Ángeles y Primeras Razas Humanas


EL LEGADO PROHIBIDO.
Por Andrew Collins Traducción de Adela Kaufmann Versión original del sitio Web NewDawnMagazine
<>
Todas las notas y referencias utilizadas en este artículo se pueden encontrar en el libro del autor Desde las Cenizas de los Ángeles From the Ashes of Angels
Enero-febrero 1997
Los ángeles son algo que asociamos con las bellas pinturas pre-Rafaelitas, estatuas talladas acompañando la arquitectura gótica y seres sobrenaturales que intervienen en nuestras vidas en tiempos de problemas. Durante los últimos 2000 años ha sido la imagen estereotipada, fomentada por la Iglesia cristiana.
Pero, ¿qué o Quienes son los ángeles?
¿De dónde vienen, y qué han significado para el desarrollo de la religión organizada?Muchas personas ven el Pentateuco, los cinco primeros libros del Antiguo Testamento, como lleno de cuentas de ángeles que aparecen justo a los patriarcas y los profetas visionarios. Sin embargo, esto simplemente no es así.
Hay tres ángeles que se acercan a Abraham para anunciarle el nacimiento de un hijo llamado Isaac a su esposa Sara, mientras él está sentado debajo de un árbol en la llanura de Mambré.
Hay dos ángeles que visitan a Lot y a su esposa en Sodoma, antes de su destrucción.
En estos 2 casos, los ángeles en cuestión se describen simplemente como “hombres”, que se sientan a tomar alimentos como cualquier persona mortal.
Está el ángel que lucha con Jacobo toda la noche en un lugar llamado Peniel.
Aquellos que ve subir y bajar de una escalera que se extiende entre el cielo y la Tierra.
Con excepción de estas cuentas, hay muy pocos ejemplos y cuando los ángeles aparecen la narración, es a menudo vaga y confusa sobre qué es exactamente lo que está pasando.

Influencia de los Magi. No fue sino hasta los tiempos de post-exilio – es decir, después de los judíos regresaron de su cautiverio en Babilonia, alrededor del 450 A. C. – que los ángeles se convirtieron en parte integrante de la religión judía. Fue más tarde, alrededor de 200 A.C. que comenzaron a aparecer con frecuencia en la literatura judía religiosa. Obras como el Libro de Daniel y el apócrifo Libro de Tobías contienen relatos enigmáticos de los seres angélicos que tienen nombres propios, apariencias específicas y jerarquías establecidas. Estas figuras radiantes eran de un origen no-judío. Todo indica que eran extraterrestres, importaciones del reino extranjero de Persia.
El país que hoy conocemos como Irán no podría parecer a primera vista la fuente más probable para los ángeles, pero es un hecho que los judíos exiliados estuvieron muy expuestos a sus creencias religiosas después que el rey persa Ciro el Grande tomó Babilonia en el año 539 antes de Cristo.
Estas incluyen no sólo el zoroastrismo, por el profeta Zoroastro o Zaratustra, sino también la religión mucho más antigua de los Magi, la élite de la casta sacerdotal de Media en el noroeste de Irán. Ellos creían en un todo un panteón de seres sobrenaturales llamados ahuras, o ‘los brillantes’, y daevas – ahuras que habían caído de la gracia debido a su corrupción de la humanidad.
Aunque eventualmente fuera de la ley en Persia, la influencia de los Magi (Magos) corría muy profundamente dentro de las creencias, costumbres y ritos del zoroastrismo.
Por otra parte, no puede haber duda de que magismo (magia), del cual tenemos términos como mago y magia, ayudó a establecer la creencia entre los judíos, no sólo de jerarquías conjunto de los ángeles, sino también de las legiones de ángeles caídos – un tema cuya mayor fuente de inspiración en una sola obra es El Libro de Enoc.

El Libro de Enoc. Compilado por etapas en algún lugar entre 165 A.C. y el comienzo de la era cristiana, esta trabajo llamado pseudografico (es decir falsamente atribuido) tiene como tema principal la historia detrás de la caída de los ángeles. no A la caída de los ángeles en general, sino de quienes fueron originalmente conocidos como ’îrin (’îr in singular), “aquellos que vigilan”, o simplemente “vigilantes” (Watchers) como se traduce en la traducción al Inglés.
El Libro de Enoc cuenta la historia de cómo 200 ángeles rebeldes, o Vigilantes, decidieron transgredir las leyes celestiales y “descender” a los llanos y tomar esposas de entre la especie mortal. El sitio dado para este acontecimiento es la cumbre del Hermón, un lugar mítico generalmente asociado con las nevadas cumbres del monte Hermón, en la ante-cordillera del Líbano, al norte de la actual Palestina (pero véase más adelante sobre el hogar más probable de los Vigilantes).
Los 200 rebeldes dan cuenta de las consecuencias de sus transgresiones, porque de acuerdo con un juramento en el sentido de que su líder Shemihaza asumiría la culpa si toda la fatal aventura saliera terriblemente mal.
Después de su descenso hacia las tierras bajas, los Vigilantes disfrutan de las delicias terrenales con sus “esposas” elegidas y por medio de de estas uniones nacieron crías gigantes llamados Nephilim, o Nefilim, una palabra hebrea que significa “aquellos que han caído”, que son considerados, en traducciones al griego como GIGANTES.

Secretos Celestiales. Además de aprovecharse de nuestras mujeres, los 200 ángeles rebeldes se dedicaron a impartir los secretos celestiales a los que tenían oídos para escuchar:

  • Uno de ellos, un líder llamado Azazel, se dice que “enseñó a los hombres a hacer espadas, cuchillos, escudos y corazas, y les hicieron conocer los metales de la tierra y el arte de trabajar con ellos”, lo cual indica que los Vigilantes trajeron el uso del metal a la humanidad.
    También se les instruyó sobre cómo hacer “pulseras” y “adornos” y les mostraron cómo usar “antimonio”, un frágil metal blanco empleado en las artes y en la medicina.
    A las mujeres, Azazel enseñó el arte de “embellecerse” los párpados y el uso de “todo tipo de piedras preciosas” y “tinturas colorantes”, presuponiendo que el uso del maquillaje y las joyas no se conocía antes de esta edad.
    Además de estos crímenes, Azazel fue acusado de enseñar a las mujeres cómo disfrutar el placer sexual y entregarse a la promiscuidad – visto como una blasfemia “impía” a los ojos de los narradores hebreos.
  • Otros Vigilantes fueron acusados de revelar a la especie mortal el conocimiento de las artes más científicas, tal como la astronomía, el conocimiento de las nubes, o meteorología, las “señales de la Tierra”, probablemente la geodesia y geografía, así como las “señales”, o pasajes de los cuerpos celestes, como el sol y la luna.
  • Su líder, Shemihaza, está acreditado con haber enseñado “encantamientos y cortes de raíces”, una referencia a las artes mágicas rechazadas por la mayoría de los judíos ortodoxos.
  • Algunos de ellos, los Pênêmûe, enseñaron que “lo amargo y lo dulce”, seguramente una referencia al uso de hierbas y especias en los alimentos, mientras instruyeron a los hombres sobre el uso de “tinta y papel”, implicando que los Vigilantes introdujeron las primeras formas de escritura.
  • Mucho más inquietante es Kâsdejâ, de quienes se dice que enseñaron a “los hijos de todos los hombres todos los malvados caprichos de los espíritus y demonios, y los secretos para eliminar el embrión en el útero”. En otras palabras, enseñaban a las mujeres a abortar.

Estas líneas relativas a las ciencias prohibidas, entregadas a la humanidad por los Vigilantes rebeldes, plantea la pregunta fundamental del porqué los ángeles deberían haber poseído un conocimiento de estos asuntos, en primer lugar.
¿Por qué tenían necesidad que trabajar con metales, usar encantos, encantamientos y escritura; embellecer el cuerpo, emplear el uso de especias, y saber ahora cómo abortar un niño no nacido? Ninguna de estas habilidades son lo que uno podría esperar que los mensajeros Celestiales de Dios, de poseyeran, a menos que éstos fueran humanos.

Esta revelación del conocimiento de la sabiduría previamente desconocidos, parecieran ser las acciones de una raza muy avanzada transmitiendo algunos de sus secretos estrechamente vigilados, a una cultura menos desarrollada que estaba aún tratando de entender los principios básicos de la vida.
Más desconcertante fueron las acciones aparentes de la empresa de los completamente desarrollados Nefilim, pues dice: “Y cuando los hombres ya no pudieron sostenerlos, los gigantes se volvieron contra ellos y devoraron a la Humanidad. Y empezaron a pecar contra los pájaros y las bestias, y reptiles, y peces, y a devorarse la carne unos a otros, y beberse la sangre. Luego la tierra estableció acusación contra los sin ley.
Por ahora los gritos de desesperación de la humanidad fueron fuertemente escuchados por los ángeles, o Vigilantes, quienes habían permanecido leales al cielo. Uno por uno, son escogidos por Dios para proceder contra los Vigilantes rebeldes y sus descendientes, los Nefilim, que son descritos como “bastardos y réprobos e hijos de la fornicación”.

  • El primer líder, Shemihaza, es colgado y atado boca abajo y su alma desterrada para convertirse en las estrellas de la constelación de Orión.
  • El segundo líder, Azazel, fue atado de pies y manos, y expulsado por la eternidad a la oscuridad de un desierto denominado Dûdâêl. Sobre él se colocaron “piedras irregulares y en bruto” y aquí se mantendrá por siempre hasta el Día del Juicio, cuando será “echado en el fuego” por sus pecados.
  • Por su parte en la corrupción de la humanidad, los Vigilantes rebeldes se ven obligados a presenciar la masacre de sus propios hijos antes de ser expulsados a una especie de prisión celestial, considerado como un “abismo de fuego”.

Siete Cielos. El patriarca Enoc, entonces, entra en escena y por algún motivo inexplicable, se le pide que interceda en favor de los rebeldes encarcelados. Él intenta conciliar con los ángeles del cielo, pero falla estrepitosamente. Después de esto, el Libro de Enoc relata cómo el patriarca es llevado por los ángeles sobre las montañas y los mares a los “siete cielos”.
Aquí él ve una multitud de seres angélicos mirando las estrellas y otros cuerpos celestes en lo que parecen ser observatorios astronómicos. Otros hacen huertos y jardines que tienen más en común con un kibutz israelí que con un reino etéreo sobre las nubes.
En otra parte del “cielo” está el Edén, donde Dios plantó un jardín para Adán y Eva antes de su caída, siendo Enoc el primer mortal en entrar en este dominio desde la expulsión de ellos.
Por último, durante la vida de Noé, un bisnieto de Enoc, el Diluvio cubre la tierra y destruye todos los vestigios restantes de la raza gigante. Así termina la historia de los Vigilantes.

Los Hijos de Dios. ¿Qué vamos a hacer con el Libro de Enoc?
¿Están sus cuentas de la caída de los Vigilantes y las visitas al cielo por el patriarca Enoc basadas en algún tipo de verdad histórica?
Los estudiosos dirían que no. Ellos creen que es una obra puramente de ficción, inspirada en el libro del Génesis, en dos pasajes enigmáticos en el capítulo 6.
En la primera, que constituyen los versículos 1 y 2, dice lo siguiente: Y aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y nacieron hijas a ellos, que los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres de todo lo que eligieron.
Por ‘hijos de Dios’, el texto quiere decir ángeles celestiales, siendo el original hebreo bene-ha-Elohim.
En el versículo 3 del capítulo 6, Dios se pronuncia de forma inesperada, su espíritu no puede permanecer en los hombres para siempre, y que puesto que la humanidad es una creación de la carne, su vida útil en lo sucesivo fue reducida a “120 años”.
En el versículo 4, el tono de repente, vuelve al tema original de este capítulo, ya que dice: Los Nefilim estaban en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se juntaron con las hijas de los hombres y les engendraron hijos: Los mismos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de antiguo renombre.
Como se considera que el Pentateuco fue escrito por Moisés el legislador alrededor del 1200 a.c., se supone que las líneas de Génesis 6 influyeron en la construcción del Libro de Enoc y no al revés. A pesar de esta suposición obvia por parte de eruditos hebreos, hay pruebas que demuestran que gran parte de Génesis fue escrito después del regreso judíos del cautiverio en Babilonia a mediados del siglo V a.C. Si este fuera el caso, entonces no hay razón por la cual las líneas de Génesis 6 podría haber sido manipulado en esta época. En un intento de enfatizar la enorme antigüedad del Libro de Enoc, el mito hebreo siempre ha afirmado que fue transmitido a Noé, nieto de Enoc, después del Diluvio, es decir, mucho antes de la compilación del Génesis. Esta reivindicación de prioridad sobre el Pentateuco llevó finalmente al teólogo cristiano, San Agustín (AD 354-430) a afirmar que el Libro de Enoc era demasiado antiguo (antiquitatem nimiam ob) para ser incluido en el Canon de las Escrituras.

Raíces de los Nefilim. Hay otro enigma contenido dentro de las líneas de Génesis 6, ya que pareciera encarnar dos tradiciones totalmente diferentes.
Observe de nuevo las palabras del versículo 2. Éstas hablan de los Hijos de Dios viniendo hacia las Hijas de los Hombres, mientras que, en contraste con el versículo 4, dice con firmeza: “Los Nefilim estaban en la tierra en aquellos días y también después de eso, cuando los hijos de Dios vinieron donde las hijas de los hombres”.
“Después de eso… : El significado parece bastante claro: existen dos tradiciones muy distintas enredadas aquí; una relativa a la raza caída conocida a los primeros israelitas como los Nefilim que se mencionan en otras partes del Pentateuco como los progenitores de una raza de gigantes llamados hijos de Anac.
Otra relativa los bene ha-elohim, los Hijos de Dios, que son equiparados directamente con los Vigilantes en la tradición enoquiana.
Los teólogos están conscientes de este dilema, y evaden el problema sugiriendo que los ángeles cayeron de la gracia de dos veces – una vez por el orgullo y luego nuevamente a través de la lujuria. Parece cierto que el término Nefilim era el nombre original hebreo de la raza caída, mientras que bene ha-elohim es un término muy posterior – plausiblemente de Irán – que entró al Génesis 6, mucho tiempo después de su compilación original.
A pesar de las contradicciones rodeando al Génesis 6, su importancia es bastante clara, ya que conserva la firme convicción entre los antepasados de la raza judía, que en algún momento en el lejano pasado, una raza gigante había gobernado una vez la Tierra.
Así pues, entonces SI, los Vigilantes y los Nefilim realmente habitaron este mundo.

  • ¿Quién o qué eran esos seres que parecían físicos?
  • ¿De dónde vinieron?
  • ¿Qué aspecto tienen?
  • ¿Dónde viven y cuál fue su destino final?

El Libro de Enoc era una fuente vital de conocimiento con respecto a su existencia anterior, pero se necesita más, otras fuentes menos contaminadas de esta aparente raza de seres humanos.

La Conexión del Mar Muerto. Eruditos hebreos desde hace mucho tiempo señalaron las semejanzas entre algunas de las enseñanzas reaccionarias en el Libro de Enoc y de los evangelios según los esenios – una fundamental comunidad religiosa muy justa, de la cual hablan de los eruditos clásicos que existió en la orilla occidental del Mar Muerto.
Esta conexión fue fortalecida después de 1947, cuando se supo que entre los Rollos del Mar Muerto, ahora considerados como haber sido escritos por los Esenios, había varios fragmentos de textos pertenecientes a diversos ejemplares del Libro de Enoc.
Hasta ese momento, las únicas copias disponibles del manuscrito completo para el mundo literario habían sido varias copias estaban escritas en el lenguaje escrito etíope de Ge’ez, la primera de las cuales había sido traída a Europa por el explorador y masón escocés James Bruce of Kinnaird después de sus famosos viajes a Abisinia entre 1769 y 1772.
Los Rollos del Mar Muerto no sólo confirman la autenticidad del Libro de Enoc, sino que también demostraron que se habían mantenido en gran estima por la comunidad esenia de Qumrán, que incluso podría haber estado detrás de su construcción original en algún momento después de 165 A.C.
Más importante aún, los eruditos hebreos también comenzaron a identificar varios otros tratados previamente desconocidos, de sabor un «enoquiano” entre el corpus del Mar Muerto y éstos incluían más referencias a los Vigilantes y sus descendientes, los Nefilim. Muchos de estos fragmentos individuales fueron finalmente descubiertos por el erudito del Mar Muerto, J.T. Milik de ser extractos de un trabajo perdido llamado al Libro de los Gigantes.
Anteriormente, esto sólo había sido conocido por referencias aisladas en los textos religiosos pertenecientes a los maniqueos, una fe gnóstica herética que se extendió por toda Europa y Asia, hasta China y el Tíbet, a partir del siglo III D.C.
El Libro de los Gigantes continúa la historia narrada en el Libro de Enoc, relatando cómo los Nefilim le había hecho frente a sabiendas de que su inminente destrucción se debía a las incongruencias de sus padres Vigilantes. Leer esta obra antigua permite al lector una visión más compasiva de los Nefilim, que se atraviesan como inocentes transeúntes inocentes en un dilema más allá de su control personal.

Rostro como una Víbora. Sin embargo, al margen de este tratado aún muy fragmentario, otros textos Enochianos han surgido entre los Rollos del Mar Muerto, que son igualmente importantes. Uno de ellos es el Testamento de Amram, quien era el padre del legislador Moisés, aunque cualquier momento del marco de tiempo bíblico para esta historia es irrelevante.
Lo que es mucho más significativo es la aparición de los dos Vigilantes que se le aparecen en una visión como en sueños mientras él descansa en su cama, ya que el texto reconstruido en gran medida dice lo siguiente: -Vi Vigilantes- en mi visión, el sueño-visión. Dos (hombres) se peleaban por mí, diciendo … y sosteniendo un gran concurso sobre mí. Yo les pregunté, “¿Quién sois, que tenéis poder sobre mí?”
Ellos me respondieron: «A nosotros] [se nos ha dado el] poder y el gobierno sobre toda la humanidad.”
Ellos me dijeron, ‘¿A quién de nosotros escoges tú para que te gobierne?
“Levanté los ojos y miré. Uno de ellos era terrorífico en su apariencia, como una SERPIENTE, su manto k multicolor, pero muy oscuro … Y miré de nuevo, y … en su apariencia, su rostro como una víbora, y llevando … en extremo, y todos sus ojos …].
El texto identifica a este último Vigilante como Belial, el Príncipe de las Tinieblas y Rey del Mal, mientras su compañero se revela como Miguel, el Príncipe de Luz, quien es también llamado Melquisedec, Rey de la Justicia. Es, sin embargo, el aspecto terrible de Belial que me llamó la atención, porque es visto como aterrador de contemplar y como una “serpiente”, el sinónimo utilizado muy a menudo para describir tanto los Vigilantes como a los Nefilim.
Si el fragmento textual habría terminado aquí, entonces yo no habría sabido por qué este sinónimo había sido utilizado por el escriba judío en cuestión. Sin embargo, afortunadamente, el texto continúa diciendo que el Vigilante tenía un rostro, o cara, “como una víbora”. Dado que también lleva una capa “de muchos colores pero muy oscura”, también tuve que suponer que era antropomórfico, es decir, que poseía forma humana.
Rostro como una Víbora…
¿Que podría esto significar?
¿Cuánta gente conoce usted con un “rostro como de víbora”?
Durante más de un año no pude ofrecer ninguna solución adecuada a esta curiosa metáfora.
Entonces, por casualidad, se me ocurrió escuchar algo en una emisora de radio nacional que me proporcionó una respuesta sencilla, aunque totalmente inesperada. En Hollywood, Los Angeles, hay un club llamado el Salón Viper. Es propiedad del actor y músico Johnny Depp, y en octubre de 1993, llegó a los titulares cuando el prometedor actor River Phoenix se derrumbó y murió trágicamente al salir del club, después de una noche de excesos. En la publicidad que los medios de comunicación que, inevitablemente rodean estos incidentes relacionados con drogas, se descubrió que el Salón Viper obtuvo su nombre muchos años antes, cuando había sido un refugio de jazz de cierto renombre. Se cuenta que los músicos se subían al escenario y tocaban durante largas horas, prolongando su creatividad y concentración fumando grandes cantidades de marihuana. Al parecer, los efectos a largo plazo de este uso indebido de drogas, junto con períodos muy largos sin comer y dormir, haría que sus rostros se desfiguraran hasta parecer huecos y delgados, mientras que sus ojos se estrechaban hasta convertirse en sólo rendijas. A través de la niebla de humo, el efecto hacía parecer como si los músicos de jazz tenían cara como de víboras, de ahí el nombre del club. Esta divertida anécdota hizo trabajar mi mente confundida y me permitió construir una imagen mental de lo que una persona con cara de “como una víbora” podría parecer, sus rostros parecen largos y estrechos, con pómulos salientes, mandíbulas alargadas, labios delgados y ojos oblicuos como los de muchos tipos raciales de Asia Oriental.
¿Era ésta la solución en cuanto a por qué tanto los Vigilantes como los Nefilim fueron descritos como serpientes caminantes?
Parecía como probable la posibilidad como cualquier otra, aunque también es posible que su conexión serpentina relacionada a sus asociaciones y capacidades mágicas acreditadas, incluso quizás, hasta sus movimientos corporales y su aspecto general.

La Aparición de Plumas.Otra referencia importante para la aparición de los Vigilantes proviene de Los Secretos del Libro de Enoc también conocido como 2 Enoc, una especie de secuela de la obra original escrita en griego y data del siglo I D.C. El pasaje se refiere a la inesperada llegada de dos vigilantes cuando Enoc descansa en su cama: Y se me aparecieron a mí dos hombres muy altos, como nunca he visto en la Tierra. Y sus rostros brillaban como el sol, y sus ojos eran como lámparas encendidas, y fuego salía de sus labios. Su vestido tenía la apariencia de plumas: … [púrpura], sus alas eran más brillantes que el oro, sus manos más blancas que la nieve. Se quedaron en la cabecera de mi cama y me llamaron por mi nombre”.
Piel blanca a menudo llamada “roja como una rosa”, estatura alta y faz radiante “como el sol”, todos se repiten con frecuencia en relación con la aparición de ángeles y vigilantes en la literatura Enoquiana y del Mar Muerto.

  • ¿Cuál era esta referencia a su vestimenta, que tenía “la apariencia de plumas”?
  • ¿Podría referirse de algún modo a la “capa”, usada por el Vigilante llamado Belial, que aparece en la historia Amram, de quien se decía que había sido “de muchos colores pero muy oscuro”, precisamente el efecto que uno podría esperar de una capa de plumas negras, como aquellas pertenecientes a los cuervos o buitres, tal vez?

A pesar del hecho de que el arte cristiano siempre ha representado los ángeles con alas, esta tradición no se remonta más allá del siglo tercero o cuarto A.D. Antes de este tiempo, los verdaderos ángeles (querubines y serafines tenían varios conjuntos de alas) aparecieron con imagen de “hombres”, una situación que a menudo incitó a los traductores textuales agregar alas en las descripciones existentes de los ángeles. Esto ha sido, sin duda alguna, el caso de la cuenta anterior adoptada de la cuenta 2 Enoc, que fue re-copiada muchas veces durante los primeros años del cristianismo.
Con esta observación en mente, sentí que la declaración relativa a los Vigilantes vestidos con “la apariencia de plumas”, fue muy reveladora. También parecía un exceso de vista por parte del escribano que transmite esta historia en forma escrita, por haber agregado alas a la descripción de los dos “hombres”, ¿por qué molestarse diciendo que llevaban las prendas de plumas?
Sin duda, esta confusión entre las alas y capas de plumas podrían haber sido modificados para dar a los Vigilantes un aspecto angelical más apropiado.

Chamanes Aves. De algún modo supe que era una clave para desentrañar este extraño misterio, porque sugería que, si bien los vigilantes habían sido realmente humanos, que pudieran haberse adornado con prendas de este tipo como parte de su vestido ceremonial. El uso de formas totémicas, como animales y aves, ha sido siempre el dominio de los chamanes, los senderistas espirituales de las comunidades tribales. En muchas culturas primitivas, se decía que el alma que había tomado la forma de un pájaro para hacer su vuelo de este mundo al otro, por lo que es a menudo representado como tal en el arte religioso antiguo.Esta idea puede tener su origen en la creencia generalizada de que el vuelo astral sólo puede lograrse mediante el uso de las alas etéreas, como las de un ave, algo que sin duda ayudó a inspirar la idea de que los ángeles, como mensajeros de Dios, deben ser interpretados con alas en la iconografía cristiana.
Para mejorar esta conexión mental con su ave elegida, los chamanes se adornan sus cuerpos con una capa de plumas y pasan largos períodos de tiempo estudiando cada uno de sus movimientos. Ellos entrarían en su hábitat natural y observarían todas las facetas de su vida – su modo de vuelo, sus hábitos alimenticios, sus rituales de cortejo y de sus acciones sobre el terreno. Al hacerlo, tendrían la esperanza de convertirse a sí mismos en pájaros, una personalidad-alter adoptada en una base semi-permanente.
El chamanismo totémico es más o menos dependientes de los animales autóctonos o de las aves presentes en el lugar de la cultura o la tribu, aunque en principio el objetivo ha sido siempre el mismo – alcanzar el vuelo astral con ayuda de este manto, la iluminación divina, la comunicación y el espíritu el logro del conocimiento y la sabiduría de otro mundo.
Así pues, ¿podrían los Vigilantes y los Néfilim haber sido hombres-aves?
La respuesta es casi seguro que sí, en el texto del Mar Muerto, titulado El Libro de los Gigantes, los hijos Nefilim del ángel caído Shemihaza, nombrado como “Ahy? y ‘Ohy?, experimenta visiones en sueños, en los cuales visita un mundo-jardín y vio 200 árboles siendo talados por los ángeles celestiales.
Sin entender el propósito de esta alegoría, exponen el asunto al Consejo de Los Néfilim, quienes nombran a uno de ellos, Mahawai, a ir en su nombre a consultar a Enoc, quien ahora reside en un paraíso terrenal.
Con este fin Mahawai, entonces: …se levantó en el aire, como los remolinos, y voló con la ayuda de sus manos como alas de Águila …sobre las tierras cultivadas y cruzó Solitude, el gran desierto, …. Y vio a Enoc y le llamó …
Enoc explica que los 200 árboles representan los 200 Vigilantes, mientras que la tala de los troncos significa su destrucción en un incendio por venir y un diluvio.
Más importante, es el medio por el cual Mahawai alcanza vuelo astral, pues se dice que ha utilizado “las manos como un Águila alada”.
En otra parte del mismo texto Enochiano, a Mahawai se le dice que han adoptado la forma de un pájaro para hacer otro largo viaje. En esta ocasión, apenas se escapa de ser quemado por el calor del sol y después de escuchar la voz celestial de Enoc, que lo convence de volver y no morir antes de tiempo – una historia que tiene parecido con el vuelo fatal demasiado cerca del sol de Icaro en la mitología griega.
Además de esta evidencia, una variación de este mismo texto iguala a los hijos Shemihaza “no con el… águila, pero si con sus alas”, mientras que al mismo tiempo los dos hermanos se describen como “en su nido”, afirmaciones que llevaron al erudito hebreo J.T. Milik a la conclusión de que, como Mahawai, ellos también “podrían haber sido hombres pájaro”.
Esta fue una confirmación convincente de que los ángeles eran originalmente una cultura o tribu que practicaban una forma de chamanismo de aves, tal vez asociado a un ave de carroña oscura como el cuervo o buitre.

New Dawn No. 41. Puesto que la literatura Enochiana y del Mar Muerto, fue escrita por judíos piel oliva del período post-exilio, es bastante claro que estaban recitando tradiciones relativas a una carrera completamente diferente de un clima totalmente diferente.
Así que, ¿quienes fueron estos ángeles humanos y donde podrían haber vivido?
Puesto que ahora sabemos que las leyendas de la caída de los ángeles probablemente se originaron en Irán, más precisamente en el norte, reino occidental de Media (actual Azerbaiyán), entonces no hay razones para asociar estas tradiciones con las montañas más allá de Media.
Esto es confirmado provisionalmente por otro texto del Mar Muerto titulado “El Génesis Apócrifo”, que registra que después de su ascensión al cielo, el patriarca Enoc pasó el resto de su vida” entre los ángeles en el “paraíso”. Aunque el término “paraíso” se utiliza en algunas traducciones del texto original, la palabra real es “Parwain”.
Por eso me sorprendió bastante al encontrar que entre las antiguas tradiciones de los mandeístas, una religión ligada a los Magi, encontrados principalmente entre los árabes de Marsh del Bajo Irak, “Parwan” es una montaña sagrada, aparentemente ubicada en las proximidades de Media, en el noroeste de Irán. Además, tanto “Parwan” y “Parwain” parece derivar su raíz de la antigua palabra de Media “Parswana”, que significa “costilla, lado, en la frontera”, utilizada para describir a los pueblos y territorios más allá de las fronteras de Media.
Estas habría incluido la región de Parsa por el sur y más significativamente, la región montañosa conocida como Parsua a su oeste.

  • ¿Se creía, entonces, que Enoc vivía “entre de los ángeles”, en los duros territorios montañosos más allá de los límites del antiguo reino de Media?
  • En la remota región de Parsua, al oeste de Media, tal vez?
  • ¿Es de aquí desde donde provienen los Vigilantes?
  • ¿Es desde aquí que descendieron a las llanuras a tomar esposas mortales, revelando las artes prohibidas y los secretos del cielo?

En la tradición iraní, el reino de los inmortales y la sede de los míticos reinos de los dioses de Irán quienes, así como la raza caída de la tradición judía se dice que eran de alta estatura, con piel de color blanco marfil y brillantes rostros, fueron conocidos como Vaejah Airyana, la expansión de Irán. Las tradiciones impulsadas por los Magi implican claramente que este dominio etéreo se encontraba entre las montañas de Media.

Todos los caminos parecían conducir a la región montañosa de la actual Azerbaiyán, que constituye el flanco más oriental de una vasta extensión cubierta de nieve que se extiende al oeste de las montañas de Tauro de la Anatolia oriental y el norte de Siria, al norte de las regiones remotas de Rusia Armenia, y al sudeste a lo largo de las montañas de Zagros, ya que descienden gradualmente hacia el Golfo Pérsico y actúan como una barrera prácticamente infranqueable entre Irak e Irán.
Esta enorme y sobre todo desolada parte de la Tierra, hogar, en su mayor parte, de los nómadas errantes, las bandas de combatientes rebeldes, las comunidades religiosas aisladas y ocasionales aldeas, pueblos o ciudades, son conocidas en el mundo como Kurdistán – el hogar cultural y político de los tan atormentados pueblos kurdos.
Sin embargo, según la tradición bíblica y apócrifa, es aquí donde se podría haber encontrado el Jardín del Edén, el lugar de descanso del Arca de Noé y la tierra de los primeros patriarcas. También es aquí, me di cuenta ahora, que hay que ir, en busca del reino de los inmortales.

El libro del Génesis habla de Dios estableciendo un jardín “al este, en el Edén”. Aquí, Adán y Eva se convirtieron en los primeros padres de la humanidad antes de su eventual caída de gracia a través de la seductora y astuta serpiente de la tentación.
Las serpientes no son sólo un sinónimo principal de los Vigilantes y Néfilim, sino que el Libro de Enoc, afirma cual “Serpiente”, o Vigilante, condujo a nuestros primeros padres a la tentación.
El Bundahishn, texto sagrado de la fe del Zoroastrismo, cita a Angra Mainyu, el Espíritu del Mal y padre de los devas, asumiendo este mismo papel y al igual que los Vigilantes, también es descrito como una serpiente con “piernas”.

El Edén. Todo lo que sabemos es que se encuentra entre los Siete Cielos, un reino paradisíaco de jardines, huertos y observatorios en el que los ángeles y vigilantes residen, según el Libro de Enoc.
la palabra “Eden” es traducida por eruditos hebreos en el sentido de ‘placer’ o ‘delicia, alegría’, una referencia al hecho de Dios crear el jardín para el placer de la humanidad. Pero éste no es su verdadero origen. La palabra “Eden” es de hecho acadia, el proto-hebreo o semítico, el lenguaje introducido en Mesopotamia (actual Irak) por el pueblo de Agade, o Akkad, una raza que asumió el control del antiguo reino de Sumer durante la segunda mitad del tercer milenio a.C.
En su lenguaje, “Edén”, o Edin, significa una “estepa” o “terraza”, elevada de agricultura.
En cuanto a la palabra “paraíso” encontré que simplemente se reduce a un “recinto amurallado”, según la raíz persa pairi, ‘alrededor’ y daeza, ‘pared’. Se trata de un recién llegado a la literatura religiosa judeo-cristiana y sólo fue realmente utilizado a partir del año 1175 AD.
La palabra inglesa, ‘cielo’ es tomada de la palabra hebrea ha’shemim en el sentido de «los cielos» que se refiere a “lugares altos”, tales como los asentamientos elevados.
La palabra raíz hebrea shm puede significar “alturas”, así como «planta» o «vegetación», implicando quizás que la palabra cielo pudiera ser más exactamente traducida como ‘tierras altas plantadas”.
Esta ronda de etimología, al menos, evoca la imagen de un recinto amurallado, agrícola, con terrazas escalonadas colocadas en una región de tierras altas.

  • Así, ¿es esto lo que fue el Edén – un “asentamiento amurallado, una colonia agrícola» situada entre las montañas de Kurdistán?
  • ¿Habría sido manejado por ángeles bajo el dominio de los Vigilantes celestiales, como es sugerido por el texto del Libro de Enoc?
  • Más importante aún, ¿donde estuvo localizado?

El libro del Génesis dice que del Edén surgían las aguas principales de los cuatro ríos del paraíso. Los nombres de estos son dados como: Pisón, Guihón, Hiddekel y el Eufrates. De estos cuatro, sólo el último puede ser debidamente identificado por su nombre. El Eufrates fluye a través del Kurdistán turco, Siria e Irak antes de desembocar en el Golfo Pérsico.
Los otros tres fueron identificados por los primeros estudiosos de la Biblia, respectivamente, como el Ganges de la India y/o en ocasiones como el Orontes del norte de Siria), el Nilo de África y el Tigris, del Asia occidental, que, al igual que su río hermano, el Éufrates, fluye a través de Irak y desemboca en el Golfo Pérsico.
Los dos primeros fueron elegidos como sustitutos adecuados, simplemente porque eran considerados por los estudiosos como los ríos más caudalosos del mundo clásico, sólo la conexión entre el Tigris y el Hiddekel hizo algún tipo de sentido geográfico.
De ninguna manera podría decirse que estos cuatro ríos surgían en la misma región geográfica, un problema convenientemente pasado por alto por los teólogos antes del re-descubrimiento de la cartografía en el siglo XVI. Otras fuentes, en particular la Iglesia Armenia, aceptó el Éufrates y el Tigris como dos de los cuatro ríos del paraíso, pero optó por asociar a los otros dos, el Pisón y el Guihón, con respectivamente, el Greater Zab, que nace en el Kurdistán turco y desemboca en el Tigris y el Araxes, que nace en Armenia y desemboca en el Mar Caspio.
Habría tenido la razón la Iglesia de Armenia para hacer esto?
Posiblemente sí, puesto que fueron los habitantes de la región geográfica en cuestión y pudieran haber tenido acceso a las tradiciones locales no disponibles para el mundo teológico exterior.
Cualquiera que hubiera sido la identidad de los cuatro ríos del paraíso, la tradición kurda emplaza sus cabeceras en las cercanías del lago Van, un enorme mar interior de unos 60 kilómetros de diámetro y alrededor de 35 millas de ancho situado en la frontera entre el Kurdistán turco y Armenia. Sus leyendas registran que el Jardín del Edén está ahora “en el fondo del lago Van”, después de haber sido sumergido bajo las olas en el tiempo de la Gran Inundación.
Lago Van – pulse la imagen para más detalles–

La montaña de Cudi Dag o Monte Judi, al sur del lago Van en la que los musulmanes, así como las diversas creencias de origen kurdo localizan el lugar llamado Lugar de Descender, es el sitio donde el Arca de Noé fue a parar después de del Gran Diluvio.
La atribución de este mismo lugar con el más familiar Monte Ararat no es una invención puramente cristiana que no tiene ninguna base real en la tradición religiosa temprana. Todo esto implica que los compiladores del Génesis, colocan, tanto el lugar de nacimiento de la humanidad, es decir, el Jardín del Edén, como su punto de regeneración después de la Gran Inundación, en la misma región de Kurdistán del norte, sin duda, un indicio del hecho de que la clave de los orígenes de los Vigilantes residía en esta misma área geográfica del mapa.
No son solamente las razas de Irán y judías que citan a Kurdistán como la cuna de la civilización. Tanto las mitologías de los sumerios que gobernaron las ciudades-estados de Mesopotamia alrededor del 3000 A.C. en adelante, como sus eventuales conquistadores, los acadios, colocan la tierra de los dioses en esta misma región exacta.
Los acadios se originaron como una raza semita, o proto-hebrea, de origen incierto y en su literatura religiosa, se refieren a ésta bóveda celestial como Kharsag Khurra, la montaña celestial. Aquí los dioses, también conocidos como los Anannage, vivían en un reino paradisíaco de jardines, huertos, templos y campos de regadío que no sólo se parecen a los siete cielos descritos en el Libro de Enoc, sino que en realidad se refiere en más de una ocasión como Edin, la palabra acadia para “estepa” o “meseta”.
Vinculando aún más a Kharsag con el dominio judío de los ángeles es el conocimiento de que los Anannage, como los Vigilantes enoquianos, eran gobernados por un consejo de siete. Estos, sin duda, se igualan a los siete arcángeles del Judaísmo de post-exilio, así como los seis llamados Amesha Spentas, o “espíritus generosos”, quienes, con el dios supremo Ahura Mazda, presiden sobre las jerarquías angélicas en la tradición iraní.
Fueron los Anannage, los dioses y diosas de Kharsag, simplemente otra forma de literatura para los Vigilantes Enoquianos y del Mar Muerto, cuya patria era un asentamiento agrícola elevado llamado Edén, o cielo, ubicado en algún lugar en medio de las montañas de Kurdistán?

Kharsag no es el único nombre usado por los antiguos mesopotámicos para referirse a su lugar de los primeros comienzos. Era también conocida por el nombre de Dilmun, o Tilmun. Aquí, se dijo que el dios Ea y su esposa fueron puestos a iniciar “una era sin pecado de completa felicidad”.
Aquí también los animales vivían en paz y armonía, el hombre no tenía rival y el dios Enlil “en una lengua dio alabanza”.
Es descrito como una morada pura, limpia y “brillante”, “de los inmortales”, donde la muerte, la enfermedad y el dolor son desconocidos y a algunos mortales se les ha dado “la vida como a un dios”, palabras que recuerdan a la Vaejah Airyana, el reino de los inmortales en los mitos y leyendas de Irán y la tradición hebrea del Edén.
Aunque Dilmun se iguala por la mayoría de los académicos con la isla de Bahrein en el Golfo Pérsico, no hay evidencia que sugiera que un mítico Dilmun mucho antes estaba situada en una región montañosa más allá de las llanuras de Sumeria. Pero ¿dónde exactamente se ubica?
Las inscripciones mesopotámicas no lo dicen, sin embargo, el texto zoroástrico Bundahishn y los registros cristianos de Arbela en el Kurdistán iraquí se refieren a una ubicación llamada Dilamun como que existió alrededor del cauce del los ríos Tigris, al sur-oeste del Lago Van – en la misma zona en la que se dice que ha sido localizado el Edén bíblico.
Además, EA (el Enki acadio) se decía que había presidido el concurso de dos grandes ríos de Mesopotamia – los ríos Tigris y Éufrates – que se muestran en las representaciones como derivándose de cada uno de sus hombros. Esto, sin duda alguna, habría querido decir que las aguas principales, o fuentes de esos ríos tendrían que haber sido considerados como sagradas a Ea por las culturas de la Media Luna Fértil de Mesopotamia.
Más curioso es que los los Anannage parecen haber sido una caída de los dioses de Anu, como en el hebreo y el mito de Irán. Mientras que 300 de ellos permanecieron en el cielo, 600, bajo la dirección de Nergal, el dios del mundo subterráneo, se instalaron entre la clase mortal. Aquí le proporcionaron todo a la humanidad, desde la agricultura básica, a la astronomía, la irrigación de las tierras, la creación de tecnología y la sociedad estructurada.

Estos Anannage rebeldes vivieron “en la tierra”, una referencia a un “mundo subterráneo”, un dominio relacionado con la antigua ciudad de Kutha, al norte de Babilonia.
En esta “Casa de la Oscuridad vivían “demonios” y Edimmu, vampiros gigantes chupa-sangre que regresaban al mundo de la superficie al caer la noche para robar las almas de los muertos vivientes.

  • ¿Podrían estos seres infernales ser un recuerdo distorsionado de los Vigilantes rebeldes y sus monstruosos hijos, los Nefilim?
  • ¿Podrían estos ángeles caídos haber vivido en ciudades subterráneas después de su descenso a las llanuras?

Diablos y Demonios – Los Cuerpos de los Pájaros. La antigua Mesopotamia fue padre de un conjunto de panteones de diablos y demonios – cada clase tiene su propia apariencia, funciones y atributos. Algunos eran beneficiosos para la humanidad, mientras que otros sólo causaron dolor, sufrimiento y tormento en el mundo de los mortales.
En la historia del descenso de la diosa Ishtar a los infiernos, conservado en la tradición asirio-babilónica, los “jefes” de la “Casa de las Tinieblas” se dice que eran “como las aves cubiertas de plumas”, que “desde los días de antaño dominaban la tierra y para quienes los dioses Anu y Bel han, dado terribles nombres”.
En una tablilla cuneiforme escrita en la ciudad de Kutha por un escriba “en el templo de Sitlam, en el santuario de Nergal”, describe las incursiones de una raza de demonios en Mesopotamia, impulsada por los dioses en una región inferior.
Dice que le hicieron la guerra a un rey no identificado durante tres años consecutivos y que tenían la apariencia de:
Hombres con cuerpos de aves del desierto,
seres humanos con rostros de cuervos,
estos los grandes dioses crearon,
y en la tierra, los dioses crearon para ellos una morada …
en medio de la tierra crecieron y se hicieron grandes,
y aumentaron en número,
Siete reyes, hermanos de la misma familia,
seis mil en número fueron su pueblo.
Estos “hombres con los cuerpos de aves” fueron considerados como “demonios”.
Ellos aparecerían sólo una vez que una tormenta de nubes hubiera consumido los desiertos y masacraría a aquellos a quienes tomarían cautivos, antes de regresar a una región inaccesible por otro año.
Parecieran haber muchas razones para sugerir que estos feroces “demonios” no eran para nada eran espíritus incorpóreos, sino seres de carne y hueso adornados con mantos de plumas y parafernalia de las aves. ¿quiénes eran estos demonios humanos, y cómo se relacionan con el desarrollo de la civilización de Mesopotamia?

Fuerzas Inciertas. Los sumerios eran un pueblo único, con su propia lengua y cultura. Nadie conoce su verdadero origen o el lugar exacto donde ellos pudieran haber obtenido las semillas del conocimiento que les ayudó a establecer las varias ciudades-estado durante el cuarto milenio antes de Cristo. Sin embargo, los sumerios mismos fueron bastante explícitos en este punto.
Dijeron que su cultura entera había sido heredada de los Anannage, los dioses de Anu, que habían venido de un territorio ancestral en las montañas. Para enfatizar este punto, ellos utilizaron un ideograma de una montaña para denotar “el país”, es decir, Sumeria y construyeron zigurats de siete niveles en honor de los dioses fundadores.
¿Sería posible, por lo tanto, que la propuesta de la cultura de los Vigilantes de Kurdistán proporcionara el impulso para el surgimiento de la civilización occidental?
Los arqueólogos no tienen ningún problema en aceptar a Kurdistán como la cuna de la civilización del Cercano Oriente. Poco después de la recesión de la última Edad de Hielo, aprox. En 8500 A.C., surgieron en esta región algunos de los ejemplos más tempranos de la agricultura, la domesticación de los animales, el horneado y pintado de cerámica, la metalurgia y herramientas y utensilios elaborados de obsidiana.
Curiosamente, desde aprox. 5750 A.C. en adelante por varios cientos de años, el comercio de obsidiana en bruto y trabajada a través de todo Kurdistán parece haber estado centrada alrededor de un volcán extinto llamado Nemrut Dag en el sur-oeste de las costas del Lago Van, la muy zona donde es muy probable que hayan han sido localizadas las míticas tierras del Edén y Dilmun es probable que han sido localizadas.
Kurdistán fue indudablemente el punto de origen de la supuesta explosión neolítica a partir del noveno milenio A.C.De hecho, es debido a que este estilo de vida de esta comunidad que se estableció en Kurdistán fue la primera forma conocida de trueque simbólico, desarrollada. Este método primitivo de cambio condujo a la creación del alfabeto escrito, al primer sistema de ideogramas en la llanura mesopotámica, en algún momento, durante el cuarto milenio A.C.. Por tanto, es comprensible que la civilización surgiera por primera vez en el Creciente Fértil durante esta misma edad. Desde aquí, por supuesto, se extendió rápidamente a muchas otras regiones del Viejo Mundo.
A la luz de esta información pareciera que la evolución del Medio Oriente hubiera sido corta y seca, las acciones de unas cuantas sofisticadas granjas comunales protoneolíticas ubicadas en las montañas y estribaciones de Kurdistán, siendo responsables por el crecimiento de la sociedad civilizada. Sin embargo, lo que provocó la llamada “explosión del neolítico», y ¿por qué empezó todo en esta remota, y muy montañosa región?
Algo faltaba, pues, como ha observado Mehrdad R. Izady, conocido estudioso de la historia cultural kurda: Los habitantes de esta tierra pasaron a través de una fase inexplicable de una acelerada evolución tecnológica, impulsada por fuerzas todavía inciertas.
Antes bien, rápidamente sacaron ventaja a las comunidades de los alrededores, la mayoría de las cuales estuvieron también entre las sociedades tecnológicas más avanzadas del mundo, para emprender la transformación de una baja densidad, de cazadores-recolectores a una economía de alta densidad, de producción de alimentos.

  • ¿Cuáles podrían haber sido estas “fuerzas aún inciertas”?
  • ¿Eran ellos los Vigilantes, de quienes se dice que le proporcionaron a la humanidad las artes prohibidas y las ciencias de los cielos?
  • Si es así, ¿es que yo estaba ignorando importante evidencia ya descubierta por las palas de los arqueólogos y paleontólogos que podría sostener semejante hipótesis salvaje?

En cuanto a los informes arqueológicos y las transacciones en las excavaciones en Kurdistán, busqué durante largo tiempo. Lo que encontré me sorprendió. Por ejemplo, en la década de 1950 Ralph Rose Solecki y otro, dos destacados antropólogos, fueron descubriendo los distintos niveles profesionales dentro de una cueva enorme con vistas al río Gran Zab en un sitio conocido como Zawi Chemi Shanidar, cuando se hizo un descubrimiento de increíble importancia para este debate.
Ellos descubrieron una serie de cráneos de cabra colocados junto a una colección de huesos de alas que pertenecen a grandes aves rapaces. Todas las alas habían sido cortadas con hacha de los cuerpos de las aves en cuestión, mientras que muchos todavía tenían la articulación cuando fueron encontradas. El carbono 14 data de depósitos orgánicos asociados con estos restos, indicando una fecha de 10.870 años (± 3000 años), es decir 8870 a.C.
Las alas de los pájaros fueron identificados como los de cuatro Gyptaeus barbatus (el buitre quebrantahuesos), uno de Gyps fulvus (el buitre leonado), siete Haliaetus albicilla (el águila cola blanca, águila de mar) y un Otis tarda (la avutarda) – de las cuales sólo la última sigue siendo nativa de la región. También estaban los huesos de las cuatro águilas pequeñas de especies indeterminable. Todas, excepto para avutarda eran aves rapaces, mientras que los buitres eran obviamente carroñeros.
El descubrimiento de estas alas del pájaro cortadas había planteado dificultades evidentes a los Soleckis. ¿Porqué sólo a determinados tipos de aves fueron seleccionadas para este fin, y cual había sido exactamente el papel desempeñado por estas enormes aves rapaces en las mentes de aquellos que las habían puesto dentro de la cueva Shanidar?

Las Alas del Chaman. En un importante artículo titulado “Rituales de Aves Rapaces en Zawi Chemi Shanidar’, publicado por la revista Sumer en 1977, Rose Solecki esbozó el descubrimiento de los restos de cráneos de cabras y aves. Ella sugirió que las alas, casi con certeza fueron utilizadas como parte de algún tipo de traje ritual, llevado, ya sea como decoración ya sea personal o con fines ceremoniales.
Ella las vinculó con el culto chamanico del buitre en Catal Huyuk, una comunidad Protoneolítica en Anatolia central -Turquía-, que alcanzó su cenit un total de 2000 años después de que las alas de estos pájaros habían sido depositadas a 565 millas de distancia, en la cueva Shanidar.
Rose Solecki reconoce la enorme importancia de estos hallazgos y reconoció que constituían firmes pruebas de la presencia de un importante culto religioso en el área de Zawi Chemi Shanidar, por lo que concluyó en su artículo: La gente Zawi Chemi debe haber atribuido a estas grandes aves rapaces poderes especiales y los restos de fauna que hemos descrito en el sitio debe representar una parafernalia ritual especial. Ciertamente, los restos representan un esfuerzo concertado por un buen número de personas sólo para cazar y capturar un número tan elevado de aves y cabras …
Por otra parte, las alas, ya sea fueron salvadas para sacarle las plumas, o bien que se hacían abanicos de alas, o bien fueron usadas como parte de un traje para un ritual. Uno de los murales de un santuario Huyuk Catal … representa una escena ritual, es decir, una figura humana vestida con una piel de buitre … Aquí se evidencia una extraordinaria existencia de chamanes buitres (quebrantahuesos) en las montañas de Kurdistán aprox. En 8870 A.C. Es más, todo esto ocurría a sólo 140 kilómetros al sur-este de la ubicación sugerida para el Edén y Dilmun, en el lago Van, en un momento en que los pueblos del altiplano de Kurdistán fueron cambiando de primitivos cazadores-recolectores a las comunidades proto-neolíticas establecidas.
Podrían estos cráneos de cabras y aves de rapiña seguir teniendo alguna conexión con las “fuerzas aún inciertas” detrás de la repentina explosión del Neolítico en esta región? Recuerden, los Vigilantes usaban abrigos de plumas, de manera plausible, de cuervo o buitre.

  • ¿Qué había estado ocurriendo en Shanidar con vista al Gran Zab, el cual, por supuesto, ha sido citado como uno de los cuatro ríos del paraíso?
  • ¿Habrán sido visitadas por los Vigilantes, ángeles humanos, en el noveno milenio antes de Cristo?

La presencia de restos de aves de presa es lógica, pero ¿qué pasa con los quince cráneos de cabra, Cómo encajan?
El Pentateuco registra cómo cada año, en el Día de la Expiación una cabra sería lanzada al desierto “para Azael”, acarreando en su espalda los pecados del pueblo judío. Azael, uno de los dos líderes de los ángeles caídos, se dice que fomentó una raza de demonios conocida como los seirim, o “machos cabríos”.
Son mencionados varias veces en la Biblia y se les rendía culto y eran adorados por algunos judíos. Incluso hay algunos indicios de que las mujeres realmente copulaban con estas cabras-demonio, ya que se afirma en el Libro de Levítico: “Y ellos no sacrificarán sus sacrificios al macho cabrío (seirim), después de lo cual se iban de prostitutas”, tal vez un eco lejano de la forma en que los vigilantes habían tomado mujeres de entre el la clase mortal.
Esta relación clara entre los Vigilantes y los machos cabríos es tan fuerte que el erudito hebreo J.T. Milik concluyó que Azazel, “no era evidentemente un simple chivo, sino una cabra gigante que combinaba características similares a una cabra junto con aquellas de un hombre”. En otras palabras, había sido un hombre-cabra – un chamán-cabra.
Así es que parece que no sólo había Vigilantes “hombres-pájaro”, chamanes buitre participando en prácticas de otro mundo, sino también a chamanes-cabra.
Es extraño pensar que esta asociación entre el macho cabrío Azazel y el macho cabrío fue el ímpetu detrás de la cabra convirtiéndose en un símbolo del diablo, así como la razón por la cual el mundo es tan adverso al pentagrama invertido hoy en día.

El Ángel Pavo Real. El erudito Kurdo Mehrdad Izady considera también que los restos de aves de presa de la cueva Shanidar son como evidencia de una cultura chamánica, cuya memoria influyó en el desarrollo de la tradición de los ángeles.
Kurdistán es el hogar de los tres cultos autóctonos de adoración a los ángeles – el más famoso y enigmático de éstos es los Yezidis del Kurdistán iraquí.
Sus creencias se centran alrededor de un ser supremo llamado Melek Taus, el ‘ángel pavo real’, que es venerado en la forma de extraño icono de pájaro, conocido como sanjaq. Estas estatuas, que se sientan en una columna de metal similar a un candelabro, son normalmente hechas de cobre o bronce. Más curioso es que los sanjaqs más antiguos conocidos claramente no son pavos reales para nada, mostrando, en cambio, un cuerpo aviar bulboso y la cabeza con una nariz ganchuda.

Dos ejemplos de sanjaqs, pájaros, iconos de metal, venerados por los adoradores de ángeles, los Yezidi de Kurdistán.
A la izquierda se puede ver uno que fue visto por Sir Austen Henry Layard, en 1849 y a la derecha está otro esbozado por la Sra. Badger en 1850.

¿Son estos extraños iconos memorias abstractas de los chamanes-buitre protoneolíticos de Kurdistán?
Izady ha sugerido que los ídolos sanjaq tienen más probabilidades de ser representaciones de un ave de rapiña como los que son aparentemente venerados por los chamanes de Shanidar, en otras palabras, ya sea el buitre, el águila o la avutarda.
Todo esto fueron buenas noticias, ya que ayudó a reivindicar la idea de una avanzada cultura existente en las montañas de Kurdistán al punto del inicio de la revolución neolítica. Si se trataba de estos buitres chamanes que habían llevado este conocimiento superior a las comunidades agrícolas a un desarrollo gradual de las comunidades granjeras en desarrollo de las faldas inferiores de las colinas, entonces quizás realmente eran realmente la verdad detrás del mito de los Vigilantes, que impartieron las ciencias celestiales a la humanidad. Sin embargo, no hay una descripción de estos chamanes más allá de la apariencia de su atuendo ceremonial.

  • ¿Se parecían ellos, de alguna manera, a los individuos altos, de piel blanca, con rostros brillantes y rostros como víboras, a los que se refiere la literatura Enociana y del Mar Muerto?
  • ¿Podría haber también evidencia arqueológica de la existencia anterior de una raza que llevaba al menos algunos de estos rasgos distintivos?

En efecto, existe, ya que en un lugar llamado Jarmo, que domina el río Zab Menor en el Kurdistán iraquí, los arqueólogos han descubierto evidencias de una avanzada comunidad proto-neolítico que floreció alrededor de 6750 A.C. hasta 2000 años, de hecho, los más antiguos ejemplos conocidos de metalurgia primitiva han sido encontrados en Jarmo.
Más interesante es el conocimiento que estas personas eran diestras en la producción de pequeñas imágenes esculpidas en arcilla ligeramente horneada.
Literalmente miles de estas figuras han sido desenterradas desde los primeros niveles de trabajo hacia arriba. La mayoría de ellas representan animales y pájaros. Algunos representan, por lo general, cabezas humanas, mientras que otros muestran una figura femenina, posiblemente una representación de la Diosa Madre.
Casi pareciera como si la comunidad Jarmo disfrutara capturar imágenes del mundo que les rodeaba, de la misma forma en la que hoy en día tomamos fotografías. Sin embargo, si este fuera el caso, entonces ¿cómo podemos explicar la presencia entre estas pequeñas figuras de varias cabezas antropomorfas con caras alargadas, ojos rasgados y claros de “lagarto, o más correctamente características serpentinas?


Son prácticamente inhumanos en apariencia y tienen más en común con los ojos desorbitados de insecto de los extraterrestres que formas humanas abstractas.
Viendo las fotos de estas cabezas de Jarmo me dio un escalofrío en la espalda, ya que los mejores ejemplos tenía tremendas similitudes con la descripción de los Vigilantes en la literatura Enochiana y del Mar Muerto.

  • ¿Es posible, pues, que el pueblo neolítico de Jarmo estuviese representando en forma parcialmente abstracta las caras de víbora de los altos extraños en capas de plumas que se habrían hecho visitas sin invitación?
  • ¿Fueron estos extranjeros quienes habían proporcionado a las comunidades como la de Jarmo el conocimiento de la metalurgia, así como los rudimentos básicos de la agricultura?

Sólo podemos especular, pero vale la pena señalar que las herramientas de obsidiana encontradas en Jarmo son conocidas de haber sido hechas con materias primas procedentes de la base de Nemrut Dag en el lago Van.

  • ¿Los Vigilantes trataban con obsidiana?
  • ¿Podrían estas herramientas finamente trabajadas ser una señal de su presencia, entre otras comunidades similares, como las de Kurdistán?

En 5500 A.C. los habitantes kurdos de las faldas de los cerros comenzaron a descender en gran número a las llanuras de Mesopotamia. Fue alrededor de esa fecha que Eridu la Erec bíblica, la 1ª ciudad de la Media Luna Fértil, establecida con su propio complejo de templos que incluye una piscina ritual subterránea.
En algún momento alrededor de 5000 AC se vio la llegada a las llanuras del norte de Mesopotamia de una nueva cultura que se conoce hoy como el Obeid en honor a el sitio-colina, el lugar donde su presencia fue detectada por primera vez durante excavaciones por el eminente arqueólogo del Medio Oriente Sir Leonard Woolley en 1922.
Trajeron con ellos su propio y único estilo artístico, así como prácticas funerarias, entre ellos el hábito de colocar figuras antropomorfas muy extrañas en las tumbas de los muertos.
Las estatuillas eran, ya sea de hombres o mujeres, predominantemente femeninas, con un delgado y bien proporcionado cuerpo desnudo, hombros anchos, y extrañas cabezas reptiles a las que los estudiosos, en general, se refieren como apariencia de “lagartijas”. Tienen largos rostros como hocicos afilados, con amplias rajaduras en los ojos – usualmente pelotillas elípticas de arcilla pellizcadas para formar lo que se conoce como ojos de “granos de café – y una espesa nube oscura de betún en la cabeza para representar a una bobina para enrollar el pelo (bobinas similares formadas en arcilla aparecen en algunas de las cabezas encontradas en Jarmo). Todas las estatuillas exhiben vello púbico o genitales femeninos o masculinos. Cada figurilla Ubaid tiene su propia y única postura. La más extraña y convincente muestra a una mujer desnuda sosteniendo a un bebé en su seno izquierdo. La mano izquierda del infante está aferrada al pecho, y no cabe duda de que está en el proceso de succionar leche. Es una imagen muy conmovedora, a pesar de que tiene una característica escalofriante – el niño tiene grandes ojos rasgados y la cabeza de un reptil.
Esto es muy significativo, ya que sugiere que el bebé era visto como nacido con esas características. En otras palabras, las cabezas “como de lagarto” de las figuras no son máscaras o formas simbólicas animalescas, sino que imágenes abstractas de una raza real quienes el pueblo de los Ubaid creían que poseían tales cualidades reptiles.
En el pasado, estas figurillas ‘como lagartos’ han sido identificadas por los eruditos como representaciones de la Diosa Madre – una suposición totalmente errónea, ya que algunas de ellas son, evidentemente masculinas – mientras que los teóricos de los antiguos astronautas, como Erich von Däniken han considerado oportuno identificarlas como Imágenes de entidades extraterrestres.
Ambas explicaciones intentan clasificar las figurillas de arcilla en marcos de populares que son insuficientes para explicar su simbolismo completo.
Por otra parte, ya que la mayoría de los ejemplos encontrados fueron recuperados de las tumbas, donde éstas eran menudo el único tema de importancia, Sir Leonard Woolley concluyó que representaban “deidades ctónicas” es decir, habitantes subterráneos conectados de alguna manera con los ritos de los muertos .
Además de esta realización, parece muy poco probable que representen a individuos con rostros de lagartos, puesto que los lagartos no son conocidos de tener ningún lugar especial en la mitología del Cercano Oriente. Es mucho más probable que las cabezas sean de serpientes, ya que es conocido que éstas han sido asociadas con las deidades sumerias subterráneas, tales como Ningiszida, el Señor del Buen Árbol.
Dado que los jefes de las figurillas de Ubaid parecen ser labradas al estilo de ejemplos mucho más tempranos, encontrados en Jarmo, en las montañas kurdas, ¿habrán sido representaciones muy abstractas de Vigilantes con rostros de víboras?
Que estas figurillas se encuentran específicamente en sitios de tumbas sugiere que fueron conectados con algún tipo de práctica supersticiosa involucrando ritos de los muertos.

  • ¿Qué es lo que estaban intentando lograr los Ubaid colocando tales imágenes extrañas al lado de sus parientes difuntos?
  • ¿Estaban tratando de garantizar el paso seguro del alma al otro mundo, o tratando de proteger el cadáver una vez que el entierro había tenido lugar?

En la tradición babilónica tardía, hubo un verdadero temor de que si los muertos no eran enterrados de manera correcta, entonces su alma sería bajada a los infiernos para convertirse en Edimmus chupadores de sangre.

  • ¿Es esto lo que temían los Ubaid – que sus parientes fallecidos serían convertidos en vampiros si los Vigilantes con rostros de víboras no eran aplacados de esa forma?
  • ¿Esto incluía el entierro de figurillas llevando los rasgos abstractos conectados con su distorsionada memoria de la raza caída?

El Mundo Subterráneo. Aunque hasta hoy no se haya encontrado ningún rastro de algún dominio subterráneo, las ciudadelas ctónicas de extrema antigüedad sí existen en el Cercano Oriente. Por ejemplo, debajo de las llanuras de Capadocia en el este de Turquía hay no menos de 36 ciudades subterráneas, siendo la más famosa de ellas una en Derinkuyu, la cual se estima que albergó a unos 20,000 habitantes. Esas ciudades hasta ahora exploradas penetran hacia abajo hasta un cuarto de milla.
Tienen calles, complejos sistemas de túneles, habitaciones y salas y zonas comunales. Cada una puede ser aislada del mundo exterior rodando en su lugar grandes puertas circulares, mientras que en la superficie, el único signo visible de su presencia son piedras megalíticas verticales marcando las posiciones de profundos pozos que tienen la doble función de ejes de aire para los distintos niveles.
Nadie sabe quién construyó estos dominios subterráneos. Tienen al menos 4000 años de antigüedad, mientras que la evidencia tentativa sugiere que fueron construidas ya en 9000 A.C., cuando el empuje final de la última Edad de Hielo estaba a punto de llevar condiciones árticas al Oriente Medio.
Al mismo tiempo, las lluvias de fuego escupidas por los volcanes activos y cuando la Edad de Hielo finalmente retrocedió, llegaron inundaciones comparables con el diluvio de la Biblia, lo que causó estragos en las zonas bajas. Además, los registros mitológicos persas dicen que los antepasados de la raza iraní habían escapado el largo invierno de nieve y hielo construyendo un var, una palabra que denota una ciudad subterránea (curiosamente, la palabra arca significa “ciudad” en lengua persa).
El recuerdo de esos mundos subterráneos también es probable que haya estado detrás de la creencia judeo-cristiana del Gehenna y Hell – el reino de fuego al que fueron lanzados los ángeles caídos como castigo por su injerencia en los asuntos de la humanidad.
En la misma vecindad general que las ciudades subterráneas de Capadocia existe un virtual paisaje lunar compuesto de miles de enormes conos de roca tallados en forma por los fuertes vientos durante muchos miles de años. La tradición local se refiere a ellos como peri bacalari, las chimeneas de fuego de los Peri – hermosos ángeles caídos nacidos de Iblis, la forma árabe-persa de Satanás. Estas ‘chimeneas de hadas’, como se les llama inadecuadamente en Inglés, se dice de ellas hoy en día que están encantadas por los Djinn, parientes espectrales de los ángeles que también vivieron una vez en el cielo, antes de su caída. Muchas de estas fueron ocupadas durante los primeros tiempos cristianos, mientras que un número de ellas fueron realmente convertidas en iglesias rupestres o trogloditas, a partir del siglo VI. Las más antiguas contienen muchas imágenes fascinantes más allá de la iconografía aceptada por la Iglesia Primitiva que incluyen diseños geométricos recurrentes y, en un caso, un estilizado hombre-pájaro, que bien puede reflejar un estilo artístico encontrado en los santuarios de 8,000 años, de los buitres, en Catal Huyuk. La cercana proximidad tanto de este arte único ‘cristiano’ como el sitio de Catal Huyuk a las ciudades subterráneas no puede ser pasado por alto.
Recuerda también que en la historia de la descendencia del descenso de la diosa Ishtar al mundo subterráneo (Ishtar, Inanna, Afrodita, Astarte),ésta se encuentra con seres “como aves, cubiertos de plumas”, quienes “desde los días de antaño dominaban la tierra”.

  • ¿Es posible que los habitantes de las ciudades subterráneas fueran realmente los precursores de aquellos que construyeron la ciudadela debajo de la superficie de Catal Huyuk?
  • ¿Podrían haber estado relacionados con la cultura chamánica de los Vigilantes de las sierras kurdas, que se encontraban a cierta distancia al este de Capadocia?
  • Si es así, entonces, ¿de dónde podrían haberse originado estas extrañas culturas chamánicas?
  • ¿Se habrán simplemente desarrollado en Turquía y Kurdistán, poco después del final de la última Edad de Hielo, o habrían, sus antepasados originales, emigrado de alguna tierra extranjera?

Los cultos-adoradores de ángeles de Kurdistán se ven a sí mismos sólo como descendientes del patriarca Noé, el salvador de la humanidad, cuyos familiares directos se asentaron en sus tierras. En contraste, los judíos kurda preservan una historia muy curiosa acerca de los orígenes de sus vecinos gentiles, a quienes se refieren como “hijos de Djinn”.
Ellos dicen que hace mucho tiempo el rey Salomón ordenó a 500 Djinn que le encontraran 500 de las vírgenes más bellas del mundo. No habían de regresar hasta que cada una estuviera en su posesión. Los Djinn se pusieron fijación en su inmensa tarea, yendo a Europa a buscar a las doncellas. Finalmente, después de reunir el número correcto, los Djinn estaban a punto de regresar a Jerusalén, cuando supieron que Salomón había fallecido. En un dilema, los Djinn decidieron qué hacer. Deberían regresar a las doncellas a sus hogares correspondientes en Europa, o debían quedarse con ellas? Debido a que las jóvenes vírgenes habían “encontrado gracia ante los ojos de los jinn, los jinn las tomaron ellos mismos como esposas. Y engendraron muchos niños hermosos, y esos niños tuvieron más hijos … Y esa es la manera en que la nación de los kurdos, llegó a la existencia”.
En otra versión de la misma historia es: 100 genios son despachados por Salomón para buscar a 100 de las doncellas más bellas del mundo para su harem personal. Después de haber logrado este contingente, Salomón muere y los 100 genios deciden establecerse con las doncellas en medio de las inaccesibles montañas de Kurdistán. Los hijos de estos matrimonios dieron lugar a la fundación de la raza kurda “, quienes, en su carácter esquivo, se asemejan a sus antepasados genio y en su hermosura a sus predecesoras”.
Tan sin sentido como estas leyendas pueden parecer, tratan de explicar las inexplicables características extranjeras de algunas comunidades kurdas y señalan su origen al reino bíblico de Salomón, en otras palabras, el país de Israel de los días modernos.

La Montaña de los Madai. Los Mandeos del Bajo Irak son más específicos acerca del origen de su raza. A pesar de que se dice que sus ascendientes directos provienen de un mítico lugar mítico conocido como la Montaña de los Madai en el Kurdistán iraní, antes de eso, que sus antepasados más lejanos al parecer se originaron en Egipto. Aunque esto podría parecer una mera fantasía por parte de los mandeos, es un hecho que su lenguaje contiene varias palabras que son, sin duda, de origen egipcio antiguo.
Más importante aún, ellos creen que después de la muerte, el alma vuela hacia el norte (es decir, hacia las montañas de Kurdistán) en donde entra en un dominio mítico conocido como Mataratha, el lugar del juicio. Aquí pueden ser encontradas las inteligencias de la neter, las casas de vigilancia.
El término neter puede ser usado como un sustantivo en algunas lenguas del Cercano Oriente, en el sentido de «Vigilantes», el nombre mismo de los primeros ángeles que figuran en la literatura Enociana la literatura del Mar Muerto, mientras que en la antigua lengua egipcia, esta misma palabra se utiliza para definir a los seres semi-divinos que vivían en una edad de oro conocida como zep tepi, en el Tiempo del Inicio.¿Será posible que los Vigilantes de Kurdistán eran descendientes de los dioses-neter de Egipto?

Los Primeros Agricultores. Aunque se sabe que la explosión del neolítico había comenzado en las montañas de Kurdistán, en algún momento alrededor de 8500 AC, esta no fue la génesis de los principios de la agricultura, la domesticación de animales, la fabricación de herramientas de precisión y de un estilo de vida comunal estructurada. Existe una fuerte evidencia de que todos estaban presentes en varios lugares a lo largo del Nilo, en el sur de Egipto y en el norte de Sudán ya en el año 12.500 antes de Cristo. Estas comunidades avanzadas se siguieron desarrollando a un ritmo constante hasta el 10.500 A. C., cuando de pronto dejaron la agricultura sin ninguna razón obvia. Los eruditos han puesto este cese total y absoluto de un estilo de vida de sofisticada agricultura entre los pueblos del Nilo a las extremadamente altas inundaciones del Nilo que se produjeron durante esta época. Sin embargo, había algo más detrás de esta extraordinaria vuelta en U por parte de estas comunidades. Parecía casi como si los aquellos que les había enseñado a los pueblos del Nilo los rudimentos de un estilo de vida agrícola repentinamente salieron de la escena, dejando a sus obedientes alumnos regresando a estilos de vida primitivos de cazadores-recolectores que era más familiar a esa época en cuestión. Por tanto, es interesante observar que después de su aparente desaparición de Egipto, en el año 10, 500 AC, la agricultura no vuelve a aparecer otra vez hasta florecer completamente en Kurdistán 1,500 años más tarde.

  • ¿Será, por tanto, posible que los maestros de las comunidades del Nilo salieran de Egipto para el Kurdistán en algún momento entre 10.500 y 9000 A. C.?
  • ¿Quienes eran exactamente esos hipotéticos agrónomos y qué fue lo que les hizo salir de las estepas cultivadas del Antiguo Paleolítico por pastos nuevos?
  • ¿fueron ellos los antepasados de los Vigilantes, los ángeles humanos de la tradición Enochiana y del Mar Muerto?

Surgiendo de Egipto se sugiere que la Gran Esfinge de Giza no fue esculpida durante la época faraónica, como siempre se ha creído, sino mucho antes. Como se ha difundido ampliamente en los últimos años, el perfil geológico de uno de los más antiguos monumentos sugiere que fue hecha antes de la desecación gradual del Oriente Medio en el cuarto milenio antes de Cristo. La intensa erosión en su cuerpo parece haber sido provocada, no por la arena, sino por la precipitación de lluvia a lo largo de muchos miles de años. La última vez que cayó lluvia con tanta profusión fue durante el período conocido por los climatólogos como el Neolítico sub-pluvial, que ocurrió entre 8000 y 5000 antes de Cristo. Esto sugiere que la Esfinge fue esculpida durante o antes de este tiempo.
La Esfinge es, obviamente, un león, la cabeza del cual fue re-tallada en la época faraónica para representar a un rey con el tocado de nemes. Orientada exactamente hacia el este, mira hacia el punto del horizonte donde el sol se levanta cada primavera en el equinoccio de otoño. Su función es como la de un marcador de tiempo, una mano minutera sobre un reloj, registrando del retorno de la órbita solar a medida que pasa a través de su ciclo de 365 días. También posee una mano de reloj incluso quizás más importante y esta marca el minúsculo cambio de la bóveda estrellada al girar sobre su ciclo de 26,000 años de precesión. Este efecto visual es causado por el bamboleo extremadamente lento de la Tierra, que podría compararse con la acción de balanceo del trompo de un niño si gira al ritmo de un caracol.
En términos astronómicos, el fenómeno conocido como precesión hace que las 12 constelaciones zodiacales cambien en retrógado, en línea con la eclíptica, la trayectoria del sol, en una secuencia regular. En términos sencillos, esto significa que las estrellas surgiendo a lo largo del sol dan paso a otra constelación cada 2.160 años más o menos, hasta que todos los 12 signos hayan completado su rueda astronómica.Al “leer” la precesión como ciclo de tiempo a largo plazo, los antiguos observaron cual signo zodiacal surgía con el sol en el equinoccio de primavera, el punto-cero de calendario anual en muchas culturas del Medio Este. Si hoy miramos hacia el horizonte justo antes de salir el sol, el 21 de marzo, vamos a ver las estrellas de Piscis.
Cuando Alejandro Magno conquistó el Imperio Persa en el 330 AC, las estrellas de Aries, el carnero, se vieron levantarse junto con el sol equinoccial y cuando las pirámides de Giza fueron construidas en aprox.2500 AC, fueron de las estrellas de Tauro, el toro, las que se levantaron con el sol en el equinoccio de primavera.
Si la Gran Esfinge fue esculpida como marcador equinoccial, al mismo tiempo que las vecinas pirámides fueron construidas en la época faraónica, seguramente tendría más sentido si se fuera un toro. Haciéndolo un león en indicios apuntaba a una conexión con las estrellas de Leo, lo que sugiere que marcó una era cuando la constelación de Leo se levantó con el sol equinoccial. La última Edad de Leo se produjo entre 10.970 y 8810 AC, lo que sugiere que la fecha de construcción de la Gran Esfinge cayó en alguna parte dentro de este marco temporal.
Esta no es una idea nueva por cualquier tramo de la imaginación. Esta teoría fue presentada inicialmente por el astro británico mitólogo Gerald Massey en 1907. En un extraordinario trabajo titulado Antiguo Egipto – La Luz del Mundo audazmente concluyó que, “… Pudiéramos fechar la Esfinge como un monumento que fue levantado por esos grandiosos constructores y pensadores (egipcios), que vivían en tan gran medida fuera de ellos mismos, hace algunos trece mil años (es decir, en la era de Leo, su contraparte astronómica) “. Evidencias astro-mitológicas más recientes, presentadas por Graham Hancock y Robert Bauval en su libro de 1996, “El Guardián del Génesis”, demuestra convincentemente que la Gran Esfinge, así como el plan básico de la meseta de Giza en su conjunto, debe fecharse tan temprano como 10.500 AC , el mismo marco de tiempo muy determinado, dado para la brusca interrupción de la proto-agricultura a lo largo del Nilo.
Puesto que sabemos que los grandes bloques de piedra quitados de la carcasa hundida alrededor del monumento de león, en el momento de su construcción fueron utilizados para construir la cercana Esfinge y los Templos del Valle, entonces estos también deben fecharse a partir de la misma época distante de la historia humana. Todo esto indica la presencia en Egipto alrededor del 10.500 AC de una cultura avanzada, experta en agronomía, ingeniería, tecnología de la construcción, así como la astro-mitología y geo-míticas que incluía un profundo conocimiento del ciclo de precesión de la Tierra, de 26.000 años.

  • ¿Quiénes fueron estas personas?
  • ¿Fueron estos los constructores de la Gran Esfinge realmente los antepasados de los altos Vigilantes con rostros de víbora de Kurdistán?
  • El folclore, las leyendas y la propagación de la agricultura en el mundo antiguo, parece respaldar esta opinión. Sin embargo, si este fuera el caso, entonces,
    • ¿Qué fue lo que sucedió para que esta cultura de los Elder hubiera querido migrar a las montañas de Kurdistán?

Como ya se ha demostrado suficientemente en otros lugares (Hapgood, 1958 y 1970; Hancock, 1995; Flem-Ath, 1995), existen abundantes pruebas de como la última edad de hielo llegó a su fin en los milenios XI y X A.C., el mundo que sacudido por una serie de graves cambios climáticos y trastornos geológicos. Volcanes en erupción, terremotos sacudieron la Tierra, se vertieron inundaciones a través del paisaje, así como los largos períodos de oscuridad borraron el sol. Esto dio lugar a la destrucción de incontables millones de animales y la extinción absoluta de docenas de especies individuales.
Las leyendas de cataclismos de todo el mundo parecen registrar estos sucesos con todo detalle de colores y, a menudo, simbólico. La propuesta cultura Elder (antigua, anciana) de Egipto habría estado justo en medio de esta destrucción mundial. Los cambios climáticos causados durante esta época causaron muchas extensas inundaciones a lo largo del Nilo, los estudiosos han sugerido esto como la razón para el cese de su proto-agricultura.
Es probable que estos tiempos difíciles obligaran a la alta cultura de Egipto a fragmentarse y dispersarse, por lo tanto, la brusca interrupción de la proto-agricultura entre las diversas comunidades del Nilo Occidental. Esta suposición se apoya en relatos vívidos de los incendios y las inundaciones de Egipto. Por ejemplo, textos Cópticos- Árabes sobrevivientes hablan de la tierra siendo devastada por inundaciones y un gran incendio que llegó de “la constelación de Leo” – una referencia no necesariamente a algún bólido astronómico proveniente de esta parte del cielo, sino al marco de tiempo en el cual ocurrieron estos hechos, en otras palabras, durante la Edad de Leo.
Más elocuente es el mito de Sekhmet, la deidad con cabeza de león en el panteón egipcio.
Debido a que la raza humana había dado la espalda a los caminos del dios sol Ra, o Re, a quien veían como “demasiado vieja”, la feroz diosa desató un fuego que todo-lo- consumía. Su genocidio en masa se habría traducido en la destrucción de la humanidad de no haber sido por la intervención personal de Ra. El envió un brebaje embriagador a cubrir la tierra. El consumo de esta mezcla emborrachó tanto a Sekhmet que se quedó dormida. Suponiendo que el fuego feroz de Sekhmet era de alguna manera representativo de una conflagración abarcando todo que devastó Egipto,

  • ¿podría, entonces, este embriagador brebaje que cubrió la tierra ser un recuerdo de una posterior inundación que también abrumó la tierra?
  • Si es así, entonces ¿era Sekhmet simplemente una alusión alegórica a la Edad de Leo?

Las indicaciones son que el león de Leo llegó a simbolizar la era del caos y de la destrucción, que rodearon el final de la Edad de Hielo, tal vez la razón por la cual los árabes se refirieron a la Gran Esfinge como el “Padre del Terror”. En la historia de Sekhmet, los sobrevivientes de la raza humana intentan escapar del fuego devastador de la diosa, ya sea escalando una montaña o escondiéndose en “agujeros” como “serpientes” o “gusanos”.
Medios similares de protección contra los cataclismos que se prolongaron durante la Edad de Leo se encuentran en las mitologías de todo el mundo, mientras que la presencia de estas historias en las leyendas egipcias apuntan hacia la desintegración de la cultura de los Elder (ancianos) y su posterior reestablecimiento en otras regiones.
¿Podría esto haber incluido Capadocia, donde ciudades subterráneas parecieran haber sido construidas ya en 9000 AC y en las montañas de Kurdistán, donde los Vigilantes pudieran bien haber catalizado el comienzo de la revolución neolítica, ya en 8500 A. C.? La fecha de esta diáspora aparente de la cultura de los Elder (ancianos) hacia el final de la última Edad de Hielo en realidad pueden ser fijadas con cierto grado de precisión. Por ejemplo, un texto Cóptico-Árabe del siglo IX, conocido como Abou Hormeis registra que los sacerdotes-astrónomos de Egipto, al darse cuenta de la inminente destrucción de su raza, reconocieron que: “El diluvio iba a tener lugar cuando el corazón del León entrara en el primer minuto de la cabeza de cáncer.” “Corazón de león” era el nombre dado en la antigüedad clásica a la estrella Regulus la ‘estrella real de Leo’, que se encuentra exactamente sobre la eclíptica del curso diario percibido del sol a través del cielo.
Puesto que la constelación de Cáncer le sigue a Leo solamente en el ciclo de precesión (Leo sigue a cáncer en el ciclo anual), entonces esto parece confirmar que esta leyenda preservada, no sólo en memoria de los probables acontecimientos históricos, sino también en la fecha aproximada en que ocurrieron .
El ingeniero en electrónica, Rodney Hale introdujo la información astronómica contenida en los registros de Abou Hormeis en un ordenador mediante el programa Skyglobe 3,5. Aseguró que la última vez que la ‘Estrella Real’ de Leo se levantó y se pudo vislumbrar en el horizonte oriental justo antes de la salida del sol equinoccial, fue alrededor de 9220 AC.
Cuando la estrella Regulus, el “corazón del león”, ya no se levantó con el sol en la primavera, o vernal, equinoccio, esto habría sido visto por los sacerdotes-astrónomos de Egipto como una señal de que la edad de León había llegado a su fin, y la edad de cáncer estaba a punto de comenzar, o que ya había entrado en su “primer minuto de arco a través del cielo. Esta información, por lo tanto, sugirió que fue en este punto que la cultura de los ancianos había salido de Egipto en previsión de un gran diluvio que iba a arrasar sus tierras.
Si ahora volvemos a la tradición iraní, encontramos que varios textos de Zoroastro, incluyendo el Bundahishn, hablan de la historia del mundo comenzando 9,000 años antes de la fecha tradicionalmente aceptada para la llegada de su gran profeta, Zoroastro, en el 588 AC. Fue en este momento, lo afirma un texto, que las deidades dualistas de la fe, Ahura Mazda y Angra Mainyu, nacieron del “fuego del aire” y “del agua de la tierra” – referencias crípticas una vez más, a los incendios e inundaciones durante la edad de Leo. Las deidades gemelas compiten por superioridad sobre el cielo y la tierra, una batalla que sólo se resolvió cuando Zoroastro se dice que venció a los sacerdocios Magi, adoradores de daeva durante el tiempo de su propia vida. Desde el tiempo, el ‘Buen Espíritu’, Ahura Mazda ha reinado supremo. ¿Todo esto implica que los antepasados de los reyes-dioses iraní había primero habitado por primera vez su mítica patria, conocida como Vaejah Airyana, la Expansión Iraní, alrededor de 9585 AC?
Dando o tomando unos cuantos siglos, esta fecha fue muy cercana al marco de tiempo en el cual la antigua cultura Elder egipcia , pareciera haberse desmembrado. Puesto que Vaejah Airyana se equipara con las tierras altas de los kurdos, ¿pudiera esta tradición también registrar la llegada a la región de aquellos Elders que fueron a establecer la propuesta cultura Vigía propuesto?
Según la mitología iraní, las fuerzas duales de Ahura Mazda y Angra Mainyu nacieron de un ser supremo conocido como Zurvan, que simbolizaba “tiempo infinito”. En el culto romano del dios Mitras, que se desarrolló a partir de fuentes primarias de Irán, el concepto de “tiempo infinito” fue simbolizado por una deidad con cabeza de león.
Estatuas representando esta figura leonina muestran los doce signos del zodíaco en su pecho, y una serpiente enroscándose en la parte superior de su melena. La deidad no es identificada por su nombre (aunque ocasionalmente se vincula con Aeon, un dios gnóstico de tiempo), los estudiosos del mitraísmo lo describen como un kosmokrator, la inteligencia controladora detrás de controlar el fenómeno de la precesión. Para encontrar un kosmokrator con cabeza de león que se originó en una tradición que vio la historia mundial como habiendo comenzado en 9588 AC, durante la Edad de Leo, era imposible de ignorar. ¿Podría ser posible que, aunque el conocimiento del ciclo de precesión era entendido por la cultura Elder de Egipto, las culturas más tardías que heredaron esta tradición no comprendieron su mecánica.
Así que en lugar de que Leo deje paso a la edad de Cáncer y luego Géminis, y más tarde Tauro, el símbolo del león se convirtió en el único kosmokrator, o guardián del tiempo infinito, bastante de la misma manera en que la Gran Esfinge se convirtió en un marcador de tiempo precesional en la meseta de Giza.
La cultura Elder de Egipto, nunca llegó a las páginas de la historia. La memoria de sus aparentes descendientes, los Vigilantes de Kurdistán, no es más que una vacía victoria por su parte. Siendo recordados como hermosos ángeles que cayeron de la gracia, o como dioses o diosas inmortales, o como demonios lascivos que corrompieron las mentes de la humanidad, no corresponde a sus increíbles logros en la astronomía, la agricultura, la geomítica, la creación de tecnología y la sociedad estructurada. Es casi seguro que fueron los descendientes de la cultura del Elder egipcia quienes allanaron el camino para el crecimiento de la civilización en el Viejo Mundo. Sin embargo, estas personas hicieron mucho más que esto, pues también parecen haber dejado un importante legado al mundo. Puede ser rastreado en la astro-mitología y geomíticas de la meseta de Giza, así como en los mitos y leyendas universales sobre cataclismos globales y datos de precesión. Trasciende todas las barreras del idioma y pueden ser ‘leídos’ por todos. Se trata de un simple mensaje repetido una y otra vez, como una recurrente señal de SOS Mayday y sugiere que lo que aconteció a su raza, podría algún día volver a ocurrir. Por alguna razón, nosotros, como raza podríamos hundirnos en el olvido sin dejar huella y ser borrados de las páginas de la historia, a no ser, es decir, que despertemos de esta amnesia colectiva que parece que hemos venido experimentando en los últimos once mil años y darnos cuenta que nunca fuimos los primeros. Libre pensadores, místicos y eruditos inconformistas nos han estado diciendo que la civilización es mucho más antigua de lo que a la ciencia le gustaría que nosotros creyésemos en los últimos cien años o más.
Las Pirámides, Tiahuanaco, los Mayas, Piri Reis, Hapgood, Platón y la batería de Bagdad son solamente las palabras que repiten sin cesar. Sin embargo, nadie más que los creyentes se han tomado alguna vez éstos asuntos seriamente.
Con la re-fechada de la gran Esfinge en particular, ahora hay demasiada evidencia para negar que al final de la última Edad de Hielo existió una muy avanzada cultura en este mundo. El origen de este pueblo es completamente desconocido. Algunos pudieran sugerir que vinieron de La Atlántida, otros dirán que vinieron de los cielos, pero para ser honestos, simplemente no lo sabemos. Lo que es más importante es que damos un paso a la vez, y nos adherimos a los hechos concretos, con la esperanza de que esta vez todo el mundo participará en estas grandes revelaciones de nuestro tiempo.

<>Lista de Libros Selectos<>

1. Bauval, Robert, y Graham Hancock, Guardián del Génesis, Wm Heinemann, Londres, 1996
2. Boyce, Mary, Una Historia del Zoroastrianismo, 1975, 3 volúmenes, E.J. Brill, Leiden, 1989
3. Charles, R.H., El Libro de Enoc o 1 Enoc, Imprenta de la Universidad de Oxford Univ, 1912
4. Eisenman, R., y M. Wise, Los Rollos del Mar Muerto Develados, Element, Shaftesbury, Dorset, 1992
5. Flem-Ath, Rand y Rose, Cuando el Cielo se cayó – En Búsqueda de Atlántida, Weidenfeld & Nicolson, London, 1995
6. Fix, William R., Pyramid Odyssey, Jonathan-James Books, Toronto, Ontario, Canada, 1978
7. Hancock, Graham, Fingerprints of the Gods – A Quest for the Beginning and the End, (Huellas de los Dioses – Una Búsqueda para el Comienzo y el Fin) Wm Heinemann: London, 1995
8. Hapgood, Professor Charles, El Sendero del Polo, Chilton, New York, 1970
9. Hapgood, Professor Charles, Mapas de los Antiguos Reyes del Mar, 1966, Tumstone Books, 1979
10. Izady, Mehrdad R., Kurds – A Concise Handhook, Crane Russak, London, 1992
11. Massey, Gerald, Ancient Egypt – La Luz del Mundo, 2 volúmenes., T. Fisher & Unwin, London, 1907
12. Milik, J.T., El Libro de Enoc – Fragmentos Arameos de las Cuevas de Qumran 4, OUP, 1976
13. Morfill, W.R., edit and intro R. Charles, El Libro de los Secretos de Enoc, Imprenta de la Universidad de Oxford, 1896
14. Ulansey, David, Los Orígenes de los Misterios del Mitraísmo – Cosmología y Salvación del Mundo Antiguo, OUP, 1989


Formok Oy

ANTIGUAS RAZAS: ANGELES INFIERNO Y GENTE AZUL..
Por Mary Sutherland – 2004 – del Sitio Web BurlingtonNews – Traducción de Adela Kaufmann Versión original Acá

¿Podría la Gente Azul ser nuestro eslabón perdido hacia los “Ángeles Caídos” o arrojados a la Tierra por el Señor El. Una pista que tenemos para Ang (ELeS) está en la raíz “el“, que es el enlace a los dioses El: Samu (el), Rafa (el), Gabri (el), Migu (el), etc.
Otro indicio de que el Génesis nos da es que estos ángeles eran ” gigantes” o de “alta” estatura. Caminaban con el hombre, ‘comían’ con el hombre, lo que significa que tenían un sistema digestivo similar al del hombre… pero entonces, ¿no fue el hombre hecho a la ’ imagen de Dios’? También se aparearon con las mujeres de la tierra… nuevamente significando, que tenían órganos reproductivos y eran muy fértiles.. El tipo más común de ángel físicamente y conocidamente encontrados por la gente en la biblia se veían como hombres.
Una ‘pista importante de relación entre la gente Azul con los ángeles es dada en Lucas 24:4, cuando él describe la escena de la tumba de Jesús, al describir los dos ángeles que se le aparecieron a María. Fueron descritos como utilizando “PRENDAS LUMINOSAS’. Es mi opinión y la de otros que en la mayoría de los casos en que se les ha representado cono con una “luminosidad”, que esto es atribuido a un uniforme de algún tipo.
Estos ángeles también tenían la capacidad de ocultarse a sí mismos del hombre o de hacerse invisibles… AUNQUE… los animales podían y también sus naves y dominios. Usted podrá encontrar evidencia de esto en

  • El Libro de los Números 22:23-31… : Ahora el asno vio al Ángel del Señor parado en el camino con su espada desenvainada en su mano y el asno se apartó fuera del camino y se fue al campo. Así, Balaam, no siendo capaz de ver al ángel, golpeó al asno a dar la espalda a la carretera.”
  • Siguiendo en el Libro de los Números, se lee…”Entonces el Señor abrió los ojos de Balaam, y él vio al Ángel del Señor parado en el camino con su espada desenvainada en su mano y agachó la cabeza cayendo de bruces.”
  • De nuevo, esto se evidencia en Reyes 6:17, donde leemos la petición de Eliseo a que se abrieran los ojos del hombre y se le concedió, y vio cosas que antes no podía.
  • “Y Eliseo oró, y dijo:” Señor, te ruego, abre sus ojos para que el pueda ver.”Entonces El Señor abrió los ojos del joven, y él vio. Y he aquí, la montaña estaba llena de caballos y carrozas de fuego alrededor de Eliseo”.

Los ángeles no mueren… por lo tanto, son inmortales.
Estos “caídos” (aquellos que bajaron del cielo o de los cielos) fueron atados a este plano de la Tierra en un lugar llamado «infierno». Ja ja… Infierno… ¡Otra pista importante para nosotros! Pero ¿dónde ‘exactamente’ es el infierno?
Si estuvieran atados a la Tierra, tendría sentido que está en algún lugar de este plano de la tierra… aunque, como Shambala, velada a la visión humana.
Ahora sabemos que los ángeles caminaron con el hombre en la antigüedad. Y sabemos que ha enseñado al hombre las artes, matemáticas, astrología, ganadería, medicina, las habilidades de trabajar los metales, etc. Y sabemos que el perdido Continente de La Atlántida recibió su conocimiento del hundido Continente de La Lemuria (MU).
Por lo tanto, los ángeles deben de haber ocupado MU y debieron haberse apareado con las mujeres de la Tierra.
He encontrado una conexión de Mu con la gente azul a través de las obras de Mark S. Miller, un estudioso de antropología durante más de 30 años. El tropezó con referencia a una “antigua’ raza de humanoides que eran «AZULES». Él descubrió que además de las cuatro razas conocidas de la humanidad, había una quinta raza que habitaba en un continente “desconocido” en el medio del océano entre Asia y Europa.
Esto, según todos los antiguos mapas ‘tenía que haber sido MU’! Esta raza… la más antigua de todas… fue llamada los MOOVIANS AZULES!
Eran muy altos, muy delgados, y tenían cabezas muy grandes. Tenían toda clase de poderes MENTALES: la teleportación, telekinesis, PES (percepción extra-sensorial). Estos mismos atributos pueden encontrarse cuando uno lee acerca de los Ang(ELeS) de la Biblia.
Según algunos textos antiguos, un día, por razones conocidas sólo a ellos, transportaron a los seres humanos de la tierra que tenían, por medio de sus poderes de proyección astral, ubicándolos en un planeta más adecuado a sus necesidades en un sistema solar o galaxia distante y partieron de la Tierra. Miller cree que todos y cada uno desaparecieron de la faz de la tierra, teleportándose a sí mismos hacia este lejano planeta.
A mi juicio, que estaban aquellos que habían caído a las bajas vibraciones de la tierra y no pudieron dejar este plano… quedando así atados a esta tierra. Uno de esos lugares, ellos llamaban INFIERNO. Esto supuestamente ocurrió aproximadamente unos 60.000 años antes de Cristo.
En mi investigación, estoy siempre atento a las palabras ‘raíces’ como claves para el conocimiento perdido. Y en la raíz de “nor” he encontrado el eslabón perdido para los (Moo)vianos azules y los últimos y mas tardíos (Nor)dicos en un mito poco conocido ( Nor)uego sobre una isla rara vez vista, la cual los lugareños llaman “Formørk Øy ” (o “Isla Nube”). Supuestamente está ubicada a más o menos 400 millas de las costas de (Mo) skenesøya hacia el este desde la punta del INFIERNO. (Eso es ~ Infierno.) Se le llama Isla Nube, porque cuando ES VISTA, está perpetuamente envuelta en una capa de nubes. (¿Cuántos de nosotros investigadores hemos oído historias de OVNIs escondiéndose en una nube!). Este lugar, de nuevo, así como las leyendas de Shambala, tiene la capacidad de velarse a sí mismo de los ojos de los seres humanos. No ostenta ningún lugar en ningún mapa porque la distancia es realmente desconocida, la isla no puede ser vista desde arriba, a pesar de numerosos intentos, y nadie puede probar que han puesto sus pies en sus costas, si es que las tiene. Sólo se observan rocas traicioneras, y ninguno la ha logrado alcanzar o incluso haber podido bordearla. La razón principal de que no está incluida en los mapas son las muchas supersticiones relacionadas con la isla y sus habitantes.
Muchos cuentos son relatados en los pueblos pequeños, de viajes de pesca en las inmediaciones de la misteriosa isla; de que han sido vistos extraños, buques oscuros en sus aguas, con tripulaciones de personas muy altas en trajes igualmente misteriosos (Prendas que BRILLAN… con referencia a la descripción anterior de las prendas de los Ángeles en le Tumba de Jesús en Lucas 24:4) Estos miembros de la tripulación han sido reportados de tener un leve tinte azul en sus pieles. La gente de la zona les han dado ahora el nombre de Delvar Nar.
Cualquier intento de acercarse a la isla se ve frustrado por el océano mismo, nunca permitiendo que los barcos se acerquen a menos de 100 o más kilómetros. Ningún tipo de estructuras han sido observadas, no hay indicios empíricos de viviendas, a excepción de esas naves oscuras. Incluso a través de binoculares, las naves mismas están casi siempre fuera de foco, envueltas en niebla y vapores del mar.
Los pescadores de las aldeas creen que estas personas son humanoides sobrenaturales de tonos color azul (¿ANG [eles]?) Y se mantienen alejados de la isla, a pesar de las excelentes condiciones de pesca.
Al parecer, pudieran venir en diferentes alturas, como la gente de hoy en día, como se jactó una vez el explorador Jacques Cousteau, de haber estado en contacto con gente similar. Su gente azul eran más pequeñas en estatura, aproximadamente la altura de un humano promedio. Sin embargo… estas personas pudieran haber sido los descendentes de los Moovianos Azules, como lo voy a expresar más adelante en este artículo..
Se encontraron documentos en una caja perteneciente a un Norseman (¿vikingo?), que contó una historia acerca de un buque pesquero que se perdió en una feroz tormenta hace muchas décadas. De la tripulación de treinta hombres, sólo dos sobrevivieron. Después de ser encontrados por algunos lugareños, varios días después, les contaron una increíble historia de haber estado en el mar con hombres altos, musculosos y azules oscuros, quienes los arrancaron de las congeladas aguas y los llevaron a bordo de su buque hecho de madera negra, que ninguno de ellos había visto antes. Sus rescatadores usaban abrigos largos con cuellos altos, hechos de un material que tampoco habían visto nunca, que parecía BRILLAR negro y azul a medida que se movían en el viento:

  • Los hombres eran calvos, pero tenían pelo negro y brillante de la base del cráneo y se desplegaba un poco hacia el exterior. Algunos llevaban una banda metálica negra alrededor de sus frentes con marcas desconocidas grabadas en ellas, otros tenían sombreros con alas superiores redondeadas y anchas, y todos llevaban cinturones con objetos extraños adheridos.
  • Sus ojos eran oscuros como la noche bajo arcos bajos y una media simulación de ceja. Nunca se les habló directamente al principio, pero podían oír murmullos en una lengua con la cual no estaban en absoluto familiarizados, cuando conversaban entre sí.
  • Fueron puestos en una pequeña habitación de madera debajo de la cubierta con poca luz emanando de lámparas invisibles. La habitación en sí no tenía nada, solamente cojines sobre una alfombra oscura, profusamente decorados con diseños de plata, de nuevo, como nada de lo que hubieran visto antes.
  • En silencio les daban agua fresca, mantas gruesas, y un plato de carnes y frutas. Después de algunas horas, las puertas de la escotilla fueron abiertas y entró la luz del sol. Fueron cuidadosamente tomados por el brazo y abrieron el buque y fueron llevados hacia un bote más pequeño del mismo diseño.
  • Este buque en sí parecía estar encallado entre dos acantilados en una estrecha bahía que disminuía hacia la distancia y parecía no tener fin. Un hombre levantó la vista hacia los acantilados, y juró que vio ventanas y puertas con luz saliendo de ellas, pero que no podían ser accesibles desde la misma bahía, estando cientos de pies por encima de su posición.
  • Un Delvar Nar finalmente les habló diciendo, en perfecto Norska, “los llevaremos a casa ahora”.
    Fue entonces cuando los hombres notaron que su piel era bastante parecida en color a su lago abrigo, cambiando sutilmente el tono de azul más oscuro a tonos ligeramente más claros, como ondas a través de un estanque. Pensaron que podría ser un reflejo del mar, pero su posición en el barco traicionó ese pensamiento, ya que el borde de la embarcación estaba a unos pocos pies de distancia.
    La voz era baja y melódica, e hizo que los dos se sintieran más soñolientos al sentir una cálida bruma rodeándolos, envolviéndolos, hasta que se encontraron a sí mismos en e bosque a unas pocas millas de su aldea.
    Desde ese día, los aldeanos juraron dejar la isla en paz y nunca hablar de ello con forasteros.

¿PODRÍAN SER ESTAS LAS TIERRAS DEL ‘INFIERNO’?
De los libros de los israelitas tenemos nuestras leyendas de los Ang (eles), pero hay otros libros antiguos que describen tales seres espirituales.
Y se les representa con un tinte azul en su piel. Como en el Bhagavad-gita, la evidencia, nuevamente, apoya una leyenda muy antigua de una raza de piel azul a través de las historias del Señor Krishna.
En lugar de ser un Ang(el), Krishna fue descrito como un ‘Avatar’, dios o semi-dios.
Según el Bhagavad-gita fue un maestro enseñando el funcionamiento de la creación, haciendo entender sobre un alma auto-realizada (verdadera). Él enseñó a la gente la ciencia del yoga en todas sus formas – el camino del trabajo, el camino del conocimiento, el camino de la mística, el camino de la devoción.
Pero para nosotros es suficiente darnos cuenta de que siempre estaba representado con ‘piel azul’.
Shiva es también de un “azul oscuro”
David DeGraff nos trae a otro interesante ángel para mi investigación de esta Raza Azul.

Estos son los Ainu, que fueron un pueblo nativo viviendo en Japón, cuyo tono de piel es a menudo descrito como azul (click en imagen arriba).
LOS FUGGETS AZULES DE KENTUCKY. La medicina moderna quisiera escribir esto como una «enfermedad» de algún tipo. El Instituto Smithsoniano incluso trató de hacerlo pasar como si fuera suciedad… PERO… Creo que esta raza de personas existía y que su existencia aparecía de vez en cuando a través de un gen recesivo.
Prueba de ello puede encontrarse en el linaje de las familias Fugate azules de Kentucky. Especiales agradecimiento a Glenn Rabenold por dirigirme en la dirección correcta en mi búsqueda del misterioso pueblo azul de las leyendas Cherokee.
Adaptado de un artículo en la revista Science 82
Noviembre 1982 por Cathy Trost
Todo comenzó hace más de 6 generaciones después de un huérfano francés, llamado Martin Fugate
(haga click a la imagen izquierda)
demandara una concesión de tierras en 1820 y se asentaron en las orillas del este de Troublesome Creek, en Kentucky, con su pelirroja novia estadounidense, la antigua Elizabeth Smith, cuya la piel era tan pálida como el laurel de la montaña, que florece cada primavera en torno a los huecos del arroyo.
Los Fugates tuvieron siete hijos, se reportó que cuatro eran de color azul. El clan se mantenía multiplicando. Fugates se casaron con otros Fugates. A veces se casaban primos hermanos. Y se casaban con la gente que vivía más cerca de ellos, los Combses, Smiths, Ritchies, y Stacys. Todos vivían en aislamiento del mundo, agrupados en cabañas de madera arriba y abajo de los huecos, y por lo tanto era natural que un muchacho se casara con la chica de al lado, incluso aunque tuviera el mismo apellido.
“Cuando se establecieron este país en aquel entonces, no había carreteras. Era difícil salir, así que se casaron entre sí”, dice Dennis Stacy que cuenta con sangre Fugate en sus propias venas.
Martin y Elizabeth Fugate y sus niños azules se multiplicaron en este tanque natural de aislamiento. El matrimonio de uno de sus muchachos azules, Zacarías, con la hermana de su madre desencadenó la línea de sucesión que se traduciría en el nacimiento, más de 100 años después, de Benjy Stacy. Cuando Benjy nació con piel de color morado, sus familiares le contaron a los perplejos médicos acerca de su bisabuela, Luna Fugate.
Un pariente la describió como “toda azul” y otro llama a Luna “la mujer más azul que he visto nunca”. El padre de Luna, Levy Fugate, fue uno de los hijos de Zacarías Fugate. Levy se casó con una chica Ritchie y compró 200 acres de tierra rodante a lo largo de Ball Creek.
La pareja tuvo 8 hijos, incluida Luna. Un tipo con el nombre de Juan Stacy vio a Luna en los servicios dominicales de la antigua iglesia Bautista Regular antes del cambio de siglo. Stacy la cortejó, se casó con ella, y se mudó de Troublesome Creek para ganarse la vida con la madera en la tierra de su padre. John Stacy aún vive en Lick Branch de Ball Creek.
Stacy recuerda que su suegro, Levy Fugate, era, “parte de la familia que mostraba azul. Todos aquellos antiguos taladores en aquel entonces eran azules. Uno de ellos em – recuerdo haberlo visto cuando era un niño – Blue Anze, le llamaban. La mayoría de ellos, personas de edad, que conocemos por ese nombre – los Fugates azules. Corrió en esa generación que vivió arriba y abajo de Ball Creek “.
“Se veían como cualquier otra persona, excepto que tenían el color azul,” dijo Stacy.
“Los Fugates más azules que he visto alguna vez fueron Luna y sus familiares”, dijo Carrie Lee Kilburn, una enfermera en el centro médico rural llamado Homeplace Center. “Luna era azulada por todas partes. Sus labios eran tan oscuros como un moretón. Ella era la mujer más azul que he visto alguna vez.”
Luna Stacy poseía el buen estado de salud, muy común de la gente azul, dando a luz por lo menos a 13 niños antes de morir, a los 84 años. La clínica rara vez la vio y nunca por algo serio.
Benjy Stacy nació en un hospital moderno, cerca de Hazard, Kentucky, no muy lejos de Troublesome Creek. El heredó la delgadez de su padre y el pelo rojo de su madre, pero lo que obtuvo de su tatarabuelo fue la piel azul oscura! Los médicos estaban asombrados, no así los padres, pero el muchacho fue llevado corriendo a una clínica médica en Lexington (Universidad de la Universidad de Medicina de Kentucky). Dos días de pruebas no mostraron ningún motivo para la piel azul de Benjy.
La abuela de Benjy, Stacy, le preguntó a los médicos si habían oído hablar de los Fugates azules de Troublesome Creek. Puestos en esa pista, llegaron a la conclusión de que Benjy había heredado esa condición. Benjy perdió su tinte azul en el lapso de un par de semanas y ahora es un niño de lo más normal de 7 años de edad, como se pueden imaginar. Sus labios y uñas todavía se vuelven de un color azul violáceo cuando hace frío o se enoja, y ese rasgo fue explotado por los estudiantes de medicina en el pasado, cuando Benjy era un niño. Creo que esta familia es portadora del gen recesivo de una antigua raza que creíamos, había dejado nuestro plano tierra miles de años atrás.

Hace varios años, me tropecé con un informe realizado por los británicos sobre los indios nativos americanos. Según el informe, los Cherokee hablaban de estas personas de piel azul que vivían en la tierra antes de los Cherokee. Fue reportado que los Cherokee acabaron con ellos.
Cabeza Olmeca
…¿Podría haber sido una piel azul? ¿En lugar de negro como pensamos???

A través de una entrevista que me hizo Blue Otter, un indio Cherokee y autor de Guardianes de la Profecía, me enteré que estas personas de piel azul no fueron eliminadas, sino que vivían en las cuevas debajo de la superficie de la tierra. Me dijo que las cuentas Cherokee dicen que cuando vinieron a esta tierra, se encontraron muchos jardines, pero no a las personas que habían tendido esos jardines. Más tarde se descubrió que estas personas de los jardines vivían bajo tierra y sólo salían de noche para cuidar de los jardines.
La comida era cosechada y luego devuelta a los hogares subterráneos que tenían allí. Estas personas tenían la piel azul, ojos grandes. Los rayos de sol eran demasiado abrasivos para ellos en la superficie, por lo que prefirieron vivir bajo la superficie, lejos de los fuertes rayos del sol y sólo salían en la noche, utilizando la luz de la luna. Los Cherokee los llamaban «el pueblo de la luna”.
Aunque se supone que esta raza de personas de piel azul fueron eliminadas por el Cherokee, hemos descubierto recientemente que esto no puede ser cierto. Varios hombres estaban explorando algunas cuevas profundas en Arkansas. Después de bajar muy profundo, alguien o algo comenzó a lanzar piedras contra ellos, al parecer, tratando de disuadirlos de avanzar más profundo en la cueva.
Los hombres ahuyentaron a quienquiera que fuese que lanzaba las piedras y continuaron bajando más profundo. Después de aproximadamente 1 milla abajo en la cueva se encontraron con algún tipo de tubos de plástico transparentes.
En este punto, ya no podían ir más lejos. Pero pudieron ver una ciudad al otro lado y vieron a varias personas de piel azul.
TUAREG… BEREBERES DEL SAHARA. “Los Bereberes del Sáhara, que suman cerca de los 2 millones de personas. Ellos han preservado su antiguo alfabeto, que está relacionado con aquel utilizado por los antiguos libios.
Los Tuaregs tradicionalmente han mantenido un sistema feudal, que consiste en un pequeño número de familias de la nobleza, una gran mayoría de vasallos, y una clase inferior de siervos negros que no son Tuareg, quienes realizan las tareas agrícolas.
Las clases altas, organizados en tribus, las caravanas escoltadas y hasta sometidos por Francia, eran temidos como invasores.
Los ferozmente independientes Tuareg resienten la hegemonía europea en África, y se resistieron durante mucho tiempo a la conquista..
Los Hombres Tuareg portan velo, mientras que las mujeres van sin velos. Las mujeres gozan de respeto y libertad, y la ascendencia y la herencia es a través de la línea femenina. Aunque nominalmente musulmanes, las personas aún conservan muchos ritos y costumbres pre-islámicos.
La forma tradicional de vida de los Tuaregs (por ejemplo, atacando las tribus vecinas, liderando caravanas, exigiendo impuestos de viajeros de trans-Sahara) ha cambiado”.
Según algunas oscuras referencias a los Tuareg en los manuscritos de Tzaadi Suvau, de donde surge esta leyenda, (así como las historias que contó Bestefar), existe un vínculo entre estas personas y los Delvar Nar. A menudo se refieren a ellos como “los hombres azules del desierto.” Suvau no proporciona más detalles que no sean la palabra de los Tuareg, al menos, hasta ahora no han sido encontrados. Mucho más que revisar.
De todos modos, me parece fascinante que estos musulmanes en particular, operan más bien al reverso de los musulmanes tradicionales, una base matriarcal que también podría vincularlos de nuevo a los Lemurianos.

LA PROFECÍA DE LA NACIÓN ANISHNABE DE LA GENTE AZUL. “Según la profecía, hay cuatro grupos de personas:

  • los rojos
  • los amarillos
  • los negros
  • los blancos

Courchene dice que a partir de esta juventud de hoy, un nuevo grupo de personas va a nacer – la gente azul, que será tolerante unos con otros, y traerán armonía espiritual y lo sagrado de nuevo a la tierra. Esto preparará el camino para un renacimiento de la Madre Tierra”.

Como estudiante de antropología hace unos 30 años, me tropecé con una referencia a una raza antigua de humanoides que eran azules.
Una vez que, además de las cuatro razas conocidas de la humanidad, hubo una quinta raza que habitó en un continente desconocido, en medio del océano entre Asia y Europa (es decir, América del Norte).
Esta raza, la más antigua de todas, se llamó los Moovianos Azules. Eran muy altos, de unos siete pies, y muy delgados, y tenían cabezas muy grandes. Tenían toda clase de poderes mentales: la teleportación, telekinesis, PES.
Un día, en respuesta a un estímulo que sólo ellos conocen, le transmitieron a los seres humanos ordinarios que tenían, a través de sus poderes de proyección astral, ubicado un planeta más adecuado a sus necesidades, en un distante sistema solar o galaxia, y todos a la vez, todos y cada uno de ellos desapareció de la faz de la tierra y se teletransportó para allá, para nunca más ser vistos o escuchados de nuevo. Esto supuestamente ocurrió cerca de 60.000 a.C.

Los Pictos fueron una raza temprana de escoceses que luchaban desnudos y se pintaban de azul con hierbas azules (woad). Eran conocidos como el pueblo azul.

Usted se oldivó por completo de los Ainu, un pueblo indígena viviendo en Japón, cuyo tono de piel es a menudo descrito como azul.

En gaélico irlandés-escocés (o Gaélico), las personas de ascendencia africana eran históricamente conocidas como los fir gorum, u hombres azules. La gente de esta raza fueron descritos como “azules” y no como “negros”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: