DIOSES DEL CIELO Y DE LA TIERRA.


¿ Por qué todos los seres humanos no estamos viviendo todavía como se vivía en el Mesolítico, Por qué ocurrió y Cómo pudo ser que, después de cientos de miles o millones de años de penosa y lenta evolución, todo cambiara de forma tan abrupta y completa y con tres empujones alrededor del 11.000, del 7.400 y del 3.800 a.C., los primitivos cazadores y recolectores nómadas se transformaran en agricultores y alfareros, en constructores de ciudades, ingenieros, matemáticos, astrónomos, metalúrgicos, comerciantes, músicos, jueces, médicos, escritores, bibliotecarios o sacerdotes? Los sumerios, la gente por la cual vino a ser esta civilización tan repentina, tenían una respuesta. La resumieron en una de las decenas de miles de inscripciones mesopotámicas encontradas: Todo lo que se ve hermoso, lo hicimos por la gracia de los dioses, Los dioses de Sumer.

 

LOS DIOSES GRIEGOS.

Los dioses sumerios como los griegos, que vivían en una gran corte, de festín en el Gran Salón de Zeus en los cielos – Olimpo, cuyo homólogo en la tierra era el monte más alto de Grecia, el Monte Olimpo. Los griegos ofrecían una imagen antropomórfica de sus dioses, con un aspecto físico similar al de los hombres y las mujeres mortales y con un carácter humano. Podían mostrarse felices, irritados o celosos; hacían el amor, discutían, luchaban y procreaban como seres humanos, teniendo descendencia a través de la relación sexual, entre ellos o con humanos. Eran inalcanzables y, sin embargo, siempre se estaban mezclando en los asuntos humanos. Podían ir de aquí para allá a una velocidad de vértigo, aparecer y desaparecer; tenían armas poco comunes y de un inmenso poder. Cada uno tenía una función específica y como consecuencia, cualquier actividad humana podía padecer o beneficiarse de la actitud del dios encargado de esa actividad en particular; por tanto, los rituales de culto y las ofrendas a los dioses estaban destinados a ganarse su favor.

Mezclando teología con cosmología para crear lo que los estudiosos llaman mitología, los griegos creían que en un principio fue el Caos; que después, aparecieron Gea (la Tierra) y su consorte Urano (los cielos) quienes tuvieron doce hijos: Los Titanes, seis varones y seis hembras cuyas legendarias hazañas tuvieron lugar en la Tierra, dándose por cierto que tenían una contraparte astral.

CRONO, El más joven de los titanes varones, emergió como figura principal en la mitología olímpica ya que Alcanzó la supremacía entre los titanes a través de la usurpación, después de castrar a su padre Urano y temiendo a los otros titanes, los hizo prisioneros y los desterró. Por todo esto, su madre lo maldijo y lo condenó a sufrir el mismo destino que su padre y a ser destronado por uno de sus propios hijos. CRONO se casó con su hermana Rea, con la que tuvo tres hijos y tres hijas: Hades, Poseidón y Zeus; Hestia, Deméter y Hera; así una vez más, el destino marcó que el hijo más joven fuera quien depondría a su padre y la maldición de Gea se convirtió en realidad cuando Zeus derrocó a CRONO, su padre; golpe de estado que no estuvo exento de problemas ya que durante muchos años hubo batallas entre los dioses y se originó toda una hueste de seres monstruosos. La batalla decisiva fue entre Zeus y Tifón una deidad con forma de serpiente, combate que alcanzó a grandes zonas de la Tierra y de los cielos, cuyo lance final tuvo lugar en el Monte Casio, en los límites entre Egipto y Arabia, parece ser que en algún lugar de la Península del Sinaí. Tras la victoria, Zeus fue reconocido como dios supremo que tuvo que compartir el control con sus hermanos, por elección o según otra versión, echándolo a suertes.

ZEUS. La principal deidad griega durante la civilización helénica fue Zeus, «Padre, de Dioses y Hombres», «Señor del Fuego Celestial». Su principal arma y símbolo era el rayo. Era un «rey» en la tierra que había descendido de los cielos; que tomaba decisiones y dispensaba bien y mal a los mortales y cuyo ámbito original estaba en los cielos. No fue ni el primer dios sobre la Tierra, ni el primero en los cielos. A Zeus se le dio el control de los cielos y se le representaba en la tradición griega y en la leyenda como a alguien muy estricto con la Humanidad hasta el punto de que, en cierta ocasión, llegó a tramar la aniquilación del género humano.

Casándose al principio con una diosa llamada METIS, Zeus tuvo a la gran diosa Atenea, encargada del sentido común y la maniobra, de ahí que fuera la Diosa de la Sabiduría y la única deidad principal que permaneció junto a Zeus durante su combate con Tifón ya que el resto de dioses huyó. Atenea adquirió también cualidades marciales y se convirtió en Diosa de la Guerra. Era la «perfecta doncella» que permaneció soltera; pero algunos la relacionan frecuentemente como amante de su tío Poseidón, cuya consorte oficial era la diosa Dama del Laberinto de la isla de Creta.

Zeus casó después con otras diosas, pero sus hijos no se cualificaron para entrar en el Círculo Olímpico. Cuando se puso a darle vueltas al serio asunto de tener un heredero varón, se empezó a fijar en sus hermanas. La mayor Hestia. Según todos los relatos, era algo así como una reclusa; demasiado vieja o enferma para ser objeto de actividades matrimoniales, por lo que no necesitó demasiadas excusas para dirigir su atención sobre Deméter, la mediana, Diosa de la Fertilidad quién le dio una hija, Perséfone, que acabaría convirtiéndose en esposa de su tío Hades, compartiendo el dominio sobre el Mundo Inferior.

Decepcionado por no tener un hijo varón, Zeus se volvió hacia otras diosas en busca de consuelo y amor. Con ARMONÍA tuvo nueve hijas. LETO le dio una hija y un hijo, ARTEMIS y APOLO, que entraron inmediatamente en el grupo de las deidades principales. APOLO, Como primogénito de Zeus, era uno de los dioses más grandes del panteón helénico, temido tanto por hombres como por dioses. Era el intérprete de la voluntad de su padre Zeus ante los mortales y de ahí, la máxima autoridad en materia de ley religiosa y de culto en el templo. Siendo el representante de la moral y de las leyes divinas, propugnaba la purificación y la perfección, tanto espiritual como física.

HERMES. Fue el segundo hijo varón de Zeus, nacido de la diosa Maya, fue, patrón de los pastores, guardián de rebaños y manadas. Menos importante y poderoso que su hermano Apolo, estaba más cerca de los asuntos humanos; cualquier golpe de buena suerte se le atribuía a él. Como Dador de Cosas Buenas, era el que se encargaba del comercio, patrón de mercaderes y viajeros. Pero su principal fue el de heraldo de Zeus, Mensajero de los Dioses.

HADES. Para HADES el hermano mayor, se acordó el Mundo Inferior que con el tiempo se convirtió en sinónimo del Infierno, un ambiente original en algún lugar «por allí abajo» que abarcaba tierras pantanosas, áreas desoladas y tierras regadas por enormes ríos. HADES era «el invisible» frío, distante, severo e impasible ante la oración o los sacrificios.

POSEIDÓN. Al mediano, POSEIDÓN, se le dio el dominio y soberanía de los mares y se le veía con frecuencia aferrando su símbolo el tridente, se le tenía también por señor de las artes metalúrgicas y escultóricas, así como por habilidoso mago o prestidigitador, un amigo de la Humanidad y dispuesto a hacer lo imposible por ganarse las alabanzas de los mortales.

Los 3 hermanos hijas de CRONO con su hermana Rea, Conformaron la parte más antigua del Círculo Olímpico, el grupo de los 12 Grandes Dioses. Los otros seis fueron todos descendientes de Zeus y los relatos griegos trataban en gran medida de sus genealogías y relaciones. Las deidades de ambos sexos que tenían por padre a Zeus tuvieron por madre a diferentes diosas.

Impulsado por determinadas tradiciones dinásticas, Zeus todavía precisaba tener un hijo de una de sus hermanas, por lo que se fijó en la más joven, Hera. Al casarse con ella por los ritos del Sagrado Matrimonio, Zeus la proclamó Reina de los Dioses, es decir, Diosa Madre. Pero el matrimonio, bendecido con un hijo, Ares, y dos hijas, se vio zarandeado constantemente por las infidelidades de Zeus, así como por los rumores de infidelidad por parte de Hera, que arrojó algunas dudas acerca del verdadero parentesco de otro hijo, Hefestos. ARES. Fue introducido inmediatamente en el Círculo Olímpico de los doce dioses principales y se convirtió en el teniente jefe de Zeus, en un Dios de la Guerra. Se le representaba como el Espíritu de las Matanzas, aunque lejos de ser invencible; combatiendo del lado de los troyanos en la Guerra de Troya, sufrió una herida que sólo Zeus pudo curar. ´

HEFESTOS, Por otra parte, tuvo que esforzarse en su camino hasta la cima olímpica. Era el Dios de la Creatividad; a él se le atribuían el fuego de la forja y el arte de la metalurgia. Era el divino artífice, creador de objetos, tanto prácticos como mágicos, para hombres y dioses. Las leyendas dicen que nació cojo y que por esto su madre, Hera, lo rechazó enfurecida. Otra versión más creíble dice que fue Zeus el que desterró a Hefestos por las dudas sobre su parentesco, pero que Hefestos utilizó sus poderes creativos mágicos para obligar a Zeus a darle un asiento entre los Grandes Dioses. Las leyendas dicen también que, en cierta ocasión, Hefestos hizo una red invisible para que cayera sobre el lecho de su esposa en caso de que calentara las sábanas un amante intruso. Quizás necesitaba esta protección, dado que su esposa y consorte era Afrodita, Diosa del Amor y la Belleza. Era de lo más natural que muchos relatos de amor se construyeran en torno a ella y en muchos relatos, el seductor era Ares, hermano de Hefestos. Uno de los hijos de este amor ilícito fue Eros, Dios del Amor. Afrodita fue incluida en el Círculo Olímpico de los Doce y las circunstancias de su admisión arrojan cierta luz sobre nuestro tema. Afrodita no era hermana de Zeus, ni su hija, pero no se le pudo ignorar. Ella había venido de las costas asiáticas del Mediterráneo que miran a Grecia (según el poeta griego Hesíodo, llegó a través de Chipre) y reivindicando una gran antigüedad se les atribuyó su origen a los genitales de Urano. De este modo y genealógicamente, iba una generación por delante de Zeus, siendo, por decirlo de algún modo, hermana de su padre, además de la personificación del castrado Progenitor de los Dioses. Por tanto, Afrodita tenía que ser incluida entre los dioses olímpicos.

Pero su número total, 12, no se podía sobrepasar.  La solución fue ingeniosa: añadir 1 dejando caer 1. Dado que a Hades se le había dado potestad sobre el Mundo Inferior y no permanecía entre los Grandes Dioses del Monte Olimpo, se creó una plaza que, de un modo admirablemente práctico, permitió a Afrodita sentarse en el exclusivo Círculo de los 12. Parece también que el número 12 era una exigencia que funcionaba de dos maneras: no podía haber más de 12 olímpicos, pero tampoco menos de 12. Esto queda patente en las circunstancias que llevaron a la admisión de Dionisio en el Círculo Olímpico. Éste era hijo de Zeus y su propia hija, Sémele. Con el fin de ocultarlo de la ira de Hera, Dionisio fue enviado a tierras muy lejanas (llegando incluso a la India), introduciendo el cultivo de la vid y la elaboración del vino allá donde iba. Mientras tanto, en el Olimpo quedó una plaza libre. Hestia, la hermana mayor de Zeus, débil y vieja, fue totalmente excluida del Círculo de los Doce. Fue entonces cuando Dionisio volvió a Grecia y se le permitió ocupar la plaza. Una vez más, había doce olímpicos.

Aunque la mitología griega no es muy clara en cuanto a los orígenes de la humanidad, las leyendas y las tradiciones proclamaban la ascendencia divina de héroes y reyes. Estos semidioses conformaban el lazo entre el destino humano los afanes diarios, la dependencia de los elementos, las plagas, la enfermedad, la muerte y un pasado dorado en el que sólo los dioses vagaban por la Tierra. Y aunque muchos de los dioses habían nacido en la Tierra, el selecto Círculo de los Doce Olímpicos representaba el aspecto celestial de los dioses. En la Odisea, se dice que el Olimpo original se hallaba en el «puro aire superior». Los Doce Grandes Dioses originales eran Dioses del Cielo que habían bajado a la Tierra; y representaban a los doce cuerpos celestes de la «bóveda del Cielo».

Los nombres latinos de los Grandes Dioses, dados cuando los romanos adoptaron el panteón griego, aclaran sus asociaciones astrales: Gea era la Tierra; Hermes, Mercurio; Afrodita, Venus; Ares, Marte; Crono, Saturno; y Zeus, Júpiter. Siguiendo la tradición griega, los romanos vieron a Júpiter como un dios del trueno cuya arma era el rayo; al igual que los griegos, los romanos lo asociaron con el toro.

En la actualidad, hay un acuerdo generalizado en que los cimientos de la civilización griega se pusieron en la isla de Creta, donde floreció la cultura minoica desde alrededor del 2700 a.C. hasta el 1400 a.C. Entre los mitos y leyendas minoicos, destaca por su importancia el mito del minotauro. Este ser, medio hombre, medio toro, era hijo de Pasífae, la esposa del rey Minos y de un toro. Los descubrimientos arqueológicos han confirmado el extenso culto minoico al toro y en algunos sellos cilíndricos se representa a éste como a un ser divino, acompañado por una cruz que, para algunos, sería una estrella o un planeta no identificados. De ahí que se haya conjeturado que el toro al que daban culto los minoicos no fuera una criatura terrestre común, sino un Toro Celestial, la constelación de Tauro, en conmemoración de algunos sucesos ocurridos cuando, durante el equinoccio de primavera, el Sol apareció por esa constelación, alrededor del 4000 a.C.

Según la tradición griega, Zeus llegó a la Grecia continental vía Creta, adonde había llegado en su huida (atravesando el Mediterráneo) tras el rapto de Europa, la hermosa hija del rey de la ciudad fenicia de Tiro. Lo cierto es que, cuando la inscripción minoica más antigua fue descifrada al fin por Cyrus H. Gordon, resultó ser «un dialecto semita de las costas orientales del Mediterráneo».

Los griegos nunca afirmaron que sus dioses olímpicos llegaran directamente a Grecia desde los cielos. Zeus llegó a través del Mediterráneo vía Creta. Se decía que Afrodita había llegado por mar desde Oriente Próximo, vía Chipre. Poseidón (Neptuno romanos) trajo con él el caballo desde Asia Menor. Atenea trajo «el fértil olivo» a Grecia desde las tierras de la Biblia. No cabe duda que la religión y las tradiciones griegas llegaron a tierra griega desde Oriente Próximo, vía Asia Menor y las islas del Mediterráneo. Es ahí donde inserta las raíces el panteón griego y donde se debe buscar el origen de los dioses griegos, y su relación astral con el número 12.

 

LOS DIOSES DE LA INDIA. EL HINDUISMO,

la antigua religión de la India, considera a “los Vedas” composiciones de himnos, fórmulas sacrificiales y otros dichos pertenecientes a los dioses como escrituras sagradas, «de origen no humano». Los mismos dioses los escribieron, dice la tradición hindú, en la era que precedió a la presente. Pero, con el paso del tiempo, un número cada vez mayor de los 100.000 versos originales, que iba pasando por transmisión oral de generación en generación, se fue perdiendo y confundiendo.

Al final, un sabio escribió los versos que quedaban, dividiéndolos en cuatro libros y confiándoselos a cuatro de sus discípulos principales, para que preservara un Veda cada uno. Cuando, durante el siglo XIX, se empezaron a descifrar y a comprender las lenguas muertas y a establecer conexiones entre ellas, los estudiosos se dieron cuenta de que los Vedas estaban escritos en un antiquísimo idioma indoeuropeo, predecesor de la lengua raíz india, el sánscrito, el griego, el latín y otras lenguas europeas. Cuando al fin pudieron leer y analizar los Vedas, se sorprendieron al ver la extraña similitud que había entre los relatos de los dioses védicos y los de la antigua Grecia.

Los dioses, contaban los Vedas, eran todos miembros de una gran, no necesariamente pacífica, familia. En medio de relatos de ascensos a los cielos y descensos a la Tierra, de batallas aéreas, de portentosas armas, de amistades y rivalidades, matrimonios e infidelidades, parecía existir una preocupación básica por guardar un registro genealógico, quién es el padre de quién y quién era el primogénito de quién. Los dioses de la Tierra tenían su origen en los cielos; y las principales deidades, incluso en la Tierra, seguían representando a los cuerpos celestes.

En épocas primitivas, los RISHIS «antiguos fluentes» «fluyeron» celestialmente, poseídos de unos poderes irresistibles. De ellos, siete fueron los Grandes Progenitores. Los dioses RAHU «demonio» y KETU «desconectado» formaban una vez un único cuerpo celestial que intentaba unirse a los dioses sin permiso; pero el Dios de la Tormentas lanzó su arma flamígera contra él, partiéndolo en dos trozos: RAHU, la «Cabeza del Dragón», que atraviesa sin cesar los cielos en busca de venganza y KETU la «Cola del Dragón». MAR-ISHI, ascendiente de la Dinastía Solar, dio a luz a KASH-YAPA «aquel que es el trono». Los Vedas le describen como a alguien bastante prolífico; pero la sucesión dinástica sólo prosiguió a través de sus diez hijos con PRIT-HIVI «madre celestial».

Como cabeza de la dinastía, KASH-YAPA era también el jefe de los DEVAS «los brillantes» y llevaba el título de DYAUS-PITAR «padre brillante». Junto con su consorte y sus diez hijos, la familia divina componía los doce ADITYAS, dioses que estaban asignados a un signo del zodiaco y a un cuerpo celeste cada uno.

El cuerpo celeste de KASH-YAPA era «la estrella brillante»; PRIT-HIVI representaba a la Tierra. Después, estaban los dioses cuyos homólogos celestes eran el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno.

Con el tiempo, el liderazgo del panteón de doce pasó a VARUNA, el Dios de las Extensiones Celestiales. Era omnipresente y omnisciente; uno de los himnos que se le entonaban a él se lee casi como un salmo bíblico: Él es el que hace brillar al sol en los cielos, y los vientos que soplan son su aliento. Él ha ahuecado las cuencas de los ríos; éstos fluyen por su mandato. Él ha hecho las profundidades de los mares. Su reinado también llegó pronto a un fin. Indra, el dios que mató al Dragón celestial, reclamó el trono después de matar a su padre.

Él era el nuevo Señor de los Cielos y Dios de las Tormentas. El rayo y el trueno eran sus armas, y tenía como epíteto el de Señor de los Ejércitos. Sin embargo, tuvo que compartir su dominio con sus dos hermanos. Uno era VIVASHVAT, que fue el progenitor de Manu, el primer Hombre. El otro era AGNI «encendedor», que trajo el fuego a la Tierra desde los cielos, para que la Humanidad pudiera usarlo industrialmente. Las similitudes entre los panteones védico y griego son obvias. Los cuentos relativos a las principales deidades, así como los versos que tratan de multitud de otras deidades menores -hijos, esposas, hijas, amantes- son, evidentemente, duplicados u originales de los cuentos griegos.

No cabe duda de que DYAUS acabó significando Zeus; DYAUS-PITAR, Júpiter; VARUNA, Urano; y así sucesivamente. Y, en ambos casos, el Círculo de los Grandes Dioses era siempre de doce, no importa los cambios que tuvieran lugar en la sucesión divina. Tal similitud en dos zonas tan distantes, tanto en lo geográfico como en lo temporal según Los expertos creen, es que en algún momento durante el segundo milenio a.C., un pueblo que hablaba una lengua indoeuropea y que debía de estar centrado en el norte de Irán o en la zona del Cáucaso, se embarcó en grandes migraciones. Un grupo fue hacia el sudeste, a la India. Los hindúes les llamaron arios (hombres nobles). Trajeron con ellos los Vedas como relatos orales, alrededor del 1500 a.C. Otra oleada de esta migración indoeuropea fue hacia el oeste, hacia Europa. Algunos dieron la vuelta al Mar Negro y entraron en Europa a través de las estepas rusas. Pero la ruta principal que siguió este pueblo para, junto con sus tradiciones y Su religión, llegar a Grecia fue la más corta: Asia Menor. De hecho, algunas de las más antiguas ciudades griegas no se encuentran precisamente en la Grecia continental, sino en el extremo occidental de Asia Menor.

 

LOS HITITAS.

Poco se sabe de estos indoeuropeos que eligieron Anatolia como hogar, Poco hay en el conocimiento occidental que pueda arrojar luz sobre este asunto. Una vez más, la única fuente disponible y fiable es el A.T., donde los expertos ven referencias a los «Hititas» el pueblo que habitaba en las montañas de Anatolia. A diferencia de la enemistad que refleja el A.T. por los cananeos y otros vecinos cuyas costumbres eran consideradas como una abominación, a los hititas se les veía como amigos y aliados de Israel.

BETSABÉ, deseada por el rey David, era la esposa de Urías el hitita, oficial del ejército del rey David.

El rey Salomón, que forjó alianzas casándose con las hijas de reyes extranjeros, tomó como esposas a las hijas de un faraón egipcio y de un rey hitita.

En otro momento, un ejército sirio invasor emprende la huida al oír el rumor de que «el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los hititas y a los reyes de los egipcios».

Estas breves alusiones a los hititas revelan la alta estima en la que se tenían, de entre otros pueblos de la zona y sus habilidades militares. Cuando se descifraron los jeroglíficos egipcios y posteriormente las inscripciones mesopotámicas, los expertos encontraron numerosas referencias a la TIERRA DE HATTI, reino grande y poderoso de Anatolia. Escudándose en las claves proporcionadas por los textos egipcios y mesopotámicos, se embarcaron en una serie de excavaciones en antiguos lugares de las regiones montañosas de Anatolia y Encontraron ciudades, palacios, tesoros reales, tumbas reales, templos, objetos religiosos, herramientas, armas, objetos artísticos y muchas inscripciones, tanto en escritura pictográfica como cuneiforme. Los hititas bíblicos habían cobrado vida. Un monumento único que legó el Oriente Próximo de la antigüedad, talla en roca que hay en el exterior de la antigua capital hitita en la actualidad YAZILIKAYA, en turco significa roca inscrita.

Después de pasar a través de pórticos y santuarios, el antiguo devoto entraba en una galería abierta al aire libre, una abertura en medio de un semicírculo de rocas sobre las que estaban representados, en procesión, todos los dioses hititas.

Marchando desde la izquierda hay un largo desfile de deidades, principalmente masculinas, organizado claramente en compañías de doce.

En el extremo izquierdo, es decir, al final de este asombroso desfile, hay 12 deidades que parecen idénticas y portan la misma arma.

En el grupo de doce que hay en la mitad, algunas deidades parecen más viejas, otras llevan diversas armas y hay dos que están señaladas por un símbolo divino.

El tercer grupo de doce (el de delante) está claramente constituido por las deidades masculinas y femeninas más importantes. Sus armas y emblemas son más variados; cuatro tienen el divino símbolo celestial por encima de ellos; dos tienen alas. En este grupo también hay participantes no divinos: dos toros que sostienen un globo y el rey de los hititas, que lleva un casquete y está de pie debajo del emblema del Disco Alado.

Desfilando desde la derecha había dos grupos de deidades femeninas; sin embargo, las tallas están demasiado mutiladas para poder estar seguros de su número original. Lo más probable es suponer que ellas también formaban dos «compañías» de doce.

Ambas procesiones, la de la izquierda y la de la derecha, se encontraban en un panel central que representaba, con toda claridad, a los Grandes Dioses, pues a todos estos se les mostraba elevados, de pie encima de las montañas, de los animales, de los pájaros e incluso, sobre los hombros de sus divinos asistentes.

Muchos esfuerzos invirtieron los expertos (por ejemplo, E. LAROCHE, LE PANTHÉON DE YAZILIKAYA) para determinar los símbolos jeroglíficos de las representaciones, los textos parcialmente legibles y de los nombres de dioses que estaban tallados en las rocas y los nombres, títulos y papeles de las deidades que aparecían en la procesión. Claro que el panteón hitita, también, estaba gobernado por doce «olímpicos».

Los dioses menores estaban organizados en grupos de 12 y los Grandes Dioses sobre la Tierra estaban asociados con 12 cuerpos celestes.

El panteón hitita gobernado por el «número sagrado» 12 queda confirmado por otro monumento de esta cultura, un santuario de piedra encontrado cerca de la actual BEIT-ZEHIR, donde se representa con toda claridad a la divina pareja rodeada por otros diez dioses, sumando doce en total.

Los descubrimientos arqueológicos demuestran que los hititas adoraban dioses que eran «del Cielo y de la Tierra», interrelacionados entre sí y organizados en una jerarquía genealógica. Unos eran grandes dioses «de antaño» originarios de los cielos. Su símbolo, que en la escritura pictográfica hitita significaba «divino» o «dios celestial», tenía el aspecto de un par de gafas de protección y solía aparecer sobre sellos redondos, como parte de un objeto parecido a un cohete.

TESHUB.

Había otros dioses presentes, no sólo sobre la Tierra sino entre los hititas, actuando como soberanos supremos de la tierra, nombrando reyes humanos e instruyendo, en cuestiones de guerra, tratados y otros temas internacionales. Encabezando los físicamente presentes dioses hititas, había una deidad llamada TESHUB «el que sopla el viento», Dios de las Tormentas, relacionado con los vientos, el trueno y el rayo montado sobre un toro apodado TARU «toro». Al igual que los griegos, los hititas representaban también algún tipo de culto al toro al igual que Júpiter más tarde

Los textos hititas, relatan la batalla que tuvo que afrontar su jefe deidad con un monstruo para consolidar su supremacía. «El Mito de la Muerte del Dragón» identifica al adversario de TESHUB como el dios YANKA. No pudiendo derrotarle en la batalla, TESHUB recurre a los otros dioses en busca de ayuda, pero sólo una diosa viene le presta asistencia y se deshace de YANKA emborrachándolo en una fiesta.

Reconociendo en estos relatos los orígenes de la leyenda de San Jorge y el Dragón, se refieren al dragón como el adversario herido por el dios «bueno». YANKA significa «serpiente» y los pueblos de la antigüedad representaban al dios «malo» de este modo, como se puede ver en un bajorrelieve hitita. Zeus también combatió no con un «dragón» sino con un dios-serpiente. A estas antiguas tradiciones sobre la lucha entre un dios de los vientos y una deidad serpentina se le atribuía un profundo significado. Aquí, sólo podemos recalcar que las batallas entre dioses por la divina corona se relataban en los textos antiguos como hechos que incuestionablemente habían tenido lugar.

El relato épico hitita titulado «La Realeza del Cielo» trata el tema del origen celeste de los dioses. El narrador de aquellos sucesos anteriores a los mortales invoca en primer lugar a los 12 «poderosos dioses de antaño» para que escuchen su relato y sean testigos de su veracidad:

  • ¡Que escuchen los dioses que están en el Cielo, y aquellos que están sobre la oscura Tierra! Que escuchen los poderosos dioses de antaño.
  • La epopeya hace una lista de los doce «poderosos de antaño», los antepasados de los dioses y una vez asegurada su atención, el narrador procede a relatar los sucesos que llevaron a que el dios «rey del Cielo» viniera a «la oscura Tierra»:
  • Antes, en los días antiguos, ALALU era rey del Cielo; Él, ALALU, estaba sentado en el trono.
  • El poderoso ANU, el primero entre los dioses, de pie ante él, Se inclinaba ante sus pies y ponía la copa en su mano.
  • Durante un total de nueve períodos, ALALU fue rey en el Cielo. En el noveno período, ANU le dio batalla a ALALU. ALALU fue derrotado, huyó ante ANU.
  • Descendió a la oscura Tierra. Abajo, a la oscura Tierra fue; en el trono se sentó ANU.

La epopeya atribuye a la usurpación del trono la llegada de un «rey del Cielo» a la Tierra. El dios ALALU fue obligado a abandonar su trono (en algún lugar de los cielos) y huyendo para salvar su vida, «descendió a la oscura Tierra». ANU, a su vez fue destronado por un hermano de ALALU, un dios llamado KUMARBI. Esta epopeya escrita mil años antes de que se crearan las leyendas griegas, fue la precursora del relato del destronamiento de Urano a manos de Crono y del de Crono a manos de Zeus. El detalle de la castración de Crono por parte de Zeus se encuentra en el texto hitita, pues eso es exactamente lo que KUMARBI le hizo a ANU:

  • Durante un total de 9 períodos, ANU fue rey en el Cielo; En el 9º período, ANU tuvo que hacer batalla con KUMARBI. ANU consiguió soltarse de KUMARBI y huyó.
  • Huyó ANU, elevándose hacia el cielo. KUMARBI salió tras él, y lo agarró por los pies; Tiró de él hacia abajo desde los cielos.
  • Le mordió los genitales y la «Virilidad» de ANU, al combinarse con las tripas de KUMARBI, se fundió como el bronce.
  • Castrado, ANU se las apañó para huir hasta su Morada Celeste, dejando a KUMARBI con el control de la Tierra. Mientras tanto, la «Virilidad» de ANU produjo varias deidades en las tripas de KUMARBI, deidades que, como Crono en la leyenda griega, se vio obligado a liberar. Uno de estos dioses fue TESHUB (hijo de KUMARBI y ANU) el dios supremo de los hititas.

Hubo una batalla épica más antes de que TESHUB pudiera reinar en paz. Al saber de la aparición de un heredero de ANU en KUMMIYA «morada celestial», KUMARBI preparó un plan para «crear un rival para el Dios de las Tormentas». «Tomó el báculo con la mano y se puso en los pies un calzado que le hacía rápido como los vientos» y fue desde su ciudad UR-KISH hasta la morada de la Dama de la Gran Montaña.

Cuando llegó, Se le despertó el deseo; Durmió con la Dama Montaña; su virilidad fluyó dentro de ella. Cinco veces la tomó… Diez veces la tomó.

¿Acaso KUMARBI era rijoso? Había muchas más cosas implicadas. Suponemos que las leyes sucesorias de los dioses eran de tal tipo que un hijo de KUMARBI con la Dama de la Gran Montaña se hubiera podido reivindicar como heredero legítimo al Trono Celestial y eso explicaría que KUMARBI «tomara» a la diosa esas veces, asegurar la concepción como así fue, pues tuvo un hijo que KUMARBI llamó simbólicamente ULLI-KUMMI «supresor de KUMMIYA» la morada de TESHUB.

KUMARBI preveía que la batalla por la sucesión se entablaría en los cielos. Al haber destinado a su hijo para eliminar a los de KUMMIYA, KUMARBI diría de él:

¡Que ascienda hasta el Cielo por su realeza! ¡Que venza a KUMMIYA, la hermosa ciudad! ¡Qué ataque al Dios de las Tormentas y lo haga pedazos, como a un mortal!

Que derribe a todos los dioses del cielo.

¿Acaso estas batallas de TESHUB en la Tierra y en los cielos tuvieron lugar cuando comenzaba la Era de Tauro, alrededor del 4000 a.C., Fue ésta la razón por la cual al vencedor se le concedió la asociación con el toro? ¿Hubo conexión entre estos sucesos y el comienzo por la misma época, de la repentina civilización de Sumer?

El panteón y relatos de los dioses hititas tienen sus raíces, ciertamente, en Sumer, en su civilización y en sus dioses. La historia del desafío de ULLI-KUMMI al Trono Divino prosigue con el relato heroico de batallas que no resultan decisivas. La esposa de TESHUB, HEBAT, intenta suicidarse ante el fracaso de su marido en derrotar a su adversario. Al final se hace una llamada a las deidades para que medien en la disputa y se convoca una Asamblea de Dioses, encabezada por un «dios de antaño» llamado ENLIL y otro «dios de antaño» llamado EA que es convocado para que presente «las viejas tablillas con las palabras del destino», antiguos registros que, ayudarían a zanjar la disputa sobre la sucesión divina. Pero estos registros no consiguen resolver el conflicto y ENLIL aconseja entonces otra batalla con el aspirante, con la ayuda de algunas armas muy antiguas.

«Escuchad, dioses de antaño, vosotros que conocéis las palabras de antaño», dice ENLIL a sus seguidores: ¡Abrid los antiguos almacenes de los padres y los abuelos! Sacad la lanza de Cobre Viejo con la que se separó el Cielo de la Tierra y que corten los pies de ULLI-KUMMI.

Los «dioses de antaño» eran todos ellos ANU, ANTU, ENLIL, NINLIL, EA, ISHKUR que llevan nombres sumerios. Incluso el nombre de TESHUB, así como los nombres de otros dioses hititas se solían escribir con escritura sumeria para denotar su identidad. Por otra parte, los nombres de algunos de los lugares citados en la acción eran también los de antiguos lugares sumerios. g

Los estudiosos notaron que los hititas adoraban un panteón de origen sumerio y que donde se desarrollaban los relatos de los «dioses de antaño» era Sumer. Que la lengua hitita basada en diversos dialectos indoeuropeos, también estaba sujeta a una sustancial influencia acadia, en la manera de hablarla y escribirla. Dado que el acadio era el idioma internacional del mundo antiguo en el segundo milenio a.C., su influencia sobre el hitita se puede racionalizar. Descubrieron durante el transcurso de las labores de desciframiento del hitita, la amplia utilización de signos pictográficos, sílabas y palabras completas sumerias. El sumerio era el idioma que utilizaban para las enseñanzas superiores. En palabras de O. R. GURNEY (THE HITTITES), «se estudiaba intensivamente en HATTU-SHASH la capital, donde se han encontrado diccionarios sumerio-hitita… Muchas de las sílabas asociadas con los signos cuneiformes en el período hitita son en realidad palabras sumerias de las que los hititas habían olvidado el significado… En los textos hititas, los escribas solían cambiar palabras comunes hititas por sus correspondientes sumerias o babilonias».

LOS HURRITAS.

Hacía ya mucho que los sumerios habían desaparecido de la escena de Oriente Próximo, cuando los hititas llegaron a Babilonia antes del 1600 a.C., cuya lengua, literatura y religión pudieron dominar otro gran reino en otro milenio en otra parte de Asia por un puente según han descubierto recientemente los expertos establecido por otro pueblo: Los HURRITAS, citados en el A.T. como horitas o JORITAS «pueblo libre» que dominó los extensos territorios que se abren entre Sumer y ACAD, en Mesopotamia y el reino de los hititas, en Anatolia. En la parte norte de sus tierras estaban las antiguas «tierras de los cedros», de donde países limítrofes y lejanos obtenían sus mejores maderas. En el este, ocupaban los actuales campos petrolíferos de Iraq; sólo en una ciudad, NUZI, los arqueólogos encontraron las habituales estructuras y construcciones y miles de documentos legales y sociales de gran valor. En el oeste, la soberanía y la influencia HURRITA se extendía hasta la costa mediterránea, y abarcaba a los grandes centros del comercio, la industria y la enseñanza de la época, como CARCHEMISH y ALALAKH.

Las sedes de su poder, los principales centros de las antiguas rutas comerciales y sus venerados santuarios se encontraban en el corazón que había «entre los dos ríos», en la bíblica NAHARAYIM. Su capital más antigua (aún por descubrir) estaba en algún lugar a orillas del río KHABUR. Su principal centro comercial, junto al río BALIKH, era la bíblica JARÁN, la ciudad en la que la familia de Abraham se estableció en su camino desde UR, sur de Mesopotamia, hasta la Tierra de Canaán.

Documentos reales egipcios y mesopotámicos se referían al reino HURRITA como MITANNI y lo trataban en pie de igualdad, como una potencia cuya influencia iba más allá de sus fronteras inmediatas. Los hititas llamaban a sus vecinos HURRITAS «HURRI». Algunos expertos han señalado que esta palabra también se podría leer como «HAR» y (como G. CONTENAU en LA CIVILISATION DES HITTITES ET DES HURRITES DU MITANNI) han sugerido que en el nombre «HARRI» está ‘ARY‘ o arios de este pueblo.

Los HURRITAS eran de origen ario o indoeuropeo. En sus inscripciones invocaban varias de sus deidades por sus nombres védicos «arios», sus reyes llevaban nombres indoeuropeos y su terminología militar y caballeresca derivaba del indoeuropeo. B. HROZNY, que en la década de 1920 dirigió un trabajo para desentrañar los registros hititas y HURRITAS llamó a los HURRITAS «los más antiguos de los hindúes» que dominaron cultural y religiosamente a los hititas. Los textos mitológicos hititas han resultado ser de procedencia HURRITA e incluso los relatos épicos de los héroes prehistóricos semi-divinos son de origen HURRITA. Los hititas adquirieron de los HURRITAS su cosmología, «mitos», dioses y panteón de doce. La triple conexión entre los orígenes arios, el culto hitita y las fuentes HURRITAS de estas creencias, está notablemente bien documentada en la oración hitita de una mujer por la vida de su marido enfermo. Dirigiendo sus súplicas a la diosa HEBAT, esposa de TESHUB, rezaba: “Oh, diosa del Disco Naciente de ARYNNA, mi Señora, Dueña de las Tierras de HATTI, Reina del Cielo y de la Tierra… En el país de HATTI, tu nombre es «Diosa del Disco Naciente de ARYNNA»; pero en la tierra que tú hiciste, en la Tierra del Cedro, portas el nombre de «HEBAT».

Con todo esto, la cultura y religión adoptada y transmitida por los HURRITAS no era indoeuropea. Ni siquiera su lengua era indoeuropea ya que Había elementos acadios en la lengua, cultura y tradiciones HURRITAS. El nombre de su capital, WASHUGENI era una variante del semita RESH-ENI «donde comienzan las aguas». Al Tigris le llamaban ARANZAKH que procedería de la frase acadia «río de los cedros puros». Los dioses SHAMASH y TASHMETUM se convirtieron en los HURRITAS SHIMIKI y TASHIMMETISH y así con otras cosas.

La cultura y religión acadias fueron evolución de las tradiciones y creencias originales sumerias, lo que los HURRITAS absorbieron y transmitieron, evidente por el uso frecuente de nombres divinos, epítetos y signos escritos sumerios. Los relatos épicos eran Sumerios; los «lugares donde moraban» los dioses de antaño eran ciudades sumerias; la «lengua de antaño» era la de Sumer y el arte HURRITA era un duplicado del arte sumerio, tanto en forma como en temas y símbolos.

Los HURRITAS «mutaron» a causa del «gen» sumerio según las evidencias que sugieren que los HURRITAS, vecinos septentrionales de Sumer y ACAD en el 2º milenio a.C., mezclaron con los sumerios durante el milenio anterior porque estaban presentes y activos en Sumer en el tercer milenio A.C. y tenían posiciones importantes en Sumer durante su último período de gloria, la tercera dinastía de UR. Dirigían, manejaban la industria y mercadeaban el tejido por la cual Sumer y en especial, UR era famosa en la antigüedad.

Durante el S. XIII A.C., por la presión de vastas migraciones e invasiones entre las que habría que incluir los israelitas desde Egipto hasta Canaán, los HURRITAS se retiraron a la zona septentrional de su reino, establecieron su nueva capital cerca del Lago Van y le pusieron a su reino el nombre de URARTU «ARARAT». Allí adoraron a un panteón encabezado por TESHEBA (TESHUB), representándolo como a un dios vigoroso, con un casquete con cuernos, de pie sobre el símbolo de su culto, el toro. Su principal santuario tuvo por nombre BITANU «casa de ANU» y se consagraron a construir su reino, «la fortaleza del valle de ANU» (el Padre de los Dioses sumerios).

LOS CANANEOS.

Hay la otra avenida por la cual llegaron a Grecia los relatos y el culto de los dioses, desde las costas orientales del Mediterráneo, vía Creta y Chipre. Las tierras que forman hoy Israel, Líbano y el sur de Siria y que formaban la franja sudoeste del antiguo Creciente Fértil, estaban habitadas por pueblos que podríamos agrupar bajo el nombre de cananeos, parientes culturales y sanguíneos de los egipcios que compartieron los mismos dioses. Situados en la franja de tierra que sirvió de puente entre Asia y África desde tiempos inmemoriales, los cananeos también se vieron sometidos a fuertes influencias semitas o mesopotámicas. Todo lo que se sabía de ellos hasta hace poco aparecía en referencias normalmente adversas del A.T. y en inscripciones fenicias dispersas. Los arqueólogos estaban empezando a conocer a los cananeos cuando, de pronto, dos descubrimientos salieron a la luz: Ciertos textos egipcios de LUXOR y SAQQARA y más importantes, unos textos históricos literarios y religiosos desenterrados en un importante centro cananeo llamado en la actualidad RAS SHAMRA, en la costa siria, la antigua ciudad de UGARIT.

La lengua de las inscripciones de UGARIT, el cananeo, era lo que los expertos llaman el semita occidental, una rama del grupo de lenguas entre las que se incluyen el primitivo acadio y el actual hebreo. Cualquiera que conozca el hebreo puede leer las inscripciones cananeas con relativa facilidad. El lenguaje, estilo literario y terminología muestran reminiscencias del A.T. y la escritura es la misma que la del hebreo israelita.

El panteón que se revela en los textos cananeos tiene muchas similitudes con el posterior panteón griego. A la cabeza del panteón cananeo, hay un dios supremo llamado EL, nombre personal del dios y término genérico de «alta deidad». EL era la autoridad última en todo tipo de asuntos humanos y divinos. AB ADAM («padre del hombre») era su título; el Bondadoso, el Misericordioso era su epíteto. Era el «creador de todo lo creado y el único que podía conceder la realeza».

Los textos cananeos (mitos para la mayoría de los expertos) representaban a EL como un sabio dios anciano que se mantenía al margen de los asuntos cotidianos. Su morada era remota, en la cabecera de los ríos el Tigris y Éufrates. Allí debía de estar, sentado en su trono, recibiendo emisarios y contemplando los problemas y disputas que los otros dioses le presentaban. Una estela encontrada en Palestina representa a un dios anciano sentado en un trono al que una deidad más joven le sirve una bebida. Lleva un tocado cónico adornado con cuernos (marca de los dioses, desde tiempos prehistóricos) y la escena está dominada por una estrella alada, emblema omnipresente que vamos a ir encontrando cada vez más. Los expertos aceptan que este relieve escultórico representa a EL, el dios supremo cananeo; que no fue siempre un señor de antaño. Uno de sus epítetos era TOR (toro) que, según los estudiosos, vendría a hablarnos de sus proezas sexuales y su papel como Padre de los Dioses. Un poema cananeo titulado “El Nacimiento de los Dioses Benévolos”, representa a EL en la costa (probablemente desnudo) y dos mujeres totalmente hechizadas por el tamaño de su pene. Después, mientras un ave es asada en la playa, EL mantiene relaciones sexuales con las dos mujeres. De este episodio nacen SHAHAR (amanecer) y SHALEM (finalización o crepúsculo) que no fueron sus únicos hijos, ni siquiera los más importantes (de los que, parece ser, había siete).

BAAL.

Su hijo principal fue Baal nombre personal de la deidad que significa señor. Al igual que hacían los griegos en sus relatos, los cananeos hablaban de los desafíos que solía plantear el hijo a la autoridad y la soberanía de su padre. Al igual que EL su padre, BAAL ERA DIOS DE LAS TORMENTAS, DEL TRUENO Y DEL RAYO. EL SOBRENOMBRE ERA HADAD (EL AGUDO). Sus armas eran el hacha de guerra y la lanza rayo; su animal de culto, al igual que el de EL era el toro y también como EL, se le representaba con un tocado cónico adornado con un par de cuernos. También se le llamaba ELYON (supremo), es decir el príncipe reconocido, evidente heredero que consiguió el título luchando en primer lugar con su hermano YAM (príncipe del mar) y después con su hermano MOT.

Un largo y conmovedor poema, recompuesto a partir de numerosos fragmentos de tablillas, comienza con la llamada al Maestro Artesano ante la morada de ÉL en las fuentes de las aguas, en medio de las cabeceras de los dos ríos: A través de los campos, llega, entra en el pabellón del Padre de los Años. Ante los pies de ÉL se inclina, cae, se postra, rindiendo homenaje. Se le ordena al Maestro Artesano que erija un palacio para YAM como señal de su ascenso al poder. Envalentonado con esto, YAM envía sus mensajeros a la asamblea de los dioses, para pedir que Baal se postre ante él. YAM da instrucciones a sus emisarios para que se muestren desafiantes y los dioses de la asamblea claudiquen. Hasta EL acepta la nueva alineación entre sus hijos. BA’AL es tu esclavo, Oh YAM, declara. Sin embargo, la supremacía de YAM no iba a durar demasiado. Armado con dos «armas divinas», Baal lucha con él y lo derrota, para, inmediatamente, ser retado por MOT (su nombre significa «el que hiere»). En este combate, Baal resulta vencido; pero su hermana ANAT se niega a aceptar la muerte de Baal como final. «Ella agarró a MOT, el hijo de EL y con una espada lo hendió». La destrucción de MOT lleva, según el relato cananeo, a la milagrosa resurrección de Baal. Los estudiosos han intentado racionalizar el hecho sugiriendo que el relato era sólo alegórico, que no representaba otra cosa que la lucha anual en Oriente Próximo entre los veranos cálidos y sin lluvias que resecan la vegetación y la llegada de la época de lluvias con el otoño, que revive o «resucita» la vegetación. Pero no hay duda de que el relato cananeo no estaba pensado como una alegoría, que narraba lo que, por aquel entonces, se tenía por hechos ciertos: de qué modo habían luchado entre ellos los hijos de la deidad suprema y cómo uno de ellos, desafiando a la derrota, se convirtió en el heredero aceptado, provocando la alegría de EL: EL, el bondadoso, el misericordioso que se alegra, pone los pies en el escabel, Abre la garganta y ríe; levanta la voz y grita:

«Me sentaré y me pondré cómodo, reposará el alma en mi pecho; Pues BA’AL el poderoso está vivo, pues el Príncipe de la Tierra existe»

ANAT

Según las tradiciones cananeas, se puso del lado de su hermano el Señor (Baal) en su combate a vida o muerte con el malvado MOT. Obvio el paralelismo entre este relato y el de la tradición griega de la diosa Atenea «la doncella perfecta», al lado del supremo Zeus en su lucha a vida o muerte con Tifón.

Del mismo modo, las tradiciones cananeas anteriores a las griegas empleaban el epíteto de «la Doncella ANAT» y sus diversos amoríos, EN ESPECIAL EL QUE MANTENÍA CON SU PROPIO HERMANO BAAL. Uno de estos textos describe la llegada de ANAT a la morada de BAAL en el Monte Zafón y cuenta cómo BAAL se apresura en despedir a sus esposas para, después, echarse a los pies de su hermana; ambos se miran a los ojos; se ungen mutuamente los «cuernos» … Él coge y se aferra a su matriz… Ella coge y se aferra a sus «piedras»… La doncella ANAT … está hecha para concebir y dar a luz.

No resulta extraño, por tanto, que a ANAT se la representara tan a menudo completamente desnuda, para remarcar sus atributos sexuales, como en la impresión de un sello en el que vemos a Baal, con casco, combatiendo con otro dios.

Como en el caso de la religión griega y de sus precursoras directas, el panteón cananeo tiene también una Diosa Madre, consorte oficial del dios supremo. En este caso, se llamaba ASHERA, en un evidente paralelismo con la griega Hera.

Astarté (la bíblica ASHTORETH) era la homologa de Afrodita; su consorte frecuente era ATHTAR, que estaba relacionado con un brillante planeta y que probablemente, tenía su homólogo en Ares, el hermano de Afrodita. Había otras deidades jóvenes, masculinas y femeninas, cuyos paralelismos astrales o griegos son fácilmente conjeturables.

Junto a estas deidades jóvenes, estaban los «dioses de antaño», alejados de los asuntos mundanos, pero accesibles cuando los mismos dioses se metían en problemas serios. Algunas de sus esculturas, aun estando parcialmente dañadas, los muestran con rasgos autoritarios, reconocibles como dioses por su tocado de cuernos.

El A.T. considera a los cananeos parte de la familia de naciones camitas, con raíces en las tierras cálidas que es lo que CAM significa de África, es decir, hermanos de los egipcios, de dónde sacaron su religión y su cultura. Los objetos y los registros escritos desenterrados por los arqueólogos confirman la estrecha afinidad entre ambos, así como las muchas similitudes entre las deidades cananeas y egipcias.

LOS EGIPCIOS.

A primera vista, los dioses de Egipto dan la sensación de ser una incomprensible masa de actores sobre un escenario extraño, si nos atenemos a la multitud de dioses nacionales y locales, al ingente número de nombres y epítetos y a la gran diversidad de sus roles, emblemas y mascotas animales. Si miramos más de cerca, se nota que, en esencia, no se diferenciaban de los dioses de otras tierras del mundo antiguo.

Los egipcios creían en los Dioses del Cielo y de la Tierra, en Grandes Dioses que se distinguían fácilmente de las multitudes de deidades menores. G. A. WAINWRIGHT (THE SKY-RELIGION IN EGYPT) resumió las evidencias al demostrar que la creencia de los egipcios en Dioses del Cielo que habían descendido a la Tierra era «sumamente antigua».

Algunos de los epítetos de estos Grandes Dioses como “el Más Grande de los Dioses”, “Toro del Cielo”, “Señor/Señora de las Montañas” resultan familiares.

Aunque los egipcios utilizaban el sistema decimal en sus cálculos, sus asuntos religiosos estaban gobernados por el sexagesimal sesenta sumerio y los temas celestiales estaban sujetos al divino número doce. Los cielos fueron divididos en tres partes, con doce cuerpos celestiales en cada una de ellas. El más allá se dividió en doce partes. El día y la noche se dividieron en doce horas. Y todas estas divisiones se equipararon con «compañías» de perros que, a su vez, constaban de doce perros cada una.

Los egipcios tenían por cierto que todos sus «dioses de antaño» habían venido en barco desde el sur y se han encontrado muchos dibujos prehistóricos en roca que muestran a estos dioses de antaño a los que se les distingue por su tocado con cuernos- llegando a Egipto en barco. La única ruta marítima que llega a Egipto desde el sur es la que viene por el Mar Rojo que los egipcios llamaron “El Mar de UR”. En su expresión jeroglífica, el signo de UR significa «la lejana tierra extranjera en el este», por lo que no se puede descartar que, en realidad, también se estuvieran refiriendo a la sumeria UR, que se encontraba en esa misma dirección.

La palabra egipcia para «ser divino» o «dios» era NTR, que significa «el que vigila». Éste es el significado exacto del nombre Sumer: la tierra de «los que vigilan».

En estos momentos existen muchas evidencias que indican que la organizada sociedad y civilización egipcia, que comenzó medio milenio o más después de la sumeria, extrajo su cultura, arquitectura, tecnología, escritura y otros muchos aspectos de una elevada civilización de Sumer. El peso de la evidencia demuestra también que los dioses de Egipto se originaron también en Sumer.

PTAH.

Ra era el más elevado en los cielos, en la Tierra era el hijo del dios PTAH «el que desarrolla», «el que forja las cosas». PTAH elevó la tierra de Egipto desde debajo de las aguas haciendo diques en el punto donde el Nilo asciende. Este Gran Dios llegó a Egipto desde algún otro lugar, no sólo se estableció en Egipto, sino también en «la tierra montañosa y en la lejana tierra extranjera».

RA.

A la cabeza del panteón egipcio estaba Ra «creador», que presidía una Asamblea de Dioses que ascendía a doce. Ra era un dios celestial invisible que sólo se manifestaba de vez en cuando. Su manifestación era el Aten, el Disco Celestial, representado como un Globo Alado. Él llevó cabo sus increíbles obras de creación en tiempos primitivos, creando a GEB «Tierra» y NUT «cielo». Después, hizo que crecieran plantas en la Tierra, así como las criaturas que se arrastran y finalmente, al Hombre. Según la tradición egipcia, la aparición y las actividades de Ra en la Tierra estaban directamente relacionadas con el trono y los primeros soberanos de Egipto no fueron hombres sino perros y el primer dios que reinó en Egipto fue Ra.

Después, Ra dividió el reino, dándole el Bajo Egipto a su hijo Osiris y el Alto Egipto a su hijo Set, quien hizo un plan para derrocar a Osiris y al final consiguió darle muerte. Isis, hermana y esposa de Osiris, recuperó el cuerpo mutilado de éste y lo resucitó. Después, Osiris atravesó «las puertas secretas» y se unió a Ra en su sendero celestial. Su lugar en el trono de Egipto lo ocupó su hijo Horus, al que, en ocasiones, se le representaba como un dios con alas y cuernos.

 

LOS AMORITAS.

Con los hititas en el norte, los HURRITAS en el nordeste los egipcios en el sur, los cananeos, no podían hacer alarde de un panteón original. Adquirieron su cosmogonía, dioses y leyendas en otra parte. Sus contactos directos con la fuente sumeria fueron los amontas cuya tierra se encuentra entre Mesopotamia y las tierras mediterráneas del occidente de Asia. Su nombre deriva de la acadia AMURRU y la sumeria MARTU «occidentales» y no se les trataba como extraños, sino como parientes que vivían en las provincias occidentales de Sumer y ACAD. En las listas de funcionarios de los templos en Sumer han aparecido nombres de origen AMORITA y cuando UR cayó ante los invasores elamitas en los alrededores del 2000 A.C., un MARTU llamado ISHBIIRRA reestableció la monarquía sumeria en LARSA y se propuso, como primer objetivo, recuperar UR y restaurar allí el gran santuario al dios SIN.

«Jefes» AMORITAS establecieron la primera dinastía independiente en Asiría alrededor del 1900 A.C. y Hammurabi, que dio grandeza a Babilonia en los alrededores del 1800 A.C., fue el sexto sucesor de la 1ª dinastía Babilonia que era AMORITA.

En la década de 1930, los arqueólogos encontraron la capital de los AMORITAS, conocida como MARI en un meandro del Éufrates, donde la frontera de Siria corta el río en la actualidad. Las excavadoras sacaron a la luz una importante ciudad cuyos edificios se habían construido y reconstruido una y otra vez entre el 3000 y el 2000 A.C., sobre cimientos que datan de siglos atrás. Entre las ruinas más antiguas había una pirámide escalonada y templos dedicados a las deidades sumerias INANNA, NINHURSAG y ENLIL. El solo palacio de Mari ocupaba más 2 hectáreas y disponía de una sala del trono pintada con los más sorprendentes murales, de trescientas habitaciones diferentes, de cámaras de escribas y lo más importante para un historiador, más de veinte mil tablillas en escritura cuneiforme, con asuntos que van desde economía, comercio, política y vida social de aquellos tiempos, hasta asuntos militares y de estado, así como de religión, de la tierra y de sus gentes. Una de las pinturas murales del gran palacio de Mari representa la investidura del rey ZIMRI-LIM a manos de la diosa INANNA (que llamaban ISHTAR).

Como en el resto de panteones, la deidad suprema, físicamente presente entre los AMURRU, era UN DIOS DEL CLIMA O DE LAS TORMENTAS QUE LLAMABAN ADAD EQUIVALENTE DEL CANANEO BAAL «SEÑOR» Y APODABAN HADAD. SU SÍMBOLO ERA EL RAYO.

En los textos cananeos, a Baal se suele llamar el «Hijo del Dragón». Los textos de Mari hablan de una deidad más antigua llamada DAGAN, «Señor de la Abundancia» que, como EL, era un dios en retiro, que se quejaba de cierta ocasión en que no se le había consultado cómo había que conducirse en determinada guerra.

Entre otros miembros del panteón estaba YERAH el Dios Luna, el acadio SIN y el sumerio NANNAR; SHAMASH el Dios Sol y otras deidades cuyas identidades no dejan dudar que Mari fue un puente (geográfico y cronológico que conectó las tierras y los pueblos del Mediterráneo oriental con las fuentes mesopotámicas.

Entre los descubrimientos hechos en Mari, como en cualquier otra parte de las tierras de Sumer, había docenas de estatuas de las mismas gentes: reyes, nobles, sacerdotes, cantantes representadas invariablemente con las manos entrelazadas en oración y con la mirada helada para siempre, dirigida hacia sus dioses.

¿Quiénes fueron esos Dioses del Cielo y de la Tierra, divinos y, sin embargo, humanos, encabezados siempre por un panteón o círculo interno de 12 deidades? Se ha entrado a los templos griegos y arios, hititas y HURRITAS, cananeos, egipcios y AMORITAS. Se han seguido el sendero a través de continentes y mares, seguido pistas que han llevado varios milenios atrás y los corredores de todos los templos llevan hasta una única fuente: Sumer.

SUMER: LA TIERRA DE LOS DIOSES.

Las «palabras de antaño», que durante miles de años constituyeron la lengua de las enseñanzas superiores y las escrituras religiosas, era la lengua de Sumer. Tampoco que los «dioses de antaño» eran los dioses de Sumer; en ninguna parte se han encontrado registros, relatos, genealogías e historias de dioses más antiguos que los de Sumer.

Si los nombramos y contamos en sus formas originales sumerias o en las posteriores acadias, babilonias o asirías, la lista asciende a centenares. Pero, en el momento en que se les clasifica y cuando se excluyen sobrinas, sobrinos, nietos y demás; desaparece el amasijo de divinidades emergiendo un reducido y coherente grupo de deidades mucho más pequeño, donde cada una juega un papel, con determinados poderes y responsabilidades, encabezados por un panteón, gobernados por una Asamblea de Deidades y estaban relacionados entre ellos.

Los sumerios creían que había dioses que eran de los cielos. Los textos que hablan de los tiempos de «antes de que las cosas fueran creadas», citan algunos de estos dioses celestiales, como APSU, TIAMAT, ANSHAR, KISHAR y en ningún momento se dice que aparecieran sobre la Tierra. Existieron antes de que se creara la Tierra, son los cuerpos celestes que componen nuestro sistema solar y los llamados mitos sumerios referentes a estos seres celestes son conceptos cosmológicos precisos y científicamente admisibles sobre la creación de nuestro sistema solar.

También hubo dioses menores que fueron de la Tierra. Sus centros de culto eran en mayor parte, ciudades de provincia; eran deidades locales. En el mejor de los casos, encargados de algunas operaciones limitadas. Por ejemplo, la diosa NIN.KASHI (dama-cerveza), supervisaba la preparación de bebidas. De estas deidades no existen relatos heroicos, No disponían de armas impresionantes y los demás dioses no se estremecían ante sus órdenes. Recuerdan a aquel grupo de dioses jóvenes que desfilaban últimos en la procesión pétrea de la hitita ciudad de YAZILIKAYA.

Entre los dos grupos estaban los Dioses del Cielo y de la Tierra, llamados antiguos, los «de antaño» de los relatos épicos que según las creencias sumerias, bajaron a la Tierra desde los cielos. Eran dioses nacionales e internacionales. Algunos de ellos presentes y activos en la Tierra, antes que en ella hubiera Hombres, cuya existencia fue resultado de una deliberada empresa creadora por parte de estos dioses. Poderosos, capaces de hazañas más allá de las capacidades o de la comprensión de los mortales; tenían aspecto humano, comían y bebían como ellos, exhibían todo tipo de emociones humanas desde el amor y el odio hasta la lealtad y la infidelidad. Aunque los papeles y la posición jerárquica de algunos pudieron cambiar con los milenios, nunca perdieron su alta posición y su veneración. A medida que observamos más de cerca este grupo central, vemos emerger una dinastía de dioses, una familia divina, estrechamente relacionada entre sí y sin embargo, amargamente dividida.

AN-ANU.

A la cabeza de la familia de Dioses del Cielo y de la Tierra estaba AN (ANU en los textos babilonios/asirios), el Gran Padre de los Dioses, el Rey de los Dioses. Su símbolo una estrella. En la escritura pictográfica sumeria, el signo estrella tenía también el significado de AN, de «cielos», «ser divino» o «dios» descendiente de AN. Este cuádruple significado se mantuvo a través de las eras, desde su forma pictográfica sumeria hasta la cuneiforme acadia y la estilizada babilonia y asiría. Se desvaneció desde el cuarto milenio a.C., hasta casi la época de Cristo, este símbolo precedía los nombres de los dioses, indicando que el nombre escrito no era de un mortal, sino de una deidad de origen celeste. Su reino, morada y sede de la realeza es la inmensidad de los cielos.

Ahí era adonde iban los otros Dioses del Cielo y de la Tierra cuando necesitaban consejos o favores personales, donde se reunían en asamblea para zanjar disputas entre ellos mismos o para tomar decisiones importantes. Numerosos textos describen el palacio de Anu (cuyos pórticos estaban custodiados por un dios del Árbol de la Verdad y un dios del Árbol de la Vida), así como su trono, el modo en que los demás dioses se aproximaban a él y cómo se sentaban en su presencia.

  • Los textos sumerios recogieron casos en que a los mortales se les permitió subir a la morada de Anu, la mayoría de las veces con el objeto de escapar a la mortalidad, cómo el de ADAPA «modelo de Hombre», tan perfecto y tan leal al dios que le había creado, EA, que lo dispuso todo para que fuera llevado hasta Anu. En ese momento EA describió a ADAPA lo que debía esperar. ADAPA, vas a ir ante Anu, el Rey; tendrás que tomar el camino hacia el Cielo. Cuando hayas ascendido hasta el Cielo y te hayas acercado al pórtico de Anu, el «Portador de Vida» y el «Cultivador de la Verdad» estarán de pie en el pórtico de Anu. Guiado por su creador, ADAPA «hasta el Cielo fue… ascendió al Cielo y se acercó al pórtico de Anu» Cuando se le ofreció la posibilidad de hacerse inmortal, ADAPA se negó a comer el Pan de la Vida, pensando que el enfurecido Anu le estaba ofreciendo alimentos envenenados. Así pues, se le devolvió a la Tierra como sacerdote ungido, pero mortal.
  • La afirmación sumeria de que los humanos podían ascender a la Morada Divina en los cielos encuentra eco en los relatos del A.T. sobre el ascenso a los cielos de Enoc y del profeta Elías.

Aunque Anu vivía en una Morada Celeste, los textos sumerios hablan de ocasiones en las que bajó a la Tierra, en tiempos de alguna crisis importante o con ocasión de visitas ceremoniales en las que iba acompañado por su esposa ANTU, o al menos una vez para celebrar los desposorios de su bisnieta IN.ANNA en la Tierra. Dado que no vivía de forma permanente en la Tierra, no parecía necesario darle exclusividad a su propia ciudad o centro de culto y la morada o «alta casa» erigida para él encontraba en Uruk la bíblica EREK, que fue dominio de la diosa Inanna. En la actualidad, en las ruinas de Uruk, hay un inmenso montículo artificial donde los arqueólogos han encontrado rastros de la construcción y reconstrucción del gran templo de Anu; aquí se han descubierto no menos de dieciocho estratos o escalones distintos, lo cual habla de razones convincentes para mantener el templo en este sagrado lugar.

Al templo de Anu se le llamó E.ANNA («casa de AN»). Este sencillo nombre se le aplicaba a una estructura que, al menos en algunos de sus niveles, merece contemplar. Era según los textos sumerios, «el santo E-Anna, el santuario puro» que, Según la tradición, los mismos Grandes Dioses «habían dado forma a sus partes». «Su cornisa como de cobre», «sus paredes tocaban las nubes una noble morada»; «era una Casa de un encanto irresistible, con un atractivo infinito». También dejan claro el propósito del templo, pues lo llaman «la Casa para descender del Cielo».

Una tablilla del archivo de Uruk aporta luz cubre la pompa y boato que acompañaban la llegada de Anu y su esposa en «visita de estado». Debido al deterioro de la tablilla, solamente podemos leer lo relativo a la segunda mitad de las ceremonias, cuando Anu y Antu estaban ya sentados en el patio del templo. Los dioses, «exactamente en el mismo orden que antes», formaban entonces una procesión delante y detrás del portador del cetro. Ahí, el protocolo daba las siguientes instrucciones: La gente del País encenderá fuegos en sus casas y ofrecerá banquetes a todos los dioses… Los guardianes de las ciudades encenderán fuegos en las calles y en las plazas. Su partida estaba planificada al día y al minuto. En el decimoséptimo día, cuarenta minutos después de salir el sol, se abrirá la puerta ante los dioses Anu y Antu, llegando el fin su estancia tras pasar la noche. Otro texto describe con toda probabilidad la partida: la comida de la mañana, los ensalmos, los apretones de manos (agarrarse de las manos) de los otros dioses y ser llevados al punto de partida sobre literas en forma de tronos sobre los hombros de los funcionarios del templo.

Existe una representación asiría de una procesión de dioses, bastante posterior en el tiempo que da una idea de la forma en que Anu y Antu eran llevados durante su procesión en Uruk. Se recitaba en salmos especiales cuando la procesión atravesaba «la calle de los dioses»; luego, se cantaban otros salmos e himnos cuando se acercaban «al muelle sagrado» y cuando llegaban «al dique del barco de Anu». Se procedía a las despedidas, se recitaban y cantaban más ensalmos «con gestos de levantar las manos». Después los sacerdotes y funcionarios del templo que habían llevado a los dioses, dirigidos por el sumo sacerdote, ofrecían una «oración de partida» especial. «¡Gran Anu, que el Cielo y la Tierra te bendigan!» entonaban 7 veces. Oraban por la bendición de los 7 dioses celestes e invocaban a los dioses que estaban en el Cielo y a los que estaban en la Tierra. Les daban la despedida de este modo: ¡Que los Dioses de lo Profundo y los Dioses de la Morada Divina os bendigan! ¡Que os bendigan a diario, cada día, de cada mes, de cada año!»

Entre los miles y miles de representaciones de los antiguos dioses que se han descubierto, ninguna parece representar a Anu. Sin embargo, nos observa desde cada estatua y cada retrato de cada rey que ha habido, desde la antigüedad hasta nuestros días. Pues Anu no era sólo el Gran Rey, Rey de los Dioses, sino aquel por cuya gracia los demás podían ser coronados como reyes. Según la tradición sumeria, la soberanía emanaba de Anu y el término para designar la «Realeza» era ANUTU «ANU-EZA».

Las insignias de Anu son la tiara divina, tocado, el cetro símbolo del poder y el báculo símbolo de la guía que proporciona el pastor. En la actualidad, el báculo del pastor se puede encontrar más en manos de obispos, pero la corona y el cetro los siguen llevando todos aquellos reyes que la Humanidad ha dejado en sus tronos.

EN.LIL, LA SEGUNDA DEIDAD EN PODER DEL PANTEÓN SUMERIO.

Dios del Cielo y la Tierra, prototipo y Padre de hombres y los posteriores Dioses de las Tormentas que encabezaban los panteones del mundo antiguo, Dador de la Agricultura, su nombre significa Señor del Espacio Aéreo… estos eran algunos de los atributos que hablaban de su grandeza y poderes.

No Era el hijo mayor ni el primogénito de Anu, nacido en la Morada Celeste de su Padre. En algún momento de los tiempos más antiguos, descendió a la Tierra y se convirtió en el principal Dios del Cielo y la Tierra. Jefe Ejecutivo de la Asamblea de Dioses, Cuando los dioses se reunían en asamblea en la Morada Celeste, ENLIL presidía las reuniones en compañía de su padre. Cuando se reunían en asamblea en la Tierra, se encontraban en la corte de ENLIL, en el recinto divino de su ciudad, NIPPUR, además de ser el sitio donde se encontraba su principal templo, el E.KUR («casa que es como una montaña»).

No sólo los sumerios tenían a ENLIL por supremo, sino también los dioses de Sumer y le llamaban Soberano de Todas las Tierras dejando claro que «en el Cielo él es el Príncipe; En la Tierra él es el Jefe».

Sus «palabras (mandatos) en las alturas hacen temblar los Cielos; abajo hacen que la Tierra se estremezca»: ENLIL, cuyos mandatos llegan lejos; sus «declaraciones invariables»; cuya «palabra» es noble y santa; cuyas declaraciones son invariables; que decreta destinos hasta el distante futuro… Los de la Tierra se inclinan gustosamente ante él; los dioses Celestiales que están en la Tierra se humillan ante él; Permanecen fielmente junto a él, según las instrucciones.

Llegó a la Tierra mucho antes que se adecuara y se civilizara. Un «Himno a ENLIL, el Caritativo» narra los muchos aspectos de la sociedad y la civilización que no habrían llegado a existir de no ser por sus instrucciones para «ejecutar sus órdenes en todas partes». No se construirían ciudades, ni fundarían poblados; ni construirían establos, ni levantarían rediles; ni reyes serían coronados, ni sumos sacerdotes nacidos. Llegó a la Tierra antes que las «Gentes de Cabeza Negra» fueran creadas (apodo sumerio para la Humanidad), podía «elevar los rayos que buscan el corazón de todas las tierras» – «ojos que Pueden explorar todas las tierras». Durante sus tiempos levantó la impresionante ciudad de NIPPUR centro particular suyo o «puesto de mando» al cual Cielo y Tierra estaban conectados a través de algún tipo de «enlace» llamado DUR.AN.KI «enlace cielo-tierra» y usaban el lenguaje poético para relatar sus primeras acciones en la Tierra:

  • ENLIL, cuando señalaste los poblados divinos en la Tierra, NIPPUR levantaste como tu propia ciudad. La Ciudad de la Tierra, la noble, tu lugar puro cuya agua es dulce. Fundaste el DUR-AN-KI en el centro de las cuatro esquinas del mundo.
  • Además de ser jefe de los dioses, se le tenía por supremo Señor de Sumer a veces llamada simplemente «El País» y de las «Gentes de Cabeza Negra». Un salmo sumerio habla con veneración de su dios: El Señor, que conoce el destino de El País, digno de confianza en su profesión; ENLIL, que conoce el destino de Sumer, digno de confianza en su profesión; Padre ENLIL, Señor de todas las tierras; Padre ENLIL, Señor del Mandato Justo; Padre ENLIL, pastor de los Cabezas Negras… de la Montaña del Amanecer a la Montaña del Ocaso, No hay otro Señor en la Tierra; sólo tú eres Rey.

Los sumerios reverenciaban a ENLIL por gratitud. Se aseguraba de que las sentencias de la Asamblea en contra de la Humanidad se llevaran a efecto; era su «viento» el que soplaba tormentas devastadoras contra las ciudades ofensoras. Era él que buscaba la destrucción de la Humanidad cuando el Diluvio, pero también el que, cuando estaba en paz con el género humano, se convertía en un dios amable que concedía favores.

Dispensador de Realeza, Elegía a los reyes que tenían que gobernar a la Humanidad no como soberanos, sino como servidores a los que se les confiaba la administración de las leyes divinas de justicia. Así pues, los reyes sumerios, acadios y babilonios abrían sus inscripciones de auto adoración describiendo los había llamado a la Realeza. Estas «llamadas» promulgadas por ENLIL en su propio nombre y en el de su padre Anu le concedían legitimidad al gobernante y delimitaban sus funciones. Hammurabi, que reconocía a MARDUK como dios nacional de Babilonia, afirmó en el prefacio de su código legal que «Anu y ENLIL me nombraron para promover el bienestar del pueblo… para hacer que la justicia prevalezca en la tierra».

Sin embargo, era tan humano como cualquier joven capaz de dejarse seducir por una belleza desnuda; sujeto a leyes morales impuestas por la comunidad de los dioses, transgresiones que se castigaban con el destierro y ni siquiera era inmune a las quejas de los mortales. Al menos, que se sepa, consta un caso en la que un rey sumerio de UR se quejó directamente a la Asamblea de los Dioses de que toda una serie de males que habían caído sobre UR y sus gentes podían deberse al desafortunado hecho de que «ENLIL le había dado la realeza a un hombre indigno… que no era de simiente sumeria».

Mientras Enki afrontaba las adversidades de un pionero en la Tierra, Anu y su otro hijo, ENLIL, observaban sus movimientos desde el XII Planeta. Los textos mesopotámicos dejan claro que quién estaba realmente a cargo de la misión Tierra era ENLIL y tan pronto como se tomó la decisión de seguir adelante en la misión, descendió a la Tierra. Para él se fundó EN.KI.DU.NU «Enki cava profundo» una base o asentamiento especial llamado LARSA del cual, Enki se hizo cargo personalmente apodándola ALIM «carnero», coincidiendo con la «era» de la constelación zodiacal de Aries, para dar inicio a una nueva fase en la colonización de la Tierra por parte de los NEFILIM. Marcó la decisión de proceder con los trabajos para los cuales habían venido a la Tierra que precisaba del envío a nuestro planeta de más «mano de obra», herramientas, equipo y el retorno de valiosos cargamentos al XII Planeta. Los amerizajes ya no resultaban adecuados para bajar cargas tan pesadas. Los cambios climáticos hicieron el interior más accesible; era el momento de llevar el lugar de aterrizaje al centro de Mesopotamia. En esta coyuntura ENLIL llegó a la Tierra y desde LARSA procedió a levantar un «Centro de Control de la Misión» sofisticado puesto de mando desde el cual los NEFILIM podrían coordinar los viajes espaciales a y desde su planeta materno, dirigir el aterrizaje de lanzaderas, perfeccionar sus despegues y atraques en la nave espacial que orbitaba la Tierra. Al lugar que eligió para este propósito, conocido durante milenios como NIPPUR, lo llamó NIBRU.KI «el cruce de la Tierra», el punto celeste de mayor proximidad del XII Planeta a la Tierra se llamó «Lugar Celeste del Cruce»). Allí estableció ENLIL el DUR.AN.KI, el «enlace Cielo-Tierra», tarea como es lógico, compleja, que requería tiempo. ENLIL permaneció en LARSA 6 SHAR’S (21.600 años) mientras NIPPUR estaba en construcción. La empresa NIPPURIANA también resultó larga como evidencian los apodos zodiacales de ENLIL. Simbolizado por el Carnero (Aries) mientras estuvo en LARSA, se le asoció posteriormente con el Toro Tauro. NIPPUR se fundó en la «era» de Tauro.

Un poema devocional compuesto como un «Himno a ENLIL, el Bondadoso» que lo glorifica junto a su consorte NINLIL, a su ciudad NIPPUR y a su «noble casa» el E.KUR, cuenta muchas cosas de NIPPUR. En primer lugar, ENLIL tenía allí a disposición algunos instrumentos altamente sofisticados: «un ‘ojo’ elevado que explora la tierra» y «un rayo elevado que busca el corazón de toda la tierra» armas terribles para proteger NIPPUR: «Su sola visión inspira temor, pavor»; desde «su exterior, no se puede acercar ningún dios poderoso». Su «brazo» era una «vasta red» y en medio de ella se agazapaba un «pájaro de paso veloz» un «pájaro» de cuya «mano» no podía escapar el malvado.

  • ¿Acaso estaba protegido el lugar con un rayo de la muerte o con un campo de energía eléctrico?
  • ¿Había en el centro una plataforma para helicópteros, un «pájaro» del que no se podía escapar de su alcance?
  • En el centro de NIPPUR, en la cúspide de una plataforma elevada artificial, estaba el cuartel general de ENLIL, el UR «lugar de la raíz de la Tierra» donde el «enlace entre el Cielo y la Tierra» se elevaba. El centro de comunicaciones del Control de la Misión desde el cual los Anunnaki se comunicaban con sus camaradas en los IGI.GI la nave en órbita, «los que dan la vuelta y ven».
  • En este centro había un «alto pilar firmemente asentado en el suelo «como una plataforma que no se puede derribar» que llegaba hasta el cielo» y era utilizado por ENLIL para «pronunciar su palabra» hacia el cielo. Es una descripción de una torre de telecomunicaciones. ¡Cuando la «palabra de ENLIL» (sus órdenes) «llegaba al cielo, se derramaba abundancia en la Tierra» una forma sencilla de describir el flujo de materiales, alimentos especiales, medicinas y herramientas que bajaría la lanzadera, una vez se diera la «palabra» desde NIPPUR!
  • En el Centro de Control sobre una plataforma elevada, la «noble elevada casa» de ENLIL, había una misteriosa cámara llamada GA: Tan misteriosa como las Aguas distantes, como el Cénit Celeste. Entre sus… emblemas, los emblemas de las estrellas. El ME lo lleva hasta la perfección. Sus palabras son para el pronunciamiento… Sus palabras son graciosos oráculos. la DIR.GA. Una fractura en la antigua tablilla nos ha privado de más datos, pero su nombre habla por sí mismo, pues significa «la oscura cámara con forma de corona», un lugar donde se conservaban los mapas de las estrellas, donde se hacían predicciones, donde el ME las comunicaciones de los astronautas se recibían y se transmitían. Su descripción recuerda al Control de la Misión en Houston Texas, monitorizando a los astronautas en sus misiones, amplificando sus comunicaciones, siguiendo sus cursos en el cielo estrellado, dándoles «graciosos oráculos» de guía. Se ve aquí el relato del dios ZU, que llegó al santuario de ENLIL y se llevó la Tablilla de los Destinos, tras lo cual «se suspendió la emisión de órdenes… la sagrada cámara interior perdió su brillo… se extendió la quietud… el silencio se impuso».
  • En «La Epopeya de la Creación», los «destinos» de los dioses planetarios eran sus órbitas. La Tablilla de los Destinos resultaba vital para las funciones del «Centro de Control de la Misión» de ENLIL, controlaba las órbitas y planes de vuelo de las naves espaciales que mantenían el «enlace» entre el Cielo y la Tierra. Era la «caja negra» que contenía los programas de ordenador que guiaban a las naves espaciales que sin la cual, el contacto entre los Nefilim en la Tierra y su conexión con el Planeta Madre se interrumpía.

La mayoría de los expertos toma el nombre de EN.LIL como «señor del viento», que encaja con la antigua teoría de la personificación de los elementos de la naturaleza asignada a un dios la responsabilidad. En este caso, el término LIL no significa viento tormentoso de la naturaleza, sino el «viento» que sale de la boca un pronunciamiento, una orden, una comunicación hablada. Una vez más los arcaicos pictogramas sumerios del término EN tal como se aplicaba en ENLIL y del término LIL arrojan luz sobre el tema, pues lo que vemos es una estructura con una alta torre de antenas que se eleva de ella, así como un artilugio que se parece mucho a las redes de un radar gigante de los que se construyen hoy para capturar y emitir señales la «vasta red» descrita en los textos.

NINLIL.

Fue en aquellos primeros días, cuando ENLIL conoció a la diosa que acabaría convirtiéndose en su esposa. Según una versión. Vio a su futura novia desnuda, mientras se bañaba en el riachuelo de NIPPUR. Fue amor a primera vista no necesariamente con matrimonio en mente: El pastor ENLIL, que decreta los destinos, el del Brillante Ojo, la vio. El señor le habla a ella de relaciones sexuales; ella no está dispuesta. ENLIL le habla a ella de relaciones sexuales; ella no está dispuesta: «Mi vagina es demasiado pequeña (dice ella), no sabe de la cópula; mis labios son demasiado pequeños, no saben besar.» Pero ENLIL no aceptó un no por respuesta. Le reveló a su chambelán NUSHKU su ardiente deseo por «la joven doncella» que se llamaba SUD «la niñera» y que vivía con su madre en E.RESH «casa perfumada». NUSHKU le sugirió un paseo en barca y le trajo una barca. ENLIL. Persuadió a SUD para salir a navegar con él y una vez estuvieron en la barca, la violó.

  • El antiguo relato cuenta entonces que, aunque ENLIL era el jefe de los dioses, éstos se enfurecieron tanto por lo que había hecho que lo detuvieron y lo desterraron al Mundo Inferior. « ¡ENLIL, el inmoral!», le gritaban. « ¡Vete de la ciudad!» SUD, embarazada de ENLIL, lo siguió y se casó con él. Otra versión dice que ENLIL, arrepentido, buscó a la joven y envió a su chambelán para que le pidiera a su madre la mano de la hija. SUD se convirtió en la esposa de ENLIL y éste le otorgó el título de LIL «señora del espacio aéreo». Lo que no sabían ni él ni los dioses que le desterraron es que no fue ENLIL el que sedujo a NINLIL, sino al revés. Ella se bañó desnuda en el riachuelo por instrucciones de su madre con la esperanza de que ENLIL, que solía pasear junto al arroyo se percatara de su presencia y deseara «abrazarla y besarla». NINLIL fue tenida en muy alta estima a partir del momento en que ENLIL le dio «la prenda de señoría». Con una única excepción, que según creemos, tuvo que ver con la sucesión dinástica, no se conocen más indiscreciones de ENLIL. Una tablilla votiva encontrada en NIPPUR muestra a ENLIL y a NINLIL en su templo mientras se les sirven alimentos y bebida. La tablilla fue encargada por Ur-ENLIL, el «Criado de ENLIL».

Es fundamental el papel que jugaba ENLIL en los asuntos divinos y mortales de la Tierra y cómo sus distintos hijos, combatieron entre ellos y con otros por la sucesión divina, dando origen a relatos posteriores sobre batallas entre dioses. ENLIL tuvo tres hijos que jugaron importantes papeles tanto en asuntos divinos como humanos:

  1. NINURTA, que, por ser hijo de ENLIL y de su hermana NINHURSAG era su sucesor legal;
  2. NANNA/SIN, primogénito de ENLIL con su esposa oficial NINLIL y
  3. Un hijo menor con NINLIL llamado KUR «montañoso», «lejana tierra montañosa», al que con más frecuencia se le llamaba Adad «amado».

 

ISH.KUR-ADAD.

Como hermano de SIN y tío de UTU e INANNA, Adad parece haberse sentido más en casa con ellos que en su propia casa. Los textos sumerios los sitúan juntos constantemente. En las ceremonias relacionadas con la visita de Anu a Uruk también se habla de los cuatro como un grupo. Un texto, en el que se describe la entrada en la corte de Anu, afirma que a la sala del trono se llegaba a través del «pórtico de SIN, SHAMASH, ADAD e ISHTAR». Otro texto publicado por primera vez por V. K. SHILEIKO (Academia Rusa de la Historia de las Culturas), describe poéticamente a los 4 mientras se retiran juntos por la noche. Entre ADAD e ISHTAR parece haber habido la mayor de las afinidades, e incluso se les suele representar a los dos juntos como en un relieve en el que se muestra a un soberano asirio que es bendecido por ADAD que sostiene el anillo y el rayo y por ISHTAR, que sujeta su arco. La tercera deidad está demasiado mutilada como para ser identificada.

No fue ésta «afinidad» una relación platónica, a la vista del «talante» de ISHTAR. En el bíblico Cantar de los Cantares, la juguetona muchacha llama a su amante “DOD” que significa tanto «amante» como «tío»; Se le dio a ISHKUR el nombre de ADAD derivación de la palabra sumeria DA.DA debido a que el tío era el amante?

Pero ISHKUR (ADAD) no era sólo playboy; era un dios poderoso dotado por su padre ENLIL con los poderes y prerrogativas de un dios de las tormentas. Como tal, se le reverenció como el URARTEO TESHUBU «el que sopla el viento», el AMORITA RAMANU «tronador», el cananeo RAGIMU «el que envía el granizo», el indoeuropeo BURIASH «hacedor de luz», el semita MEIR «el que ilumina» los cielos y el HURRITA/hitita TESHUB, quien según los hititas, Castrado, Anu se las apañó para huir hasta su Morada Celeste, dejando a KUMARBI que tragó la «Virilidad» de Anu y le produjo varias deidades en las tripas de KUMARBI, obligándole a liberarlas. Uno de estos dioses fue TESHUB un hijo de KUMARBI y ANU (La otra versión).

Una lista de dioses que se conserva en el Museo Británico, según HANS SCHLOBIES en “DER AKKADISCHE WETTERGOTT IN MESOPOTAMIEN“, aclara que ISHKUR era ciertamente un señor divino en tierras muy lejanas de Sumer y ACAD. Como los textos sumerios revelan, esto no fue un accidente. ENLIL deliberadamente estimó oportuno enviar a su hijo menor para que se convirtiera en «Deidad Residente» concediéndole un dominio en las tierras montañosas del norte y el oeste de Mesopotamia, para mantenerle al margen de las peligrosas batallas de sucesión. Se han encontrado diversos relatos épicos sumerios en los que se habla de las discusiones e incluso sangrientas luchas entre los dioses más jóvenes. En muchos sellos cilíndricos se representan escenas de dioses combatiendo entre sí; la rivalidad original entre Enki y ENLIL siguió adelante y se intensificó entre sus hijos, con ocasionales enfrentamientos también entre hermanos, un relato divino de Caín y Abel. Algunas de estas batallas se llevaron a cabo contra una deidad llamada KUR con toda probabilidad, ISHKUR-ADAD.

 

E.A – EN.KI EL TERCER GRAN DIOS DE SUMER OTRO HIJO DE ANU.

Al igual que su hermano ENLIL, EA era un Dios del Cielo y la Tierra, una deidad de origen celeste que había bajado a la Tierra antes de que hubiera población o civilización sobre la Tierra, relacionada con una época en la que las aguas del Golfo Pérsico entraban en tierra firme mucho más allá de lo que vemos hoy en día, convirtiendo en pantanosa la parte sur del país.

EA «casa-agua» era maestro en ingeniería, planificó y supervisó la construcción de canales, de diques en los ríos, así como el drenaje de los pantanos. Le encantaba salir a navegar por estos cursos de agua y de modo especial, por los pantanos. Las aguas eran su hogar y también era «Señor de las Aguas Saladas», los mares y los océanos. Construyó su «gran casa» en la ciudad que fundó al filo de las tierras pantanosas, la ciudad llamada HA.A.KI «lugar de los peces agua» también conocida como E.RI.DU «hogar de ir desde lejos». Los textos sumerios hablan repetidamente de una época muy antigua en la que los tres Grandes Dioses se repartieron los reinos entre ellos. «Los mares se los dieron a Enki, el Príncipe de la Tierra», dándole así «el gobierno del APSU» lo «Profundo» y como Señor de los Mares, construyó barcos que navegaban hasta tierras lejanas y en especial, a lugares desde donde se traían metales preciosos y piedras semipreciosas. Los sellos cilíndricos sumerios más antiguos representan a EA como un dios rodeado de ríos afluentes en los que a veces se veían peces y lo Relacionaban con la Luna indicada por su creciente, basados en que la Luna provoca las mareas. No hay duda, en lo referente a esta imagen astral, a EA se le dio el epíteto de NIN.IGI.KU (señor brillo-ojo).

De los seis hijos conocidos de EA-Enki, tres fueron protagonistas de distintos relatos sumerios:

  1. El primogénito MARDUK, que con el tiempo usurpó la supremacía; MAR.DUK «hijo del montículo Puro», primogénito de Enki y su esposa DAM.KI.NA.
  2. NERGAL, que se convirtió en soberano del Mundo Inferior y
  3. DUMUZI, que se casó con INANNA-ISHTAR.

«Cuando me acerqué al país, estaba inundado en gran parte» Después, describe la serie de acciones que emprendió para hacerla habitable: llenó el río Tigris con frescas «aguas dadoras de vida»; nombró a un dios para que supervisara la construcción de canales que hicieran navegables el Tigris y el Éufrates; descongestionó las tierras pantanosas, llenándolas de peces; haciendo un refugio para aves de todos los tipos y haciendo crecer allí carrizos que pudieran servir como material de construcción. Centrándose después en la tierra seca, EA decía que fue quien dio a la humanidad el conocimiento de la agricultura, «dirigió el arado y el yugo… abrió los sagrados surcos… construyó establos… levantó rediles». Después, el auto-adulatorio texto llamado por los expertos «Enki y la Ordenación del Mundo» dice que trajo a la Tierra las artes de la elaboración de ladrillos, de la construcción de moradas y ciudades, de la metalurgia, etc.

Muchos textos lo presentan como al que trajo la civilización, el mayor benefactor de la Humanidad y su principal defensor en los consejos de los dioses como en el caso del diluvio. En los textos sumerios y acadios sobre el Diluvio es donde se debe buscar los orígenes del relato bíblico. EA desafiando la decisión de la Asamblea de Dioses, permitió escapar del desastre a un seguidor de confianza el «Noé» mesopotámico.

Los textos sumerios y acadios, así como el A.T., se adhieren a la creencia de que un dios o los dioses crearon al Hombre por medio de un acto consciente y deliberado. Atribuyen a EA un papel clave en todo esto. Como científico jefe de los dioses, EA fue quien diseñó el método y el proceso de creación Hombre. Con tal afinidad con la «creación» del Hombre, no es de sorprender que fuera el que guio a ADAPA el «hombre modelo» creado por la «sabiduría» de EA a la morada de Anu en los cielos, desafiando la determinación de los dioses de negarle la «vida eterna» a la Humanidad.

EA se puso del lado del Hombre no simplemente porque tuvo que ver con su creación, sino que hubo otro motivo más subjetivo, los constantes desafíos de EA tanto en temas humanos como divinos, tenían como objetivo principal frustrar las decisiones o los planes que emanaban de ENLIL. Los archivos están repletos de alusiones a los abrasadores celos que sentía EA por su hermano ENLIL.

El otro nombre de EA y quizás el primero era EN.KI «señor de la Tierra» y Los textos que hablan del reparto del mundo entre los tres dioses sugieren que EA perdió el dominio de la Tierra en favor de su hermano ENLIL por el simple método de echarlo a suertes: Los dioses habían estrechado las manos, habían repartido suertes y habían hecho las divisiones. Entonces, Anu subió al Cielo; A ENLIL, la Tierra se le sometió. Los mares, rodeados como con un lazo, se le dieron a Enki, el Príncipe de la Tierra. Aun con la amargura que pudo sentir EA/ENKI con aquel reparto, parece que esto no hizo más que alimentar un resentimiento mucho más profundo como nos la da el mismo ENKI en su autobiografía: Era él, y no ENLIL, el primogénito, según afirma ENKI; Era él, por tanto, y no ENLIL, el que debía ser heredero de Anu: «Mi padre, el rey del universo, me puso delante en el universo…  Yo soy la semilla fértil, engendrada por el Gran Toro Salvaje; Yo soy el hijo primogénito de Anu. Yo soy el Gran Hermano de los dioses… Yo soy el que nació como primer hijo del divino Anu.»

El nombre del dios que bajó el Reino desde el Cielo, planificó el asentamiento de Eridü, de 4 ciudades más y nombró a sus gobernadores o comandantes, desgraciadamente, se ha perdido. Todos los textos concuerdan en que el dios que caminó por el agua hasta la orilla de los pantanos y dijo «Aquí nos instalaremos» fue Enki apodado «NUDIMMUD» «aquel que hace cosas». Sus nombres EN.KI «señor del suelo firme» y E.A «cuya casa es el agua» eran los apropiados. Eridü, quedó como centro de culto y sede del poder de Enki a lo largo de toda la historia de Mesopotamia construida sobre un terreno elevado artificialmente por encima de las aguas pantanosas. Las evidencias se encuentran en un texto llamado por S. N. KRAMER «El Mito de Enki y Eridü»:

El señor de la profundidad acuosa, el rey Enki… construyó su casa… En Eridü construyó la Casa de la Ribera del Agua… El rey Enki… ha construido una casa: Eridü, como una montaña, ha elevado desde la tierra; en un buen lugar la ha construido. Éste y otros textos en su mayor parte fragmentarios, sugieren que una de las primeras preocupaciones de los «colonos» en la Tierra tuvo que ver con lagos poco profundos y ciénagas. «Él trajo…; estableció la limpieza de los ríos pequeños». El dragado de los lechos de riachuelos y afluentes para mejorar el flujo de las aguas se hizo con el propósito de drenar las ciénagas, conseguir agua limpia y potable y poner en marcha un sistema de irrigación controlada. Las narraciones sumerias también ofrecen indicios del rellenado con tierra o de la construcción de diques para proteger las primeras casas de las omnipresentes aguas.

Un texto llamado por los expertos el «mito» de «Enki y la Ordenación de la Tierra», uno de los poemas narrativos sumerios más largos y mejor preservados que se hayan descubierto, de 470 líneas, 375 de las cuales perfectamente legibles con un inicio de 50 líneas. Desgraciadamente roto, se dedican a la exaltación de Enki y al establecimiento de sus relaciones con Anu su padre, la divinidad jefe, con NINTI su hermana y con ENLIL su hermano. Después de estas introducciones, el mismo Enki « relata su llegada a la Tierra »,  un informe en primera persona.

  • «Cuando llegué a la Tierra, estaba todo inundado. Cuando llegué a sus verdes praderas, montones y montículos se levantaron bajo mis órdenes. Construí mi casa en un lugar puro… Mi casa, su sombra se extiende sobre el Pantano de la Serpiente… las carpas agitan sus colas en él entre los pequeños juncos GIZI».
  • El poema pasa entonces a describir y registrar, en tercera persona, los logros de Enki. He aquí algunos versos:
  • El marcó el pantano, puso en él carpa y… -pescado; Marcó el matorral de cañas, puso en él… juncos y juncos verdes. A ENBILULU, el Inspector de Canales, lo puso al cargo de los pantanos. Fue él el que puso la red para que no escaparan los peces, de cuya trampa no… Escapa, de cuyo cepo ningún pájaro escapa,.. El hijo de… un dios al que le gustan los peces. Enki puso al cargo de los peces y los pájaros. A ENKIMDU, el de la zanja y el dique, Enki lo puso al cargo de la zanja y el dique. Él cuyo… molde dirige, a KULLA, el hacedor de ladrillos del País, Enki lo puso al cargo del molde y el ladrillo.
  • El poema enumera otros logros de Enki, como la purificación de las aguas del Tigris y la unión por medio de un canal del Tigris y el Éufrates. Su casa a la orilla del agua, tenía embarcadero en el que podían amarrar embarcaciones y balsas de juncos desde el cual podía salir a navegar. La casa se llamó E.ABZU «casa de lo Profundo», recinto sagrado en Eridü conocido así, durante milenios.

Enki y su grupo exploraron las tierras de alrededor de Eridü, pero preferían viajar por el agua. La tierra pantanosa, dijo en uno de los textos, «es mi lugar preferido; extiende sus brazos hacia mí». En otros textos se le mostraba navegando por los pantanos en su embarcación llamada MA.GUR literalmente, «barco en el que se da una vuelta»), un barco de paseo. Él mismo cuenta que su tripulación «remaba al unísono». En momentos así, se confiesa, «los conjuros y las canciones sagradas henchían mi Profundidad Acuosa». Hasta se ha registrado un detalle menor como el del nombre del capitán del barco.

La lista de reyes sumerios indica que Enki y su primer grupo de Nefilim estuvieron solos en la Tierra durante bastante tiempo. Ocho SHAR’S 28.800 años pasaron antes de que se nombrara al segundo comandante o «jefe de asentamiento». Al examinar las evidencias astronómicas, hay algunos aspectos interesantes sobre el asunto. Los expertos se han mostrado un tanto desconcertados ante la aparente «confusión» sumeria sobre cuál de los doce signos del zodiaco estaba asociado a Enki. El signo de la cabra-pez que representa a la constelación de Capricornio, estaba relacionado, con Enki y puede explicar el epíteto del fundador de Eridü, A.LU.LIM, que significa «cordero de las aguas relucientes». También se le solía representar sosteniendo ánforas de aguas fluentes el original Portador del Agua o Acuario; ciertamente también era el Dios de los Peces estando relacionado así con Piscis. A los astrónomos les resulta difícil explicar cómo los antiguos observadores del cielo pudieron ver en un grupo de estrellas el contorno de unos peces o de un acarreador de agua. La respuesta es que los signos del zodiaco no recibieron sus nombres por la forma que pudiera adoptar un grupo de estrellas, sino por el epíteto o actividad principal de un dios que estaría relacionado con el momento en el que el equinoccio vernal estaba en una zona zodiacal concreta.

Enki llegó a la Tierra como se cree a finales de una Era de Piscis, presenció el cambio precesional a Acuario y permaneció durante un Gran Año de 25.920 años hasta el comienzo de la Era de Capricornio. Enki fue el único mando en la Tierra durante esos supuestos 28.800 años, lapso de tiempo que confirma también la llegada de los Nefilim a la Tierra en mitad de una era glacial. El duro trabajo de levantamiento de diques y de excavación de canales comenzó cuando las condiciones climáticas aún eran severas. A los pocos SHAR’S de su aterrizaje, el período glacial comenzó a ceder terreno ante un clima más cálido y lluvioso hace alrededor de 430.000 años. Fue entonces cuando los Nefilim decidieron trasladarse tierra adentro y expandir sus asentamientos. Los Anunnaki “Nefilim de base” nombraron a A.LAL.GAR «el que trajo descanso en tiempo de lluvia» segundo comandante de Eridü.

A la vista de las costumbres y leyes de sucesión, se puede comprender las conflictivas relaciones entre ENLIL y EA/ENKI. ENLIL, según todos los archivos es hijo de Anu y de su consorte oficial Antu, era el primogénito legal. El angustioso lamento de Enki: «Yo soy la semilla fértil… Yo soy el primogénito de Anu», debió ser una declaración de hecho. Si Era hijo de Anu, pero de cual diosa que fuera su concubina.

Aunque Enki parece haber aceptado las prerrogativas sucesorias de ENLIL, algunos expertos ven evidencias suficientes para mostrar una insistente lucha por el poder entre los dos dioses. SAMUEL N. KRAMER tituló uno de los antiguos textos como «Enki y su Complejo de Inferioridad». Como veremos, varios relatos bíblicos como el de Eva y la serpiente en el Edén o el del Diluvio llevan implícito en sus versiones originales sumerias, los desafíos de Enki a los edictos de su hermano.

Parece que en un momento determinado, Enki encontró que su lucha por el Trono Divino no tenía sentido y puso todo su empeño en hacer que fuera un hijo suyo en vez de un hijo de ENLIL el sucesor de la tercera generación. Esto pretendía lograrlo, al menos en un principio, con la ayuda de su hermana NIN.HUR.SAG «dama de la cabeza de la montaña», una hija de Anu, pero no de Antu y ahí radica otra norma de la sucesión.

  • Los estudiosos se han estado preguntando durante los últimos años por qué tanto Abraham como Isaac daban cuenta del hecho de que sus respectivas esposas eran también sus hermanas, una afirmación que provoca una enorme confusión, dada la prohibición bíblica de mantener relaciones sexuales con una hermana. Pero, a medida que se iban desenterrando documentos legales en MARI y NUZI, fue quedando claro que un hombre sí podía casarse con una hermanastra de la esposa. Y esto fue, por cierto, lo que llevó en MARI y en NUZI a la práctica de adoptar a la esposa preferida como «hermana», con el fin de hacer de su hijo el heredero legal indiscutible.
  • Y lo que es más, a la hora de tomar en consideración a los hijos de todas las esposas, el hijo nacido de una hermanastra del esposo, al tener un cincuenta por ciento más de «simiente pura» que el hijo de una esposa sin parentesco, era el heredero legal, tanto si era el primogénito como si no.

 

NINHURSAG-NIN.TI.

Fue con su hermanastra NINHURSAG, con quien Enki buscó tener un hijo. Ella era «de los cielos» y llegó a la Tierra en tiempos primitivos, varios textos dicen que cuando los dioses se estaban repartiendo la Tierra, a ella le dieron la Tierra de DILMUN «un lugar puro… una tierra pura… un lugar de lo más brillante». Un texto al que los estudiosos llaman «Enki y NINHURSAG un Mito del Paraíso» habla del viaje de Enki a DILMUN con intenciones conyugales. NINHURSAG el texto lo remarca una y otra vez «estaba sola», es decir soltera y sin compromiso. Aunque en épocas posteriores se la representaría como una vieja matrona, debió de ser muy atractiva de joven, pues el texto informa sin ningún rubor que cuando Enki se acercó a ella, su sola visión «hizo que su pene regara sus represas».

Dando instrucciones para que se les dejara a solas, Enki «derramó el semen en la matriz de NINHURSAG. Ella guardó el semen en su matriz, el semen de Enki»; «después de nueve meses de femineidad… ella dio a luz a la orilla de las aguas», resultó ser una niña. Al no conseguir un heredero varón, Enki se decidió a hacer el amor con su propia hija. «La abrazó, la besó; Enki derramó su semen en la matriz». Pero ella, también, le dio una hija. Entonces, Enki fue por su nieta y la dejó embarazada también; pero, una vez más, su descendencia fue femenina. Decidida a detener estos desmanes, NINHURSAG echó una maldición sobre Enki por la cual éste, tras comer unas plantas, cayó mortalmente enfermo. Sin embargo los otros dioses obligaron a NINHURSAG a levantar la maldición.

Mientras que estos hechos tenían mucho que ver con asuntos divinos, otros relatos de Enki y NINHURSAG tienen que ver en gran medida con asuntos humanos; pues, según los textos sumerios, el Hombre fue creado por NINHURSAG, siguiendo los procesos y las fórmulas que diseñó Enki. Ella fue la enfermera jefe encargada de los servicios médicos; rol por el que la diosa recibió el nombre de NIN.TI «dama de la vida». Algunos expertos ven en ADAPA el «hombre modelo» de Enki, al bíblico Adama, o Adán por el doble significado del sumerio “TI” y evoca paralelismos bíblicos, pues “TI” podía significar tanto «vida» como «costilla», de manera que el nombre de NINTI podía significar «dama de la vida» o «dama de la costilla». La bíblica Eva cuyo nombre significa «vida» fue creada a partir de una costilla de Adán, por lo que Eva, resulta ser una «dama de la vida» y una «dama de la costilla». Como dadora de vida de dioses y del Hombre, NINHURSAG – NIN.TI es la Diosa Madre apodada «MAMMU» la precursora de «mamá» y su símbolo fue el «cortador», instrumento Que usaban las comadronas en la antigüedad para cortar el cordón umbilical después del parto.

OTRAS TEORÍAS SOBRE LOS DIOSES PRIMIGENIOS. LA CONFUSIÓN DE EPÍTETOS Y DISTORSIÓN DE REGISTROS.

Los estudiosos de hoy creen que la primera civilización en la Tierra apareció en Mesopotamia (Sumeria) hace aproximadamente 6,000 años, [1] de la nada, en lo que es Irak hoy y se desarrolló muy rápidamente, lo que ha sido y sigue siendo un gran misterio para los historiadores. Afortunadamente, hay investigadores alternos independientes, más flexibles en su pensamiento, que evitan que sigamos viviendo en la oscuridad, porque Mesopotamia no fue  la primera civilización en la Tierra, pero si la más antigua de la que hay registros públicos cuya historia está escrita en piedra o en tablillas de arcilla, en escritura cuneiforme. Mucho antes de los sumerios, hubo civilizaciones muy avanzadas espiritualmente que surgieron y cayeron a través de millones de años y existieron en todo el mundo. Además de dos de las tal vez más grandes civilizaciones que ahora están enterradas debajo de las capas de hielo del Ártico y la Antártida, otra civilización también supuestamente existió en el desierto del Sahara, que en su tiempo fue un hermoso paraíso subtropical. Además, la tierra y el agua cambiaron posiciones con el tiempo y ruinas de ciudades antiguas se han encontrado en los océanos de todo el mundo. Ejemplos de tales civilizaciones son Atlántida y LEMURIA (Mu).

Pero sí, hay registros oficiales de la época antes de la era de Mesopotamia En realidad, tenemos registros de más atrás, mucho más escasos, no de dominio público, escondidos bajo tierra o en bóvedas de profundidad, disponibles para aquellos que han sido elegidos para conocerlos. Algunos, se dice que están ocultos en los sótanos del Vaticano[2]

Al parecer, nunca se le ocurrió, a los arqueólogos, geólogos e historiadores que la razón por la que las civilizaciones  aparecen tan rápido es que fueron construidas por visitantes extraterrestres con tecnología superior, porque les es difícil en general aceptarlo, ya que sólo puede explicarse si abrimos nuestras mentes más allá de las percepciones tridimensionales. Esta es la razón por la que la mitología que encontramos en las antiguas tablillas se considera fantasía, superstición, o metáforas; historias de seres humanos no extraterrestres, aunque, lógicamente no tiene sentido. Una vez que realmente empezamos a comprender lo que se nos dice en estos textos antiguos, es obvio que estamos tratando con extraterrestres.

Uno podría pensar que los llamados TEXTOS ENUMA ELISH (textos babilónicos antiguos que cuentan la historia de la Creación, desde su punto de vista encontrados en 1849 [3]), que nuestras perspectivas se han ampliado, pero estos registros son considerados “mitología”, no basados en los hechos reales y es el mayor interés del STABLISMENT no tenerlos en cuenta, porque si se mira esta mitología como real, se cambiarían las religiones de una vez por todas y por lo tanto, cambiaría toda nuestra visión del mundo. Es algo que determinadas personas en el poder no quieren ver que suceda.

Después del Diluvio, supuestamente hace unos 13,000 años (1/2 ciclo solar alrededor del equinoccio, + un ciclo completo ≤  26.000 años), el príncipe EN.KI el Señor de la Tierra, (equivalente al Satanás bíblico) se hizo cargo total de la Tierra, quien en plena potencia, no quería que la humanidad adorara a otros dioses distintos a él y por lo tanto, necesitaba borrar o alterar los registros anteriores de la historia de la humanidad, cosa que hizo trabajando en estrecha colaboración con su hijo, Marduk. Proclamó que los llamados “dioses mayores” sólo eran “dioses menores” y él, el príncipe En.ki, era el Uno y el Único Dios, más poderoso que todos. Alternaron y/o desaparecieron, la mayoría de los antiguos registros más precisos, que tratan del culto a la Diosa Madre ya que antes de eso, no había ningún culto en absoluto, sólo se conocía que el Universo era femenino y que Dios es femenino, no masculino o neutro; e hizo de Marduk, el Dios Único en la ausencia del príncipe EN.KI.

Que unos escritos estén en piedra o en papel, no significa siempre que sean verdad. Gran parte de los escritos cuneiformes sumerios fueron dictados por los dioses y los escribas simplemente escribieron lo que les dijeron. Así fue escrito gran parte del ENUMA ELISH. Luego, en tiempos modernos, genuinos y no tan genuinos traductores han traducido las escrituras sumerias a lenguas modernas, con resultados mixtos. El más conocido es probablemente Zecharia Sitchin con sus Crónicas de la Tierra, que son escritos en formato de tiempo lineal y por lo tanto se pueden leer casi como novelas. Sitchin tenía una agenda y lo más probable es que trabajara para la Fuerza Invasora Alienígena (FIA) pero su traducción se ha sumado a la confusión desafortunadamente, aunque también ha sido de gran ayuda en algunos aspectos, pues al  menos, reconoció que los seres “mitológicos” en las tablillas eran extraterrestres.

Esto no significa que lo escrito en el ENUMA ELISH y otras escrituras, sea falso, sino que el príncipe EN.KI cambió lo necesario para ser adorado como el principal Dios. Además también planeó para el futuro, puesto que cómo otros miembros de la FIA, no están fijos en cuerpos tridimensionales y por lo tanto, pueden planificar miles de años por delante cuando es necesario. Por ende, las tablillas fueron dictadas de manera que apunten a nuestro tiempo en particular y encajen en lo que está sucediendo en el mundo, hoy en día, al final de un ciclo y el comienzo de uno nuevo. Porque si miramos hacia atrás, no es nada nuevo. Casi todas las generaciones, al menos desde la ‘crucifixión’ de Cristo, han pensado que en su vida específica, el fin del mundo va a suceder y el Mesías va a volver.

Es el fin de una era que los mayas y muchos otros consideran el final de un ciclo y el nacimiento de uno nuevo. No es ficción, sino una verdad astrológica y una verdad astrofísica. La mayoría de las profecías, evidentemente, fueron escritas para el tiempo que estamos viviendo ahora.

La gente piensa, “¿Cómo podemos ser tan afortunados (o desafortunados, en función de la opinión de una persona) de estar vivos ahora, cuando todo esto está sucediendo? Por supuesto, no es una coincidencia ya que estamos reencarnando constantemente,  por lo tanto, no es tan extraño.

Además, había muchas almas que estaban luchando sobre un cuerpo para poder experimentar el nanosegundo (1987-2012). Porque ahora estás aquí, te las arreglaste para ganar la lotería, por así decirlo, para conseguir un cuerpo en el más emocionante de los tiempos, pero también quizás uno de los más difíciles.

Cuando se investiga el pasado antiguo, se necesita ser cuidadoso y tener en cuenta lo acabado de exponer: Algunos registros han sido alterados pero la verdad sigue allí, en ocasiones, muy bien escondida. Una vez que se encuentren diamantes y se obtenga un momento de ‘ajá’; las cosas empiezan a tener sentido, y las piezas del rompecabezas empiezan a encajar. Luego, una vez visto este molde se tiene una mejor comprensión de cómo los antiguos dioses trabajaron cuando alteraron los registros y  también podemos ver cómo, escondieron la verdad a la vista, que por alguna razón, les encantaba hacerlo y todavía hoy, están haciendo lo mismo. Además, al cambiar los registros, el príncipe EN.KI debía tener en cuenta la agenda que le impedía mentir en todas las tablillas y muchas verdades necesitaban permanecer en los registros para poder utilizarlas en el futuro (hoy). Es importante para el príncipe EN.KI que cuando las cosas comiencen a suceder y los dioses regresen oficialmente, es necesario que existan algunas profecías y referencias atrás en el tiempo, para que su agenda pueda fortalecerse y ser justificada.

Al referirse a los registros antiguos, los dioses pueden manipular a la gente a caer en la trampa y hacernos creer lo que nos quieren hacer creer. Este fue un compromiso que tuvieron que hacer.

Con lo que la gente probablemente tendrá un tiempo más difícil es con respecto a estos dioses que regresan, es averiguar quién es quién y quién dio a luz a quién.

No hace que sea más fácil que la mayoría de estos seres tengan varios nombres que cambian en diferentes lugares; se fueron con diferentes nombres y epítetos incluso mientras permanecía donde estaban. Han sido confundidos con otros y se les ha dado atributos equivocados. Para resolverlo habría que escribir un libro muy grueso, si se desea hacerlo con todo el Panteón, que significa tratar a todos los dioses como un colectivo. Cuando se trata de estos seres, lo de los nombres, aparentemente no es exclusivo a la Tierra. La reina de Orión, cuando es discutida internamente entre los seres estelares, es conocida bajo varios nombres y títulos de los que se puede seguir el ritmo.

Sabemos por “Los 50 Nombres de Marduk“, [4] tomados directamente del ENUMA ELISH, que en los Cielos, los seres son a menudo conocidos por sus rasgos y características. Esto es muy confuso y también revelador, porque al estudiar los epítetos de los seres estelares (cuando tenemos acceso a ellos), se puede tener una idea de sus personalidades.

¿QUIÉN ES REALMENTE QUIÉN ENTRE LOS DIOSES PRINCIPALES, Y DÓNDE ESTÁ LA CONFUSIÓN?

EL REY ANU Y LA DIOSA MADRE, LA “REINA DE LAS ESTRELLAS”.

No es que un día, se decidiera buscar en el sincretismo, la relación con los dioses sino al revés. La investigación llevó en una dirección determinada en la que algo no tenía mucho sentido. Están todos los “jugadores” con sus nombres y títulos, pero aun así, parece que algunos de estos eran una y la misma persona, mientras que otros no eran los que habían parecido ser.  En esta historia, la “vieja manera” de ver las cosas no tiene sentido.

Se presenta una hipótesis que empuja la historia de los dioses visitantes, adelante, hacia nuevas conclusiones.

El Rey Anu siempre ha sido fuente de gran confusión. En primer lugar, “Anu” es un título no un nombre porque significa “cielo” o “El cielo del Imperio de Orión”. Este ser definitivamente existe y sería aceptable seguir llamándolo Anu, si no fuera por la cantidad de problemas que esto ha creado.

En la mitología sumeria, Anu (Un, desde sumerio AN = cielo) era un dios del cielo, el dios del cielo, señor de las constelaciones, rey de los dioses, espíritus y demonios y habitó en las más altas regiones celestiales.

Fue uno de los dioses más antiguos del panteón sumerio y parte de una tríada que incluía a Enlil (dios del aire) y a Enki (EA, dios del agua). Fue llamado Anu por los acadios posteriores en la cultura babilónica.

Por el hecho de ser la primera figura en la tríada (Anu, Enlil, Enki), Anu llegó a ser considerado como el padre y en un primer momento, el rey de los dioses.

Anu tuvo varias consortes: NAMMU, URAS y Ki (la tierra), la más importanteºº. Pareciera muy “promiscuo”, o que los dioses tienen otras reglas sobre el sexo y el matrimonio. Se puede demostrar que este no es el caso en absoluto, al menos entre los dioses, excepto el príncipe En.ki, que en realidad era promiscuo o impulsado y adicto al sexo.

KI [6] y URAŠ[7]  son sólo dos nombres para la Diosa Madre en su encarnación como la “Madre Tierra” y a veces solamente la Tierra, como planeta. La Diosa Madre está encarnada en este universo en dos entidades diferentes que conocemos: La Reina de Orión (Reina de las Estrellas) y el espíritu del Planeta Tierra (KI y URAŠ). Algunos también la llaman MADRE GAIA [8] (“Madre Tierra”).

Por Ki, Rey Anu es el padre de los dioses Anunnaki… [5]  y de la familia real Anunnaki, con dos hijos, En.ki y EN.LIL, que es como la gente lo conoce. Por lo tanto, con mucha certeza KI y URAŠ, es el mismo ser. Eso nos deja con sólo dos consortes – KI/URAŠ/GAIA y Nammu. Esto es sincretismo.

En la mitología sumeria, NAMMU (NAMMA, deletreado ideográficamente DNAMMA = DENGUR) era la diosa primigenia, correspondiente a Tiamat en la mitología babilónica. NAMMU fue la diosa del mar (ENGUR) que dio nacimiento a AN (el cielo) y KI (tierra) y a los primeros dioses… [9]. Y aquí hay dos referencias reveladoras:

  1. En otra tradición aún más antigua, NAMMU, la diosa de la materia creativa PRIMEVAL fue la “madre diosa” habiendo “dado a luz a los grandes dioses”, fue la madre de Enki, y como la fuerza creativa acuosa, preexistió a EA -Enki.
  2. Nammu no está bien atestiguada en la mitología sumeria. Ella pudo haber sido de mayor importancia prehistórica, antes que Enki se hiciera cargo de la mayor parte de sus funciones, pasando del matriarcado al patriarcado, En.ki se hizo cargo del Planeta Tierra por encargo de la Reina y sus planificadores originales, que crearon la Biblioteca Viviente.

Una indicación de su pertinencia constante se puede encontrar en el nombre teofórico de UR-NAMMU, el fundador de la tercera dinastía de Ur.

Según el texto mitológico neo-sumerio “Enki y Ninmah”, Enki es el hijo de AN y NAMMU, quien es la diosa que “ha dado a luz a los grandes dioses”. [11] Por lo tanto, parece que NAMMU es en realidad otro nombre o título de la diosa Madre, ya que ella dio a luz a los Cielos y la Tierra.

Esto hace que sea bastante claro que Anu en realidad sólo tiene una consorte, la Diosa Madre. También hay otros nombres que se mencionan en relación con supuestas consortes de Anu, pero se puede ser capaz de llegar a la misma conclusión.

El nombre “Tiamat” es importante porque se menciona mucho en los viejos textos babilónicos. Muchos conocen a Tiamat como el planeta, que fue destruido, situado entre Marte y Júpiter y hay detalles sobre lo que sucedió en esa catástrofe.

Tiamat, es a la vez uno de los nombres para el planeta explotado y la Diosa, quien en ese momento era el espíritu, encarnando el planeta – al igual que es hoy el Espíritu de la Tierra. Esta referencia lo dice todo: Tiamat es un monstruo del caos, una diosa primordial del océano, apareándose con Abzu (el dios del agua dulce) para producir dioses más jóvenes. Se sugiere que hay dos partes en los mitos de Tiamat:

El primero, en la que Tiamat es ‘creadora’, a través del “matrimonio sagrado” entre la sal y el agua dulce, creando pacíficamente el cosmos a través de generaciones sucesivas. Apareándose con Abzu, (nuevo título para el rey Anu), Tiamat es la “diosa primordial”, la madre que da a luz a la primera generación de dioses (que serían los príncipes En.ki EN.LIL, etc.). Esta referencia equivale al “matrimonio sagrado” entre la Reina de Orión y el Rey de “Sirio”, exactamente el matrimonio parte de un “Tratado de Paz”. En el ENUMA ELISH, ella da a luz a la primera generación de deidades.

En el segundo, la “Lucha del Caos” Tiamat se considera la encarnación monstruosa del caos primordial. [1] Más tarde ella les hace la guerra y es asesinada por el dios de la tormenta, Marduk. Los cielos y la tierra se forman a partir de su cuerpo dividido. [12]

De interés en esta referencia es también cómo Tiamat es representada como un dragón, que es muy preciso (los primeros Dioses Creadores del Universo eran fuerzas “Draconianas”). Aunque no hay precedentes tempranos para ello, algunas fuentes la identifican con las imágenes de una serpiente de mar o dragón. [2]

La mención de la guerra entre ella y la primera generación de deidades, por supuesto, se refiere a la Guerra de los Titanes, que terminó con la destrucción del planeta Tiamat, después de que el príncipe En.ki y Marduk habían derrotado a los planificadores originales, que crearon a los seres humanos primordiales – los NAMLÚ’U. Por último, el resto de Tiamat se convirtió entonces en la Tierra,’ formado a partir de su cuerpo dividido.’

El primer indicio de quién es Anu podría ser si añadimos UN.LIL a su nombre. Si lo hacemos, tenemos AN.LIL, de “AN-U”.  LIL en sumerio significa aire. [13] Por lo tanto, tenemos el “Cielo” y “aire”. Esto no tiene mucho sentido, pero sabemos que los gobernantes de SIRIO, se llamaban tanto “Reyes” como “Señores” y con esto en mente, obtenemos la palabra EN, [14] lo que significa señor en sumerio, y LIL, que significa “aire” o “cielo”. 

Ahora tenemos un título, EN.LIL, que significa “Señor del Aire”, “Señor de los Cielos”, y “Señor de los Vientos” en algunas cuentas. Por lo tanto, tenemos al rey EN.LIL.

Tenemos un príncipe EN.LIL, que es supuestamente el hijo del rey Anu y el hermano del príncipe En.ki, pero ningún rey EN.LIL.

Aquí es donde está la confusión. Permítase revelar una palabra de Orión, que es un título: “KHAN“, significa “rey” en lengua aria/Orión, originándose en la palabra KHAA (pronunciado SHAA), que significa “exhalación” (de la Diosa) o “VACÍO”.

Ahora tenemos KHAN EN.LIL, que significa ” Rey Señor del Aire “, donde el ‘aire’ es el espacio o el cielo.

Cuando el rey “Anu” se casó con la reina de Orión, mantuvo el título de “Señor”, pero también tuvo que añadir un título de Orión para “Rey”, que es “KHAN”.

Entonces  tenemos dos EN.LIL: KHAN EN.LIL, el mismo Rey Anu y el PRÍNCIPE EN.LIL, quien supuestamente será KHAN, el hijo de EN.LIL y la reina de Orión.

Hay tener en cuenta que en Orión, para que UNA MUJER TENGA HIJOS VARONES, la descendencia necesita NACER DESDE HUEVOS NO FECUNDADOS ya que los huevos fertilizados siempre producen hembras.

Por lo tanto, KHAN EN.LIL no puede ser el padre del príncipe En.ki y el Príncipe EN.LIL, a menos que uno o ambos de ellos sean hijos de un matrimonio anterior. Muchos afirman que los dos príncipes son hermanastros o medios hermanos, desde entonces, hay razones para re-considerar ese enfoque. Los dos príncipes son en realidad verdaderos hermanos, y ambos son los hijos de la reina. Por lo tanto, KHAN EN.LIL es el padrastro de los dos príncipes.

Porque tenemos dos seres compartiendo el mismo título (EN.LIL), ha sido por supuesto, de gran confusión la interpretación de los registros antiguos. ¿Cuál EN.LIL es cuál?

Lo primero es darse cuenta de que son dos seres separados.

Con el fin de mostrar al lector, donde en los textos encontramos referencias al EN.LIL mayor, hay que revelar una cosa más, que hará que sea más fácil separar las dos generaciones de EN.LIL: El Príncipe EN.LIL, también se conoce como Ninurta, son uno y el mismo. Vamos con la siguiente referencia:

En NIPPUR, Ninurta era adorado como parte de una tríada de deidades incluyendo a su padre, Enlil y su madre, NINLIL[15]

El enfoque habitual es que Ninurta es el hijo del príncipe EN.LIL, pero no lo era; interprete que EN.LIL es KHAN EN.LIL, NIN.LIL la Diosa Madre y Ninurta su hijo.

NIN.LIL es otro nombre para la diosa Madre, la cita será probada correcta de forma predeterminada. Por lo tanto, echemos un vistazo a esto:

En la religión sumeria, NINLIL (DNIN.LÍL “dama del campo abierto” o “Señora del Viento”) también es llamada Sud; en asirio MULLILTU, la diosa consorte de Enlil.

Su filiación es descrita de diversas maneras. Lo más común es que ella es llamada la hija de HAIA (dios de las tiendas) y NUNBARSEGUNU (o NINSHEBARGUNNU [una diosa de la cebada] o NISABA). Otra fuente dice que ella es la hija de Anu (AN) y Antu. Otras fuentes la llaman una hija de Anu y Nammu.

Hay una razón muy importante para estos cambios y tienen que ver con la reescritura de los registros. El Príncipe En.ki y su hijo Marduk pasaron una enorme cantidad de tiempo destruyendo y manipulando los antiguos textos sumerios, cuando Marduk estuvo a cargo del imperio babilónico. Es bien sabido que esto realmente ocurrió, y la razón fue que el príncipe En.ki quería ser El Único Dios o el más poderoso Dios en el Universo, y él quería que la gente lo viera como tal. Para poder hacer esto, él tuvo que:

  1. Asumir las características de otras deidades.
  2. hacer que otras deidades (como KHAN EN.LIL y la Diosa Madre) se vieran como “dioses menores” mientras que el propio Príncipe En.ki sería el Creador.
  3. En tiempos babilónicos Príncipe En.ki estaba ocupado en otra parte (luchando las guerras en Sirio, como veremos más adelante, y Marduk tomó su lugar como el Creador)
  4. Manipular, modificar y destruir los registros existentes en la medida en que se correspondían con su agenda.

Afortunadamente, no todos los registros estaban totalmente falsificados. El Príncipe En.ki y Marduk tuvieron que mantener las cosas lo más correctas posible a fin de no hacer que la gente sospechara demasiado de sus intenciones porque desde que la humanidad comenzó a utilizar el lenguaje escrito, los dioses y sus secuaces han tenido la obsesión de ocultar las cosas a plena vista ya que les gusta que la gente sea capaz de mirar la verdad a los ojos, pero no verla o entenderla. Así es como funciona el simbolismo que tenemos a nuestro alrededor a diario.

También hay otras razones por las que los dioses quieren la verdad disponible para los que tienen ojos para ver y oídos para oír y que es para protegerse en caso de que alguna vez sean capturados. En tal caso, ellos pueden decir que la verdad estaba allí todo el tiempo. Ahora nos toca a nosotros empezar a buscar y encontrarla.

TEÓFILO G. PINCHES[17] un asiriólogo británico pionero, es el que está más cerca de lo que se quiere mostrar, señaló que NINLIL o BELIT ILANI tenía siete nombres diferentes (como NINTUD, NINHURSAG, NINMAH, etc.) para siete localidades diferentes. [16]. En primer lugar, él reconoce que hay una gran cantidad de sincretismo involucrado en esto, mencionando otros siete nombres para la misma diosa, en este caso, NIN.LIL. Uno de los nombres que menciona es NINHURSAG. Como podemos ver en esta referencia, la idea regular es que NIN.LIL y El Príncipe EN.LIL se casaron y así se nos dice en muchos de los textos sumerios y babilonios. NINTI, título de NINHURSAG, significa “la madre de todos los vivientes” (título dado a la diosa HURRITA después [18]) Por lo tanto, NINHURSAG es considerada “la madre de todos los vivientes”, que sin duda suena como la misma Diosa Madre.

La “diosa HURRITA” HEBAT, también transcrito KHEBA o KHEPAT, era la diosa madre de los HURRITAS, conocida como “la madre de todos los vivientes”. [1] También es la reina de los dioses. [19], quién es la reina de Orión o Diosa Madre. Esto hace que sea muy evidente que NINHURSAG es Diosa Madre.

A NINHURSAG, Por lo general se le conoce como la diosa que fue consorte del príncipe En.ki y que trabajó con él cuando los dos estaban creando a la humanidad, es decir, el Homo sapiens, que somos nosotros. En las traducciones de Sitchin, ella es tanto la media hermana del Príncipe En.ki como su amante. A veces ella también ha sido abordada como NIN.KI, consorte del príncipe En.ki. Sin embargo, en este esquema de cosas, no hay manera de que la diosa hubiera trabajado con El Príncipe En.ki, porque la derrocó, tomó el control de su sistema solar y destruyó su Biblioteca Viviente. Por supuesto, que si tiene ningún sentido. La diosa que ayudó Príncipe En.ki a crear al hombre moderno no fue la diosa NINHURSAG, sino otra diosa diferente. NINHURSAG Diosa Madre no tenía nada que ver con eso. Por lo anterior, se muestra que NAMMU, NIN.LIL, NINHURSAG y la Diosa Madre son una y la misma deidad,  casada con El KHAN EN.LIL (Anu) o el Príncipe EN.LIL (Ninurta), según se deriva de la mayoría de mitos.

En NIPPUR, Ninurta era adorado como parte de una tríada de deidades, incluyendo a su padre, Enlil y a su madre NINLIL. En la mitología variante, su madre se dice que es la cosecha de la diosa NINHURSAG[20]. NIN.LIL y NINHURSAG vuelven a ser mencionadas como posiblemente siendo la misma Diosa, más sincretismo. La verdad realmente está oculta a la vista! “EN.LIL” se refiere a KHAN EN.LIL y no al príncipe EN.LIL.

Además, Ninurta es su hijo y sabemos que los dos hijos de la Diosa son el príncipe EN.LIL y el Príncipe En.ki. Ninurta siempre ha sido relacionado con el príncipe EN.LIL, por lo tanto, es fácil ver que Ninurta no puede ser nadie más que El Príncipe EN.LIL. Esto es muy importante porque Ninurta ha jugado un papel importante en la historia de las mujeres, en su mayoría relacionados con el NAMLÚ’U.

A Ninurta se ha sido relacionado con los leones. Una referencia típica de Ninurta en relación con los leones es que se le muestra como el “cazador” con un arco y una flecha, algo que tiene en común con su madre.

Ninurta aparece a menudo sosteniendo un arco y una flecha, una espada hoz, o una maza llamada SHARUR: Que es capaz de hablar en la leyenda sumeria “Hechos y Hazañas de Ninurta” y puede tomar la forma de un león con alas, pudiendo representar un arquetipo para la SHEDU de más tarde [21].

Ninurta y El Príncipe En.ki son dos seres diferentes y si es así, demuestra que Ninurta de hecho es el príncipe EN.LIL.

NINURTA Y LOS TITANES.  

“Si el príncipe En.ki mostró ser tan diferente de lo que había primero pensado, ¿qué pasa con el príncipe EN.LIL? ¿Hay algo en él que no se ha visto?”

Este ser, también conocido como el Príncipe Ninurta, ha sido tratado bastante injustamente a lo largo de la historia, y también su padrastro, KHAN EN.LIL.

Algo de esto se debió a una confusión entre los dos, ya que llevan el mismo título, pero la mayor parte se debió a una campaña de intencionada e intensiva propaganda negra en contra de estas dos entidades acarreadas por el príncipe En.ki y su hijo, Marduk. No es que nadie involucrado en todo esto haya sido totalmente inocente, pero es una cuestión diferente cuando usted es acusado por crímenes de guerra y crímenes que nunca cometió, y lo más importante no se está presente para defenderse. Son puñaladas por la espalda. Ninurta y KHAN EN.LIL no estaban aquí para defenderse, porque en realidad no estaban en la Tierra.

Comencemos mirando el ranking de los dioses. Tenían sus títulos seguidos por un número entre 5 y 60, donde 5 es el más bajo y 60 que sólo podían ser declarados por el mismo Rey de los Cielos.

Nota aquí también que todos los dioses masculinos tienen números pares y los números de las hembras son impares:

  • ANU 60
  • ANTU 55
  • ENLIL 50
  • NINLIL 45
  • ENKI 40
  • NINKI 35
  • NANNAR 30
  • NINGAL 25
  • UTU 20
  • INANNA 15
  • ISHKUR 10
  • NINKHURSAG 5[23]

Esta es, desafortunadamente, una lista comprometida, ya sea creada por el príncipe En.ki o Marduk, o ha sido comprometida por otra persona con el tiempo, se sugiere que fue creada por el príncipe En.ki o su hijo. ANTU, que es el nombre elegido para la consorte de Anu (KHAN EN.LIL) en este lista, es sólo otro título para la Reina de Orión (que básicamente significa cerca de la “consorte de Anu”), tiene el ranking de “55”, de acuerdo con este tipo de numeración. Este número es el ranking superior femenino, pero su contraparte, NINKHURSAG (NINHURSAG), es seguido sólo por el número “5”

Para empezar, definitivamente podemos ver que se trata de un sistema de clasificación patriarcal, porque Anu (KHAN EN.LIL) está clasificado como el más alto, mientras que Antu (Reina de Orión) está clasificada con el número más bajo “55” y no al revés. Por otra parte, también significa que en algún momento, NINHURSAG cayó de la gracia en los ojos del príncipe En.ki y ya no tenía su apoyo y respeto por lo tanto rápidamente ésta descendió por la lista hasta que llegó el ranking más bajo. Esto tiene sentido porque el título NINHURSAG le fue dado a la Diosa por el hermano del príncipe En.ki, Ninurta, como mostraré más adelante.

Cuando el príncipe En.ki asumió oficialmente la Tierra después del Diluvio, él podía hacer más o menos lo que quería, y una cosa que hizo fue insultar a su familia.

Como podemos ver, Marduk no tiene ningún rango en absoluto, e incluso si el Príncipe En.ki y Marduk pudieran haber manipulado el sistema de clasificación original, continuaron manteniendo fuera a Marduk (aunque más tarde, en un momento en una rebelión, tuvo el rango 50, como el “Rey de la Tierra”).

EN.LIL mantiene su posición de 50, y El Príncipe En.ki está a 40, como era originalmente. La razón de esto es simple – El Príncipe En.ki y su hijo querían mostrar al mundo por qué mantenían rencor contra EN.LIL, que era más joven y aun así era el príncipe heredero de Orión en lugar de El Príncipe En.ki, a quien, después de todo, era el mayor.

Por lo tanto, según él, debía legítimamente tener ese título. Sorprendentemente, es principalmente debido a este simple hecho que comenzó todo este lío, en primer lugar, la rebelión de Lucifer y el secuestro del Planeta Tierra desde otro aspecto, también es interesante que el príncipe EN.LIL, ocupe el cargo de 50.

Curiosamente, Ninurta, al igual que EN.LIL, tienen el rango de 50, aunque un número determinado de rango en el Panteón sumerio sólo podía ser ocupado por una deidad [24]. Debido a esta aparente discrepancia, Ninurta no pudo tener asiento en el Consejo de Los 12. [25] Lo anterior es otra prueba de que el príncipe EN.LIL y Ninurta son una y la misma persona, porque dos deidades simplemente no pueden ocupar el mismo rango. Sin embargo, el príncipe EN.LIL y Ninurta lo hacen. Y en el libro “Castillos Construidos Sobre la Arena”[26] a Ninurta, por lo tanto, no se le permitió ser miembro del Consejo de los 12. No sólo Ninurta sino también Príncipe EN.LIL, fueron excluidos porque eran uno y el mismo. Esto es un indicador de que el príncipe En.ki y Marduk querían excluir a los tres (Ninurta, el Príncipe EN.LIL y Marduk) en la cima del Panteón de ser miembros del Consejo y por lo tanto, no tendrían nada que decir sobre lo que estaba sucediendo en la Tierra y lo que estaba previsto para el futuro de la humanidad.

Por lo tanto, se pueden ver pistas donde los dos manipuladores no estaban esperando que lo hiciéramos ya que tenían poca confianza en el Homo sapiens, considerado como una raza esclava de casta inferior, con una inteligencia muy limitada. Entre ellos, nos llaman lulus, un nombre muy insultante. La FIA (Fuerza Invasora Alienígena) aún nos llama así. El príncipe En.ki y su hijo estaban muy seguros de que el “LULU” nunca averiguaría la verdad sobre las revisiones sumerias babilónicas porque siempre han valorado la inteligencia de la humanidad demasiado bajo y nunca entendieron que podemos entender las cosas desde una perspectiva espiritual, porque a ellos los rasgos espirituales les faltan, sobre todo en relación con la FIA. A pesar de que saben que son seres espirituales, por supuesto, piensan muy “mecánica y científicamente”.

No se sabe si un Consejo de 12 todavía existe dentro de la FIA o los de Orión en general, pero después de que dos editores revisaron la lista, sólo nueve nombres se mantenían, con el príncipe En.ki y Marduk clasificando intercambiablemente en “50”.

Este se convirtió en el “Consejo de Los 9“, a quien RODDENBERRY y otras celebridades y psíquicos han canalizado en los últimos años.

Como mucha gente sabe, RODDENBERRY tuvo gran parte de las ideas de los primeros episodios de “STAR TREK“, al participar en las sesiones de canalización del Consejo de los 9. GEORGE LUCAS también debe haber tenido algunas experiencias con estos seres porque gran parte de “Guerra de las Galaxias” también se basa en información sobre el Consejo de los 9. El Consejo de los 9 es también el mismo consejo que actualmente guarda la puerta estelar alrededor del planeta Saturno. Esto se discute en algún punto en el “Material de Ra.” [27]. Este consejo, pero con sus miembros originales, se llamaba el “Consejo de los 12” o el “Consejo de los 13” allá en los días en que la Diosa creó nuestro sistema solar y tenía sus propios GUERREROS MIKH-MAKH custodiando la puerta estelar, una puerta estelar que tenía conexiones a la autopista estelar importante, PESH-METEN y Orión. Sin embargo, después del diluvio, cuando el príncipe En.ki de una vez por todas se hizo cargo de la puerta estelar de Saturno, derrocó al consejo y creó su propio Consejo de los 9, probablemente basado en la lista le mostré el lector aquí arriba, pero en gran medida muy editada.

Ahora empieza a ser interesante, porque hay otro ser conectado directamente con el planeta Saturno. Es el príncipe Ninurta.

Esta es una referencia a los textos antiguos: En el sistema de astral teológico, Ninurta estaba asociado con el planeta Saturno, o tal vez como descendencia o un aspecto de Saturno. En su calidad de dios- agricultor, hay similitudes entre Ninurta y el Titán griego Cronos, el romano Titán de Saturno. [28]. Ninurta está conectado con Saturno y más posiblemente es un Titán, uno de los dioses más antiguos, que estuvieron aquí. Un ” dios-agricultor” que estaba aquí en la Tierra y uno de los que crearon la Biblioteca Viviente, una de las cosas que los Titanes hicieron. Asociar a Ninurta con los Titanes excluye al Príncipe En.ki partir de la ecuación de ser Ninurta de una vez por todas, porque el príncipe En.ki era uno de los del Olimpo, más a menudo referido como Poseidón en el Panteón griego del Olimpo.

Aquí hay otra referencia directamente de la literatura sumeria: Ninurta, señor de los dioses, la gloria de E-CUMECA, habla generosamente en alabanza: “Mi padre Enlil!”

Ninurta…… él mismo como un león: “Yo soy el héroe perteneciente a Enlil, yo soy el que controla los asuntos de NIBRU……, y no dejo que las aves escapen. Soy un hombre conforme al corazón de mi padre Enlil, y yo soy el héroe querido por mi madre NINLIL. Nací en las montañas; Soy fuerte en las montañas.”[30]

Una vez más, Ninurta es conocido como un león. Él también dice que es “fuerte en las montañas”, algo que está conectado directamente con la Biblioteca Viviente.

Ninurta es también “el señor de los dioses”, según este antiguo himno y de acuerdo con casi todas las mitologías antiguas, el señor de los dioses en la Tierra, era El príncipe EN.LIL, él que había ganado el rango de 50 entre los dioses. Este himno solo prueba que Ninurta y El Príncipe EN.LIL son uno y el mismo, mientras que Anu es el Rey EN.LIL o KHAN EN.LIL.

Por lo tanto, en resumen, ¿qué significa todo esto, y por qué es tan importante?

EN.LIL, en la forma en que es retratado en la “historia Anunnaki” narrada por Sitchin y otros, no es quien se nos ha dicho que es. EN.LIL y Ninurta son uno y el mismo. Siendo este el caso, hace de EN.LIL un Titán, denominado Cronos, en la primera generación de los doce Titanes [31]. Si buscamos a Cronos, [32] éste es identificado con la deidad romana, Saturno.

El Príncipe En.ki como Poseidón, es un Olimpo, como podemos ver aquí:

Mientras que el número se fijó en doce, hubo una variación considerable en cuanto a cuáles deidades fueron incluidas. Sin embargo, los doce [del Olimpo] como han sido retratados con mayor frecuencia en el arte y la poesía eran Zeus, Hera, Poseidón, Deméter, Atenea, Apolo, Artemisa, Ares, Afrodita, Hefestos, Hermes y ya sea Hestia o Dionisio. [33] El sincretismo no es tomado en cuenta en la lista anterior.

Todo esto es de gran importancia, ya que primero, se demuestra que las traducciones de la escritura cuneiforme sumeria de Zecharia Sitchin son incompletas en el mejor y engañosas en el peor de los casos. A pesar de que tuvo acceso a la información, él nunca mencionó que “EN.LIL” y Ninurta eran la misma persona, y tampoco (que son uno y no dos) estuvieron involucrados en la mayor parte de lo que se les acusa. [34]

Vamos a resumir más: Ninurta, conocido como El Príncipe EN.LIL, fue en otras palabras uno de los planificadores originales, uno de los dioses creadores originales, que, junto con NINHURSAG [Reina NIN] y otros Dioses Creadores, era el Dios a cargo de la creación de la Biblioteca Viviente en la Tierra. El antiguo tiempo llamado “La Edad de Oro”, tan elogiada y discutida por muchos investigadores. Estuvo a cargo de los Titanes, que vivían aquí junto con la especie NAMLÚ’U, Nuestros ancestros humanoides andróginos. El Príncipe Ninurta, el heredero del Imperio de Orión, abrazaba el matriarcado y probablemente fue el primer maestro de la Religión de la Diosa Madre en la Tierra. El Príncipe Ninurta y su equipo de Titanes fueron los que se vieron obligados a abandonar el Experimento de la reina NIN (la Biblioteca Viviente) en la cima de la Edad de Oro después de una devastadora guerra contra su hermano, el príncipe En.ki, alias Lucifer. Ninurta y su equipo de Dioses Creadores estuvieron tratando de defender la increíble belleza y armonía que él y los Titanes había creado en este planeta, hace millones de años, pero no lo hicieron. Después de que el Príncipe Ninurta fue sido derrotado en “La Guerra de los Titanes“, el Príncipe En.ki hizo de la Tierra su propia fortaleza – ilegalmente, ya que no tenía derecho a este planeta en absoluto y no lo tiene hasta el día de hoy.

El Príncipe En.ki y su hijo, Marduk, fueron los dos que introdujeron patriarcado en la Tierra. Por lo tanto, los viejos “Patriarcas” (Abraham y los hebreos) eran personas del Príncipe En.ki y no de EN.LIL/Ninurta. Esto también demuestra que YHWH/Jehová en la Biblia era un impostor (ya que el título original YHWH/Jehová son títulos femeninos, que pertenecen a la reina NIN) y este impostor, quien reclamó la propiedad de los patriarcas bíblicos, era,

  • Ya sea el príncipe En.ki, robando el título femenino de la Reina, haciendo de Jehová un “Dios” masculino, mostrándose a él mismo como deidad o
  • Como una hipótesis, Jehová era (quizás más probablemente), una mezcla entre el príncipe En.ki y Marduk.

Nuestra historia ha sido severamente alterada, y ahora es el momento de establecer los registros bien y limpiarlos a como fue contado antes que los Patriarcas LUCIFERIANOS lo cambiaran a favor de su propia agenda, que extendieron a varios miles de años en el futuro, hasta nuestro tiempo presente y más allá.

 

LAS CONEXIONES SATURNO Y ORIÓN.

Los de la Nueva Era y otros que están a la espera de una “Segunda Edad de Oro”, cuando los dioses desciendan de los cielos para gobernar sobre la humanidad de nuevo y que están adoptando al Príncipe En.ki como benevolente “salvador”, o ayudante de la humanidad, serán sorprendido cuando la verdad les ocurra a ellos. Ya hemos visto que Ninurta está relacionado con el planeta Saturno, pero vamos a hablar de lo que esto significa en realidad.

Sitchin, en su primer libro, El Duodécimo Planeta, afirmó que los sumerios eran muy conscientes de todos los planetas de nuestro sistema solar, incluyendo el “planeta de los Dioses”, Nibiru, que supuestamente tiene una órbita de 3,600 años alrededor de nuestro Sol, que, se dice fue catapultado fuera del sistema solar de Sirio y finalmente, en su camino a través del espacio vacío, fue acogido por la gravedad del planeta Neptuno y ha sido desde entonces una parte de nuestro sistema solar.

Los viejos sumerios incluso habían representado a nuestro sistema solar en la esquina superior izquierda de un sello cilíndrico, llamado el “Sello VA 243”.

Por lo tanto, según Sitchin, los sumerios ya sabían cuál Dios se relaciona con qué planeta. Otros estudiosos tienden a estar de acuerdo con Sitchin, salvo que el planeta que es supuestamente Nibiru, no es Nibiru.

Sin embargo, aunque este sello y las escrituras sumerias no se tradujeron hasta en los tiempos modernos, esta información fue bien escondida, pero también bien explicada en varias sociedades secretas, de las que Galileo Galilei y otros famosos astrónomos de la Edad Media eran miembros de o tenían acceso.

Esto, por supuesto, era desconocido para la población común, por lo tanto, hoy en día parece que Galileo y otros tuvieron que redescubrir los planetas exteriores de nuestro sistema solar y nombrarlos nuevamente. Todos ellos llevan el nombre de dioses romanos y griegos, quienes, a su vez, eran antiguos dioses sumerios. Pudieron haber nombrado los planetas en honor a los astrónomos que los exploraron, por ejemplo, pero no lo hicieron. Bueno, a veces lo hicieron, pero otros, más arriba en la jerarquía, no lo permitieron, y siempre terminamos con que los planetas tienen nombres tomados del Panteón en su lugar.

Esto significa, por supuesto, que los astrónomos que nombraron el planeta que descubrieron, en honor a un cierto dios y eran iniciados en las sociedades secretas, por lo tanto, algunas autoridades superiores, que eran iniciados, intervinieron y “salvaron el día.” Ahora todos los planetas han sido nombrados en honor a sus correspondientes dioses y la gente iniciada parece haberse asegurado de que cada planeta sea asociado con el dios correcto. Para las personas que no han estudiado este tema, la relación entre los planetas y dioses parece aleatoria y sin importancia, algo “bonito que los científicos hacen”.

En realidad, de hecho, tiene un gran significado.


Después de que la Reina de las Estrellas dejó la Tierra, a su heredero y el de KHAN EN.LIL, el príncipe Ninurta, se le asignó la Tierra para que se convirtiera en su dominio. No sólo le fue asignada la Tierra, sino también todo sistema solar. [35]

El hecho bien conocido de que Ninurta se relaciona con el planeta Saturno es significativo porque, como comandante en jefe del sistema solar, él también estaba a cargo de las puertas estelares que funcionan como entradas y salidas del sistema solar.

La Tierra pasa a sentarse en el medio de la ruta estelar, PESH-METEN, que se utiliza principalmente para negocios y comercio entre los diferentes sistemas estelares.

La puerta estelar principal, que los seres estelares utilizan si quieren entrar en nuestro sistema solar, o sólo están pasando por ella estaba (y sigue estando) situada en algún lugar en las proximidades del planeta Saturno. Algunos dicen que se encuentra en los anillos de Saturno, mientras que otros mencionan el hexágono en el polo norte de Saturno. Es una de las dos o tal vez, ambas y el Consejo de los 12 o 13 (también llamado el Consejo de Saturno), que en estos tiempos antiguos fue designado a Ninurta, tenía su sede en los anillos de Saturno, pero en una dimensión superior.

Ellos eran los que decidían quién era elegible entrar en el sistema solar y quién no. A la cabeza de este consejo estaba el príncipe Ninurta y él siempre era consultado si el resto del Consejo era incierto sobre si se debía dejar pasar a un ser estelar o a un grupo de comerciantes a través de la puerta.

El hexágono, por cierto, fue descubierto por las sondas que la NASA envió en la última parte de la década de 1970 y ellos tomaron fotografías y películas de vídeo de Saturno, una vez que pasaron por el gigante planeta gaseoso.

Otros nombres para Ninurta son “El Dios de la Caza”, [37] y el “dios de la guerra” en Sumeria. [38] Esto no quiere decir que él caminara creando guerras, sino que como el heredero de Orión, era conocido como el Arcángel Miguel, Segundo al Mando, mientras que KHAN EN.LIL es el Arcángel Miguel, Primero en el Mando.

El término “Arcángel Miguel” se originó en Orión y no es una persona, sino un título llevado por el ser (o seres) que están al mando de las fuerzas especiales de la reina NIN y los “Michaels” son siempre de la Corte de la Reina. Podemos encontrar referencias al Arcángel Miguel en la Biblia, específicamente en el Libro de Daniel, [39] “, donde el llamado ‘gran príncipe que se levanta por los hijos de tu pueblo”. [40]

La Wikipedia dice de Michael: “En el Nuevo Testamento, Michael lleva ejércitos de Dios contra las fuerzas de Satanás en el libro del Apocalipsis, durante la guerra en el cielo, donde él derrota a Satanás. En la epístola de Judas, Michael es específicamente referido como un “arcángel”. [41]

Satanás y sus fuerzas en este sentido son el Príncipe En.ki como Lucifer y sus Ángeles Caídos. En la “Guerra en el Cielo“, Ninurta, como el Arcángel Miguel, Segundo al Mando, derrotó a Satanás y a sus cohortes en una batalla, arrojándolos fuera del cielo. Estas historias de la Biblia son todas alegorías de lo que realmente sucedió en el Imperio de Orión hace mucho tiempo. Por lo tanto, Ninurta, dios de la caza, simplemente significa que él es el segundo al mando de las Fuerzas Especiales de la Reina, que se encuentra en Orión, con el fin de defender el imperio contra los ataques, especialmente del Príncipe En.ki-Lucifer y sus ejércitos, algo que la reina supuestamente está esperando que suceda en algún momento en el futuro.

De todos modos, en realidad hay otra razón por la que se menciona todo esto y sobre todo de Ninurta como cazador.

Si nos fijamos en la mitología, una vez más, ¿quién más es un cazador en el cielo? Algunos lectores pueden haberlo adivinado. La respuesta es Orión. Orión es un varón y conocido como “Orión, el cazador” [42]

¿Por qué la constelación de Orión en la astrología es un cazador masculino y Por qué no un cazador femenino?

¿Por qué en un imperio matriarcal como Orión, dirigido por una reina?

Todo regresa a la Historia de Artemisa y hay que tener en cuenta que hay una afiliación entre Orión y Ninurta.

EN.KI PRÍNCIPE, SEÑOR DE LA TIERRA.

Casi siempre se creyó y pensó que el príncipe En.ki era el mejor de los dos hermanos, y EN.LIL era el malo de la película. Además, En última instancia, somos nuestros propios salvadores, y ninguna fuente o fuerza externa nos va a salvar, porque necesitamos evolucionar sin intervención. Lo que ha cambiado es el punto de vista sobre los dos hermanos, El Príncipe En.ki y EN.LIL [43]

El príncipe En.ki es un despertar aleccionador, que se ajusta a la imagen de cómo la mayoría de las cosas son lo contrario de lo que hemos aprendido. Hay muchos seguidores del Príncipe En.ki entre los investigadores y los buscadores de la verdad, pensando que va a volver en alguna forma y, o bien va a salvarnos o a ayudarnos a nosotros mismos. Sin embargo, uno de sus principales contrapartes es la de ser Lucifer, así muchos seguidores afirmen que Lucifer es el “chico bueno”, porque vino con la luz y el conocimiento y enseñó los secretos de los dioses y del universo a la temprana humanidad, lo cual no es del todo cierto, aunque hay cierta validez a ello.

Una cosa que no hizo, fue venir a la Tierra para mejorar la humanidad y acelerar nuestra evolución. Nada puede estar más cerca de la verdad. El vino aquí con una fuerza invasora, que con violencia y guerra ahuyentó a los seres estelares pacíficos que ya estaban en la tierra, mataron a la mayoría de los que no tuvieron tiempo para huir y esclavizaron al resto. Entonces, él usó las habilidades científicas que había aprendido de su madre para alterar genéticamente el ADN de los seres humanos primordiales ya existentes para hacerlos tan tontos hasta el punto en el que podrían ser utilizados como mano de obra esclava. El propósito era para él para alcanzar sus propias metas vengativas. [44] Por esta razón, en realidad ralentizó o invirtió, nuestra evolución, porque el ser humano primordial ya era evolucionado. El Príncipe En.ki fue la serpiente en el Jardín del EDIN (Edén), quien dijo a “Eva” que comiera los frutos del “Árbol del Conocimiento”.

La Biblia lo presenta como el malvado Satanás, pero muchos investigadores ven eso como una contradicción, con el argumento de que “Satanás” en realidad iluminó una humanidad previamente reprimida. Por lo tanto, los que tienen esa mentalidad imaginan al Príncipe En.ki como el “buen hermano”; mientras que EN.LIL fue equivalente a Jehová (o YHWH/Yahvé), el Dios airado y violento de la Biblia.

Estas ideas, en gran medida, provienen de los gnósticos y son una parte importante del gnosticismo, que tiene como principio básico cambiar las cosas para llegar a la verdad.

Pero a veces hay que mirar más lejos que eso, porque la cueva del conejo es muy profunda y la verdad puede ser bien escondida. Una vez que hemos visto, podemos incluso tener que, en ciertas condiciones, cambiar las cosas una vez más para obtener una pista sobre lo que realmente está pasando.  ¡La búsqueda de la verdad es un cambio incesante de direcciones! A veces, incluso pueden ser “dos pasos hacia atrás y tres pasos hacia adelante.”

¿El Príncipe En.ki.-Lucifer en realidad iluminó a la humanidad en el Jardín del Edén y después, o no?

Lo que hizo el Príncipe En.ki fue elegir para la humanidad, representantes  que eran de la línea de sangre más pura (es decir, de su sangre) y los educó de manera que pudieran controlar y manipular al resto de la humanidad, mediante la creación de las “sociedades secretas” y “Escuelas de Misterios, donde sólo personas seleccionadas eran iniciadas. Estas personas se convirtieron en los Sumos Sacerdotes y Altas Sacerdotisas, también llamados “chamanes” que no deben ser confundidos con los verdaderos chamanes originales, que existieron en este planeta antes de que el Príncipe En.ki aterrizara en la Tierra con sus “Ángeles Caídos“.

En otras palabras, fue el príncipe En.ki quien introdujo el elitismo en este planeta hace mucho tiempo y desde este elitismo se desarrollaron las jerarquías, que crearon personas que eran más afortunadas que otras y aquellos que no tenían derecho a volverse “iluminados” fueron considerados estúpidos y prescindibles. En los tiempos modernos, estas personas han sido llamados “comelones inútiles” [45]. Lo que el Príncipe En.ki quiso crear fue una élite que pudiera gobernar mientras él estaba fuera, ocupándose de su negocio en otra parte, lejos de la Tierra.

En.ki significa “Señor de la Tierra” Una vez más, la verdad se oculta a la vista, pero nosotros, por alguna razón, la hemos malinterpretado. Si es el Señor de la Tierra, está diciendo que está a cargo de la Tierra. Es obvio que él es el nuevo “Alto Comandante” y la Elite Global deben entonces ser sus secuaces. No puede ser más claro que eso.

Ahora, vamos a echar otro vistazo a este ser, procedente de un sistema estelar en la constelación de Orión, un ser conocido como Lucifer, el rebelde, y el “Portador de la Luz”, por mencionar pocos.

Sí, él llevó la luz, pero sólo a unos pocos “elegidos”, a quienes sólo les dijo tanto como era necesario. Hoy en día, las sociedades secretas son jerárquicas, y el trabajo iniciado es sobre la base de la necesidad de saber. Usted tiene que ganar y merecer su camino hacia el conocimiento. Esto no es nada diferente de las antiguas Escuelas de Misterios – por lo tanto, nada ha cambiado, el conocimiento es y siempre ha sido dado sobre la base de la necesidad de conocer.

Algunos pueden pensar que, si esto es correcto, en lo que el conocimiento de El Príncipe En.ki se ha convertido, (la Elite Global, los “Illuminati”) nunca fue su intención y aquellos iniciados, abusaron de su poder y lo utilizaron para el control negativo. Este pensamiento es intencionadamente introducido para defender al Alto Comandante. Es bien conocido dentro de la investigación alternativa y está en los registros sumerios que la humanidad fue alterada genéticamente y utilizada como una raza esclava para el príncipe En.ki, exactamente lo que él quería. A cargo de estos esclavos estaban sus subordinados elegidos.

  • ¿Por qué habríamos de pensar que a partir de esto saldría algo bueno?
  • ¿Por qué un ser estelar supuestamente muy inteligente creería que esto tendría un futuro pacífico y significativo para la humanidad?

El Príncipe En.ki es otro dios con muchos títulos y similares tanto a KHAN EN.LIL como a la Reina de las Estrellas, él no tiene nombre original conocido aquí en la Tierra. Los nombres más comunes para El Príncipe En.ki, dependiendo de la ubicación, son,

  • PTAH (en Egipto) [46]
  • Neptuno (en Roma) [47]
  • Poseidón (en Grecia) [48]
  • OANNES (en Mesopotamia) [49] [50]
  • DAGÓN (por los filisteos) [51]
  • Satanás y Lucifer en la Biblia… son discutidos más en profundidad en el LIBRO DE URANTIA[52]

Peculiar con estos títulos más comunes es que el príncipe En.ki no fue presentado como un ser humano, ni un reptil, como muchos han afirmado, sino como anfibio. Él fue conocido como EA, que significa “casa [en el] agua” o “mora [en] el agua”. [53] Como OANNES, él vivía abajo del océano, era muy poco atractivo, salía del agua durante el día, enseñándole a la humanidad la escritura, las artes y las ciencias. Por la noche, regresaba al mar y desaparecía entre las olas. EA fue el nombre acadio tardío para el príncipe En.ki, el dios de la ciudad sumeria de Eridü, la primera ciudad conocida en la Tierra. EA también fue llamado el “Pez de los Cielos”, [54] y OANNES era mitad pez y mitad hombre [55]. OANNES, por cierto, es la inspiración para la mitra del Papa o sombrero-de-pez[56] lo que indica que el Vaticano está en realidad adorando al Príncipe En.ki-OANNES como su verdadero Jesucristo.

EL DAGÓN es también una criatura de agua, según la mitología y otro nombre para el príncipe En.ki y podría ser un nombre que los lectores de la Biblia pueden reconocer porque DAGÓN es mencionado ocho veces en la Biblia, en los siguientes pasajes:

Libro de Josué 19:27; Libro de los Jueces 16:23; Libro de 1 Samuel 5: 2, 5: 3, 5: 4, 5: 5, 5: 7; 7 y Libro de 1 Crónicas 10:10. [57]

Uno puede discutir si es porque de estas antiguas leyendas que dicen que han visto “criaturas escamosas,” como reptiles, cuando en realidad son “Hombres Pez”, o “GYOJIN.”

Luego, por supuesto, como sabe la mayoría de la gente, Neptuno y su homólogo Poseidón son conocidos de originarse en el océano, sosteniendo su largo tridente. Los dos eran supuestamente gigantes. Por lo tanto, hay muchas referencias al Príncipe En.ki conectado con el agua.

A principios de 2012, hubo un avistamiento OVNI en las afueras de la costa de Oregón; un número de ovnis repentinamente subieron desde el océano y volaron hacia el cielo, después de lo cual rápidamente desaparecieron. Este evento fue visto por un buen número de personas, y los militares estaban aparentemente preocupados. Salió en los periódicos locales, pero no hubo seguimiento en los medios públicos. Este incidente tiene sentido, porque como se sabe, el Príncipe En.ki tiene bases situadas debajo del suelo marino. [5] Ahora, podríamos saber dónde está una de ellas, literal y figurativamente hablando.

Dos títulos no tan comunes para el Príncipe En.ki, que la gente a menudo asocia con seres totalmente diferentes son:

  • Zeus en Grecia
  • Júpiter en Roma

Si buscamos a Zeus en Wikipedia, encontramos que gobierna a los olímpicos en el monte Olimpo, [59], evidencia de que él es el príncipe En.ki.

Sabemos que los Titanes fueron los primeros dioses [60], los llamados “Dioses Mayores,” que estaban aquí y crearon la Biblioteca Viviente. Los olímpicos eran los dioses más jóvenes, que iniciaron una guerra contra los Titanes. Ellos no eran necesariamente más jóvenes en edad, sino más jóvenes, porque llegaron a la Tierra en un momento posterior al que llegaron los Titanes.

El Príncipe En.ki debe, por lo tanto, ser el gobernante de los dioses del Olimpo, como lo afirma la Wikipedia. Él es el dios del rayo y del trueno, que utilizaba como una de las técnicas al alterar genéticamente a la humanidad. Por lo tanto, a menudo vemos a Zeus representado con un rayo. [61] Sin embargo, las historias indican que a Zeus, la Madre Diosa en su manifestación de GAIA (la Tierra), [62] le quitó el poder del trueno después de crear al Homo sapiens, posiblemente a causa de su mal uso de la energía. Más tarde lo tomó de nuevo cuando logró liberar a los prisioneros, a quienes los olímpicos habían puesto en un calabozo llamado Tártaro, [63] [64] relacionado con Sirio.

Los antiguos griegos reconocían a Zeus como el “Dios de los dioses” y el “Rey de los Cielos”, que, por supuesto, era el autoproclamado título del Príncipe En.ki y no tenía nada que ver con la realidad porque El Príncipe En.ki-Zeus nunca fue el Rey del Cielo.

Era y es un príncipe de Orión, y eso es todo lo que siempre puede ser. Él no tiene derechos legales sobre la tierra de ninguna forma o modalidad.

Otro símbolo de Zeus es el toro, [65] que es interesante y muestra su conexión con las Pléyades (Tauro, el Toro), donde el príncipe En.ki tiene una fortaleza aún hasta el día de hoy, y está asociado con el sistema estelar Aldebarán. Vea un libro electrónico llamado, El Mito Alrededor SUPRIEM, David Rockefeller[66] Capítulo X. [67]

Muchos indios nativo-americanos también afirman que proceden de las Pléyades, y que ahí es donde moran los dioses, dicen.

Además, nos enteramos por Wikipedia que Zeus en el neoplatonismo es equivalente al mismo Demiurgo, la “Mente Divina” [68 ] que en nuestra cultura, en las ciencias ocultas y en el gnosticismo, es otro nombre para Satanás y el Jefe de los Arcontes. [69]Satanás en la Biblia es la Serpiente, conectada con el príncipe En.ki, quien supuestamente dio conocimiento a la humanidad al tentar a Eva a comer del árbol del conocimiento.

El toro fue la forma que tomó Zeus cuando él violó a Europa, [70] También conocido como el descendiente de la diosa IO, [71] que algunos creen que es equivalente a la propia Isis. [72] 
Esto se vuelve relevante cuando lleguemos a un papel mucho más adelante en este nivel de aprendizaje, donde vamos a demostrar que el príncipe En.ki e Isis trabajaron juntos en la creación del Homo sapiens. Los eruditos no están muy seguros sobre quién era realmente Europa, lo que significa que ella habría sido Isis.

No sé si estoy en lo correcto en esto, pero por otro lado, Príncipe En.ki ha violado evidentemente a tantas mujeres que es difícil hacer un seguimiento. [73]

Tal vez, la mayor sorpresa, sin embargo, en relación al Príncipe En.ki con otro nombre de la deidad es la de Nergal. Por muchos, Nergal es considerado y presentado como un ser único, separado, pero aquí realmente tenemos la oportunidad de ver que algunos registros fueron alterados mientras que otros registros fueron escondidos por aquellos que vieron lo que el príncipe En.ki y su hijo, Marduk estaban haciendo cuando cambiaron la historia a su favor.

Cuando sabemos que los mismos dioses eran o escribieron o dictaron las historias a un escriba, no podemos esperar una historia veraz.

Tenían una agenda – por lo tanto, ¿por qué nos dirían todo, y por qué iban a ser siempre veraces? Aun así, quiero mostrar que el príncipe En.ki y Nergal son uno y el mismo.

Esto se puede hacer mediante el cotejo de referencias, y una cierta imagen comienza a emerger.

Una vez más, Wikipedia ha sido muy útil, y las referencias que estoy usando desde allí se referían de nuevo a otras fuentes fiables, – al menos tan fiables como vienen. Es suficiente para mí buscar a “Nergal” en Wikipedia para encontrar la primera pista importante.

Se dice en el principio: “Él es el hijo de Enlil y NINLIL.” [74]. Si yo no hubiera investigado primero para averiguar quién exactamente son “Enlil” y “NINLIL”, la cita anterior no me  habría dicho nada de valor real, al igual que al parecer no le ha dicho tampoco a muchos otros investigadores en el pasado. Es cuestión de buscar el sincretismo de nuevo. Ya he demostrado que Enlil es KHAN EN.LIL y NIN.LIL es la Diosa en su forma encarnada como la Reina de Orión. Por lo tanto, Nergal es su hijo. Sabemos que el Rey y la Reina tuvieron dos hijos, los personajes principales de las historias Anunnaki y son el príncipe EN.LIL y el príncipe En.ki. ¿Significa esto que Nergal es uno de los dos, pero bajo otro título, o es un tercer hermano?

Las Principales imágenes de iconografía de Nergal como un león, [75] en algunas ocasiones lo muestran como el equivalente de Utu ŠAMAŠ (SHAMASH), sólo en ciertas ocasiones. [76] Aquí, la confusión entre los estudiosos es que se dice que Utu es hijo de EN.LIL, como Nergal, pero no son conscientes de que hay dos EN.LIL.

Utu no es el hijo de KHAN EN.LIL, por lo que podemos olvidar que Utu y Nergal sean la misma persona.

La siguiente pista es que Nergal preside el Inframundo, [77] que excluye al Príncipe EN.LIL de la ecuación porque él es Señor del Aire (caminos), que es lo que indica el título EN.LIL. El Príncipe En.ki, por otro lado, se ha dicho que preside el Inframundo, al igual que Nergal.

Sé ha dicho antes, en muchos casos, que el príncipe En.ki, es el Señor del Inframundo o El Mundo de Abajo, que en su mayoría tiene que ver con el agua (agua dulce y agua salada) y se relaciona con el océano o el KHAA, pero no siempre. El Abzu, en el que el príncipe En.ki básicamente reside, también es referido como ya se ha dicho, a un lugar debajo del suelo marino que sin duda sería considerado el Inframundo o el Mundo de Abajo.

Puede ser una cosa difícil de interpretar los viejos registros, porque a menudo las palabras y términos tienen más de un significado. Esto se muestra claramente en las definiciones del Abzu, que pueden estar relacionadas con agua dulce, agua salada (océanos), espacio exterior, el propio KHAN EN.LIL (como agua dulce) y también puede estar relacionado con un submundo de una materia más sólida que el agua. En cualquier caso, Nergal es relacionado con el inframundo, que en sumerio se llama IRKALLA [78]. Allá abajo, Nergal gobernó junto con la diosa ERESKIGAL. En el caso de NERGAL y de ERESKIGAL, estamos hablando del Mundo Subterráneo “desde donde no hay retorno”, [79] también llamado KIGAL. [80] En otras palabras, tiene que ver con la muerte y el más allá.

En este sentido, la siguiente referencia adquiere relevancia: Las primeras inscripciones reales desde el tercer milenio AC mencionan “las cañas de Enki”. Las cañas fueron un importante material de construcción local, utilizadas para las cestas y contenedores, y eran recogidas fuera de las murallas de la ciudad, donde a menudo se llevaban a los muertos o enfermos. Esto vincula a Enki al KUR o inframundo de la mitología sumeria. [81]

Lo más probable, la IRKALLA-KIGAL es una de dos cosas:

  1. es literalmente el Inframundo o Bajo Mundo bajo nuestros pies.
  2. es el Inframundo o el Bajo Mundo en otra dimensión. Por lo tanto, es la descripción del plano astralo tal vez más probable que el plano en el que entran las almas antes de llegar al plano astral. Se considera que es esto.

El príncipe En.ki es el Señor de las dimensiones astrales, donde las almas van con el fin de permanecer atrapadas y ser recicladas en un nuevo cuerpo en la Tierra (reencarnación). Esto es otro indicador de que el príncipe En.ki y Nergal podrían ser la misma deidad.

Con Ninurta siendo el príncipe EN.LIL, Ninurta y Nergal, no pueden ser los mismos ser porque Ninurta es el Señor del Aire (rutas) y no del Inframundo.

Dice la Wikipedia: El aspecto fiero de NERGAL aparece en nombres o epítetos como LUGALGIRA, LUGAL-banda (NERGAL como el gallo de pelea), SHARRAPU (“quemador”, una referencia a su forma de tratar con las enseñanzas antiguas), Erra, GIBIL (este nombre más propiamente pertenece a NUSKU) y SIBITTI o Siete.

No hay una referencia directa a Nergal quemando los antiguos registros históricos. Él es referido como “quemador”, en referencia a la forma en que se ocupa de “enseñanzas antiguas”. Esta es otra referencia ya sea al Príncipe En.ki o a Marduk.

Nergal es asociado con el mundo terrenal (o Inframundo), uno de los dominios del príncipe En.ki a través de su asociación con el Abzu. También que aquí el número 7 es mencionado y es el número de El Príncipe En.ki.

Una cierta confusión existe en la literatura cuneiforme entre Nergal  y Ninurta (asesino de ASAG y portador de SHARUR, una maza encantada).

Nergal tiene epítetos tales como el “rey furioso”, el “furioso”, y similares. Una obra que lleva su nombre, separó en tres elementos su nombre como NE-URU-GAL (señor de la gran morada), expresa su posición a la cabeza del panteón del Infra-mundo.

En el sistema astral teológico-babilónico tardío, Nergal es relacionado con el planeta Marte. Como un fiero dios de la destrucción y la guerra, Nergal parecía sin duda una opción apropiada para el planeta rojo, y él fue equiparado por los griegos, ya sea como el combativo semidiós Heracles (el Hércules latino) o como el dios de la guerra Ares (Marte Latino), el nombre actual del planeta.

En el arte asirio-babilónico eclesiástico, los grandes colosos con cabeza de león que sirven como guardianes de los templos y palacios parecen simbolizar a Nergal, al igual que los colosos con cabeza de toro probablemente tipifican a Ninurta. [82]

Hay una contradicción donde la referencia dice que Ninurta está relacionado con el Toro (Tauro). Aprendimos anteriormente que es, obviamente, el príncipe En.ki quien se relaciona con el Toro, Tauro debido a su asociación con las Pléyades.

En cambio, es de hecho Ninurta/el Príncipe EN.LIL el que está relacionado con el león, como veremos más adelante.

HELENA BLAVATSKY, quien en la década de 1800 era un MEDIUM para la “Gran Hermandad Blanca” identificó a PTAH/PRÍNCIPE EN.KI con el Toro y con el Demiurgo/Satanás:

El principio de la Luz y la Vida a través del cual la creación o más bien la evolución tuvo lugar, el creador logos, el Demiurgo…

Ésta muy antigua divinidad [PTAH] es el “donante de la vida,” el que nace de sí mismo, el padre de Apis, el toro sagrado, concebido por la intervención de un rayo de sol… [83 ]

Por lo tanto, “alguien” se aseguró de que los registros fueran alterados.

La mayoría de los investigadores coinciden en que el príncipe En.ki y PTAH son uno y el mismo, nuevamente podemos hacer una asociación entre Nergal y El Príncipe En.ki: Siendo una deidad del desierto, el dios del fuego, que es uno de los aspectos negativos del sol, el dios del inframundo, y siendo también un dios de una de las religiones que rivalizaba con el cristianismo y el judaísmo, Nergal es llamado a veces un demonio e incluso identificado con Satanás. [84]

Además, a Nergal se conoce como Satanás, al igual que al príncipe En.ki se le conoce como Satanás y de ser la Serpiente en la Biblia, y también tenemos una referencia a Nergal siendo un “dios del fuego”. La misma asociación se hace con PTAH en Egipto:

Cara hermosa y estable en sus pies, Sur a su pared, PTAH se encuentra en el codo-base de MAAT porque él es el dios del fuego que vive con verdad. [85]

Por otra parte, aquí está Madame HELENA BLAVATSKY: Le sugiero que descubra a “otro” PTAH, el PTAH DE FUEGO, Padre de la tan secreta alquimia, pasada al Iniciado por él, y luego, impartida por Thot y sus fieles seguidores y para penetrar en el mundo de los fuegos divinos. [86]

El Dr. JOSEPH P. FARRELL, en su libro La Guerra Cósmica, también hace la asociación entre Nergal y el dios Erra, una relación estrecha con Marduk y se entera que una de las definiciones de Erra se correlaciona también con la descripción de Lucifer, otra asociación a Enki: Otro de sus nombres se traduce en “señor que merodea por la noche”, una referencia reminiscente de las descripciones bíblicas de Lucifer. [87]

Aunque esto también era una tapadera para algo más, puede ser utilizado como una alegoría. Como sabemos, el príncipe En.ki, como Lucifer, odiaba a su hermano, el príncipe EN.LIL, porque este último había heredado el trono de Orión, en lugar del Príncipe En.ki, que era el mayor de los dos hermanos. Así se hizo natural que quisiera culpar al Príncipe EN.LIL por sus propios defectos y lo utilizara en su agenda.

El príncipe EN.LIL no estuvo mostrándose como el bíblico Jehová/YHWH y no tenía nada que ver con eso. Los nombres YHWH y Jehová no pueden equipararse con el príncipe En.ki y su hijo, porque son los dos títulos de la Diosa Madre que tampoco tuvo nada que ver con lo que pasó aquí en la Tierra bajo el liderazgo del Príncipe En.ki. El Príncipe En.ki simplemente robó esos títulos y los utilizó para sí mismo en un intento de tomar venganza tanto de su hermano como de su madre. Por lo tanto, el Príncipe En.ki es el que tenía todos los motivos para impulsar la agenda descrita anteriormente y sería el personaje principal detrás del Jehová bíblico.


La verdadera identidad de Nergal. En la siguiente referencia, preste atención al período de tiempo al que se refiere:

El culto de Nergal no parece haberse extendido tan ampliamente como el de Ninurta, pero a finales del período persa y a principios del período de Babilonia, el sincretismo parece haber fusionado las dos divinidades, que eran invocadas juntas como si fueran idénticas. Los himnos y votivas y otras inscripciones de Babilonia, así como los gobernantes asirios con frecuencia le invocan, pero no aprenden de los muchos templos a él fuera de Cuta. [88] Esta es otra indicación de que la fusión de Nergal y Ninurta ocurrió en la era babilónica tardía, que era cuando Marduk estaba en el poder. Sin duda fue su interés, como hijo de príncipe En.ki, que Nergal apareciera fusionado con el príncipe EN.LIL, a pesar de claras asociaciones con el príncipe En.ki.

Hay un orden en este caos y el orden es que el príncipe En.ki y su hijo con frecuencia asumieron los personajes de seres más éticos y cometieron crímenes en su nombre, creando así un mal nombre para ellos. Esto sin duda fue hecho con los tres “grandes” dioses -. La Diosa, KHAN EN.LIL y su hijo, Ninurta. La asociación entre el príncipe En.ki y Nergal es absolutamente una de aquellas que la FIA (fuerza Invasora Alienígena) no quiere que hagamos, porque cuando lo hacemos, hay una posibilidad de que se averigüen más cosas interrelacionadas.

EN RESUMEN.

La Diosa Madre, como la creadora del Universo, en un momento dado se “insertó” a sí misma en su propia creación como la Reina de Orión, por lo tanto, puede existir en todas las dimensiones simultáneamente y al mismo tiempo participar en el juego que ella creó.

  1. Después de una devastadora guerra entre Orión y razas estelares conquistadoras, se hizo un famoso Tratado de Paz Galáctico y parte del contrato incluía un matrimonio entre la reina de Orión y el rey de la raza estelar intrusa, que se dijo se originó en Sirio.
  2. Este rey fue conocido como el Rey ANrey ANU aquí en la Tierra. “AN” y “AN-U” son sólo términos y no nombres, y significan “Cielo” o “El cielo, del Imperio de Orión”. Entonces el rey ANU simplemente significa “Rey de los Cielos, (del Imperio de Orión)” en el lenguaje sumerio y de Orión respectivamente. En este punto, no sabemos el nombre que el rey utiliza en la comunicación con otros seres de la realeza o seres estelares, pero su título es rey EN.LIL o KHAN EN.LIL, que tiene un significado similar a “AN-ANU“, el título correcto para el Rey de Orión.
  3. La Reina de Orión (llamada Reina NIN cuando hablamos de su encarnación física y metafísica) tuvo dos hijos, que nacieron a partir de huevos no fertilizados, que en Orión es siempre el caso, si la descendencia está prevista para ser un hombre. Los huevos tendrían que ser fertilizado si la intención fuera tener descendencia femenina. Esto significa en realidad que estos hijos varones no tienen un padre, por lo tanto, el rey EN.LIL es el padrastro de los dos hijos. Ha habido algunas confusiones en los registros antiguos. Si uno de los hijos fue de hecho el hijo biológico del rey EN.LIL, en un matrimonio anterior, los habría hecho hermanastros, pero a la luz de nueva información, los dos hijos varones eran en verdad hermanos completos.
  4. Conocemos a estos hijos de la reina como el príncipe En.ki y el príncipe EN.LIL, donde el príncipe En.ki es el mayor. Estos son ambos títulos y no se sabe sus nombres reales, que de hecho es el caso con todos los seres estelares de Orión conocidos en la Tierra. Sólo se conocen por uno u otro título o por los nombres que algunos de ellos pudieron haber tomado mientras estuvieron aquí en nuestro planeta.
  5. Estos dos hermanos son Príncipes de Orión. Al tomar el título de rey, que es “KHAN” y revertirlo, obtenemos “NAHK”, que significa “príncipe”. El título KHAN siempre es heredado de la línea de sangre de la Reina ya que siempre son hombres nacidos a partir de huevos no fertilizados. Sin embargo, el rey EN.LIL, siendo el KHAN, es el que decide cuál de los príncipes va a heredar su título si a él le sucediera algo. Por razones que no están totalmente claras, el rey EN.LIL eligió al hijo menor para heredero, algo que se puede hacer, pero que va en contra de la norma habitual. Normalmente, el hijo mayor se convierte en el heredero y príncipe heredero de Orión. Esta preferencia por el hijo menor es una de las causas de la “Rebelión de Lucifer”, un nuevo título para el hermano mayor, el príncipe En.ki.En términos de Antiguo y Nuevo Testamento, Lucifer puede estar indicando de donde bien Dios y su hijo Jesús de Nazaret.
  6. El príncipe En.ki es conocido como el Príncipe o Señor NERGAL (entre una miríada de otros títulos), que en realidad significa “Gran Vigilante” en la lengua sumeria, [89]un título que encaja bastante bien con el Príncipe En.ki.
  7. El Príncipe EN.LIL es conocido como El Príncipe NINURTA (entre otros títulos). Ninurta se deletrea a veces NENURTA, donde “NE” denota “heredero” y potencialmente significaría algo similar a “de la Reina.”
  8. Por otra parte, ahora también sabemos que la reina NIN es conocida como NINHURSAG, lo que significa que NINHURSAG no es la Científica de Sirio de sexo femenino que trabajó con El Príncipe En.ki (“Señor de la Tierra”), sino, que es su madre, que no tuvo nada que ver con la creación de Homo sapiens.
  9. NINHURSAG, como la Reina NIN, tenía todo que ver con la creación de la especie humana primordial, los NAMLÚ’U, un nombre que se puede traducir libremente como “los seres humanos de la Diosa Madre.” El nombre de esta especie andrógino primordial, que preexistió al Homo sapiens,el hombre moderno, también fue utilizado por ANTON PARKS en sus CRÓNICAS DEL GÍRKÙ[90]

Referencias

[70] http://en.wikipedia.org/wiki/Zeus#In_modern_culture
[71] http://en.wikipedia.org/wiki/Europa_(mythology)#Family
[72] http://www.maicar.com/GML/Io.html
[73] SITCHIN, ZECHARIA, “The War of Gods and Men“; ENÛMA ELIŠH, Various.

[74] http://en.wikipedia.org/wiki/Nergal, op. cit.

[75] http://en.wikipedia.org/wiki/Nergal
[76] http://en.wikipedia.org/wiki/Nergal#Attributes
[77] IBID.

[78] IBID.

[79] http://en.wikipedia.org/wiki/Irkalla, op. cit.

[80] http://en.wikipedia.org/wiki/Irkalla
[81] http://en.wikipedia.org/wiki/Enki#Attributes, op. cit.

[82] Ibid. op. cit. [81] http://en.wikipedia.org/wiki/Enki#Attributes, op. cit.  Ibíd. op. cit.

[83] Ptah, como se define por H. Blavatsky, en Glosario Teosófico, p.307, op. cit.

[84] http://en.wikipedia.org/wiki/Nergal#In_demonology

[85] “Los textos egipcios de Ptah, como se define por H. Blavatsky, en Teosófica Glosario, p.307, op cit…

[86] Ptah, as defined by H. Blavatsky, in Theosophical Glossary, p.307, op. cit.

[87] El Dr. Joseph P. Farrell © 2007, ” La Guerra Cósmica – Interplanetaria Guerra, Física Moderna y antiguos textos “, pp. 209-210, op. cit.

[88] Ibid. op. cit.

[89] http //www.ping.de/sites/systemcoder/necro/info/sumerian.htm

[90] http //www.antonparks.com/main.php

Regresar a Sumeria y Los Anunnaki
  Regresar a Las Investigaciones de Wes Penre

 

KUMARBI.

El relato del texto de La Realeza en el Cielo tiene su continuación en otros textos hititas – HURRITAS que los expertos llaman colectivamente El Ciclo de KUMARBI. Laboriosamente recompuestos pedazo a pedazo y aun así tristemente fragmentados, estos textos se han hecho más inteligibles recientemente, gracias al descubrimiento de fragmentos y versiones adicionales de los que dan cuenta H. GÜTERBOOK “KUMARBI MYTHEN VON CHURRITISCHEN KRONOS” y H. OTTEN “MYTHEN GOTTE KUMARBI – NEUE FRAGMENTE”, donde no queda claro cuánto tiempo permaneció allí arriba KUMARBI, después de su combate con Anu.

Sabemos que pasado un tiempo y después de que KUMARBI se las apañara para regurgitar las «piedras» que Anu le había hecho crecer en el vientre, bajó a la Tierra y por razones que quizás se expliquen en las partes perdidas de los textos, fue hasta EA en el Abzu.

La decisión de llevar a ENLIL a la Tierra y ponerlo al mando de todo llevó a unas acaloradas discusiones con Enki, de las que hacen eco los textos descubiertos hasta ahora. El molesto Enki amenazaba con dejar la Tierra y volver a Nibiru, pero ANU no podía confiar en que no se atreviera a usurpar el trono allí y por otra parte y como un acuerdo, se quedara el mismo Anu en la Tierra, designando a ENLIL como regente en Nibiru, no había seguridad en que la entregara al regreso de ANU.

Al final, se decidió echarlo a suertes: Que el destino determinara lo que había de ser.

El reparto de poderes que tuvo lugar, se menciona una y otra vez en los textos sumerios y acadios. Una de las Crónicas de la Tierra conocidas más largas es La Epopeya de ATRA-HASIS, que registra la extracción de suertes y sus resultados: Los dioses se tomaron de las manos, después sacaron suertes y repartieron: Anu se fue al cielo; a ENLIL se le asignó la Tierra; el mar, que a la tierra como un lazo circunda, se le dio al príncipe Enki que bajó al ABZU y asumió su soberanía. Convencido de que se las había ingeniado para separar a los dos hermanos rivales, «Anu subió al Cielo» en donde le aguardaba un inesperado giro de los acontecimientos.

Quizás como precaución, a KUMARBI se le dejó en la plataforma orbital de la Tierra y cuando Anu volvió a ella, listo para partir en su largo viaje de vuelta a Nibiru, KUMARBI, enfurecido, se le enfrentó con duras palabras que no tardaron en dar paso a una reyerta: «ANU le dio batalla a KUMARBI, KUMARBI le dio batalla a ANU».

En cierto momento, KUMARBI se impuso a Anu en la pelea, y «Anu forcejeó para liberarse de las manos de KUMARBI». Pero KUMARBI aún pudo agarrar por los pies a ANU y «le mordió entre las rodillas», hiriendo a Anu en su «virilidad». Se han encontrado antiguas representaciones acerca de este hecho, así como del hábito de los Anunnaki en la lucha de herir al otro en los genitales. Mutilado y con dolor, Anu emprendió el camino de vuelta hacia Nibiru, dejando a KUMARBI detrás, con los astronautas que tripulaban las plataformas orbitales y la lanzadera. Pero, antes de partir, le lanzó una maldición a KUMARBI, la de «tres monstruos en su vientre».

Son evidentes las similitudes de este relato hitita con el relato griego de la castración de Urano a manos de Crono, así como con la imagen de Crono tragándose a sus hijos. Y como en los relatos griegos, este episodio monta el escenario para las guerras entre los dioses y los Titanes.

Los mutilados versículos tratan después de la aparición en escena del Dios de la Tormenta, TESHUB, que según los sumerios es ISHKUR-ADAD, el hijo menor de ENLIL, quien incordia a KUMARBI hablándole de los maravillosos objetos y atributos que cada uno de los dioses le concederá a él, TESHUB; entre estos la Sabiduría, que se le arrebataría a KUMARBI para entregársela a él. «Lleno de furia, KUMARBI fue a NIPPUR». Los deteriorados textos no dejan saber a qué fue al cuartel general de ENLIL; pero después de permanecer en la ciudad durante siete meses, KUMARBI volvió a EA para consultar con él y éste le sugirió que «ascendiera al cielo» y buscara la ayuda de Lama «la madre de los dos dioses» y por tanto, al parecer, matriarca ancestral de ambas dinastías rivales. Con algo de interés por su parte, EA se ofreció para transportar a KUMARBI a la Morada Celeste en su MAR.GID.DA carro celeste, que los acadios llamaban TI-IA-RI-TA «el vehículo volador». Pero la diosa al enterarse de que EA había llegado sin permiso de la Asamblea de los Dioses, envió «vientos relampagueantes» contra la nave espacial de EA, obligándoles a regresar a la Tierra.

Pero KUMARBI, en vez de bajar a la superficie del planeta, prefirió permanecer en órbita con los dioses que los textos HITITAS-HURRITAS llaman IRSIRRA «Los Que Ven y Orbitan» y los sumerios IGI.GI. Con tanto tiempo disponible, «KUMARBI estaba lleno de pensamientos… los elaboraba en su mente… albergaba ideas para crear infortunios tramaba males». En esencia pensaba que se le debería de proclamar a él «el padre de todos los dioses», ¡la deidad suprema! Con el respaldo de los dioses en órbita, los IRSIRRA, KUMARBI «se puso un calzado veloz en los pies» y bajó a la Tierra, y una vez allí envió a un emisario al resto de dioses importantes, exigiendo que se reconociera su supremacía. Fue entonces cuando Anu decidió que ya había suficiente. Para vencer de una vez por todas al nieto de su adversario Alalu, dio orden a su propio nieto, el «Dios de la Tormenta» TESHUB, de que encontrara a KUMARBI y le diera muerte. Tuvieron lugar feroces batallas entre los dioses terrestres liderados por TESHUB y los dioses celestes dirigidos por KUMARBI; en una sola batalla, participaron no menos de setenta dioses, todos ellos montados en carros celestes. Aunque la mayor parte de las escenas de las batallas se han perdido con el deterioro de los textos, sabemos que a la postre fue TESHUB el que venció.

Pero la derrota de KUMARBI no terminó con las luchas. Sabemos por otros relatos épicos hititas del ciclo de KUMARBI que, antes de morir, éste se las había ingeniado para embarazar a una diosa de la montaña con su simiente, hecho que llevaría al nacimiento de su Vengador, el «Dios de la Piedra» ULLI-KUMMI. En el momento de ocultar a su maravilloso o monstruoso hijo entre los dioses IRSIRRA, le dio instrucciones para que cuando creciera, atacara la «hermosa ciudad de KUMMIYA», la ciudad de TESHUB, «Ataca al Dios de la Tormenta y hazlo pedazos… ¡abate a todos los dioses del cielo como a pájaros!» Una vez lograda la victoria, ULLI-KUMMI tendría que «ascender al Cielo por la Realeza» y tomar por la fuerza el trono de Nibiru. Después de estas instrucciones, KUMARBI desaparece de escena.

El niño estuvo oculto durante mucho tiempo. Pero un día, mientras crecía alcanzando proporciones gigantescas, lo vio UTU-SHAMASH mientras recorría los cielos. Utu acudió presto a la morada de TESHUB para informarle de la aparición del Vengador. Después de darle a Utu algo de comer y de beber para que se calmara, TESHUB le instó: «monta en tu carro y asciende a los cielos», y no pierdas de vista a ULLI-KUMMI. Después, subió a la Montaña de la Visión para contemplar por sí mismo al Dios de la Piedra. «Vio al aterrador Dios de la Piedra y golpeó su puño con ira». Consciente de que no había más alternativa que la batalla, TESHUB preparó su ID.DUG.GA, «El Pesado Jinete que Fluye»; el texto hitita le llama por su nombre sumerio. Las instrucciones para el equipamiento del carro celeste, para las cuales el texto hitita empleó básicamente la terminología original sumeria, merecen cita. Se les dijo,

  • que aceleraran el vehículo con el «Gran Quebrantador»; que pusieran el «Toro» (planta de energía) que «Enciende» delante y el «Toro para el Imponente Proyectil» en el extremo final; que instalaran el dispositivo de radar o navegación «Que Muestra el Camino» en la parte delantera;
  • que activaran los instrumentos con las «Piedras» (minerales) de poderosa energía; que armaran después el vehículo con el «Atronador de Tormentas», cargándolo con no menos de 800 «Piedras de Fuego»: El «Gran Quebrantador» del «Brillante Jinete Principal» que lo lubriquen con aceite y lo levanten. El «Toro que Enciende», que lo pongan entre los cuernos. El «Toro que es un Imponente Proyectil» de la cola que lo chapen de oro. «El Que Muestra el Camino» de la parte de delante que se introduzca y se gire, provisto con poderosas «Piedras» en su interior. Que saquen el «Atronador de Tormentas» que lanza rocas a 90 estadios, asegurando las «Piedras de Fuego» con 800… Para cubrir. El «Relámpago Que Centellea Aterradoramente» que lo saquen de su cámara de almacenaje.

¡Que se saque el MAR.GID.DA y se prepare! «Desde los cielos, de entre las nubes, el Dios de la Tormenta puso su rostro sobre el Dios de la Piedra». Tras unos ataques iniciales infructuosos, Ninurta, el hermano de TESHUB-ADAD, se unió a las batallas. Pero el Dios de la Piedra seguía indemne, llevando los combates hasta las puertas de KUMMIYA, la ciudad del Dios de la Tormenta, donde HEBAT, esposa de TESHUB, seguía los informes de la batalla en una cámara interior de la casa del dios. Pero los proyectiles de ULLI-KUMMI «obligaron a HEBAT a dejar la casa, y ya no pudo seguir oyendo los mensajes de los dioses… ni los mensajes de TESHUB, ni los mensajes de todos los dioses». Ella dio orden a su mensajero para que se pusiera «el Calzado Veloz en los pies» y fuera al lugar donde los dioses estaban reunidos en asamblea, para que le trajera noticias de la batalla, pues temía que «el Dios de la Piedra haya dado muerte a mi marido, el noble príncipe». Pero TESHUB no había muerto. Se negó a seguir los consejos de su asistente, que le sugería que se ocultara en alguna región montañosa. Dijo: si hago eso, « ¡no habrá rey en el Cielo!» Entonces, decidieron acudir ambos a EA, en el Abzu, en busca de un oráculo según «las antiguas tablillas con las palabras del destino».

Al saber que KUMARBI había engendrado un monstruo que estaba fuera de control, EA fue a ENLIL para advertirle del peligro: « ¡ULLI-KUMMI va a bloquear el Cielo y las sagradas casas de los dioses!» Se convocó la Asamblea de los Grandes Anunnaki. Sin soluciones que aportar, EA aún tuvo una: Sacar cierto Cortador de Metal de Antaño del depósito sellado de los «cortadores de piedras» y cortar con él los pies a ULLI-KUMMI, el Dios de la Piedra. Así consiguieron inmovilizar al Dios de la Piedra y cuando los dioses se enteraron de esto, «vinieron al lugar de la asamblea y todos los dioses se pusieron a gritar contra ULLI-KUMMI». TESHUB, lleno de coraje, saltó sobre su carro y «se llevó al Dios de la Piedra ULLI-KUMMI al mar y entabló batalla con él».

Pero ULLI-KUMMI seguía desafiante, diciendo: « ¡Destruiré KUMMIYA, la Casa Sagrada tomaré, expulsaré a los dioses… al Cielo subiré para asumir la Realeza!». Las últimas líneas de esta epopeya hitita están completamente deterioradas, pero combinándolas que lo que está en el relato sánscrito, es la batalla final entre Indra y el «demonio» VRITRA: Y entonces se pudo contemplar una terrorífica visión, cuando dios y demonio entablaron combate. VRITRA disparó sus agudos proyectiles, sus incandescentes rayos y relámpagos… Después, los relámpagos se pusieron a centellear, los estremecedores rayos a restallar, lanzados orgullosamente por Indra… Y pronto el toque de difuntos de la perdición de VRITRA estuvo sonando, con los chasquidos y estampidos de la lluvia de hierro de INDRA; Perforado, clavado, aplastado, con un horrible alarido el agonizante demonio cayó de cabeza… E INDRA le dio muerte con un rayo entre los hombros. Analizando en paralelo, se cree éstas fueron las batallas de los «dioses» y los Titanes de los relatos griegos. Hasta ahora, nadie ha dado con el significado de la palabra «Titanes», pero si los relatos tienen un origen sumerio y si los nombres de estos dioses eran de origen sumerio, TI.TA.AN significaría literalmente «Aquéllos Que Viven en el Cielo» precisamente, la forma de designar a LOS IGIGI dirigidos por KUMARBI cuyos adversarios eran los Anunnaki «Que están en la Tierra».

EL DIOS ZU.

Los textos sumerios hablan de una antigua batalla a vida o muerte entre un nieto de Anu y un «demonio» de un clan diferente en esta versión, relato conocido como EL MITO DE ZU. Su héroe es Ninurta, hijo de ENLIL y su hermanastra Sud; que pudo ser el original a partir del cual se copiaron los relatos hindú e hitita. Los acontecimientos descritos en el texto sumerio tienen lugar después de la visita de Anu a la Tierra. Bajo la jefatura general de ENLIL, los Anunnaki se habían asentado para sus tareas en el Abzu y en Mesopotamia; el mineral se extraía y se transportaba para después, fundirlo, refinarlo y Luego desde el activo ESPACIOPUERTO de SIPPAR, la lanzadera llevaba los metales preciosos a las estaciones orbitales operadas por LOS IGIGI, desde donde se enviaban al Planeta Madre a través de naves espaciales que hacían sus visitas periódicamente.

El complejo sistema de operaciones espaciales, las idas y venidas de vehículos espaciales y comunicaciones entre la Tierra y Nibiru, mientras cada planeta seguía su propia órbita, se coordinaba desde el Centro de Control de Misiones de ENLIL en NIPPUR. Allí, encima de una plataforma elevada, estaba la sala DIR.GA, la zona más prohibida, el «santo de los santos» donde estaban instaladas las vitales cartas de navegación celestes y los paneles de datos orbitales: las «Tablillas de los Destinos».

Fue a esta cámara sagrada adonde consiguió acceder un dios llamado ZU, haciéndose con las vitales tablillas y con ello, poniendo en sus manos el destino de los Anunnaki de la Tierra y de la misma Nibiru.

Las tablillas que describen estos sucesos están en los inicios del relato y la narración sólo se hace legible a partir del punto en el que ZU llega al E-KUR, el templo de ENLIL, donde es conocido y ostenta algún rango pues ENLIL le da la bienvenida, «confiándole la custodia de la entrada a su santuario». Pero el «malvado ZU» pagó su confianza con traición: «La sustracción de la ENLILDAD», la toma y posesión de los divinos poderes «que él albergaba en su corazón», una parafernalia de determinados objetos, incluida la mágica Tablilla de los Destinos, oportunidad presentada mientras ENLIL se daba el baño diario en la piscina:

A la entrada del santuario, Que él había estado observando, ZU espera el comienzo del día. Cuando ENLIL se estaba lavando con agua pura, Habiéndose quitado la corona Y habiéndola depositado en el trono, ZU cogió en sus manos la Tablilla de los Destinos, Se llevó la ENLILDAD. Mientras ZU estaba huyendo en su MU (traducido «nombre», pero indica una máquina voladora) hasta un escondrijo lejano, las consecuencias de su audaz acción comenzaron a tener efecto. Se suspendieron las Fórmulas Divinas; La quietud se esparció por todas partes; el silencio se impuso… La brillantez del Santuario se desvaneció. «El Padre ENLIL enmudeció». «Los dioses de la tierra se fueron reuniendo uno a uno con las noticias». El asunto era tan grave que incluso se informó a Anu en su Morada Celestial. Anu analizó la situación y concluyó que ZU tenía que ser capturado para que devolviera las fórmulas. Volviéndose «a los dioses, sus hijos», Anu preguntó:

« ¿Cuál de los dioses castigará a ZU? ¡Su nombre será el más grande de todos!»

Varios dioses conocidos por su valor fueron convocados. Pero todos ellos señalaron que, habiéndose hecho con la Tablilla de los Destinos, ZU poseía ahora los mismos poderes que ENLIL, de modo que «el que se le enfrente se convertirá en arcilla». Entonces, EA (Enki) tuvo una gran idea:

¿Por qué no llamar a NIN.UR.TA (su sobrino) para que acepte tan desesperado combate?

Los dioses reunidos se percataron de su ingeniosa picardía. Incrementaría las posibilidades SUCESORALES de caer en su propia descendencia si ZU era derrotado y resultaría benéfico si Ninurta resultaba muerto. Para sorpresa, NINHURSAG llamada NIN.MAH «gran dama» se mostró de acuerdo y dirigiéndose a su hijo Ninurta, le explicó que ZU no sólo había robado a ENLIL la ENLILDAD, sino también a él.

«Con chillidos de dolor di a luz», gritó, Y fue ella la que «aseguré para mi hermano y para Anu» La continuidad de la «Realeza del Cielo». Para que sus dolores no fueran en vano, Ninurta tenía que salir y luchar por la victoria: Lanza tu ofensiva… captura al fugitivo ZU… Que tu aterradora ofensiva se ensañe con él… ¡Córtale la garganta! ¡Vence a ZU!… Que tus siete Vientos del mal vayan contra él… Genera todo el Torbellino para atacarle… Que tu Resplandor vaya contra él… Que tus Vientos lleven sus Alas hasta un lugar secreto… Que la soberanía vuelva a EKUR; Que las Fórmulas Divinas vuelvan al padre que te engendró.

Las diversas versiones de este relato épico proporcionan emocionantes descripciones de la batalla que vino a continuación. Ninurta le disparó «flechas» a ZU, pero «las flechas no se podían acercar al cuerpo de ZU… mientras llevara en la mano la Tablilla de los Destinos de los dioses». Las armas lanzadas «se detenían en mitad» de su vuelo. Mientras se desarrollaba la incierta batalla, EA aconsejó a Ninurta que añadiera un TIL-LUM a sus armas y que disparara en los «piñones» o pequeñas ruedas dentadas de las «alas» de ZU. Siguiendo su consejo y gritando «Ala con ala», Ninurta disparó el TIL-LUM en los piñones de ZU alcanzándolo. Los piñones empezaron a desmontarse y las «alas» de ZU cayeron dando vueltas. ZU fue vencido y las Tablillas del Destino volvieron a ENLIL.

ZU Podía volar, cómo puede hacerlo hoy cualquier persona que coja un avión, o cualquier astronauta que se suba a una nave espacial. Ninurta podía volar tan hábilmente como ZU y quizás, mejor. Pero no era ave de clase alguna como dejan patente muchas representaciones que han quedado de él, solo o con su consorte BA.U llamada GULA. Más bien, volaba con la ayuda de una extraordinaria «ave», que se guardaba en el recinto sagrado (el GIR.SU) de la ciudad de Lagash, un «ave» en la que pudo huir para esconderse. Fue desde dentro de estas «aves» que los dioses se enfrentaron en su batalla en el cielo. En cuanto a la naturaleza del arma que finalmente hirió al «pájaro» de ZU Llamada TIL en sumerio y TIL-LUM en asirio escrita pictóricamente “>—>–“, debió significar entonces lo significa hoy en día en hebreo: «misil».

ZU fue uno de los dioses que intrigó para usurpar la ENLILDAD que Ninurta, como legítimo sucesor combatió.

Existen razones para creer que no habiendo podido tener un hijo con su hermanastra para generar un contendiente legal para la ENLILDAD, Enki echó mano de su hijo y su esposa DAM.KI.NA, el primogénito Marduk «hijo del montículo Puro». A comienzos del segundo milenio a.C. toda la zona de Oriente Próximo se vio sacudida por grandes agitaciones sociales y militares, Marduk fue elevado en Babilonia al estatus de dios nacional de Sumer y ACAD. Se le proclamó Rey de los Dioses en lugar de ENLIL y se requirió al resto de dioses que le prometieran fidelidad a y que fueran a residir en Babilonia, donde sus actividades podrían ser fácilmente supervisadas. Esta usurpación de la ENLILDAD mucho después del incidente con ZU, vino acompañada por un importante esfuerzo babilonio por falsificar los antiguos textos. Se reescribieron y se alteraron los más importantes para hacer aparecer a Marduk como Señor de los Cielos, el Creador, el Benefactor, el Héroe, en vez de Anu, ENLIL o, incluso, Ninurta. Entre los textos alterados estaba el «Relato de ZU» y según la versión babilonia fue Marduk y no Ninurta el que luchó con ZU. En esta versión, Marduk alardeó: «MAHASTI MOH IL ZU» «He aplastado el cráneo del dios ZU». Entonces ZU no pudo haber sido Marduk ni tampoco hubiera tenido sentido que EA/Enki, «Dios de las Ciencias», le hubiera dado indicaciones a Ninurta en cuanto a la elección y uso de la mejor arma, si el oponente hubiera sido su propio hijo, Marduk. Enki, a juzgar por su conducta así como por su recomendación a Ninurta de «corta la garganta de ZU», esperaba ganar algo con el combate, ya que no le importaba quién perdiera. La única conclusión lógica es que también ZU debía ser de algún modo, un contendiente legal para la ENLILDAD, lo que sugiere a un dios: NANNA.

Se consiguió recuperar una buena parte del relato combinando porciones de las antiguas versiones babilonias y asirías del texto sumerio. Pero las porciones dañadas guardaban aún el secreto de la verdadera identidad de ZU, así como la explicación del modo en que había conseguido el acceso al DIR.GA. En 1979 dos expertos W. W. HALLO Y W. L. MORAN salieron con la respuesta, al reconstruir el comienzo del antiguo relato gracias a una tablilla encontrada en la Colección Babilónica de la Universidad de Yale. 

En sumerio, el nombre ZU significa «El Que Conoce» un experto en cierto conocimiento. Varias referencias al malvado héroe de este relato como AN.ZU «El Que Conoce los Cielos» sugieren una relación con el programa espacial que enlazaba a la Tierra con Nibiru; y el ahora recuperado inicio de la crónica cuenta ciertamente, que ZU un huérfano, fue adoptado por los astronautas que tripulaban la lanzadera y las plataformas orbitales, los IGIGI, aprendiendo de ellos los secretos de los cielos y del viaje espacial. La acción comienza cuando LOS IGIGI «reunidos desde todas partes», deciden apelar a ENLIL, quejándose de que «hasta el momento, no se les había construido un lugar de descanso», que simplemente no había instalaciones en la Tierra para el descanso y el recreo, un lugar donde relajarse de los rigores del espacio y de la ingravidez de LOS IGIGI. Como portavoz eligieron a ZU y le enviaron al centro de ENLIL en NIPPUR. ENLIL, «el padre de los dioses, en el DUR-AN-KI le vio y meditó sobre lo que decían LOS IGIGI». Mientras «ponderaba en su mente» la petición, «examinó más de cerca al celeste ZU». Después de todo, ¿Quién era este emisario, que no uno de los astronautas y sin embargo llevaba su uniforme?

Mientras crecían sus sospechas, EA, sabedor del verdadero parentesco de ZU, intervino sugiriendo a ENLIL que la decisión acerca de las peticiones de los IGIGI, se podían posponer si se retenía a ZU en el cuartel general de ENLIL.

«Déjale entrar a tu servicio», le dijo EA a ENLIL; «en el santuario, en lo más interior, deja que sea el que bloquee el camino». El dios ENLIL consintió.

En el santuario, ZU ocupó su posición… La entrada de la cámara ENLIL le asignó.

Y así fue como, con la connivencia de EA, un dios rival descendiente secreto de Alalu, consiguió entrar en la cámara más prohibida y crucial de ENLIL. El texto dice que allí ZU «observaba constantemente a ENLIL, el padre de los dioses, el dios del Enlace-Cielo-Tierra… constantemente contemplaba su celeste Tablilla de los Destinos».

Y ZU no tardó en dar forma a un plan: «Concibió en su corazón quitarle la ENLILDAD»: Cogeré la celeste Tablilla de los Destinos; los decretos de los dioses gobernaré; estableceré mi trono, seré el amo de los Decretos Celestiales: ¡A LOS IGIGI en su espacio comandaré! «Una vez tramada así la agresión en su corazón», ZU encontró la oportunidad un día en que ENLIL fue a darse un baño refrescante. «Tomó la Tablilla de los Destinos en sus manos» y en su Ave «huyó a lugar seguro en la HUR.SAG.MU» («Montaña de las Cámaras del cielo»). Tan pronto sucedió esto, todo quedó detenido: Se suspendieron las fórmulas divinas; se desvaneció la brillantez luminosa; quedó el silencio.

En el espacio, LOS IGIGI estaban confundidos; el resplandor del santuario había desaparecido. Al principio, «el padre ENLIL se quedó sin palabras». Cuando las comunicaciones se restablecieron, «los dioses de la Tierra se reunieron uno a uno con las noticias». Anu en Nibiru, también fue informado. Estaba claro que ZU debía ser capturado y que la Tablilla de los Destinos debía volver al DIR.GA. Pero, no había quién lo hiciera. Se acercaron varios de los jóvenes dioses, conocidos por su valor pero ninguno se atrevía a seguir la pista de ZU hasta la distante montaña, ahora tan poderoso como ENLIL, al haberle robado también la «BRILLANTEZ» «y el que se opone a él se convertirá en arcilla… ante su Brillantez, los dioses se consumen». Entonces Ninurta el heredero legal de ENLIL, dio un paso al frente para llevar a cabo la empresa, pues como su madre Sud había señalado, ZU no sólo le arrebataba a ENLIL la «ENLILDAD» sino también a Ninurta. Ella le aconsejó que atacara a ZU en su escondite montañoso, también con el arma de la «Brillantez» pero que lo hiciera si conseguía acercarse a ZU oculto tras una pantalla de polvo por lo que le prestó a Ninurta sus propios «siete torbellinos que levantan el polvo». Con su «coraje para la batalla afianzado», NINURTA se encaminó al MONTE HAZZI la misma montaña de los relatos de KUMARBI Enganchó a su carro las siete armas, los torbellinos que levantan el polvo y partió en busca de ZU «para entablar un terrorífico combate, una fiera batalla»: ZU y NINURTA se encontraron en la ladera de la montaña. Cuando ZU lo percibió estalló en furia. Con su Brillantez hizo que la montaña brillara como con la luz del día; Soltó los rayos en su furia. Sin poder identificar a su agresor debido a la tormenta de polvo, ZU gritó a NINURTA: ¡Me he apropiado de toda Autoridad, los decretos de los dioses los dirijo yo ahora!

¿Quién eres tú que vienes a luchar conmigo? ¡Explícate!»

Pero NINURTA prosiguió su «agresivo avance» contra ZU diciendo que había sido designado por el mismo Anu para detener a ZU y devolver la Tablilla de los Destinos. Al oír esto ZU cortó su Brillantez y «el rostro de la montaña se cubrió de oscuridad». Sin temor, NINURTA «entró en la penumbra». Del «pecho» de su vehículo, lanzó un Relámpago, «pero el disparo no se pudo acercar a ZU; y volvió». Con los poderes que ZU había logrado, ningún rayo se podía «acercar a su cuerpo».

Y «la batalla se detuvo, el conflicto cesó; las armas se detenían en mitad de la montaña; no vencieron a ZU». Decepcionado, Ninurta pidió a su hermano menor ISHKUR – ADAD que pidiera consejo a ENLIL. «ISHKUR el príncipe tomó el informe; las noticias de la batalla le dio a ENLIL» quien dio instrucciones a ISHKUR para que volviera y le dijera a NINURTA: ¡No cedas en la batalla; demuestra tu fuerza! Algo más práctico, ENLIL le envió a Ninurta un TIÜU un proyectil (pictográficamente: ) para atacar al TORMENTADOR que dispara los proyectiles. Dijo que Ninurta debía aproximarse entonces en su «Ave Torbellino» tan cerca como fuera posible hasta el Ave de ZU, hasta que estuvieran «ala con ala». Entonces, debería apuntar el proyectil a los «piñones» del Torbellino de ZU y «deja que el proyectil vuele como un relámpago; cuando la Ardiente Brillantez devore los piñones, sus alas vibrarán como mariposas y ZU será vencido». Las escenas de la batalla final se perdieron en todas las tablillas, pero sabemos que en el combate participó más de un «Torbellino». Los fragmentos de las copias, encontradas en las ruinas de un archivo hitita, en un lugar llamado ahora Sultán-Tepe, nos dicen que Ninurta dispuso «siete torbellinos que levantan el polvo», armó su carro con «111 Vientos» y atacó a ZU tal como le sugirió su padre. «La tierra tembló… el [ilegible] se oscureció, los cielos se hicieron negros… los piñones de ZU se vencieron». ZU fue capturado y llevado ante ENLIL en NIPPUR; la Tablilla de los Destinos se reinstaló donde tenía que estar; «el Señorío entró de nuevo en el EKUR; las Fórmulas Divinas fueron devueltas».

ZU fue juzgado por un tribunal de guerra compuesto por los Siete Grandes Anunnaki; se le encontró culpable y fue sentenciado a muerte; Ninurta el vencedor, «le cortó la garganta». Muchas representaciones se han encontrado en donde se muestra la escena del juicio, en la cual ZU debido a su relación con los IGIGI va vestido como un ave. Un antiquísimo relieve encontrado en el centro de Mesopotamia ilustra la ejecución de ZU que se ve como un demonio con un ojo extra en la frente.

La derrota de ZU quedó en la memoria de los Anunnaki como una gran liberación. Y quizás debido a la idea de que el espíritu de ZU, símbolo de traición, duplicidad y todos los males en general persiste en provocar desgracias y sufrimiento, su juicio y ejecución se transmitió a la humanidad de generación en generación, en forma de un elaborado ritual eligiendo un toro que se sacrificaba por sus malas acciones. Se han encontrado largas instrucciones para el ritual tanto en versiones babilonias como asirías, indicadoras todas ellas de su primitivo origen sumerio. Después de largos preparativos, se llevaba al templo «un gran toro, un toro fuerte de los que hollan por limpios pastos» y se le purificaba el primer día de determinado mes. Después a través de una caña, se susurraba en el oído izquierdo del toro: «Toro, tú eres el culpable ZU» y en el oído derecho: «Toro, tú has sido elegido para el rito y las ceremonias». El decimoquinto día, se llevaba al toro ante las imágenes de «los Siete Dioses Que Juzgan» y los símbolos de los doce cuerpos celestes del Sistema Solar. Se representaba entonces el juicio de ZU. Se postraba al toro ante ENLIL «el Gran Pastor». El sacerdote acusador recitaba unas retóricas preguntas acusatorias como si se dirigiera a ENLIL: ¿Cómo pudiste darle «el tesoro guardado» al enemigo? ¿Cómo pudiste dejarle venir y morar en el «lugar puro»? ¿Cómo pudo entrar en tus lugares? Más tarde, la representación invocaba a EA y a otros dioses para suplicar a ENLIL que se calmara, pues Ninurta se había adelantado y le había preguntado a su padre: « ¡Apunta mis manos en la dirección correcta! ¡Dame las órdenes correctas!». Después de este recital de las evidencias dadas en el juicio, se pronunciaba el fallo y cuando se sacrificaba al toro, de acuerdo con unas instrucciones detalladas, los sacerdotes recitaban el veredicto del toro: El hígado se herviría en un cuenco sacrificial; la piel y los músculos se quemarían en el interior del templo; pero su «malvada lengua quedaría en el exterior». Más tarde, los sacerdotes, representando los papeles de los demás dioses, entonaban un himno de alabanza a Ninurta: ¡Lava tus manos, lava tus manos!  ¡Tú eres ahora como ENLIL, lava tus manos! Tú eres como ENLIL sobre la Tierra; ¡Que todos los dioses se regocijen en ti! Cuando los dioses buscaban un voluntario para luchar con ZU, prometieron a quien le venciera: Tu nombre será el más grande en la Asamblea de los Grandes Dioses; entre los dioses, tus hermanos, no tendrás igual; ¡Glorificado ante los dioses y poderoso será tu nombre! Tras la victoria de Ninurta la promesa tenía que cumplirse. Pero en ella estaba la semilla de futuras luchas entre los dioses: Ninurta era ciertamente el Heredero Legal de ENLIL pero en Nibiru no en la Tierra. Ahora como el ritual conmemorativo del templo deja claro, se le había hecho «como ENLIL en la Tierra».

La conspiración de ZU y sus malvados planes pervivieron en la memoria de la humanidad llevando al temor por los demonios con forma de ave que podían traer aflicciones y pestes. A algunos de estos demonios se les llamó LILLU, término que jugaba con un doble significado «aullar» y «de la noche»; a su femenina líder, LITTITU – LITITH se la representaba como una diosa desnuda con alas y pies de pájaro. Se han encontrado muchos textos SHURPU «purificación por el fuego» que no eran más que fórmulas para encantamientos contra estos malos espíritus precursores de la brujería y la magia que prevalecerían durante milenios.

A pesar de los votos solemnes dados tras la derrota de ZU para honrar y respetar la supremacía de ENLIL y la posición de Ninurta como segundo en el mando, los factores básicos causantes de la rivalidad y de las disputas siguieron presentes, saliendo a la luz de vez en cuando a lo largo de los milenios que siguieron. Siendo conscientes de que esto iba a ocurrir, Anu y ENLIL proporcionaron a Ninurta armas nuevas y maravillosas.

Anu le dio el SHAR.UR «Cazador Supremo» y el SHAR.GAZ «Golpeador Supremo»; ENLIL le dio varias armas de las cuales la singular IB un arma con «cincuenta cabezas asesinas» fue la más terrorífica, por lo que las crónicas harían referencia a Ninurta como «El Señor del IB». Así dotado, Ninurta se convirtió en el «Primer Guerrero de ENLIL» listo para repeler todo desafío a la ENLILDAD.

NINURTA.

ENLIL, hermano y rival de Enki, tuvo la fortuna de conseguir el «heredero legítimo» través de su hermanastra NINHURSAG. El más joven de los dioses en la Tierra, nacido en los cielos, tenía por nombre NIN.UR.TA «señor que completa la fundación». Fue el heroico hijo que marchó con red y rayos de luz a luchar por su padre; «el hijo vengador… que lanzaba rayos de luz». Su esposa BA.U también enfermera o médico; era «dama que a los muertos devuelve a la vida». Las antiguas representaciones de NIN.UR.TA, lo muestran sujetando un arma única sin duda, que podía disparar «rayos de luz». Aclamado como un poderoso cazador, un dios luchador famoso por sus habilidades marciales, su combate más heroico no lo entabló en nombre de su padre, sino en el suyo propio. Fue una batalla a gran escala con un dios malvado llamado ZU «sabio» que tenía como precio nada menos que el liderazgo de los dioses en la Tierra; porque ZU había capturado ilegalmente las insignias y los objetos que ENLIL había ostentado como Jefe de los Dioses.

 

NANNA – NANAR.SIN,

Es el primogénito de ENLIL y NINLIL, su consorte oficial. Es decir que NIN.UR.TA y NANNA eran hermanos medios. ENLIL y su hermanastra NINHURSAG tuvieron a NIN.UR.TA y de acuerdo con las leyes SUCESORALES este era el heredero legítimo por ser hijo de dos dioses. ENLIL y su esposa NINLIL tuvieron a NANNA llamado el dios ZU el primogénito oficial con menos simiente de dios que su hermanastro. Si Ninurta fuera eliminado, NANNA sería el siguiente en la línea sucesoria. NANNA diminutivo de NAN.NAR «el brillante» resulta más conocido por su nombre acadio o «semita»: SIN que como primogénito de ENLIL, se le concedió la soberanía sobre la más conocida ciudad-estado de Sumer, UR «La Ciudad» cuyo Su templo recibió el nombre de E.GISH.NU.GAL («casa de la semilla del trono»), desde donde con su consorte NIN.GAL «gran dama» llevaban los asuntos de la ciudad y sus gentes con gran benevolencia. El pueblo de Ur le atribuía su prosperidad y sentía un gran afecto por sus divinos soberanos, llamando amorosamente a su dios «Padre NANNA» así como con otros apodos cariñosos. SHULGI, gobernante de Ur por la gracia del dios, a finales del tercer milenio a.C., describía la «casa» de NANNA como «un gran establo henchido de abundancia», un «lugar opulento de ofrendas de pan», donde se multiplicaban las ovejas y se sacrificaban bueyes, un lugar de dulce música donde sonaban el pandero y el tambor. Bajo la administración de su dios protector Ur se convirtió en el granero de Sumer, el suministrador de grano, ovejas y ganado vacuno, de templos de todas partes. Un «Lamento por la Destrucción de Ur» informa en negativo, lo que pudo ser Ur antes de su hundimiento: En los graneros de NANNA no había grano. Las comidas nocturnas de los dioses se suprimieron; En sus grandes comedores, se terminaron el vino y la miel… En el noble horno del templo, ya no se preparaban bueyes y ovejas; El rumor ha cesado en el gran Sitio de los Grilletes de NANNA: La casa donde se gritaban las órdenes para el buey- Su silencio es sobrecogedor… El agobiante mortero y su mano yacen inertes… Las barcas de las ofrendas ya no llevan ofrendas… No llevan ofrendas de pan a ENLIL en NIPPUR. El río de Ur está vacío, ya no hay gabarras en él… No hay pies que recorran sus riberas; grandes hierbas crecen allí.

Otro lamento, donde se duele por los «rebaños que han sido entregados al viento», por los abandonados establos, por los pastores y vaqueros que se fueron, es de lo más inusual: No fue escrito por la gente de Ur, sino por el mismo dios NANNA y su esposa NINGAL. Estos y otros lamentos sobre la caída de Ur desvelan el trauma de un suceso inusual. Los textos sumerios informan que NANNA y NINGAL dejaron la ciudad antes que su ruina fuera completa. Fue una salida precipitada, descrita de forma conmovedora: NANNA, que amaba su ciudad, Partió de la ciudad. Sin, que amaba a Ur, No pudo seguir en su Casa. NINGAL… Huyendo de su ciudad por territorio enemigo, Se puso precipitadamente un vestido, Partió de su Casa.

La caída de Ur y el exilio de sus dioses, se explicó en los lamentos como la consecuencia de una decisión deliberada de Anu y ENLIL. Fue a estos dos que NANNA apeló directamente para que cesara el castigo. Que Anu, el rey de los dioses, pronuncie: «Es suficiente»; Que ENLIL, el rey de las tierras, decrete un destino favorable. Apelando directamente a ENLIL, «SIN llevó su dolido corazón a su padre; hizo una reverencia ante ENLIL, el padre que le engendró» y le imploró: Oh, padre mío que me engendraste, ¿hasta cuándo verás con hostilidad mi reparación? ¿Hasta cuándo?…Sobre el corazón oprimido que tú has hecho vacilar como una llama, Por favor, deposita una mirada amable. En ninguna parte desvelan los lamentos la causa de la ira de Anu y de ENLIL. Pero, si NANNA era ZU, el castigo habría justificado su crimen por usurpación.

ZU poseía algún tipo de máquina voladora el «ave» en la cual escapó y con la cual combatió a Ninurta. Los salmos sumerios hablan con adoración de su «Barco del Cielo». Padre NANNA, Señor de Ur… Cuya gloria en el sagrado Barco del Cielo está… Señor, hijo primogénito de ENLIL. Cuando en el Barco del Cielo asciendes, Tú eres glorioso. ENLIL ha adornado tu mano Con un cetro eterno Cuando, sobre Ur, en el Barco Sagrado te subes.

El otro nombre de NANNA era SIN, que deriva como otra forma de pronunciar ZU.EN. El mismo significado complejo de una palabra de dos sílabas se podía obtener poniendo las sílabas en cualquier orden: ZU.EN y EN.ZU eran palabras «espejo» una de otra. NANNA-SIN como ZU.EN no era otro que EN.ZU «señor ZU». Así que fue él quien intentó hacerse con la ENLILDAD.

LA CIUDAD DE JARÁN.

Ahora podemos comprender por qué a pesar de la sugerencia de EA, el señor ZU (SIN) fue castigado con el exilio. Los textos sumerios y las evidencias arqueológicas indican que SIN y su esposa huyeron a JARÁN, ciudad HURRITA protegida por varios ríos y terrenos montañosos a la que también el clan de Abraham dirigido por su padre Téraj, cuando dejaron Ur, se dirigieron y donde estuvieron por muchos años en su camino hacia la Tierra Prometida. Ur siguió siendo durante todo el tiempo ciudad dedicada a NANNA/Sin y JARÁN debió ser su residencia durante bastante tiempo pues se reconstruyó a semejanza de Ur; sus templos, sus edificios y sus calles eran casi exactamente iguales. ANDRÉ PARROT en “ABRAHAM ET SON TEMPS” resume las similitudes diciendo que «todas las evidencias indican que el culto de JARÁN no fue más que una réplica exacta del de Ur».

 

ADADGUPPI Y NABUNAID.

Cuando se descubrió el templo de SIN en JARÁN construido y reconstruido a lo largo del milenio, durante unas excavaciones que duraron más de 50 años, se encontraron dos estelas pilares de piedra conmemorativos en los que sólo había una inscripción, un registro dictado por ADADGUPPI, suma sacerdotisa de SIN, sobre cómo rezaba y organizaba su retorno algún tiempo antes, SIN rey de todos los dioses se enfureció con su ciudad y su templo y subió al Cielo, hecho corroborado por otras inscripciones. En éstas, se nos cuenta que el rey asirio Asurbanipal recobró de ciertos enemigos un sagrado «sello cilíndrico del más costoso jaspe» y que «lo mejoró dibujando sobre él una imagen de Sin». Después inscribió sobre la sagrada piedra «un elogio a Sin y lo colgó alrededor del cuello de la imagen de Sin». Ese sello pétreo debió de ser una reliquia de antaño, pues se dice más adelante que «es el sello en el cual su rostro fue dañado en aquellos días, durante la destrucción llevada a cabo por el enemigo». Se cree que la suma sacerdotisa ADADGUPPI, que había nacido durante el reinado de Asurbanipal era también de sangre real. En sus súplicas a SIN, le proponía un práctico «acuerdo»: restablecer los poderes de SIN sobre sus adversarios a cambio de ayudar a Maquinad el hijo de ella, a convertirse en soberano de Sumer y ACAD. Los archivos históricos confirman que, en el año 555 a.C., NABUNAID, entonces comandante de los ejércitos babilonios, fue nombrado por sus colegas militares para el trono. Para esto, se decía que había sido ayudado directamente por SIN. Sucedió, según dicen las inscripciones de NABUNAID, «en el primer día de su aparición» que SIN, utilizando «el arma de Anu», fue capaz de «tocar con un rayo de luz» los cielos y aplastar a los enemigos abajo en la Tierra. NABUNAID mantuvo la promesa que su madre había hecho. Reconstruyó el templo de SIN, el E.HUL.HUL «casa de la gran alegría» y declaró a SIN como Dios Supremo. Es entonces cuando SIN pudo haber tomado en sus manos «el poder del cargo de Anu, esgrimir todo el poder del cargo de ENLIL, asumir el poder del cargo de EA, tomando así en sus propias manos todos los Poderes Celestiales». Así, derrotando al usurpador Marduk, incluso haciéndose con los poderes del padre de Marduk, EA, SIN asumía el título de «Creciente Divino» y establecía su reputación como el llamado Dios Luna.

SIN pudo realizar las hazañas de volver a la Tierra, según NABUNAID confirmó, como un milagro de SIN que se había «olvidado de su ira… y había decidido volver al templo EHULHUL», milagro «que no ha sucedido en el País desde los días de antaño»: una deidad «ha bajado del Cielo»: Éste es el gran milagro de Sin, Que no ha sucedido en el País Desde los días de antaño; Que la gente del País No ha visto, ni ha escrito Sobre tablillas de arcilla, para conservarlo para siempre: Que SIN, Señor de todos los dioses y diosas, Residiendo en el Cielo, Ha bajado desde el Cielo. Lamentablemente, no se aportan detalles del lugar y la manera en la cual SIN aterrizó de regreso a la Tierra. Sabemos que fue en los campos que rodean JARÁN en los que Jacob, en su viaje desde Canaán para encontrar una novia en el «viejo país», vio «una escalera apoyada en tierra y cuya cima tocaba los cielos y he aquí que los ángeles del Señor subían y bajaban por ella». Al mismo tiempo que NABUNAID restauraba los poderes y los templos de NANNA-SIN, restauró también los templos y el culto de los hijos gemelos de SIN y su esposa oficial, NINGAL, siendo, así, por nacimiento, miembros de la Dinastía Divina, IN.ANNA «dama de Anu» y UTU «EL RESPLANDECIENTE», nacidos en tiempos inmemoriales, cuando sólo los dioses habitaban la Tierra. Inanna era técnicamente la primogénita, pero su hermano gemelo, UTU era el hijo primogénito y por tanto el heredero dinástico legal, que a diferencia de la rivalidad que existía en el caso similar de Esaú y Jacob, los gemelos divinos crecieron muy unidos entre sí. Compartían experiencias y aventuras, se ayudaban mutuamente y cuando Inanna tuvo que elegir marido entre dos dioses, fue a su hermano en busca de consejo.

 

EL DIOS UTU.

La ciudad-dominio de UTU fue Sippar una de las primeras ciudades establecidas por los dioses en Sumer. NABUNAID dijo en una inscripción que cuando emprendió la reconstrucción del templo de UTU, E.BABBARA «casa resplandeciente», en Sippar: Busqué su antigua plataforma-cimiento y profundicé dieciocho codos en el suelo. Utu, el Gran Señor de EBABBARA…me mostró personalmente la plataforma cimiento De NARAM-SIN, hijo de Sargón, que durante 3.200 años ningún rey antes que yo habían visto.

Cuando la civilización floreció en Sumer y el Hombre se unió a los dioses en el País Entre los Ríos, UTU estaba relacionado principalmente, con la ley y la justicia. Varios códigos legales primitivos, aparte de acogerse a Anu y a ENLIL, se presentaron también en busca de aceptación y adhesión, porque fueron promulgados «de acuerdo con la palabra verdadera de UTU». El rey babilonio Hammurabi inscribió su código legal en una estela en cuya parte superior se le representó recibiendo las leyes de manos del dios. Muchas tablillas descubiertas en Sippar atestiguan la reputación de la ciudad en tiempos antiguos como lugar de leyes justas y buenas. Algunos textos representan al mismo UTU juzgando a dioses y hombres; Sippar fue la sede del «tribunal supremo» de Sumer. La justicia por la que abogaba UTU recuerda el “Sermón de la Montaña” registrado en el Nuevo Testamento. Una «tablilla de sabiduría» sugería que el siguiente comportamiento complacía a UTU: Ni siquiera hagas daño a tu oponente; al que te haga mal recompénsale con bien. Hasta a tu enemigo, que se haga justicia…No dejes que tu corazón sea inducido a hacer el mal… Al que pida limosna, dale alimentos para comer, dale vino para beber… Sé servicial; haz el bien.

Por garantizar la justicia e impedir la opresión, quizás, por otras razones, UTU fue considerado protector de los viajeros. Los epítetos más habituales y duraderos de UTU tenían que ver con su resplandor. Desde tiempos muy antiguos se le llamó BABBAR «el resplandeciente», «el que derrama una gran luz», el que «ilumina Cielo y Tierra». Hammurabi en su inscripción, llama al dios por su nombre acadio, SHAMASH que en lengua semita significa «Sol». De ahí que los expertos aceptaran que Utu/Shamash fuera el mesopotámico Dios Sol. El Sol es su homólogo celeste y hubo otro motivo para afirmar que «derramaba una brillante luz», cuando llevaba a cabo las tareas que le había asignado su abuelo ENLIL.

 

LA DIOSA INANNA ISHTAR.

Del mismo modo en que los códigos legales y archivos judiciales son los certificados humanos de la presencia real entre las antiguas gentes de Mesopotamia de una deidad llamada UTU/SHAMASH, existen innumerables inscripciones, textos, ensalmos, oráculos, oraciones y representaciones que atestiguan la existencia y la presencia física de la diosa INANNA, cuyo nombre acadio era ISHTAR. Un rey de Mesopotamia del siglo XIII a.C. decía haber reconstruido su templo en Sippar, la ciudad de su hermano, sobre unos cimientos que en aquel momento tenían ochocientos años de antigüedad, pero en Uruk su ciudad central, los relatos sobre ella se remontaban a los tiempos de antaño.

Conocida por los romanos como Venus, por los griegos como Afrodita, Astarté por los cananeos y los hebreos, ISHTAR o ESHDAR por los asirios, babilonios, hititas y otros pueblos de la antigüedad, INANNA, INNIN o NINNI para los acadios y los sumerios, o por otros de sus muchos apodos o epítetos; ella fue en todas las épocas, la Diosa de la Guerra y la Diosa del Amor, una mujer feroz y hermosa que siendo bisnieta de ANU, se ganó por y para sí misma un lugar importante entre los Grandes Dioses del Cielo y de la Tierra.

Como diosa joven que era al menos en apariencia, «la noble, INANNA, reina de todo el país» tenía asignado un dominio «casa» en la lejana tierra de ARATTA al este de Sumer. Pero INANNA tenía ambiciones mayores. En la ciudad de Uruk se erguía el gran templo de Anu, quién lo ocupaba sólo durante sus ocasionales visitas de estado a la Tierra; e INANNA puso sus ojos en esta sede del poder. Las listas de reyes sumerios dicen que el primer soberano no divino de Uruk fue MESHKIAGGASHER, hijo del dios ÜTU y una madre humana. A él le sucedió su hijo ÉNRNERKAR gran rey sumerio e INANNA por tanto era su tía abuela quién no tuvo demasiadas dificultades para persuadir a su sobrino nieto que ella debía ser la diosa de Uruk. El largo y fascinante texto «ENMERKAR y el Señor de ARATTA» dice que ENMERKAR envió emisarios a ARATTA, utilizando todos los argumentos posibles en una guerra de nervios para obligar el sometimiento porque el señor ENMERKAR servidor de INANNA, la hizo reina de la Casa de ANU. El poco claro final del relato épico es feliz: INANNA se mudó a Uruk sin abandonar su Casa en ARATTA. La ocupación del templo de ANU en Uruk tuvo lugar con el conocimiento y consentimiento de éste. Los textos dan pistas sobre cómo se obtuvo. INANNA no tardó en ser conocida como ANUNITUM que significa amada de ANU. A ella se refieren como la sagrada amante de ANU y esto se desprende que INANNA su bisnieta, no sólo compartió el templo de ANU, sino su cama cada vez que venía a Uruk o en las ocasiones en que ella subía a su Morada Celestial.

Después de maniobrar hasta conseguir la posición de diosa de Uruk y señora del templo de ANU, recurrió al fraude para potenciar la posición de Uruk y sus propios poderes. Lejos, Éufrates abajo, estaba la antigua ciudad de Eridü el centro de Enki. Siendo conocedora de los grandes conocimientos de este dios en todo tipo de artes y ciencias de la civilización, INANNA tomó la decisión de rogar, pedir prestados o robar estos secretos. Intentando utilizar, obviamente, sus encantos personales, se las ingenió para visitar a su tío abuelo Enki, a solas. Este hecho no pasó desapercibido a Enki, que instruyó a su maestresala para que preparara cena para dos: Ven ISIMUD, mi maestresala, escucha mis instrucciones; te he de decir algo, ten en cuenta mis palabras: La doncella, completamente sola ha dirigido sus pasos hacia el ABZU… Que la doncella entre en el ABZU de Eridü, dale de comer pasteles de cebada con mantequilla, escánciale agua fría que refresque su corazón, dale de beber cerveza… Feliz y bebido, Enki estaba preparado para hacer cualquier cosa que le pidiese INANNA y ésta audazmente le pidió las fórmulas divinas, la base de una elevada civilización. Enki le dio alrededor de un centenar de ellas, entre las que estaban las fórmulas divinas pertenecientes al señorío supremo, la Realeza, las funciones sacerdotales, las armas, los procedimientos legales, la escribanía, el trabajo de la madera e incluso, el conocimiento de los instrumentos musicales y de la prostitución del templo. INANNA ya estaba volviendo a Uruk Cuando Enki despertó y se dio cuenta de lo que había hecho quién ordenó perseguirla con sus terribles armas pero fue en vano pues INANNA se había ido a toda velocidad en su Barco del Cielo.

Con bastante frecuencia, se representa a ISHTAR como a una diosa desnuda haciendo gala de su belleza, hay veces en que se la representaba levantándose las faldas para mostrar las partes bajas de su anatomía. GILGAMESH, soberano de Uruk alrededor del 2900 a.C., humano, en parte divino por ser hijo de hombre y diosa, fue objeto de seducción de INANNA, cuando por aquel entonces, ella ya tenía esposo oficial. Habiéndose lavado después de una batalla y habiéndose puesto un manto con flecos sujeto con una faja, La gloriosa ISHTAR posó sus ojos en su belleza. ¡Ven, Gilgamesh, sé tú mi amante! Ven, dame tu fruto. Tú serás mi macho, yo seré tu hembra. Pero Gilgamesh sabía con quién estaba tratando. « ¿A cuál de tus amantes amaste para siempre?», le preguntó. « ¿Cuál de tus acompañantes te complació en todo momento? Recitando una larga lista de amoríos, este se negó a complacerla.

Con el transcurso del tiempo, a medida que asumía rangos más elevados en el panteón y con la responsabilidad de los asuntos de estado, INANNA/ISHTAR comenzó a mostrar más cualidades marciales y a menudo se la representó como una Diosa de la Guerra, armada hasta los dientes. Las inscripciones dejadas por los reyes asirios relatan cómo iban a la guerra por ella y bajo sus órdenes, cómo les aconsejaba directamente cuándo esperar y cuándo atacar, cómo, en ocasiones, marchaba a la cabeza de los ejércitos y cómo en al menos una ocasión, concedió una teofanía y se apareció ante todas las tropas. A cambio de lealtad, ella les prometía a los reyes larga vida y éxito. «Desde una Cámara Dorada en los cielos te vigilaré», aseguraba. ¿Acaso se convirtió en una amargada guerrera debido a que también ella pasó por malos momentos con el ascenso de Marduk a la supremacía?

NABUNAID dice en una de sus inscripciones que a «INANNA de Uruk, la exaltada princesa que moraba en una nao dorada, que montaba sobre un carro de batalla del cual tiraban 7 leones; los habitantes de Uruk cambiaron su culto durante el gobierno del rey ERBA-Marduk, quitaron su nao y soltaron su tiro». INANNA según NABUNAID, «tuvo que dejar enfurecida el E-Anna y permaneció desde entonces en un lugar indecoroso» que no nombra.

Buscando, quizás, combinar amor y poder, la muy cortejada INANNA eligió marido: DU.MU.ZI, hijo menor de Enki y primo en segundo grado de consanguinidad. Muchos textos antiguos tratan de los amores y las peleas de ambos. Algunos de ellos son canciones de amor de gran belleza y vivida sexualidad. Otros nos cuentan cómo ISHTAR a la vuelta de uno de sus viajes, se encontró a DUMUZI divirtiéndose en su ausencia. Ella se las compuso para capturarlo y hacerlo desaparecer en el Mundo Inferior, un dominio gobernado por su hermana RESH.KLGAL y su consorte NER.GAL. Algunos de los textos súmenos y acadios más famosos tratan del viaje de ISHTAR al Mundo Inferior en busca de su desterrado amado. Que terminara convirtiéndose en una diosa itinerante tampoco sería improbable, pues a INANNA/ISHTAR se la conoce en otros textos por ser una arriesgada viajera.

ERESHKIGAL.

Después que ENLIL llegó a la Tierra en persona, el «Mando de la Tierra» le fue transferido. Es probable que fuera entonces cuando el epíteto o nombre de ENKI se cambió por el de E.A («señor aguas»), en vez de «señor tierra». Los textos sumerios explican que en época tan temprana como la de la llegada de los dioses a la Tierra, se acordó una separación de poderes: ANU permanecería en los cielos y gobernaría el XII Planeta, ENLIL mandaría en las tierras y ENKI se haría cargo del AB.ZU (APSU en acadio). Dejándose llevar por el «acuoso» significado del nombre E.A, los expertos tradujeron AB.ZU como «profundidad acuosa», suponiendo que, al igual que en la mitología griega, ENLIL representaba al descomunal Zeus y EA era el prototipo de Poseidón, Dios de los Océanos. En otros casos, se hacía referencia a los dominios de ENLIL como los del Mundo Superior y los de EA como los del Mundo Inferior; una vez más, los expertos supusieron que ENLIL controlaba la atmósfera de la Tierra, mientras que EA era el soberano de las «aguas subterráneas» el Hades griego en el que se supone que creían los mesopotámicos. El mismo término abismo que se deriva de APSU trae la idea de las aguas profundas, oscuras y peligrosas en las que uno se puede hundir y desaparecer. Así, a medida que se iban encontrando textos mesopotámicos que hablaban del Mundo Inferior, los expertos los tradujeron con UNTERWELT «mundo subterráneo» o TOTENWELT «mundo de los muertos». En los últimos tiempos los SUMERÓLOGOS han mitigado la ominosa connotación, traduciendo con NETHERWORLD. Los textos mesopotámicos responsables de esta mala interpretación son los que constituyen las liturgias que lamentan la desaparición de DUMUZI el dios TAMUZ de los textos bíblicos y cananeos, con quien INANNA ISHTAR tuvo su amorío más famoso y cuando desapareció, al que fue a buscar en el Mundo Inferior. El enorme “TAMMUZ LITURGEN UND VERWANDTES” de P. MAURUS WITZEL, obra maestra sobre los «textos de TAMUZ» sumerios y acadios, ayudó a perpetuar el error. Los relatos épicos de la búsqueda de ISHTAR se tomaron por un viaje «al reino de los muertos y su posterior retorno a la tierra de los vivos».

Los textos sumerios y acadios que describen el descenso de La diosa INANNA ISHTAR viva y a su voluntad, al Mundo Inferior para visitar a su hermana ERESHKIGAL señora del lugar, sin que la invitaran, abriéndose paso ante el guardián a base de amenazas: Si no abres el pórtico para que pueda entrar, haré pedazos la puerta, destrozaré el cerrojo, haré pedazos las jambas, arrancaré las puertas. Una a una, ISHTAR abrió las 7 puertas que llevaban a la morada de ERESHKIGAL que cuando la vio montó en cólera, el texto acadio dice, «estalló en su presencia». El texto sumerio, vago en cuanto al propósito del viaje o en cuanto a las causas de la ira de ERESHKIGAL revela que INANNA esperaba este recibimiento, pues se esforzó por notificar su viaje con antelación al resto de divinidades principales y se aseguró de que harían por rescatarla en caso de que fuera hecha prisionera en el «Gran Abajo». El esposo de ERESHKIGAL y Señor del Mundo Inferior era NERGAL, El modo por el cual llegó al Gran Abajo y se convirtió en su señor no sólo ofrece luz sobre la naturaleza humana de los dioses, sino que demuestra que ese mundo no era de los muertos. El relato, del cual se han encontrado varias versiones, comienza con un banquete cuyos invitados de honor eran ANU, ENLÜ y EA, que se celebraba «en los cielos», en el XII Planeta pero no en la morada de ANU. Quizás tenía lugar a bordo de una nave orbital, pues cuando ERESHKIGAL no pudo ascender a reunirse con ellos, los dioses le enviaron un mensajero que «descendió la larga escalera de los cielos, llegó a la puerta de ERESHKIGAL». Tras recibir la invitación, ERESHKIGAL dio instrucciones a su consejero, NAMTAR:

Asciende, NAMTAR, la larga escalera de los cielos; coge el plato de la mesa, toma mi parte; todo lo que ANU te dé, tráemelo a mí. Cuando NAMTAR entró en la sala del banquete, todos los dioses, excepto «un dios calvo, sentado en la parte de atrás», se levantaron para darle la bienvenida. Luego, cuando volvió al Mundo Inferior, informó del incidente a ERESHKIGAL. Ella y todos los dioses menores de sus dominios se sintieron insultados, y la diosa pidió que se le enviara al dios ofensor para castigarlo. El ofensor era Nergal, hijo del gran EA. Tras ser severamente reprendido por su padre, NERGAL recibió instrucciones para que hiciera el viaje solo, armado nada más con un montón de consejos paternos sobre cómo comportarse. Cuando NERGAL llegó a la puerta, NAMTAR lo reconoció y lo condujo al «amplio patio de ERESHKIGAL», donde fue sometido a varias pruebas. Más pronto o más tarde, ERESHKIGAL fue a tomar su baño diario. … ella mostró su cuerpo. Lo que es normal para hombre y mujer, él… en su corazón… Se abrazaron, apasionadamente yacieron en la cama. Durante 7 días y 7 noches hicieron el amor. En el Mundo Superior, había saltado la alarma por el desaparecido NERGAL. «Déjame ir», le dijo a ERESHKIGAL. «Iré y volveré», le prometió. Pero, tan pronto partió, NAMTAR fue a ERESHKIGAL y acusó a Nergal de no tener intención de volver. Una vez más, NAMTAR fue enviado arriba hasta ANU. El mensaje de ERESHKIGAL era claro: Yo, tu hija, era joven; no he conocido el juego de las doncellas… Ese dios al que enviaste y que ha tenido relaciones sexuales conmigo Envíamelo, para que pueda ser mi marido, para que viva conmigo. Sin tener en mente todavía la idea de casarse, Nergal organizó una expedición militar y asaltó las puertas de ERESHKIGAL con la intención de «cortarle la cabeza». Pero ERESHKIGAL declaró: «Sé mi marido y seré tu esposa. Te concederé el dominio sobre la amplia Tierra Interior. Pondré la Tablilla de la Sabiduría en tus manos. Tú serás Señor, yo seré Señora». Entonces llegó el final feliz: Cuando Nergal escuchó sus palabras, tomó su mano y se la besó, enjugando sus lágrimas: «Lo que tú has deseado para mí desde hace meses ¡sea ahora!»

LOS NEFILIM: EL PUEBLO DE LOS COHETES ÍGNEOS.

Los textos sumerios y acadios no dejan lugar a dudas que las gentes del Oriente Próximo de la antigüedad tenían por cierto que los Dioses del Cielo y de la Tierra eran capaces de elevarse en el aire y ascender a los cielos así como de recorrer los cielos de la Tierra a voluntad. Un texto trata de la violación de INANNA/ISHTAR por parte de alguien no identificado, justifica su acción de este modo: Un día mi Reina, después de cruzar el cielo, de cruzar la tierra INANNA, después de cruzar el cielo, de cruzar la tierra después de cruzar Elám y SHUBUR, después de cruzar… La hieródula llegó cansada, se durmió. La vi. Desde el extremo de mi jardín; la besé, copulé con ella.

La misma INANNA, de quién se dice aquí que recorría los cielos de muchas y lejanas tierras hazaña que sólo podría haber realizado volando, habló en otra ocasión de su vuelo. En un texto que S. LANGDON en “REVUE D’ASSYRIOLOGIE ET D’ARCHÉOLOGIE ORIÉNTALE” tituló «La Liturgia Clásica de INNINA», la diosa lamenta su expulsión de la ciudad. Siguiendo las instrucciones de ENLIL, un emisario, que «me trajo la palabra del Cielo», entró en la sala del trono de la reina, «sus sucias manos puso sobre mi» y después de otras indignidades: A mí, desde mi templo, me obligaron a volar; una Reina soy que, de mi ciudad, como un pájaro me obligaron a volar.

Esta capacidad de INANNA, que también muestran otros principales dioses, solían reflejarla los antiguos artistas representándolos antropomórficamente en todos los aspectos con alas que no formaban parte del cuerpo, no eran naturales sino más bien, un añadido decorativo de la vestimenta del dios. INANNA/ISHTAR, cuyos viajes en pos de aventuras amorosas se mencionan en muchos textos antiguos, se trasladaba entre su primer y distante dominio en ARATTA y su codiciada morada en Uruk, visitaba a Enki en Eridü y a ENLIL en NIPPUR así como a su hermano Utu en su cuartel general de Sippar y su viaje más famoso fue el que hizo al Mundo Inferior, a los dominios de su hermana ERESHKIGAL. Este viaje objeto de relatos épicos y representaciones artísticas sobre sellos cilíndricos, mostraba a la diosa con alas, para remarcar que fue volando desde Sumer hasta el Mundo Inferior. Los textos que tratan este arriesgado viaje dicen que INNANA se puso, meticulosamente, 7 objetos antes de emprender el viaje y tuvo que entregarlos en los 7 pórticos que tuvo que atravesar para llegar a la morada de su hermana. Estos 7 objetos se mencionan también en otros textos que tratan de los viajes aéreos de INNANA:

El SHU.GAR.RA se lo puso en la cabeza. «Pendientes medidores» en las orejas. Cadenas de piedrecillas azules, alrededor del cuello. «Piedras» gemelas, sobre los hombros. Un cilindro dorado, en las manos. Correas, que le abrazaban el pecho. La vestimenta PALA, con la que vistió su cuerpo.

Aunque nadie ha sido capaz todavía de explicar la naturaleza y significado de estos 7 objetos, la respuesta la tenemos al alcance de la mano desde hace tiempo. En las excavaciones que realizaron entre 1903 y 1914 WALTER ANDRAE y sus colegas en la capital asiria de ASSUR, se encontró en el Templo de ISHTAR una estatua muy deteriorada de la diosa, donde se podían observar diversos «artilugios» sujetos al pecho y a la espalda. El equipo dirigido por ANDRAE descubrió otra representación atípica de Ishtar en su templo de ASSUR. Como escultura mural, se ve a la diosa con ajustado casco, los «auriculares» extendidos como si dispusiera de sus propias antenas planas y llevando unas marcadas gafas que parecen formar parte del casco. Una persona hombre o mujer así vestida, es un aeronauta divino.

En 1934, los arqueólogos que excavaban en MARI encontraron intacta enterrada en el suelo una estatua similar de una antigüedad estimada en 4000 años. Era la representación a tamaño natural de una hermosa mujer con poco común tocado adornado de un par de cuernos, señalando se trataba de una diosa y los arqueólogos quedaron impresionados por el aspecto tan realista de la estatua (en una foto, resultaba difícil distinguirla de los hombres vivos). Le pusieron el nombre de La Diosa del Vaso porque sostenía en las manos un objeto cilíndrico. A diferencia de las tallas planas o de los bajorrelieves, esta representación tridimensional a tamaño natural revela interesantes rasgos en su atuendo. En la cabeza no lleva sombrero de mujer, sino un casco especial del que sobresalen a ambos lados y adaptándose a las orejas unos objetos que recuerdan los auriculares de un piloto. En el cuello y sobre el pecho lleva un collar de multitud de piedrecillas probablemente preciosas y en las manos sostiene un objeto cilíndrico que parece demasiado grueso y pesado para ser un recipiente de agua. Sobre una blusa semitransparente, dos correas le cruzan el pecho, llevando a la espalda y sosteniendo en su lugar, una extraña caja rectangular estrechamente ceñida a la parte posterior del cuello firmemente sujeta al casco con una correa horizontal. Fuese lo que fuese lo que la caja llevase dentro, debió de ser algo pesado, pues el artilugio precisa del apoyo adicional de dos grandes hombreras. El peso de la caja debió de incrementarse con una manguera que está conectada a su base con una abrazadera circular. El equipo completo de instrumentos se sostiene en su lugar con ayuda de dos series de correas que entrecruzan la espalda y el pecho. El paralelismo entre los 7 objetos que necesitaba INANNA para sus viajes aéreos y el vestuario y los objetos que lleva la estatua de MARI y probablemente también la mutilada que se encontró en el templo de ISHTAR en ASSUR es fácilmente demostrable. Vemos los «pendientes medidores» los auriculares en las orejas; las hileras o «cadenas» de piedrecillas alrededor del cuello; las «piedras gemelas» las dos hombreras sobre los hombros; el «cilindro dorado» en las manos y las correas que se entrecruzan en su pecho. Ciertamente, va vestida con una «vestimenta PALA» «vestimenta del soberano» y en la cabeza lleva el casco SHU.GAR.RA, término que literalmente significa «lo que hace ir lejos en el universo». Todo esto sugiere que el atuendo de Inanna era de un aeronauta o astronauta.

LOS MALACHIM.

El A.T., llama a los «ángeles» del Señor MALACHIM literalmente «emisarios» que llevan los mensajes divinos y hacen cumplir los mandatos de Dios. Como se revela en multitud de casos eran aviadores divinos:

Jacob los vio subiendo una escalera celeste. A Agar la concubina de Abraham le hablaron desde el aire y fueron ellos los que llevaron a cabo la destrucción aérea de Sodoma y Gomorra. El relato bíblico de los sucesos que precedieron a la destrucción de las dos ciudades pecadoras ilustra el que estos emisarios eran por una parte, antropomórficos en todos los aspectos y por otra podían ser identificados como «ángeles» tan pronto se les observaba. Su aparición era repentina. Abraham «levantó los ojos y he aquí que había tres individuos parados a su vera». Haciendo reverencias y diciéndoles «Mis Señores», les imploró: «no paséis de largo cerca de vuestro servidor» y los persuadió para que se lavaran los pies, descansaran y comieran. Después de hacer lo que les pedía Abraham, dos de los ángeles siguieron hasta Sodoma el tercer «hombre» resultó ser el mismo Señor Dios Yahveh. Lot, el sobrino de Abraham, «estaba sentado a la puerta de Sodoma; al verlos, se levantó a su encuentro y postrándose rostro en tierra, dijo: EA, señores, por favor, desviaos hacia la casa de este servidor vuestro; hacéis noche, os laváis los pies y de madrugada seguís vuestro camino». Después, «él les preparó una comida, y comieron». Cuando la noticia de la llegada de los dos se difundió por la ciudad, «los sodomitas rodearon la casa, desde el mozo hasta el viejo, todo el pueblo sin excepción, llamaron a voces a Lot y le dijeron: ¿dónde están los hombres que han venido donde ti esta noche?». ¿Cómo eran estos hombres, que comían, bebían, dormían y se lavaban sus cansados pies y que no obstante, se les reconocía al instante como ángeles del Señor? La única explicación posible es que, lo que vestían sus cascos o uniformes o lo que portaban sus armas, les hacía reconocibles de inmediato. Es una posibilidad que llevaran unas armas muy características. Los dos «hombres» de Sodoma a punto de ser linchados por la turba, «a los que estaban a la entrada de la casa les dejaron deslumbrados… y mal se vieron para encontrar la entrada». Otro ángel que en esta ocasión se le apareció a Gedeón al haber sido elegido Juez en Israel, le dio una señal divina al tocar una roca con su bastón y hacer salir fuego de ella.

LOS NEFILIM.

Entonces el término Nefilim’ significa Derivado de la raíz semita NFL ser lanzado abajo, exactamente lo que significa: Aquellos que fueron arrojados a la Tierra. Los teólogos contemporáneos y los eruditos bíblicos han preferido evitar estos molestos versículos justificándolos alegóricamente o simplemente, ignorándolos por completo. Pero los escritos judíos de la época del Segundo Templo reconocieron en estos versículos los ecos de antiguas tradiciones sobre los ángeles caídos. Algunos de los más antiguos trabajos eruditos llegaron a mencionar los nombres de estos seres divinos que cayeron del Cielo y estaban en la Tierra en aquellos días: SHAM-HAZZAI “centinela del SHEM”, UZZA “poderoso” y UZI-EL “poder de Dios”. MALBIM, destacado comentarista bíblico judío del siglo XIX reconocía estas antiguas raíces y explicaba que en la antigüedad, los soberanos de los países eran los hijos de las deidades que llegaron a la Tierra desde los Cielos y gobernaron la Tierra, tomaron esposas de entre las hijas del Hombre y entre su descendencia hubo héroes y poderosos, príncipes y soberanos. Estas historias, decía MALBIM, eran de los dioses paganos, hijos de las deidades que, en tiempos primitivos, cayeron desde los Cielos a la Tierra… ésta es la razón por la que se llamaron a sí mismos ‘Nefilim’, i.e. Aquellos Que Cayeron. Con independencia de las implicaciones teológicas, no se nos puede escapar el significado literal y original de los versículos: los hijos de los dioses que vinieron a la Tierra desde los cielos eran los Nefilim. Y los Nefilim eran el Pueblo del SHEM el Pueblo de las Naves Espaciales. A partir de aquí, les seguiremos llamando por su nombre bíblico.

LOS ANUNNAKI

Son los dioses de base involucrados en la colonización de la Tierra, los «que hacían los trabajos» que en «La Epopeya de la Creación» Marduk les asignó sus tareas. El original sumerio cita a ENLIL como el dios que comandó estos astronautas. Asignados por Anu para seguir sus instrucciones, 300 en los cielos estacionó como guardia; los caminos de la Tierra para definir desde el Cielo; y sobre la Tierra, a 600 hizo residir. Después de ordenarles a todos sus instrucciones, a los Anunnaki del Cielo y de la Tierra él les asignó sus tareas. 300 de ellos los «Anunnaki del Cielo» o IGIGI eran astronautas que permanecían en órbita a bordo de las naves espaciales sin llegar a aterrizar en la Tierra, lanzando y recibiendo las lanzaderas hacia y desde la Tierra. Como jefe de las «Águilas», Shamash era bienvenido como un invitado heroico a bordo de la «poderosa gran cámara en el cielo» de los IGIGI. En un «Himno a Shamash» se describe cómo veían los IGIGI a Shamash mientras este se aproximaba en su lanzadera: Con tu aparición, todos los príncipes se alegran; todos los IGIGI se regocijan contigo… Ante el brillo de tu luz, su sendero… Ellos buscan constantemente tu resplandor Abierta de par en par está la puerta, enteramente… Las ofrendas de pan de todos los IGIGI te esperan. Al estar allí arriba, la Humanidad nunca se encontró con los IGIGI. Estaban «demasiado altos para la Humanidad» y como consecuencia, «no se preocupaban por la gente».

Los Anunnaki, que aterrizaron y se quedaron en la Tierra fueron conocidos y reverenciados por la Humanidad. Los textos que dicen que «los Anunnaki del Cielo… eran 300» afirman también que «los Anunnaki de la Tierra… eran 600».

Muchos textos insisten en hablar de los Anunnaki como de los «cincuenta grandes príncipes».

  • La ortografía normal de su nombre en acadio, AN-NUN-NA-KI, muestra claramente el significado de «los cincuenta que vinieron del Cielo a la Tierra». Algún modo de conciliar esta contradicción es Recordando el texto donde se cuenta que Marduk fue apresuradamente a ver a su padre EA para informarle de la pérdida de una nave que llevaba «a los Anunnaki que eran cincuenta» cuando pasaban por las cercanías de Saturno. El texto de un exorcismo que data de la tercera dinastía de Ur habla de los ANUNNA ERIDU NINNUBI «los cincuenta Anunnaki de la ciudad de Eridü». Esto da a entender que el grupo de Nefilim que fundó Eridü bajo el mando de Enki, sumaban cincuenta. Se nota y es bastante concebible que los Nefilim llegaran a la Tierra en grupos de 50. A medida que las visitas a la Tierra se hicieran regulares, coincidiendo con las oportunas épocas de lanzamiento desde el XII Planeta, irían llegando más Nefilim.
  • En cada ocasión algunos de los que habían llegado primero ascenderían en un módulo terrestre y se reunirían en la nave espacial para un viaje a casa. Con el tiempo iría aumentando el número de Nefilim que permanecía en la Tierra y el número de astronautas del XII Planeta que se quedaba para colonizar la Tierra iría creciendo desde el grupo inicial de cincuenta hasta los «600 que en la Tierra se establecieron». Para llevar a cabo su misión es decir, extraer los minerales deseados de la Tierra y enviar los lingotes al XII Planeta, de 50 a 600 eran un pequeño número de manos a pesar de contar con conocimientos científicos. Es ahí donde todo el valor de Enki se pone de manifiesto, el motivo para que fuera él en vez de ENLIL, el primero en aterrizar y el motivo para que se le asignara a él el Abzu.
  • Un famoso sello que se exhibe en el Museo del Louvre, muestra a EA con sus habituales aguas fluentes, que parecen manar o filtrarse a través de una serie de matraces de laboratorio. Esta antigua interpretación de la asociación de EA con las aguas plantea la posibilidad Nefilim de obtener sus minerales del mar que contiene enormes cantidades de oro y otros minerales vitales muy diluidos por lo que se necesitarían técnicas sofisticadas y baratas para esa «minería acuática».

Los fondos marinos contienen inmensas cantidades de minerales en forma de nódulos del tamaño de ciruelas disponibles si uno puede llegar hasta esas profundidades y recogerlos. Los textos hablan de un tipo de barco que utilizaban los dioses y llamaban ELIPPU TEBITI «barco hundido» ahora submarino. Ya se sabe de los «hombres-pez» que tenía asignados EA. ¿Serán acaso evidencias de los esfuerzos por sumergirse en las profundidades del océano con el fin de extraer sus riquezas minerales?

LOS ME. LOS MU. EL SHEM.

Las vestimentas astronautas. Las figurillas de arcilla encontradas en lugares sumerios que se estima tienen 5000 años de antigüedad, bien podrían ser burdas representaciones de estos MALACHIM con armas tipo varita mágica. En una de estas figurillas, se ve el rostro a través del visor del casco. En otra el «emisario» lleva el clásico tocado cónico divino y un uniforme tachonado de objetos circulares cuya función se desconoce. Los protectores oculares o «gafas» de las figurillas constituyen un detalle muy interesante, porque Oriente Próximo del cuarto milenio a.C. estaba literalmente inundado de figurillas abarquilladas que representaban de forma estilizada la parte superior de las deidades, exagerando su rasgo más prominente: un casco cónico con visores o gafas elípticas. Se encontraron montones de figurillas como éstas en TELL BRAK, lugar prehistórico situado a orillas del río KHABUR en cuyas riberas vio Ezequiel el carro divino milenios más tarde. No es casualidad que los hititas conectados con Sumer y ACAD a través de la zona del KHABUR, adoptaran como señal escrita para designar a los dioses el símbolo préstamo claro de las figurillas «de los ojos». Tampoco resulta sorprendente que este símbolo o jeroglífico del «ser divino», expresado en estilos artísticos, llegara a dominar el arte de Asia Menor y el de los primitivos griegos durante los períodos minoico y micénico.

  • Los textos antiguos indican que los dioses se ponían este atuendo especial no sólo para sus vuelos por los cielos terrestres, sino también para ascender a los distantes cielos. Hablando de sus ocasionales visitas a Anu en su Morada Celestial, la misma INANNA explicaba que podía llevar a cabo tales viajes porque «el mismo ENLIL me abrochó el divino ME atuendo alrededor de mi cuerpo». Se citan las palabras de ENLIL que le dice a la diosa: Has alzado los ME, te has atado los ME a las manos, te has ceñido los ME, te has sujetado los ME al pecho… Oh Reina de todos los ME, Oh luz radiante que con la mano agarra los siete ME.
  • Un primitivo soberano sumerio, fue invitado por los dioses para ascender a los cielos, recibió el nombre de ME.DUR.AN.Kl que literalmente significa «soberano cuyo me conecta Cielo y Tierra». Una inscripción de Nabucodonosor II en la que se describe la reconstrucción de un pabellón especial para el «carro celeste» de Marduk, afirma que éste formaba parte de la «casa fortificada de los siete ME del Cielo y Tierra». Los estudiosos tienen a los ME por «objetos de poder divinos». Literalmente, el término proviene del concepto de «nadar en las aguas celestiales». INANNA los describía como partes de la «vestimenta celestial» que ella se ponía para sus viajes en el Barco del Cielo. Así los me eran partes del equipo especial que había que ponerse para volar por los cielos de la Tierra, así como por el espacio exterior.

En la leyenda griega Ícaro intenta volar sujetando con cera unas alas a su cuerpo. Las evidencias del Próximo Oriente de la antigüedad muestran que, aunque quizás se representase a los dioses con alas para indicar sus capacidades voladoras o quizás a veces, con uniformes alados, nunca se pretendió decir con ello que usaran alas sujetas al cuerpo para volar. Más bien que utilizaban vehículos en estos viajes.

LOS MU. LOS VEHÍCULOS VOLADORES. El A.T. cuenta que una noche en la que el Patriarca Jacob estaba en un campo cercano a JARÁN, vio «una escalera apoyada en tierra cuya cima tocaba los cielos», en la que «los ángeles del Señor» estaban muy ocupados subiendo y bajando. El mismo Señor estaba de pie en la cima de la escalera. El pasmado Jacob, «asustado, dijo»: Así pues, un Dios está presente en este lugar y yo no lo sabía… ¡Qué temible es este lugar! Ciertamente, esto no es otra cosa sino la Morada del Señor y ésta es la Puerta del Cielo. En este relato hay dos puntos interesantes. El primero consiste en los seres divinos que suben y bajan por esta «Puerta del Cielo» lo hacían utilizando un dispositivo mecánico: una «escalera». El segundo es que la visión toma a Jacob totalmente por sorpresa. La «Morada del Señor», la «escalera» y los «ángeles del Señor» que la utilizan no estaban allí cuando Jacob se echó a dormir en el campo. Tuvo la temible «visión» de repente Y por la mañana, la «Morada», «escalera» y ocupantes se habían ido. Podríamos concluir que el equipo utilizado por los seres divinos era una especie de nave que podía aparecer sobre un lugar cernerse por un rato y desaparecer de la vista una vez más.

El profeta Elías «subió al Cielo en un Torbellino» y no fue repentino e inesperado. No murió en la Tierra: Su ascensión estaba prevista. Se le dijo que fuera a BETH-EL («la casa del señor») un día determinado. Ya se habían difundido rumores entre sus discípulos al respecto de ser llevado a los cielos. Cuando le preguntaron a su discípulo más cercano si el rumor era cierto, éste les confirmó que de hecho, «el Señor arrebatará al Maestro hoy». Después: Apareció un carro de fuego y caballos de fuego… Y Elías subió al Cielo en un Torbellino.

Aún más famoso y mejor descrito, fue el carro celeste visto por el profeta Ezequiel, que vivió entre los deportados judíos de las riberas del río KHABUR, en el norte de Mesopotamia. Los Cielos se abrieron y yo vi las apariciones del Señor. Ezequiel vio un ser de aspecto humano envuelto en brillos y resplandor, sentado en un trono que descansaba sobre un «firmamento» de metal dentro del carro. El vehículo que podía moverse en cualquier dirección con sus ruedas dentro de ruedas y elevarse del suelo verticalmente, fue descrito por el profeta como un torbellino fulgurante. Y vi un Torbellino que venía desde el norte, como una nube grande con destellos de fuego y resplandores en torno. Y dentro de él, en medio del fuego, había un resplandor como el fulgor del halo. En algunos estudios recientes sobre esta descripción bíblica como el de JOSEF F. BLUMRICH, de la Administración Nacional Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos, NASA, se ha concluido que el «carro» que vio Ezequiel era una especie de helicóptero, compuesto de una cabina sobre cuatro ejes, cada uno equipado con alas rotatorias es decir, un «torbellino».

Alrededor de dos milenios antes cuando el soberano sumerio Gudea conmemoraba la construcción del templo de su dios Ninurta, escribió que se le apareció «un hombre que brillaba como el Cielo… por el casco que llevaba en la cabeza, era un dios». Cuando Ninurta y dos acompañantes divinos se le aparecieron estaban de pie junto al «pájaro negro del viento divino» de Ninurta. El propósito principal para la construcción del templo fue proporcionar una zona de seguridad, un recinto especial dentro de los terrenos del templo para este «pájaro divino». Gudea relató que para la construcción del recinto se necesitaron enormes vigas y gigantescas piedras traídas de muy lejos y la construcción se dio por terminada sólo después que el «pájaro divino» entrara en el recinto. Una vez allí, el «pájaro divino» «pudo agarrarse al cielo» y fue capaz de «reunir Cielo y Tierra». El objeto «sagrado» tan importante estaba permanentemente protegido por dos «armas divinas», el «cazador supremo» y el «asesino supremo» que emitían rayos de luz y rayos que daban muerte.

La similitud entre las descripciones bíblicas y sumerias, tanto de los vehículos como de los seres en su interior, son obvias. La descripción de los vehículos como de un «pájaro», un «pájaro de viento» y un «torbellino» que podía elevarse hacia el cielo mientras emitía un resplandor, dejan colegir que se trataba de algún tipo de máquina voladora.

  • Unos murales enigmáticos descubiertos en TELL GHASSUL, lugar al este del Mar Muerto cuyo nombre antiguo es desconocido, pueden arrojar más luz. Datados en los alrededores del 3500 a.C. representan una gran «brújula» de ocho puntas, la cabeza de una persona con casco dentro de una cámara con forma de campana y dos diseños de un aparato mecánico que bien podrían ser los «torbellinos» de la antigüedad.
  • Los textos antiguos hablan de algún vehículo utilizado para subir a los aeronautas a los cielos. Gudea afirmaba que cuando el «pájaro divino» se elevaba para circundar las tierras, «hacía destellos sobre los ladrillos levantados». El recinto protegido era descrito como MU.NA.DA.TUR.TUR («lugar de descanso de piedra fuerte del MU).
  • URUKAGINA que gobernó en Lagash, decía del «pájaro negro de viento divino»: «El MU que ilumina como un fuego alto y fuerte que hubiera hecho yo».
  • De forma parecida, Lu-Utu, que gobernó en UMMA en el tercer milenio a.C., construyó un lugar para un MU, «que sale en un fuego», para el dios Utu, «en el lugar señalado del interior de su templo».
  • El rey babilonio Nabucodonosor II en sus anotaciones sobre la reconstrucción que hizo del recinto sagrado de Marduk, decía que dentro de los muros fortificados hechos de ladrillo cocido y reluciente mármol ónice, Levanté la cabeza del barco ID.GE.UL el Carro principesco de Marduk; El barco ZAG.MU.KU, en cuya llegada se observa, al viajero supremo entre Cielo y Tierra, en medio del pabellón que yo construí, apantallando sus costados. ID.GE.UL, primer epíteto empleado para describir a este «viajero supremo» u «Carro de Marduk», significa literalmente «alto hasta el cielo, brillante en la noche». ZAG.MU.KU, segundo epíteto para describir al vehículo un «barco» resguardado en un pabellón especial significa «el brillante MU que es para ir lejos».

Un MU es un objeto cónico con la parte superior ovalada instalado en el interior del recinto sagrado de los templos de los Grandes Dioses del Cielo y de la Tierra es algo que afortunadamente se puede demostrar.

En una antigua moneda encontrada en BIBLOS la bíblica GEBAL en la costa mediterránea del actual Líbano, se representa al Gran Templo de Ishtar con la apariencia que tenía en el primer milenio a.C. con Los requisitos existentes para que los templos se construyeran y reconstruyeran en el mismo lugar según el plano original y hacen que lo que veamos con los elementos básicos del templo original de BIBLOS, diseñado milenios atrás. La moneda retrata un templo con dos partes. En la parte frontal se encuentra la estructura principal del edificio, imponente con su pórtico COLUMNADO. Detrás, hay un patio interior o «zona sagrada», oculto y protegido por un enorme muro. Es una zona elevada a la que sólo se puede acceder subiendo unas escaleras. En el centro de esta zona sagrada hay una plataforma que por su entramado de vigas cruzadas similar al de la Torre Eiffel, da la sensación de que fuera construida para soportar un gran peso. De pie sobre la plataforma, se encuentra el objeto de toda esta seguridad y protección, un objeto que sólo puede ser un MU. Como la mayoría de las palabras monosilábicas sumerias, MU tenía un significado principal; MU, era «aquello que se eleva recto». Entre sus treinta y tantos matices se incluyen los significados de «alturas», «fuego», «mandato», «período contado», así como en tiempos posteriores «aquello por lo cual se le recuerda a uno». Si, desde las estilizaciones asirías y babilonias del signo escrito de MU, nos remontamos hasta sus pictografías originales sumerias, encontramos la siguiente evidencia gráfica: Vemos, claramente, una cámara cónica, sola o con una sección más estrecha añadida. «Desde una cámara en el cielo dorada te vigilaré», prometía Inanna al rey asirio. ¿Acaso era Éste MU la «cámara celestial»? En un himno a Inanna/Ishtar y sus viajes en el Barco del Cielo se indica con toda claridad que MU era el vehículo en el cual recorrían los dioses el cielo: Dama del Cielo: Ella se pone la Vestimenta del Cielo; Valientemente asciende hacia el Cielo. Sobre todas las tierras pobladas Vuela en su MU. Dama, que en su MU En las alturas del Cielo aletea gozosa. Sobre todos los lugares de descanso vuela en su MU.

Existen evidencias que demuestran que la gente del Mediterráneo oriental había visto estos objetos similares a cohetes en algún templo y volando de verdad. En los glifos hititas, por ejemplo, se pueden ver, contra un fondo de cielos estrellados, misiles que cruzan, cohetes montados sobre rampas de lanzamiento y hasta un dios en el interior de una cámara radiante.

El profesor H. FRANKFORT en “CYLINDER SEÁIS“, sobre su demostración del modo en que se difundió por todo el mundo antiguo el arte de la elaboración de sellos cilíndricos y los temas representados en ellos, reproduce el diseño de un sello encontrado en Creta datado en el siglo XIII a.C. Los grabados representan claramente un cohete que cruza el cielo propulsado por llamas que salen de su parte trasera.

Los caballos alados, los animales entrecruzados, el globo celeste alado y la deidad con cuernos en su tocado son, todos temas mesopotámicos y puede aceptar que el cohete ígneo que aparece en el sello cretense era un objeto familiar en todo el Oriente Próximo de la antigüedad.

Se puede ver un cohete con «alas» o aletas, alcanzable mediante una «escalera» en una tablilla excavada en GEZER, ciudad de la antigua Canaán, al oeste de Jerusalén. En la doble impresión del mismo sello se ve también un cohete descansando en el suelo, junto a una palmera. La naturaleza o el destino celeste de estos objetos vienen confirmados por símbolos del Sol, la Luna y las constelaciones zodiacales que adornan el sello.

EL SHEM. LOS COHETES EXTRATERRESTRES. Los textos mesopotámicos en los que se habla de los recintos interiores de los templos, de los viajes celestes de los dioses o incluso de casos en los que algún mortal ascendió a los cielos, emplean el término sumerio MU o sus derivados semitas SHU-MU «lo que es un MU», SHAM o SHEM. Dado que el término tuvo también la connotación de «aquello por lo cual se le recuerda a uno», al final se le dio el significado de «nombre» pero su aplicación universal en textos más primitivos donde se habla de un objeto utilizado para volar, ha oscurecido el verdadero significado de los registros antiguos.

  1. A. BARTON en “THE ROY AL INSCRIPTIONS OF SUMER AND AKKAD” estableció la incuestionada traducción de la inscripción del templo de Gudea que «Su MU abrazará las tierras, de horizonte a horizonte» como «Su nombre cubrirá las tierras». En un himno a ISHKUR, en el que se ensalza su «MU que despide rayos» que podía alcanzar las alturas del Cielo, se traduce: «Tu nombre es radiante, alcanza el cénit del Cielo». Sin embargo, teniendo la sensación de que MU o SHEM puede identificar a un objeto y no un «nombre», algunos estudiosos han tratado este término como sufijo o fenómeno gramatical que no requiere traducción y han optado por ignorarlo.

No es difícil localizar la etimología del término y la ruta por la cual la «cámara celeste» asumió el significado de «nombre». Se han encontrado esculturas en las que se muestra a un dios dentro de una cámara con forma de cohete, como en este objeto antiquísimo (ahora en posesión del Museo de la Universidad de Filadelfia) donde la naturaleza celeste de la cámara viene confirmada por los doce globos que la decoran. En muchos sellos se representa del mismo modo, a un dios y a veces dos, dentro de estas «cámaras divinas»; en la mayoría de los casos, estos dioses en el interior de sus óvalos sagrados eran representados como objeto de veneración y el deseo de adorarlos en cualquier lugar y no sólo en la «casa» oficial de cada deidad, hizo que los pueblos antiguos establecieron la costumbre de crear imitaciones del dios dentro de su divina «cámara celeste». En los sitios seleccionados se levantaron pilares de piedra simulando la forma del vehículo oval y se talló la imagen del dios en la piedra para indicar que estaba dentro del objeto. Fue cuestión de tiempo que reyes y gobernantes, relacionando los pilares llamados estelas, con la capacidad de ascender a la Morada Celeste, comenzaran a tallar sus propias imágenes en estelas como forma de asociarse a sí mismos con la Morada Eterna para escapar al olvido físico, que al menos su «nombre» se recordara para siempre.

Estos pilares de piedra conmemorativos simulan la nave celeste ígnea gracias al término por el cual se conocía en la antigüedad a estas estelas. Los súmenos las llamaban NA.RU «piedras que ascienden». Los acadios, los babilonios y asirios las llamaban NARU «objetos que despiden luz». Los AMURRU las llamaron MIRAS «objetos ígneos», en hebreo, NER aún sigue significando pilar que emite luz y de ahí, su significado actual de «vela». En las lenguas indoeuropeas de los HURRITAS e hititas, a las estelas se les llamaba HU-U-ASHI «pájaro de fuego de piedra».

En el antiguo Egipto, los devotos peregrinaban a un templo de Heliópolis para ver y adorar el BEN-BEN, un objeto de forma piramidal en el que los dioses habían llegado a la Tierra en tiempos inmemoriales. Los faraones egipcios, cuando morían, pasaban por una ceremonia de «apertura de boca», en la cual se suponía que serían transportados por un YAD similar a un SHEM hasta la divina Morada de la Vida Eterna. Las referencias bíblicas indican familiaridad con dos tipos de monumentos conmemorativos, el YAD y el SHEM.

El profeta Isaías transmitió a las sufrientes gentes de Judea la promesa del Señor de un futuro mejor y más seguro: Y yo les daré, en mi Casa y dentro de mis murallas, un YAD y un SHEM. Si lo traducimos literalmente, lo que el Señor estaría prometiendo a su pueblo sería la entrega de una «mano» y un «nombre». Afortunadamente, de los antiguos monumentos que reciben el nombre de YAD y que todavía están en pie en Tierra Santa, sabemos que se les distinguía por tener una cúspide piramidal. El SHEM por otra parte, era un monumento con la cúspide oval. Ambos, parece evidente, comenzaron siendo simulaciones de la «cámara celeste», el vehículo que los dioses utilizaban para ascender a la Morada Eterna.

Los traductores bíblicos al insistir en el empleo de «nombre» cada vez que se encuentran con SHEM, están ignorando un estudio que con visión de futuro, publicó hace más de un siglo G. M. REDSLOB en “ZEITSCHRIFT DER DEUTSCHEN MORGENLANDISCHEN GESELLSCHAFI” en el cual señala correctamente que el término SHEM y el término SHA-MAIN «cielo» provienen de la raíz SHAMAH, que significa «aquello que está hacia lo alto». Cuando en el A.T. se dice que el rey David «hizo un SHEM» para conmemorar su victoria sobre los arameos, este rey no «hizo un nombre», levantó un monumento que apuntaba hacia el cielo. Al notar que en muchos textos mesopotámicos, MU o SHEM no deben traducirse como «nombre» sino como «vehículo del cielo», se abrió la puerta a la comprensión del verdadero significado de muchos relatos de la antigüedad incluida la narración bíblica de la Torre de Babel.

El Génesis, capítulo 11, habla del empeño de los humanos por elevar un SHEM. Ofrece con lenguaje conciso y preciso los hechos históricos, aunque generaciones de estudiosos y de traductores hayan pretendido darle al relato sólo un significado alegórico, porque tal como lo entendían era un cuento que trataba del deseo de la Humanidad de «hacer un nombre» y se privó al relato del verdadero significado basado en hechos reales. El verdadero significado de SHEM le da tanto sentido a la narración como debió tenerlo para las gentes de la antigüedad que trata de los hechos que siguieron a la repoblación de la Tierra después del Diluvio, «al desplazarse la humanidad desde oriente, hallaron una vega en el país de SENAAR, y allí se establecieron». El País de SENAAR es la Tierra de Sumer, en la vega que hay entre los dos ríos del sur de Mesopotamia. Y la gente ya entendía el arte de la elaboración de ladrillos y la construcción de una civilización urbana: «Vamos a edificarnos una ciudad, y una torre cuya cúspide alcance los cielos; y hagámonos un SHEM, por si nos desperdigamos por toda la faz de la Tierra.» Pero los planes de estos humanos no eran del agrado de Dios. Y el Señor bajó, para ver la ciudad y la torre que los Hijos de Adán habían erigido. Y dijo: «He aquí que todos son un pueblo con un mismo lenguaje y esto es sólo el comienzo de sus empresas. Ahora, nada de cuanto se propongan les será imposible hacer.» Y el Señor dijo a algunos colegas que el A.T. no nombra: «EA, pues, bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje, para que no entienda cada cual el de su prójimo». Y, desde allí, el Señor los desperdigó por toda la faz de la Tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por eso se la llamó Babel, porque allí embrolló el Señor la lengua de la Tierra. La traducción tradicional de SHEM como «nombre» hizo que el relato resultará ininteligible.

¿Por qué los antiguos habitantes de Babel Babilonia se empeñaron en «hacerse un nombre», poner el «nombre» sobre «una torre cuya cúspide alcance los cielos»?

¿Y cómo el «hacerse un nombre» para contrarrestar los efectos de la dispersión de la Humanidad por toda la Tierra?

Si todo lo que aquellas gentes querían era hacerse a una «reputación», ¿Por qué disgustó tanto este empeño al Señor, Porqué consideró el «hacerse un nombre» como hazaña tras la cual «nada de cuanto se propongan les será imposible hacer»?

Parte del texto babilonio «La Epopeya de la Creación» cuenta que la primera «Puerta de los Dioses» la construyeron en Babilonia los mismos dioses. A los Anunnaki, los dioses de base, se les ordenó: Construid la Puerta de los Dioses… que se elabore su enladrillado. Su SHEM estará en el lugar designado. Durante 2 años trabajaron sin descanso «aplicaron la herramienta… moldearon ladrillos» hasta que «elevaron a las alturas la cúspide de ESHAGILA… casa de los Grandes Dioses y construyeron la torre de la plataforma tan alta como el Alto Cielo».

Las explicaciones tradicionales son insuficientes para aclarar por qué el Señor consideró necesario convocar a otras deidades que no se nombran para bajar y dar fin a este empeño humano. Las respuestas son plausibles e incluso obvias si traducimos con «vehículo aéreo» en vez de «nombre» al término SHEM, que es la palabra empleada en el texto original hebreo de la Biblia. De este modo, el relato trataría de la preocupación de los seres humanos por no perder el contacto entre ellos a medida que las gentes se fueran esparciendo por la Tierra. Por esto decidieron construir un «vehículo aéreo» y levantar su torre de lanzamiento con el fin de poder volar también ellos como la diosa Ishtar, por ejemplo, en un MU «sobre todas las tierras pobladas». Hubo de la Humanidad al establecer su Propia torre de lanzamiento en un lugar utilizado originariamente por los dioses para este propósito, pues BABILI significa literalmente «Puerta de los Dioses».

Existe evidencia que corrobore el relato bíblico y esta interpretación. El sacerdote-historiador babilonio BEROSO en el siglo III a.C. compiló una historia de la Humanidad y dice que los «primeros habitantes de la tierra, regocijándose en su propia fortaleza… se propusieron levantar una torre cuya cúspide alcanzara el cielo». Pero los dioses y unos fuertes vientos la derrumbaron «y los dioses introdujeron una gran diversidad de lenguas entre los hombres que hasta aquel entonces hablaban el mismo lenguaje». GEORGE SMITH en “THE CHALDEAN ACCOUNT OF GÉNESIS” encontró en los escritos del historiador griego HESTEO una reseña que decía que de acuerdo con «antiguas tradiciones», la gente que escapó al Diluvio llegó a SENAAR en Babilonia, pero que fueron sacados de allí por una diversificación de lenguas. El historiador ALEJANDRO POLIHISTOR del siglo I a.C. escribió que todos los hombres hablaban la misma lengua en un principio y que después, algunos se propusieron levantar una enorme y noble torre con el fin de poder «trepar hasta el cielo» pero que el dios supremo confundió sus intenciones enviando un torbellino y a cada tribu se le dio un lenguaje diferente. «La ciudad donde sucedió esto fue Babilonia». H. SAYCE en “THE RELIGIÓN OF THE BABYLONIANS” dice que en los fragmentos de una tablilla que hay en el Museo Británico, leyó «la versión babilonia de la construcción de la Torre de Babel» y que el empeño por alcanzar los cielos y la subsiguiente confusión de lenguas son los elementos básicos de la versión. Existen otros textos sumerios que narran la deliberada confusión de la lengua del Hombre a cargo de un dios airado. Hoy existen pocas dudas respecto a que los relatos bíblicos así como las informaciones de historiadores griegos de hace 2000 años y de su predecesor BEROSO, tengan origen sumerio.

Presumiblemente la Humanidad no poseía en aquel momento la tecnología necesaria para un proyecto aeroespacial de tal calibre y para ello era esencial la guía y colaboración de un dios entendido en el tema. En un sello sumerio se muestra una confrontación armada entre dioses, aparentemente, por la construcción humana de una torre plataforma. Una estela sumeria que se exhibe en el Louvre de París puede representar el incidente del Libro del Génesis. Fue erigida en los alrededores del 2300 a.C. por NARAM-SIN, rey de ACAD y los expertos suponen que representa al victorioso rey sobre sus enemigos. Pero la gran figura central es la de una deidad y el rey humano, pues lleva un casco adornado con cuernos, marca de identidad exclusiva de los dioses. No parece ser el líder de los humanos más pequeños en tamaño sino que parece estar pasándoles por encima. Los humanos no parecen estar metidos en ninguna actividad guerrera sino marchando hacia y adorando el mismo objeto cónico grande sobre el cual tiene puesta su atención la deidad. Armada con arco y lanza, la deidad parece ver el objeto más como algo amenazador que como un objeto de adoración.  El objeto cónico se muestra como alcanzando a 3 cuerpos celestes. Por su tamaño, forma y propósito parece un SHEM, por lo que la escena podría estar representando a un enfurecido dios atropellando a la gente que está celebrando la erección del SHEM. Tanto los textos mesopotámicos como el relato bíblico ofrecen la misma moral: Las máquinas voladoras son para los dioses y no para la Humanidad. Los hombres afirman tanto los textos mesopotámicos como los bíblicos podrían ascender a la Morada Celestial sólo bajo expreso deseo de los dioses. En esto se basan muchos relatos de ascensos a los cielos y vuelos espaciales.

 

El A.T. registra el ascenso a los cielos de varios mortales. El primero fue Enoc, patriarca antediluviano decimoséptimo en el linaje de Adán, bisabuelo del héroe del Diluvio Noé; que entabló amistad con Dios y que «caminaba con el Señor». El capítulo 5º del Génesis hace una lista genealógica de todos patriarcas y dice las edades que tenían al morir, excepto en el caso de Enoc, que «desapareció porque Dios se lo llevó». Por lo que se trasluce y por lo que dice la tradición, se lo llevó para escapar de la muerte en la Tierra. Otro, el profeta Elías fue arrebatado de la Tierra y llevado al cielo en un «torbellino». Un tercer mortal visitó la Morada Divina y que fue dotado allí de una gran sabiduría. Se trata de un rey de Tiro ciudad fenicia de la costa oriental del Mediterráneo. En Ezequiel, 28 leemos que el Señor le encargó al profeta que le recordara al rey que siendo perfecto y sabio, la Deidad le había permitido que fuera a ver a los dioses: Fuiste moldeado según un plan, lleno de sabiduría, perfecto en belleza. Has estado en el Edén, el jardín de Dios; toda suerte de piedras preciosas formaba tu manto… Eras un Querubín ungido, protegido; y yo te había puesto en el monte sagrado; como un dios eras, moviéndote entre las Piedras de Fuego. Pronosticándole al rey de Tiro la muerte «de los incircuncisos» a manos de extranjeros, aun cuando les dijera «Soy un dios», el Señor pasa a explicarle a Ezequiel el motivo: Después de haberle llevado a la Morada Divina y haberle dado acceso a toda clase de sabiduría y riquezas, su corazón «se hizo engreído», hizo un uso indebido de su sabiduría y profanó los templos. … Porque tu corazón se ha engreído, diciendo «Soy un dios; en la Morada de la Deidad me senté, en mitad de las Aguas»; Aunque eres un Hombre, no un dios, equiparas tu corazón al de una Deidad.

Los textos sumerios hablan también de varios hombres que tuvieron el privilegio de ascender a los cielos. Uno fue ADAPA el «hombre modelo» creado por EA. A ADAPA, EA «le había dado sabiduría; la vida eterna no se la había dado». Con el transcurso de los años, EA decidió evitar el fin mortal de ADAPA proporcionándole un SHEM con el cual llegar a la Morada Celestial de Anu, para allí comer del Pan de la Vida y beber del Agua de la Vida. Cuando llegó a la Morada Celestial de Anu éste exigió saber el nombre del que había proporcionado el SHEM con el cual había llegado a este lugar celeste. Existen varias pistas importantes, tanto en los relatos bíblicos como en los mesopotámicos, sobre los excepcionales ascensos de mortales a la Morada de los Dioses. ADAPA, al igual que el rey de Tiro, fue hecho de un «molde» perfecto. Todos tenían que conseguir y emplear un SHEM «piedra de fuego» para llegar al celestial «Edén». Unos habían subido y habían vuelto a la Tierra; otros, como el héroe mesopotámico del Diluvio, se quedaron allí para disfrutar de la compañía de los dioses. Y fue para encontrar a este «Noé» mesopotámico, y para obtener de él el secreto del Árbol de la Vida, que el Gilgamesh sumerio inició su aventura.

 

EL ÁRBOL DE LA VIDA.

Su inútil búsqueda por un mortal es tema de uno de los más largos y poderosos relatos épicos que la civilización sumeria legara a la cultura. Titulado «El Poema de Gilgamesh», este conmovedor relato trata del rey de Uruk, nacido de padre mortal y madre divina por lo cual es 2/3 dios, lo que le induce a intentar escapar de la muerte, el destino de los mortales. Gilgamesh se entera por la tradición que uno de sus antepasados, UTNAPISTIM el héroe del Diluvio había escapado de la muerte al ser llevado a la Morada Celestial junto con su esposa, entonces decide encontrar ese lugar y obtener de su ancestro el secreto de la vida eterna por invitación de Anu según los versos que dejan ver algo así como una descripción de la caída a la Tierra de la fase usada de un cohete y Rescribe así a su madre la diosa NIN.SUN:

Madre mía, durante la noche me sentí contento y me di un paseo entre mis nobles.

Las estrellas reunidas en los Cielos. La obra de Anu descendió hacia mí.

Intenté levantarla; era demasiado pesada. Intenté moverla; ¡moverla, no pude!

El pueblo de Uruk se reunió a su alrededor, mientras los nobles besaban sus patas.

Cuando levanté la frente, ellos me apoyaron. La elevé. A ti te la traigo.

La interpretación que hace su madre, está mutilada en el texto y por tanto, no queda clara. Pero la visión del objeto caído «la obra de Anu» anima a Gilgamesh a embarcarse en la aventura. En la introducción de este relato épico, el antiguo informador llama a Gilgamesh «el sabio, aquel que lo ha experimentado todo»:

Él ha visto cosas secretas, conoce lo que está oculto al Hombre; incluso trajo noticias de un tiempo anterior al Diluvio.

Emprendió también el viaje distante, fatigoso y lleno de dificultades; Volvió, y grabó todos sus esfuerzos en un pilar de piedra. Es a la Morada de los Dioses, en el que le acompaña su camarada ENKIDU. Su objetivo el País de TILMUN pues allí Gilgamesh podría hacer ascender un SHEM para él. Las traducciones corrientes emplean «nombre» cada vez que aparece el sumerio MU o el acadio SHUMU en los antiguos textos; se emplea SHEM para que el verdadero significado del término «vehículo aéreo» sobreviva:

El soberano Gilgamesh dirigió su mente hacia el País de TILMUN. Le dice a su compañero ENKIDU: «Oh, ENKIDU…

Yo entraría en el País, haría subir a mi SHEM. En los lugares donde los SHEM se elevan yo elevaría mi SHEM

Incapaz de disuadirle, tanto ancianos de Uruk como dioses a los que Gilgamesh consulta, le aconsejan que consiga primero el consentimiento y ayuda de Utu/Shamash. «Si entraras en el País, informa a Utu», le advierten. «El País está a cargo de Utu», le recalcan una y otra vez. Así advertido y aconsejado, Gilgamesh le suplica a Utu su permiso: Déjame entrar en el País, déjame que haga subir a mi SHEM.

En los lugares en los que los SHEM se elevan, déjame elevar mi SHEM… Llévame al lugar del desembarco en… ¡Pon sobre mí tu protección!

Una desgraciada fractura en la tablilla nos deja sin saber la situación del «lugar del desembarco». Gilgamesh y su compañero alcanzan por fin sus inmediaciones en una «zona restringida» protegida por temibles guardianes. Cansados y con sueño, los dos amigos deciden descansar por la noche antes de continuar. Tan pronto les vence el sueño algo les sacude y les despierta de nuevo. ¿Me has despertado tú?, le pregunta Gilgamesh a su camarada.

¿Estoy despierto? se pregunta, pues está presenciando algo inusual, algo tan impresionante que le hace preguntarse si está despierto o soñando. Entonces, Gilgamesh le dice a ENKIDU:

En mi sueño, amigo mío, la tierra de arriba se vino abajo. Me echó abajo, y me atrapó los pies… ¡El resplandor era irresistible!

Apareció un hombre; el más perfecto de la tierra era él. Su gracia… De debajo de la tierra caída me sacó. Me dio agua para beber; tranquilizó mi corazón.

¿Quién era «el más perfecto de la tierra» que sacó a Gilgamesh de debajo de la tierra desprendida, que le dio agua y que «tranquilizó su corazón»? ¿Y qué era el «resplandor irresistible» que acompañó al inexplicable desprendimiento de tierra? Inseguro y confundido, Gilgamesh se duerme de nuevo no por mucho tiempo. En mitad de la noche su sueño se cortó y se incorporó diciéndole a su amigo:

«Amigo mío, ¿me has llamado? ¿Por qué estoy despierto? ¿No me has tocado? ¿Por qué estoy asustado? ¿No habrá pasado algún dios?

¿Por qué tengo la carne entumecida?»

Una vez más Gilgamesh se adormece para despertarse por tercera vez y describe a su amigo:

¡La visión que tuve fue absolutamente aterradora! Los cielos gritaron, la tierra tronó; Se fue la luz del día, llegó la oscuridad.

Un relámpago brilló, una llama se encendió. Las nubes se hincharon, ¡llovió muerte! Después, el fulgor se desvaneció; el fuego se apagó.

Y todo lo que había caído se había convertido en cenizas.

No hace falta demasiada imaginación para ver en estos pocos versos el antiguo relato de alguien que había presenciado el lanzamiento de un cohete. En primer lugar, el tremendo golpe seco de la ignición de los motores del cohete «los cielos gritaron», acompañado por una fuerte sacudida de la tierra «la tierra tronó». Nubes de humo y polvo envuelven el lugar del lanzamiento «se fue la luz del día, llegó la oscuridad» para después, entreverse el brillo de los motores encendidos «un relámpago brilló» y «encenderse una llama», a medida que el cohete empieza a subir en dirección al cielo. La nube de polvo y cenizas se «hincha» en todas direcciones para, después, caer « ¡llovió muerte!». Más tarde el cohete se eleva en las alturas, como un rayo hacia el cielo «el fulgor se desvaneció, el fuego se apagó». La nave desaparece ante su vista y los restos «que habían caído se habían convertido en cenizas».

Sobrecogido por lo que había visto y pese a todo decidido a alcanzar su destino, Gilgamesh apela una vez más a Shamash en busca de protección y apoyo. Tras vencer a un «monstruoso guardián», llega a la montaña de MASHU donde se puede ver a Shamash «elevarse hasta la bóveda del Cielo». Se encuentra ya cerca de su primer objetivo el «lugar donde los SHEM ascienden». Pero la entrada al lugar que al parecer está en el interior de la montaña, está vigilada por feroces guardianes:

Su terror es pavoroso, en sus miradas está la muerte. Con sus trémulas luces barren las montañas. Vigilan Shamash, cada vez que asciende y desciende.

El dibujo de un sello en el que se ve a Gilgamesh y a su compañero ENKIDU, parece representar la intercesión de un dios con uno de los guardianes de aspecto robótico, que quizás eran los que barrían la zona con luz y emitían rayos de muerte. Esta descripción trae a la memoria la afirmación que aparece en el Libro del Génesis que dice que Dios puso «la espada que gira» en la entrada del Jardín del Edén, para impedir el acceso a los humanos.

Cuando Gilgamesh explica sus orígenes parcialmente divinos, el propósito de su viaje «Acerca de la muerte y de la vida le quiero preguntar a UTNAPISTIM» y el hecho de que lo realiza con el consentimiento de Utu/Shamash, los guardianes, le permiten seguir adelante. Avanzando «a lo largo de la ruta de Shamash», Gilgamesh se encuentra en la más absoluta oscuridad; «sin ver nada delante ni detrás», grita asustado. Viajando durante muchos BERU unidad de tiempo, distancia, o el arco de los cielos, sigue sumido en la oscuridad. Pero al fin «creció la luminosidad cuando alcanzó doce BERU».

El texto, maltrecho y desdibujado, prosigue con la llegada de Gilgamesh a un magnífico jardín donde las frutas y los árboles tienen incrustadas piedras semipreciosas. Es ahí donde vive UTNAPISTIM. Al plantearle el problema a su antepasado, Gilgamesh se encuentra con una respuesta decepcionante: el Hombre, dice UTNAPISTIM, no puede escapar a su destino mortal. Sin embargo, le ofrece a Gilgamesh una forma de posponer la muerte al revelarle dónde encontrar la Planta de la Juventud «el Hombre se hace joven en la ancianidad» es su nombre. Triunfante Gilgamesh la obtiene pero tal como lo quiere el destino, la pierde tontamente en su viaje de vuelta y regresa a Uruk con las manos vacías.

Dejando de lado valores literarios y filosóficos de este relato épico, la historia de Gilgamesh interesa por sus aspectos «aeroespaciales». El SHEM necesitado para llegar a la Morada de los Dioses era indudablemente una nave espacial, uno de cuyos lanzamientos tuvo ocasión de presenciar cuando se acercaba al «lugar de desembarco». Parece ser que estos cohetes estaban situados en el interior de una montaña y los alrededores bien vigilados, dan la impresión de ser zona restringida.  Hasta ahora no ha salido a la luz ninguna representación gráfica de lo que vio Gilgamesh, pero, en un dibujo encontrado en la tumba de un gobernador egipcio de un lejano país, se puede ver la cabeza de un cohete por encima del suelo en un lugar donde crecen palmeras. El cuerpo del cohete está claramente almacenado bajo tierra, en un silo hecho por el hombre con segmentos tubulares y decorado con pieles de leopardo.

En un estilo muy similar al de los modernos delineantes, los antiguos artistas muestran una sección transversal del silo subterráneo. Podemos ver que el cohete tiene varios compartimentos. En el de abajo, se ve a dos hombres rodeados de tubos curvos. Por encima de ellos hay tres paneles circulares. Comparando el tamaño de la cabeza del cohete el ben-ben con el de los dos hombres que hay en su interior y con la gente que hay en la superficie, la cabeza del cohete equivalente al sumerio mu, la «cámara celeste»-podía albergar fácilmente a uno o dos operadores o pasajeros.

TIL.MUN  Era el nombre del país al cual se dirigió Gilgamesh. Literalmente, «país de los misiles» donde los SHEM ascendían, bajo la autoridad de Utu/ Shamash, donde podía ver a este dios «ascender a la bóveda de los cielos».

Aunque el homólogo celeste de este miembro del Panteón de 12 fuera el Sol, este nombre no significa realmente «Sol», sino que era un epíteto que describía sus funciones y responsabilidades. Su nombre sumerio, UTU «el que entra con fulgor», en acadio derivado SHEM-ESH era más explícito: ESH «fuego» y ya sabemos lo que significaba en sus orígenes SHEM. Utu/Shamash era «el de las naves de fuego», el comandante del ESPACIOPUERTO de los dioses. Su jefatura en materia de viajes a la Morada Celeste de los Dioses y las funciones llevadas a cabo por sus subordinados en conexión con ello se revelan con mayor detalle en otro relato sumerio sobre el viaje de un mortal al cielo.

La lista de reyes sumerios dice de ETANA 13º soberano de KIS «el que ascendió al Cielo», El rey mortal que viajó a los cielos bien conocido en todo el Oriente Próximo de la antigüedad motivo de numerosas representaciones en sellos, fue designado por los dioses para traer a la Humanidad la seguridad y prosperidad que la Realeza una civilización organizada pretendía proporcionar. Parece que ETANA no podía tener un hijo que diera continuidad a la dinastía. El único remedio conocido era cierta Planta del Nacimiento que ETANA podría obtener sólo si se la bajaba de los cielos. Como Gilgamesh tiempo después, ETANA recurrió a Shamash en busca de permiso, ayuda y queda claro estaba pidiéndole a Shamash un SHEM!:

  • ¡Oh, Señor, que tu boca lo ordene! ¡Concédeme la Planta del Nacimiento!
  • ¡Muéstrame la Planta del Nacimiento! ¡Quítame esta incapacidad! ¡Haz para mí un SHEM!

Halagado por la oración y cebado con el cordero sacrificial, en vez de un SHEM, Shamash le dice a ETANA que un «águila» le llevará al deseado lugar celeste. Tras indicarle el camino hasta el foso donde estaba situada el Águila, Shamash le explicó a ella por anticipado la misión pretendida. Intercambiando mensajes crípticos con «Shamash su señor», el Águila recibió las instrucciones: «Te enviaré a un hombre; se cogerá de tu mano… llévalo aquí… haz todo lo que él te diga… haz lo que te he dicho». Al llegar a la montaña indicada «ETANA vio el foso» y dentro de él, «había un Águila». «Siguiendo las órdenes del valeroso Shamash» el Águila entró en comunicación con ETANA. Una vez más, éste explicó su propósito y su destino, tras lo cual el Águila dio instrucciones a ETANA sobre el procedimiento para «sacar al Águila de su foso». Los dos primeros intentos resultaron fallidos, pero al tercero, fue exitosamente elevada. Al amanecer, el Águila anunció a ETANA: « ¡Amigo mío… hasta el Cielo de Anu te voy a llevar!» y explicándole cómo agarrarse despegó y se elevó hasta las alturas con rapidez.

Cual informe de un moderno astronauta alejándose de la Tierra a medida que se cohete se eleva, el antiguo narrador dice que la Tierra se hacía cada vez más pequeña para ETANA. Cuando lo había subido a lo alto un BERU, el Águila le dijo a ETANA:

  • « ¡Mira, amigo mío, lo que parece la tierra! Mira al mar, a los lados de la Casa Montaña: la tierra se ha convertido en una simple colina, el ancho mar es como una bañera».
  • Cuanto más ascendía el Águila, más pequeña parecía la Tierra. Cuando llegaron al segundo BERU, el Águila dijo: « ¡Amigo mío, echa un vistazo y observa la tierra!
  • La tierra se ha convertido en un surco… El ancho mar es como un cesto de pan»…
  • Cuando lo subió al tercer BERU, el Águila le dijo a ETANA: «¡Mira, amigo mío, lo que parece la tierra!
  • ¡La tierra se ha convertido en la zanja de un jardinero!» entonces mientras seguían ascendiendo, la Tierra desapareció súbitamente de la vista.
  • Cuando miré a mi alrededor, la tierra había desaparecido, y mis ojos ya no podían recrearse en el ancho mar.

Una versión de este relato dice que el Águila y ETANA llegaron al Cielo de Anu. Otra versión que a ETANA se le enfriaron los pies cuando dejo de ver la Tierra y ordenó al Águila que diera la vuelta y se «zambullera» en la Tierra. Una vez más encontramos un paralelo bíblico a tan inusual relato de ver la Tierra desde una gran altura. Ensalzando al Señor Yahveh, el profeta Isaías decía de él: «Es él el que se sienta sobre el círculo de la Tierra, y sus habitantes son como insectos».

El relato de ETANA dice que buscando un SHEM tuvo que comunicarse con un Águila en el interior de un foso. El grabado de un sello muestra una estructura alta con alas ¿una torre de lanzamiento desde encima de la cual se eleva un águila o Qué o quién era el Águila que llevó a ETANA a los distantes cielos?

Asociando el antiguo texto con el mensaje enviado a la Tierra por Neil Armstrong comandante de la nave espacial Apolo 11 en Julio de 1969: tenemos: «¡Houston! Aquí Base Tranquilidad. ¡El Águila ha alunizado!». Estaba informando del primer aterrizaje del Hombre en la Luna. «Base Tranquilidad» era el lugar del alunizaje; Águila el nombre del módulo lunar que se separó de la nave espacial y llevó a los dos astronautas a la Luna para luego volver a la nave madre. Cuando el módulo lunar se separó para volar por sí mismo en la órbita lunar, los astronautas informaron al Control de la Misión en Houston con estas palabras: «El Águila tiene alas». Pero «Águila» también podía designar a los astronautas que tripulaban la nave espacial. Era también el símbolo de los astronautas que lo llevaban como emblema en sus trajes espaciales. Igual que en el relato de ETANA, ellos también eran «Águilas» que podían volar, hablar y comunicarse.

¿Cómo hubiera representado un artista de la antigüedad a los pilotos de las naves celestes de los dioses, por casualidad, como águilas? Eso es exactamente lo descubierto. ¡El grabado de un sello asirio de alrededor del 1500 a.C. muestra a dos «hombres-águila» saludando a un SHEM!

Se han encontrado numerosas representaciones de tales «Águilas» que los estudiosos llaman «hombres-pájaro». En la mayoría de ellas se les muestra flanqueando el Árbol de la Vida, para recalcar que ellos con sus SHEM establecen el vínculo con la Morada Celeste donde se encuentran el Pan de la Vida y el Agua de la Vida. En la representación más común se las ve sosteniendo el Fruto de la Vida en una mano y en la otra el Agua de la Vida, conforme los relatos de ADAPA, ETANA y Gilgamesh. Muestran con toda claridad que no eran monstruosos «hombres-pájaro» sino seres antropomórficos que llevaban trajes o uniformes que les daban la apariencia de águilas.

  • En un relato hitita donde se habla de la desaparición del dios TELEPINU, se dice que «los grandes dioses y los dioses menores se pusieron a buscar a TELEPINU» y que «Shamash envió a una veloz Águila» para encontrarlo.
  • El Libro del Éxodo dice que Dios le recordó a los Hijos e Israel, «Os he llevado sobre las alas de las Águilas, y os he traído hasta mí», confirmando por lo que parece, que la forma de llegar a la Morada Divina era sobre las alas de Águilas justo lo mismo que se dice en la narración de ETANA.
  • Numerosos versículos bíblicos describen a la Deidad como a un ser alado. BOOZ dio la bienvenida a Rut en la comunidad de Judea por «venir bajo las alas» del Dios Yahveh.
  • El salmista buscaba seguridad «bajo la sombra de tus alas» y describía el descenso del Señor desde los cielos: «Montó en un querubín y se fue volando; Él remontó el vuelo sobre ventosas alas».

Analizando las similitudes entre el bíblico El empleado como título o término genérico de Deidad y el cananeo El; S. LANGDON en “SEMITIC MYTHOLOGY” demostró que a ambos se les representaba tanto en los textos como en las monedas, como dioses alados.

Los textos mesopotámicos presentan invariablemente a Utu/Shamash como al dios a cargo del lugar de aterrizaje de los SHEM y de las Águilas. Al igual que a sus subordinados se le muestra a veces llevando todos los elementos del traje de un Águila. En calidad de responsable de los SHEM, es el que podía conceder a los reyes el privilegio de «volar sobre las alas de los pájaros» y de «elevarse desde los cielos inferiores a los superiores». Cuando se le lanzaba a las alturas en un cohete ígneo, era «el que se desplazaba a distancias ignotas por innumerables horas». No en vano, «su red era la Tierra, su cepo los cielos distantes».

EL APIN Y EL GIR.

La terminología sumeria para los objetos relacionados con el viaje celeste no se limitaba a los ME que los dioses se ponían o a los MU, sus «carros» de forma cónica. En unos textos sumerios que describen SIPPAR se cuenta que había una parte central oculta y protegida por poderosos muros, en cuyo interior se levantaba el Templo de UTU, «una casa que es como una casa de los Cielos». En su patio interior protegido también por altos muros, estaba «erguido hacia arriba, el poderoso APIN» «un objeto que surca», según los traductores. En un dibujo encontrado en el montículo del templo de ANU en URUK se ve uno de estos objetos. Hace unas cuantas décadas, habría sido difícil adivinar lo que era este objeto, pero ahora podemos reconocerlo como un cohete espacial de varias etapas en cuya cúspide descansa el cónico MU o cabina de mando. Las pruebas de que los dioses de Sumer poseían no sólo «cámaras voladoras» para recorrer los cielos de la Tierra sino también cohetes de varias etapas para ir al espacio emergen del examen de los textos donde se describen los objetos sagrados del templo de UTU en SIPPAR. Se cuenta que a los testigos del tribunal supremo de Sumer se les hacía prestar juramento en un patio interior, junto a un pórtico a través del cual podían ver y enfrentarse a 3 «objetos divinos», que tenían por nombre «la esfera dorada» ¿la cabina de la tripulación?, el GIR y el ALIKMAHRATI término que literalmente significaba «impulsor que hace ir a los navíos» o lo que llamamos «motor».  Lo que encontramos aquí es una referencia a un cohete de tres partes, con la cabina o módulo de comando en el extremo superior, los motores en el extremo inferior y el GIR en el centro. Éste último es un término que se ha utilizado ampliamente en relación con el vuelo espacial. A los guardianes que se encontró GILMGAMESH en la entrada del sitio de aterrizaje de SHAMAH se les llamaba hombres GIR. En el templo de Ninurta, la zona interior sagrada o más vigilada recibía el nombre de GIR.SU «de donde surge el GIR». Se admite en general que GIR era un término utilizado para describir a un objeto de bordes afilados. Una observación detenida del signo gráfico de GIR, nos permite comprender mejor la naturaleza «divina» de este término, pues lo que vemos es un objeto largo con forma de flecha, dividido en varias partes o compartimentos. Que el MU pudiera cernerse por sí mismo sobre los cielos de la Tierra, o cruzar los continentes al ir sujeto a un GIR, o convertirse en un módulo de mando en la cúspide de un APIN de varias fases, es una prueba del alto nivel de ingeniería de los dioses de Sumer, los del Cielo y de la Tierra.

Un estudio detenido de los pictogramas e ideogramas sumerios no deja lugar a dudas acerca de que, quienquiera que fuese el que trazó esos signos, estaba familiarizado con las formas y el propósito de los cohetes con colas de fuego humeante, de los vehículos con forma de misil y de las «cabinas» celestes. KA.GIR «boca del cohete» mostraba a un GIR dotado de aletas o cohete, dentro de un recinto subterráneo parecido a un pozo. ESH «Morada Divina», la cámara o módulo de mando de un vehículo espacial. ZIK «ascender» ¿un módulo de mando despegando?

Por último echemos un vistazo al pictograma de “dioses” en sumerio. Esta palabra estaba compuesta por dos sílabas DIN.GIR. Ya hemos visto lo que era el símbolo GIR: un cohete de dos fases con aletas. DIN la primera sílaba significaba «justo», «puro», «brillante». Al ponerlas juntas DIN.GIR, es decir, «dioses» o «seres divinos», transmitía el significado de: «los justos de los objetos en punta brillantes», o de forma más explícita, «los puros de los cohetes ardientes». El pictograma de DIN era éste: Que trae fácilmente a la memoria al potente motor de un reactor que arroja llamas por la parte posterior y con el extremo frontal desconcertantemente abierto.

Pero el desconcierto se convierte en asombro cuando «deletreamos» DINGIR combinando los dos pictogramas. ¡La cola del GIR con aletas encaja a la perfección con la abertura frontal del DIN! El asombroso resultado es la imagen de una nave espacial propulsada por un cohete, con un módulo de aterrizaje atracado a la perfección ¡de la misma manera que el módulo lunar atracaba en la nave espacial Apolo 11! Es un vehículo de tres fases o etapas, en la que cada parte encaja perfectamente en la otra: en la sección de propulsión estarían los motores, la sección media contendría los suministros y los equipos, y la cámara celeste cilíndrica que albergaría a los DINGIR, los dioses de la antigüedad, los astronautas de hace milenios.

¿Puede haber alguna duda de que los pueblos de la antigüedad, al llamar a sus deidades, «Dioses del Cielo y de la Tierra», estaban queriendo decir, literalmente, que eran gentes de alguna parte que habían venido a la Tierra desde los cielos?

Las evidencias hasta ahora presentadas en lo referente a los antiguos dioses y sus vehículos no deberían dejar resquicios a la duda de que hubo una vez seres vivos de carne y hueso que literalmente bajaron a la Tierra desde los cielos. Incluso los primeros recopiladores del A.T. que consagraron la Biblia a un único Dios consideraron necesario reconocer la presencia en la Tierra de estos seres divinos en la antigüedad. La enigmática sección a la que le tienen pánico tanto los traductores como los teólogos es la que forma el comienzo del Capítulo 6 del Génesis. Ocupa el espacio que hay entre la reseña de la expansión de la Humanidad a lo largo de las generaciones después de Adán y el relato del desencanto divino con la Humanidad que precedió al Diluvio. Afirma inequívocamente que en aquel tiempo los hijos de los dioses vieron que las hijas de los hombres estaban bien; y tomaron por esposas a las que preferían de entre todas ellas. Las connotaciones de estos versículos y los paralelismos que hay con los relatos súmenos de los dioses, de sus hijos y nietos y de la descendencia semi divina resultante de la cohabitación entre Dioses y mortales, se acumula mientras seguimos leyendo los versículos bíblicos: Los Nefilim estaban sobre la Tierra, en aquellos días y también después, cuando los hijos de los dioses cohabitaban con las hijas de los Adán y ellas les daban hijos. Ellos fueron los poderosos de la Eternidad El Pueblo del SHEM. La traducción que figura aquí no es la traducción tradicional. Durante mucho tiempo, la expresión Los Nefilim estaban sobre la Tierra se tradujo como Había gigantes sobre la tierra; pero los traductores modernos reconocen el error, optando al final por dejar intacto el término hebreo Nefilim en la traducción. El versículo El pueblo gente del SHEM, como sería de esperar, se tradujo como la gente que tenía un nombre y de ahí, los hombres famosos. Pero, como ya hemos dicho, el término SHEM se debe tomar en su sentido original: un cohete, una nave espacial.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: