierno parcialmente autónomo del estado Pérsico, que se encontraba encabezado por el Nasí o Exilarca quien representaba la población judía ante el rey y era responsable por la recolección de los impuestos y de la administración de justicia. Él tenía bajo su autoridad una burocracia extensa de oficiales, casi que un estado dentro del estado y para pagar por su gobierno especial, la gran población judía del segundo destierro en Babilonia terminó sujeta a impuestos adicionales que superaban los impuestos regulares impuestos por el estado persa. Había impuestos adicionales a las yeshivot y a sus líderes en Sura y Pumbedita. La población judía en Babilonia, como si estuviera en Israel, fue altamente estratificada bien colocado a sus miembros junto a los hacendados, banqueros y comerciantes que constituían las clases más altas, o junto a los granjeros y campesinos que comprendían las clases bajas. Como siempre ocurría, las clases bajas estaban en el extremo receptor de las más duras penalidades. Más allá de estas penalidades, varios grupos cismáticos empezaron a formarse muchos basados en su rechazo al Talmud. Unos de los más influyentes de estos grupos tempranos fueron: Los caraítas. Otro grupo que rechazó el Talmud, es definido por su aceptación del Tanaj como único texto legítimo de la ley judía excluido cualquier otro texto legal judío incluso su propio. Ello implica que Anan Ben David hizo no fundó a los Caraítas contrariamente a la creencia popular. El caraísmo, como sistema de creencias es muy antiguo y predata al uso del nombre Caraita. Nadie sabe los orígenes del nombre Caraita que se desprende de la palabra hebrea “para leer”. La mención más temprana de los Caraítas por su nombre,  data de la temprana fecha del séptimo siglo 100 años antes de Anan, cuando Amar Ibn Alá fue primer gobernador islámico de Egipto, escribió una proclamación que prohíbe a los Seguidores de los rabinos atormentar a los Caraítas e interferir en sus asuntos religiosos y propiedades reales. Historia del Caraísmo. Período Bíblico: Los Justos. Durante el período bíblico la gente es descrita como perteneciente a dos categorías: los pecadores y los justos. El pueblo era a menudo llevado al pecado por falsos profetas quienes pretendían transmitir el mensaje de Dios. En algunos períodos, la mayoría de Israel siguió a los falsos profetas y aquellos que permanecieron leales a HaShem no fueron más que unos muy pocos como por ejemplo Elías en el Monte Carmelo. Dios envió a sus profetas desde la mañana hasta el atardecer llamando al pueblo a arrepentirse, pero lo más frecuente era que solo mediante el castigo a la nación con una gran calamidad, podía HaShem hacer que le escucharan. La mayor parte de la historia bíblica es una repetición del conocido ciclo de pecado, castigo, arrepentimiento y liberación. El Caraísmo ha existido desde que Dios dio sus leyes al pueblo israelita. Al principio, quienes seguían las leyes de HaShem eran meramente llamados justos y solo en el siglo IX de la Era Común fue que vinieron a llamarse Caraítas. El período del Segundo Templo: Los Saduceos y los Betusianos. La cuestión acerca de por qué los seguidores de Dios son hoy llamados Caraítas es cuestión que concierne al origen de las otras sectas. No hubo inicialmente razón para rotular a los justos como una secta separada, porque sólo existía una secta consistente en el pueblo israelita entero. A lo largo de la Historia apareció una variedad de sectas y fue solo para distinguir a los justos de estos otros grupos lo que llevó a que estos justos asumieran, en diferentes períodos nombres tales como saduceos, Betusianos, ananitas y Caraítas. La primera referencia en la historia de Israel a la existencia de más de una secta, tiene lugar unos 200 años luego del fin del período Bíblico en el siglo I antes de la Era Común. Varias fuentes relatan acerca de dos sectas opuestas, los saduceos zadokitas y los fariseos. Los Betusianos. El período del Segundo Templo vio surgir a diversas sectas entre ellas los Betusianos, quienes solo seguían la Toráh escrita y continuaron la tradición originada por Moisés (Deuteronomio 4,2) de mantener los mandamientos de la Toráh sin añadiduras. Las referencias a los Betusianos continúan apareciendo en la literatura posterior al año 70 de la Era Común y también parecen haber sobrevivido por algún tiempo. En fechas tan tardías como el siglo X, lo que parece indicar que sobrevivieron a la destrucción del Templo. La Edad Media: Los Ananitas y los Caraítas. En la Edad Media temprana los fariseos continuaron prosperando. Comenzaron a llamarse a sí mismos rabinos y solo usaron el vocablo fariseos al tratar o recordar acontecimientos históricos relativos al período del Segundo Templo. Durante el siglo VII el Imperio Islámico se expandió por todo el Cercano Oriente. Los musulmanes no tenían interés en imponer la práctica religiosa islámica a los israelitas y les dieron cierto grado de autonomía bajo un sistema conocido como el Exilarcado. El Exilarcado había sido fundado cientos de años atrás durante la dominación Sasánida, pero hasta ese entonces no había tenido influencia en Babilonia y Persia. Repentinamente, los rabanitas se convirtieron de un fenómeno localizado en Babilonia, en un poder político que abarcaba la mayor parte del Cercano Oriente. Desde los siglos III a V, los rabinitas babilonios habían desarrollado un cuerpo legal religioso conocido como el Talmud Babilónico, que impusieron a cada israelita en el Imperio. La resistencia a los rabanitas fue dura, especialmente en las provincias orientales del Imperio que nunca habían oído hablar del Talmud. Los historiadores relatan acerca de guías israelitas cuya resistencia contra el Talmud les puso en conflicto directo con el gobierno islámico que había dado poder a los rabinos y les había dado plena autoridad sobre los demás judíos. Un guía de la resistencia que rehusaba aceptar el Talmud se llamaba Abu Isa Al Isfahani y se dice que condujo un ejército de israelitas contra el gobierno musulmán. Otros intentos de descarte del Talmud fueron también emprendidos pero todos fallaron y los rabanitas y su Talmud parecían imparables. Anan Ben David Y Los Ananitas. A menudo confundidos con el primer grupo de Caraítas, Fueron un grupo que siguieron las enseñanzas de Anan Ben David. Eran ascéticos, bastante similares en muchos aspectos a los Rabínicos. Mientras se definían a sí mismos por su rechazo al Talmud, seguían las enseñanzas de Anan tal como los Rabínicos siguen al Talmud. En el siglo VIII, apareció un último rayo de esperanza bajo la forma de un astuto guía llamado Anan Ben David. Organizó a diversos elementos anti – talmúdicos y presionó al Califato para que estableciera un segundo Exilarcado para aquellos que rechazaban el Talmud. Los musulmanes concedieron a Anan y sus seguidores la libertad religiosa para practicar el judaísmo a su modo. Reunió en derredor suyo un amplio grupo de seguidores quienes fueron conocidos como Ananitas. Poco tiempo luego de su muerte, sus seguidores se fusionaron con otros grupos anti – talmúdicos y tomaron el nombre de Seguidores de la Biblia, en hebreo Benei Mikrá. Mas tarde Benei Mikrá se abrevió a karaím, en castellano, Caraítas. Los Isunianos. Otra secta temprana durante este periodo fueron los Isunianos que precedieron a los Ananitas. Fueron fundados por Ovadiah, conocido como Abu Isa al-Isfahani. Afirmó ser profeta y realmente planeó una revuelta contra el gobierno musulmán que había asumido el poder en Persia. Formó un ejército, atacó a los musulmanes y fue derrotado. Después de Ovadiah, su alumno Yugdan se proclamó como profeta y continuó el camino. Sus seguidores afirmaron que era el Mesías. Las siguientes pocas sectas se reseñan brevemente por ser muchas para ser mencionadas. Después de Anan. Isma’il al-Ukbari formó una secta. Poco se conoce acerca de sus enseñanzas. Como señala el prominente historiador Ya’aqov al-Qirqisani: “La mayoría de los pronunciamientos de Isma’il llevaban una sospecha de locura y todas las personas bien educadas que lo oyeron se rieron de él”. Siguiendo en la tradición de Anan estuvo Benjamín al-Nahawendi, de quién se informa haber servido como un juez Rabínico durante algunos años. Fue considerado como uno de los más prominentes pensadores del caraísmo. Musa al-Za’farani, contemporáneo más joven de al-Nahawendi conocido como Abu-‘Imran al-Tiflisi, quién captó un grupo de seguidores. También estuvo en Ramla, Malik al-Ramli, cuyos seguidores fueron conocidos como Maliquitas; y los Mishawitas que siguieron a Mishawayh – Ukbari. Sectas Posteriores. Los Caraítas, y las próximas dos sectas mencionadas todavía están hoy activas. Los Sabatéos. La próxima gran secta judía aparecida en el mapa mundial fue la de los Sabatéos, Fueron seguidores de Shabbatai Tzvi el cabalista, que se proclamó el Mesías en el decimoséptimo siglo. Shabbatai Tzvi fue arrestado por el Sultán de Turquía y fue forzado a convertirse al Islam. Sus seguidores más ardientes aquellos que comprenden a los Sabatéos actuales lo siguieron en su conversión y se volvieron musulmanes. Mientras se convertían exteriormente al Islam los Sabatéos mantuvieron un nivel de práctica judía en secreto. Se auto – impusieron esencialmente como cripto – judíos. Eran conocidos como Dönme que significa girar en turco y es un término similar a la palabra Marrano o cerdo, palabra usada para los cripto – judíos sefardíes. Uno de los mandamientos básicos de la teología de los Sabatéos surgió a partir de la conversión de Shabbatai Tzvi, de quien se dijo que se convirtió al Islam para recuperar las chispas de santidad que yacen en las profundidades del mal. De este mandamiento teológico muchas prácticas extrañas han crecido tales como el incesto ritual y el cambalache de esposas. Los Franquistas. Surgieron de los Sabatéos. Los Bet Israel. Finalmente están los Bet Israel. A pesar de que los Bet Israel son una secta antigua su existencia sólo ha venido a la luz recientemente. Los orígenes de los Bet Israel siguen siendo un misterio. No hay ninguna duda que el Judaísmo era influyente en Abisinia desde una era muy antigua, muy probablemente tan lejana como la época del Primer Templo. Dada la falta de datos firmes y el parecido de los judíos etíopes a los etíopes nativos, varias teorías se han levantado sobre los orígenes de la comunidad, más que todo basadas en la investigación superficial de las tradiciones de los Bet Israel y de su erudición. Lo más notable acerca de los Bet Israel es el hecho de que estuvieron separados del pueblo judío por lo menos durante 2400 años, por lo que su práctica del Judaísmo es más parecida al Judaísmo Bíblico, que al Talmúdico.

LAS SECTAS JUDÍAS EN EL TIEMPO DE JESÚS. Son de interés Las sectas Judías activas paralelamente al Ministerio de Jesús en Jerusalén, Judea y Galilea que en ese entonces podrían haberse llamado partidos puesto que ninguna excluía a la otra como practicante de la Ley y Mandamientos en general, solo había discusiones entre todas en cuanto a la forma de llevarlos a cabo, de cómo practicarlos (Halajá = Practica de la Ley). Estas discrepancias se reflejan en el N. T. donde la aguda crítica de Jesús revela la forma exterior de la Práctica de los Fariseos y las creencias morales de los Saduceos que llevaron anteriormente a los Esenios a una vida de retiro y purificación continuas fuera del contacto con los demás, pero nunca a cambiar el Templo de Jerusalén como Lugar de Culto. Sostenían distintas opiniones sobre los negocios humanos. El Judaísmo es una de las religiones más fecundas en la historia del mundo cuyas sectas Pueden remontarse tan atrás en el tiempo como la época en que se dio la Toráh y continúan desarrollándose en la actualidad. Hay ciertas características singulares que las definen y todavía debe de tenerse cuidado al definirlas porque estas características no son tan simples como superficialmente pareciera. El hecho de que una teología particular o una filosofía es concebida y seguida por un grupo de judíos no la hace en y por sí misma judía. La Cristiandad fue fundada seguida inicialmente por judíos y ningún judío la reconocería como secta judía en tiempo actual. Los seguidores de Jesús constituyeron una vez una secta judía, pero ellos se separaron de forma tal que hoy las raíces judías de la Cristiandad son escasamente reconocibles. Cualquier secta que fundamentalmente rechaza la Toráh en su corazón no es judía. Lo que liga a todos los judíos religiosos sin tener en cuenta sus afiliaciones, es una relación significativa con la Toráh como medio de vida, guía legítima para la vida o como una fuente de sabiduría cultural.
Sectas Tempranas. Las más tempranas pueden remontarse al tiempo en que vagaban por el desierto. El primer registro de una secta en la Toráh se encuentra en Éxodo 32, cuando los hijos de Israel formaron un leve culto al becerro de oro elaborado por Aarón. Otra secta de corta vida fue conformada por Coraj, Datan y Aviram, miembros de los Levitas cuando ellos desafiaron la autoridad de Moisés y Aarón y buscaron crear su propio sacerdocio. Después bajo el mandato de Salomón, Jeroboam Ben Nevat encabezó la rebelión contra Rehoboam Rehav‘am el hijo de Salomón. El Tanaj dice que colocó centros rituales de culto en Bet-El y Dan de nuevo un culto al becerro de oro con el objeto de prevenir a los Israelitas de desplazarse a Jerusalén para rendir culto en el Templo, para que no ellos desarrollasen el deseo de reunirse con lo que era entonces Judá (Reyes 12).
Segundo Templo.Durante este período, hasta alrededor del siglo X ocurrió quizás el tiempo más fecundo para el desarrollo de sectas judías porque la ocupación romana y la segunda Diáspora crearon un ambiente de gran penuria del que las personas intentaron escapar del dolor a través del fanatismo religioso. El historiador de este periodo fue el polémico Flavio Josefo, del que se ha escrito acerca de la exactitud histórica de sus relatos. Otras fuentes primarias con información detallada sobre las sectas del segundo templo son el Talmud, la Mishná, la Toseftá, el ‘Avot del Rabino Natán y las escrituras cristianas, incluyendo La arqueología moderna. Las sectas activas mayoritarias de los antiguos judíos estaban en gran parte dividido en cuatro Sectas o partidos según Josefo.

  • Los Esenios. Que son tratados luego de la descripción de los Fariseos, los Saduceos y los Zelotes.
  • Los Fariseos. En el último aledaño del reino de Judea, vegetaban en el país restos de un cónclave, que no supieron o no pudieron por sus errores interpretativos o maldicientes, cumplimentar con la palabra de Dios. Los fariseos, el 1ro en importancia de esos núcleos, fueron aquellos descendientes judíos que regresaron de la cautividad de Babilonia y que bajaron de Casidín durante la guerra de los Macabéos. De ese grupo salieron los doctores de la Ley -La Toráh- doctrina o enseñanza procedente de Dios y de los Escribas.En el Sanedrín ocuparon los mejores y más importantes estrados. Creían en la inmortalidad del alma, en la resurrección de la carne y en los ángeles como seres espirituales superiores. Su etimología -Perishim- significa “separación” o “distinguidos” entre judíos y gentiles, pero en la realidad eludían los preceptos y el espíritu de la Sagrada Escritura. Su número no excedía de los seis mil hombres. Debido a las experiencias del exilio babilónico, eran hombres exaltados y xenófobos. Sus rabinos vivían aferrados a prejuicios étnicos, sosteniendo erróneamente principios de endogámica. Cualquiera que pretendiera eludirla por contraer matrimonio mixto, dejaba de pertenecer a la grey; ignorando que desde Abraham, Moisés, posteriormente Isa-Jesús y más tarde el Profeta Muhammad (BP), paladines del monoteísmo, fueron partidarios de las confusiones raciales. La literatura rabínica con referencia a los fariseos viene desde los 200 a. C. hasta el 100 D.C. Una de las sectas líderes Las antiguas en particular con las escuelas de Hillel y de Shammai, dentro de los judíos en el Siglo I, cuando había como 6.000, siendo la más numerosa, agrupada y asociada en pequeños grupos por diversas tendencias teológicas y políticas que Residían generalmente en Palestina Judea y Galilea. Grupo filosófico religioso no político considerado antepasado del movimiento rabínico, de los más mencionados en la Biblia época de Jesús, de mucha importancia e influencia en la comunidad judía y en las sinagogas gozando de gran simpatía popularidad y prestigio entre el pueblo, en donde para entrar según 18. 11-12, para entrar era necesario un tiempo de prueba que variaba de un mes a un año con el compromiso de seguir las estrictas reglas religiosas que profesaban. Detentaban el magisterio con una práctica mucho menos clasista que los saduceos y menos rigurosa que los Esenios; las distinciones entre los hombres no las determinaba la riqueza o la sangre sino el cumplimiento de la ley.
    1. En el período de insurrección de los Macabéos 1 2.42, lucharon encarnizadamente contra la influencia pagana. Decepcionados con la familia de Herodes; la lealtad y observancia estricta de la Ley, la pureza, un gran interés ritual, los diezmos, leyes de alimentación y el sábado serán su énfasis doctrinal y apresurada esperanza en la llegada del Mesías.
    2. Pléyade de Doctores de la Ley, eruditos estudiosos conocidos como Maestros de las interpretaciones, precisas y autorizadas de Maestros anteriores y la Ley que es superior al culto. Tenían 613 preceptos 248 mandamientos y 365 prohibiciones. Creían, estimaban, aceptaban y pretendían que la interpretación normativa, adaptación, afinación y comentarios de un particular maestro para cada situación y cada casuística, era divina y elevaron estas enseñanzas en el ámbito comparable con la Toráh misma escrita porque que estas enseñanzas eran colchón protector con su origen en Dios mismo bajo la forma de una segunda Toráh oral complementaria a la ley de Moisés, la Toráh real ya que la explicaba. Se cree que estos vendrían a ser los maestros de la Ley de Moisés encargados de enseñar e interpretar las Escrituras y la tradición oral al pueblo. A través de los textos de Qumran sabemos que habían formado sus ideas básicas sobre la ley y su adhesión a las tradiciones de los padres, llamada Ley Oral trasmitida a lo largo de los siglos de maestro a maestro. Gracias a sus tradiciones los maestros conservaban sus ritos y la Toráh quedaba blindada e intacta a interpretaciones desviadas o transgresiones de los gentiles, ya que la estiman reglas de vida a la que hay que plegarse sin dudar y prefieren morir a transgredir la ley en asuntos de gran importancia lo cual los enfrenta con Roma planteado como resistencia frente al impacto romano mientras Zelotes hicieron un enfrentamiento activo.
      Diferían considerablemente con los Saduceos en el tema de la resurrección en la que creían y esperaban la salvación personal en la vida venidera por medio de las buenas obras y el cumplimiento de la Toráh (Hechos 23.1-8; Marcos 11.18-26); al igual que en la inmortalidad del alma, además Tenían Gran capacidad de aceptar innovaciones en angelología, demonología apocalíptica y Mesianismo: Esperan la llegada del Reino de Dios no inminente como los Esenios.
    3. En la época del cambio de era el judaísmo era muy variado. Ante un mismo problema podían generarse soluciones diferentes, contiendas de sabios desde diferentes ópticas y esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de analizar el magisterio de Jesús. Fueron tan lejos como el plantear que cuando dos maestros enseñaban interpretaciones diametralmente opuestas de la Biblia, ¡ambas interpretaciones provenían de Dios! Ésta fue una de las diferencias importantes entre los Fariseos y otras sectas. Afirmaban que algunos sucesos o acciones son obra del Hado o destino y por tanto el hombre no puede decidir que ocurran o no y algunas están en nuestras propias manos y que ellas pueden ser responsabilizadas al destino pero no causadas por este. En torno al tema del libre albedrío que era fundamental entre los filósofos griegos, los fariseos están entre los Esenios y los saduceos, pues aceptaban la influencia de la providencia al mismo tiempo que afirmaban la importancia de la voluntad humana. El nombre Fariseo parece derivarse de un verbo hebreo que significa separar en referencia a la pureza ritual que profesaban; aunque algunos piensan que el mismo debe ser entendido como los interpretes de la Ley.
    4. El Marco de vida fariseo, no tanto como el Esenio, es claro, estricto y de gran seguridad moral frente a las transgresiones y faltas como actos negativos mientras El cumplimiento y las obras de amor como Alimentar al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, visitar a los enfermos, sepultar a los muertos y ayudar a huérfanos y viudas; son actos positivos no obligatorios que generan mérito ya que cada hombre es juzgado por sus actos. Los justos serán recompensados los injustos castigados en el más allá pero también podía ser en vida. El pecado la trasgresión puede expiarse por el arrepentimiento individual (tešuvah), no es una redención que otorgue la voluntad de Dios desde fuera.
    5. La relación hombre Dios no necesita realmente nada fuera de la ley y su interpretación. No son grupos sacerdotales sino laicos organizados en fraternidades (aburoth) que no necesitarán el templo cuando éste desaparezca aunque mientras existió eran estrictos cumplidores y diezmados Se enfrentan a los no cumplidores, que debían ser numerosos que no seguían estrictamente los preceptos y no diezmaban estimados impuros y también sus productos que no consumen. Problemas de la relación de Jesús y los cristianos respecto de la Toráh: ejemplo curación y precepto sabático. Según el Nuevo Testamento eran fieles seguidores apegados a la Ley de Moisés, la presentaban a la comunidad judía y velaban por su cumplimiento pero eludían sus preceptos. Tenían sus propias costumbres y tradiciones a las cuales eran muy fieles. Entregaron al pueblo muchas grandiosas observancias por sucesión de sus padres que no fueron escritas en las leyes de Moisés y por esa razón es que los Saduceos los rechazan y dicen que debemos estimar esas observancias para hacerlas obligatorias cual si estuvieran en la palabra escrita, pero no observar las que son derivadas de la tradición de nuestros antepasados. (AJ 13.297f). Eran fariseos en el sentido que el cristianismo y catolicismo ha dado al término Creer pero no practicar. Generalmente gente humilde, virtuosa, irreprochable, pobre, desinteresada, rigurosa, estricta, sencilla, sin ninguna concesión a la comodidad, que regulaba el aprecio por los bienes de acuerdo al juicio de la razón e incentivaban las buenas relaciones entre los diferentes sectores de la comunidad y Se preocupaban por liberar a su pueblo y ayudar a los pobres (Cf. Mateo 6.2) opinando que deben empeñarse en observar lo que ella les dicta -Antigüedades judías, XVIII-, Sus enseñanzas, de acuerdo a los relatos evangélicos presentan un estilo de vida judía, una filosofía y forma de ser diferentes al propuesto por Jesús. En Gálatas 1.14; Filipenses 3.5; Hechos 23.6 y Marcos 11.18-26; Mateo 5, 20 y 23.1-36; son generalmente identificados como adversarios de Jesús a quienes les hace una crítica severa catalogándolos como hipócritas y ciegos entendido a la luz del contexto de polémica en el cual se desarrolló la vida de los primeros creyentes, por su interpretación literal y estricta de la Ley aduciendo que no-basta para entrar en el reino de Dios y por no vivir a la altura de los valores éticos es decir, enseñaban la observancia de la Ley pero no daban el ejemplo cumpliendo el espíritu de la Ley. Y el apóstol Pablo se identifica como un líder destacado del movimiento. El ideal era hacer del pueblo de Israel una nación santa (Éxodo 19.6) separada de los pecadores a quienes despreciaban (Levítico 11.45) Escudándose en el conocimiento de las Escrituras, limitando de esa forma el amor de Dios hacia los sectores más necesitados de la sociedad (Lucas 18.11-14). Encerrados en una interpretación legalista de la Ley, no percataron que Jesús era el Mesías. No son mencionados en los evangelios de la pasión de Jesús excepto en Juan 18.3 y algunos asumieron abiertamente una defensa de Jesús (Juan 7.50; 9.16). La responsabilidad de la muerte de Jesús, recae generalmente en los sacerdotes y los saduceos. Flavio Josefo terminará aceptando el fariseísmo como interpretación más adecuada problema: distorsión de fuentes: en los evangelios se intenta separar a Jesús cristiano de los fariseos ridiculizándolos (diezmadores de cominos). Prejuicio cristiano antifariséo sin olvidar que serán el judaísmo real a partir del año 70. Los Fariseos no eran de origen sacerdotal o levítico, fueron de clase popular, más bien pequeños comerciantes que vivían de su trabajo, un partido del pueblo que representaba a la masa aristocrática, sin embargo, despreciaban la ignorancia religiosa del pueblo, las gentes del país que llamaban “amme ha arets”, a pesar de ser muy piadosos y estimados por la gente que los saludaban en las plazas llamando respetuosamente a los más instruidos Rabí. Algunos se oponían al gobierno mientras otros trabajaban con el Sumo sacerdote para mantener el orden establecido considerando al templo institución clave para su vida y fe. Insistían en la oración ritual, el ayuno, el pago del diezmo y la pureza como caminos hacia la santidad. Todo era bajo su interpretación y el Nuevo Testamento explica que su visión social y ética fue adoptada por el cristianismo primitivo, aunque Jesús y sus seguidores parecían tener un enfoque más indulgente sobre algunos aspectos de la ley judía, como el Sabbath que guardaban meticulosamente. Los fariseos, interesados por la observancia legal estricta, buscaban sacralizar la vida cotidiana mediante las regulaciones de pureza ritual. Suele derivarse su nombre del afán por separarse de toda impureza, que acarreaba una separación aún dentro del mismo pueblo judío; pero puede que proceda de su detallismo en la observación puntillosa de la Ley. Se retrotraen a un sector de los Asideos; pero no entran en escena hasta el tiempo de los Hasmonéos, contra quienes mantuvieron largos períodos de oposición. Fueron beligerantes contra Alejandro Janneo y después contaron con el apoyo de la reina Alejandra. Llegaron a ser los líderes espirituales más apreciados por el pueblo. Cuando se vieron envueltos por la guerra judía, trataron de organizarla. Tras la catástrofe del 70, quedaron como la fuerza dominante en la comunidad religiosa judía. Consideraban vinculante tanto la Toráh escrita como la oral, en cuanto a la interpretación correcta y continuación legítima de la primera. Enseñaban la doctrina de la retribución en el más allá y por ello la resurrección de los muertos. Tenían en cuenta la omnipotencia y providencia divina; pero sin negar la libertad y responsabilidad humana. Fueron indiferentes en política, salvo cuando consideraron que corría peligro la libre observancia de la Toráh.
  • Milenarios Saduceos. Los Saduceos Eran El Reverso De La Moneda Fariséa, Su Tendencia Fue Conservadora, Desechando Las Tradiciones Que Consideraban Perimidas, Reconociendo Solamente El Pentateuco – La Toráh. Su acepción en los dialectos semíticos es -Saddikin- creyente o sincero, fueron llamados todos aquellos que negaban la inmortalidad del alma y la resurrección del cuerpo. Debido a estas anomalías, Cristo les decía: “Pues bien, Dios no es Dios de muertos, sino de vivos”; pero se la refutaban diciendo que no se hallaba en los Cinco Libros de Moisés. Negaron la Providencia y la resurrección de la carne. Influenciados en el espíritu heleno fueron acercándose paulatinamente a la idolatría pagana. No eran numerosos pero tuvieron en razón de su poderío económico e intelectual, importante gravitación en el heterogéneo y sumiso pueblo. Siempre estaban suntuosamente ataviados y con sus sacerdotes en hábitos violeta y púrpura relucientes de pedrerías y oro, para mejor auscultar e impresionar en sus frecuentes e inoperantes oficios y bendiciones baladíes. Si bien es cierto que ambas sectas judías reconocían un solo Dios, fue solamente con los labios, pues su comportamiento dejaba mucho que desear, incluso en el Consejo Supremo del Sanedrín, que entendía más en los negocios mundanos y sus vicisitudes que en los intereses de Dios. Fueron la elite, las familias pudientes, los terratenientes y ricos, no seguidos por el pueblo; aliados de los sumos sacerdotes que controlan el Sanedrín o consejo judío toman el nombre zadduqim del linaje de Tzadok sumo sacerdote de la época de Salomón, siendo sus discípulos, una de las principales sectas judías. Originalmente habían sido sacerdotes que Tenían funciones hereditarias, piadosos deseosos de servir a Dios en su Templo de acuerdo a la tradición y reglas legales. Representaban el grupo sacerdotal controlado por el sumo sacerdocio y preferían el gobierno Romano y cumplían la religiosidad por apetito personal o ventajas políticas centrados en el bastión ideológico del templo, el sistema de los sacrificios y el diezmo. Son acomodaticios en relación con el poder fáctico sea cual fuere y con la llegada de los Romanos se complacen en defender esos intereses (Roma siempre apoyó en su política extranjera a las elites).
    Existieron remanentes piadosos hasta la destrucción del Templo 70 a. C. y otros elementos de este grupo pudieron haber constituido el núcleo de lo que llegó hacer la Secta de Qumran. Flavio Josefo, habla de las diferentes haireseis o escuelas del judaísmo (Antigüedades judaicas XIII, 5,9; XVIII, 1, 2-5): Los Saduceos a los que pertenece su familia; Los Esenios con los que estudiará en su juventud y los fariseos cuya interpretación será la que terminará aceptando, tras su traición y paso al bando romano. Son creyentes que se adhieren, atienen y ciñen al texto de la Toráh escrita siendo los continuadores de la ley de Moisés como la única fuente legítima, interpretando las Escrituras como están escritas, observando cuanto estaba escrito sin depender ni admitir la tradición oral, las explicaciones, añadiduras y las modificaciones fariséas. Estaban muy pegados al Pentateuco, los cinco primeros libros de la Biblia. Reniegan de las interpretaciones y observancias fariséas no escritas en la ley de Moisés que conforman la Toráh oral. Creyendo que las almas se desvanecen al mismo tiempo que los cuerpos, Niegan la inmortalidad, la vida futura, la predestinación y la retribución y penas en el hipotético más allá por los actos de aquí. La retribución divina era inmediata y material: Tenían riquezas como una prueba de Dios que los bendecía porque eran justos.
    No admitían nuevas doctrinas, como la de la retribución en la vida venidera, ni la resurrección corporal y afirmaban radicalmente el libre albedrío humano.
    Prescinden del Hado dejándolo de lado y sosteniendo que no existe, que los acontecimientos y eventos de los asuntos humanos no se producen según su disposición; que todas las acciones están en nuestras manos y poder para que nosotros mismos seamos la causa que provoca la buena suerte, lo bueno y recibamos y suframos lo malo producto de nuestras propias estupideces e imprevisión.
    No creían en la resurrección, la angelología y la demonología, las novedades de la apocalíptica o el Mesianismo.
    Creian en el libre albedrío, Abrazaban la vida e historia de los profetas, eran conservadores contrarios a las revueltas. No se preocupaban de observar ninguna otra cosa mas que las leyes y solo debían preocuparse por su bienestar temporal.
    Son descritos principalmente por Josefo mayormente en oposición a los Fariseos. Consideraban al templo como institución clave para su vida y fe. Su doctrina penetro pocas personas (primeras dignidades), pero concedían todo lo que decían los fariseos para no hacerse insoportables delante del pueblo. Son la más histórica secta de Israel, Filosófico-religiosos, no políticos, inexorables en el castigo de los malvados. Observaban y hacían observar la Ley con severidad lo que les demuestra religiosos. Las referencias a los saduceos continúan apareciendo en la literatura posterior al año 70 D.C. en fechas tan tardías como el siglo X; parecen haber sobrevivido a la destrucción del Templo.
    Los saduceos, como clase dirigente, exponentes del poder religioso-político instalado, aparecen implícitamente como los principales adversarios de Jesús y responsables más directos de la condena que lleva a ejecución la autoridad romana.
    Controladores del poder en Jerusalén, lo utilizan ocasionalmente para tratar de frenar el afianzamiento y avance de la primera comunidad y recurrió a la mayor violencia para librarse de su presidente Santiago, hermano del Señor.
    Eran aristócratas, sacerdotales y laicos, que por su riqueza y cargos mantenían una posición influyente. Muy atentos a sus intereses políticos, ofrecían su colaboración a la autoridad dominante. Con el hundimiento de la autonomía nacional judía y el fin de las funciones sacerdotales, desaparecieron de la escena histórica.
  • Los Zelotes Y Sicarios. Josefo emplea a menudo la palabra bandido o ladrón para el partido cuyos principios describe como la cuarta filosofía judía y cuyos adeptos están en muchos puntos de acuerdo con el pensamiento fariseo, sienten un amor casi invencible a la libertad, porque creen que Dios es el único dueño y señor. Les importa poco padecer cualquier tipo de muerte, hasta el más inaudito, lo mismo que el castigo que están dispuestos a infligir hasta a sus parientes y amigos; el único objetivo que tienen es no dar el nombre de señor a ningún ser humano. se llamaban a sí mismos Zelotes, porque les movía el celo por la religión nacional y en particular por el único señorío de Dios. Nacionalistas extremos políticos y Sicarios políticos delictivos cuyas creencias religiosas eran inseparables de sus convicciones políticas. No admitían como gobernantes a personas de origen extranjero; doctrina que chocaba abiertamente con la de los Esenios: El hombre sólo recibe el poder por voluntad de Dios y por lo tanto hay que obedecer a quienes lo detentan; La lealtad a los gobernantes era una parte del juramento del candidato. Los Zelotes llevaban un puñal con el que castigaban inmediatamente las infracciones de las leyes de Dios, en lo cual tomaban como ejemplo e imitaban el acto del sacerdote Pinehas (Números 25, 7). Naturalmente, la propiedad de los que discrepaban de esta opinión noquedaba inmune. Como se comprenderá, el partido se engrosaba con personas cuyos fines distaban de ser tan honestos, de ahí que llegara a ser llamado de los bandidos y Sicarios (sica, el puñal curvo que portaban).
    Nacieron al final del reinado de Herodes. Su fundador Judas de Gamala, llamado Judas Galileo, Unido al fariseo Tzadok, creó el partido caracterizado por el celo a la defensa de la libertad y la aceptación de la sola soberanía divina: Era vergüenza aceptar pagar tributo a Roma y soportar después de Dios, a unos dueños mortales (Josefo, Guerra de los Judíos II, 118). En sus comienzos encuadrado dentro de los movimientos mesiánicos y radicales de la época, no tuvo gran éxito. La revuelta contra Roma fracasó y Judas perdió la vida (Hechos 5,37). Sus hijos siguieron la lucha años después y otro descendiente, Eleazar Ben Yaír, comandará la defensa de Massada después de la destrucción de Jerusalén. (Josefo transmite su última arenga a los rebeldes).
    No se incluye como escuela en el esquema de Flavio Josefo quien los acusa de ser los culpables de la destrucción de Jerusalén y de Judea: No parece un grupo compacto ni actúan en los diferentes momentos y en las diversas zonas de modo semejante. Son una opción violenta e impaciente contrarios a la pasividad farisea y a las políticas de aceptación del statu quo saduceo. No aceptan el dominio de los goyim sobre los judíos esperan un Mesías guerrero que los liberará del yugo extranjero y que llevará a que se cumpla la promesa del reino de Dios sobre la tierra; interpretación diferente de la esperanza escatológico – mesiánica. Base teológica: No hay más señor y soberano que Dios. No reconocen la soberanía imperial. Si se diezma al templo (Dios) no habría que pagar impuestos puesto que ya se ha pagado todo lo debido. La tierra es de Dios, nadie puede delimitarla si no es la autoridad religiosa. Los hombres sólo pueden ser contados por Dios por tanto no se han de hacer censos.
    Salen de los fariseos de los que doctrinalmente no parecen diferenciarse. Fueron una manifestación extremista del fariseísmo de ahí que desaparezcan de un modo tan abrupto tras 68-70-74. Difícilmente cuantificables y estudiables porque posiblemente no son unitarios. Su Momento clave fue la Provincialización y exigencia de controles por Roma habituales en las zonas provinciales: Impuestos, Censo y catastro. Pudieron apoyarles puntualmente terratenientes contrarios al control romano sobre sus propiedades.
    Fanáticos de la libertad política del pueblo judío a partir de la convicción de que su Señor exclusivo era Dios. Su objetivo a partir del año 6 en Galilea, fue incitar a los judíos a rebelarse contra Roma, mediante el terrorismo político y ocasionalmente guerrillas. No destacaron como partido compacto en Jerusalén hasta el mismo estallido de la guerra en el 66 y durante al asedio de Jerusalén se dividieron en facciones que se enfrentaron violentamente.
    Como Problema de percepción los romanos los ven como ladrones y alborotadores contrarios a las leyes romanas, a los signos externos de la maiestas de Roma y añadir el uso de la violencia por parte de los Zelotes pues son Sicarii (Portadores de la sica o puñal curvo) terroristas liberados por Menahem, hijo menor de Judas el Galileo el Zelote que lideró la revuelta del año 6 y resistirán hasta la muerte en Massada; pero téngase en cuenta que había Zelotes que podían no compartir los métodos terroristas y violentos (no se explicaría que derivaran tan fácilmente hacia la interpretación rabínica que decía: “No hay para Ti hombre libre más que el que se dedica al estudio de la Ley”).
    Jesús es más próximo a los ideales de pureza y santidad y a las doctrinas de los fariseos que a las de otros grupos del judaísmo de su tiempo. Eso explica tanto los frecuentes contactos como las crecientes confrontaciones sobre cuestiones haláquicas y la actitud religiosa fundamental. La controversia se agudiza en las comunidades cristianas primitivas, sobre todo desde que el judaísmo rabínico, heredero del fariseísmo, pasa a ser el representante casi exclusivo de un judaísmo que rechaza al cristianismo. La ideología teocrática del movimiento Zelotes, que anima revueltas previas a la formación del partido ya en plena guerra judía, pudo influir en las masas que se adhirieron a Jesús y luego se despegaron de él al constatar que no iba a ser el redentor político y liberador nacional. De ello se sirvieron los enemigos de Jesús para acusarle ante la autoridad romana de mesianismo revolucionario. Los judeocristianos, pronto sujetos a persecuciones intermitentes de sus paisanos, no aparecen nunca asociados a los intentos de forzar la instauración del Reino de Dios mediante la violencia u otros recursos políticos.

LOS ESENIOS. Los restos arqueológicos revelan una comunidad de unas 50 personas. Al lado y a pocos kilómetros junto a la fuente sulfurosa de Ain Faska, pequeño terreno dedicado al cultivo. Con la ayuda de los restos cerámicos y sobre todo del tesoro de 561 monedas de plata moderna del año 8 a.C., los arqueólogos han podido fechar el 1er asentamiento entre el siglo VIII y VII a.C. Posteriormente se sucedieron mas asentamientos, los más importantes construidos bajo el reinado de Juan Hirean entre el 134 y el 104 a.C., ampliados en el reinado de Alejandro Janeo (103-76 a.C.) y reconstruidos durante el reinado de Arquelao (4 a.C.- 6 D.C.). Entre 175-164 a. C. durante la rebelión de los Macabéos contra Antioco IV Epifanes, un movimiento religioso ortodoxo lucha por mantener fidelidad a los sacerdotes descendientes del pontificado del Tzadok y al calendario tradicional de 364 días. Los Macabéos aceptaron el calendario lunar de origen griego de 354 días. Cuando Jonatas Macabeo robó la soberanía en el año 152 a.C., inicio el conflicto entre los descendientes de Tzadok y los Macabéos. Se desconocen las relaciones existentes entre este y los descendientes de los fariseos, los Hassidim insinuándose que se identifican con el movimiento Esenio. Los documentos del Qumran hablan de los Esenios como Los hijos de la Luz, Los hombres de la Comunidad, Los hombres de la Santidad Perfecta. Aproximadamente en el año 150 a. C., se unió a este movimiento un miembro de la familia Pontifical Tzadok que se convirtió en el líder alentando al movimiento y fue llamado el Doctor de Justicia. Fue un prototipo de Jesús, religioso muy importante autor de La regla de la Comunidad y Los Himnos con una visión muy estricta de la Tradición a diferencia de los Fariseos, que llamaba Buscadores de Picardías. Esto llevo a la comunidad a enemistarse con los Fariseos y otras comunidades de la zona. El Doctor de Justicia fue blanco del llamado Sacerdote Impío el Supremo de los Fariseos, posiblemente Jonatas Macabeo o Alejandro Janneo. Por esta rivalidad los Esenios se exiliaron de por vida a Qumran, rompiendo con el culto al templo.
El sueño de todo judío dispuesto a la aventura era ser miembro de esta sociedad, único medio a su disposición para luchar contra los los romanos, quienes conocían su existencia secreta y cuyos secretos jamás se divulgaron a los no miembros porque no podía penetrarse el cerco circundante de quienes usaron el nombre de Esenios, excelentes hombres judíos de raza aparte con características superiores a cualquiera otra en ese entonces en el mundo, unidos por un mutuo afecto especial y su modo de vida comunal de extrema escasez que vivieron en el desierto, al lado de lagos, ríos o en mares interiores lejos de las ciudades y que gracias a sus ideales filosóficos, religiosos, no políticos y disciplina estricta, daban la fuerza moral y espiritual para resistir el clima y escasez en el desierto, dedicándose a trabajar duramente y por completo en el fundamental y centrado oficio de grandes arboricultores y agricultores de cultivos locales dependiendo de la poca lluvia y limitado rocío, por lo que sabían mucho de cosechas, de semillas, del clima, de los óptimos aprovechamiento en terrenos áridos con mínimo trabajo y complementándolo con las artesanías y otras labores semejantes, teniendo como marco el silencio y la profundidad del desierto para el pensamiento místico y el Estudio de las Escrituras. Fieles a los designios de Dios, Su Motivo De Vida fue la pureza ritual, sacerdotal y espiritual, siguiendo las doctrinas del A. T. que no utilizaban para enriquecimiento como muchos otros de sus paisanos; mientras su objetivo fue ser ejemplo para el resto de los judíos caminantes por la cercana senda de la destrucción, a no ser que siguieran la Palabra de Dios. Un pasaje de la Regla de la Comunidad los define: Se separarán de en medio de la residencia de los hombres, de la iniquidad para marchar al desierto para abrir allí el camino de Aquel… Una voz clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad en la estepa una calzada para nuestro Dios.
Cada año se establecía un orden jerárquico a respetar por todos los miembros de la Comunidad. Estos elegidos a su vez tenían que respetar a los sacerdotes. Si salían de viaje solo podían llevar con ellos un bastón siendo recibidos por sus afines repartidos por toda la región en un número cercano a cuatro mil.
Quiénes Eran los Esenios. Fueron descendientes de aquellos sacerdotes que en tiempos de Moisés y Aarón tenían el encargo de llevar el Arca de la Alianza, que recibieron en tiempos de Isaías y Jeremías, ciertas reglas de vida. Al principio no eran numerosos, vivieron en Tierra Santa reunidos el monte Horeb, en el Carmelo y sólo más tarde se acercaron a las regiones del Jordán. Antes que Isaías los reuniese, vivían desparramados, entregados a la penitencia. Egipto e India fueron los codificadores de la disciplina Iniciática aislándola y desprendiéndola totalmente de toda tendencia política y religiosa, surgiendo Maestros Iniciados de los más altos niveles, cuyos grados de evolución les permitió darse cuenta que el único compromiso del Hombre es Consigo Mismo como único artífice de su suerte y desgracia, suplantando El Dogma, El Culto y Los Ritos; para lograr de sí mismo algo mejor mientras Admiten simultáneamente que aquellos no capacitados para imponerse a sí mismos mejores pautas de conducta, tienen necesidad de estar respaldados por creencias coactivas respetadas.
Los Fariseos y Los Esenios. Cuando se logra la victoria, los descendientes de Matatías, fundan la dinastía de los Asmonéos que es denunciada por los Asideos como incompatible con el ideal teocrático, situación que los coloca en desgracia, configurando unos un partido de laicos que persisten en su separación y de ahí su nombre de Fariseos; otros mas intransigentes, espontáneamente o frente al riesgo que corrían por su hostilidad con respecto a los Asmonéos, partieron hacia el desierto y al extranjero. Fueron los Asideos de quienes el grupo de los Esenios se formó, en torno a los sacerdotes intransigentes, cuyo nombre -Sommer tiene una etimología oscura-, pero de acuerdo con los textos de Qumran, Esah es consejo, partido. Entonces serían los hombres del Consejo o del partido de Dios.
Filón, dijo de ellos que tienen por causa… el ardiente amor a los hombres y Flavio Josefo los describe viviendo una amistosa vida comunitaria.
Las relaciones entre los jefes judíos Fariseos y Esenios era atroces, así por ejemplo, un el Gran Sacerdote de Jerusalén realizó una expedición violenta contra Qumran donde se asesinó al Maestro de Justicia mientras oficiaba una ceremonia.
Sin supuestos filosóficos para elaborar esquemas, encontraron todas las respuestas en el universo y se dedicaron al estudio de las ciencias naturales. Suplantaron la creencia de un Dios omnipotente, omnipresente y creador por Las Fuerzas. La desvinculación política fue mucho más difícil dada la influencia de los Sacerdotes del Templo dentro del gobierno y aquellos que habían logrado colocarse en puestos de prestigio no estaban dispuestos a renunciar y los Iniciados Mayores pudieron medir en toda su extensión las terribles consecuencias que traía aparejado el poder político, por lo que la única solución fue el cisma. Los Maestros de Iniciación se retiraron a las montañas o a lugares alejados de la ciudad con el fin de fundar nuevas escuelas sin base política o religiosas. Elaboraron un sistema de observación de adentro hacia Afuera que permitió establecer relaciones simples para llegar a la verdad absoluta. La permanencia de algunas leyes fijas e inamovibles dentro del orden natural despertó sus mentes a las realidades escondidas por los usos y las costumbres de la cultura en sus variedades de la endoculturación y transculturación.
Sus orígenes siguen siendo discutidos. Sus raíces se encuentran en la tradición apocalíptica en marcha cuando entra en escena un Maestro de Justicia en conflicto con el hasmonéo Jonathan, al asumir el sumo sacerdocio o con su sucesor Juan Hircano I; conflicto prolongado con los sucesivos Hasmonéos y La razón principal de la ruptura con el movimiento oficial judío. Luego dentro del mismo movimiento esenio, la instalación del grupo sectario heterodoxo ascético radical conocido a raíz de los manuscritos del mar Muerto encontrados en las cuevas de Qumran; en contraposición por cuestiones haláquicas, particularmente sobre el calendario festivo y el culto y se remontan al año 135-104 A.C. hasta la guerra con Roma 70 D. C.
Hay quienes piensan que esta tradición haláquica divergente provenía de judíos antes instalados en Babilonia. Documentos como CD y 1QS reflejan fases diferentes en la historia de la secta de Qumran que hoy conocemos. Hay tres documentos que nos sirven para saber su vida: La Regla de la Comunidad, La Regla de la Congregación y el Documento de Damasco.
El Centro De Todos. Los Esenios se consideraban un grupo en el centro de todos, porque cualquiera podía formar parte de la Fraternidad tan pronto pasara con éxito las pruebas selectivas: realizar un examen y luego preparase durante 2 años, periodo donde no se podía mezclar con los miembros antiguos de la Comunidad. Ya aceptado, prometía convertirse a la Ley de Moisés. Separados a sí mismos, no por causas étnicas sino porque la iluminación de su vida interna y su conocimiento de los ocultos misterios de la naturaleza eran desconocidos para otros hombres, ya que pensaban con muy buenas razones que eran herederos de los antiguos hijos e hijas de Dios, de su antigua y gran civilización, porque poseían avanzados conocimientos y trabajaban arduamente en secreto por el triunfo de la luz sobre las tinieblas en la mente humana, ya que sentían que les había sido confiada una misión, que eventualmente sería la fundación del cristianismo y la civilización occidental, apoyados por seres altamente evolucionados que dirigían la fraternidad. Eran verdaderos santos, Maestros de sabiduría, hierofantes de las antiguas artes maestras. No se limitaban a una sola religión, sino que las estudiaban todas para poder extraer de ellas los grandes principios científicos, porque cada religión era un estado diferente de una misma manifestación. Le daban gran importancia a las enseñanzas de los antiguos caldeos, de Zoroastro, de Hermes Trismegisto, las secretas instrucciones de Moisés y de uno de los fundadores de su orden, que había trasmitido técnicas similares a las del budismo, así como a las revelaciones de Enoch. Así poseían la ciencia viviente de estas revelaciones y de este modo, sabían cómo comunicarse con los seres angélicos y habían resuelto la pregunta del origen del mal en la tierra.
GUARDIANES DE LAS DIVINAS ENSEÑANZAS. Se consideraban guardianes de las Divinas Enseñanzas. Poseían gran número de manuscritos muy antiguos, algunos databan del inicio de los tiempos. Gran parte de los miembros de la Escuela pasaban el tiempo descifrando sus códigos, traduciéndolos a varias lenguas, reproduciéndolos para perpetuar y preservar este avanzado conocimiento y consideraban este trabajo como una tarea sagrada.
Doctrina Profetismo Leyes y Estudios. Fue la Cofradía más extraordinaria que existió, donde subsistían las radiaciones del profetismo. Hubo entre ellos instruidos desde niños que aseguraban saber las cosas futuras con la lectura de sus libros sagrados y varias clases de purificaciones, amén de estar muy versados en los dichos y Enseñanzas de los profetas. Muy pocas veces, casi nunca sus predicaciones resultan fallidas siendo muy raro que se equivoquen. Eran clarividentes y cuando profetizaban se preparaban con rigurosos ayunos.

  • En general, la doctrina de los Esenios lo refiere todo a Dios, a quien hay que entregarse en todas las cosas y en quien creen como causa única del bien, nunca del mal. El Hombre-Dios es idea sacrílega que en manos Esenias es la simbología de una nueva forma de vida que permite estar por encima de las trivialidades, el pecado de sí mismo y hacer de la vida un objetivo y fin de la existencia. Algunos libros valen por su riqueza legendaria afectiva más que por sus aseveraciones científicas. De ahí a la aparente discordia de los Esenios reales estudiosos científicos, con la Biblia. Los jefes Esenios tenían conocimiento del misterio encerrado en el Arca de la Alianza.
  • Evitan la metafísica, la lógica y toda filosofía exceptuando las éticas que estudian en las leyes divinamente ancestrales dadas a los judíos. La comunidad Esenia tuvo relación con La escuela transhimaláyica tibetana por el intercambio de experiencias de los iniciados que viajaban de uno a otro lugar -Los Terapeutas egipcios- y recibieron influencias de las instrucciones del Zend Avesta de Zaratustra (Zoroastro) que a su vez contiene los conceptos fundamentales del Brahmanismo, de los Vedas y de los Upanishads. Se dedicaron con mucho tiempo y entusiasmo al estudio comunitario de los escritos de sus antiguos, los de las diversas culturas diferentes a la propia y sobre todo aquellos que convenían a sus almas y cuerpos, a cuestiones morales y religiosas incluyendo la interpretación de los textos sagrados. Estudian la devoción, la santidad, la justicia, la ley sacra, y las reglas de su orden, todo conducido para el amor de Dios, de la virtud y de los hombres, a los cuáles dedican completamente sus vidas. Sus enseñanzas están en los elementos de la cultura Adámica Fenicia y en la escuela de Alejandría contribuyendo a cimentar la cultura de Occidente con el Gnosticismo, la cristiandad, el Cabalismo, la Francmasonería y una Pléyade de movimientos renovadores posteriores que actuaron secretamente debido a las persecuciones a que fueron sometidos por los sistemas imperantes que institucionalizaron las religiones para sus propios intereses. Sus estudios filosóficos de profundidad suprema, leídos, comparados y analizados estrictamente se fueron acumulando, recopilando, agregando y uniendo año tras año, siglo tras siglo; con otros similares obtenidos en otras fuentes regionales además de los de profundas filosofías antiguas desenterradas de fosas egipcias, criptas funerarias, pirámides y monumentos sepultados u ocultos; tomando minuciosas precauciones para que sus conceptos Genésicos no fueran adulterados en la traducción provocando la desviación del concepto principal, hasta llegar a reunir las principales enseñanzas de las ciencias Metafísicas y Supranormales, según el Prólogo del Libro Los Esenios.
  • La Verdad Espiritual. Un ser que tenga inquietudes, que sienta la necesidad de encontrar la verdad, puede lograrla aunque carezca de aparentes condiciones con solo ponerlas en ejercitación, desarrolladas con un sistema y orden gradual para poco a poco ir despertándolas y llegar a lograr un grado de desarrollo metafísico, previo acondicionamiento especial del cuerpo en concordancia con los mundos de cada individuo. En el Libro Primero de los Esenios leemos: La Metempsicosis es la ciencia la que se ocupa de descubrir la verdad porque en ella está encerrada toda la fuente de Sabiduría Universal. Es leer y leer tratando de hallar en las ricas pero simples palabras lo que cada una de ellas encierra, Investigando su tónica principal que delimita el sendero para penetrar en la profundidad de sus enseñanzas, Porque allí está encerrada toda la capacidad mental y espiritual de los seres que han ido descubriendo poco a poco las verdades ocultas de profundidad ilimitada y al final se presenta la verdad desnuda para aquellos que quieran encontrarla pero no así para quien no está aún en la hora de la luz. La verdadera razón de estos estudios es sacar de las entrañas del mundo lo que puede ser expuesto a la luz de todos. Puntos oscuros que no han podido aclarar los análisis litúrgicos ni bíblicos, buscando llegar a la verdad encontrarán que pasajes bíblicos desmienten o contradicen las obras recopiladas por los Esenios, pero buscando el paralelo de esos principios encontrarán que cada verdad es adaptada a su época para su comprensión. Claros, precisos, guardianes celosos de la sabiduría milenaria, sacaron a la luz del mundo conceptos que en otras épocas podían haber sido mal entendidos. Hoy, esta escuela está más cerca de la ciencia que ninguna otra. Las primitivas concepciones filosóficas que los unían a alguna rama de religión, parece que ha desaparecido en la actualidad. Unidos de un cierto respeto por la Divinidad, Sobradas razones tuvieron los Esenios cuando trabajaban intensamente permanecían en silencio y ocultos sus trabajos pues no todos pueden estar en la misma idea. Ojos neófitos y mentes oscuras solo pueden obstaculizar y desvirtuar la verdad. (Oreb-Raja-Aarí-Esenios I).
  • El Evangelio (Gospel) De Los Doce Santos. Es el escrito Esenio más importante redescubierto en 1888 y traducido del Arameo por el Reverendo Gideon Jasper Ouseley. Esta versión del Nuevo Testamento difiere marcadamente de las aceptadas generalmente Es una especie de versión del Nuevo Testamento que presenta a Jesús como un vegetariano estricto donde la alimentación de la multitud humana es reportada pero la comida citada son panes y uvas. Se aprecia el amor tan inmenso que Jesús sentía hacia todas las criaturas, como por ejemplo se lee en este pasaje: “Y las aves se reunieron a su alrededor y le dieron la bienvenida con su canción y otras criaturas vivas se pusieron a sus pies y él los alimentó y ellos comieron de sus manos”. Se recogen distintas expresiones de Jesús en defensa de los animales como cuando dijo: “Estas criaturas son tus compañeras en la gran casa de Dios, si son tus hermanos y hermanas, tienen el mismo respiro de vida en la Eternidad. Y quien cuide a al menos una de éstas, y les dé de comer y beber, lo mismo está haciendo conmigo”. O también en esta otra: “Antes que todo está el amor, el amor de uno al otro y a todas las criaturas de Dios, y así todos los hombres sabrán que son mis discípulos”.
    Los Esenios creen en la santidad y unidad de toda la vida y muchos pasajes en el Evangelio Esenio se refieren a la doctrina del amor sin ataduras a Dios, a la humanidad y a toda la creación. Antes que todo está el amor, el amor de uno al otro y a todas las criaturas de Dios, y así todos los hombres sabrán que son mis discípulos.
  • Estudios Y Enseñanza. Josefo explica que los Esenios fueron muy cultivados en el arte de curar. Estudiaban y aprendían entre otras disciplinas los secretos y virtudes medicinales de las plantas, sus raíces y los minerales y las piedras con sus aplicaciones para beneficio humano, descubriendo sus maravillosos poderes curativos. Estudiaban las Escrituras tratando de aumentar el conocimiento profundo de la Verdad. Conocían la curación por medio de principios anímicos de plantas y las virtudes de piedras ya que fueron herederos del arte egipcio de la curación y la salud y aprendieron las virtudes medicinales de raíces y piedras.
    Era un grupo rigurosamente iniciático y esotérico con 3 niveles para la Enseñanza, regidos por rigurosas Leyes de silencio jamás violadas.
  • Estudios de Sabiduría. Los Esenios recibieron la orden de encaminar los estudios de Sabiduría Superior y crearon las escuelas que entonces gravitaban en las fuerzas mentales y suprafísicas que debían ir aumentándose con ejercicios de meditación, retrospección y concentración. Las facultades para someterse al sistema de disciplina son propias de grandes seres, pero están ahí al alcance de todos los que las busquen, independiente de sus diarias actividades. Todos los sistemas y métodos empleados para desarrollar el mundo mental siguen un curso de gran ejercitación y perseverancia, para llegar al máximo desarrollo de las fuerzas mentales.
  • Su Creencia. Son defensores de un modelo de creencias y vida más tradicional contra los cambios y la helenización final de los Hasmonéos: Calendario tradicional, Toráh tradicional. no la oral, la propiedad del suelo que es de Dios, Reglas de pureza estrictas que llevan a una práctica de vida más segregada, un código estricto de penas y castigos, sumisión al poder romano, Y vosotros sabéis que nos hemos separado de la mayoría del pueblo y nos abstenemos de mezclarnos en estos asuntos y de unirnos a ellos en estas cosas. Estiman impuros no solo a los samaritanos, Prohíben o recortan el contacto con el resto de los judíos, Critican por impura la conducta de la mayoría de los demás judíos que se han apartado del verdadero mensaje Mosaico en las reglas de pureza y en particular a la elite sacerdotal, los sacerdotes del templo y los ritos que en él se realizan. Mantiene la reforma de Jonatan en 152 a.C., hasta hoy. Los Esenios a causa de su budismo vital y de otras creencias judías; Creían en La resurrección una especie de metempsicosis, en la existencia de ángeles, espíritus y demonios, en la predestinación y en el libre albedrío. En el Hado que domina todas las cosas y que todo cuanto sucede a los hombres es por decisión suya.
  • Reencarnación. Creen en la reencarnación, en la superación del espíritu, los distintos cuerpos, los centros de la energía y la transmisión de la misma. Sus Sacerdotes se llaman Hijos de Tzadok por la familia de Tzadok, el Sacerdote fiel al Rey David (II Sam 8: 17) creyéndose a sí mismos la casta de Sacerdotes de Ezequiel Cáp. 40:46, 43:19, 44:15,48:11. NO SON AQUELLOS que con el pasar del tiempo se alejaron de la actitud de espera del Nuevo Pacto evolucionando hasta creerse los verdaderos poseedores de la verdadera Toráh, pero solo queriéndola imponer en Judea, salvándose así del Juicio por medio de la purificación del Templo sino sumados a la práctica de la religión de Moisés en toda su pureza, es decir los ritos de La Ley, moralizando así las costumbres.
  • Creencia Fundamental Esenia. Una de las creencias fundamentales de los Esenios era que el Universo contenía a los 2 espíritus esenciales: La Luz y la Oscuridad. La Luz representaba la verdad y la rectitud, mientras la Oscuridad describía a la perversión y al mal. El equilibrio de uno contra el otro en el cosmos era establecido por el movimiento celestial y gracias a su distribución, las personas recibían ciertos grados de cada espíritu, definidos según las circunstancias planetarias de sus nacimientos. La batalla cósmica entre la Luz y la Oscuridad era así perpetuada dentro de la Humanidad y entre una persona y otra. Dios fue reservado para ser el regente supremo por sobre los dos espíritus esenciales, pero encontrar el Camino a la Luz requería seguir un largo y arduo recorrido de conflictos. Este recorrido culminaba en una contraposición final de una fuerza con la otra en el Tiempo de la Justificación, más tarde llamado el Día del Juicio. Pensaban que a medida que este tiempo se acercara, las fuerzas de la Oscuridad se fortalecerían durante el período de la Tentación. El Espíritu de la Oscuridad era identificado como Belial -inútil- cuyos seguidores veneraban a otros dioses y no a Jehová. El Espíritu de la Luz fue sostenido por su jerarquía y fue simbolizado por la Ménora. En la época de los reyes Davidianos, el sacerdote Zadikite fue considerado el defensor más importante de la Luz.
    El Espíritu de la Luz y el de la Oscuridad tenían su representación en la Tierra. Un compromiso sostenido por el Jefe de los Escribas tenía como propósito establecer una oposición formal dentro de la estructura jerárquica. Una de las principales responsabilidades del Príncipe de la Oscuridad era probar a las mujeres iniciadas en el celibato, por cuya capacidad mantenía el título hebreo de Satán -Acusador-.
    En el libro de la Revelación, se vaticina la gran guerra final entre la Luz y la Oscuridad en Armagedón, importante campo de batalla palestino donde una fortaleza militar custodia las planicies de Jezreel, al sur de las colinas de Galilea. Describe en detalle la lucha cada vez más cercana entre los Niños de la Luz y los Hijos de la Oscuridad. Las tribus de Israel a un lado y los Kittim -romanos- y varias facciones en el otro. En el contexto de esta guerra culminante no se hace mención a un Satán omnipotente: No juega papel en El Juicio Final. El conflicto será cuestión puramente mortal.
    Mucho más tarde, la noción fundamental detrás de este concepto antiguo fue hurtada y adaptada por la emergente Iglesia de Roma. La simbólica batalla de Har-megido fue removida de su ubicación específica y ampliada a escala mundial. Con Roma, la hasta ahora “Oscuridad” usurpaba la “Luz” a su favor. Con el fin de que las reglas de los Obispos católicos permanecieran, fue estratégicamente decretado que el Día del Juicio no había llegado aún. A aquellos que a partir de entonces obedecían el corregido principio de la Iglesia Católica Romana, se les prometía el derecho de entrar al Reino de los cielos, siendo santificados por los obispos. Así el Fuerte en la colina de Megido fue investido de un trasfondo sobrenatural, por eso la palabra “Armagedón” adquirió un espantoso timbre de terror apocalíptico. Esto implicó el terrible final de todas las cosas que no conducían a la conformidad total con las reglas de Roma. En este sentido, Roma ha probado ser uno de los más ingeniosos manipuladores políticos de todos los tiempos.
  • Predestinación. Las doctrinas de los documentos sectarios llevan la impronta de un dualismo cósmico, ético y escatológico, fuertemente encajado en la fe monoteísta por un sistema de predestinación estricta. La predestinación vale tanto para la historia humana en general como para la biografía personal. Sólo un conocimiento revelado capacita la comprensión del proceso preordenado de la historia y el descubrirse del lado de los elegidos. Los sectarios viven tensos entre el cumplimiento estricto de la Toráh por la observancia de sus propias normas haláquicas y la espera escatológica del fin, profetizado y destinado a realizarse en la propia comunidad.
  • El Culto. En lo concerniente al culto, no sacrifican animales sino que juzgan más conveniente volver verdaderamente santos sus pensamientos. Sus sacrificios se ofrecían en el Templo de Jerusalén teniendo una puerta especial en la antigua Ciudad que daba al este del Monte del Templo para facilitar la entrada de los animales de los Esenios que venían de la dirección del Mar Muerto. Envían ofrendas al Templo pero no hacen allí sacrificios, llevan a cabo sacrificios con diferentes y peculiares ritos purificadores que practican y por ello se abstienen de entrar en el recinto común y se mantienen apartados de los recintos del santuario que están abiertos a todos y ofrendan y realizan por sí mismos los sacrificios entre ellos. En otros aspectos son hombres excelentísimos por su modo de vida y se dedican por completo a la agricultura.
  • La Manera de Orar de los Esenios. El descubrimiento del Gran Código Isaiah en las cuevas del Mar Muerto, ha revelado claves sobre nuestro papel en la creación que estuvieron perdidas en las ediciones del siglo 4 a. C. Entre las claves se encuentran las instrucciones de un modelo perdido de orar que la ciencia cuántica moderna sugiere que tiene el poder de sanar nuestros cuerpos, traer paz duradera a nuestro mundo y quizá, prevenir las grandes tragedias que podría enfrentar la humanidad. Cada vez que empleamos esta tecnología interna para orar, experimentamos El Efecto Isaiah. En palabras de su tiempo, las tradiciones antiguas de los Esenios recuerdan que cada oración ya ha sido contestada. Cualquier resultado que podamos imaginar y cada posibilidad que seamos capaces de concebir, es un aspecto de la creación que ya ha sido creado y existe en el presente como un estado dormido de posibilidad. Son estas mismas probabilidades de resultados las que proveen las bases del nuevo modelo de Cadena y de la Teoría N y muy posiblemente, son responsables de las varias dimensiones de lo que ahora creemos nuestra creación. Desde esta perspectiva, nuestro uso y aplicación de la oración basada en los sentimientos no deja de ser menos sobre crear este o el otro resultado y se convierte más en acceder al resultado deseado que ya está creado.
    Los cuestionamientos son siempre ¿cómo despertamos un resultado específico y lo hacemos real en nuestra vida actual? ¿Cómo podemos llamar a la posibilidad de paz en nuestro mundo por ejemplo, o salud en nuestro cuerpo, posibilidades que ya existen, cuando los eventos de nuestro mundo parecen mostrarnos condiciones de violencia y desastre? La respuesta a esta pregunta y la clave del Efecto Isaiah, está fundada en develar el misterio de la oración basada en el sentimiento. Los Esenios recuerdan que hay una poderosa increíblemente sencilla relación entre lo que pasa en nuestro mundo interior de sentimientos y las condiciones del mundo que nos rodea, que establece que la condición de nuestra salud, nuestras sociedades, e incluso los patrones del clima, son espejos de la manera en que lidiamos con la vida interiormente.
    Experimentos recientes en la ciencia de las energías sutiles y la física cuántica arrojan credibilidad precisamente a esas tradiciones. A través de un lenguaje que apenas estamos comenzando a entender, Isaiah nos muestra cómo acceder a las posibilidades ya creadas de salud, paz y cooperación y traerlas a la realidad de nuestras vidas. Ya que nuestro mundo exterior de acción refleja nuestro mundo interior de sentimientos, sugiere Isaiah, lo hacemos sintiendo como si nuestras plegarias ya hubiesen sido respondidas.Es precisamente el poder de este sentimiento el que trae a la vida a nuestras oraciones. Nuevas investigaciones sugieren que cuando sentimos gratitud respecto al cumplimiento de nuestras oraciones, nuestros sentimientos producen las mismas condiciones, los campos de efecto, que atraen nuevas posibilidades en las condiciones de nuestras vidas. Comprender que los resultados empatan con los sentimientos puede ayudarnos a entender lo que ocurre cuando parece que nuestras oraciones no son respondidas. Cuándo oramos por salud en nuestras relaciones, por ejemplo, mientras experimentamos enojo, celos o furia en nuestras relaciones, ¿por qué nos sorprende ver esas mismas cualidades reflejadas como enfermedad en nuestros cuerpos, nuestras familias, escuelas, lugares de trabajo y en las condiciones sociales alrededor de nosotros? La ciencia ha demostrado que cada sentimiento que experimentamos, crea una química única en nuestros cuerpos (la química del amor y del odio se discute en los libros The Isaiah Effect y Walking Between the Worlds). Las buenas noticias son que los mismos principios resultan ciertos para los sentimientos de afirmación de la vida. Conforme respondemos a los retos de la vida a través de compasión, entendimiento, amorosa tolerancia y paz, podemos esperar experimentar estas condiciones en nuestros cuerpos y ver el efecto extendido al mundo que nos rodea. Albert Einstein dijo una vez que no podemos resolver un problema con el mismo pensamiento que creó el problema. El poder de la indenominada oración basada en el sentimiento, representa una oportunidad para dirigir los grandes retos de nuestro tiempo conforme a un nuevo paradigma de entendimiento consciente y sentimientos que reflejen aquello que deseemos experimentar. En lugar de imponer nuestras creencias respecto a una situación específica, este modo de orar nos recuerda que nada necesita ser creado, ya que cualquier resultado que podamos imaginar para dicha situación ya está presente. Podremos servir mejor sintiendo primero el resultado de cada condición que elijamos experimentar en nuestro mundo, tal como la paz y la cooperación entre gobiernos y naciones, o la prosperidad que sólo puede venir con la igualdad de trato para toda la gente y para todas las razas y el honrar a toda forma de vida. Es la apreciación y gratitud que sentimos en presencia de tales condiciones lo que crea los efectos cuánticos permitiendo que la creación empate con nuestros sentimientos. Comparando los Modos de Orar a través del ejemplo de la Paz Global.

    1. (OL)= Oración basada en la lógica: solicitando intervención.
      (OS)= Oración basada en los sentimientos: sabiendo que nuestra oración ya ha sido contestada.
    2. Nos enfocamos en nuestras condiciones presentes donde no creemos que la paz exista.
      (OS) oooooo… Presenciamos todos los eventos, aquellos de paz y aquellos que vemos como ausencia de paz, como posibilidades sin juicios de correcto e incorrecto, malo o bueno.
    3. (OL) Podemos sentirnos desamparados, impotentes o enojados ante los eventos y condiciones que presenciamos.
      (OS) Liberamos nuestro juicio sobre las situaciones Bendiciendo las condiciones que nos han causado sufrimiento. La Bendición no condena ni consciente el evento o condición. En cambio, reconoce que el evento es parte de la única fuente de todo lo que es.
    4. (OL) Empleamos nuestras plegarias de petición invitando a la divina intervención de un poder superior para que traiga paz sobre los individuos, condiciones y lugares donde creemos que la paz está ausente.
      (OS) Experimentando los sentimientos de que nuestra oración ya ha sido contestada, demostramos el antiguo principio cuántico que establece que las condiciones de paz en nuestros cuerpos se ven reflejadas fuera de nuestros cuerpos.
    5. A través de nuestra petición, inadvertidamente afirmamos las mismas condiciones que menos deseamos. Cuando decimos “Por favor que haya paz”, por ejemplo, estamos declarando que la paz no está presente en la situación actual. Haciendo eso, en verdad estamos dándole combustible a la condición que escogimos cambiar.
      (OS) Reconocemos el poder de nuestra oración y sabemos (sentimos) que el foco de nuestra oración ya se ha convertido en pasado.
    6. (OL) Continuamos solicitando la intervención hasta que vemos que el cambio ha sucedido en nuestro mundo o desistimos y abandonamos el camino de la oración.
      (OS) Nuestra oración ahora consiste de: Reconocimiento de que la paz ya está presente en nuestro mundo viviendo conforme al conocimiento de que tales cambios han ocurrido; reforzando nuestra oración dando gracias por la oportunidad de escoger la paz en vez del sufrimiento.
  • Sabbath Y Ascetismo. Estos términos informan acerca de las características de esta comunidad, cuyas enseñanzas fundamentales eran el amor a Dios, el amor a la virtud y el amor al prójimo.
    • La estricta observancia y respeto del Sabbath es decir que cada séptimo día de la semana es considerado santo muy diferente al de los demás judíos. Se abstienen de trabajat este día; lo pasan en reuniones religiosas sentados estrictamente según su rango: Escuchan la exposición de sus libros sacros clarificados según el sistema simbólico antiguo. Preparan la comida la víspera, por no encender fuego en día de fiesta y ni siquiera se atreven a levantar una vasija o ir a la letrina a realizar sus necesidades físicas.
    • Los otros días para aligerar sus vientres eligen el lugar más solitario y apartado, cavan una pequeña fosa de un pie de hondo, con la hachuela o azadilla que se da a los neófitos, se cubren totalmente con sus túnicas o mantos y se colocan sobre lo evacuado para no molestar ni ofender al resplandor divino, Dios; después cubren con la tierra que sacaron antes. Aunque la evacuación es una función natural, acostumbran a lavarse después, como si considerasen que se habían mancillado.
    • Vivían en permanente estado de purificación para poder oficiar con el sacerdote en su Templo.
    • No podían relacionarse con los extranjeros.
    • Prestan atención escrupulosa a la pureza ceremonial, al ascetismo estricto, un aseo escrupuloso que incluía lavarse con agua fría y usan prendas de vestir blancas.
    • Es de resaltar su insistencia en la necesidad de una conversión total y su preocupación extrema de pureza obtenida mediante reiterados baños rituales.
    • Su circunspección y su porte corresponden al de jóvenes educados bajo rigurosa disciplina.
    • Según el tiempo de vida ascética, se dividen en cuatro grupos y los más nuevos son hasta tal punto considerados inferiores que si por casualidad tocan a algunos de los antiguos, éstos deben lavarse igual que si hubiesen sido tocados por algún extranjero.
    • Viven largo tiempo y muchos de ellos llegan a centenarios gracias a la sencillez de su alimentación estricta y por su forma regular y moderada de vivir.
    • Evitan escupir enfrente o a la derecha de los demás.
    • Consideran al aceite contaminador. Si alguno de ellos lo toca, aunque sea accidentalmente, le frotan el cuerpo. Consideran conveniente el conservar la piel seca y vestir siempre de blanco.
  • El Calendario Esenio.Eran estudiosos de los astros y sus fenómenos: Algunos estudiosos han afirmado que veneraban al sol. Fueron herederos de la Astrología Caldea y persa. Los Pitagóricos y Estoicos griegos siguieron sus principios. Tuvieron una Biblia que abarcó más que nuestros 24 libros porque Añadieron diversos libros a la Biblia y como resultado tuvo prácticas que no se originan en nuestra Biblia, tales como el calendario anterior Judío, el solar, el verdadero por el que se regían, mientras Jerusalén se regia por el equivocado lunar litúrgico oficial establecido con el sumo sacerdote Menelao en 167 a.C., que lo puso en marcha. Los Esenios habían recogido la esencia de la Tradición del Verbo Solar de RAM o Rama basados en el principio Jónico con complementariedad masculina / femenina a través de Melquisedec, Abraham, los iniciados de Egipto y Moisés mientras los judíos habían adoptado el principio Jónico simbolizado por la Luna principio femenino y reflejo solar; por lo que las liturgias no coincidían.
  • Las Virtudes. Saben moderar su ira y consideran como virtud el dominio de sí mismo y de las pasiones. Identifican al placer con el vicio. Ningún grito ni disputa perturba la casa; todos hablan por turno. A los extraños este silencio puede parecer un tremendo misterio, pero tiene su justificación en su templanza en el comer y el beber, en lo que nadie se excede. Renuncian rechazan y huyen al placer sexual considerado como un mal, Estiman y consideran virtud la continencia y poder lograr la conquista, dominio y sometimiento de las pasiones para llegar a ser virtuosos. Estimaban practicar una vida venerable, tienen la reputación de una mayor santidad. Se ejercitan en la temperancia y la autodisciplina; son fieles y respetan la paz. En general cultivan todas las virtudes.
    • El Placer. Rechazan los placeres, estiman la continencia y consideran como una virtud el dominio de las pasiones.
    • La Voluntad. Triunfan sobre el dolor gracias a una voluntad resuelta. La guerra con los romanos probó sus almas de cuantas maneras era posible: Estirados en el potro, retorcidos, destrozados, quemados, sometidos a todos los instrumentos de tortura para blasfemar de su Legislador o comer alimentos prohibidos, no consienten en tales demandas y ni una sola vez adularon a sus perseguidores ni derramaron lágrimas. Sonriendo en la agonía y perdonando a los torturadores, exhalaron el alma con júbilo, pues confían que la recibirán nuevamente. Desprecian las adversidades y dominan el dolor con la ayuda de sus principios, y consideran que una muerte gloriosa es preferible a la inmortalidad.
    • La Obediencia. Son fieles y respetan la paz. Obedecen de inmediato a los ancianos y a la mayoría, de forma que si diez están reunidos, ninguno hablará en contra de los deseos de los otros nueve. Solían ser muy pacíficos esperando la llegada de dos Mesías. Uno religioso de la casa de Leví y otro guerreo de la casa de David.
  • Compusieron Canciones Gnósticas. Que embriagaban los corazones de quienes las oían y cantaban más allá de lo que puede expresarse con palabras. Una de ellas dice que la vida de un gnóstico es comparable a un barco en medio de la tormenta. Otra describe al gnóstico como un viajero que atraviesa un bosque lleno de leones cuyas lenguas son como espadas. Al comienzo del camino el gnóstico experimenta los mismos dolores que la mujer primeriza que da a luz. Si aguanta con éxito el crisol del sufrimiento aguantando los límites de la desesperación y la duda, obtiene ahora paz en la agitación, alegría en la tristeza y una nueva vida de felicidad en el dolor, recibe la iluminación que procura la Luz perfecta de Dios. El gnóstico comprueba entonces que el hombre es una criatura vana y vacía hecha de arcilla amasada con agua, es entonces cuando se descubre rodeado del amor Divino y lleno de profundo agradecimiento, se da cuenta de que ha sido rescatado del pozo y elevado a las alturas; Camina bajo la Luz de Dios, erguido y sin doblegarse ante la fuerza bruta del mundo. Estos habitantes de Qumram proseguían su existencia sin ser afectados por las olas de conquistadores que ya habían destruido una vez el Templo de Salomón en el 586 a.C. que volverían a hacerlo en el 73 D.C. y que habían conquistado a los judíos una y otra vez.

El Alma. Los Esenios consideraban su Fraternidad de hombres y mujeres, como la presencia en la tierra de las enseñanzas de los hijos y las hijas de Dios. Ellos eran la luz que brilla en las tinieblas, que invita a la oscuridad a convertirse en luz. Cuando un candidato solicitaba ser admitido en la Escuela, significaba que dentro de él se había puesto en marcha un completo proceso del despertar del alma dispuesta para ascender las escaleras del sagrado templo de la humanidad.
Sabían diferenciar entre las almas que aún estaban dormidas, las semi despiertas y las despiertas. Su tarea era ayudar,consolar y aliviar a las almas dormidas, tratar de despertar a las que estaban a medias y dar la bienvenida y guiar a las despiertas. Sólo estas últimas podrían recibir la iniciación en los misterios de la Fraternidad comenzando el sendero de evolución, que no se detiene más a través del ciclo de sus encarnaciones.

  • Sostienen que el cuerpo es corruptible no materia permanente el alma imperecedera. El espíritu emana del más puro y sutíl éter, un hechizo o halago natural lo arrastra hacia abajo y queda atrapado en la prisión cuerpo; pero puesto en libertad y libre de las trbas de la carne por la muerte, se alegra y asciende alborozada a lo alto como si escapase de un cautiverio interminable. Esa es la recompensa del justo. Una de sus más grandes preocupaciones era protegerse de cualquier contacto con espíritus del mal, para poder preservar la pureza de sus almas. Sabían que estarían en la tierra durante un corto período de tiempo y no querían prostituir sus almas eternas. Fue esta actitud, estricta disciplina y absoluta negativa a mentir o a comprometerse, lo que les hizo objeto de muchísimas persecuciones a través del tiempo.
  • Estudiaban enseñanzas esotéricas andróginas, que les proporcionaban una percepción del alma más allá del concepto dual de los sexos. Sus blancas ropas de lino eran un símbolo de esta visión de la unidad del alma.
  • Despreciando las adversidades dominan el dolor con la ayuda de sus principios y consideran que una muerte gloriosa es preferible a la inmortalidad.
  • Las buenas almas, y en esto coinciden con la opinión de los griegos, tienen sus moradas allende el Océano, en una región exenta de lluvia, nieve y calor excesivo, porque es refrescada de continuo por la suave caricia del viento occidental que llega a través del Océano.
  • Las almas malas van a un paraje oscuro y tempestuoso, henchido de castigos eternos.
  • Los griegos tuvieron la misma idea cuando señalaron las islas de los bienaventurados para los personajes que denominan héroes y semidioses y a los malos les han señalado el Hades, donde de acuerdo con sus fábulas, ciertas personas tales como Sísifo, Tántalo, Ixión y Titio, reciben su castigo, teniendo por cierto en principio que las almas son inmortales. Esto es un incentivo para la virtud y una admonición para la maldad, porque los buenos mejoran su conducta con la esperanza de la recompensa tras su muerte y las inclinaciones viciosas de los malos se refrenan con el miedo y la esperanza, pues aunque se oculten en esta vida, sufrirán castigo eterno en la otra. Éstas son las divinas doctrinas de los Esenios acerca del alma, que encierran un señuelo irresistible para quienes han sido atraídos por su filosofía.
  • Algunas almas son purificadas por Dios para Sí mismo, eliminando todas las imperfecciones de la carne. La persona así perfeccionada consigue una santidad libre de toda impureza.
  • Josefo que empezó su vida como Esenio, relata que ellos creen que es un regalo de Dios.
  • Opinan que hay que luchar por obtener la recompensa de la justicia y del justo (Antigüedades XVIII, 17).
  • Eran conscientes, no sólo creían en una Nueva Alianza, sino que la vivían ya.

Los Hermanos De Blanco. Todos conocían a “los hermanos y hermanas vestidos de blanco”. Les llamaban “La Escuela de los Profetas”; para los egipcios “los Sanadores, los Médicos”. Tenían propiedades en casi todas las grandes ciudades y en Jerusalén había una puerta que llevaba su nombre: La Puerta de los Esenios. A pesar de algunos temores y bromas, debido principalmente al rechazo por lo desconocido, las personas sentían en general respeto y estimación por los Esenios, por su honestidad, pacifismo, bondad, discreción y talento como sanadores; dedicados tanto a los pobres como a los ricos y sabían que muchos grandes profetas hebreos provenían del linaje de la Escuela Esenia.
La Fraternidad era muy estricta sobre las leyes secretas y doctrina interna, pero cultivaban muchos puntos de contacto con las personas a través de los sitios de acceso público donde daban alojamiento a peregrinos de todo horizonte, para que todas las personas pudieran acudir, proporcionando ayuda y enseñanzas básicas en los períodos difíciles y especialmente a través de la sanación de los enfermos.
Vivienda. Vivían en el desierto y en los alrededores del monte Horeb -el Sinaí-. En Egipto también se les vio y a causa de las guerras estuvieron un tiempo alejados del monte Horeb; pero fueron nuevamente recogidos por sus jefes. Habitaron en la llamada “Ciudad de la Sal”, lugar inhóspito en el desierto de Judea, junto al Mar Muerto. La comunidad vivía como conjuntos de anónimos campesinos. Comparables a una congregación religiosa, parece que tuvieron un centro monástico en Qumran y casas en otras partes. No viven en una sola ciudad, pero en cada una moran muchos de ellos. En cada ciudad hay un encargado de la orden para cuidar de los forasteros, proporcionarles vestido y todo lo necesario. Cuando llega algún miembro de otro lugar, le ofrecen cuanto tienen como si fuera de él y le tratan como si fuese íntimo aunque no le hayan visto jamás. Por esta razón cuando salen de viaje no llevan nada encima, excepto armas como defensa contra los ladrones a los que poco o nada temen pero estos pobres eran Esenios que proclamaban la sumisión al poder romano, se desentendían de la fabricación de armamento y Sostenían que toda autoridad viene de Dios anatemizando a los zelotas.

CARACTERÍSTICAS DE LA VIDA ESENIA. Con el descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto y la comunidad de Qumran, queda una idea bastante clara de la vida religiosa-comunista a principios de la era cristiana. Ese fue su comienzo desde el punto de vista antropológico, la característica más sobresaliente: Un regreso a la vida de comunidad primitiva, vuelta al ideal de vida del desierto y su institucionalización junto a la observación del ideal de Moisés (la Ley). Escogieron la localización de una aldea fortificada de la Edad de hierro y marcaron nuevos rumbos en sus trabajos de irrigación. Fue la vida de pueblo que había precedido a la cultura helenística y aun la hebrea. Altamente ritualizada era una rebelión consciente contra la vida de la ciudad, la estructura sacerdotal de los templos y el reinado militarista. Además de la vida de comunidad rigurosa, vivieron en tensión ante un futuro escatológico -Mesiánico- y en un radicalismo perfeccionista. Les marcaba una fe absoluta en la Providencia, el concienzudo estudio de las Escrituras, una halaká muy rigurosa y esperanzas escatológicas.
Principios Esenios Y Reglas De Vida. Las reglas de vida y la estricta disciplina que implicaban no constituían freno para los Esenios, sino libre aceptación de un medio de forjar el carácter y desarrollar la parte más elevada del ser. Su fundamento en la sabiduría era de todos reconocido por su propia inteligencia. No había árbitro alguno reinando en la Escuela Fraternal. Los Esenios recibían muchas enseñanzas de la antigua sabiduría universal, que practicaron como una forma de servicio sagrado a la humanidad. Estaban conscientes que la mayor parte de esta sabiduría era para una humanidad futura y pensaban que los grandes Maestros que vendrían en el futuro podrían utilizar su trabajo. Ellos creían que sin los Maestros, los benefactores no podrían ayudar a los seres humanos y que se hundirían por tanto en la oscuridad de la ignorancia, la depravación y eventualmente se destruirían unos a otros mediante cruentas guerras y otras atrocidades innombrables. Esta forma viva de las Enseñanzas de la luz se daban en grupos durante las ceremonias, a través de cantos, danzas y movimientos o incluso mientras trabajaban en los campos y viñedos, o realizaban cualquier otro trabajo manual o de construcción y a través del trabajo individual, cuando estaban solos dentro de tu propio templo personal.

  • A todo esenio se le exigía el respeto a la privacidad de los demás su soledad, su intimidad y sus vidas privadas. La soledad era considerada sagrada, porque cuando uno está solo consigo mismo se encuentra ante la presencia de Dios, del Sublime, de la Fuente. La vida de una pareja también se consideraba sagrada, como la vida comunitaria. Estos eran los tres grados: la vida privada, correspondía al interior del templo; la vida interna, a la pareja; y la vida externa, a la comunidad. El discípulo tenía que observarse cuidadosamente en estos 3 niveles de vida y mantenerse honesto, moralmente recto, puro, y auténtico en los tres.
  • Los Hermanos y Hermanas de la túnica blanca, practicaban muchos actos humanitarios, ayudando a los pobres y a los desamparados.
  • Reconocían la igualdad de los sexos y concedían a las mujeres, en el mayor secreto, el lugar que les correspondía por derecho. Así, las mujeres podían participar en todas las actividades espirituales.

Organización Esenia. La comunidad estaba organizada según el orden más estricto. Encima estaba el líder llamado Maestro de la Corrección seguido por los sacerdotes y Levitas. Debajo de llos la gente del montón, cada uno de ellos tenía su lugar en esta elaborada estructura jerárquica, con rígidas reglas de admisión, bienes compartidos, comidas y otros ritos comunitarios. Sin embargo fue una democracia completa. En las materias teologales la autoridad de los sacerdotes parece haber sido absoluta.
Grupos y Subgrupos. Miembros de un grupo religioso judío con subgrupos prototipo de lo que era la comunidad de los Esenios. Los principales fueron los Tsenuim modestos o castos, los Jashaim callados, los Jasidim harishonim santos ancianos o mayores, los nigiyye, los jad-da-at puros de pensamiento y los vatikim hombres rigurosos. Estos se organizaban a la vez en dos nuevos grupos: Uno en comunidad estricta sometidos a obediencia, comunidad de bienes y continencia y otro por familias que viven en el desierto en perfecta comunión espiritual.
El Consejo Gobernante. Se modela exactamente en el de Éxodo, enmarcados en el gobierno de Israel en las tierras Salvajes, 12 laicos, los “reyes laicos de las doce tribus” y tres sumos sacerdotes. Las decisiones de este consejo estaban sujetas a la reunión o asamblea de toda la comunidad en la que cada hombre tenía un voto.
La Orden Religiosa-Militar. La elaborada estructura jerárquica de la comunidad de Qumran es solamente una iniciación de la orden religiosa-militar. El término común de secciones locales y los asentimientos de la comunidad se traducen normalmente por campamentos. No sólo Khirbet-Qumran con sus tiendas de campaña y sus cabañas que rodeaban a los edificios tienen la apariencia de un viejo fuerte, como un campamento militar, sino que era uno de los cuarteles generales del ejército de salvación implicado en una guerra santa, la guerra del hijo de Dios en contra del Hijo de las Tinieblas. En esa guerra cada hombre tenía su lugar y rango para el conflicto final unidos a los anfitriones del cielo. Este es el porqué de los nombres secretos de los ángeles son una parte de la iniciación del novicio. La batalla será en la eternidad, en el tiempo en el que la comunidad estaba aguardando la orden para atacar al enemigo. La historia llegará a su fin con el el establecimiento del reino mesiánico.
El campamento de Qumran fue el campamento del ejército del futuro y el campamento del ejército del pasado, del Israel en las tierras Salvajes y de la conquista de Canaán, cuya estructura jerárquica duplicaba a la de Israel en el tiempo de la entrega de las tablas de la ley. Estas características de la comunidad Esenia en Qumran seguramente no fueron originales. Muchos aspectos de su teología, la guerra inevitable de los Hijos de las Tinieblas y los Hijos de la Luz, por ejemplo, se encuentran en la religión persa.
Esenios Guerreros. Paralelamente a las oraciones cotidianas y estudio de las Escrituras, algunos formaban parte de una fuerza eficaz que no sólo predica la enseñanza de Moisés sino lista para luchar en defensa de la libertad para poder vivir a la manera que indicaban sus enseñanzas. Su lucha se justificaba como servicio a la causa Divina y no como medio de alcanzar el poder o logros personales. El enemigo llamaba Zelotes a los integrantes de este grupo de combate agrupados bajo una bandera y cada tribu tenía su propio estandarte. Estaban distribuidos en cuatro divisiones al frente de cada cual había un jefe. Cada división estaba formada por gentes de tres de las tribus de Israel. De esta manera las 12 tribus estaban organizadas bajo una bandera. El jefe tenía que ser Levita, jefe militar, enseñar la Ley e impartir lecciones darsh en la escuela Midrash que cada división tenía. No se sabe durante cuanto tiempo coexistieron junto a las otras sectas de su tiempo. Se piensa a menudo que la Orden de los Hijos de la Luz, La Secta del Mar Muerto, aparentemente disuelta, destruida y arrasada en forma violenta durante los disturbios del año 70 de la era común sobrevivió a pesar de que la mayor parte de los piadosos fueron asesinados, desde que han aparecido escritos de los Esenios. Algunos adeptos escaparon y se refugiaron entre las colonias cristianas convirtiéndose luego en Caraítas. Los padres de Jesús pertenecieran a esta secta y seguían la Ley de Moisés sin las desviaciones a que la sometía el culto establecido en el Templo durante el sacerdocio Hasmonéo. También hay quienes suponen que el propio Jesús fue educado en la misma tradición.
Expulsión De La Secta. Si un Esenio faltaba gravemente o incurría , era arrojado de la orden, y esta excomunión era seguida generalmente de castigo, como en el caso de Pedro con Ananías, es decir que a menudo moría de modo miserable. El jefe sabía por revelación divina quién había faltado gravemente. Algunos debían sólo hacer penitencias: se ponían un saco muy tieso, con los brazos extendidos, que no podían doblar y el interior lleno de puntas agudas. Tanto por sus juramentos como por su condición, no tiene libertad para recibir comida y bebida de otros; se ve obligado a alimentarse de hierba, con lo cual su cuerpo se va adelgazando hasta que, finalmente, muere. Por esta causa muchas veces se compadecen de ellos y los readmiten cuando están al límite del agotamiento, considerando que sus faltas han sido suficientemente castigadas con estos sufrimientos casi fatales.
El Maestro De Justicia. Hallamos la figura enigmática del personaje fundador del movimiento al que se denomina Maestro de Justicia. El l grupo de judíos que alrededor del 165 a.C., enfrentó y derrotó al rey helénico Antíoco IV Epífanes que pretendió acabar con Israel y que llegó a profanar el templo de Jerusalén, pero durante el proceso de posguerra se sintieron desilusionados con la manera como se configuraba la nueva sociedad judía. Entre ellos se encontraba el Maestro de Justicia que logró reunir a algunos seguidores posiblemente pertenecientes al movimiento religioso de los Esenios y marchó a vivir a orillas del mar Muerto en Qumran donde creó una comunidad exclusivista que esperaba la irrupción de Dios en la Historia legitimando las interpretaciones del Maestro de Justicia quién falleció tras una incursión contra la comunidad protagonizada por un antiguo camarada que ahora militaba en el bando oficial. Este personaje organizó la comunidad que continuó en el desierto hasta el terremoto que produjo graves daños en toda la zona, en el año 31 A.C. algunos grupos volvieron al Mar Muerto para luego desaparecer en la historia.
Sacerdote de alto rango quizá sumo sacerdote o aspirante al sumo sacerdocio en origen pudieron ser un grupo de altos sacerdotes puristas saduceos donde el título maestro de justicia es igual a único intérprete de la Toráh lo cual es un concepto en contra de los fariseos. El Sumo Sacerdote, Maestro de Justicia se enfrenta a quien le persigue, el sacerdote impío más o menos identificado Jonatan Macabeo que toma la dignidad sumo sacerdotal sin tener sangre adecuada en el 152 o Juan Hircano I que quizá usurpó el sumo sacerdocio que detentaba el maestro de justicia.
El Maestro de Justicia, More Tzadok, llegó después de que la comunidad se inició, no fundador de la comunidad su ingreso fue de suma importancia para el desarrollo de la misma, con un papel relevante en el judaísmo del periodo del Segundo Templo, a quien nunca se atribuyó la identidad del Mesías, puesto que no tenia el cargo de Sumo Sacerdote por razones y asuntos de genealogía y que no fue Jesús de Nazaret porque era sacerdote de la estirpe de Tzadok; 4Q Pesher Salmos 37, 23-24.
Era quien efectuaba el oficio que su nombre indica, preparaba la nueva generación de discípulos, enseñaba a los iniciados y administraba la Ley aplicada -Halajá Esenia-. Realmente lo que hizo fue crear un sistema de ritos, reglas y conductas dirigidas al cumplimiento estricto de la Toráh. Entre el caos y el pecado el enigmático Maestro de Justicia se sentía salvado por mandato de Dios. Mandaba el consejo de 12 personas que regia a los monjes. Tras su muerte al llegar Herodes el Grande, pocos discípulos sobrevivirían y algunos quisieron reintegrarse en la sociedad judía, de entre las razones porque las más importante era que la profecía de Jacob en el Génesis hacía referencia expresa de que el Mesías llegaría cuando el cetro de Israel ya no se hallara en manos de un judío y curiosamente Herodes no era judío sino idumeo. Dejaron su vida monástica para encontrar al Mesías. Lo cierto es que Herodes les defraudó y cuando le sucedió su hijo Arquelao volvieron a la comunidad y allí se mantuvieron hasta el 68 D.C. en que las tropas romanas destruyeron el monasterio de Qumran, aunque previamente los monjes tuvieron tiempo para ocultar su biblioteca en las cuevas.
Una y otra vez los documentos de Qumran se refieren al Maestro de la Corrección y su persecución y larga lucha con el Maestro Malvado. Hay más disputas acerca de estas dos figuras que otra cosa en los rollos. ¿Fue el primero el fundador de la secta y el Maestro Malvado un sacerdote específico? ¿El Maestro de la Corrección era el nombre de un oficio en la comunidad y el Maestro Malvado un símbolo de la jerarquía en el templo de Jerusalén lo establecido? ¿Son las figuras cosmogónicas y apocalípticas cuya guerra está en cielo? Probablemente las 3, según el texto particular. Deberíamos recordar que no es sólo la vida de Cristo la que se trata así; Es la tendencia general del pensamiento religioso judío el proyectar la historia en la pantalla de los cielos. Una cosa que el Maestro la Corrección no es, y sí el Mesías; Y la larga disputa en lo que se refiere a si él anticipa a Cristo o es el propio Jesucristo está mal interpretada.
El Documento de Damasco. Habla de la gracia que supone la comunidad Esenia para su pueblo cuya finalidad queda bien perfilada en la Regla de la Comunidad que está perfectamente detallada para la misión, vida interna y castigos. Algunos historiadores dicen que hay bastante concordancia entre la comunidad primitiva y la Esenia, pues constituyen de hecho una hermandad que tiene algo de común con los pitagóricos, llegando a influir en el monacato cristiano.
La Verdad Juramentos y Los Secretos. Aman la verdad y reprueaban los mendaces. No podían ocultar nada a sus hermanos los miembros de la comunidad ni develar ninguno de sus secretos, doctrina, asuntos y libros del grupo a extraños, aun bajo amenaza o sean torturados hasta la muerte. Buscar a Dios, amar todo cuanto Él ha elegido, odiar cuanto Él ha odiado y practicar lo bueno y recto como lo ordenado por medio de Moisés y de sus siervos los profetas, practicando y siendo un amante de la verdad, la justicia y el derecho; llevando la alianza a todos los generosos de Dios. Amar a todos los hijos de la luz, odiar a los hijos de las tinieblas, purificar el saber en la verdad de Dios (La Ley), no transgredir ni una sola palabra de Dios, transmitir las reglas tal como las recibió y preservar con cuidado los libros grupales. Había una regla que prohibía revelar las Enseñanzas a personas que no estuvieran preparadas para recibirlas. La ley del silencio y el discernimiento se imponía de manera estricta. Así, un esenio nunca trataba de convertir a otra persona a sus creencias. (“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, se vuelvan y os despedacen.” Mateo, 7:6.).
No hacen juramentos pues lo tenían prohibido ni emitir votos salvo los exigidos para ser miembros de la orden: Conservarán los libros de sus leyes y honrarán los nombres de los ángeles Éstos son los juramentos con los cuales ponen a prueba la fidelidad de los candidatos. Cumplen cuanto han dicho como si hubieran jurado, porque está condenado quien no puede ser creído sin juramento. Nunca mienten. En el Manua de Disciplina esenio III, 13 -IV, 26 se lee: El origen de la Verdad está en el Lago de la Luz y el de la perversidad se encuentra en la Fuente de Oscuridad, todo aquel que practique Justicia está bajo el dominio del Príncipe de Luz y camina por el camino de la luz; todo aquel que practica perversidad está bajo dominio del Ángel de Tinieblas y camina en el camino oscuro.
Justicia. Son muy justos y equitativos en sus juicios, en los que intervienen no menos de cien miembros, pero lo que éstos deciden es inapelable.
Legislador. Después de Dios, honran el nombre de su legislador Moisés y si alguno habla mal o blasfema contra él, es condenado a muerte. La justicia que no ha existido nunca en ningún griego o bárbaro; tan sistematizada y elaborada de manera tal que nada queda fuera de ella.
Riquezas Y Salarios. Desprecian y renuncian a las riquezas y su forma de vida en comunidad es una práctica muy antigua que nunca se ha entorpecido; es extraordinaria tanto que despierta especialmente la admiración de los aspirantes a la virtud, puesto que ni entre los griegos o los extranjeros ha existido algo semejante. Entre ellos ninguno es más rico que otro puesto que de acuerdo con su ley, los que ingresan en la secta deben entregar su propiedad, cosas y bienes a fin de que sea común a toda la orden, tanto que en ella no existe pobreza ni riqueza, todo está en común y mezclado como patrimonio de hermanos. Nadie puede poseer nada como propio, ni casa, ni esclavo, ni campo, ni rebaños, ni cosa que produzca riqueza abundante. el rico no obtiene de su propiedad mayor beneficio que el que carece de todo y ésta es una práctica que respetan más de 4.000 hombres. Todos debían contribuir con su trabajo y en retribución, nunca carececian de lo necesario, pues disfrutan en común de los provechos de la riqueza comunal distribuida de acuerdo con las necesidades de cada uno, de manera que cada uno no rico ni pobre.
Aquellos que ganan salarios en el mundo dan su dinero para el capital común.
Cada hombre da para cualquier necesidad y recibe a cambio lo que fuere que él requiriere y proveen para los miembros que no pueden trabajar por razones de enfermedad o edad avanzada. De cada cual según su habilidad, a cada cual según sus necesidades.
Eligen a hombres buenos como oficiales, tesoreros y administradores encargados de la propiedades común, sus ingresos y los productos de la tierra siendo tratados con absoluta igualdad en cualquiera de sus necesidades. Eran elegidos por toda la comunidad entera a mano alzada y todos ellos indistintamente, nombrados para las diversas funciones. Su variedad de ocupaciones los hizo autosuficientes. Era una vida comunitaria imposible de practicar en las ciudades.
Comercio y Negocios. No fabricaban y se desentendían de la fabricación de armamentos. No toman parte en actividades militares, comerciales o de hacer negocios. No compran ni venden nada entre ellos, cada uno da lo que otro pueda necesitar recibiendo a cambio algo útil. Lo que necesitaban para el sustento lo obtenían cambiando sus productos agrícolas. Independientemente de los trueques, nada les impide aceptar de cualquiera aquello que puedan necesitar. Les está permitido recibir bienes de cualquier persona
Usan Ropas y Calzado sin Lujos. No renuevan la ropa ni el calzado hasta que están rotos o desgastados por el uso. Iban vestidos siempre de blanco como los levitas y su vida estaba siempre presidida por un alto nivel de disciplina; como luego harían los templarios. Promulgaban los votos que luego serían comunes a los monjes cristianos y a los templarios: Obediencia, castidad y pobreza. Llevaban siempre los mismos vestidos sin remendarlos, cambiándolos hasta que se les caían de viejos.
El Prójimo. Cumplen cuanto han dicho como si lo hubieran jurado, no causan daño a nadie ni por propia determinación ni bajo órdenes; en el caso de obtener y ostentar autoridad jamás abusará de ella, ni tratarán de rivalizar con sus subordinados en vestido y riquezas. No hacen nada sin consentimiento de sus directores, excepto cuando se trata de ayudar al necesitado y compadecer a los afligidos. En estos casos tienen permiso para proceder según su propia voluntad en socorro de los que lo merecen y para dar de comer a los pobres, pero en cambio no pueden dar nada a sus parientes o deudos sin licencia de sus jefes. Si camino de Jerusalén encontraban a un enfermo o necesitado, no lo proseguían hasta haber ayudado al desvalido: Juntar yerbas medicinales, preparar bebidas y curar enfermos con estos medios; imponían las manos o se tendían con los brazos extendidos sobre los mismos enfermos. Sanaban a veces a la distancia. Los enfermos que no podían acudir, mandaban algún mensajero, en quien hacían todo lo que el enfermo verdadero necesitaba y éste sanaba en el mismo instante.
La Hospitalidad. Practicaban regularmente la hospitalidad y tenían edificaciones especialmente construidas para este propósito. La forma en que sanaban a los enfermos dentro de estos edificios es el origen de la existencia de nuestros hospitales modernos. A través de ellos, la hospitalidad tuvo un gran alcance, porque ellos aprendían desde muy jóvenes a ver la parte divina de cada persona. Así era Dios quien los visitaba como si fuera otro individuo y ellos tenían que comprender lo que Él quería decirles o lo que deseaba de ellos. De esta forma siguian las enseñanzas de Tobías y Abraham, quienes ofreciendo hospitalidad a los hombres, habían estado en realidad recibiendo a ángeles. Cuidando del individuo, ellos cuidaban del Ser de Seres que estaba en ellos. Ese es el profundo significado de toda verdadera medicina y de cada proceso terapéutico. El cuerpo y la persona eran, para los Esenios, la vestidura del Espíritu Universal. Por lo tanto, no lo desdeñaban ni tampoco ignoraban al Espíritu Divino. Sin el Espíritu Divino no había verdadera hospitalidad. Por eso, en nuestro tiempo, el dinero ha reemplazado la visión del Supremo.
Los Samaritanos. Se encontró La diferencia con la secta de los Samaritanos descendientes de las 10 tribus de Israel -perdidas hoy- que habitaban la zona Norte de Judea llamada Samaria. Tenían su propio Templo en el Monte de Gerizim mientras los judíos que ofrecían sacrificios en el Monte de Moriah donde está ubicado hasta el día de hoy el Templo. Interpretaban diferente la ley. No tenían como sagrados los libros de los Profetas. Se parecen en cuanto a lo que en Teología Judaica se refiere; Lo relacionado con la Vida Eterna y el Mesianismo como se puede ver en los Evangelios.
Latrocinio Bandidaje o Ladrón. Mantendrá sus manos alejadas del robo y su alma pura de toda ganancia pecaminosa; que no mancillarán sus manos con el robo, ni su alma con ilícitos provechos. Huirán del latrocinio. Sorprenderá al lector el voto de abstenerse del latrocinio o bandidaje, que parece fuera de contexto en el caso de individuos que profesaban la total pobreza individual. Ello indujo a Lagrange, Judaísmo, Pág. 314, n. 3, a considerar el texto corrupto, Mas Josefo emplea a menudo la palabra “bandido”, “ladrón”, en el caso del partido cuyos principios describe como los de la cuarta “filosofía” judía; se llamaban a sí mismos “zelotas”. Lo del juramento puede ser una adición posterior, cuando las actividades de los zelotas fueron notorias.
Esclavos y Servidumbre. La Escuela condenaba fuertemente la esclavitud y todas las formas de servidumbre. Ninguno podía tener sirviente porque era pecado. También lo era trabajar únicamente para hacer dinero, porque al final, eso se convierte igualmente en una forma de esclavitud. La esclavitud y la servidumbre eran cosas relacionadas con la existencia de entidades oscuras y demoníacas, pertenecientes al mundo de la ira divina. Cualquier hombre o mujer que se afiliara a la comunidad tenía que liberar a sus esclavos y abstenerse de comer carne porque la esclavitud también estaba vinculada a ser carnívoro, ya aquél que no puede dejar de comer carne animal y de beber sangre, es esclavo de las pasiones de su naturaleza animal y no puede pensar con claridad. No había entre ellos ni esclavos ni sirvientes ni señores, pues apostaban por la fraternidad y fueron los primeros en la teoría y en la práctica en condenar la esclavitud considerándola una violación de los derechos consustanciales a los hombres que provoca injusticia; compraban y luego liberaban a personas que habían sido hechas esclavas. Por lo anterior, planteamos a los historiadores su vigencia si recordamos a los héroes liberadores de tal flagelo, más aún, si en el año 2004 se conmemora la llegada del primer barco con esclavos africanos, a Santo Domingo en las Antillas. El despotismo de los gobernantes de Judea, los celos de los sacerdotes corruptos que apañaban esa dependencia con reminiscencias retrógradas, había obligado a estos anacoretas a refugiarse en el calor hogareño animados en sus quehaceres agrícolas y artesanales. Su objetivo primordial era curar enfermedades físicas y morales. No ofrecían sacrificios y solo pretendían servir al Dios Único con piedad y humildad. A pesar de vivir enclaustrados eran libres, trabajando los unos con los otros, no admitían ninguna clase de servidumbre por considerarla ilícita, pero para ser alguien en la comunidad, era preciso soportar severas penitencias, un estricto ascetismo, desde el primer año de su iniciación y en los subsiguientes períodos, donde comenzaban a ser invitados a los ágapes o cenas íntimas. Jesús admitió esa fraternal modalidad Esenia donde se repasaban los suhuf-pliegos-de Ibrahim-Abraham o los versículos de la Toráh original, dictados por Moisés y que finalizaban con invocaciones al Todopoderoso. El trato era de hermanos, su vestimenta, túnica blanca. Se oraba de rodillas al estilo de Salomón; con el rostro en tierra, a la usanza de David, de pié, como el pueblo en el templo y en los casos de súplica con las manos extendidas y elevadas como el Patriarca y con el rostro vuelto hacia el Santuario de Jerusalén. Hoy visten, tratan y rezan así los musulmanes y únicamente la Quibla (palabra árabe que señala el lugar donde debe dirigirse el creyente frontalmente en sus oraciones) ha sido orientada hacia el Templo Sagrado de la Kaaba, en La Meca, abrogando el Profeta Muhammad (BP) la prístina orientación jerosolomitana. Al iniciar Jesús su prédica, halló en su gente un sentimiento unánime de solidaridad, desde Galilea hasta Egipto. Remuérdase que en el último país fue llevado en su niñez, escapando del despotismo herodiano (Herodes) y tuvo la Sagrada Familia calurosa acogida entre sus acólitos que vivían en la entrada de los pueblos, parajes o mesones donde se le proporcionaba sustento y se les guiaba en el camino. Retornó a Palestina y luego de un corto período, volvió al Valle del Nilo plenamente inspirado e instruido por Dios en sus doctrinas, verdaderamente fuente de vida, donde fue consagrado para el Sacerdocio Regio. Vivió creciendo de gracia en gracia 29 años de vida mortal, ocultando los milagros. Al regresar a Tierra Santa fue capaz de soportar cualquier infortunio de los pérfidos que no creyeron en su mesiánica misión, haciéndolo con altivez rayana sin exigir profesión de fe. Sólo la palabra tenía un valor inapreciable, y fueron precisas, impregnadas de sabiduría y originalidad en su síntesis, muchas de ellas incorporadas en sus Agraphas, una especie de hádices como los que tiene el Islam. No comulgaba con los fariseos, ni tampoco con los saduceos de las pompas ornamentales de los cultos, muchas veces embudos de un paganismo atroz. Sacerdotes que pululaban las sinagogas en sus macabras y artilúgicas interpretaciones, eran severamente impugnados y enjuiciados por Isa-Jesús. A los 10 Mandamientos impuso el undécimo que enseña “amarse los unos a los otros”. Odiaba la mentira y la cizaña-fitna-y aconsejaba la humildad. Ejerció el doctorado de alma, terapéutica oculta, meditando sobre el destino de la humanidad. Instituyó períodos de ayuno anuales, durante 40 días, bebiendo agua de los manantiales y merendando algunos higos secos o dátiles como único alimento, acotando que el estómago es la puerta de muchas enfermedades. Las abluciones eran diarias, como enseñando hacia el futuro y en concordancia con la abstinencia que la higiene del cuerpo era la etapa inicial para la salud del espíritu a la que estaba absorto. Al parecer el Bautista que era Esenio también, presagia la aparición del Mesías. En la Escritura dítese: “que de la descendencia de David y de la aldea de Belén viene el Mesías”. De Galilea no surge ningún Profeta” arguyen. Suponían falsamente que Jesús era nacido en Galilea. Por eso, los judíos ignorando el nacimiento de Jesús en Belén, concluían alegando erróneamente no poder ser Jesús el anunciado Profeta y aún los judíos están esperando a orillas del Lago Genesareth. Los antiguos egipcios vaticinaban simultáneamente que el Ave Fénix estaba por renacer de sus cenizas. Judá comenzaba a morir lentamente. Es cuando Juan Bautista es recluido en la fortaleza de Makerus y defenestrando a los fariseos y Saducéos les enrostra: ¡Engendro de víboras! “Y no se os ocurra decir dentro de vosotros; tenemos por padre a Abraham”. El Sagrado Corán niega también esa falsa paternidad. (3-67). El Profeta Isaías (775-732 a. C.) ocho siglos atrás se había enfrentado también con idénticos apóstatas de la casta sacerdotal fariséa de Jerusalén y los tildó con similar epíteto: “Raza maldita” (Cáp.1 Vers.4-21 y 23 AT). Jesús revela a los suyos que había comenzado el momento de actuar predicando en Galilea, pues no deseaba hacerlo en Judea, el “Evangelio del Reino de Dios”. El maestro presagiaba, sin duda, en Betania y en el Monte de los Olivos, mientras adoctrinaba a Pedro, Andrés, Santiago y Juan, Felipe y Bartolomé; Mateo y Tomás Santiago (hijo de Alfeo) y Simón, Judas Tadeo y Judas Iscariote, su temporal vida terrenal. Sólo el último de los discípulos de Jesús era de Judea, oriundo de Queriet, Judas el traidor. “Respondióles Jesús: ¿Por ventura no os he elegido yo a los Doce? Sin embargo de vosotros, uno es el diablo”. Hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste era quien le había de entregar, con ser uno de los doce. (San Juan 6-71.72) Escribas, fariseos y magnates de Israel deliberaron secretamente para analizar la forma más hábil de prender a Jesús con ardides y condenarlo. ¡Fue en Judea donde lo condenaron! Treinta y tres años tenía, representaba cincuenta cuando ofreció el sacrificio de su cuerpo para salvar a la humanidad que se debatía en el paganismo multiforme. Por eso fue llevado al suplicio de la cruz. (En apariencia según el Islam pero su alma se elevó y el mundo se encauzaba hacia un bienestar concreto).
SUS AFECTOS. A Los Esenios judíos de nacimiento los unen lazos de afecto más fuertes que los de las otras sectas.

  • Población. Estimados en unos 4.000 vivían en aldeas o pequeñas comunidades como pueblo solitario en el desierto sirviéndose los unos a los otros y manteniéndose en compañía de árboles, dátiles y palmeras; practicando el celibato renunciando, descuidando y rehusando al matrimonio, a las mujeres y sin hijos siendo el matrimonio motivo de riñas. Eligen hombres buenos como administradores y sacerdotes para la elaboración del pan y otros alimentos. Su forma de vida no se diferencia o está muy próxima a la de los dacios llamados “Polistae”. Eligen, escogen y adoptan los hijos de otras personas, mientras sean flexibles, dóciles maleables y estén a punto para la adaptación, instrucción, enseñanza y formación, apreciándolos y estimándolos como si fuesen propios o de parientes y los forman e instruyen en sus costumbres moldeándolos conforme a sus reglas de forma de vida. Pero el número de adeptos crece paulatinamente debido a la gran cantidad de gente atraída por su forma de vivir; de esta manera su estirpe dura desde hace miles de años a pesar de que nadie nace dentro del seno de la comunidad. Así fue como durante siglos la sociedad Esenia se perpetuó.
  • Lujuria Femenina. Pocos toman esposa. No niegan la conveniencia del matrimonio ni pretenden acabar la generación humana pero se guardan de la lujuria femenina y su conducta lasciva, porque ninguna mujer es fiel a un solo hombre.
  • El Matrimonio Es Motivo De Riñas. Estaba prohibido el divorcio y la poligamia, se podían casar; pero solo fue realizado por pocos y cuidaban de limitar la descendencia. Cuando viven en estado de matrimonio lo hacen con mucha pureza de costumbres, mucho rigor entre ellos, sus mujeres e hijos. A veces de común acuerdo, se separaban hombre y mujer y vivían cierto tiempo entregados a la oración. Es el grupo que difiere en la opinión del matrimonio porque el hombre ha nacido para la sucesión y que si todos los hombres la evitasen, se extinguiría la raza humana. No niegan en forma absoluta la conveniencia de ajustarse al matrimonio ni pretenden acabar la generación humana puesto que la sucesión de la humanidad debía ser continuada; pero se guardan de la mujer. Según bj reservan 8.2 a II. ponen a prueba sus mujeres durante tres años y si hallan que sus purgaciones naturales son idóneas y aptas para la procreación, se casan con ellas Pero ninguno se acerca a su esposa mientras está embarazada demostración de que se casan no por placer sino con vistas a la multiplicación. Las mujeres se bañan con las túnicas puestas lo mismo que los hombres.
  • Celibato. Los que permanecían célibes de una indescriptible pureza y piedad Llevaban blancas y largas vestiduras, que conservaban perfectamente limpias. Se ocupaban de educar a los niños, formaban una agrupación aparte de orden espiritual y eran probados largamente durante varios años antes de ser admitidos. Los jefes de la orden los recibían por mayor o menor tiempo, según la inspiración que recibían de lo alto. Solían consultar todos sus asuntos al anciano jefe del monte Horeb. Para ser admitidos en la orden debían contar, por lo menos, catorce años de edad. Las personas de mucha piedad eran probadas por sólo un año; los demás por dos.
  • Niños. En Arpas Eternas, Pág. 173 Tomo I, leemos: Esta es la cabaña de las madres, indicó el Servidor, señalando una caverna donde ardía un hermoso fuego y varias viejecitas hilaban. Se acercaron. Había allí ocho ancianas vestidas también de túnicas blancas, estas ancianas son madres de varios Esenios de los que vivimos en el Santuario. No hay absolutamente ningún niño pequeño ni un adolescente o joven dado que los caracteres de esta edad son inconstantes y propensos a las novedades a causa de la falta de madurez, sino que son hombres de edad madura tirando a la vejez a quienes ya no arrebata el flujo del cuerpo ni arrastra pasiones, sino que gozan de la libertad verdadera y realmente única.

El Día De Los Esenios. Al ser muy piadosos, el día comenzaba muy temprano con unas ciertas oraciones recibidas de sus padres oradas al amanecer para rogarle al sol que aparezca y no hablan de materias profanas antes de su salida. Continuaban en oración hasta cuando cantaban el himno de alabanza a Dios. La práctica descrita puede haber sido la de los sampseos (en hebreo sûemesû = sol), grupo posiblemente asociado con los Esenios que adquirió su nombre de actos de homenaje supuestamente rendidos al sol como manifestación de la divinidad. Después sus directores los despiden para que cada uno se dedique a cumplir con sus tareas matinales asignadas y sus labores, bajo la dirección de capataces, ocupándose en agricultura, ganadería y especialmente en cultivar huertas. El monte Horeb estaba lleno de jardines y árboles frutales, en medio de sus chozas y viviendas. Otros tejían con mimbres o paños, o bordaban y adornaban vestiduras sacerdotales. La seda no la usaban para sí: la llevaban atada al mercado y la cambiaban por productos. Laboraban con ahínco hasta la hora quinta o medio día, después de la cual se reúnían en un lugar y purificaban mediante un baño ritual con agua fría cubiertos de velos blancos. Acabada la purificación, se recogen en unos aposentos donde no pueden entrar individuos de otra secta; acto seguido, libres de toda contaminación entran en el comedor como si fuera un santo templo se sientan cada uno en su lugar en silencio.
Eligen sacerdotes para la elaboración del pan y de otros alimentos. Viven largo tiempo y muchos de ellos llegan a centenarios, gracias a la sencillez de su alimentación y su forma regular y moderada de vivir. Tenían sacerdotes entre ellos, que cuidaban de las vestiduras sagradas, a las cuales purificaban, hacían de nuevo y costeaban su hechura.
Comen solo los alimentos necesarios. Cuando comían estaban separados primero los hombres y cuando se habían alejado, lo hacian las mujeres. Las comidas comunitarias eran la primera incorporación del aspirante, en ellas se leían e interpretaban las Sagradas Escrituras en su esencia. La mayor parte de ellos viven más de 100 años; leen y estudian con entusiasmo los escritos de los antiguos, sobre todo aquellos que convienen a sus almas y cuerpos.
El panadero dispone los panes y el cocinero les coloca delante un plato con una sola y fugaz comida. Un sacerdote bendice el pan y el vino, porque sería una falta probar el alimento antes de haber dado gracias a Dios. Participaban de una comida sencilla en común. El mismo sacerdote, una vez han comido, repite la oración de gracias. Tanto al principio como al final honran a Dios como sostén de la vida. Luego se quitan los vestidos blancos y trabajan hasta la noche; con la puesta del sol; cenan de la misma forma, acompañados de los huéspedes, si los tienen. Ningún grito ni disputa perturba la casa; todos hablan por turno. A los extraños este silencio puede parecerles un tremendo misterio, pero tiene su justificación en su templanza en el comer y el beber, en lo que nadie se excede. El carácter sacramental de la comida comunal como señal física exterior de una realidad espiritual interior es obvio, pero difiere radicalmente de la Eucaristía cristiana, al menos como la del final del siglo primero. Es una anticipación del banquete mesiánico celebrando la victoria en la guerra santa y la inauguración del nuevo reino.
En el monte Horeb en una cueva mayor se había acomodado una sala de mimbre donde a las once reúnanse todos para la comida en común. Cada uno tenía delante un pequeño pan y un vaso. El jefe iba de uno a otro, bendiciendo los panes. Después de la refección cada uno volvía a su celda. En esa sala había pequeño altar y sobre él panes bendecidos cubiertos, que luego se distribuían a los pobres.
La comida comienza con la bendición por un sacerdote y por el administrador laico, quiénes son referidos en los textos litúrgicos como el Padre Mesías descendiente de Aarón, y el Rey Mesías descendiente de David. Los Hijos de la Luz, el ejército victorioso del Señor, no solo observaban los tres votos sino que se abstenían de comer carne y beber vino. La prohibición de ingerir alimentos impuros constituía ley que podía llegar a significar la muerte por inanición. Dos veces al día a cada miembro de la comunidad se le permite vivir en el eschaton, el fin de tiempo.
Una tercera parte del día era dedicada a la oración o la lectura. Existía un reglamento muy estricto, con castigos muy fuertes por cólera, mentiras, negligencia, etc. Los judíos comunes no congeniaban con ellos. En Jerusalén tenían un barrio especial para ellos y en el templo un lugar reservado adonde iban 3 veces al año para ofrecer uvas de gran tamaño que cargaban dos hombres, atravesadas en un palo. Llevaban corderos que no eran sacrificados, sino que se dejaban correr libremente. Antes de partir para el templo se preparaban con la oración, riguroso ayuno, disciplinas y otras penitencias para satisfacer los pecados y evitar el castigo de muerte repentina, cosa que a veces sucedía.
Palomas y Corderos. Poseían muchas palomas tan mansas que picoteaban en las manos. Comían de estas palomas y tenían algún culto religioso por medio de ellas, porque decían algo sobre las aves y las dejaban volar. De la misma manera decían algo sobre corderos, que luego dejaban vagar por el desierto. Uno de los escritos Esenios más importante es el Evangelio de los Doce Santos, redescubierto en 1888 y traducido del Arameo por el Rev. Gedeón Jasper Ouseley, en él se dice: Y las aves se reunieron alrededor de Jesús y le dieron la bienvenida con su canción y otras criaturas vivas se pusieron a sus pies y él los alimentó y ellos comieron de sus manos. Les dice Jesús: Estas criaturas son tus compañeras en la gran casa de Dios, si son tus hermanos y hermanas, tienen el mismo respiro de vida en la Eternidad. Y quien cuide a al menos una de éstas, y les dé de comer y beber, lo mismo está haciendo conmigo.

EL INICIADO. Su número se mantuvo dado que son tantos lo que acuden en masa constantemente por lo que se renuevan continuamente al plegarse a esa existencia solitaria por haberse cansado de la vida común (Historia Natural V,72). Una de las características del pueblo judío fue siempre no aceptar entre ellos a nadie que no practicara sus creencias. Los Esenios disintieron en esto. Al no tener una doctrina dogmática y ahondando permanentemente en la búsqueda de la sabiduría, si bien eran en su mayoría de raza judía, albergaban a todos los que voluntariamente entraran a la Secta sin discriminación. La única exigencia era el celo por la virtud y el ardiente amor a los hombres.
Al que aspira entrar en la secta se le da acceso y prescribe su modo de vida durante un año fuera de su comunidad, entregándoles una hachuela, una túnica y una vestidura blanca. Cuando el candidato ha dado pruebas de su continencia durante este noviciado, lo dejan asociar más a su modo de vida en un grado superior y participar de las aguas de la purificación, sin permitirle sus prácticas de vida en común e intimidad ya que necesita afirmar su carácter y dignidad durante dos años más y si previo examen se muestra digno de ello, los acogen en el seno de la comunidad. Antes de que pueda tocar la comida común, debe pronunciar severos juramentos de ante todo, honrar a Dios, ser justo, no dañar a nadie deliberadamente o por orden ajena, odiar al malvado y ayudar al justo, ser fiel a todos, y en especial a los que mandan, porque nadie alcanza el gobierno sin la voluntad de Dios.
Mediante técnicas y disciplinas lograban transformar el conocimiento recibido en sabiduría que desde lo interno brota con su luz hacia afuera. Ser esenio significaba ser ejemplo de moralidad, pues en forma natural aprendían a controlar toda pasión, deseo y cólera. No apetecía las cosas temporales. Sin egoísmo servía a los demás desarrollando sus valores espirituales. No se regían por rituales externos.
El Ritual De Auto iniciación. Siendo claro tal y como la Era de Acuario lo requiere, por Iniciación en sentido esotérico se debe entender ser aceptado por una Institución mas o menos Esotérica y haber alcanzado un nivel de conciencia superior que signifique un deseo cada vez mayor de búsqueda y encuentro con y en los Planos Superiores. Moisés, heredero de la Tradición Egipcia, Sacerdote Kobda con amplia información y formación ritualista recibió por Revelación, conocimiento cifrado que vertió en los 5 primeros libros del A. T., el Pentateuco y otra llave de conocimiento (él mismo lo indica) no escrito que se trasmitió de boca a oído con el nombre de Kabalah. Los Esenios, herederos de Moisés a través de su discípulo Essen, guiaron y trasmitieron esa información desde Israel principalmente.
La Primera Iniciación es un procedimiento valido de Auto iniciación que debe ser confirmado por un Maestro a la primera oportunidad. Primero, debe tenerse debidamente preparado e instalado el Altar de los Misterios de manera rectangular con dos cubos uno sobre otro de 45 centímetros aproximadamente por lado sobre el se instala una tela de lino que los cubra; sobre el altar deben ir los símbolos de los Cuatro Elementos Sagrados: Agua en una copa, Tierra (insienso y su insensario), Aire (una vela azul) y Fuego (una copa de con vino puro de uva), todo ello debidamente bendecido, consagrado y magnetizado. Así el oficiante se acerca con el debido respeto previo acallar de sus pensamientos e inicia la correspondiente salmodia. Para pasar definitivamente del noviciado a la integración plena y tocar la comida en común se le exigía al candidato que prestase y pronunciara una sucesión de juramentos severos y solemnes ante sus hermanos:

  • Jura En primer término honrar a Dios, Conservar los libros de sus leyes y honrar los nombres de los ángeles.
  • Jura que nadie establecerá sus doctrinas de otra manera de cómo las ha recibido, Tampoco podrá alterar el Conocimiento con especulaciones, todo debe ser demostrado; Amar la verdad que será el único norte de su vida y reprobar las mendaces.
  • Observar la justicia con relación a los hombres, No dañar o faltar a nadie deliberadamente o por orden ajena.
    Respetar las autoridades ya que no ha nacido para dividir y que si llegase a ostentar autoridad, no abusará de ella, ni tratará de rivalizar con sus subordinados en vestidos ni riquezas.
  • Aborrecer siempre a los injustos, odiar al malvado, ser justo.
  • Ayudar al justo y combatir en común con los justos.
  • Cultivar y estudiar plantas medicinales para aliviar a los enfermos que encuentre durante sus viajes y practicar la piedad.
  • Huir del latrocinio o bandidaje, profesar la total pobreza individual y no mancillar sus manos con el robo, ni su alma con ilícitos provechos; no ocultar nada a los miembros de su secta ni retener los conocimientos adquiridos con fines de lucro sino que los deberá compartir para que sean aumentados y perfeccionados.
  • Responder con su vida antes de revelar alguno de los asuntos o secretos de la secta, al profano.
  • Se mostrará y será siempre leal con todos y en especial a los que mandan porque nadie alcanza el gobierno sin la voluntad de Dios.

Después del juramento formaba parte activa de la comunidad y se le permitía el ascenso a las cuatro categorías en que se dividían. Este relato ofrece una semejanza general con las reglas de admisión a la comunidad de Qumran, que difiere en una serie de detalles; por ejemplo, establece un noviciado de dos años, en lugar de tres.

A %d blogueros les gusta esto: