EL GRIAL.


LA DINASTÍA DEL GRIAL. En el 1099, los cristianos consiguen tomar Jerusalén después de combatir en la Primera Cruzada. «Un cónclave anónimo de clérigos y líderes seglares», dentro de los cuales, el más importante es «cierto obispo de Calabría», elige a Godofredo de Bouillon como rey de la ciudad 3 veces santa por ser venerada por los judíos, los cristianos y los árabes; él no acepta tal título y se auto define como «Defensor del Santo Sepulcro». Cuando muere Godofredo, su hermano Balduino y no otro noble es nombrado primer rey de Jerusalén, como heredero de una «tradición real fundada sobre la roca de Sion», lo que iguala su dinastía a cualquier otra de las que gobiernan en Europa, que pretenden descender del rey David. Y de hecho le sucederá su primo Balduino II.
Balduino «debe su trono» a una Orden de Sión fundada por Godofredo e instalada por éste en una abadía edificada sobre las ruinas de una basílica bizantina llamada «la Madre de todas las Iglesias», en la colina de Sion, situada al sur de Jerusalén. Dicha Orden fue fundada por ciertos monjes procedentes de Calabria, que en 1070 se instalaron en los dominios de la familia Bouillon, en el ducado de Lorena, siendo protegidos por la tía de Godofredo, quien construyó para ellos una abadía en Orval cargada de simbolismo hermético y muy ligada a la tradición del Grial y de ella emanan las famosas profecías de Orval y de Premol, que allí pasa un mes Nostradamus durante el cual fue mostrado un libro arcano muy antiguo en el que luego basaría su obra profética y que en ella muere acompañado por su amigo San Bernardo el monje irlandés San Malaquías, autor de la famosa profecía de los Papas. Dicha abadía está próxima al lugar donde cinco siglos antes fue asesinado Dagoberto II, el último rey merovingio de Francia: Stenay, localidad heredada por Godofredo y que éste vende a un obispo para conseguir un ejército de 80.000 hombres con el cual conquistar Jerusalén. Obedece así a la llamada de su preceptor. El monje Pedro el Ermitaño es uno de los principales instigadores de las cruzadas. En ella participan otros tres ejércitos comandados por tres influyentes nobles; cualquiera de los cuatro puede ser elegido para gobernar la Ciudad Santa, pero sólo Godofredo vende todas sus propiedades, dejando claro que en Jerusalén acabará sus días. Probablemente allí se dirigen también los monjes calabreses cuando abandonan misteriosamente Orval, que se convertirá en uno de los feudos de San Bernardo.
El Priorato de Sión. El Priorato de Sión se proponía como doble objetivo propagar el Cristianismo esotérico de San Juan y defender la cripto-dinastía merovingia. La Orden del Temple creada en 1118, era su brazo secular, al que proporcionaba sus Grandes Maestros oficiales y sus Grandes Maestres secretos. El Priorato de Sión en cuanto a su comportamiento y concepción, obedeció un calendario cuidadosamente preciso y planificado desde hacía largo tiempo. Creó a Los Templarios luego del cisma con la Orden del Temple en Tierra Santa en 1188 entre otras cosas, para ser los guardianes y custodios declarados del Cáliz y la familia de la Cruz o sea la ascendencia Merovingia, secreto enigmático iniciado tempranamente en la época romana en Rennés-le -Château, de importancia capital con pruebas irrefutables, lo que los hace sumamente especiales porque reviste su misión de un halo de atrayente misticismo, de acuerdo con los textos hebreos estudiados por el conde de Champagne y el Abad de los Cistercienses por allá en 1115 y 1118. El Priorato de Sion sostiene que la Orden de Sion original fue creada con el propósito de instaurar como rey legítimo de Jerusalén a un descendiente de los merovingios. Estos monarcas -los primeros de Europa que se convirtieron al catolicismo- descendían de Jesús y por tanto de la casa real de David. Dicha Orden «obliga» a Balduino a negociar la constitución de la Orden del Temple en 1118, que actuará como su brazo armado y el segundo de cuyos 9 fundadores es tío de San Bernardo, fundador del Cister que redacta la regla de los templarios y se encarga de sus relaciones públicas. En las siguientes 2 décadas templarios y cistercienses consiguen grandes sumas de dinero y extensiones de terreno.
Fundada al calor de la I Cruzada, la orden del Temple fue el primer intento de establecer una entidad que incorporara tanto el factor monástico con el militar en su vocación espiritual. De ahí que recibiera el apoyo entusiasta de san Bernardo y que no pocos reyes incluidos monarcas de los reinos españoles la miraran con agrado y la favorecieran. Los templarios se convirtieron en un ejército eficacísimo en la lucha contra el Islam al igual que sucedería poco después con los Hospitalarios. Sin embargo, a diferencia de éstos que se ocupaban de enfermos, necesitados y heridos, no contaron con ningún énfasis en cuestiones relativas al ejercicio de la caridad y se entregaron a funciones de carácter bancario que casaban mal con su vocación de monjes soldados. Algunos de los caballeros templarios no tardaron en sentirse atraídos por corrientes gnósticas orientales manteniendo unas relaciones sospechosamente cordiales con grupos como la secta musulmana de los hashishim. En qué medida esta suma de elementos inficionó a la orden es difícil de establecer.
Balduino II, regente de Jerusalén, escribió al entonces Abad de Claraval, Bernardo, para que favoreciese al primer Maestre de la Orden ante la Iglesia.
San Bernardo de Claraval, uno de los iniciadores de la Orden monacal del Císter en Francia, era a sus veinticinco años una personalidad espiritualmente arrolladora, activísimo trabajador, que funda numerosos monasterios, escribe a reyes, papas, obispos y monjes, redacta tratados de teología, está siempre en oración y batallando a los enemigos de la fe romana. Tenía además, 2 parientes próximos entre los nueve fundadores del Temple (Hugo de Payns y Andrés de Montbard, que era su tío), por lo que parece probable que tuviese ya noticias de la fundación de la nueva agrupación de monjes-soldados. Así pues, como esta nueva Orden colmaba su propia idea de sacralización de la milicia, recibió con todo entusiasmo la carta del rey Balduino y se convirtió en el principal valedor del Temple. Por el momento, los Templarios habían recibido de los canónigos del Santo Sepulcro la misma Regla de San Agustín que ellos profesaban, pero el abad de Claraval deseaba algo más próximo y original para sus nuevos protegidos. Lo primero que hizo fue gestionar a favor de su pariente Hugo de Payns y los cuatro templarios que le acompañaban, una acogida positiva y cordial por parte del Papa Honorio II, a quien los fundadores del Temple estaban a punto de visitar en Roma. De acuerdo con la propuesta de Bernardo, en la primavera de 1228, se celebró un concilio extraordinario en Troyes, con nutrida asistencia de prelados franceses y de territorios próximos: dos arzobispos, diez obispos, siete abades, dos escolásticos e infinidad de otros personajes eclesiásticos, todo ello bajo la presidencia de un legado papal, el cardenal Mateo de Albano. El hábil abad Bernardo, que de una manera u otra estaba vinculado a la mayoría de los asistentes, expuso los principios y primeros servicios de la Orden y luego supo responder con prontitud a todas las preguntas que le fueron formuladas. Asiste al Concilio de Troyes para organizar la Orden de los Templarios y dictar su regla; interviene en el cisma levantado por Anacleto II contra Inocencio II, logrando con una actividad rápida y eficaz que todos los reyes y príncipes europeos reconozcan a este último como Papa legítimo y que el antipapa llegue a humillarse postrándose a los pies del verdadero sucesor de Pedro. El Concilio de Troyes, tras varias semanas de interrogatorios y deliberaciones, aprobó a la Orden del Temple con entusiasmo, como una especie de institucionalización de la Cruzada. De esta manera quedó establecida “oficialmente” la Orden del Temple. El concilio pidió a los nobles y a los príncipes que ayudasen a la nueva fundación y encargó a Bernardo de Claraval que redactase una Regla original para los Templarios. La decisión de San Bernardo fue la de adaptar al Temple la dura Regla del Cister, con arreglo a la cual la Orden militar organizó su vida monacal. Los Templarios, en cuanto monjes en sentido pleno, debían pronunciar los votos de pobreza, castidad y obediencia, más un cuarto voto de contribuir a la conquista y conservación de Tierra Santa, para lo cual, si fuera necesario, darían gustosos la vida. Se dedicó a predicar la segunda cruzada que ha de liberar Los Santos Lugares, ya viejo y enfermo. En Vezelay -era el año 1146-, convence a los reyes de Francia y a un gran número de caballeros. Después recorre gran parte de Francia y Alemania, consiguiendo reunir un gran ejército de cruzados de todas las naciones europeas. Desengañado por el escaso fruto obtenido por la cruzada, debido en gran parte a las múltiples intrigas de los mismos príncipes cristianos, decide finalmente volver al retiro de Claraval, al claustro donde se ha formado para la lucha y donde ha de rendir cuenta de sus actos a Dios, en la primavera del año 1153.
LOS TEMPLARIOS EL SANTO GRIAL Y EL ISLAM. Von Eschenbach exalta la tolerancia entre los caballeros templarios y el Islam y parece introducir elementos gnósticos en la leyenda. Describe a los caballeros templarios del Grial como a los que habitan junto a la venerable Piedra sagrada que encierra la Cúpula de la Roca en el cuartel general del Temple en Jerusalén, que algunos historiadores insisten en relacionarla con el mismo Grial es decir que los Templarios poseerían la sagrada reliquia que sería un vaso labrado en una piedra semipreciosa. Claro que esto no es todo. Hay otra interesante teoría que defiende que dice de Jesús histórico muy diferente del Jesús divinizado de los evangelios. Porque los Evangelios se escribieron mucho después de morir Jesús siendo obras de tercera y hasta cuarta mano tremendamente censuradas. No obstante, a través de los escritos del Nuevo Testamento es posible seguir la pista de los hechos más importantes. La Orden del Temple por contacto con sectas petristas judías se habría vuelto continuadora del petrismo, pues sabía que ésta era la verdadera Iglesia de Jesús. Pedro era Simón Cefas: kêpha significa roca o aguja de piedra, con lo que tenemos otra posible relación entre Piedra y Grial. El mencionado desprecio del Temple por la cruz representa la negación del Cristo oficial de la Iglesia Católica, porque de ser cierto que Jesús tuvo hijos, la palabra grial podría provenir según esta hipótesis del vocablo Sang rial, es decir “sangre real”. El Santo Grial sería el portador de la sangre de Cristo en el sentido de su descendencia: Los Templarios, entonces, desarrollando una estrategia a largo plazo, habrían buscado a los herederos del Rey de Israel con el objetivo de implantar la paz universal bajo la égida de la dinastía davídica para la dominación del mundo, aspirando a la abolición total de las guerras, las desigualdades y a la extirpación del odio predicado por las religiones, pretendiendo instaurar la sinarquía, el reino de la razón, de la caridad y del amor. En definitiva, el Reino de Dios de las profecías bíblicas. La leyenda sobre un tesoro, corresponde a otra de las historias sobre el Santo Grial, esta vez relacionada con los caballeros Templarios que tuvieron siempre un enclave en la zona en el cual estuvieron realizando excavaciones y estaba siempre tan custodiado que era imposible que cualquier extraño a la orden pudiese acercarse. Bastante comentado el hecho de que el Rey Balduino, a poco de llegar los 9 caballeros, ofreciera como alojamiento y les dejara como únicos ocupantes, las ruinas del Templo donde asentaba la mezquita de Al-Aqsa. Uno de los supuestos más firmes es que la misión secreta impuesta por San Bernardo era la búsqueda del Arca de la Alianza y las Tablas de la Ley, que suponía enterradas en el Templo. Por otra parte el Santo Grial ha sido considerado siempre como la copa del saber e ir a buscar las tablas de la Ley era precisamente, para los nueve enviados por San Bernardo, ir a la conquista del Grial (9 fueron también los que fundaron la Compañía de Jesús, en 1537 junto a San Ignacio de Loyola). El mito inmemorial de la búsqueda del Grial podría ser en esencia la búsqueda en uno mismo, del tesoro oculto desde que no utilizamos más que una pequeña parte (10%) de nuestro cerebro. Una variante de esta hipótesis sería la eterna indagación interior del Principio Vital, del Espíritu Santo o de la Gracia de Dios, según se lo llame. Muy escasos individuos, la mayor parte ascetas y santos, han llegado a esta Visión y tan fuerte ha sido su catálisis que los ha transformado para siempre. En otros seres no preparados los ha llevado a perder lo poco que podían dominar: la razón. Encontramos cierto parecido con el concepto de Cábala que da Peredajordi: Es pues una teosofía en el sentido occidental de esa palabra, un conocimiento de lo divino, una búsqueda de la revelación de los misterios de la vida oculta de Dios y de las relaciones entre la vida divina y humana, revelación que conducirá a un conocimiento profundo de Dios mismo. Y respecto de lo ocurrido a quienes buscan la Cábala la encuentran y no está preparados: Según el Talmud (Chaguiga XIV-b), en el Siglo II cuatro grandes profesores se consagraron al estudio esotérico de la Toráh logrando entrar en el Paraíso o sea penetrando sus secretos. Se trataba de Rabí Akiba, Rabí Ben Soma, Rabí ben Assai y Rabí Acher. Uno de ellos vio y murió, otro vio y se volvió loco, otro vio y se hizo apóstata; sólo Rabí Akiba entró sano y salió sano. Dirigieron excavaciones en el interior del monte del Templo y una de las teorías dice que encontraron un tesoro que llevaron consigo de regreso a Francia para ocultarlo en la región de Rennés-le-Château y que tal tesoro era el verdadero y santísimo Grial. Estuvieron reconstruyendo en el pueblo francés unos túneles parecidos a los que habían encontrado en Jerusalén al objeto de depositar en ellos lo que habían encontrado en la ciudad santa. Sin embargo, la verdadera naturaleza del Grial es un tema tan misterioso como los orígenes mismos de la leyenda. Según documentos que se encuentran en la catedral de Chartrés, los Templarios encontraron algo que se mantuvo en secreto hasta que la orden desapareció: Una especie de copa sencilla de cobre algo tosca y poco elaborada que automáticamente la identificaron con el Grial cuya real existencia es dudosa pues esta catedral fue destruida en la II guerra Mundial y se reconstruyó sin encontrar ninguna reliquia, solo las imágenes y retablos de la misma.
Según Henri Martín, hubo también una Orden de Caballería oculta, La Masenia del Santo Graal cuyas huellas encontraba en una obra bastante posterior, el Titurel no en la isla de Bretaña, sino en Galia, en los confines de España, donde se conserva el Grial. Un héroe llamado Titurel funda un templo para depositar el santo Vaso en él y es el profeta Merlín quien dirige esta construcción misteriosa, pues fue iniciado por José de Arimatéa, en persona en el plano del Templo por excelencia, del Templo de Salomón. La Caballería del Graal se convierte aquí en La Masenia, esto es en una Francmasonería ascética cuyos miembros se llaman Templistas y aquí puede verse la intención de unir a un centro común, figurado por ese Templo ideal, la Orden de los Templarios y las numerosas cofradías de los constructores que entonces renuevan la arquitectura del medioevo.
Esto permite entrever mucho de lo que podría llamarse la historia subterránea de aquellos tiempos, mucho más complejos de lo que se cree. En los siglos 12,13, y 14 comienzan a ver la luz en Europa en número creciente los poemas que tienen como contenido las historias de los Caballeros de la Tabla Redonda del Rey Arturo, surgiendo de ellas la leyenda que se teje alrededor de la búsqueda del Santo Grial y destinos de su máximo representante, Perceval, cuya figura se completa con la de Gaván o Gauvain. Los autores más renombrados y espiritualmente más reconocidos son Josef de Borón, Chretien de Troyes y Wolfram von Eschenbach, sin perjuicio de muchos otros que en los últimos tiempos han sido redescubiertos y editados.
El Grial es la clave del misterio de la Caballería. Grial deriva de Cráter que podría haberse transformado en cratale. Cráter designa la boca de un volcán u una gran copa. Pero esta copa es asimismo un vaso de terracota en que se guardaba el fuego pagano sagrado de los templos que los egipcios llamaban Gardal. El fuego sagrado emblema del fuego eterno que perpetúa la vida en el Universo. La Caballería guarda el símbolo bajo la forma de una vela y sin sospecharlo del propio Vaso Sagrado. La lámpara que arde perpetuamente ante el Santo Sacramento en los santuarios católicos es un recuerdo del Gardal egipcio y no es ÚNICO… el catolicismo es la única religión que ha conservado en la liturgia la verdadera tradición de los mistagogos orientales. El Gardal, por contracción se transformó en Grial.

LA BÚSQUEDA DEL SANTO GRIAL. El Grial es una piedra preciosa traída a la Tierra por los ángeles y confiada su custodia a una fraternidad iniciática, conocida como los Custodios del Santo Grial o Custodios de la Piedra Iniciática. La piedra encierra una profunda significación mágica y sublime. Dicen las leyendas que sólo “el elegido” podrá descifrar desentrañar y revelar el misterio de la piedra. Esta es la piedra de tropiezo y roca de escándalo como otrora dijera el Hierofante Pedro o Patar. Es la piedra bendita que el patriarca Jacob, vivísima encarnación del ángel Israel, ungiera antaño con aceite sagrado. La pétrea iniciática de los colegios esotéricos, piedra filosofal de los viejos alquimistas medievales, la piedra cúbica de Jesod. Jesús el gran Kabir dijo: “La piedra (el sexo) que desecharon los edificadores (religiosos), ha venido a ser cabeza de ángulo”. La fraternidad iniciática que custodia la piedra o el Santo Grial según el V. M. Samael, es de caballeros que tienen un aspecto brillante y llevan relucientes trajes. Visten con túnicas y mantos blancos, semejantes a los templarios, pero en vez de la cruz roja tau de éstos, ostentan con todo derecho, una paloma en vuelo cernido en las armas y bordada en los mantos. Son varones de la luz, augustos caballeros de aspecto divinal, ínclitos varones, venerables señores, maestros de compasión, etc. Son “los verdaderos hijos de Dios” en el más bello sentido místico que Pertenecen a la Iglesia Triunfante. Existen ciertamente tres tipos de Iglesias. La Iglesia fracasada, formada por aquellos que aborrecen la piedra iniciática. La Iglesia militante, compuesta por aquellos que se rebelan contra el fuego luciférico seductor, como por ejemplo María Magdalena, Pablo de Tarso, Kundry, Anfortas, etc. Los gnósticos forman la iglesia militante, la que pelea heroicamente contra la gran serpiente guardadora del templo de la diosa Kali”. La Iglesia Triunfante, integrada por los hermanos que se han remontado por el áspero sendero de Salvación, “per aspera ad astra” como dice el lema latino. Representada brillantemente por los pocos caballeros del Grial que han resistido puros. Antiguas tradiciones esotéricas afirman que en el sol central sirio existe la Iglesia Trascendida, y dentro del templo de sirio pueden los Adeptos tener la dicha de encontrarse con los discípulos del Dios Sirio. Dichos discípulos usan en sus capuchones el Santo Grial.
El descubrimiento y revisión de los “Rollos del Mar Muerto”, que relatan una historia de la época de Cristo varía en muchas formas la narración del Nuevo Testamento y podría ser la clave para develar el misterio del Santo Grial porque ofrecen una visión muy real de la vida diaria de la secta de judíos místicos, ascetas y heréticos llamados Esenios, algunos concluyeron que Jesús tuvo relación directa con esta secta y es muy probable que por tradición judía, Jesús se haya visto obligado a casarse y tener hijos. Manuscritos descubiertos en Egipto refuerzan la teoría. “La compañera del Salvador es María Magdalena, a quién amo más que a todos los discípulos y le dio hijos. Si alguna vez se puede probar que María Magdalena le dio hijos a Jesús, las implicaciones serían inmensurablemente profundas.
El Tarot. Las historias del Santo Grial fueron un código usado para informar a la gente del mundo del medioevo que existía una Iglesia paralela dirigida por los descendientes de Jesucristo, obligada a hacerse tan clandestina por la fortaleza de la Iglesia y su papado, creados y basados en el principio de la sucesión apostólica de San Pedro y no estaba en el interés de los obispos que la gente supiera que existiera otra Iglesia o que existieran esos descendientes. Los historiadores del siglo I al IV registraron que la Iglesia Romana ordenó a sus generales buscar, perseguir y pasar por la espada a los herederos descendientes de Jesús e hizo todo lo posible por suprimir los materiales relativos al Grial. Por otra parte, la Iglesia paralela de los descendientes de Jesús se hizo tan clandestina que sus secretos se enviaban por símbolos gráficos y marcas que sólo eran conocidos por la gente que sabía. Un ejemplo sobresaliente dicen algunos, es el Tarot, un mazo de cartas misteriosas que apareció en el noroeste de Europa a principios del siglo XIV. En muchas de las cartas se observan alusiones al grial, y la carta de la muerte revela a un esqueleto cabalgando un asno salvaje sobre el Papa, el rey, los cardinales y un obispo. El Tarot fue alguna forma de catecismo gráfico para la herejía medieval del grial. Por esto aún hoy en día algunos piensan en las cartas como herramientas del diablo.
La copa de la cual bebió Jesucristo durante la última cena, una vasija mágica de la abundancia, una descendencia sagrada; el Santo Grial ha tomado muchas formas en diferentes tradiciones que en sí mismo, tenga la forma que tenga, no sea tan importante como el camino que se toma para descubrir su verdadera naturaleza. La clave de esta interpretación bien puede estar escondida en la propia palabra. El grial no se puede alcanzar, es un símbolo para un viaje gradual de mejoramiento personal hacia la inspiración y el poder espiritual. Es un emblema imperecedero de la perpetua creencia humana de que existe algo más grande que la humanidad misma.
El vaso sagrado que contiene el «brebaje de la inmortalidad», aparece en gran número de leyendas medievales relativas a la «Búsqueda del Grial», la Sabiduría perdida; la Mesa Redonda fue construida por el Rey Arturo, siguiendo los planes del encantador Merlín para recibir el Grial cuando uno de los 12 caballeros lo conquistara y llevara de Gran Bretaña a la Armórica. Su pérdida es la pérdida del Conocimiento «oculto», que se trata de volver a encontrar. En estas tradiciones y leyendas se nota un vínculo entre el esoterismo cristiano y la tradición céltica o druídica y parecen haber sido utilizadas por gran número de agrupaciones más o menos Iniciáticas y también por los albigenses o Cátaros…

DOCUMENTOS HISTÓRICOS SOBRE LA LEYENDA DEL GRIAL. Examinando las leyendas del Grial, se encuentran documentos históricos que confirman la historia del Cáliz en manos de José de Arimatéa.
El Nuevo Testamento: Los evangelistas Lucas, Marcos, Mateo y Juan; citan en los Evangelios a José de Arimatéa, narrando que tras la crucifixión y muerte de Jesús, éste obtuvo su cuerpo, lo envolvió en una túnica de lino y lo colocó en la tumba. Juan añade que Nicodemo le ayudó a enterrarlo. En cuanto a la vida de José de Arimatéa y de Nicodemo los Evangelios no hacen ninguna referencia. Tampoco sobre la copa de la Última Cena en manos de José de Arimatéa.
Evangelio de Nicodemo: Existe un documento muy antiguo llegado a nuestros días bajo el título de “Evangelio de Nicodemo” que consta de dos escritos independientes entre sí, mencionado en algunos manuscritos latinos posteriores al siglo X; a partir de escritores como Vicente de Beauvais y Jacobo de la Vorágine, cuando estas dos piezas literarias pasan a ser conocidas como “Evangelio de Nicodemo” que estuvo en boga en el siglo XII, fundamentalmente en Inglaterra y se cree que fue escrito por el propio Nicodemo, encontrándose actualmente en el Vaticano.

  • 1ª parte: “Acta Pilati”. (Actas de Pilato en griego). Narra el juicio ante Pilatos, en el que Nicodemo testificó en defensa de Jesús y hay múltiples referencias sobre José de Arimatéa; donde se cuenta que una vez que depositó el cuerpo de Jesús en la tumba, fue apresado y “el día de la Pascua” se le apareció el Cristo, que lo liberó y una vez libre viajó a enseñar la palabra de Dios. La única diferencia, entre este texto y las leyendas del Grial es el tiempo que estuvo preso en la cárcel. Robert de Borón habla de 42 años y este Evangelio menciona que estuvo poco tiempo y que El Evangelio de Nicodemo muestra a José de Arimatéa considerado como uno de los primeros líderes de la Primitiva Iglesia Cristiana. Pero no dice que fuera el máximo líder o dirigente, ni tampoco menciona para nada la Copa de la Última Cena.
  • 2ª parte: “Descensus Christi ad Inferos” (descenso del Cristo a los infiernos). Se denominó así ya que faltaba el título original. Consta de 11 capítulos, donde se corrobora la verdad sobre la resurrección de Jesús. También habla del descenso de Jesús a los Infiernos, hecho que queda de alguna forma reflejado en la primera epístola universal de San Pedro y en otros lugares del Nuevo Testamento. La composición de esta obra se cree que pudiera ser contemporánea al “Acta Pilati” y sólo se conserva una recesión griega, pero existen dos versiones latinas: una sigue de cerca el relato griego, mientras que la otra versión se aparta bastante de él. El capítulo octavo de esta obra es de gran importancia y se llama “Vindicta Salvatoris” (Venganza del Salvador), que se encuentra también en el Vaticano.

SEDE DEL GRIAL. Otra de las cuestiones que surgen es Dónde situar al Grial. Algunos autores hablan de la Isla de Merlín como sede del Grial, otros lo acercan al noroeste de Inglaterra, donde se sitúa la leyenda del Rey Arturo y los Caballeros de la Tabla Redonda, hay quien prefiere situarlo en Tierra Santa, o en España, e incluso en los Pirineos. La idea transmitida en los romances como sede del Grial es siempre un castillo bien fortificado “invisible e inaccesible” incapaz de ser conquistado, ni siquiera por los ejércitos más poderosos del mundo; o una isla y en ambos casos con una vía de acceso muy incómoda. Jamás se le sitúa en una iglesia o templo religioso, salvo en los últimos romances que aparecieron, donde hay una modificación, no se sabe si intencionada, en la que se halla sobre un altar o en una capilla. Wolfram Von Eschenbach, en su leyenda, dice que la sede del Grial se encuentra defendida por los caballeros templarios y que su dedicación llega al extremo de ser capaces de entregar hasta la última gota de sangre ante el invasor por su defensa: “Unos valientes caballeros moran en el castillo de Montsalvage, donde reside una tropa de altivos guerreros” que se sitúa en una montaña llamada Muntsalvach, Montsalvat o Montsalvage, que significa “monte de la salud o de la salvación” y otras leyendas, como en el ciclo de la Vulgata, hablan del emplazamiento del castillo cercano a “la antigua frontera”. Hay quien incluso identifica este castillo con Montsegur, el último reducto de los Cátaros.
El V.M. Samael Aun Weor en su libro “El Parsifal Develado” describe el lugar exacto donde se ubica el castillo de Montsalvat: “El terreno austero, indispensablemente rocoso, de acuerdo a las tradiciones Iniciáticas, resplandece en el centro con un espacio muy claro. Cualquier iluminado puede ver hacia la izquierda el doloroso camino que llega hasta el castillo del Santo Grial. En el fondo se inclina el terreno deliciosamente hacia un lado sagrado de la montaña… La piscina sagrada, el iniciático lago de la representación de los misterios, no podía faltar en esos dominios del Santo Grial”. Este castillo de Montsalvat se encuentra en España, en Montserrat Cataluña y en “estado de jinas”. A lo largo de los siglos muchos han sido los que en vano han intentado encontrar dicho lugar: “Muchas almas sufrientes quisieran ingresar en el Montsalvat trascendente, mas desgraciadamente esto es algo más que imposible debido al Velo de Isis o Velo Sexual Adámico”. Para avanzar hasta los dominios del Grial, es imprescindible ir protegido con las armas de Vulcano, combatir las bestias del Abismo, reduciendo a polvareda cósmica al monstruo de las mil caras, el famoso “Paparusha”, sólo de esta manera se puede reconquistar la inocencia de la mente y del corazón y penetrar en el Montsalvat trascendente.

LA SANGRE CONTENIDA EN EL RECIPIENTE. Desde tiempos inmemoriales hasta hoy, la sangre ha sido considerada un fluido muy especial. Costumbres religiosas y prácticas mágicas de todos los pueblos y de todas las épocas proporcionan numerosos ejemplos. Ha sido empleada para bendecir, para rubricar contratos, expiar culpas, etc. Subyace que personifica el principio de la vida. En el A. T. consta así: “Porque la vida de toda carne es su sangre” (Lev. 17, 11). “Guárdate sólo de comer la sangre, porque la sangre es la vida, y no debes comer la vida con la carne”. (Dt. 12, 23). En la Edad Media era muy común relacionar el concepto de la sangre con el Alma y es el motivo central de la leyenda del Grial, a través de la sangre del Cristo recogida en la Copa Sagrada. La sangre fluye donde existe vida, por eso la reliquia sagrada del Santo Grial, esta viva y presente, por lo que las leyendas y romances son de carácter vivo, no fantasioso ni inventado. La sangre jugó un papel muy importante dentro de los alquimistas, que decían: “El alma es un espíritu de vida y vive en la sangre”. El texto alquímico llamado “Aurora Consurgens” que se cree data del siglo XIII expresa que el Espíritu Santo produce un triple bautismo: En el agua, en la sangre y en el fuego. Sobre el bautismo de sangre dice: “Cuando el Espíritu Santo bautiza en sangre, entonces alimenta tal como se ordena: el agua de la sabiduría salvadora me ha bebido y su sangre es la verdadera bebida, puesto que el lugar del alma se halla en la sangre; pero la propia alma permaneció en el agua, que es parecida a ella en el calor, la humedad y en que constituye toda la vida”. El verdadero momento de salvación del género humano está representado no sólo por la muerte de Jesús en la cruz, sino por la “sangre derramada” que fluye tras su muerte. Por eso la Lanza sangrante de Longinus, que hirió el costado de Cristo y el cáliz donde recogió su sangre José de Arimatéa, constituyen los 2 emblemas fundamentales donde radica la redención del hombre. Cristo resucitó y ascendió con su cuerpo a los Cielos, pero nos dejó huella de su vida corporal: La sangre que quedó en la Lanza y en el Grial. El vino vertido en el Cáliz mediante la Transubstanciación se transforma real y esencialmente en la sangre derramada para la Salvación. Por ello la sangre eucarística representa el cuerpo de Cristo y de igual manera el Santo Grial contiene dicho cuerpo de Cristo.
En los ritos funerarios egipcios, se guardaban las partes fácilmente corruptibles del rey muerto en vasos o canopes. Las leyendas al hablar de la sangre usan las expresiones “sangre real” o “sangre regia”. La sangre es el sacramento y misterio central del culto cristiano y la Copa Sagrada se puede considerar como un recipiente funerario. Mantener la “sustancia anímica” de Cristo en un recipiente corresponde, asimismo, con una representación especialmente arquetípica que tiene raíces en la antigüedad. Existe un paralelismo entre la “tumba de Cristo” y el “Santo Grial”. La tumba dio lugar al paso de la muerte a la vida, es decir la resurrección del Cristo, igual función realiza el Vaso Santo con la sangre contenida, conduce de la muerte a la verdadera vida, la resurrección. Se sabe que la tumba es el lugar donde habita el muerto. Se dice que los habitantes originales de Irlanda “los Thuata de Danand”, se retiraron a sus tumbas, donde continúan viviendo y de vez en cuando vuelven a aparecerse a los humanos. Las “tumbas sagradas” en todas las épocas y lugares disfrutaron de veneración y culto por los efectos benéficos que se desprenden de los restos enterrados. En el caso de la tumba de Jesús es un poco diferente, ya que resucitó y su tumba quedó vacía. Dicha tumba quedó sepultada, y fue descubierta 300 años más tarde, cuando el emperador Constantino ordenó realizar excavaciones con el fin de encontrarla. La veneración y respeto a las tumbas sagradas no es exclusivo del mundo cristiano, algo similar ocurre en las culturas chinas, tibetana, islámica, etc., donde las tumbas de los Maestros o Profetas son consideradas santuarios especiales. Se les atribuyen efectos mágicos de diversa índole, así por ejemplo en el cuento de la Cenicienta, la tumba de su madre concedía deseos y, de los árboles que crecían encima, caían vestidos y hermosas manzanas de oro. Este aspecto funerario del Grial, que aparece claramente resaltado en la leyenda de Robert de Borón, también queda reflejado en el “Evangelio de Nicodemo”, en donde José de Arimatéa insta, al que se le aparece en la prisión, a que le enseñe el lugar en que había dejado el cadáver, con el fin de que le demuestre que es efectivamente el Cristo. Es entonces cuando Cristo le toma de la mano y le conduce a la tumba. En el caso del romance de Robert de Borón, en vez de la tumba, lo que le muestra es el recipiente, la Copa Sagrada. De esta forma queda equiparada la “tumba del Cristo” con el “Santo Grial”.

EL GRIAL Y LA ALQUIMIA. Con certeza el maestro de obras de Chartres no erigió su catedral según una inspiración personal, sino en aplicación de datos tradicionales que podían muy bien ser más que «de oficio». Sin embargo, la estrella, al igual que las tres tablas, debía corresponder a una necesidad utilitaria. Si había símbolo, era menester que fuese utilitario… y activo. Tres tablas, dice la tradición, portaron el Grial. Aparece en las Novelas de la Tabla redonda y designa constantemente, un vaso cuyo contenido se diviniza; penetrado por la Divinidad, transmutado. Un vaso que sirvió a Jesús Cristo cuando la Cena y utilizado después por José de Arimatea, para recoger la sangre de Cristo cuando la crucifixión. Es un vaso con la sangre divina, directamente recogida o transmutada (Bebed, Esto es mi sangre…).
La búsqueda de los Caballeros de la Tabla Redonda (y he aquí otra tabla) es la de ese vaso guardado, cuenta la leyenda, en el Castillo Aventurado del Rey pescador (estamos en la Era de Piscis).
El origen del Grial no es céltico sino anterior. Ese vocablo deriva de la raíz «Car» o «Gar» que significa «de piedra». El Gar-Al o Gar-El, pudiera ser el vaso que contiene la piedra, o el vaso de piedra (Gar-AI), o la Piedra de Dios (Gar-El). Ambas etimologías son por lo demás, muy similares. En el primer caso, se trataría del vaso en el que se hace la «Piedra»; en el segundo, sería cuestión de la «Piedra» misma. Es indudable que el símbolo es el alquímico. No se puede, en efecto, separar la palabra Grial de la de «Caldero».
En tiempos del celtismo primitivo, era el caldero (Caldron) de Lug donde, sobre un fuego muy particular, se cocían las «medicinas universales».
Por otra parte, el rey Gradlon nos indica, por su nombre, que se trataba de un «guardián del Grial» en su ciudad de Is, que las olas sumergieron cuando su hija Mahu, cristiana, destruyó los menhires de fijación de los suelos.
Grial es vocablo céltico, pero, con otros nombres, la leyenda del vaso sagrado se encuentra en otros lugares y tiempos.
Un maestro de obras ha marcado la elevación vertical de «líneas» horizontales -capiteles de los pilares, cordón de la base del triforio, cordón en la base de las ventanas base de la bóveda- que es escalonan en progresión musical.
Un rey músico. Este personaje lleva, además de su lira, un matraz que precisa su carácter alquimista; precisión reforzada por las dos figuras reunidas bajo el mismo velo, a sus pies.
Dovelajes del portal central.
Nuestra Señora de la Bella Vidriera, vitral M siglo XII que repite el tema de la Virgen Negra de la cripta.
San Jorge y san Teodoro, guardianes de la Puerta de los Caballeros (pórtico Sur) donde la posición de los pies en escuadra.
Melquisedec es representado en el pórtico de Chartres -pórtico Norte, llamado de los Iniciados- portando la copa que entregó a Abraham y de la que asoma la Piedra.
Cada templo griego tenía su «crátera» (de Teras: maravilloso, o Theos: divino, con, también ese radical: «Cra…» «Car»). Con el nombre que sea, designa, constantemente, un vaso cuyo contenido se diviniza; está penetrado por la Divinidad; está, por tanto, transmutado.
Se halla una bellísima ilustración, cristiana, de ese hecho en el entrepaño de la iglesia de Saint-Loup-de-Naud, cerca de Provins. En ese entrepaño está representado san Loup sosteniendo el cáliz en el cual se materializa una esmeralda que aporta un ángel. El símbolo no puede ser más claro. Se trata de alquimia.
La alquimia, como sabemos, es el arte -y la ciencia- de recoger, fijar y concentrar la corriente vital que impregna los mundos y es responsable de toda vida. La concentración que logran obtener los Adeptos, y que fijan sobre un soporte, es lo que se denomina la Piedra filosofal. Esa piedra, por su concentración, actúa muy fuertemente y permite al Adepto realizar, sobre todas las cosas, una evolución que exigiría largos siglos, si no milenios, a la Naturaleza para consumarla; principalmente -y éste es el test de la piedra trocando en plata u oro los metales viles. Admitamos ahora que la «forma» como el hombre será puesto en un estado receptivo pueda obrar sobre el sentido de su «mutación».
Y he aquí el símbolo de las tres tablas fácilmente explicado, aunque de forma muy sumaria y casi esquemática. Al tornarse el hombre, en cierto modo, «vaso», el. «Grial» y su contenido, se le ofrecen tres vías de acceso a la «mutación», que son representadas y condicionadas por las tres tablas: la tabla redonda. La tabla cuadrada y la tabla rectangular, o, para expresarme de forma menos alegórica: la Intuición, la Inteligencia y la Mística. Huelga decir que se trata ahí de tres manifestaciones evidentes, pero no aprehensibles por los sentidos, de la personalidad humana.
¿Qué relaciones existen entre esas tres facultades y las tablas redondas, cuadradas y rectangulares?
La tabla redonda se manifestó muy pronto en la historia dé la Humanidad. Los Crómlechs y los Ronds-de-Fées (Redondeles de Hadas) son tablas redondas. Se la encuentra en la representación de la cruz céltica que está rodeada por un círculo. Utilitariámente, y dado que siempre se encuentra situada sobre ciertas emergencias de corrientes telúricas, aparece como una pista de danzas rituales que se efectuaban en rondas y que eran un medio de acorde con los ritmos naturales. Por lo que parece, la ronda, comenzada en los límites del círculo más alejado del centro, debía, para algunos, acercarse poco a poco a ese centro, a medida que los ritmos penetraban al hombre y le liberaban de una engorrosa personalidad. En algunos Ronds-de-Fées que fueron pistas de danzas, se ven tres pistas concéntricas. Parece probable que, para el danzante llegado a una especie de delirio sagrado, la danza debía terminar por un giro en el centro. En cierto modo, el danzante remontaba los cielos naturales hasta su origen, donde, más inconsciente que conscientemente, podía ponerse en contacto directo con dicho origen. Podemos ir más lejos aún. El hombre que gira se evade del espacio. Pero evadirse del espacio es, igualmente, evadirse fuera del tiempo. ¿Hasta qué punto el hombre que gira en ciertas condiciones se torna visionario? Pienso en los dones proféticos de las druidesas que se manifestaban en una especie de delirio durante la danza; pienso en David danzando ante el Arca y profetizando; pienso en los derviches girando. Y acordémonos de que las rondas en la catedral de Chartres eran acostumbradas en tiempo pascual, y conducidas por el propio obispo. Algunos han pretendido ver ahí como una representación del movimiento de los astros. ¡Es una explicación harto intelectual para una actividad totalmente física! Se trataba, mucho más sencillamente, de la búsqueda de un estado similar al de los médiums, que permite una incorporación en los ritmos naturales. La tabla redonda estaba representada, ante el Templo de Salomón, por el Mar de Bronce que contenía agua y cuyas proporciones definidas estaban en relación con el peso de la Tierra, según el abate Moreux. Los Templarios y no sólo ellos hicieron de la tabla redonda el centro de sus iglesias y en ese centro colocaban el altar.
LA TABLA CUADRADA que para ser explicada require más sutileza. Es la «cuadratura» de la mesa redonda. Debe permitir el paso a lo consciente de los conocimientos instintivos; es una tabla de iniciación intelectual. Su representación más frecuente es el damero; es asimismo la primitiva marelle convertida en juego de niños, pero que originariamente era tabla de ábacos, tabla de trabajo, tabla de Números. Es también la tabla de Pitágoras, que no es solamente una tabla de multiplicación. El símbolo más «explícito» de esa tabla es, naturalmente, el tablero de ajedrez, que sólo pueden recorrer en todos sentidos la Reina y el Caballo. Observaremos que el juego del Caballo utiliza el círculo en el cuadrado, en tanto que Torres y Alfiles quedan reducidos a no salirse de sus verticales o diagonales. La indicación es inapreciable. No se puede pasear en los Números por la única virtud del cerebro (solamente en las cifras), como tampoco no se hace música adicionando notas. Ello requiere una iniciación, por lo menos instintiva, a las leyes de la armonía, a las leyes naturales. Es una tabla-trampa en cuyo recorrido el intelecto, entregado a sí mismo, se ilusiona sobre sus, propias creaciones y se encuentra tan «atrapado» en sus ilusiones como el Alfil o la Torre en sus líneas. Realizar la cuadratura del círculo es transformar la iniciación instintiva en iniciación consciente, razonada, activa. Si me es permitido llevar más lejos el análisis, diré que la tabla cuadrada no es una tabla de vida, sino una tabla de organización; si bien supone un conocimiento real de la materia. Según los antiguos, la mejor organización posible de la sociedad estaba construida sobre ese esquema cuadrado que dividía a los hombres en categorías, que más bien eran castas: el Campesino que nutre, el Soldado que defiende, el Artesano que transforma y el Comerciante que distribuye; los escalones, en cada casta, formaban la pirámide de tres pisos: aprendiz, operario y maestro que culmina, en la cima, en la Aristocracia, la verdadera, la del Sabio en su casta.
La tabla cuadrada se encuentra en la pirámide, en el sancta sanctórum del Templo de Jerusalén; y quizá sea la base de las construcciones templarías, pues la orden militar utilizaba mucho el plano cuadrado en sus encomiendas o fortalezas; unido a menudo, por lo demás, a una iglesia en rotonda.
La tabla rectangular es una tabla mística una tabla de revelación. No tiene explicación ni siguiera similitud intelectual posible. Es la Tabla de la Cena, la Tabla del Sacrificio de Dios. Eso es lo que puede decirse sobre el Grial. Las tablas. No es de extrañar que se presenten. En el orden donde las hemos situado a partir del pórtico real, aquel que custodian reyes y reinas que ya no tienen nombre. Su sucesión corresponde exactamente a los tres nacimientos simbólicamente realizados en la senda cubierta.

LIBROS SOBRE LA BÚSQUEDA DEL GRIAL. Las raíces etimológicas de la palabra Grial contituyen un razón de disputa entre los distintos estudiosos de tema, hemos intentado reunir una muestra los más extensa posible de las diferentes interpretaciones, primero hemos incluido como fuentes varias enciclopedias y en una segunda parte referencias a citas de diferentes autores.
La prestigiosa Enciclopedia Británica precisa que: “la etimología de la palabra graal, permanece incierta, pero ha sido usada en numerosas regiones de Francia para denotar una vasija / vaso de boca ancha”.
La Enciclopedia Durban; considera la palabra francesa “gréal”, ésta de la palabra latina “cratalis”, y esta de “crater”, que significa copa.
Según la Enciclopedia Espasa, la raíz etimológica de la palabra Grial deriva del vocablo latino “gradalis” ó “gratalis” y este a su vez de la palabra “crater” que significa vaso ó copa muy grande.
Según la Enciclopedia Larousse, define los términos “graal”; (con este significado suele escribirse con mayúscula) // Ant. Escudilla; y “grial” (Probablemente del latín, “cratalem”, derivado del griego “kräter”, vaso para beber).
The Catholic Encyclopedia, Online Edition. El significado de la frase también se ha explicado de diversas maneras.
La más aceptada es la del cronista cisterciense Helinandus (m. aprox. en 1230). Este historiador hace referencia a la visión de un ermitaño (aprox. en 717) acerca del plato utilizado por Nuestro Señor en la Última Cena, sobre la cual el ermitaño escribiría posteriormente un libro en latín (ahora en francés) llamado “Gradale”. Helinandus nos informa: “Gradalis o Gradale es un plato (scutella) ancho y un poco profundo en el que solían servirse costosos manjares a los ricos en forma gradual (gradatim), bocado tras bocado en diferentes hileras.
En francés popular también se le llama ‘greal’ porque a él le parece placentero (grata) y aceptable comer ahí”.
La palabra del latín medieval “gradale” proviene del francés antiguo “graal”, “greal” o “greel” de donde proviene la palabra inglesa “grail” (español “grial”). Otros asumen que la palabra se deriva de “garalis” o “cratalis” (crater, tazón para mezclar). Seguramente significa plato; pues la derivación de “grata”, mencionada en la última parte del pasaje citado, o de “agréer” (complacer), que se encuentra en las historias caballerescas francesas, es secundaria.
La interpretación de “San greal” como “sang real” (sangre real) no se difunde hasta la última parte de la Edad Media y otros orígenes etimológicos propuestos pueden pasarse por alto por obsoletos.
Jean-Michel Anglebert, Hitler y la Tradición Cátara, gran estudioso del tema en el libro Hitler y la Tradición Cátara; Plaza y Janes (f), 1972, pretende encontrar un origen persa de la palabra Grial, acepta el término “graal” o “piedra-Graal” y pretende que este deriva de las palabras persas “gorr” y “al” que significan: piedra preciosa y fragmento respectivamente, lo cual daría el significado de “piedra preciosa grabada” (pág. 41, ob cit.).
Según el Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, de Joan Corominas, 3ª edición, Editorial Gredos, Madrid, 1897) ‘escudilla’, S. XIII (greal).
Del mismo origen incierto que el catalán greala (catalán arcaico gradal, femenino, 1010), occitano antiguo grazala, francés antiguo graal íd.
Aunque la leyenda del Santo Grial se propagó desde el Norte de Francia, el vocablo es anterior y procedía del Sur de este país y de Cataluña, donde todavía designa utensilios de uso doméstico.
Garcia Gual Carlos, Historia del rey Arturo y de los nobles y errantes Caballeros de la Tabla Redonda. Cita en pág. 115: Significado etimológico de Graal (Gradalis).
La primera mención del Grial, para nosotros, es la del texto novelesco de Chrétien. En El cuento del Grial, redactado, como dijimos, hacia 1190, es donde se nos describe la primera aparición del enigmático objeto. Perceval ve desfilar ante sus asombrados ojos la procesión repentina en la que una doncella porta, entre sus dos manos, el resplandeciente “graal”—que etimológicamente viene del vocablo latino “gradalis”, que designa una especie de plato ancho y poco hondo, una fuente especialmente apropiada para servir a la mesa grandes pescados–, todo de oro recamado de pedrería.
Etimología de Graal, pág. 152. El término “graal”, un vocablo común, pero de uso poco frecuente en francés, significa sencillamente “un plato ancho y poco profundo”, como lo define hacia 1230 el monje Helinand de Floidmon: “scutlla lata et aliquantulum profunda”. Podía usarse tal plato para presentarse algún pescado a la mesa, como sugiere Chrétien al indicar que “no contenía ni salmón ni lucio ni lamprea”. Por lo demás el plato podía presentarse cubierto o descubierto, tal como pasa en la primera visita de Perceval al castillo. Luego, en el Ciclo (es decir, en L’estoire del Saint Graal y en la Queste), se explica que es la bandeja en que Jesús y sus discípulos recibieron la carne del cordero pascual en la Última Cena; y también en Perlesvaus se identifica con la Parópside, el santo plato.
Robert de Boron afirma que fue utilizado para recoger las últimas gotas de la sangre del Crucificado, tras de haber servido como cáliz en la Ultima Cena. El plato santo se va trasformando en una copa, semejante al ciborio eucarístico. (Como apunta precisamente Martín de Riquer, las diferencias entre el cáliz y el copón no estaban aún formalizadas en la liturgia de fines del XII). Puede haber resultado sugerente al respecto la forma “sangreal” (“santo grial”), entendida como una alusión a la “sangre real” (“sang real”) de Cristo.
Wolfram ha introducido una extraña variante al presentar el Grial como una piedra preciosa, llamada “grâl” (entendida tal palabra como un nombre propio) y “lapis exillis”. Aunque la piedra guarda una relación con la eucarista, ya que el Viernes Santo de cada año desciende sobre ella el Espíritu Santo en forma de paloma con una blanca oblea que renueva sus poderes, el origen de la misma remonta a los orígenes del mundo, cuando en la lucha entre Dios y Lucifer fue traída de los cielos a la tierra por ángeles neutrales. Este Grial no tiene referencias a la pasión ni a la historia apostólica relatada por R. de Boron y sus seguidores.
T an misteriosa piedra puede remontar al eco de un famoso pasaje del viaje de Alejandro Magno al Paraíso, el Iter Alexandri Magni ad Paradisum, en el que Alejandro no logra acceder a éste, por su orgullo y soberbia, y sólo recibe de allí como reliquia una piedra prodigiosa, de muy variable peso (según la virtud de quien la levanta) y que irradia juventud. Esa “lapis ex celis”, “wun sch von pardîs”, el Grial, es una “piedra humilde”, “lapis exilis”, que sólo puede ser vista por los puros y fieles, al modo de la “lapis exilis” de los alquimistas. (De la que afirma Arnaldo de Vilanova: “Hisc lapis exilis estat pretio quoque vilis / spernitur a stultis, amatur plus ab edoctis”). Como la “piedra filosofal”, sólo es apreciada en su justo valor por los sabios. Múltiples son los comentarios y las influencias que se han sospechado en esa joya.
Roso de Luna, Mario – Wagner, mitólogo y ocultista – Eyras, Madrid, 1987.
Etimología del Graal, pág. 181, 182. En cuanto a los nombres “Grailus”, “Gralius” y “Grail”, su parentesco con el nombre “Graal” y el íntimo enlace de su leyenda con la que ha servido de base al Parsifal wagneriano, es bien notoria y merecedora de un especial estudio. A la apreciación de semejante parentesco se puede llegar también por la versión del Lohengrin popular en la comarca francesa de Cléves en la que “Swan”, Lohengrin el Caballero del Cisne, recibe los nombres de “Elías”, “Helios”, “Gralius”, “Grail”. Etimología del Graal, pág. 490.
Ya Mauricio Kufferat, uno de los mejores comentaristas de Wagner, interpretando con perfecta corrección el texto del Parzival alemán de Wolfram de Eschenbach (1200 – 1216), dice que el “Graal”, “Greal” o “Grial” primitivo de la leyenda, no es un vaso, ni un cráter, ni un cáliz, ni siquiera una escudilla o plato, sino una piedra. En efecto, la traducción fiel de dicho poema, derivado del aun más antiguo de Chrertien de Troyes (siglo XII), nos muestra al Grial como “una piedra preciosa, traída a la tierra por los ángeles y confiada a su custodia a una Fraternidad iniciatíca que se llamó de los Custodios del Grial. “
Henos aquí ya, pues, con la Piedra de Jacob, la Piedra del Liafail escocés, la Piedra cúbica de los masones, la Piedra o Pétera iniciatíca y tantas piedras simbólicas, no cristianas, del mito universal.
Etimologías del Grial, pág. 486. Don Juan Valera, hablando del escritor árabe Flegetaris (denominado Telegetanos por el crítico alemán Wolzogen), llama “Grial” a la copa santa. Los italianos escriben “Graal”; los ingleses, “Grail”, y Menéndez y Pelayo, “Gral”; y no pocas veces se encuentra escrito “Greal” en los cronistas, todo ello, según se dice en el diccionario de Mistral, como derivado del latín gradale y después del “Grasan”, provenzal; “grian”, marsellés; “grasal”, lionés: “grial”, lemosino; “grasans”, románico; “gresal”, catalán; “graal”, francés, y “grial”, galaico-castellano, cual en el antiguo romance de “El Conde del Sol” Lohengrin Caballero Helios, cuando dice: “¡Padre, padre de mi vida, por la del “Santo Grial”, que me deis vuestra licencia para el conde ir a buscar!”.
Otros etimologistas, forzando cuanto pueden la palabra, tratan, en vano, de hacerla derivar de la palabra latina “crater” o copa, para adaptarla mejor a la idea cristiana “de la copa de la última cena”, con mejor intención que fortuna, porque, como se ve. la etimología “grial” es más bien la de plato que la de copa, si bien no resulte tan poético ni tan adecuado al canon cristiano el ver la sangre de Jesús recogía, no en alguna copa, sino en plato, escudilla o fuente vulgarismos”.

CRONOLOGIA DA DEMANDA DO GRAAL.

  • 43 a.C. Claudio conquista Bretaña (Britanniae).
  • 33 d.C. Cristo utiliza un cálice común en la Última Cena para consagrar el vino Este cálice será el Sang Grial. Cristo es crucificado, José de Arimatéa y Nicodemus sepultan Cristo. José recoge la sangre en un Graal, Nicodemos recoge la sangue, primero en su luva, despues la trasnporta en un recipiente de chumbo.
  • 68 d.C. Vespasiano y su hijo Tito abaten una revolución en Jerusalén. Mientras Vespaciano viaja a Alexandria y Roma Tito destruye el templo de Salomón.
  • 73 d.C. José de Arimatea llega a a Glastombury y funda la 1ª iglesia en Bretaña en la Abadia de Glastombury. Según la leyenda José de Arimatea tenía apostado al sur de Francia en la región del Languedoc, dedicado al cuidado del Santo Grial a su cuñado Brons.
  • 75 d.C. En otra leyenda José de Arimatea es liberado de prisión por Vespasiano y Tito.
  • 326 d.C. Helena, la madre de Constantino descubre la sepultura, la Santa Cruz y los clavos en Jerusalén. El emperador Constantino forzó una votación para declarar la divinidad de Jesús, persiguiendo a partir de ese momento a los cristianos que no admitían a otro Jesús que el de carne y hueso. De hecho, al único obispo que voto en contra lo desterraron a un lugar remoto de la actual Turquía. Esto no son inventos esotéricos, sino pura historia de manual que cualquiera puede consultar. Constantino encargó y financió la redacción de una nueva Biblia que omitiera los evangelios en los que se hablara de los rasgos “humanos” de Cristo y que exagerara los que se acercaban a su divinidad. Y los evangelios anteriores fueron prohibidos y quemados.
  • 410 – Los romanos deixam a Britânia.
  • S. 0-VI – En Bretaña tienen rey: Arthur Pendragon, que une su pueblo en torno a su corona.
  • 593 – Fortunato encuentra la relíquia de José de Arimatéa en Alsacia, Francia, y la lleva al Convento de Moyenmoriter, mas tarde los monges de Glastombury son acusados de robarla.
  • 596 – El Papa Gregório I, envia el primer Obispo de Cantebury, Santo Agostinho, y mas de 40 monjes para iniciar la cristianización de Britânia.
  • 600 – Escrito “Gododdim”, poema que trás a primeira menção a Arthur. É criado o condado da Bretanha ao noroesta da França.
  • 679 – O monge galês Nénio (Nennius ou Nynnian) escreve a “Historia Brittonum” com grande destaque ra Arthur e credita suas vitórias em doze batalhas.
  • 717 – Um eremita galês recebe um livro misterioso escrito por Cristo com a história de Arimatéia e o Graal. Este monge seria Merlin: un druida convertido.
  • 950 – “Anais de Gales”, escrito por um monge anônimo, conta que Arthur e Mordred, foram feridos em Camlam. Primeira menção aos cavaleiros que acompanhavam arthur.
  • 1066 – O francês é a língua oficial da Bretanha, conquistada pro Guilherme, Duque da Normandia.
  • 1095 – Papa Urbano II anuncia las Sagradas Cruzadas, en Clermont Francia. Se hace la Cruzada Popular de Pedro o Eremita.
  • 1096 – Iniciase oficialmente la Primeira Cruzada.
  • 1097 – A descoberta da Santa Lança da Igreja de Antióquia.
  • 1099 – Na sexta-feira Santa, os Cruzados entram em Jerusalém.
  • 1100 – Criada a Ordem dos Hospitalários de São João, em Jerusalém.
  • 1115 – Por ordem de São Bernardo, é construído o Mosteiro de Clairvaux, para estudar os textos sagrados. Bernardo é um monge poderosíssimo, natural da cidade de Troyes (também cidade natal de Chréstien).
  • 1118 – 1119 (?) – É criada a Ordem dos Pobres Cavaleiros do Templo de Salomão: os Templários.
  • 119 – 1128 – Los Templarios no participam de combate alguno. Este período acredita los templarios en ejercício de actividades “clandestinas” en Tierra Santa como escavacioes arqueológicas en torno al Templo de Salomão.
  • 1128 – Bernardo de Clairvaux convoca o “Conselho de Troyes” para a criação de uma ordem monástica de proporções universais.
  • 1128 – A maior parte dos Nove Cavaleiros originais retornam para Champagne. Os cavaleiros teriam já concluído sua missão?
    1129 – À recente Ordem religiosa e militar criada é concedida a benção do Papa.
  • 1137 – É escrito “História dos Reis Bretões” de Geoffrey de Monmouth, Grande destaque a Arthur.
  • 1139 – O Papa Inocêncio edita uma Bula onde determina que a Ordem Templária deve obediência apenas ao Papa.
  • 1140 – Guglielmo V torna-se marquês de Monferrato sucedendo seu pai, Ranieri.
  • 1147 – Segunda Cruzada, a pedido de São Bernardo, com os reis Luis VII da França, e o imperador do Sacro Império Romano-Germânico, Conrado III.
  • 1147 – Guglielmo V, deixa seu marquesado de Monferrato em direção à Terra Santa na Segunda Cruzada. E lá se estabelece. Seus propósitos são desconhecidos. Talvez seu alto cargo na Ordem Templária tivesse relação. Gugliemo assumiria o comando do círculo secretoda ordem em Antióquia. Guiot de Provence convive com Guglielmo na Terra Santa.
  • 1180 – A Primeira História do Graal na literatura: “Percival” ou “O Conto do Graal”, escrito por Chréstien de Troyes.
  • 1187 – A Terceira Cruzada, a Cruzada dos Reis.
  • 1187 – Jerusalém é tomada por Saladino, na Terceira Cruzada.
  • 1187 – Conrado dirige a repressão, em Constantinopla, da insurreição de Tracia caiptaneada por Alessio Vrana.
  • 1187 – Sorrateiramente, Conrado parte de Constantinopla para a Terra Santa com um grupo de cavaleiros. Provavelmente atendendo ao chamado de seu pai Guglielmo. Os motivos da retirada sorrateira e urgente de Constantinopla intrigam. Guglielmo teria repassado algum segredo aos seus familiares.
  • 1188 – Guglielmo o Velho morre na Terra Santa.
  • 1190 – Creditada a Robert de Boron, “Le Roman de L’Estorie dou Graal”, onde aparecem os personagens, José de Arimatéia, Merlin e Percival. Los monjes de Glastombury encuentran las tumbas de Arturo y Guinevere. Ricardo Corazón de León parte para a Cruzada. Es creada la Orden Teutônica. Conrado casa-se com Isabella, irmã da Rainha de Jerusalém. Conrado escreve uma misteriosa carta ao Imperador Frederico dizendo-se “odioso dos Templários, pois estes foram os responsáveis pelas desgraças que alcançaram os cristãos”.
  • 1191 – Los monjes de Glastombury editan la obra “Perlesvaus”. Los cruzados toman João d’Acre.
  • 1192 – Conrado de Monferrato é coroado Rei de Jerusalém, graças aos Jerusalemitanos e a Filipe II, da França, com o apoio dos Cavaleiros Templários, uma contradição aos fatos ocorridos um ano antes. Pouco antes do final do ano, Conrado tomba vítima de um complô dos Assassinos, arquitetado pelo Velho da Montanha. Ao que tudo indica, os Templário estão por trás disto. Acredita-se que a relação entre os Templários e os Cavaleiros Assassinos muçulmanos era mais estreita do que se podia imaginar.Vários seriam os motivos dos Templários para assassinarem Conrado. Antes de tombar, Conrado teria advertido ao seu irmão Bonifácio I da partida do Santo Cálice da Terra Santa.
    1192 – 1204 (?) – Como amante das letras, Bonifácio I fez encontrar-se com Guiot de Provence, trovador provençal, para que escrevese um poema sobre a história. Guiot, também referenciado como “Kyot” teria sido a fonte de Wolfran.
  • 1202 – A Quarta Cruzada, contra Constantinopla.
  • 1202 – 1204 (?) – Escrito “A Quest del Saint Graal” por Willian Map, onde o herói agora é Galahad.
  • 1204 – Escrito “Parzifal” por Wolfran von Eschenbach que descreve o Graal como uma pedra, e credita a história a um provençal de nome “Kyot”, que por sua vez, leu de um livro escrito por um astrônomo pagão-judaico de nome “Flegetannus”. Crônica de Helinandus, monge de Froidmont, conta a história do livro misterioso e o Graal. Bonifácio I, irmão de Conrado, participa da Quarta Cruzada e toma Constantinopla, conhecida como a cidade das relíquias. Os motivos para um investida ao oriente deveriam ser muito importantes.
  • 1208 – O Assassinato do Legado do Papa na região do Languedoc, Pierre de Costelnau, provoca uma mudança na condução política da Igreja quanto aos cátaros. Tudo indica uma conspiração para investir contra os heréticos.O conde Raimundo de Toulousse é o suspeito pelo assassinato.
  • 1209 a 1206 – A Cruzada Albingense.
  • 1212 – A Quinta Cruzada: “A Cruzada das Crianças”.
  • 1217 – A Sexta Cruzada contra o Egito.
  • 1220 – Frederico II é coroado Imperador do Sacro Império Romano Germânico pelo Papa. Devido à estreita ligação com a família Monferrato e a Igreja, Frederico fica sabendo dos fatos que envolvem o Cálice Sagrado.
  • 1222 – Demétrio, filho de Conrado, é eleito Porta-Estandarte da Igreja pelo Papa Onório III. Para uma empreitada bélica, a Igreja lhe concede um suntuoso financiamento, até hoje inexplicado. Os financiamentos nunca foram restituídos.
  • 1222 – 1223 (?) – Guglielmo VI recebe também financiamento do imperador Germânico FredericoII.
  • 1223 – É trazida de Jerusalém pelo Cardeal Giovanni Colona para a Igreja de San Prassede, em Roma, uma parte da “Santa Coluna”. Parten los hermanos Gugliemo VI y Demétrio, hijos de Conrado, para mais una cruzada. Guglielmo VI partiu para concluir o assunto inciado por seu pai e os Templários.
  • 1222 – 1223 (?) – O papa teria sequestrado bens da Ordem Templária, devido a uma recusa destes em não entragar o Graal aos Monferrato. Estes últimos seriam os custódios e não os proprietários.
  • 1224 – Na metade deste ano, o Cálice teria sido passado das mãos dos Templários para a de Guglielmo VI. Explica-se os suntuosos financiamentos e não restituição destes. Demétrio leva o Graal para Ivrea, em Piemonte, onde deposita-o na Igreja de Santo Ulderico.
  • 1225 – Nos ataques a Constantinopla, Guglielmo é morto vítima de envenenamento nos poços de água da cidade. Credita-se aos Templários estes envenenamentos. Demétrio e seu sobrinho, Bonifácio II (filho de Guglielmo VI) inexplicavelmente desistem de atacar Constantinopla e retornam para a Itália, portando a Sagrada Relíquia.
  • 1229 – Criado o Tribunal da Santa Inquisição.
  • 1238 – Frederico II toma a cidade de Ivrea, no marquesado de Monferrato. Desta vez a campanha é contra a família piemontesa que se recusa a entregar o Graal sob sua custódia para a Igreja. Los Monferrato perdem a posse do Graal, que estara guardado em Ivrea.
  • 1241 – Início do cerco cruzado à fortaleza cátara de Montségur.
  • 1241 – 1243 (?) – Durante o assalto, os cruzados recuam após o aparecimento de um cavaleiro de armadura branca sobre as muralhas de Montségur, acreditando que este era o Guardião do Santo Graal. El Sacro Cálice teria sido ocultado em um dos vastos subterrâneos ou emparedado em montségur.
  • 1243 – Alguns dias antes do assalto, muito “leigos” são passados para o estado de “perfeitos” em cerimônica religiosa cátara. La noche anterior al asalto, 4 homens “perfeitos” evacuan Montségur levando consigo um fardo, esgueirando-se do castelo. Era um bem que eles queriam que ficassem junto à eles até seus últimos momentos. O precisos fardo teria sido levado para o reino de Aragão (Espanha). Montségur é tomada de assalto.
  • 1248 – A Sétima Cruzada, de Luis IX (São Luis) contra o Egito.
  • 1266 – Guglielmo VII, o “Espadalonga” recupera a cidade de Ivrea. É o esforço da família Monferrato para reaver a custódia do Graal.
  • 1270 – A Oitava Cruzada de São Luis contra Tunis, antiga Cartago.
    1271 – Cai São João d’Acre. Los Templários deixam a Terra Santa e partem para a ilha de Malta, tomando o nome de Cavaleiros de Malta.
  • 1307 – Condenada a Ordem dos Templários. A ganância de Filipe IV pelo tesouro dos Templários era enorme. A Igreja já perdera o controle da Ordem e sabia que muitos segredos guardados pela Ordem não eram de conhecimento de Roma. A enorme frota templária atracada no Porto de La Rochelle simplesmente desaparece. O tesouro dos templários nunca fora achado. Los Templários encontram refúgio em nações como Portugal e Escócia, onde os nobres careciam de soldados experientes e possuiam afeição aos membros da ordem.
  • 1314 – Batalha de Bannockburn, onde Cavaleiros Templários lutaram ao lado de William Wallace.
  • 1330 – Morre Sir. William St. Clair. Sepultado na Capela de Rosslyn.
  • 1413 (?) – O Bispo de Ivrea, Bonifácio da Torre parte para Torre Canavese.Leva consigo o Santo Graal.
  • 1413 – 1426 (?) – Forma-se, no povoado de Canavese, um segredo sobre a Relíquia da paixão. O Graal fora oculto em algum local ainda desconhecido.
  • 1446 – Colocação da pedra fundamental da Capela de Rosslyn.
  • 1774 – Dr. Forbes, bispo de Cainthness escreve sobre a lenda entorno da “Coluna do Aprendiz”.
  • 1830 – Fim da Ordem portuguesa dos Cavaleiros de Cristo. A ordem é originária da Ordem Templária.
  • 1948 – Encontrados os “manuscritos do Mar Morto”, nas cavernas de Qumran. Decifrados em 1956, eles fazem alusão a um “tesouro”.
  • 1962 – O escritor Ravenscroft credita a si a descoberta do paradeiro do Graal em Rosslyn.

LAS LEYENDAS DEL SANTO GRIAL. Una leyenda es Lo que hay que saber leer o sea descifrar. Para hablar del Grial hay que considerar algunos puntos: La leyenda se basa en historias celtas, pero las reagrupa. Escrito en la edad media, reino del simbolismo, que es universal, como el de los sueños, por lo tanto codificado como las catedrales que son los libros de piedra. Con el tiempo el simbolismo cristiano cobra importancia hasta el punto de absorber su esencia primera. De allí la importancia de retomar autores antiguos. Vaso, copa, caldero, plato o piedra preciosa, la realidad es que la imagen del Recipiente Sagrado está unida a todas las culturas desde el principio de los tiempos, estando presente en civilizaciones como los celtas o los griegos por lo que su origen es muy discutido. Lo que parece innegable es que éste interesó sobremanera a muchas mentes inquietas del Medioevo, entre los que se encontraban los Caballeros del Templo de Salomón que estaban convencidos de ser precisamente ellos los encargados de buscar el Santo Grial con la mejor tradición caballeresca.
La Biblia, tanto A.T. como el N.T. es una selección de trabajos en muchos aspectos arbitraria. Podría contener mucho más libros que se han perdido o excluidos deliberadamente. En 367 D. C., el obispo Athanasius de Alejandría compiló una serie de trabajos que se incluirán en el N.T., compilación ratificada por el consejo de la iglesia de Hippo en 393 y otra vez en el Concilio de Cartago 4 años más tarde, una selección fue validada. Algunos trabajos habían sido juntados para formar el N.T. como lo sabemos hoy, otros rudamente que no habían hecho caso. ¿Cómo tal proceso de selección se puede considerar definitivo? ¿Cómo podría un cónclave de clérigos decidir infaliblemente Que algunos libros pertenecerían a la Biblia y otras no? Especialmente cuando algunos de libros excluidos poseen una aspiración válida a la veracidad histórica. En 1958, el profesor Norton Smith, de la Universidad de Columbia, próximo del Monasterio Jerusalén descubrió un inédito del fragmento que contenía la carta del Evangelio de Marcos que no había sido perdido solo suprimido, bajo instigación y pedido expreso del obispo Clemente de Alejandría, a la mayoría de los venerables viejos sacerdotes de la iglesia. Reconoce libremente que existe el evangelio privado de señales auténtico. Y mandó a Theodore a negarla “eso ni todos las verdaderas cosas deben ser dichos a todos los hombres” e incluir la trascripción del texto, palabra por palabra, en su carta. (Smith, Gospel secreto, p. 14 los 16).
Constantino el grande prohibió otros Evangelios, como el de los Nazarenos, utilizados en Jerusalén por la Primitiva Iglesia Cristiana y ordenó destruir todas las copias. Pero los gnósticos continuaron dedicándose a estudiar un Evangelio en el que se encontraban las “palabras secretas de Jesús”; que constituyen el tema central de los romances del Grial, el secreto que Jesús transmitió a José de Arimatéa. Fueron escritos por un discípulo de Jesús llamado “Dídimo”, a él también se le atribuye “el canto de la perla”. En la a Biblia, evangelio de San Juan, dice: “Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo”. (Jn. 20,24). El Evangelio De Tomás ocupa los folios 32-51 del códice II de la biblioteca de Nag-Hammadi, descubierta en 1945 en Egipto y conservada en partes desiguales en el museo Copto de El Cairo y en el Instituto Jung de Zurich. Este Apócrifo data probablemente del siglo IV y no pertenece al género literario de los Evangelios propiamente dichos, aunque en su colofón, el papiro copto, lo califique expresamente de “peuaggelion pkta Thomas”. Está formado por “114 logia” distribuidos de forma arbitraria y separados entre sí, la mayoría de las veces, por la expresión: “dijo Jesús”. Comienza diciendo: “Estas son las palabras que Jesús pronunció cuando vivía, y Tomás Judas Dídimo las escribió”. El compilador deja bien claro desde el principio que este Evangelio está dirigido a un grupo de iniciados capaces de interpretar auténticamente las palabras reveladas e incluso dice que el que encuentre su verdadero sentido no gustará la muerte y sería el libro de donde se extrajeron las leyendas del Grial.

La Piedra Mágica. En la versión más antigua, el Grial es un objeto dorado, una piedra mágica.
La Esmeralda. Wolfram von Eschenbach presenta al Grial como una piedra verde, una esmeralda probablemente, que Dios engarzó en la corona del ángel conocido como Lucifer y que perdió al revelarse contra Dios, el mito por excelencia de todas las leogonías, el de la rebeldía celeste o de los ángeles caídos, titanes que se atrevieron a luchar hasta con los dioses santos. Cuando Lucifer se rebeló contra el Supremo Hacedor, hubo una terrible revuelta en los Cielos, entonces en una tremenda lucha cósmica y combates entre Lucifer jerarca de la Logia Negra y el Arcángel Michael (San Miguel) éste asesta a Lucifer un fuertísimo golpe con su espada a consecuencia del cual de la corona de Lucifer se desprende su piedra preciosa más valiosa. Lucifer acompañado de de un tercio de las huestes celestiales fue expulsado del Paraíso descendió al mundo de los infiernos y se convirtió en Satanás. Wolfram von Eschenbach dice que El Grial es una piedra llamada “Lapsita Exillis”, comúnmente entendido como “ex caelis”, o sea “del cielo”. De esta piedra preciosa de gran tamaño, caída a la Tierra, La copa del Grial fue es tallada, ahuecada y labrada por los ángeles fieles de la esmeralda desprendida de la frente de Lucifer formando un bellísimo cáliz de los elegidos al llegar al mundo de los mortales transportado por otro tercio de las huestes celestiales quienes además dirían a la humanidad que debían seguir el camino intermedio entre los extremos del bien y el mal es decir un camino más alla del bien y el mal. Confiada a Adán en el Paraíso terrenal, desapareció después del pecado original y fue recobrada por Set que pudo entrar al Paraíso terrenal, conservándola hasta su muerte y luego por otros como Noé, antes de Cristo que luego es usado por el Cristo Jesús para brindar el vino en la Última Cena. El mito de los ángeles caídos es universal, considerados fracasados, castigados, al verse obligados a vivir con sus legiones tenebrosas en esa región inferior. El Maestro Samael dice: “Escrito está y con caracteres espantosos en el Libro de la Ley que un tercio de la hueste de los llamados dhyanis o arupa, fue condenado por la Ley del Karma o Némesis a renacer incesantemente en nuestro afligido mundo”. “Infelices criaturas del Averno cayendo en mundos de densidad siempre creciente, retornando hacia el caos primitivo. Bien saben los divinos y los humanos que la humanidad nada ganó con la caída de esos Titanes del Fuego. Nefasta fue para la especie humana la caída sexual de los Divinos Titanes que no supieron usar el don de Prometeo y rodaron al Abismo. Si ellos no hubieran derramado el Vino Sagrado, muy distinto habría sido su Némesis, entonces la Lira de Orfeo jamás habría caído sobre el pavimento del Templo hecha pedazos”. Lucifer quedó, a partir de entonces, encadenado fatalmente a la roca del sexo, el Maestro Samael dice: “Las fieras llamas de la lujuria le torturan espantosamente; el buitre insaciable del razonamiento inútil le corroe las entrañas”. Ciertamente Miguel triunfó en los Cielos, pero nuestra Tierra se llenó de profundas Tinieblas. Desde entonces, para poder triunfar y tener en nuestro poder el vaso santo, el Santo Grial; se necesita pelear y vencer al señor Lucifer que cada uno de nosotros lleva en su interior; es necesario romper las cadenas que nos atan al abismo y que resurja, libre, en el corazón, el brillante Titán de antaño. Por eso Jesús dijo: “Yo soy el lucero radiante del alba”. Y Pedro decía: “Hasta que venga el día y el lucero del alba brille en nuestros corazones”.
En la mayoría de las leyendas del Grial aparece el color verde, bien al hablar de una esmeralda o de otro objeto en el que se transportaba el Grial, como decía Wolfram Von Eschenbach en su leyenda, donde el Grial era transportado sobre un pañuelo de seda verde: En un pañuelo de seda verde llevaba ella el premio del Paraíso raíz de la salvación, tronco y brote, era un objeto que se llamaba el Grial un tesoro con infinidad de maravillas. La esmeralda es la piedra de Hermes, y en un texto de Apolonio, a cerca de las causas, se dice: “Yo digo que la esmeralda es un jâgut [corindón], porque al principio de su formación se solidifica como jâgut en todas sus partes. Su color natural es el rojo. Debido a la intensidad de la condensación del rojo se forma el negro, de manera que se vuelve del color del cielo. A causa de la densidad y del nivel de sequedad, sin embargo, el color del cielo se retira al interior y lo que ha quedado puro del rojo aparece amarillo en la superficie. De esta manera su exterior se convierte en amarillo y su interior en color del cielo. Entonces el calor la cuece intensamente y mezcla lo dos colores, el exterior y el interior. Así adquiere un color verde y recibe el nombre de esmeralda, pero su origen es el jâgut. Dado que el jâgut es una piedra emparentada con el oro y la raíz de todas las piedras [preciosas], y como el oro es el principal [el más noble] de los cuerpos fundibles, el fuego no afecta al jâgut y el hierro no lo daña”. Esta descripción contiene el cambio de color de la obra alquímica clásica y asemeja la esmeralda al incorruptible oro. La esmeralda es, entre las piedras preciosas, lo que el oro entre los metales: Una sustancia eterna, incorruptible, el final del “Opus” (la Gran Obra). En los textos alquímicos se considera que la “benedicta viriditas” (el verde bendecido) es una señal de reanimación incipiente de la materia. El color verde equivale a “vida”, tanto en los textos alquímicos como en las leyendas del Grial. El verde como color de la vegetación y en general de vida, se corresponde con las características del Grial que aporta y da vida. Dentro de la simbología eclesial, el verde es el color del Espíritu Santo o del Anima Mundi, y en el lenguaje de los místicos se dice que el verde es el color de la divinidad.
Publicidad de Cruzadas. Usado por la Iglesia como propaganda dirigida a la nobleza y los militares de esa época, para llamar a las cruzadas. Esta nunca lo reconoció como historia cristiana. En el siglo XII, miles de caballeros emprendieron cruzadas a la Tierra Prometida. Jerusalén estaba en manos de los musulmanes. Los cruzados estaban decididos a tomar posesión de los lugares sagrados de la vida de Jesucristo en nombre del cristianismo. Cuando los cruzados recorrieron las huellas de su Señor se interesaron aún más por las reliquias de su vida, tener contacto con los objetos que habían sido tocados por la mano de Dios en persona parecía ser la esencia de la gracia divina. Uno de los objetos más extraordinarios que buscaban los cruzados era el cáliz sagrado de la última cena. Ya no hay cruzadas hoy pero el Grial aun llega a nuestros corazones. La iglesia se apresuró a darle mayor riqueza material añadiéndole piedras preciosas e incrustaciones de oro y plata como una manera de Glorificar el nombre de Jesús ya que eso es lo que creían en esa época. El Santo Grial está representado a menudo en cuadros como un cáliz rico donde bebió Jesús el carpintero. Entonces debió ser en algo sencillo. Pero después la iglesia de Roma dio la espalda a las historias del Santo grial y no lo consideró una reliquia valiosa porque el Grial representaba un desafio al poder y a la autoridad de la iglesia medieval romana, porque se glorificaba a la iglesia de Inglaterra y un símbolo de la femineidad y la sexualidad femenina al asociar el amor cortesano con los caballeros que lo practican y en donde se venera a la mujer despreciada por la iglesia romana. Todo lo que tiene que ver con las mujeres y la sexualidad se reduce a esa sola imagen que lleva toda la fuerza de la feminidad sin tener jamás que necesitar a una mujer: el propio grial. Pero la oposición de la Iglesia no disuadió a aquellos que continuaron buscando el grial. Hoy sabemos que para el Cristianismo Grial es el Santo Vaso en el que Jesús celebró la última cena y en el que José de Arimatéa recogió algunas gotas de su preciosa sangre. La narración de la última Cena, base de la tradición cristiana de la Eucaristía, es el único pasaje del Evangelio en el que se nombra el Santo Cáliz que Jesús ofrece a los apóstoles y que sirvió en la cena.

A %d blogueros les gusta esto: