Rennés-le-Château


A caballo entre el departamento del Aude y el Rosellón, sudoeste de Francia en el Languedoc en lo alto de una colina que domina un hermoso panorama, se encuentra este pueblecito un lugar solitario, ardiente bajo el sol en verano y azotado por fríos vientos en invierno. Su situación dominante sobre el resto de la comarca es la única razón posible para que haya sido habitado desde la más remota antigüedad desde tiempos remotos y ancestrales; que ha ido cosechando diversas leyendas sobre tesoros. Este lugar ya había estado poblado por los primitivos pueblos de la prehistoria pero fueron los romanos los que fundaron el primer asentamiento importante al descubrir que la zona era rica en metales preciosos. El rededor de Rennés siempre fue considerado Sagrado; los celtas lo llamaron Rhédae; los romanos, más adelante, consideraron el lugar sagrado. En el siglo VI poseía 80.000 Habitantes, fue la capital de los visigodos, gente teutónica que barrió a Europa desde el centro hasta el oeste y que saqueó a Roma durante el imperio romano. En el siglo XIII, los Caballeros cruzados exterminaron las herejías Cátaras y Albigenses del sur de Francia, en sitios circundantes a Rennés le Château, sitiaron Montsegur, la fortaleza Cátara protectora de sus tesoros. Rodearon por 3 meses esta montaña y ofrecieron perdón total a los participantes porque así estaba revelado. Los Cátaros Heréticos eran considerados poseedores de una cierta cosa de valor fabuloso.
Los templarios también habían estado en la historia y las leyendas Izquierdas allí con los tesoros de los visigodos, de los templarios y de los Merovingios. ¿Sería el tesoro del templo de Jerusalén?
Su castillo, población y entorno que le rodea son mudos testigos de pasadas grandezas y misterios que desafían el tiempo. La visión de las cumbres nevadas de los Pirineos es la única compensación a las dificultades de vivir en lugar tan inaccesible. Incluso la moderna carretera se hace tediosa al ascender del valle a la cima. Vista de lejos, la población parece aislada del resto del mundo, un lugar olvidado por el tiempo pero esta Impresión pronto se disipa por los numerosos visitantes que remontan la cuesta animados por un único propósito: Descubrir su enigma, adentrarse en su secreto, ya que Rennés-le-Château ostenta el prestigio de ser el lugar más misterioso de Europa, escenario de acontecimientos extraños y siniestros, cuna de fabulosos tesoros y guardián del secreto más bien guardado de la historia. Su riqueza minera dio origen a la primera leyenda de tesoros, ya que cuentan que en algún lugar hay enterrado un rico tesoro de la época de los romanos. Antaño floreció aquí Rhédae, el último reducto visigodo de Francia. De aquello no quedan nada más que viejos y derruidos restos de lo que un día fueran muros y columnas. El gobierno francés ha echado el resto para promocionar esta zona y por extensión el resto del llamado país Cátaro, el Languedoc galo de cara al siglo XXI. Sin restar magia al lugar y manteniendo su aire milenario, todo el país Cátaro ha entrado de lleno en las rutas de los turistas que buscan algo más que playa y Sol. Hace años, sólo marcaban en el mapa el castillo de Montsegur, la última fortificación de los herejes Cátaros, llamados hombres buenos. Los cruzados arrasaron con ellos y sus últimos números se recluyeron en esta fortificación cual arca celestial, que cayó tras 10 meses de asedio en marzo del 1244.
Pero antes de capitular, algunos Cátaros lograron huir de la montaña con un tesoro que desde entonces se convirtió en legendario. Los turistas que visitan Montsegur deben coger la estrecha carretera, convertida en un túnel cuyas paredes son los troncos de los árboles y cuyo techo lo forma el verde de sus espesas copas. Una ruta que atraviesa Limoux, Cuiza y Quillan antes de alcanzar las faldas de esta montaña. Esa carretera, la D 118, parte de Carcassonne, una ciudad medieval amurallada hermosa como ninguna palabra puede definirla. Pero los turistas pasaban por estas 3 localidades sin apenas reparar en los tesoros naturales e históricos de esta región que primero poblaron los dinosaurios. Hoy se han abierto decenas de museos sobre las bestias del Jurásico, sobre los Cátaros y sobre los Templarios. Pero cada vez son más los “locos” que se detienen en algunos de los entrañables albergues y hostales de la región. Desde Limoux a Quillan hay docenas de ellos, algunos a pie de la carretera y otros en viejas mansiones y castillos acondicionados. Los pasos se detienen en Cuiza, localidad, abandonando la carretera, cruzando el río y atravesando una zona deportiva, emerge un soberbio castillo, el Château des Ducs de Joyeuse.
Construido en el siglo XVI, se convirtió en una hostelería con el apoyo del Gobierno francés; una financiación que se concede si los obradores de la restauración del edificio en cuestión demuestran que detrás de sus intenciones hay algo más que un puro interés económico. Los gerentes del Château lo demuestran durante los 11 meses que el establecimiento, con sus 35 habitaciones, permanece abierto al público cada año. Tiene planta cuadrada y una altura de tres niveles. La primera está reservada para la recepción y las salas de desayunos y comidas. En el interior de cada una de sus cuatro columnas una escalera de caracol por la que se accede a la segunda planta, en donde se encuentran las salas dedicadas a seminarios y reuniones, que se celebran continuamente para debatir sobre los misterios de esta zona. En la tercera, las habitaciones. Las que ocupan las alamedas son enormes. Nuestra ventana asoma al patio interior del castillo que por la mañana está cubierto de vaho. Realmente, nos hemos transportado a siglos pasados. Los más heréticos de entre los turistas y viajeros que acuden a esta región acampan aquí. Y es que amén de glorioso, el alquiler de habitaciones es más que asequible si asumimos la grandiosidad del hotel. Se respira historia y magia cuando uno baja por esa escalera de caracol cada mañana para desayunar en una sala de mesas redondas, grandes, en donde sirven café caliente y bollos caseros con mantequilla gala. Mesa y mantel por 250 francos. Sales del Château y a 200 metros la carretera se parte en dos. La D 613 conduce a los enclaves termales, pues es el subsuelo de esta zona un enorme queso de “gruller” con corrientes submarinas y cuevas. Por esta misma carretera se llega a Coustaussa, en donde están las ruinas del castillo que utilizó Román Polanski para filmar La novena puerta. Curiosamente, la puerta del infierno. Las carreteras y los paisajes de tan extraño y simbólico film están aquí. Algo más adelante de ese cruce nace la D 52. El indicativo explica que el destino de esa carretera es Rennés-le-Château; el cartel reza: “Rennés, el sitio de los misterios”. Y la carretera, poco a poco, comienza a empinarse. Las curvas son cerradas como una herradura. Cada revuelta mira a algún lugar especial. No es casualidad. La acondicionó hace un siglo Berenguer Saunière. Una de las revueltas mira a Coustaussa; otra al más alto monte de la zona, el Cardou, viejo y apagado volcán que se eleva 796 metros. Recientemente se ha sabido que aunque ambientó la novela en Islandia, el volcán que Otto Linderbrock sube en el Viaje al centro de la Tierra es realmente el Cardou, que los nuevos turistas recorren con un ejemplar de la obra de Julio Verne, a quien se le supone, por sus amistades comunes con Berenguer, poseedor del secreto que aquí anida. Tras cuatro kilómetros y medio, sin otra marcha que no sea la primera, llegamos a Rennés-le-Château, que hace parte del viejo camino de peregrinación para Santiago de Compostela. Aunque parezca increíble, el aspecto de esta aldea no ha cambiado mucho desde que pisara su milenario suelo Berenguer Saunière el primero de junio de 1885 que entonces era algo así como el fin del mundo, con una población de aproximadamente 200 habitantes.

Gran Herejía Del Catarismo. Las herejías fueron reprimidas con mucha fuerza en los países nórdicos pero gozaron de cierta tolerancia en los países meridionales, aunque fueron aprobadas algunas sentencias de muerte contra los herejes más significativos. Los Cátaros es decir “Los Puros” llamados también albigenses fueron una secta medieval cuyo objetivo era lograr una pureza absoluta de costumbres. El origen de sus creencias proviene de los Bogomilos, herejes búlgaros que en el siglo X negaban la Santísima Trinidad, la divinidad de Cristo y la realidad de su forma humana, rechazaban los ritos, las jerarquías, el bautismo y condicionaban el matrimonio al derecho de repudio. Estas doctrinas fueron perseguidas intensamente, especialmente por Boris rey de Servia, hasta que se refugiaron en Bosnia. Desde allí encontraron terreno favorable en la Europa occidental de los siglos XII y XIII, en Francia meridional y la Alta Cataluña, dando lugar a diversas denominaciones para sus miembros según la zona de que se trataba: Sinónimo de herejes eran los publicanos en el Norte de Francia, los patarinos en Dalmacia e Italia del Norte, los Ketzer en el Rhin y sobre todo, los Albigenses en el mediodía de Francia en la ciudad de Albi donde eran particularmente numerosos y donde la secta tuvo su principal sede. Fue en este terreno donde tuvieron mayor aceptación debido a la tolerancia y la libertad política que encontraron, así pudieron desarrollar sus doctrinas distinguidas por el pesimismo, llevando al extremo los 2 principios del Bien y del Mal. Esta tolerancia permitió que algunas herejías como la de los Neomaniqueos de Tolosa en la Provenza francesa se propaguen con suma rapidez. Languedoc en Francia es la región Cátara, tierra de romanos, Merovingios, templarios y de Cátaros. A principio del siglo XIII el actual Languedoc no formaba parte de Francia. Era un principado independiente cuya cultura y lengua guardaban más semejanzas con los reinos de la Península Ibérica, donde florecían las artes y las ciencias al estilo Bizancio, se practicaba una tolerancia religiosa que contrastaba con el fanatismo del resto de Europa. A través del comercio marítimo mediterráneo y de los Pirineos se introdujeron doctrinas islámicas y judaicas, al mismo tiempo que el catolicismo romano perdía devotos entre la población. Ello formó un propicio caldo de cultivo para originar lo que a ojos de la Iglesia era la mayor y más peligrosa herejía de la cristiandad según la iglesia romana: El Catarismo o doctrina cátara y lo más grave, era la actitud que tomaban ante el propio Jesús. Los Cátaros rechazaron la iglesia católica ortodoxa y aborrecían la misa. Repudiaban la fe en la concepción católica e insistían en la gnosis como fórmula para el contacto directo y personal con lo divino, así que negaban la validez de todas las jerarquías clericales. Consideraban apropiado y por lo tanto tenido como herético, la creencia de un universo o sustancia con un Dios al que llamaron Rex Mundi (Dios del mundo) y que tenía un dios espiritual, el Principio, el dios del amor, Uno, Incorpóreo. No adoraban la cruz ni validaron la crucifixión por lo que consideraban a Jesús incorpóreo, un ser mortal que en nada se diferenciaba de los demás, que había muerto por sus propios pecados y no por la salvación de la humanidad. No había nada místico en él, nada sobrenatural ni divino.

El Credo Cátaro. No es de extrañar la persecución a los Cátaros con saña habida cuenta de su doctrina, pues admitían el dualismo absoluto. Para ellos existían dos principios:
El bueno que creó los espíritus y el malo la materia, inspirado en los dos principios chinos Yin y Yang. Una parte de los espíritus cayeron y se debatían en el lodazal de la materia, expiando sus faltas y errores, siempre sometidos a la reencarnación iban pasando de un cuerpo a otro hasta llegar, cumplido el ciclo de expiación, a merecer nuevamente las dichas celestes.
Afirmaban que Dios quiso salvar al género humano y envió a su Hijo no consustancial con el Padre, un ángel con cuerpo de hombre aparente, que había pecado y tampoco tenía que sufrir su unión con la materia. De esta creencia se desprendía que Jesús no padeció ni murió, ni tampoco resucitó. Jesucristo el hijo de Dios no tiene lugar y no lo reconocen como tal.
María también era un ángel con apariencia de mujer solamente. La Redención, por tanto, era tan solo las enseñanzas que dio Jesús para liberarse de la adoración al principio malo y de la angustia y la tiranía de la materia.
Toda la creación material era intrínsecamente mala y se debía al dios del mal el Rex Mundo.
Al principio, Fueron grandes defensores de la iglesia primitiva, considerando que a partir de Constantino, estaba completamente corrompida.
No merecían crédito alguno los dogmas de la transustanciación, el purgatorio, la resurrección de la carne y la utilidad de rezar por los difuntos.
Rechazaban el bautismo por no reconocer santidad ni virtud alguna al agua bendita.
Los templos, las imágenes y la cruz, eran condenadas por los Cátaros, pues Dios no moría en los templos sino en el corazón de sus fieles devotos.
Los Cátaros encontraban que en este mundo corrupto, perverso y perjudicial. Para los Cátaros, todo lo relacionado con los bienes materiales era fundamentalmente perjudicial. El verdadero Cátaro debía vivir del trabajo de sus manos y sudor de su frente.
Rechazaban los honores, la guerra y el poder.
Castigaban el cuerpo con ayunos y mortificaciones, incluyendo las flagelaciones.
Eran unos vegetarianos convencidos sumamente estrictos.
Bendecían el pan pero no aceptaban la Eucaristía.
Por lo demás, esos herejes eran en cierto sentido mucho más optimistas que la Iglesia: Al hacer de la Tierra el Reino de Satanás, los Cátaros excluían el infierno del más allá del mundo suprasensible y espiritual; al cabo de los tiempos, todos los espíritus luego de pasar por gran número de reencarnaciones quedarían salvados y toda la Luz librada de las Tinieblas.
Declaraban que el universo entero había sido creado por el Príncipe de las Tinieblas y de ahí concluían en una moral ascética, que condenaba el casamiento, la generación y la vida misma mala en sí, puesto que aprisiona el alma luminosa en la materia tenebrosa… En torno al concepto del mal.
Interpretaron que todo lo carnal proviene del mal y por lo tanto la doctrina de Dios exige la abstinencia total, condenando y prohibiendo el matrimonio puesto que la carne era algo diabólico y el casamiento o sea el sexo, retrasaba el regreso de las almas al cielo. Este principio de abstinencia absoluta era seguido por los puros o Cátaros, para pertenecer a los cuales era preciso seguir un rito de iniciación y purificación llamado consolamentum. Normalmente era recibido en el momento de la muerte, pero en muchas ocasiones se intentaba acelerar esta purificación por medio del suicidio que estaba autorizado pues con el mismo adelantaban la hora de su llegada al cielo por lo que La muerte se consideraba un bien; lo mismo por el llamado martirio directo (el fiel aceptaba ser asfixiado o que se le cortaran las venas) o la Endura en que se dejaba morir de hambre.
Como rechazo de todo lo carnal no admitían que la perfecta bondad de Dios fuera compatible con la carne y así rechazaban la divinidad de Cristo. El rechazo a la jerarquía eclesiástica y a los ritos considerados supersticiones, encontraron gran difusión debido a la corrupción generalizada del clero en la época y son célebres sobre todo por la encarnizada lucha que la Iglesia y la Realeza emprendieron contra ellos, exterminándolos por todos los medios. Como esta moral era difícil de seguir en todas sus reglas, los adeptos se dividieron en dos categorías:

  • Los Creyentes O Auditores estaban dispensados de los deberes más penosos y gozaban de una moral más suave. Podían casarse, dedicarse al comercio, poseer bienes, ser omnívoros, ingresar en un ejército y disponían de otras facilidades pero en peligro de muerte debían recibir el bautismo espiritual mediante la imposición de manos. Dicho bautismo lo podían recibir los hombres y las mujeres pero no los niños. Si el creyente se recuperaba, debía entonces vivir como perfecto o suicidarse.
  • Los Perfectos, por su parte, observaban con gran rigor la moral Cátara y estaban sujetos al estricto ascetismo. No era posible ser perfecto sin haber recibido antes el bautismo del espíritu y luego tenían que romper todo vínculo familiar y dedicarse a predicar de un país a otro, administrando el bautismo espiritual.

Los Cátaros (escribe Aroux)- tenían ya en el siglo XII signos de reconocimiento, santo y seña y una doctrina astrológica. La literatura ocultista atribuyó a los Cátaros toda clase de creencias esotéricas que les eran extrañas. No por eso dejaban de tener ceremonias y ritos Iniciativos, prácticas diversas que tenían por finalidad separar el espíritu de este mundo y librar el alma cautiva de su cuerpo; algunos hasta querían conseguirlo bruscamente por la Endura, que consistía en dejarse morir de hambre; pero la mayoría se limitaba a los ritos Iniciativos propiamente dichos, que permitían alcanzar la iluminación espiritual por el ascetismo y diversas técnicas que permitían separar momentáneamente el alma del cuerpo. La convicción en estas creencias o más probablemente, la ambición sobre sus bienes por la Iglesia les valió el apoyo de algunos señores feudales, en especial el conde de Foix y el vizconde de Béziers, vasallos de Raimundo VI conde de Tolosa. Su negación de la propiedad privada valió el apoyo generalizado de las clases populares y paradójicamente también de la burguesía.
Carcassonne. Ciudad situada en la región francesa de Aude, a 160 kilómetros de la frontera española y a 90 de Toulouse, con 45.000 habitantes, en la que se distinguen 2 partes claramente diferenciadas: La ciudadela fortificada, enclave medieval que jugó importante papel en la cruzada contra los Albigenses y la villa creada posteriormente para dar cabida al crecimiento de la población. Los primeros asentamientos en Carcassonne se produjeron hacia el siglo VI A.C., como demuestran las excavaciones arqueológicas que han localizado restos de cabañas construidas por los iberos, que fueron desplazados hacia el 300 A.C. por los Volcae-Tectosages, tribu de origen centroeuropeo. Los romanos conquistaron la región de Narbona el 122 a.C. y se asentaron en Carcassonne debido las condiciones estratégicas de dominio de la zona. A ellos se atribuye la construcción de las primeras murallas, como demuestra la construcción de las torres y las murallas evitando las líneas rectas en un intento de reducir la efectividad de un ataque con arietes. Los muros se construyen con capas alternadas de piezas de piedra y bandas de ladrillo rojo.
Situación Estratégica.La ubicación de la ciudad la convirtió en un importante objetivo de conquista durante las distintas épocas de la historia. En consecuencia, las fortificaciones de la plaza sufrieron continuas ampliaciones y mejoras para adaptarse a la evolución de las técnicas de guerra. En el año 350 la ciudad fue tomada por los francos, aunque los romanos la recuperaron enseguida y comprendieron la necesidad de reforzar sus defensas. Sin embargo no fue suficiente para evitar que la ciudad cayera en manos de los visigodos en 436, durante el reinado de Teodorico. Las técnicas constructivas desarrolladas por los romanos para sus fortificaciones permanentes fueron imitadas por los visigodos para compensar sus pocos conocimientos arquitectónicos. Su actividad, difícilmente se diferencia de la de sus antecesores, no aportó nada nuevo a las construcciones sino que se limitó a reponer los destrozos causados durante las batallas con que reyes locales como Clovis, Gondebaud y Gontran intentaban recuperar la ciudad. Entre los siglos XI y XIII se acometieron importantes obras como el Palacio Condal y la reconstrucción de las murallas, que después del período visigodo, y especialmente desde la conquista de la ciudad por parte de los sarracenos, estaban bastante maltrechas. Bernard Aton Trencavel, vizconde de Albi, Nimes y Béziers se proclamó vizconde de Carcassonne, que hasta entonces había pertenecido al condado de Barcelona y que no reclamó su feudo.
Situada en un estratégico nudo de comunicaciones, la ciudad nadaba en la abundancia debido a los altos impuestos, hasta la mitad del valor de las mercancías, que cobraba a los comerciantes. Esto la convirtió en un apetitoso bocado para las intrigas de los nobles y el Catarismo fue la excusa ideal para conquistar la ciudad.
Las Persecuciones. Naturalmente, creyendo acérrimamente tales posturas, fue objeto de las más violentas condenas, siendo varios concilios los que se ocuparon primordialmente de esta herejía, así considerada por los miembros de la Iglesia Romana. Al principio, la Santa Sede no prestó mucha atención a la herejía cátara, pero más tarde se alarmó. En 1119 la persecución se tornó violenta. Calixto II en un concilio que presidió en Toulouse, condenó la herejía que rechaza la existencia terrestre del hijo de Dios. En 1145, el cardenal Alberíco de Ostia, en su calidad de legado del papa Eugenio III, viajó a los países del Languedoc con el objetivo de atajar la expansión de las herejías occitanas, pero ante el fracaso de sus actividades se vio obligado a llamar en su auxilio a Bernardo, siendo éste el que obtuvo de los herejes la promesa del retorno a la ortodoxia. En 1150, se inició la lucha contra la organización, pereciendo muchos de sus miembros en la hoguera, siendo otros hechos prisioneros por los militantes de la liga que formó Pedro Lombardo. En 1163 el concilio de Tours cuya asamblea contó con 17 cardenales, 24 obispos, más de cien abades y priores, numerosos eclesiásticos e incluso laicos, se expresó total unanimidad hacia el horror que inspiraba la herejía Cátara y adoptando medidas prácticas se ordenó a los obispos que lanzaran el anatema contra los que autorizaban a los herejes a permanecer en los territorios bajo su mando; igualmente anatemizar a cuantos entablasen tratos de compra o venta de mercancías. A los príncipes se les ordenó encarcelar a los herejes, confiscándoles los bienes. Siguieron diversos concilios, corno el de Letrán en 1179, el de Verona en 1184, y así sucesivamente. Los Cátaros permanecieron inquebrantables en su fe.
La Cruzada Albigense. La cruzada empeñada contra los albigenses es demasiado conocida para que hablemos de ella. Sin embargo, debe señalarse que las doctrinas Cátaras sobrevivieron a la degollina de sus sacerdotes. Los Trovadores, que habían demostrado ser auxiliares fervientes y devotos de la herejía albigense, siguieron propagando en su gaya ciencia las ideas proscritas por la Inquisición.
La Matanza. Después de varios intentos infructuosos de combatirlos, desarrollados por parte del clero local, los misioneros cistercienses y por Santo Domingo de Guzmán, Inocencio III fue quien activó la represión. Envió a Pedro de Castelnau, en 1208, como legado suyo, a fin de hacer cumplir las medidas adoptadas, pero Castelnau fue asesinado. Inocencio III, convencido de que el instigador del crimen era Raimundo de Tolosa, ordenó una cruzada contra los Albigenses, este noble y contra la herejía defendida por él después de excomulgar a Raimundo VI. La Iglesia prometía a todos los que en ella se alistaran la misma indulgencia que se concedía a los cruzados de Tierra Santa, el ejército de los cruzados aumentaba día a día. Quienes guiaban a los cruzados, en lo religioso, eran los prelados de las principales poblaciones francesas. Entre los seglares se hallaban los condes de Nevers, Simón de Montfort y el duque de Borgoña. Este ejército llegó a sumar, 500.000 hombres. Sitiaron varias fortalezas que acabaron por rendirse, tras lo cual los cruzados quemaron a numerosos herejes. Simón de Monfort asumió el mando de la cruzada, reunió un gran ejército en el norte de Francia y arrasó el resto. En Julio 22 de 1209 el asalto de Béziers terminó con el asesinato a cuchillo de 60.000 personas, incluidas mujeres y niños. En esta guerra, al abad Arnoldo los soldados le preguntaron: Cómo podrían distinguir a los católicos para no matarlos. Él pronunció la siguiente frase: Matad, matadlos a todos, que luego Dios los distinguirá en el cielo. Algunos autores atribuyen esta misma frase a Pedro de Castelnau, mientras que otros afirman que la verdadera frase fue: Muchos han de morir en la contienda, buenos y malos; Dios reconocerá por suyos a los buenos y no reconocerá a los malos. Hubo después en 1209 el sitio de Carcassonne, donde se hallaba refugiado el vizconde Roger Trencavel, quien, después de una vigorosa e inútil defensa, tuvo que capitular. Los vencidos salieron de la ciudad vistiendo solamente la camisa; al vizconde lo encarcelaron, falleciendo poco después de disentería. A los habitantes de Carcassonne se les concedió la libertad, pues confesaron que eran católicos. Sin embargo, apresaron a unos 400 que murieron en la hoguera, una diversión frecuente en aquellos tiempos. Simón de Monfort se hizo atribuir el vizcondado de Béziers y Narbona e incrementó considerablemente sus bienes. Logró anexionarse las propiedades de Raimundo VI, adueñándose del titulo de conde de Tolosa, vizconde de Béziers y Carcassonne y duque de Narbona. Terminada esta primera fase se convocó una segunda cruzada y se reanudó la lucha. Los cruzados, en aquella ocasión, penetraron por la Provenza con el fin de exterminar a los herejes recalcitrantes, quemando y asaltando castillos y fortalezas. El Papa recomendaba moderación con el fin de atraer a los herejes, aunque al parecer no era debidamente informado de cuanto realmente ocurría. Envió como legado suyo al cardenal Pedro de Benavente, con la misión de reconciliar a los excomulgados con la Iglesia de Roma. Raimundo se sometió, pero Simón de Montfort exigía las tierras conquistadas a los albigenses; el rey de Francia apoyaba a Montfort pues deseaba incorporar las tierras del Mediodía cuyos condes eran vasallos del rey de Aragón Pedro II y como no hubo conciliación prosiguió la guerra, pero ya cansados de tantas luchas, los Cátaros acabaron por ceder parte de sus dominios. En los siguientes años la cruzada se convirtió en el negocio personal de Monfort, que combatió la nobleza del Languedoc con el apoyo de la Iglesia, ya que entre sus obispos repartía las tierras de los vencidos. El vizcondado que el Papa había concedido al de Monfort pertenecía a Pedro el Católico, rey de Aragón, así que éste acudió a la petición de ayuda del conde de Tolosa. Como negociación se acordó el matrimonio de la hija de Monfort con el futuro Jaime I de Aragón, que entonces contaba tres años y fue entregado en calidad de rehén. Simón de Monfort continuó con sus desmanes seguro, de que su rehén le protegía del aragonés, pero no fue así y el rey se enfrentó al jefe de esta cruzada, Simón de Monfort hasta que fue derrotado por él y encontró la muerte en la batalla de Muret de 1213. A la muerte de Inocencio III, Raimundo VI y su hijo reconquistaron sus propiedades y en el sitio de Toulouse de 1218 cuando Simón de Monfort murió de una pedrada, contando 68 años. La situación no halló remedio hasta el año 1229… La guerra terminó con el Tratado de París que resolvió en beneficio de la corona de Francia después de que el hijo de Simón de Monfort cediera sus derechos a Luís VIII. En 1240, el hijo de Trencavel puso sitio a la ciudad para intentar recuperarla, pero después de 24 días hubo de retirarse. Para evitar nuevos ataques, el rey Saint Luís reforzó las defensas de la ciudad construyendo la segunda muralla. Las obras fueron continuadas por Felipe III el Intrépido. Así finalizaron aquellas cruentas campañas, si bien los Cátaros volvieron a levantar cabeza, hasta que en 1253 quedaron completamente sometidos por la fuerza de las armas y sus territorios incorporados a Francia Fue un español el que tomó una parte muy importante en la pacificación del Midi francés. Este español fue Domingo de Guzmán, quien, según se dice, abandonó el método de públicas discusiones que entonces estaba de moda, y empezó la predicación del Rosario, invitando a los católicos a pedir, por este medio, la protección divina. Esta fue la tragedia Cátara, cuyo credo no podía en modo alguno ser aceptado por la ortodoxia de la Iglesia romana. Terminada la Edad Media y como todos los monumentos de aquella época, la ciudad fue abandonada, sus piedras reutilizadas para otras construcciones y sus torres aprovechadas como garajes, cuadras o talleres. El historiador Jean-Pierre Cros-Meyrevieille, Mérimée y en especial el arquitecto Viollet Le Duc promovieron a mediados del siglo XIX la conservación y restauración de la ciudad, quedando bajo el control de la Administración de las Artes. En 1844 comenzaron las obras de restauración de la Iglesia de San Nazario, a la que siguieron en 1853 las de las fortificaciones. Tras la muerte de Le Duc en 1879, su trabajo fue continuado por su discípulo Boeswillwald después.
La Ciudad Medieval de Carcassonne está situada sobre un espolón al S de la ciudad baja. Es la mayor ciudad amurallada que se conserva en Europa, por lo que la UNESCO la declaró Patrimonio de la humanidad en diciembre de 1997. El recinto está cerrado por una doble muralla con 52 torres. Al oeste se alza el Castillo Condal, que data del siglo XII, defendido por una torre de planta cuadrada y ocho semicirculares. La Torre del Tesoro fue construida en tiempos de Felipe el Intrépido, y está considerada una de las más hermosas de la ciudad. Al contrario de lo que sugiere su nombre, no se utilizó para contener ningún tesoro. El Castillo Condal fue construido en el siglo XII por los Trencavel, vizcondes de Carcassonne, aunque ha sido desvirtuado en gran medida por obras posteriores. El castillo y la muralla interior no están abiertos al público pero tienen organizadas visitas guiadas. Estos recorridos abarcan las defensas interiores, determinadas partes del Castillo, las fortificaciones galo – romanas, y diversos museos sobre historia medieval, y el Catarismo.
Fuera del recinto fortificado fue fundada en el siglo XIII la llamada Ciudad Baja, o villa de Saint Luís. En la actualidad la habitan 45.000 personas y su principal actividad sigue siendo, como en la Edad Media, el comercio del vino. Otras industrias están dedicadas a la fabricación textil, goma sintética y maquinaria agrícola. La catedral de Saint Michael, de fines del siglo XIII, de estilo gótico conserva una valiosa colección de objetos artísticos y religiosos. La iglesia de Saint Vincent, del siglo XIV, alberga en su torre 47 campanas y varias esculturas de interés. Varias casas y palacios del siglo XVII en adelante, la Fuente de Neptuno y la puerta de los Jacobinos son algunos atractivos de una ciudad testigo y protagonista de la historia medieval de Francia y de Europa.
Al Este, entre dos torres almenadas, se alza la Puerta de Narbona. Sobre el arco de la puerta hay un nicho que contiene una imagen gótica de la Virgen María realizada en el siglo XIII. Durante la Revolución la imagen fue decapitada, y posteriormente reconstruida, y la leyenda cuenta que el soldado que cometió el asalto murió entre grandes sufrimientos. La Iglesia o Basílica de San Nazario es un edificio románico de los siglos X al XII y completado en el siglo XIV con una cabecera gótica.
El rosetón y las vidrieras están considerados los más importantes del sur de Francia. También destacan las tumbas del obispo Pierre de Rochefort y de Simón de Monfort y la piedra que lo mató.

Cátaros Y Templarios. Convivieron en la misma época y aunque aparentemente y dadas sus creencias respectivas podrían pensar a priori que ocuparían bandos enfrentados, conocemos suficientemente a los Templarios para no extrañarnos la posibilidad de un entendimiento mutuo. Ciertamente hay claros indicios de que unos y otros simpatizaron. Muchos templarios descendían de linajes Cátaros, como el Maestre del Temple Bertrand de Blanchefort. También que numerosos Cátaros fueron acogidos en las filas Templarias cuando se desató contra ellos la ira Romana en forma de cruzada, e incluso se rumora que muchos miembros del Temple del Languedoc profesaban la fe Cátara y no la católica.
Durante la cruzada contra los albigenses como fue llamada la represión de los Cátaros, la postura de la Orden del Temple fue ostensiblemente neutral y a veces dio la impresión de que empuñaron las armas en defensa de los herejes.
Los Valores Cátaros: Ascetismo Y Tolerancia. Evidentemente, este tipo de apertura al mundo no desagradaba a los altos dignatarios de la Orden del Temple y su doctrina no era molestia para los Templarios, es más; en ella encontraban importantes temas de reflexión y de meditación.
Los Cátaros eran un movimiento sectario que pertenecía al cristianismo, en este hecho no hay nada opuesto a los valores Templarios; la tolerancia y el ascetismo; son valores practicados por los monjes Templarios.
Es curioso pensar que tanto para los Cátaros como para los Templarios la leyenda de un Tesoro sigue alimentando las cabezas de los amantes de lo extraño, siglos después de la desaparición de los Cátaros y de la abolición de la Orden del Temple.
Los Descubrimientos De Bérenger Saunière. En Torno A Rennés-Le-Château Conocido Montículo Del Sur De Francia Siempre Ha Reunido Una Variopinta Tribu De Visitantes En Busca De Notoriedad, Mitos, Dinero Y Poder. Muchos Han Sido Los Atraídos Por Una Fuerza Irresistible Llamada a Satisfacer En Cada Caso, Los Intereses Particulares De Cada Cual: Desde El Tesoro Del Párroco Berenguer Saunière, Hasta Los Entresijos De La Trama Dinástica Merovingia Que Se Ha Tejido Alrededor De Aquel Enclave, Pasando Por Nada Más Y Nada Menos Que La Búsqueda Del Grial. Se Han Urdido Multitud De Historias Más O Menos Rigurosas Y Bien Documentadas Que Tienen Como Núcleo Común Las Aventuras Del Abad Berenguer Saunière, Hacia Finales Del Siglo Pasado Y Principios Del Presente. Pero Aparte De Lo Que Cuentan Las Tradiciones Más O Menos Fundadas Sobre El Grial, El Arca De La Alianza O Fabulosos Tesoros Enterrados, Existe Algún Indicio Que Hace Pensar Que Este Lugar Merece Su Fama Como El Lugar Más Misterioso De Europa, Escenario De Acontecimientos Siniestros Y Guardián Del Secreto Más Bien Guardado De La Historia Que Comienza Con Un Descubrimiento Excepcional Ocurrido Hace Algo Más De Un Siglo En La Iglesia De Rennés-Le-Château, El Cual Elevó A Nuevas Y Vertiginosas Alturas Sus Leyendas Como Lugar De Misterio Y Tesoros Ocultos. Por Allí Han Desfilado Desde Rebeláis, Julio Verne, Maurice Leblanc, Toulouse Lautrec, Emma Calvó, Claude Debussy, René Guenon O Gerard Encausse El Célebre Papus, Hasta George Monti, Fulcanelli, Jean Cocteau, Francios Miterrand Y De Acuerdo Con algún  Informante Radicado En Mallorca, Versado En Sociedades Secretas Y Que Por Razones Obvias Mantendría El Anonimato El Mismo Miguel Roca Y Jordi Pujol. Berenguer Saunière Es El Culpable De Que Aquella Aldea Se Haya Convertido En Centro De Peregrinación Y Destino Vital De Miles De Buscadores De Tesoros Espirituales Y materiales. Es Culpable De Una De Las Leyendas Más Inquietantes Del Mundo Entero Que Hace De Esta Región La Más Embriagadora Y Misteriosa De Toda Francia, Destino De Moda Para Todo Un Submundo De Viajeros, Muchos De Los Cuales Llevan Bajo Su Brazo Uno De Los 500 Libros Que Sobre El Misterio De Rennés Se Han Escrito En Los Últimos Años. Hasta Allí Llegan Hombres Tan Dispares Como Periodistas Que Quieren Contar Por Qué Esta Región Resquebraja Dogmas O Que Buscan Explicación A Por Qué Algunos Personajes Acaudalados Han Comprando Las Viejas Mansiones Que Surgen A Orillas Del Aude, El Río Que Por Aquí Corre, Y Que Se Han Retirado Aquí: Sacerdotes Que Se Han Quitado La Sotana, Escritores Como Julio Verne Que Buscan El Ambiente Ideal Para Sus Novelas, Músicos Como Los Españoles Carlos Berlanga O Guillermo Cazenave Que Se Inspiran Aquí Para Sus Composiciones O Políticos Como Francios Miterrand, Que No Dudó Pisar El Suelo Embaldosado De Esta Iglesia.
Un Cura Munificente. El 1 de junio de 1885 Rennés-le-Château con solamente unos 200 habitantes recibió un nuevo y joven párroco católico de 33 años. Francios Berenguer Saunière que sabe leer, escribir, conoce los alfabetos antiguos, es natural de la zona, conocedor cabal de la historia de la región; nacido el 11 de Abril de 1852 en la cercana aldea de Montazels, en 1879 recibió las órdenes sacerdotales. Era un cura pobre, que mejoraba su alimentación con lo que pescaba y cazaba durante sus largas excursiones por la comarca. Sus dietarios, conservados hasta la fecha, atestiguan un nivel de vida exiguo y raciones de hambre. Era vigoroso, arriano e impetuoso y algo reaccionario ante determinados dogmas. Gerard de Sede, el primero que estudio su vida, habló en década de los sesenta con muchos de sus feligresas. Lo recuerdan como hombre guapo, atractivo y de enorme poder seductor. Recibió a Marie Dernanaud como gobernanta, una joven de 18 años que le sirvió toda la vida. Dicen que algo más que la camaradería le unió con su ama de llaves que fue su heredera y está enterrada junto a Berenguer, para sospechar más si cabe.
Allí están las ruinas del castillo ancestral de Bertrand de Blanchefort amo supremo de Rennés descendiente de una familia Cátara, sitio del gran maestre templarios quienes tenían estrecha relación con los Cátaros de Montsegur del sur de Francia. Durante la cruza Albigense contra los Cátaros, los templarios permanecieron neutrales, además de recibir el conocimiento cátaro. Según la leyenda 4 hombres saltaron la pared huyendo montaña abajo y cargando cierta cosa como abundante material religioso y manuscritos, así como el cáliz sagrado que contuvo la sangre de Jesús. El sacerdote Berenguer Saunière sabía de la leyenda, Montsegur es bien próximo a Rennés le Château. Una cierta cosa fue pasada de contrabando desde Montsegur a otro cierto lugar. De Montsegur a Rennés Le Château, hay solamente medio día de distancia a caballo, y Rennés, puede ser destino del tesoro de los cataros. Según documental de la BBC de Londres, Berenguer Saunière habría podido descubrir que el secreto de Montsegur, del tesoro o del secreto podría explicar la resistencia De tenacious de los Cátaros que prefirieron el martirio antes que divulgar sus secretos.
La Iglesia En Ruinas. Berenguer Saunière encontró que la iglesia de Rennés-le-Château a la que le enviaron, estaba consagrada a María Magdalena y fue escenario de las bodas del Merovingio del linaje pieza clave del secreto de los Templarios, Dagoberto II con Gizelle de Razés; había sido construida sobre los cimientos de un templo visigótico del siglo VI, en 1059, consagrado a la diosa Diana, restaurada por última vez en el S. XV y se encontraba en estado lamentable de ruina. Así, 6 años después de su llegada y alentado por su amigo Henri Boudet, cura del pueblo vecino de Rennés-les-Bains, decidió llevar a cabo unas modestas reformas al altar gracias a algunas pequeñas donaciones. Durante la restauración, en 1891, al quitar la piedra del altar, Saunière encontró que una de las 2 columnas visigóticas que la sujetaban era hueca. Dentro del pilar halló (en esto coinciden todas las fuentes) varios documentos y 4 pergaminos guardados en tubos de madera estampados, de lo cual hubo testigos ya que el párroco contaba con 6 obreros para la restauración y 2 de ellos que aún vivían en 1958 corroboraron el descubrimiento de los manuscritos. Sin embargo aún quedaban más sorpresas bajo el suelo. En la Iglesia todo esta revuelto por la remodelación y el descubrimiento del tesoro y los pergaminos. Los obreros han sido enviados a descansar para dejar el campo libre al cura. El viejo sacristán Antonio Captier tiene que tocar el ángelus cada noche, como de costumbre. Bajando del campanario ve de repente brillar un objeto en el capitel del viejo balaustre echado abajo por las obras. Visto de cerca se trataba de una redoma conteniendo un papel doblado. Inmediatamente comunica el hallazgo a Saunière que es el punto de partida del enriquecimiento del abad.
Los Documentos. Dos de los pergaminos databan de 1244 y 1644 y parece ser que contenían las genealogías desconocidas de descendencia desconocida del rey Merovingio Dagoberto II. La noble condesa de antigua familia de la región, Marie de Négre Dablas-Dame de Hautpoul Blanchefort era depositaria de un gran secreto transmitido en su familia de generación en generación, en vísperas de su muerte en Enero de 1791 y no teniendo hijo varón, decidió confiar su secreto y unos documentos de considerable importancia a Bigou, su confesor, haciéndole prometer los transmitiría solo a una persona digna de confianza. Once años después de la muerte de la marquesa y a raíz de las consecuencias de la revolución francesa (1789) Bigou debe salir de Francia ante la amenaza de las nuevas leyes de 1792 para los clérigos y al igual que otros cuarenta mil religiosos debe exiliarse.
Bigou huye a España, concretamente a Sabadell donde un año y medio mas tarde fallece pero antes habrá cumplido la palabra dada a la marquesa de Hautpoul en su lecho de muerte, ya ha confiado el secreto a otro párroco al igual que el mismo exiliado en la localidad catalana, de nombre Caunielle.
Éste a su vez lo trasmite a otros dos párrocos más: a Jean Vié y Emile Francios Cayron, curas ambos de la región del Aude. Jean Vie fue párroco de Rennés les bains desde 1840 a 1872 y Henri Boudet es muy amigo de Berenguer quien le sucede en su puesto quien de niño fue adoptado, educado y formado por Emilie Francios.
Bigou a fin de preservar el secreto disimuló los importantes pergaminos en uno de los pilares del altar y puso una enigmática baldosa con extraños signos sobre la tumba de la marquesa, muerta en Enero 17 de 1.781 y reposa en el pequeño cementerio anexo a la iglesia de Rennés-le-Château. Uno de sus antepasados fue Maestre Templario, Bertrand de Blanchefort de linaje Cátaro establecido en el antiguo Languedoc, aquel principado independiente. El papel doblado estaba firmado por Jean Bigou tío del abad Antonio y predecesor en la abadía. Figuraba un indicio que lleva de nuevo al sitio de la losa vuelta del revés cien años antes. Describía no un escondrijo sino una cripta. Así pues la losa de los Caballeros ocultaba la apertura de acceso a un sepulcro. Saunière realiza un reconocimiento exhaustivo del lugar. Encontró una tablilla antigua del siglo VII o VIII, esculpida en roca, que él estaría cubriendo un compartimiento funerario en que esqueletos habrían sido encontrados. En el escondrijo halla un cráneo de época Merovingia y encuentra unas escaleras que penetraban debajo de la Iglesia. Efectivamente, el viejo registro de la parroquia, datado de 1694 hace mención en este lugar de la presencia del sepulcro de los señores de Rennés. Otro anagrama fue encontrado en la roca del entierro relacionado con Poussim y Éteniers. Los otros dos parecían ser obra de un predecesor de Saunière, el abad Antonio Bigou, que sirvió en la aldea un siglo antes. Contenían pasajes evangélicos. Uno se refiere a como iba Jesús con sus discípulos en sábado por unos sembrados, y ellos cortaron algunas espigas y las comieron. El otro cuenta la cena en Betania con Lázaro resucitado de entre los muertos, durante la cual María Magdalena ungió los pies de Jesús. La versión oficial de los pergaminos está exhibida a la vista del público en las paredes del museo Saunière en Rennés-le-Château. Desde que las copias de los pergaminos fueron publicados, los originales permanecen ocultos y se ha intentado descifrarlos a partir de variadas aproximaciones. Los dos documentos redactados por el abad Bigou parecen ser extractos del Nuevo Testamento escritos en latín con la peculiaridad de que las letras aparecen redactadas sin espacio entre ellas o algunas alzadas sobre las demás. Saunière debió darse cuenta de que su descubrimiento encerraba algo importante, aunque no supiera que se trataba en el primer momento. Estos poseían pasados anagramas con las cartas incoherentes, sin espacio entre Ellas habían sido traducidos por hombres de Francia en ese entonces: “Bergere pas de tentation que Poussim teniers gardent la clef pax dclxxxi par la croix et ce cheval de dieu j’acheve ce daemon de gardien a midi pommes bleues. (Pastor, ninguna tentación. Ese poussin, teniers posee la paz dominante 681.
Para la cruz y su caballo del dios, i completo (o yo destruya) este demonio del protector a las medias del día. Manzanas del azul.). Como en el pergamino, las cartas levantadas, cuando estaba tomado en la secuencia,
El segundo pergamino dejaba ver algo mucho más claro y directo un mensaje coherente: “Dagoberto roi et Sión est ce tresor et il est la mort”. (A Dagoberto II, Rey, y a Sión pertenece este tesoro y él está allí muerto).
Hemos hablado de los pergaminos que encontró el abate Saunière, pero no se ha comentado nada de la conexión cátara bastante evidente. Al parecer en uno de los pergaminos aparecen 8 letras escritas de manera distinta a las demás de manera deliberada, si las ordenamos se puede leer Rex Mundi, que como sabemos es un termino usado por los cataros.
La Fortuna Sonríe. Saunière encontró un tesoro que incluía mucho más que antigüedades valiosas. Es verdad que el sacerdote halló algunos artefactos valiosos durante las restauraciones de la iglesia. Él anotó dicho descubrimiento en sus cuadernos y trató de mantenerlo en secreto para vender los objetos y juntar dinero. No está excluido que descubrieran la cripta y saquearan las tumbas, pero qué es lo que encontraron que les permitió vivir con ostentación y burlarse de todo el mundo, incluyendo al propio Vaticano. El hallazgo de cuatro documentos supuestamente antiguos puso en marcha un encadenamiento de hechos cuyas consecuencias rebasaron con mucho el mero bienestar espiritual del párroco. Al día siguiente al descubrimiento Saunière pide a los obreros encargados de la restauración levantar una losa en la iglesia delante del altar. Se trata de la baldosa de los caballeros, colocada cara abajo que muestra dos jinetes montados en un solo caballo, símbolo también utilizado por los caballeros templarios. Bajo ella se hallaba un escondrijo en el cual fue hallada una olla repleta de monedas de oro, tesoro que debía corresponder al de los nobles de la región quienes confiándolo a su párroco Bigou, decidieron ponerlo a buen recaudo amparado en la seguridad del templo, antes de su huida al extranjero provocada por la ejecución de Luís XVI y la caída de la monarquía. A partir de este día el cura Berenguer Saunière y su joven criada María Dénarnaud vivieron como si dispusieran de una fortuna inagotable. Desde aquel momento manifestó una inmensa riqueza, un tren de vida lujoso, hizo frecuentes viajes, restauró la iglesia, se embarcó en nuevas construcciones y convirtió Rennés-le-Château en punto de reunión de nobles y destacados visitantes.
Su futuro comportamiento parece probar que allí existía algo más importante que un tesoro formado por monedas y joyas por grandioso que este fuera. Henri Boudet el cura vecino sugiere a Saunière pedir consejo al obispo de Carcassonne su superior, Monseñor Félix Billard para su decodificación, quien lo remite a París en marzo de 1892 donde es presentado a Emile Hoffet, célebre ocultista y autor de numerosos estudios sobre la francmasonería quién acoge a aquel cura provinciano en su distinguido círculo.
Allí conoce a la cantante y actriz Emma Calvé, fundadora en 1.891 en compañía del Conde de Larochefoucauld, la orden cabalística de la Rosa Cruz del Templo y del Grial, es decir que se puso en contacto con la crema y nata de la intelectualidad de época. Estos personajes a menudo invitados de Rennés-le-Château, le habrían abierto las puertas a grupos de albañilería, grandes maestres, artistas y ciertas sociedades secretas conocedoras del lenguaje alquímico en el que, supuestamente, estarían redactados los documentos secretos en cuestión. Lo hizo para buscar un paleógrafo que le descifrara el contenido. Algo le decía que lo que acababa de encontrar era importante. Se lo decían, quizá, los pergaminos del balaustre. No se conocen todos. Algo halló que le encaminó a buscar en los Elíseos a la flor y nata del esoterismo en los tiempos en los que el conocimiento mágico estaba vedado salvo para las clases altas e intelectuales. Si halló o no lo que buscaba solo se puede deducir a partir de la cuantiosa fortuna que invirtió en la restauración de la iglesia y del presbiterio, así como en la construcción de su mansión personal “Villa Betania” y de una biblioteca, “La Torre Magdala”, que confiere un cierto magnetismo a lo que fueron los predios del conocido abad.
Durante su estancia en París Saunière adquirió tres reproducciones de cuadros del Loubre: Un retrato de Clemente V el papa que abolió la Orden del Temple, el San Antonio y San Jerónimo en el desierto de David Teniers El joven y Los pastores de la Arcadia de Nicolás Poussin. La conducta de Saunière respondía al punto de partida de una investigación que le tendría ocupado en los años posteriores. De hecho doscientos años antes podemos encontrar vestigios de secretos escondidos.
Mucho se ha escrito sobre la presencia de una misteriosa tumba de piedra, en medio de la vegetación, en las cercanías de Rennés -le-Château, habiéndose sugerido que esa tumba es la misma que el famoso pintor francés Nicolás Poussin representó en una obra de 1647, Les Bergers d´Arcadie II, la más misteriosa de todas las suyas. En ella vemos a un grupo de pastores observados por una enigmática mujer y reunidos alrededor de una tumba, en uno de cuyos laterales se muestra la leyenda «Et in Arcadia ego». Esta inscripción se puede transformar tras ser descifrada en la frase “Arcam Dei Tango”, es decir, “Tocando la tumba de Dios”. La frase: “Y está muerto ahí”, indica la presencia de un sepulcro que contenía el cuerpo de Cristo. Esa tumba, se dedujo, era la que fue pintada por Poussin, puesto que se podía formar un anagrama con la frase Et in Arcadia ego Tego arcana dei, que significa: “¡Alejaos! Yo guardo los secretos de Dios”. Unos investigadores británicos descompusieron el cuadro combinándolo con las claves geométricas que hallaron en los pergaminos encontrados por Saunière, concluyendo en la aparición de una estrella de 5 puntas que les dirige hasta ese monte. La copia del cuadro, el cura y los pergaminos se combinan para aumentar el secreto de Rennés-le-Château. Poussin tenía un mecenas, Nicolás Fouquet, vizconde de Vaux no sé que mas y superintendente de finanzas de Luís XIV, el rey sol. Fue durante un tiempo el segundo hombre mas poderoso de Francia después de Mazarín, Contaba con el apoyo de Ana de Austria (madre del rey) y de Mazarin (primer ministro y tutor del rey durante su minoría de edad). Poussin estuvo durante un tiempo en Roma, allí recibió la visita de un Hermano de Nicolás, el abate Louis Fouquet, lo interesante de esta historia es una carta que el abate Louis escribió a Nicolás en 1956: (Poussin) y yo hemos planeado ciertas cosas que pronto os comentaré en detalle y que os proporcionarán, por medio de M. Poussin, ventajas tales que hasta los reyes tendrían gran dificultad en obtenerlas de él, y después de él tal vez habrán de pasar siglos y quizás no vuelvan a presentarse; y lo que es más, todo esto puede conseguirse con gasto no grande y mucho beneficio, y son cosas tan difíciles de hallar que nada en este mundo podría ofrecer mejor fortuna, ni quizá siquiera comparable. (La revelación de los templarios, traducción de los autores) Fouquet amasó una gran fortuna, mientras que las arcas del reino estaban cada vez mas vacías y lo peor, hacía ostentación de ello ante la corte y el rey, superando a éste en la fastuosidad de sus fiestas, que ya es decir. Nicolás cayó en desgracia en 1661, según algunos historiadores bajo cargos un poco vagos (sedición y malversación de fondos), fue detenido por orden del rey, sus propiedades fueron confiscadas y curiosamente el mismo Luís XIV insistió en examinar personalmente todos los documentos de Fouquet. El proceso se prolongó durante mas de 3 años, el rey nombró un tribunal compuesto por enemigos de Fouquet y pretendía la pena de muerte, Nicolás contaba con el apoyo de la Compañía del Santo Sacramento, (por lo visto nombre usado por el Priorato de Sión durante algún tiempo (Baigent)) Al fin la condena fue de destierro perpetuo, que no satisfizo al rey, quien hizo uso de su derecho a aumentar la pena, cambiándola por cadena perpetua. No es extraño que fouquet tuviera el apoyo de la Compañía-Priorato ya que uno de sus miembros conocidos fue Charles Fouquet, otro hermano suyo. El centro de operaciones de la Compañía era San Sulpicio en París, ¿otra coincidencia? Por cierto, que el año que Fouquet fue encarcelado 1665, murió Poussin, Luís XIV compró inmediatamente Los pastores de Arcadia y mantuvo el cuadro en sus aposentos privados, ¿estaría investigando como nosotros?…
Nicolás Poussin, el pintor cuyo nombre se menciona en uno de los pergaminos, quien, de acuerdo a lo que podemos entender en ellos, podía estar al tanto del secreto. Todos ellos señalan algo en la tumba; se trata de una inscripción críptica escrita en latín: Et in Arcadia ego (Y en la Arcadia yo). No tiene mucho sentido, pero bien es sabido que Poussin y otros de su época gustaban de ciertos juegos de palabras. Cambiando el orden de las letras, el criptograma se convierte en: Arcam dei tango. O lo que es lo mismo: Estoy tocando la tumba de Dios. Las pistas se estrechan. Desde el cementerio de Rennés contemplo que la tumba de Saunière mira hacia el monte Cardou. También el castillo de Serré, desde donde se veía diáfana la singular mole pétrea. Y también desde el de Arques. Y desde el de Coustaussa… Todos fueron construidos por los templarios para proteger y custodiar “algo” que sin duda apunta al Cardou y que “olvidaron” indicar los textos históricos Los buscadores de tesoros esotéricos del siglo XX lo compraron por parcelas. Hay carteles de “prohibido” en varios lugares e incluso algunas vallas. Una de ellas conduce a la cota de 681 metros, señalada en los pergaminos de Saunière. Es posible que las claves para determinar la validez de este tremendo rompecabezas se hallaran allí, en la misteriosa tumba de Arques, idéntica a la que aparece en el cuadro de Poussin, dinamitada en 1971 por el propietario del terreno, harto ser molestado por los buscadores de tesoros; la misma que Saunière identificó tras descubrir que tras ese cuadro y otros existían claves geométricas que conducían a aquel punto.
Quizás aún puedan hallarse entre las enigmáticas pistas que parece haber dejado Saunière, o tal vez salgan a la luz nuevos hallazgos. Esperemos que algún día podamos acercarnos más a la verdad del misterio de Rennés-le-Château. Como se ha dicho, conociendo los valores que defendía el Catarismo se hace extraña la asociación y sin embargo algunos ritos templarios nos lo recuerdan. No todos los Templarios fueron Cátaros, pero hay algo en sus creencias en lo que coincidían con ellos. A su regreso de París hace sellar cuidadosamente el escondrijo debajo de la losa de los Caballeros. Luego, con su fiel criada van al cementerio, mueven la losa horizontal de la tumba de la marquesa de Hautpoul y se dedican a desaparecer los símbolos de la lápida. Afortunadamente no sabían que estos habían sido ya copiados por un viejo arqueólogo de la región. La inscripción diseñada por Antonio Bigou, al igual que los pergaminos incluía varios errores premeditados de espaciado y ortografía, y era un anagrama perfecto del mensaje oculto que aludía a Poussin y Teniers. En efecto, si se cambia el orden de las letras encontramos nuevamente la críptica cita del primer pergamino. Pero la tumba contenía otra placa que supuestamente Bigou había hecho quitar y transportar desde un sepulcro en la cercana localidad de Arques. En ella en dos líneas verticales se presentaban grabados caracteres griegos y latinos además de cruces pateadas semejantes a la que conformaba el símbolo de los Templarios. Aquello significaba según el cuadro de Poussin aportante de la respuesta porque que en Los pastores de la Arcadia está dibujada una tumba sospechosamente parecida a la de Arques con el paisaje semejante al de la región y con cuatro personajes señalando una inscripción horizontal que reza Et in Arcadia ego. Se trata de la frase que la Muerte dijo y significa Y yo en la Arcadia. La Arcadia es una tierra paradisíaca localizada en Grecia donde se situaban las andanzas de dioses y ninfas entre riachuelos, vegetación exuberante y completa armonía del hombre y la naturaleza. Los pastores de la Arcadia son el prototipo de habitante feliz modelo para el resto de la Humanidad. Sin embargo en uno de sus paseos los pastores encuentran una calavera, que viene a recordarles que incluso en el lugar más feliz y perfecto de la tierra, la muerte está presente y dispuesta a cada momento. La frase es curiosa porque carece de verbo, pero sin embargo debió ser de gran importancia para Bigou e incluso para la marquesa de Blanchefort.
A la vista de los pergaminos dados a dobles sentidos y juegos de palabras, la inscripción es simplemente una frase alegórica o un criptograma. Alterando el sentido de las letras se puede formar una expresión coherente: I tego arcana dei, es decir, Yo oculto los secretos de Dios. O también: Arcam dei tango que se traduce como: Estoy tocando la tumba de Dios. ¿Se trata de la tumba de Dios, La de Jesús de Nazaret?
Detalles del Descubrimiento. La pericia de Saunière, con su no explicado acceso a una fabulosa fortuna y su repercusión en la tranquila vida aldeana de Rennés-le-Château, venían a confirmar las viejas historias sobre tesoros. Los campesinos de la región tenían una explicación bien sencilla sobre la fortuna del nuevo párroco. Se habría tropezado con una fuente de riqueza escondida por los antepasados. No era enigma. Pero el caso fue que mientras vivió, Saunière guardó silencio absoluto sobre el origen de sus fondos y se negó obstinadamente a revelar el secreto. Es seguro que Saunière no encontró el tesoro de los Templarios. Su fortuna provenía de las donaciones de la nobleza europea y de misteriosas sociedades, aunque en la zona esta escondido un gran secreto relacionado con los Caballeros del Temple. Recibió a visitantes ilustres como Johann von Habsburgo, tío de Franz José, emperador de Austria y eso tenía extractos de cuenta con alto favor de las adiciones a Saunière del dinero. Tras su vuelta de París, Berenguer Saunière, continuó con los trabajos de restauración de la Iglesia y con otras obras diversas, gastando una espectacular fortuna, incluso para los tiempos que corren. Lo que ocurrió en Rennés-le-Châteaux, es que Saunier encontró los documentos que probaban que Jesús era muy humano y nada divino, pero no podía destruir su propia “empresa” y quedar él en “el paro”. Así que tomó una decisión más inteligente y optó por vivir a cuerpo de rey vendiendo lo encontrado al mejor postor, aunque su conciencia no le permitía guardar ese secreto de por vida y solo dejó una serie de “pistas” en la iglesia que reformó sobre esos documentos sin decir quién fue el mejor postor. Quizás fue alguien que algún día los haga públicos (Priorato de Sión o similar) o quizás fue la propia iglesia y nunca más vuelvan a aparecer.
Las Construcciones. Acometió la construcción neogótica de la torre Magdala que utilizó como biblioteca y edificó una opulenta mansión victoriana campestre de 3 plantas denominada Villa Betania auténtico paraíso que nunca ocupó. Esto confirma que la Magdalena era sumamente importante, conforme al estudio de la Orden del Temple y del Priorato de Sión. Los nombres de la torre y la villa, se refieren inequívocamente a ella. Habilitó los terrenos colindantes con varios jardines. Uno de ellos auténtico intrincado de calles que probablemente reflejaban en mapa rodeado por una muralla que está en la parte más alta del pueblo. A un lado de la muralla, de unos treinta metros y que en el centro presenta un ángulo de 90 grados pero en curva, desde el cual se accedía. Construyó un invernadero.
La Torre Magdala Tiene un aire sobrecogedor. Su primera planta la dedicó al estudio con sus libros y una mesa. Pasaba horas entregado al estudio. Parecía buscar algo en la zona, con la ayuda de su atlas. La disposición del lugar dice todo: Subiendo por la escalera de caracol de la torre se accede a una terraza desde la que se contempla una región de cientos de kilómetros cuadrados… No es difícil imaginar a Berenguer con sus libros, tratando de descifrar códigos ocultos, rebuscando en la geometría sagrada y queriendo encontrar un punto en su atlas y subiendo por la torre.
El Atlas. Elaboró un atlas de la zona. Dibujó en su primera página una flor de lis, la flor de las flores, ligada a las dinastías reales y a reyes como Dagoberto II, el Merovingio, que contrajo matrimonio en Rennés-le-Château, y cuyo nombre aparece en los famosos pergaminos. Sobre la flor destaca una tímida estrella de David, el símbolo hebraico. Parece un guiño… Los templarios, como bien sabemos, se fundaron con la intención de defender los sacros enclaves de Tierra Santa. ¿Tendría algo que ver? Se crearon en Sión, que también se menciona en los pergaminos.
La Iglesia María Magdalena En Rennés-Le-Château. Algo muy poderoso encontró Berenguer Saunière. Algo que le dio dinero, mucho dinero. Gastó 500 millones de pesetas de la época en sus viajes y construcciones. Una auténtica fortuna… Henry Lincoln, un investigador inglés, representa la corriente de opinión más aceptada en estos momentos respecto de la fortuna de este extraño párroco rural. Cree que su fortuna “formaba parte de las donaciones de la elite parisina para seguir buscando pruebas de lo que había descubierto. Entre los pergaminos es posible que hubiera hallado el acta matrimonial de Jesús y María Magdalena.” Había documentos sepultados en Rennés-le-Château que confirmaban que Jesucristo se había ido a vivir a Francia con su familia y que su hija Sara inició una dinastía que eventualmente sería conocida como los Reyes Merovingios de Francia. Uno de los mensajes secretos establecía que el “tesoro” entendido como el secreto de la línea sanguínea pertenecía al rey Dagoberto II, un merovingio. ¿Qué contenían los misteriosos pergaminos, Tenían algo que ver con el misterioso secreto de los Cátaros, por el cual prefirieron ser quemados, muchos siglos atrás, en esta misma región, Descubrió tesoro escondido de los Templarios? Nunca lo reveló, pero dejó muchas pistas a su alrededor. Especialmente en su IGLESIA, epicentro del misterio templario. La tesis rescata una vieja tradición, rastreable en evangelios que el concilio de Nicea del siglo IV proscribió: Jesús de la casa de David y aspirante a ser rey de Israel y María de Magdala de la casa de Saúl engendraron descendencia y ese real linaje”Sang Real” y huyó a Occitania tras la crucifixión. El Grial vivo, el Cáliz, era el útero de la Magdalena. De aquella “Sangre Real” descenderían los reyes merovingios (siglos V–VIII) y luego Godofredo de Bouillon primer maestre de los templarios custodios del Grial, que alcanzó su destino; fue el fugaz rey de Jerusalén en el siglo XI.
El aire que se respira aquí es denso. Algo indefinible pesa en el ambiente que cae sobre las cuatro calles de Rennés-le-Château y sus poco más de 100 habitantes. Nadie mira a nadie. Los hombres y mujeres que aquí viven no gozan de la misma hospitalidad que exudan quienes pueblan toda esta región, húmeda, vinícola y próspera. Los turistas tampoco te miran. Saben que, cómo tú, lo que les ha traído aquí es algo tan siniestro como inconfesable. Por eso miras atrás y adelante cuando te encuentras bajo ese pórtico estrecho, rematado por tejadillo triangular y amarillo. Estamos en la entrada del más extraño, desafiante y misterioso templo del cristianismo. Es una iglesia pequeña de estilo románico perdida en la cima de un montecillo desde el que se domina el valle de Razés. A su alrededor se extiende una pequeña aldea, Rennés-le-Château. Después del descubrimiento de los pergaminos y durante varios años Saunière se dedicó a restaurar la iglesia añadiéndole decoraciones y detalles, figuras estrafalarias y tallas estrambóticas.
En la entrada de la misma, en el dintel de la puerta la siguiente inscripción “Terribilis est locus iste” Este lugar es terrible. Saunière hizo colocar las siguientes inscripciones: “Mi casa se llamará casa de oración” y “Este lugar es terrible”. La referencia bíblica completa es: “Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones” (Mateo 21,13) y “Este lugar es terrible, es la casa de Dios y la puerta de los cielos” (Génesis, 28,17).
El trabajo de reconstrucción de la entrada terminó en 1897 y costó el equivalente de 3.500.000 francos del año 2002. De todo las piezas, la más bizarra estaba del pórtico de entrada a la iglesia registrada con la inscripción siguiente: “Terribilis est locus iste” (este lugar es terrible)”, erigida una representación horrenda del demonio Asmodeo, detector de secretos, protector de los tesoros ocultados y según la vieja leyenda judaica, constructor del templo de Salomón.
El Suelo. En el suelo de la iglesia está dibujado un tablero de ajedrez de 64 cuadrados orientado hacia los cuatro puntos cardinales. Y miras al suelo. Descubres que está cubierto por 64 baldosas blancas y negras, al estilo de un tablero de ajedrez. Quien las puso ahí marcó con sus ángulos los cuatro puntos cardenales de forma exacta.
Asmodeo. A uno le han enseñado que entrar en una iglesia es hacerlo en un lugar recogido en el que el alma se expande. Aquí no. Cualquier católico que entre en el lugar y desee persignarse encontrará que la pila del agua bendita está sustentada por un personaje bien conocido, aunque desde luego el que menos esperaría encontrar en tal lugar, el diablo en persona. Justo en la entrada al atravesarla, un paso adentro se encuentra la estatua del diablo Asmodeo, el guardián de los secretos, tallado en madera y policromado, de piel rojiza, huesudo, fibroso, cubierto con una túnica verde mira en dirección el altar con ojos desorbitados y de un azul hiriente. Pómulos salientes, orejas puntiagudas y cuernos desde los que nacen y sostienen la pila bautismal, la pila del agua bendita. Nadie moja sus dedos en el agua… bendita. Da miedo. Sobre ella existe un grupo escultórico de cuatro ángeles. Al alzar la vista, por detrás se erige un pilar. En su base, dos letras, BS. Y sobre ellas, otra leyenda en latín: Par ce signe tu le vaincras donde puede leerse la frase: Con este signo le vencerás. La frase original que se debe a Constantino era: “Con este signo vencerás”. Este “le” añadido al original sigue siendo un enigma.
Por encima, cuatro ángeles un extraño símbolo: Una cruz y una rosa en su interior. Es el símbolo de la Rosacruz, la sociedad secreta que la Historia ha convertido en heredera de los saberes templarios y que se ha hermanado con los masones, a los que la Iglesia ha declarado la guerra ideológica en repetidas veces.
Con estos hechos y la figura del demonio a la vista no podemos dejar de recordar la frase del pergamino que decía “Por la cruz y este caballo de Dios terminó (o destruyo) este demonio de guardián. A mediodía manzanas azules”. Y es que las vidrieras del lado sur de la iglesia de Rennés-le-Château, poseen la particularidad de que en invierno y en días de buen tiempo los rayos de sol entonces bajos en el horizonte, pasan a través de los dibujos de las vidrieras justamente al mediodía dibujando en la pared opuesta un árbol cubierto de frutos redondos parecidos a las manzanas. Mientras que la imagen se va precisando, los frutos maduran y se vuelven rojos excepto tres de ellos que permanecen azules.
Los dos Niños. Un dato significativo es que todas las estatuas en la iglesia miran hacia el suelo. En el lado derecho del altar la Virgen está sosteniendo un niño. En el izquierdo San José está sosteniendo otro niño. Los dos niños a ambos lados del altar sugieren la idea de que Jesús tenía otro hermano o que uno es efectivamente Jesús y el otro su hijo y que, según la leyenda del Grial, su descendencia escapó de la masacre de Montsegur.
Asimismo El Vía crucis Es Harto Sorprendente, las estaciones usan elementos y escenas que difieren de las habituales, incluso es herético, con lápidas muy llamativas y de tamaño desproporcionado con relación al tamaño de la iglesia. Tal como han señalado algunos autores, difiere de los Vía crucis habituales en detalles tales imposibles de ignorar por un sacerdote que indican una voluntaria intención críptica. Incluso, todo el Vía crucis está orientado en dirección contraria a la habitual. No, no es un lugar de paz. Es oscuro. Resalta, el color de las catorce estaciones del Vía crucis. Algunas de las escenas no pertenecen a los relatos evangélicos. Estación VII. Un soldado franco aguanta la túnica roja de Jesús, mientras ante él hay una mujer con un velo de viuda y un niño envuelto en una tela escocesa de color azul. Los masones se hacen llamar: “el hijo de la viuda”, del mismo modo que existe en la franc-masonería el rito escocés y el grado azul. María Magdalena aparece aquí con el velo de viuda y es curioso que los masones se hagan llamar “el hijo de la viuda”. Como se ha mencionado, si el Temple sobrevivió a través de la masonería esto es un indicio de la continuidad de un linaje que también pretende el Priorato de Sión. Estación II. Un joven se arrodilla sobre un casco dorado y recoge un trozo de lanza. Jesús viste una túnica roja. Se observa una escalera orientada hacia el cielo. Estación XI. Jesús está siendo clavado a la cruz. Un soldado le despoja de la túnica roja. El fondo es oscuro, como señalando la noche. Pero el evangelio señala que la oscuridad se produjo solo después de la muerte de Cristo. Estación XIV. Esta no es precisamente la imagen de Jesús resucitado elevándose sobre el sepulcro. En cambio vemos a unos personajes que al amparo de la noche transportan el cuerpo sangrante de Jesús, en abundancia. Obsérvese la herida en el lado izquierdo del cuerpo. Esta imagen suele interpretarse como lo que pudo suceder después de un simulado entierro: Algunas personas se llevan el cuerpo aún vivo de Jesús.
El Secreto Templario. La simbología de esta iglesia Todo lo anterior conduce a una lectura que resulta muy enredosa: Los hallazgos del entorno y la simbología utilizada en la iglesia parecen querer transmitirnos una historia diferente a la que nos han contado. Jesús (reza subrepticiamente este templo del hermetismo) no murió en la cruz; por ello sangraba. Y así con cada estación.
Según se entra en la iglesia, justo a la derecha, hay una imagen curiosa. En ella aparecen un hombre y una mujer arrodillados cogidos de las manos y una tercera persona de pie bendiciendo la unión. Es la imagen de la celebración de un matrimonio en toda regla. ¿La de Jesús y María Magdalena? Otra estatua de María Magdalena la delata, así como el mural que destaca detrás del altar. Si uno se fija en la imagen, María Magdalena parece estar embarazada.
Lo que se oculta en Rennés-le-Château, teniendo en cuenta a Saunière, los Cátaros, el Priorato de Sión y a los templarios, es esta primera hipótesis también expresada en los evangelios apócrifos. Sin duda, la leyenda del frontispicio es atinada: Este lugar es terrible. Al menos para los dogmas, que parecen haber huido de aquí por la fuerza. Investigadores del secreto poseído por los templarios y los Cátaros creen que fue la razón por la cual acabaron siendo vilmente perseguidos y asesinados en una Europa clerical y dogmática hasta la esquizofrenia como era aquella en la que vivieron. Ese secreto Cátaro y templario, revelaría que Jesús no murió en la cruz, que estaba casado con María Magdalena (de ahí el nombre con el que bautizó a la torre en la que Berenguer estudió miles de horas) y que al menos un hijo tuvieron, junto con Él huyeron después de sobrevivir a la crucifixión al exilio, a un lugar en donde el paganismo les hiciera pasar desapercibidos y ese lugar fue el actual Languedoc en Francia, en donde los celtas dejaron su poso folklórico y era la mejor de esas zonas. Otra línea de investigación del misterio de este enclave sospecha que un documento en cuestión era nada más y nada menos que el acta de matrimonio de Jesús y María Magdalena, lo cual dio lugar a toda la saga comenzada por el libro de Baigent, Leigh y Lincoln llamado “El Enigma Sagrado”, en torno a la existencia de una sociedad secreta, “El Priorato de Sión” que según los autores y las mismas tradiciones, está documentado que habría sido depositaria de la transmisión de la sangre real de Cristo y su linaje mediante el establecimiento de la dinastía Merovingia preservada hasta el día de hoy. La segunda hipótesis, como apuntan otros investigadores es que quizás sus cuerpos fueron trasladados allí momificados, por los Caballeros del Temple desde Tierra Santa, en aquella exitosa misión que les encargara San Bernardo, pues hace unos años se produjo el descubrimiento cerca de Jerusalén de una cripta, verdadero panteón familiar, donde se hallaron seis urnas vacías que habían contenido los restos mortales de Jesús, María, José, María Magdalena, Tadeo (presumiblemente hermano de Jesús) y Judas, hijo de Jesús según reza la inscripción en la correspondiente urna. En ambas hipótesis Jesús tuvo descendencia con María Magdalena y que su línea genealógica llega hasta hoy día. En sus inicios para expandirse y satisfacer al mundo romano que estaba acostumbrado a deificar sus gobernantes, la Iglesia suprimió al Jesús histórico y creó al Jesús celestial que ha venido administrando desde entonces. Jesús dejó de ser el depositario de la estirpe de David para ser Dios mismo encarnado. Ese parece ser el gran secreto de Rennés-le-Château.
Se enfatiza que el tesoro encontrado en el interior de la iglesia de María Magdalena, fue de naturaleza espiritual. Un secreto preservado a través de milenios, una herejía que atenta contra los fundamentos de la Iglesia y que perturba a todo cristiano comprometido: El cuerpo de Jesús permanece enterrado en un lugar cercano a Rennés-le-Château. De ser cierto todo lo presente, las leyendas sobre el Santo Grial adquirirían nuevos significados. Las pruebas allí ocultas, echarían por tierra los dogmas del catolicismo en relación con la Asunción, Resurrección y Ascensión. Sería un terrible cataclismo para la Iglesia romana que perdería toda su credibilidad. No se puede dejar de preguntar si en las persecuciones que sufrieron Cátaros y templarios y que culminó con su destrucción por herejía, no estaba incluido la preservación de este secreto que hoy en día se hallaría en manos del Priorato de Sión, quien estaría esperando el momento oportuno para dar su golpe definitivo. Al igual que Francia fue testigo un día del fin de la dinastía de los Capetos, ¿le habrá llegado su turno a la Iglesia? ¿Volverá algún oscuro desconocido a gritar aquello de “¡Jacobo de Molay, ya estás vengado!”? La mano de la venganza Templaria parece ser larga y longeva.
Muerte De Sauniere. Algunos meses después Saunière recibió la visita del archiduque Jean-Stéphane de Habsburgo al que los aldeanos llaman Señor Guillermo primo del Emperador de Austria, que habría financiado las búsquedas del abad para encontrar y descifrar los documentos preciosos disimulados en la iglesia. Pero la historia se interrumpe el 17 de enero de 1917. La misma fecha (mes y día) que aparecía grabada en la lápida de la marquesa de Hautpoul, así como la de la partida al Santo Sepulcro. Berenguer Saunière de 65 años sufrió un ataque de apoplejía en la puerta de la Torre Magdala que le haría fallecer cinco días después a pesar de que hasta el momento gozaba de buena salud y que la apoplejía fue totalmente inesperada. Alguien el 12 de enero había encargado un ataúd para el cura a nombre de su gobernanta Marie Dénarnaud. Saunière Estaba revelando más de lo que debía. El cura era partícipe de un gran secreto y lo indica la actitud del párroco que le dio confesión a Saunière el día 22 en su lecho de muerte abandonó al poco tiempo la habitación tras negarse a administrarle la extremaunción visiblemente horrorizado. Se dice que cayó en una aguda depresión y que nunca volvió a sonreír. En el cementerio, son tumbas antiguas; bellas unas, siniestras otras. Y al final, siempre con flores frescas, destaca una. Tiene una lápida ocre sobre la cual está tallado en altorrelieve el perfil de un hombre. Aquí yace Berenguer Saunière – cuyas iniciales, BS, coinciden con la inscripción que se encontraba a la entrada de la iglesia, fallecido en 1917 y desde 1885 párroco de esta aldea. A pesar de haber gastado a manos llenas, el testamento de Saunière indicó ante la sorpresa general que no poseía nada y que todos los bienes inmuebles estaban inscritos a nombre de Marie Dénarnaud, quién siguió viviendo en Villa Betania hasta su fallecimiento en 1953. Poco antes de morir decidió vender la casa solariega y le comentó al comprador que un día le haría confidente de un secreto que le haría rico y poderoso. Pero para decepción de este, la muerte de la antigua criada también súbita e inesperada al igual que la de su amo, hizo que se llevara el secreto a la tumba.
Después de la segunda guerra mundial, el gobierno francés Estableció una nueva modernidad y habían obligado A todos los franceses a declarar sus rentas cuando habían cambiado Los viejos francos por nuevos. Marie Dernanaud prefirió la pobreza para no tener que dar explicaciones y fueron vistos en el jardín mazos Ardientes de los viejos francos. Durante Los siete años siguientes ella vivió de la venta de villa Betania.
LOS MISTERIOS DE Rennés-LE-CHÂTEAU. Desposyni. El libro de Sir Laurence Gardner. Hace unos años, treinta y tres familias de la alta nobleza europea me pidieron que ordenara sus árboles genealógicos. Me presentaron documentos muy antiguos mantenidos en sus cofres y bibliotecas, de entre los cuales uno traía una nota “abierto por última vez en 1732”. De pronto percibí que estas familias formaban la base de un triángulo cuyo vértice era la “Casa de Judá” y su descendencia hasta aquellas familias. Los convoqué para darles la noticia y les dije: “Ustedes no saben qué he encontrado” y ellos me dijeron “Nosotros ya sabíamos lo que encontraría”, entonces les dije “No, no y no” y ellos me contestaron con “Sí, sí, sí, nosotros le pedimos que organizara estos documentos para que el mundo tuviera conocimiento de los hechos y… ¡lo hicimos por usted!” Así surgió el primer libro El Linaje del Santo Grial. El término Desposyni significa que durante la Revuelta Judaica, las tropas románicas destruyeron documentos genealógicos siguiendo la orden de sus superiores que temían a los representantes de la Dinastía de David, de la “Casa de Judá”. Africanus escribió: Algunas personas prudentes y previdentes ocultaron sus documentos, porque se enorgullecían de sus orígenes aristocráticos. Africanus los designó Desposyni, palabra griega que significa herederos del Señor o del Maestro.
Eusebius confirma Africanus: Los Desposyni eran los maestros de sus sectas, siguiendo estrictamente disposiciones dinásticas”. Por razones obvias fueron perseguidos como proscritos. Su saga es la saga del Linaje Sagrado el Linaje del Santo Grial. Este conocimiento es considerado material herético porque la “herencia mesiánica” fue olvidada en cambio de una sucesión alternativa del tipo self styled. Sin embargo, esta es la historia contada en los documentos de Mary Stuart, reina de Escocia, y en los del Rey James II de Inglaterra; basta con consultarlos, a la vez que no son secretos. Los desposyni protestaron. Procuraron a la iglesia de Roma y pidieron que les fuera legado el poder espiritual a las “Iglesias Nazarenas de Jesús Cristo” y no centralizado en Roma. Fueron rechazados. El mensaje de la Iglesia Nazarena de Jesús Cristo era servir al prójimo con humildad y amor, lo que Jesús predicó realmente, siendo Rey de los Judíos, descendiente de David y de la Casa de Judá. Predicó y probó con ejemplos como el de lavarles los pies a sus discípulos. Jesús quería probar el Servicio y la Humildad verdaderos. Jesús era Nazareno no porque hubiera vivido en Nazaret en aquella época inexistente sino porque pertenecía a la secta NAZARENA NAZAREU o NAZARITE cuyo lema es el Servicio Abnegado: TODOS UNO.
El Linaje Sagrado, simbolizado por la viña y por el cáliz del Santo Grial tuvo inicio con David de Bethlem, descendiente de Abraham, casado con la hija de Saúl, tornando en Rey de Judá cuando en 1048 a.C., anexó Israel a la mitad de la Palestina por herencia de su esposa. Jesús se sitúa en este linaje según Hebreos 7:14, como que pertenecía a la Tribu de Judá y era descendiente del Rey David. Jesús perpetuó este linaje con su sangre, puesta de manera simbólica en el cáliz de Sangre Real, que más tarde pasó a “Sangraal” y finalmente a “Santo Grial”; el cual es verdaderamente el simbolismo del útero de María Magdalena, casada con Jesús y madre de sus tres hijos: Jesús – Justus, Damaris (Tamaris – Palmeira) y Joseph, nacido en la Provenza francesa, que en aquella época era la Galia Imperial de Herodes Agrippa II.
Joseph era la Crianza del Santo Grial y con él nació el Linaje Sagrado del Santo Grial en Europa. Sus hermanos, como era la costumbre, fueron puestos en un Monasterio en la Cesaréa, para recibir una educación condigna.
Los Desposyni. Estos parientes carnales de Jesucristo se llamaron los Desposyni, que significa literalmente en griego Perteneciente al Señor. Este nombre se reservaba exclusivamente a sus parientes carnales y, durante el primer siglo y medio, era un nombre enormemente respetado y estimado. La antigua Iglesia Cristiana judía siempre estuvo dirigida por su propio desposynos y todos ellos tenían los nombres tradicionales de la familia de Jesús: Zacarías, Yoseph (José), Yohannes (Juan), Yakob (Santiago), Yoses (traducido José), Simeón, Matías, etc., pero nadie se llamó jamás Jesús o Yehoshua, o sea Josué. Había tres líneas bien conocidas y auténticas de descendientes consanguíneos legítimos de la propia familia de Jesús. El historiador Católico Malachi Martin trata de limitar estas ascendencias de Desposyni como sigue. Una de Joaquín y de Ana, los abuelos maternos de Jesús. Una de Isabel prima hermana de la madre de Jesús, María, y de Zacarías el marido de Isabel. Y una de Cleofás y de su mujer que era también primo hermano de María (Decline and Fall of the Roman Church de M. Martin, Secker y Warburg, Londres, 1981, p. 42). Reconoce que había numerosos descendientes de sangre de José (p. 43) pero como todos los Católicos romanos parece tratar de negar su origen directo en Maríam o María, aunque reconoce que se había atado a la Iglesia durante los primeros años. María es hecha prima hermana y no hermana, como dice la Biblia. Martin indica que los descendientes, como dirigentes de la Iglesia, tuvieron una reunión con Silvestre, el obispo de Roma, a propósito de la naturaleza completa de la Iglesia, en 318 EC (Ibíd.). El emperador ordenó el transporte por mar hasta Ostia para ocho de ellos y a continuación fueron llevados a lomos de asno a Roma y a Laterano donde Silvestre vivía ya en esplendor. Portaban ropas bastas de lana, con botas de cuero y gorros. La conversación era en griego, ya que ellos hablaban el arameo, pero no el latín, y que Silvestre no hablaba el arameo. Martín considera probable que José, el más viejo de los judíos Cristianos, habló para el grupo.
Martin pretende que la primera escisión, en 49 D.C., fue sobre la cuestión de la circuncisión ya que Pedro y Pablo habían roto con ellos insistiendo que ellos estaban ligados por la Toráh. Esto, ciertamente, es una falsa afirmación, basada en razones teológicas posteriores, pero muestra el problema que vemos desarrollarse por estas intrusiones gnósticas. Finalmente, en 318 D.C., este problema había llevado a la no-conformidad evidente entre la forma en que la Iglesia era dirigida por los originarios descendientes judíos de los parientes de Cristo y la pretendida Iglesia Católica Ortodoxa. Desde la conquista de Jerusalén por Adriano en el 135 D.C. se prohibió a todos los judíos y aparentemente a los cristianos judíos, entrar en Jerusalén. Por eso, la posición doctrinal del sistema originario fue excluida de Jerusalén, lo que se consideraba como esencial para la fe. Los judíos Cristianos habían constituido la única iglesia Cristina en Jerusalén hasta 135 D.C. La habían dejado solamente una vez antes de la captura de Jerusalén por Tito en el 70 D.C. de donde huyeron a Pella bajo Simeón. En 72 D.C. volvieron a Jerusalén. Establecieron iglesias Cristianas por todas partes en Palestina, en Siria y en Mesopotamia, sin entrar en conflicto con las iglesias Cristianas de Grecia por la observancia de la ley o Toráh. El Catolicismo moderno piensa que es porque Pedro y Pablo habían establecido un sistema separado con los griegos, pero no era el caso. Ha de saberse que el título de “papa” lo tenían los obispos de los episcopados principales, con Alejandría, Jerusalén o Antioquia, en los primeros años, pero nunca los apóstoles. Este sistema de gobierno, basado en la congregación, estaba siendo cuestionado. En el 318 D.C., los Desposyni pidieron a Silvestre, que ya contaba con el apoyo romano de Constantino, que revocara su confirmación de la autoridad de los obispos Cristianos griegos de Jerusalén, de Antioquia, de Éfeso y de Alejandría y que nombrara en vez de ellos a obispos desposynos. Además, pidieron que la práctica de enviar dinero a Jerusalén, como iglesia madre, se volviera a implantar, práctica reconocida como sistema del diezmo del diezmo que había estado en vigor en la iglesia hasta la prohibición del emperador Adriano en el 135 EC.
Silvestre rechazó las reivindicaciones y decidió que a partir de entonces, la iglesia madre estaba en Roma, que el mensaje de Jesús debía formularse en términos occidentales por espíritus occidentales bajo el modelo imperial e insistió en que aceptaran los obispos griegos para dirigirlos. Éste fue el último diálogo conocido con la iglesia observante del sábado en el Este, dirigida por los discípulos descendientes de los parientes carnales del Mesías. A partir de esa época, no tuvieron sitio en la estructura de iglesia. Lograron sobrevivir hasta los primeros decenios del siglo V pero, uno a uno, desaparecieron. Algunos se reconciliaron con la iglesia romana, pero solamente como individual. Algunos pasaron en el anonimato de los ritos orientales. Se persiguió al resto como unos fuera de la ley. Casi todos murieron por la espada, perseguidos por las guarniciones romanas como personas fuera de la ley o por hambre, cuando les quitaron sus pequeñas granjas y fueron forzados a vivir en las ciudades para ser controlados y reducidos a la tasa de nacimiento nulo. Su destino constituye una condena total de la religión que reivindicó ser la representante de Jesucristo. Persiguieron y mataron a sus parientes de sangre, porque condenaron el sistema que pretendía representarlo. Este sistema se opone totalmente a todo lo que él enseñó y practicó. El mito de la Virgen María, que no era su nombre de todos modos, fue en parte puesto en práctica para disimular esta masacre horrible de sus descendientes y de los descendientes de su parentela, que habían observado las leyes de Dios y seguido a su hijo primogénito, Yahoshua, el Hijo de Dios.
Los Cuatro Evangelios Con Que Estamos Hoy Familiarizados fueron seleccionados por fecha por los obispos de la Iglesia en 397 D.C. en el Concilio de Cartago, de entre muchos otros evangelios excluyendo los evangelios que daban apoyo al status de las mujeres en la religión y en la comunidad. La Iglesia implementó sus propias reglas de celibato para los curas y las mujeres fueron condenadas como seres de segunda clase. Eso significó que el matrimonio de Jesús y María Magdalena descrito en los textos antiguos fuera estratégicamente ignorado y en consecuencia sus descendientes dejando a la Iglesia expedita para reinar de manera absoluta con su estructura machista dominante. La palabra Desposyni que viene del griego antiguo significa “del Maestro” y es un estilo reservado exclusivamente a los de la misma familia de Jesús y sus descendientes, sus hermanos Tiago, Simón, José y Judas Tadeo y sus hermanas María, Juana y Sara. Eusebius, obispo de Cesárea (260-340 d.C.) informó que en el tiempo del Rey Herodes el Grande fueron oficialmente quemados documentos del registro genealógico relativos a la familia Desposyni de Jesús por según instrucciones del Rey. El historiador palestino del siglo II Hegesippus registró y declaró que durante el reinado del emperador romano Dominiciano (81-96 d.C.) la ejecución de todos los herederos de Desposyni fue ordenada por decreto imperial y que aunque muchos fueron hechos prisioneros algunos fueron sueltos tornándose en líderes de las iglesias porque habían nacido como prueba y testimonio y porque eran de la familia del Señor. El historiador Julius Africanus de Edessa, en Anatolia (160-240 d.C.), escribió que, siguiendo a los registros genealógicos de la familia de Jesús, quemados en el siglo I, “algunas personas más cuidadosas mantenían registros propios porque acordábanse de los nombres o los recuperaban en copias, y enorgullecíanse por preservar la memoria de su origen aristocrático. Estas personas eran conocidas como Desposyni debido a su relación con la familia del Salvador.
Sin embargo, la familia descendiente realmente existió y la Iglesia le llamó Desposyni. En Francia o Galia como entonces era llamada, los antiguos descendientes de Jesús y María Magdalena eran conocidos como los Reyes Pescadores o sacerdotes. Un descendiente de ellos, de nombre Meroveus, fundó la Casa Real Merovingia, que reinó en Francia desde 446 hasta 751 cuando fueron depuestos por la Iglesia debido a los términos de la forjada “Donación de Constantino”. Muchas de las recientes casas reales europeas descendieron de los Merovingios y la más antigua de ellas era la Casa Real de Stewart de Escocia. Ellos reinaron desde 1371 hasta 1688 cuando, finalmente, la Iglesia los consiguió deponer para instaurar su propia monarquía de fantoche en Inglaterra.
Hoy es prácticamente muy difícil identificar los verdaderos linajes de Desposyni porque el matrimonio entre familias a través de los siglos desligó la sangre de todas las líneas. Sin embargo, la mayoría de las casas reales que existen en Europa pueden ser rastreadas (a través de estos matrimonios entre familias) hasta antepasados comunes de tiempos antiguos. Actualmente, el Consejo de Príncipes incluye los representantes reales de las casas de Francia, Escocia, Bélgica, Prusia, Portugal, Países Bajos, Rumania, España, Suecia, Suiza, Austria, Dinamarca, Italia y Yugoslavia, además de países de regiones más específicas como Liège, Savoy, Toscana, Orleáns y casas imperiales como las de Hohenstaufen, Hohenzollern y Napoleón.
La Virgen María. La Biblia es completamente clara cuando dice que el Mesías nació de una virgen (Mateo 1:23; Lucas 1:27). Esta profecía se cumplió (Isaías 7:13-15). Si Jesucristo no hubiera nacido de una virgen, no podría ser el Mesías, pues la Escritura sería quebrantada. El nombre de esta virgen era Maríam. Su linaje se cita en Lucas 3 y El Talmud de Jerusalén reconoce que este es el caso. Tampoco hay ninguna duda, según la Biblia, que no permaneció virgen y que tuvo al menos cuatro hijos más y cierto número de hijas. Estos son mencionados en muchos textos de la Biblia (Mateo 12:46; 13:56; Marcos 6:3). Hubiera sido impensable para ella permanecer casada y negarse a su marido, contrariamente a las enseñanzas de la Biblia. Esta virginidad perpetua viene de los cultos del Misterio del antiguo Próximo Oriente y de la religión de la antigua Roma.
Los nombres del Mesías y de su familia. El nombre del Mesías era Yahoshua. Sus variaciones son Hosea, Hoshea, Jehoshua, Jeshua, Jeshuah, Jesús, Osea (Oséas), Oshea y Joshua (Josué). DHS 3091 es una combinación de DHS 3068 Yahovah y DHS 3467 y significa Yahovah ha salvado o Yahovah salva. La forma abreviada del nombre Yahovah es Yaho. Se convirtió en Yah o Jah en la KJV (Salmo 68:4), pero los textos de Elefantina nos muestran que la forma real era, y es, Yaho (El Antiguo Oriente Próximo: Una Antología de Textos e Imágenes) de James Pritchard, Vol. 1, Princeton, 1958, p. 278-279). Del papiro fragmentario griego en la Caverna 4 (4QLXXLevb) de los Manuscritos del Mar Muerto, vemos también que el texto en griego del Levítico fue escrito con sólo vocales griegas, sin utilizar las vocales para Adonai o como en la LXX, pero comparando con Yaho (utilizando también ima y Alfa y Omega) (Testigo de Jesús) de Carsten Thiede, p. 142). La secuencia del Alfa y la Omega puede también haber tenido un significado de este uso. Vemos asimismo que el nombre abreviado de Dios era Yaho y no Jah, confirmando los textos de Elefantina escritos tres siglos antes. En consecuencia, el nombre correcto es Yahoshua y se abrevia a Yashua. En este sentido también, Hoshea significa liberador (derivado de DHS 3467), como Oshea y Hosea (voir DHS 1954). La traducción griega normal para Josué o Joshua o Yahoshua era ‘Iesous. O sea ‘Ie para Yah o Yaho y sous (pronunciado su o sus o zhou/s) para shua.
Se le encuentra en el Antiguo Testamento de la LXX y en el Nuevo Testamento, no sólo para Cristo sino para todos los usos de Josué (Joshua). Yeshua es una apócope de la palabra original. Las variaciones de este tema se encuentran por todas partes en al Biblia. En lengua griega se debe escribir la letra Y como ‘I. Las reglas gramaticales griegas para las terminaciones de las palabras difieren según el caso, pero el sentido del hebreo original se conserva para los hebreos, que utilizan entonces el arameo. Yudah, el nombre del hermano del Mesías, se convierte en Judas, de ‘Ioudas en griego. José, el nombre raíz tanto de su hermano como de su primo, es ‘Iosetos en griego, para el primo, y ‘Ioseph, para el hermano (Mateo 13:55, ver Interlinear Griego-Inglés NT de Marshall), que se llama evidentemente según su padre José, el marido de Maríam. Estos nombres se disfrazan en la LSG, la BDS-IBS, la RV, la KJV y todas las versiones inglesas, francesas y españolas por la teología Trinitaria y por los Mariólatras.
Yames o Jaime (Santiago) es, en realidad, ‘Iakobos de Yakob o Jacob, pero es también ‘Iakobou, según el caso y así sucesivamente. La traducción Simón, para su hermano, y Syméon y Simeón, para su primo, su sobrino y sus descendientes, varía de la misma manera a la vez en el tiempo.
La madre del Mesías era Maríam. Era su tía (la hermana de Maríam), la mujer de Cleofás (Juan 19:25), la que se llamaba Maria. Otra variación del nombre era Miriam. María, la mujer de Cleofás o Clopas, llamó a sus hijos ‘Iakobos, llamado Yakob[o] el menor o Santiago el menor y Yosetos (Joses) (Marcos 15:40). Estos nombres de los primos del Mesías diferían de los nombres de los hermanos de Cristo, que eran ‘Iakobos o Jacob[o] (traducido Santiago), ‘Ioseph o José, Simón y ‘Ioudas (Judas) o Jude (de Yudah o Judá) (Mateo 13:55).
Las hermanas del Mesías no son nombradas. Era la práctica de la genealogía de aquellos tiempos. Podemos, sin embargo, estar bastante seguros que una de ellas tendría el nombre de Maríam y, probablemente, Isabel y, quizá también, María. La práctica general era llamar a los nietos como sus abuelos, debido a que no había ninguna práctica estándar de los nombres de familia, lo mismo que pasa hoy en día. En consecuencia, los nombres de la mujer de Heli y de la madre de José también estarían incluidos. Los nombres de los hermanos, hermanas y primos del Mesías se obscurecieron deliberadamente en las versiones inglesas, francesas y españolas para promover la ilusión de la virginidad perpetua de Maríam, llamada equivocadamente María, en la idolatría. Este mito continúa hoy en día, incluso por los historiadores Católicos que conocen la verdad – como Malachi Martin (ver The Decline and Fall of the Roman Church (La Decadencia y la Caída de la Iglesia Romana), p. 42-44).
Los nombres de los apóstoles en español varían incluso del griego. El uso convencional es a menudo necesario para mantener una conversación comprensible con el resto del mundo. Si los nombres reales de las personas se utilizaran correctamente en el Nuevo Testamento, prácticamente toda la conversación bíblica comprensible con el mundo no convertido sería difícil sino imposible.
Matrimonio. Esto nos lleva a otro mito – a saber, el celibato de la iglesia apostólica. La mayor parte de los apóstoles estaban casados. Clemente y Eusebio comprendieron también que Pablo estaba casado y se atribuye a 1Corintios 9:5 por el NPNF, que sostiene que 1Corintios 7:8 parece implicar lo contrario. La respuesta podría encontrarse en la estructura de los textos. Ciertamente, por 1Corintios 9:5, sabemos que Pedro y los hermanos del Señor estaban todos casados. Pablo pide el derecho a ser acompañados por sus mujeres, lo mismo que tienen ellos y los otros apóstoles. Durante varios siglos, se pensó pues que todos los apóstoles, incluido Pablo, estaban casados. Judas, el hermano de Cristo, estaba casado y tenía hijos. Los hermanos de Cristo eran Yudas, Yakobos (convertido en Santiago), Yoseph y Simón (Mateo 13:55 Interlinear de Marshall; no hay ninguna J en hebreo). El tío de Cristo, Clopas o Cleofás, era el esposo de María, la madre de Santiago el menor y de Joses. También se considera que era el padre de Simeón, el segundo obispo de Jerusalén. Esta similitud de nombres es lo que provoca la reivindicación Católica de que los hermanos de Cristo eran verdaderamente sus primos. Sin embargo, el hermano de Cristo fue distinguido como Yakob (Santiago el Justo), no el Menor Yakobos (Santiago el Menor es la traducción), como se llamaba su primo.
Los textos bíblicos griegos hacen claramente las distinciones de los nombres. Eusebio, él mismo un Unitario Subordinacioncita, alega que Hegésipo indica que Cleofás era el hermano de José. (Eusebio, NPNF, la segunda serie, Vol. 1, Cáp. XI, p. 146; ver Libro IV, Cáp… 22). Juan 19:25 declara claramente que María (Maria), la mujer de Cleofás, era la hermana de María (Maríam), la madre del Mesías. Tenemos entonces dos hermanos casados con dos hermanas o el registro de Hegésipo fue mal interpretado para mostrar que Cleofás era el hermano de José. Santiago el Justo (el hermano de Cristo) y Simeón (el primo de Cristo) fueron mártires (ver también Eusebio, Ibíd., Libro IV, XXII, p. 199). En ese momento, los hijos de Judas, el hermano del Mesías, se hicieron cargo de cada iglesia, como testigos y parientes carnales de Jesucristo durante el reinado de Domiciano hasta el reinado de Trajano, al menos, cuando Simeón fue martirizado delante de Ático, el gobernador en aquella época (ver Eusebio, Ibíd., p. 164). Eusebio confirma también que Ignacio era el obispo de Antioquia y el segundo para suceder a Pedro según Enodio (ver NPNF, Ibíd., p. 166 y n. 4).
El Libro De La Revelación (Apocalipsis). Con las explicaciones confusas de sus textos mejor sería que lo llamaran Libro de la Profecía o Libro del Aviso. Revelación Porque Juan el Divino revela la historia de Magdalena y del hijo de Jesús, el primogénito Jesús – Justus, en los Siete Portentos: La Mujer y el Dragón. La descripción de la mujer es la de la sacerdotisa nazarena María Magdalena vestida de sol, con la luna bajo los pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza. Y estando molesta con los dolores del parto que la atormentaban… un gran Dragón rojo… intentando tragar a su hijo… Y dio a luz a un hijo varón… y la mujer huyó para el desierto… Y el Dragón empezó a perseguir a la mujer que había dado a luz a un hijo varón… y el Dragón volverá para guerrear con los remanentes de su semiente… que tiene el Testimonio De Jesucristo”. (Versión De La Biblia Del Rey James. Autorizada Oxford Edición).
Las 33 Familias Reales Europeas. Estos hechos explosivos y quizás heréticos se prueban con los documentos de las genealogías de treinta y tres familias nobles europeas, donde se encuentran apellidos históricos: Stuart, Walles, Dinastía Merovingia en Francia, Stewart en Escocia y con el Nuevo Testamento en sus códigos, con los documentos antiguos que vinieron a tono: Nag Hammadi, Qumran, Apócrifos y con otros documentos encontrados recientemente. Las treinta y tres familias reales son representadas por una organización llamada Consejo Europeo de Príncipes fundado justo después de la Segunda Guerra Mundial, en 1946 cuyo es que las familias reales de Europa, estén reinando o no, se unan para apoyar las varias constituciones nacionales escritas de los respectivos países en interés del pueblo garantizar que las facciones despóticas extremas como el Reich alemán de Hitler, jamás vuelvan a detentar el poder. Hoy el Consejo existe como un cuerpo constitucional de consultoría dentro de Unión Europea, y su presidente actual, desde 1992, es Vuestra Alteza el Príncipe Michael de Albanny (Escocia) Jefe de la Casa Real de Stewart. Hace pocos años, cuando yo estaba colectando y estudiando los registros genealógicos de algunas de esas familias reales, quedó muy claro que ellos emanaron de una base común que es la Casa Real de Judah – la familia del Rey David, Salomón y Jesús. Aun más, sorprendentemente, ciertos descendientes (especialmente la primera realeza de Francia vinieron del propio Jesús y de sus hermanos, particularmente de su hermano Tiago (James en inglés) cuyos descendientes tornáronse la dinastía reinante en Inglaterra.
Estudiando, entonces, los más antiguos registros de la Iglesia Romana, quedó claro que los Emperadores y Papas establecieron una estrategia planeada para eliminar a la familia mesiánica. La Iglesia registra expresamente que los miembros y familiares deberían ser cazados y puestos a la espada. La Casa Real de Stewart de Escocia emergió como una de las más antiguas del linaje sanguíneo Mesiánico y tenía un significado especial debido a su doble herencia del Grial. Del lado masculino, por los antiguos reyes de Bretaña, existía una descendencia directa de Tiago, hermano de Jesús, cuyos descendientes establecieron varios reinos en el país Céltico. De otra parte, por el lado femenino, había una herencia de las Reinas Borgoñesas de Avallón, conocidas por House del Acqs (Casa de las Aguas) en la descendencia de María Magdalena y Jesús. Subsiguiente a su viaje marítimo hasta Provenza, María Magdalena es conocida como “la Dompna del Acquae” (la Grande Señora de las Aguas), lo que hizo que una ramificación de su familia continuara usando el nombre “del Acqs” – Reina Viviane del Acqs II, por ejemplo – llamada Señora del Lago y madre de Lancelot del Acqs, el tan famoso de la novela artúrica. La Casa de Stewart reinó en Escocia desde 1371 y más tarde en 1603, tornando Reyes de Inglaterra y reinando con el nombre Casa Real de Stuart en Inglaterra (con la adaptación francesa que cambió la ‘w’ por la ‘u’ ya que el alfabeto francés no trae la ‘w’.) En aquel periodo también eran llamados Reyes de Francia en alianza con la Casa de Bourbón. Sucediendo a la Reina Elizabeth Túdor I, los Stuarts ganaran el trono inglés porque Elizabeth no tuvo hijos y el Rey James era su pariente vivo más cercano. Pero, la Iglesia Anglicana y el Parlamento Inglés no se daban por satisfechos con tener una monarquía escocesa en Inglaterra y varias tentativas fueron llevadas a efecto para extinguir la línea de sucesión. Mary Stuart, Reina de Escocia, había sido ejecutada antes de la muerte de la Reina Elizabeth, y entonces en 1649 los clérigos y políticos ejecutaron al Rey Charles Stuart I y exiliaron a su hijo. Sin embargo, este volvió a reinar en 1660 como Rey Charles Stuart II y, al morirse en 1685, pasó la corona a su hermano James II. Sólo tres años después, el Rey James II fue depuesto y exiliado y fue en este momento que el movimiento Jacobino nació (el nombre James es lo mismo que Jacob y, en portugués, Tiago). Los Stuarts siguieron prevaleciendo en Europa con su palacio en St. Germain-en-Laye cerca de París. En 1745, el nieto de James, Charles Edward Stuart, Conde de Albanny I, condujo la tentativa Jacobina de recuperar su título familiar, pero fue derrotado en la batalla de Culloden. Subsiguientemente, su línea de descendientes ha continuado y el actual Jefe de la Casa Real de Stewart es Vuestra Alteza el Príncipe Michael de Albanny, Conde de Albanny VII, Presidente del Consejo Europeo de Príncipes.
Al iniciarse el siglo XIV, los Caballeros Templarios estaban firmemente establecidos en Escocia, específicamente sometidos al Rey Robert the Bruce y a la emergente Casa Real de Stewart. Mientras tanto, el Priorato Nuestra Señora de Sión era dirigido por un agregado templario en Francia. Ellos eran partidarios de los Desposyni Merovingios y a ellos les había sido dada la responsabilidad -juntamente con sus aliados Cistercienses- de construir las grandes catedrales góticas de Notre Dame en ciudades como París, Rouen y Chartre. En el siglo XVII, el Prieuré Notre Dame de Sión pasó a llamarse Orden del Reino de Sión, afiliándose a la Real Sociedad de Stewart una academia científica de Inglaterra. El exiliado Rey James VII de Escocia (James II de Inglaterra) asumió la Grande Maestría en 1689, tiempo en que el Orden se tornó exclusivamente Jacobino. Desde entonces, la Grande Maestría fue ocupada por los herederos del Rey James, con varios regentes delegados después que los Stewart fueron exiliados en 1688. El Conde Marischal de Escocia fue regente de 1746 hasta 1758; Richard Morgan, abogado de Stewart, fue regente de 1801 hasta 1802; y el Marqués de Ruvigny fue regente de 1920 hasta 1921. Sin embargo, en la práctica, la Grande Maestría ha continuado un oficio de los herederos de los Condes de Albanny descendientes de Charles Edward Stuart (Bonnie Prince Charlie), y el actual Príncipe Michael Stewart, VII Conde de Albanny, es el Gran Maestro Soberano de todas las logias masónicas Jacobinas existentes en Europa. Lo que se pasó para confundir el tema es que, en 1956, un cierto Pierre Plantard de Sinclair registró su propia sociedad “misteriosa” en Francia, bajo el nombre de Prieuré de Sión. Desde entonces, la propuesta de esta sociedad sigue siendo un enigma – si se puede decir que tiene una propuesta. Sin embargo, algunos artículos periodísticos publicados sin fundamento en los años 70 hacían una ligación del Prieuré de Sinclair con la antigua dinastía de Merovingios en Francia, y esta ligación fue llevada aun más lejos por los entusiastas del culto hasta el misterio de Rennés-le-Château. Pero nada de eso tiene cualquier cosa que ver con la historia del Prieuré de Sión original, que sigue siendo un afiliado Templario Jacobino a la academia científica de la Casa Real de Stewart.
Evidencia Del Matrimonio De Jesús Y Magdalena. Fue suprimida del Evangelio de Marcos por el obispo Clemente de Alejandría (150 – 215 D.C.); uno de los primeros primados de la iglesia cristiana. Clemente de Alejandría escribió una carta a su colega Teodoro en la que le cuenta que mandará apagar el episodio de la Resurrección de Lázaro (en realidad, Simón Magus – Zelote), porque el evangelista dejara claramente explícito que Jesús y Magdalena eran marido y mujer. Clemente de Alejandría dice que mandó suprimir esta parte del Evangelio de Marcos porque no estaba de acuerdo con las disposiciones de la iglesia y termina con una instrucción oficial: Que deberían ser guardados secretamente los textos específicos del Evangelio de Marcos. “No todas las verdades deben ser dichas a la Humanidad”. Esta carta fue descubierta, accidentalmente, en 1958 por Morton Smith, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Columbia – Estados Unidos, dentro de un libro de “Santo Ignacio de Antioquia”, encontrado en el Monasterio de Mar Saba, al Este de Jerusalén, en un manuscrito del Patriarca Ecuménico de Constantinopla, que transcribió dicha carta.
El apóstol Juan relató este episodio por encima, sin explicar los detalles de lo que sucedía ni el conocimiento de los ritos del matrimonio en aquella época. Sólo tuvieron conocimiento del episodio quienes estudian e investigan profundamente esas costumbres vigentes en una u otra civilización o pueblo, como la Dra. Bárbara Thiering, teóloga australiana de la Universidad de Sydney, respetada y admirada por sus colegas y por ellos siempre mencionada en los libros que han escrito sobre los Manuscritos Qumran.
La Dra. Thiering estudió los Códigos Y Costumbres de los Esenios por veinticinco años, haciendo más fácil la tarea de los traductores, por la comprensión sobre qué los Esenios realmente decían a través de sus códigos. Estos códigos están en el Nuevo Testamento y siempre han causado mucha confusión y errores de traducción. El ritual del matrimonio estaba constituido de dos partes:
En la primera, el noviazgo (posiblemente Las Bodas de Canaán) debido al ritual del vino o agua, conforme el status de los convivas. Jesús innovó este procedimiento en las Bodas de Canaán, ofreciendo vino a todos (existe ahí un código, los que la Dra. Thiering estudió). Adelante: Las unciones (Mesías significa Ungido), hechas en Jesús por María Magdalena definen la primera y segunda parte del matrimonio. Todos los reyes Davídicos y grandes sacerdotes eran Mesías; Jesús no fue el único. Los lectores del siglo I estaban familiarizados con estos rituales y sabían de sus divisiones referentes a la sacralidad del matrimonio de un heredero dinástico. En el “Cántico de los Cánticos” de Salomón – Antiguo Testamento – aparece la “Unción Matrimonial del Rey” en la que el aceite utilizado por la esposa es el “aceite de Nardo”, muy caro, retirado de una raíz oleosa de los Himalaya. Aprendimos que esta unción debe ser hecha mientras el marido/rey está sentado a la mesa. En el Nuevo Testamento, Magdalena utiliza el aceite de nardo para ungir a Jesús, sentado a la mesa.
Después, otro rito: María Magdalena llora, en la primera parte del matrimonio, y seca a los pies de Jesús con su pelo. Todos estos detalles eran los rituales presentes en la unión matrimonial de un heredero dinástico. Las otras unciones de Jesús fueron hechas por hombres y utilizaban el aceite de oliva mezclado con cinamomo y otras especies. Jamás podría haber sido utilizado el aceite de nardo, prerrogativa de la “novia mesiánica”. Rememorando: 1ª parte – unción, según descripción de Lucas; 2ª parte – unción – como relatada por Mateo, Marcos y Juan – como confirmación del contrato matrimonial.
Otros detalles: entre la primera y segunda etapas, según Flavius Josephus en la “Antigüedad de Jesús”, la ley judaica explicada que la segunda parte de la ceremonia no podría ser conducida hasta que la novia estuviera con tres meses de embarazo. Estas exigencias eran dirigidas a los herederos dinásticos, que deberían expresamente perpetuar su linaje. La ley los debería proteger contra un matrimonio con una mujer estéril. La “Unción” de la segunda parte, cuando la “novia mesiánica” ya estaba encinta de por lo menos tres meses, se hacía como si simbólicamente su novio estuviera para ser enterrado. Esto lo confirman los Evangelios. La novia, ese día, se colgaba el frasco de nardo en el cuello que allí permanecía mientras viviera el marido, a la vez que por ocasión de esta unción el matrimonio ya estaría sacramentado. Ella sólo utilizaría el nardo otra vez para ungir al esposo en su sepultura. Fue esto lo que hizo Magdalena el sábado, después de la crucifixión.
La iglesia ocultó estos hechos, pero Fray Angélico, un gran pintor renacentista y monje dominicano conocía estos rituales y, loando la unión de Jesús y María Magdalena, pintó Jesús coronando a Magdalena (siglo XV). “Dondequiera que sea predicado este Evangelio, en todo el mundo, lo que ella hizo deberá ser narrado en su memoria.” Palabras de Jesús.
La iglesia bajó María Magdalena, la “Novia Mesiánica”, la “Sacerdotisa” y Princesa de la Iglesia Nazarena, “Primera Dama” de la Iglesia de Jesús, al nivel de prostituta. María Magdalena es intensamente venerada en Europa; murió en Provenza en 63 D.C., o sea con 63 años de edad.
Magdalena era la “Hija de Jairo” a quien Jesús curó en 17 D.C… Ahí está otro código: Jesús reveló su religión a María y ella se despertó del sueño de la muerte, del estado de ignorancia espiritual. (Bárbara Thiering).
Jesús y María Magdalena. Jesús está claramente en los archivos romanos y judíos del siglo I y en numerosos documentos excluidos del Nuevo Testamento. Pertenecía a la dinastía del Rey David de la Casa Real de Judah.
Su padre era Joseph-ab-Heli descrito en los evangelios originales como Maestro del Oficio (Ho Tekton), una descripción mal traducida en el siglo XVII para carpintero. La madre de Jesús era María hija del sacerdote Joaquín. Ella descrita originalmente como un almah que significa nada más que una joven soltera, otra expresión fue mal traducida reiteradamente como virgen.
La palabra Cristo viene del griego christos que significa rey. Así, Jesús Cristo significa simplemente Rey Jesús.
El matrimonio de Jesús con María Magdalena en 30 d.C. no deja duda. Está registrado en archivos fidedignos, a él le hacen referencia los evangelios estratégicamente ignorados y está claramente expreso en la Biblia. La palabra Mesías significa El Ungido y todos los reyes ungidos de la era cristiana eran Mesías. La práctica de ungir a los reyes con la gordura de un gran lagarto llamado Mus-hus viene de la antigua Mesopotamia, al paso que en Egipto este lagarto era llamado Messeh. El verbo ungir en hebreo viene de este hecho, resultando que los reyes y faraones ungidos eran llamados Mesías. El hecho interesante sobre estas unciones de reyes es que sólo las novias mesiánicas las podían hacer, de manera que ningún hombre podría ser un Mesías antes de que se casara. En Judea (como está descrito en el Cántico de Salomón del Antiguo Testamento), el óleo utilizado para la unción era un extracto de raíz del Himalaya llamado spikenard. La novia real siempre ungía la cabeza y los pies de su esposo con el ungüento, mientras él estaba sentado a la mesa del banquete de bodas. Este es exactamente el ritual descrito en los Evangelios del Nuevo Testamento cuando María Magdalena unge la cabeza y los pies de Jesús con el spikenard mientras estaba él sentado a la mesa de Simón, en Villa Betania. María Magdalena era una princesa por derecho. Ella fue nombrada Magdal-eder (la vigía del rebaño) y descendía de los sacerdotes Hasmonéos de Jerusalén, siendo hija del influyente sacerdote Jairo Syro.
Los matrimonios reales dentro de la comunidad de los Esenios Nazarenos tenían reglas muy específicas en aquellos tiempos y según fue confirmado por Josephus en el siglo I en “Antigüedades de los Judíos”, matrimonios de élite nunca eran concluidos antes de que la novia estuviera encinta de tres meses, por lo menos. Antes de eso, había sólo una ceremonia de noviazgo y fue esto lo que debe haber causado problemas para los padres de Jesús, José y María, porque Jesús había nacido antes de que fuera concluida la segunda parte del matrimoniode José y María. Debido a esto, María era todavía un almah cuando Jesús nació y eso representó una situación muy embarazosa para José.
El Descendiente De Banquo Y De Lady Macbeth. Los principios que rigen al “Santo Grial” y a su “Linaje Sagrado” son Libertad, igualdad y fraternidad adoptados por la Revolución Francesa. La Dinastía Merovingia, reyes del Santo Grial, jamás fueron sólo gobernantes, como Jesús enseñó, sino además fueron los guardianes de sus reinos. El código del Grial reconoce el avance a través del mérito y preserva las estructuras de la comunidad por encima de todo, es decir, es extremamente democrático. Cuando comprendido en sus dimensiones físicas y espirituales, el Grial pertenece a sus líderes y a sus seguidores. El grial, como Jesús, pertenece a la Tierra en evolución, requiere que todos sean UNO, en el Servicio común y unificado. Su mote: “TODOS UNO”. Los órdenes del Grial en Inglaterra y en Europa: Orden Soberana del Sangraal, Caballeros del Santo Grial, Orden de Sión y del Santo Sepulcro. Pero el más prestigioso de entre todos es La Casa Real Stewart de Escocia. Mote: All as ONE. El Priorato de Sión se mantuvo leal a la Dinastía Merovingia y los Templarios a la Casa de Stewart – Escocia. El heredero directo de Jesús y Magdalena, el Primado actual de la “Casa de Judá”, el representante más auténtico del “Linaje Sagrado del Santo Grial”, según la documentación es el HRH Príncipe Michael de Albania, cabeza de la Casa Real Stewart. Nota: Sir Gardner afirma que Jesús no murió en la cruz y que su túmulo se encuentra, posiblemente, en Rozabal, en Cachemira.
1. Por qué toda esta información sólo sale a la luz en este momento en particular. El hecho es que la información nunca fue suprimida por aquellos a quienes atañe. Fue suprimida por gentes de fuera que vivían en busca del poder y que procuraban servir a sus propios intereses, en vez de servir a las comunidades que deberían representar. Pero hoy vivimos una nueva era de búsquedas, a medida que muchas personas crecen desilusionadas con los dogmas establecidos. Vivimos en una era de comunicaciones vía satélite, viaje supersónico, computadora e Internet, de manera que el mundo se ha tornado más pequeño que antes. En estas circunstancias las noticias vuelan y queda más difícil contener a la verdad. También la trama misma de la dominadora Iglesia machista y las estructuras gubernamentales son más cuestionadas y generalmente se nota que las viejas doctrinas de control espiritual y territorial no más funcionan. Cada vez más las personas están procurando las raíces originales ordenadas de la fe y su propósito en la sociedad. Buscan maneras más efectivas de administración para combatir el aparente declive social y moral. Es decir, están, de hecho, buscando al Santo Grial. La búsqueda por nuevos esclarecimientos es muy exaltada por el nuevo milenio y hay un sentimiento esparcido de que eso puede significar un nuevo Renacimiento un tiempo de renacer en el cual los preceptos del honrado Código del Grial sean reconocidos y practicados: los preceptos de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
Posición Cristiana. Sorprendentemente, en los últimos 4 años desde que “Blood line of the Holy Grail” fue publicado, nunca he recibido una crítica siquiera de ramificaciones académicas, teológicas o clericales de la Iglesia. Estuve en la radio y la televisión con obispos, curas, monjes y clérigos de todo tipo y ellos han sido siempre muy corteses. El hecho es que a ellos es difícil desafiar mis hallazgos porque la mayoría de la documentación que utilizo para enfatizar los puntos que defiendo son los propios documentos de la Iglesia como las Constituciones Apostólicas y muy frecuentemente la propia Biblia. Generalmente, no se entiende por qué la mayoría de los cristianos adquiere gran parte de sus conocimientos en las clases, púlpitos y libros de figuras mientras prestan poca atención al propio Nuevo Testamento. Así que desde hace mucho tiempo la enseñanza religiosa se basa en una serie de doctrinas inventadas por la Iglesia pero sin constar en la Biblia.
La historia de la Navidad es un buen ejemplo. Cristianos en todo el mundo celebran un evento anual fundamentado en la enseñanza de que Jesús nació en un establo pero no hay mención a establos en ningún evangelio original, ni la palabra establo aparece en cualquier evangelio oficial de hoy.
Sir Gardner entonces puede ser tenido como un estorbo a los clérigos y sus métodos habituales de enseñanza pero sus argumentos probados todos los días por referencias a documentos de registro original, de los cuales no se puede escapar ni contra argumentar.
La posición cristiana nunca ha sido tan bien colocada como en la ocasión en que yo estaba en un debate en la TV con un fraile dominicano. Los dominicanos dieron la puñalada principal de la Inquisición contra los herejes y yo presupuse que pasaría por momentos difíciles en aquel debate. Pero, cuando el mediador de la TV intentó virarlo contra Sir Gardner el buen fraile le contestó con las siguientes palabras: “Laurence Gardner presenta el tema como un problema de la historia y de registros documentales, al paso que yo y la Iglesia lo abordamos como un problema de la fe. Las dos posiciones no pueden ser debatidas una contra la otra porque son ambas igualmente válidas.
La Iglesia Céltica. La Iglesia Céltica es distinta y separada de la Iglesia Nazarena y de Jesús que prevalecieron y que pertenecen a un tipo de cristianismo moderno. Aunque la Iglesia Céltica se haya cristianizado es en la práctica una formación precristiana del antiguo estilo Nazareno. Tiago, hermano de Jesús, era el obispo Nazareno designado de Jerusalén, movimiento del cual el propio Jesús participó. El cristianismo fue así designado en honor de Cristo en tiempos recientes, pero Jesús no era un cristiano, sino un judío de la escuela Nazarena que se orientaba por las actitudes sociales liberales de los griegos y en contra del riguroso régimen disciplinario de los hebreos. Las enseñanzas de la escuela Nazarena, de donde se tornó la Iglesia Céltica fueron inicialmente registradas en el país Céltico y en Irlanda en 37 d.C. pocos años después de la crucifixión de Jesús. La liturgia original era ampliamente alejandrina y las propias enseñanzas de Jesús formaban la base de la fe, en vez de las doctrinas alternativas de Pedro y Paulo, de las cuales derivó el cristianismo ortodoxo.
También fue heredada la estructura de mosaica del Antiguo Testamento, se observaron las leyes del matrimonio judío, además de la inclusión del sábado sagrado y del éxodo entre las celebraciones antiguas de creencias paganas de los druidas. Para destruir la Iglesia Céltica, la Iglesia Romana declaró en el V Concilio Ecuménico en 553 d.C., que la propia fe Nazarena de Jesús era herética. A pesar de eso, monjes famosos como St. Columbano, St. Patrick y St. Davis siguieron sus caminos y así fueron declarados magos y heréticos por los Papas.
En el año 1000 una ramificación de la Iglesia Céltica se tornó la sede eclesiástica real de los Reyes de Escocia y así quedó desde entonces. Esta ramificación es la Sagrada Hermandad de St. Columbano sede eclesiástica descendiente directa de la familia irlandesa de St. Columbano en la que actualmente, Sir Gardner es el Prior en Escocia. Hoy, la Iglesia Céltica hace matrimonios y otras ceremonias para personas que prefieren la dignidad de un ambiente naturalmente más social, al contrario de la propensión a los rituales dogmáticos y protectores de las iglesias cristianas.
La Piedra Filosofal. Pero de todos estos detractores, de los que la tumba de Dios no habría sido más que la penúltima moda, el que más sentido parece reunir es el de la última teoría del viejo misterio: la Búsqueda, no de oro, sino del procedimiento para fabricarlo, nada más y nada menos que el viejo sueño alquímico de la Piedra Filosofal. Hoy en día adquiere cada vez más fundamento el aspecto alquímico del tesoro que descubrió el cura párroco. El dinero que con tanto despilfarro gastó, en realidad no lo habría encontrado sino que lo habría fabricado, empleando para ello el secreto que le fuera revelado en el epitafio de Marie de Négre d’Ables – esposa del Señor de Montford – y que consistía según el prestigioso investigador Josep Guijarro (y que pone en boca de Ciro Azore) en la receta pura y simple para la elaboración de la Piedra Filosofal o Piedra de Proyección Alquímica.
Pistas no hay pocas sobre el atractivo alquímico que representaba el cura para los entendidos de su época. Así, el conocido Conde de Saint-Germain, habría visitado la región y dado la elite con la que se codeaba el abad, no hubiera sido de extrañar que se hubiera encontrado con él, al igual que con Claude Debussy y Julio Verne. Otros filósofos espagíricos que también fueron atraídos por la magia del lugar y del oro fueron los conocidos alquimistas Fulcanelli, y su discípulo Eugéne Canseliet, según menciona Jean Robin en su obra Operación Orth. Pero, de forma más prosaicamente ligado al oro, los nazis, que estaban interesados en la búsqueda de la piedra filosofal para engrosar sus cuantiosas reservas, enviaron al profesor Otto Rahn – conocido especialista en los temas esotéricos- tras la pista del Grial, para lo cual pasó revista a todas las grutas, recovecos y cuevas propios de la rica orografía de la región, sobre todo la montaña del Bugarach y las gargantas del río Galamus. Sin embargo, los nazis no fueron los únicos interesados en la búsqueda de la piedra filosofal sino también los bancos suizos – esos verdaderos alquimistas de las finanzas internacionales -, que al parecer no contentos con haber participado del expolio de las víctimas judías del genocidio nazi – contencioso que esté en estos momentos en vías de resolución- habrían enviado al exjefe de la seguridad del aeropuerto de Ginebra, Daniel Bettex, en busca de la verdadera fuente del tesoro del abad Saunière: la piedra filosofal.
El Vaticano tras el oro de Rennés. Los gastos desmesurados del abad Sauniere llamaron la atención de las autoridades eclesiásticas, especialmente de monseñor de Beauséjour, obispo de Carcassonne que le acusó de tráfico de misas y así empezó un largo proceso que duró hasta octubre de 1915, fecha en que, por razones desconocidas especulativamente sugestivas, el Vaticano, sorprendentemente, pronunció su veredicto a favor del humilde párroco de aldea, Bérenger Sauniere, haciendo caso omiso a la acusación del obispo de Carcassonne, lo que da que pensar que Sauniere estaba en poder de algo importante que hizo prevalecer su causa. Se trataría acaso de la fórmula para fabricar el oro, tan grato a las túnicas de los prelados bordadas con este precioso metal. Para mayor referencia, piénsese al respecto en el tesorero de la logia masónica P-2, Roberto Calvi – gerente del Banco Ambrosiano, cuyas deudas fueron generosamente asumidas por la banca vaticana que terminó suicidándose o “suicidado” bajo un puente de Londres.
Ovnis, Monjes Y Alquimia En Rennés-Le-Château. Por Manuel Figueroa. Mágica puerta de entrada al centro de la tierra. La montaña de Bugarach, antiguo volcán extinguido es la mayor elevación de las Montañas del Nido del Cuervo, a pocos kilómetros de Rennés-le-Château. Julio Verne, asiduo visitante de estas tierras, se inspiró en ellas y las utilizó como referencia obligada encubierta en alguna de sus obras. Así, en su novela Viaje al Centro de la Tierra, la descripción de la puerta de entrada al centro de ésta, se asemeja en muchos aspectos a los parajes que nos ofrecen este recóndito lugar. En otra novela, “Clovis Dardentor”, Verne menciona al capitán Bugarach, haciendo alusión (en opinión de muchos) a la granja aún existente cerca de este antiguo volcán que se llama Los Capitanes. La montaña tiene un aura de magia y misterio. Los habitantes del lugar hablan de ella con cierto temor y respeto, como cuando cuentan la historia de los 3 aviones del ejército francés que pasaron rozando el Bugarach y al regresar a la base, situada cerca de Toulouse, se estrellaron al realizar la maniobra de aterrizaje. Un resplandor subterráneo. En el pequeño y encantador pueblo de Bugarach, en las inmediaciones de la montaña del mismo nombre, pasaba sus veranos Daniel Bettex, un antiguo miembro de los Servicios Especiales Suizos, encargado de la seguridad del aeropuerto de Ginebra.
Este extraño y muy dinámico personaje era locuaz, vivaracho, obsequioso, aunque por momentos solemne y ominoso, como cuando me aconsejó no proseguir las indagaciones sobre como el Vaticano estaba involucrado en los asuntos en torno a Rennés le-Château. Bettex, curtido en ciencias ocultas, en especial en Kabalah y sus ramificaciones alquimia, aritmología, búsqueda del Grial, etc.- se entregó durante muchos años, y con el permiso del gobierno francés, a arduas excavaciones en el interior del Bugarach. Sus esfuerzos se vieron recompensados al hallar tres galerías subterráneas, en la última llegó a descubrir un sutil resplandor luminiscente. Intrigado por el hallazgo, corrió en busca de una sabia y reconocida clarividente de la región quien le aseguró que debajo de una de las galerías que había abierto había una especie de hangar enorme donde se construían vehículos espaciales. De regreso a Ginebra cayó víctima de una misteriosa enfermedad que sólo pudo curar el médico de la familia, que era acupuntor. Cabe preguntarse si el resplandor que vio Bettex en la galería subterránea no fuese análogo a la “Luz de Gloria” carismática que, según cuenta Homero en la Ilíada, se desprendía de las armas de Patroclo así como de otros héroes Arcadia. Este podría ser el caso, tal como plantea Paúl Georges Sansonetti en Graal et Alchimie. Quizá en relación con esto último era que Bettex me hablaba, extasiado, sobre el magnetismo del Bugarach. Concretamente afirmaba rotunda pero oscuramente- que un río de la antigua Troya, siguiendo un camino subterráneo, pasaba por debajo de esta mágica montaña. ¿Acaso se refería a una corriente astral y no física, en el sentido lato de la palabra, poniendo de relieve un cierto vínculo entre ambos lugares? Su idea es menos descabellada de lo que puede parecer, puesto que el nombre Bugarach proviene de la palabra “búlgaro”, término con el que se reconocía a los bogomiles que, procedentes de Macedonia, se instalaron en el sur de Francia divulgando una religión Maniqueísta afín al Catarismo. Monjes guerreros y enigmáticas excavaciones. En sus exploraciones por la zona adyacente al Bugarach, concretamente cerca de las gargantas del río Galamus, Bettex se topó un día con un nutrido grupo de jóvenes con aspecto de monjes. Aparentemente estaban realizando excavaciones. Al principio sintió una sensación de alivio, pero esta sensación fue rápidamente sustituida por otra de verdadero pánico al divisar, bajo los hábitos, unas amenazantes ametralladoras. Bettex no se atrevió a acercarse demasiado porque no iba armado, pero, en un lugar apartado le pareció ver los rudimentos de un primitivo laboratorio alquímico, a lo que se añadió un peculiar olor a azufre que acabó por disipar cualquier duda que hubiera podido albergar: alguien andaba tras la búsqueda de la piedra filosofal, la misma que había estado buscando tanto aventureros como escritores y políticos de distintos países François Mitterrand entre otros. El aspecto monástico de los excavadores deja sospechar que el Vaticano mismo andaba detrás del oro alquímico.
Un OVNI en el Bugarach. Como si de una resonancia temporal entre visión y realidad se tratara, una noche de 1974 los habitantes de Rennés-le-Château vieron una extraña luminosidad detrás del Bugarach. Esa misma noche, y a la misma hora, la mujer de Bettex se asomaba por la ventana de la cocina para ver cómo una enorme bola encendida descendía hasta las faldas del Bugarach. El artefacto quedó suspendido a un par de metros del suelo. Al cabo de unos minutos ascendió verticalmente y se alejó a gran velocidad hasta desaparecer entre las miríadas de estrellas. Al día siguiente, Bettex se personó en el lugar del misterioso incidente. La vegetación había desaparecido, se había volatilizado, dejando un círculo de unos dos metros de diámetro. Un árbol cercano había quedado chamuscado por uno de sus lados. Cuando yo mismo acudí al lugar, 14 años después, había vuelto a crecer la vegetación en el interior del círculo, pero las raíces no penetraban hacia abajo en línea vertical sino que, cuando llegaban a la capa siniestrada, se doblaban y seguían creciendo en sentido horizontal, lo cual pudimos apreciar perfectamente al arrancar varias ramas de tomillo. ¿Hombres de negro en Rennés-le-Château?.
Aún no habían transcurrido 24 horas desde el episodio del OVNI cuando tres extraños personajes rubios con hábitos de fraile, se personaron en casa de Bettex y lo conminaron a guardar silencio respecto a cuanto habían presenciado él y su esposa, so pena de pagarlo con sus vidas. Ambos permanecieron como paralizados junto a la puerta mientras los poco ortodoxos visitantes se alejaban hacia el aparcamiento donde un coche les esperaba. Por los ventanales de la iglesia escapaban las notas de unos cantos gregorianos, y suspendido en el ambiente nocturno quedaba la amenaza de muerte lanzada por los enigmáticos frailes que realizaron las funciones de los clásicos hombres de negro.
Poco tiempo después de estos acontecimientos Bettex tuvo que suspender las excavaciones en el interior del Bugarach al verse aquejado, de nuevo, por la antigua enfermedad. Sin embargo, estando lejos de su casa y de su médico de cabecera, sucumbió a ella. Esta vez no corrió la misma feliz suerte que la vez anterior. Semanas más tarde habríamos de encontrar a su apesadumbrada esposa que se hallaba enfrascada en los trámites de devolución de las herramientas de excavación que habían permitido a su marido llegar hasta su trágico final. La muerte de Bettex en extrañas circunstancias permite sospechar que los hombres de negro que lo visitaron de alguna manera fueron los responsables de la misma. En cuanto al aspecto clerical de los mismos ¿acaso apunta hacia un vínculo del Vaticano con estos misterios? ¿Acaso era esto precisamente lo que Bettex habría tenido en mente cuando conminó al autor de estas líneas a no hacer demasiadas averiguaciones en torno al vínculo de la Santa Sede con el Bugarach y con Rennés-le-Château? ¿Estarían ocultando los hombres de negro el avistamiento del OVNI o más bien el interés de la autoridad eclesiástica por el lugar y por su atractivo en oro?
Durante la revolución Francesa, los masones actuaron con vigor contra la monarquía para vengarse, quizás de Felipe el hermoso. Su historia. Diversificada informa que los templarios tenían un tipo de secreto respecto del origen del cristianismo y de otros misterios hoy asociados al esoterismo.
Reliquias peculiares habían sido Encontradas en 1307 como: a.- Una pieza de plata en el formato de la cabeza de la mujer con dos Huesos, escribiendo el encabezamiento lviiim (caput 58 m) que lo Utilizan hoy como emblema del peligro. Los documentos puestos dentro dudan la fundación del orden de los templarios en 1118, por lo tanto Fue mencionado en 1114. En 70 D.C.
El Enigma De Gisors. Ciudad Del Departamento Eure A 70 Km De París. En 1946, un jardinero llamado Roger Lhomoy tras haber realizado algunas excavaciones aseguró haber descubierto un depósito de cofres y sarcófagos bajo un torreón del castillo donde trabajaba en las cercanías. Nacido en la región, Lhomoy había escuchado decir a menudo que el subsuelo del castillo encerraba un tesoro fabuloso. Algunos no vacilaban en pretender que este tesoro era el de los Templarios, muy presentes en la región. El castillo, ejemplo magnífico de arquitectura feudal, había efectivamente pertenecido unos breves años a la Orden del Temple durante el siglo XII, lo que les facultaría para conocer los subterráneos existentes debajo del mismo.
Al parecer, el jardinero había localizado dos años antes un pozo sellado en la entrada de uno de los torreones. De forma clandestina por la noche, excavaba ayudado por el material rudimentario al que tenía acceso hasta que logró abrir una galería de unos veinte metros de profundidad. Aseguró que una noche tropezó con un muro y que, tras apartar algunas piedras, se dio cuenta de que se hallaba delante de la pared de una sala de grandes dimensiones. Intentó alumbrar la sala pero su precario equipo no le permitía ver demasiado, así que se introdujo por la ranura. había hallado una cripta de unos trescientos metros cuadrados y cuatro y medio de altura. Parecía corresponderse con una antigua capilla donde podía verse el altar con su tabernáculo y apoyadas en las paredes, estatuas de Cristo y los apóstoles. Pero lo que llamó sobremanera su atención fueron unos sarcófagos pétreos de unos dos metros de largo y en número de diecinueve, que se alineaban a lo largo de los muros de la cripta. Asimismo, treinta enormes cofres de metal coronaban el descubrimiento del jardinero.
Avisadas las autoridades y extendida la noticia, una multitud se dio cita en el lugar de los hallazgos, pero las decepciones no tardaron en llegar. Nadie se atrevía a bajar por aquella intrincada madriguera excavada por Lhomoy que constantemente amenazaba con desmoronarse, hasta que el comandante de los bomberos de la localidad, Emile Beyne, se ofreció voluntario. Pero tras avanzar inicialmente por la intrincada galería, quien desistió a falta de cuatro metros para el final porque que era demasiado arriesgado y que la falta de aire le impedía proseguir, tras negar haber podido llegar a la capilla descrita por Robert Lhomoy. Éste, respaldado por la opinión pública, pidió continuar las excavaciones y ensanchar la galería, pero inexplicablemente el permiso le fue denegado por el Ayuntamiento. De igual manera y para sorpresa de todos, se tomó la medida de ordenar que las galerías fueran recubiertas de hormigón y nuevamente selladas. A pesar de este golpe, Lhomoy continuó. Solicitó con éxito una autorización del Ministerio de Cultura francés para proseguir las excavaciones; la respuesta del Ayuntamiento fue tajante:
lo tacharon de loco y amenazaron con hacerlo encerrar si no desistía de su empeño en excavar. El hecho era enormemente extraño al carecer a priori de un motivo justificado. Pero el jardinero no era un hombre fácil de convencer y tras dejar pasar seis años, con una nueva autorización del Ministerio de Cultura se puso nuevamente manos a la obra. Esta vez el Ayuntamiento tuvo que claudicar. Ya no se trataba únicamente de Lhomoy, sino que este se había traído a dos socios con él. Lo único que pudo hacer el Consejo municipal fue poner objeciones a los trabajos, estratagema que dio resultado. Se les impuso el pago de una cuantiosa garantía además de asegurarse la propiedad de buena parte de los posibles hallazgos. El acuerdo era inviable, y Lhomoy y sus socios se vieron abocados a abandonar el proyecto. Después de ese fracaso, el asunto quedó en el olvido durante cerca de dos décadas.
No se produjeron novedades hasta que en 1962, el Ministro de Cultura francés, André Malraux, ordenó proseguir con la investigación. Tras reabrir las galerías, se procedió a llamar a Roger Lhomoy para que comprobase personalmente los trabajos. Éste, llegó a bajar al fondo del pasadizo, pero decepcionado comunicó que aún faltaba el último metro y medio por despejar. Inexplicablemente, estando tan cerca de la supuesta cripta, la reanudación de las obras se postergó otros dos años. Finalmente, en febrero de 1964, cuando se iba a excavar el último tramo, el lugar fue declarado zona militar y la investigación fue parada definitivamente. A pesar del escepticismo con la que fue acogida la historia de Roger Lhomoy por los arqueólogos e historiadores de la región, las leyendas locales e incluso los registros históricos que hacen referencia a Gisors dan fe de la existencia de al menos una cripta en el subsuelo de la ciudad.
Actualmente han sido descombrados varios subterráneos que surcan las calles y que parecen unir el castillo de la localidad con la iglesia consagrada a los santos patronos de la villa. La capilla supuestamente hallada por el jardinero es descrita de forma muy semejante en varios textos medievales conservados en los Archivos Nacionales y en textos del siglo XVII. Se denomina Capilla de Santa Catalina y la única incógnita que encierran estas informaciones es si se encuentra bajo en castillo tal como relató Lhomoy o bajo la iglesia anteriormente mencionada, como apuntan otros textos. Según se desprende de las narraciones, en esta cripta finalizaban los túneles subterráneos que atravesaban la ciudad comunicando castillo e iglesia.
A la vista de que estos existen, constatada su presencia, no hay motivos para desconfiar de que la Capilla de Santa Catalina sea únicamente invención de la mente fantasiosa de un jardinero aficionado a las excavaciones clandestinas. Incluso el continuo sabotaje de su trabajo por parte de las Autoridades parecen señalar que efectivamente algo esconden los sótanos de Gisors. Algo que no se desea que salga a la luz. ¿Quién es esa mano negra que actúa en la sombra? ¿A que se debe ese interés por mantener ocultos los cofres y sarcófagos que permanecen en la cripta? Cofres que, por otra parte, son mencionados en un documento latino fechado en 1500. ¿Existe Una Capilla Bajo El Castillo? ¿Había encontrado Roger Lhomoy humilde jardinero del Ayuntamiento, el tesoro de los Templarios? ¿ Se trataba quizá, como apuntan otras fuentes, de archivos secretos del Priorato de Sión? Puede que algún día se despejen estas incógnitas y alguien se atreva a esclarecer lo que otros, por ignorancia, miedo u oscuros intereses, evitaron a toda costa que saliese a la luz. Mientras tanto, los sótanos de Gisors guardan celosamente el secreto
La Catedral De Jaen (España). La catedral de Jaén tiene algún tipo de relación con los Templarios. Quien sepa algo de ella sabrá que se empezó a construir en 1.500 sobre la antigua mezquita según los planos de Andrés de Vandelvira, de estilo renacentista con ciertos caracteres góticos y que adosada a la Catedral se encuentra la capilla del Sagrario construida en 1764; pero….desconocerán la presencia de un Baphomet, que su construcción estuvo bajo sospecha, que está directamente ligada a Rennés-le-Château y que su origen procede de un tesoro. La construcción de la Catedral se debe al obispo vigésimo sexto de la diócesis de Jaén, su eminencia el señor Alonso Suárez de la Fuente el Sauce, sucesor en la prelatura del dominico e inquisidor general fray Diego Leza. El obispo fue el responsable de gran cantidad de construcciones en unos años caracterizados por una no muy floreciente economía episcopal. Entre las construcciones que patrocinó encontramos la iglesia de San Andrés en Baeza, la de San Pablo en Ubeda, la de Sabotee, numerosas construcciones sobre las que hacía labrar su blasón episcopal. Don Alonso de la Fuente murió el 5 de noviembre de 1.520, y fue su voluntad ser sepultado en la capilla mayor de la Catedral. Actualmente no lo encontraremos allí ya que en el año 1.635 el obispo – cardenal Baltazar de Moscoso y Sandoval realizó sendas obras en la catedral, siendo derribados entre otros, la capilla de don Alonso. Pasando unos cuantos años en la sacristía, actualmente el cuerpo reposa en la capilla mayor sin sepulcro en una cajonera.
Posteriormente a su muerte y con el estudio y descubrimientos de manuscritos y documentos de su propiedad, se descubrió que el obispo era un gran conocedor de las doctrinas ocultistas de la época y que pasó gran parte de su vida buscando un tesoro, posiblemente la Mesa de Salomón. No estarían de más unas cuantas preguntas a Nicolás Wilcox, autor del libro “La lápida Templaria”. Las grandes obras de mecenazgo que hizo en su época, cabe plantear la pregunta de sí finalmente encontró dicho tesoro. También resulta curioso que a partir del siglo XVI notables personajes relacionados con la Catedral dedicasen grandes esfuerzos a la búsqueda de parte del Tesoro de Salomón. Algunos parece que algo consiguieron, al menos Alonso Suárez así lo parece. La tesis de esta incansable búsqueda se refuerza con la existencia de un funcionario de Bellas Artes, que durante la Guerra Civil española, inventariando el patrimonio catedralístico encontró unos documentos referentes a una asociación ocultista que existió en Jaén a principios del siglo XX. Este grupo estaba formado por clérigos y miembros de la alta burguesía, cuya misión era la búsqueda de dicho tesoro. Estos documentos, al parecer se encuentran hoy en día en la ciudad de Sevilla. ¿Cómo en la novela anteriormente citada, que curiosa casualidad?, El citado funcionario de Bellas Artes fue fusilado poco después del descubrimiento. Recapitulemos, don Alonso se hace con la construcción de grandes obras en una época de penuria, al parecer ciertos conocimientos sobrevivieron a su muerte, quizás una herencia documental, una confidencia en el lecho de su muerte,…..estos conocimientos sirvieron para que una logia ocultista siguiera con la búsqueda siglos más tarde, un funcionario fusilado. Podría ser un cúmulo de casualidades, pero hay más informaciones que dejan muy poca probabilidad a esta hipótesis.
En la catedral, en el lugar indicado en el plano se ve el sitio donde se puede observar la imagen de un Baphomet, enigmática figura Templaria, pero lo más sorprendente es la relación existente con Rennés-le-Château. En el sur de Francia, en el Languedoc, muy cerca de Carcassonne se encuentra este pequeño pueblo donde a finales del siglo pasado, François Bérenger Saunier, cura de la parroquia del pueblo, empezó a construir la iglesia Ermita de Sainte Madeleine, ubicada en el solar de una antigua fortificación visigoda. En las obras encontró unos manuscritos e inscripciones que le llevaron a realizar gran cantidad de viajes, poniéndose en contacto con sociedades secretas y grupos ocultistas. Aquí viene lo curioso, uno de esos viajes lo llevó hasta Jaén, donde se tiene constancia de que su última noche la pasó en la Taberna del Gorrión, junto a la Catedral. Más tarde empezó una fiebre constructora de la cual no se sabía la fuente de financiación. Se conservan facturas de puros habanos expresamente traídos de Cuba, y de gran cantidad de lujos totalmente fuera de alcance para un modesto cura de un pequeño pueblo de apenas 30 habitantes. Confesó haberse gastado 195.000 francos, cuando cobraba 900 al mes. Curiosa imagen de un diablo Baphomet que aguanta la pila del agua bendecida a la entrada de la ermita de Rennés. Durante siglos muchas leyendas apuntaban a la región de Razés como lugar donde se encontraba un fabuloso tesoro. (El gobierno tuvo que poner orden porque gente de todo el mundo, decidía pasar sus vacaciones en el pueblo excavando en los lugares más insospechados). El tesoro en cuestión sería parte del tesoro de Salomón que habría sido depositado en la zona por los visigodos en el siglo VII. Procopio describió el tesoro del siguiente modo: “ Habiendo ocupado los francos una gran parte de la Galia, se lanzaron muy fogosamente al asalto de Carcassonne, pues había oído decir que allí se encontraba el tesoro imperial que Alarico el Viejo había capturado cuando la ocupación de Roma, y en el cual se hallaba el supremamente precioso ajuar de Salomón, rey de los hebreos, admirable de ver y que otrora trajeran de Jerusalén los romanos”.
Cronología (siglos D.C.) de La gnosis y el secreto La iglesia romana y el secreto.

  1. Hacia el 33 : Jesús es crucificado
  2. Pablo difunde el nuevo “cristianismo”
  3. Pablo muere en Roma tras haber triunfado en su misión de dar a conocer a Jesús como el “Hijo de Dios resucitado”
  4. Jesús sobrevive a la crucifixión
  5. Seguidores judaicos de Jesús se resisten a la helenización del mensaje de su Maestro (que las enseñanzas se extendieran a los gentiles)
  6. 62:Santiago, hermano de Jesús, es ejecutado y su Iglesia dispersada.
  7. La Iglesia paulina prosigue sus ataques contra los gnósticos, condenándolos como herejes y libertinos La Iglesia consolida el mensaje del Nuevo Testamento: la muerte y resurrección de Jesús, el Cristo La estructura del Imperio romano es un vehículo ideal para la difusión del mensaje cristiano
  8. Los supervivientes de la Iglesia de Santiago llevan el mensaje original de Jesús a Jordania, Siria y Egipto. Su postura frente a la resurrección física de Jesús se ciñe a la doctrina de la “gnosis”: la resurrección es espiritual y la alcanzan cuantos buscan la “sabiduría” La rosa, viejo símbolo persa de renacimiento y resurrección, entra en el gnosticismo cristiano
  9. 312 : El Emperador Constantino adopta el “cristianismo” como religión oficial del Imperio. La iglesia mira con intolerancia creciente a paganos y gnósticos. Sus textos son considerados Apócrifos
  10. 325: El concilio de Nicea declara que Jesús es Dios verdadero, Hijo de Dios verdadero
  11. La leyenda presenta a José de Arimatea viajando al sur de Francia “con el Grial”
  12. Los cristianos gnósticos conservan su fe en los textos sagrados. Bajo la persecución de la Iglesia de Roma, ocultan una colección de tales textos en una cueva de la zona de Nag Hammadi, en el Alto Egipto; los restos de granos hallados en sus encuadernaciones datan su ocultamiento hacia el 350. El gnosticismo cristiano sobrevive en Oriente Medio, mientras que el paulino se expande por el Imperio romano de occidente.
  13. ¿Qué significa apócrifo? Cuando hablamos de evangelios apócrifos significa que no han sido considerados oficiales por la iglesia, ni considerados como “inspirados”. Esta distinción se hizo sólo hacia el siglo III o IV. Antes todos los evangelios tenían la misma dignidad. En las primeras comunidades cristianas existían muchos evangelios y no había diferencia entre los apócrifos y los oficiales. Llegó un momento en que había unos 100 evangelios y la iglesia comenzó a separarlos y escogió cuatro que según la iglesia tenían mayor credibilidad y se consideraron inspirados por Dios, y a los otros entonces se los empezó a considerar falsos, cuando en realidad en un principio todos eran iguales. Muchos de esos apócrifos fueron quemados y desaparecieron. Otros sobrevivieron en Nag Hammadi.
  14. 500: El cristianismo se prepara para el “fin del mundo”; se aguarda el día del Juicio, cuando el Hijo del hombre regresará a la diestra de Su Padre para juzgar a los vivos y a los muertos La caída de Roma aísla a Oriente de Occidente
  15. Mientras el Imperio romano se desintegra, el cristianismo sobrevive. Los visigodos y los merovingios abrazan la fe romana y católica. La Iglesia penetra cada vez más en la sociedad occidental. Los ritos paganos ceden al ritual establecido de la misa, la veneración de los santos, la creencia en los milagros y el premio celestial después de la muerte. Cualquier indicio de ideología gnóstica es atacado como herético por cuestionar la espina dorsal de la doctrina eclesiástica: la resurrección corporal de Jesús.
  16. Siglos VI- X. Geógrafos y científicos árabes conservan el legado de los antiguos. Se transmiten los métodos para una planimetría geográfica exacta. El concepto de culpa y pecado y la necesidad de penitencia se inculcan a los fieles cristianos con el uso de la confesión dentro de la liturgia.
    1. La corriente de Pablo y Pedro, la más tradicional, consideraba que la salvación venía a través de la fe y que el mal del mundo venía por el pecado. Los gnósticos (la corriente de María Magdalena) decían que el mal provenía de la ignorancia y por lo tanto la forma de redimirse era el conocimiento.
    2. 1078: Un grupo de “herejes” es condenado por la Iglesia y quemado en Francia. Iglesia y Estado forman ahora un eje de poder supremo sobre la gente común. El feudalismo y la amenaza de la condenación eterna son los instrumentos para controlar al pueblo sencillo y recaudar impuestos, imprescindibles para continuar la guerra. La iglesia adquiere abundantes tierras y propiedades
    3. 1095: El papa urbano II urge la creación de un ejército cruzado para rescatar Jerusalén de manos de los musulmanes. Así empieza la era de las cruzadas.
    4. “Nuestro Amor es el signo de la Victoria sobre el dios ajeno”. Esta era una máxima entre los cátaros, los hombres buenos o “perfectos” que recogieron las enseñanzas gnósticas y fueron perseguidos por herejes. “ A la hoguera con ellos” Fue la consigna que se propaló como estopa ardiente, a lo largo del siglo XI, por las cálidas tierras Occitanas. Un país, una tradición, una voluntad y una forma de entender la vida sucumbieron bajo los leños de unos poderes que, amenazados por antiguos secretos que asomaban de nuevo a la luz, se resistían a perder su hegemonía.
    5. Los cataros se reúnen en Saint-Félix-de-Caraman cerca deToulouse bajo la dirección del arzobispo Nicetas de Constantinopla. Proviniendo de Asia menor, el movimiento cátaro se extiende progresivamente a Bulgaria por medio de los bogomiles, después a Italia para finalmente asentarse en Occitania, en el sur de la Francia actual.
      La armada de los cruzados encargada de erradicar a los cataros. Bajo petición de Papa Inocencio III se apodera de Béziers. Bajo la dirección del legado del Papa Arnaud-Amalric y del jefe Simón de Montfort, la ciudad es saqueada y la población masacrada. A pesar de ser mayoritariamente católica, Béziers no quería entregar a los cataros que protegía. Antes de dar el asalto, los cruzados piden al legado pontificio cómo reconocer a los herejes de los verdaderos cristianos. Este les contesta: “Mátenlos a todos, Dios reconocerá los suyos. Montsegur, el último foco de resistencia.
    6. 1119 : Se dona el Château de Blanchefort a las abadías de Giles y Alet les Bains.
    7. Hacia 1120 : Fundación de la orden templaria en Jerusalén
    8. 1127: Los miembros fundadores del Temple regresan a Francia
    9. 1129: Hugo de Payens, 1° Gran maestre del Temple habla ante el concilio de Troyes. La asamblea papal aprueba la Orden, que se somete a la regla latina de pobreza, castidad y obediencia Surge el catarismo en Languedoc Los templarios realizan excavaciones en Jerusalén, en el Monte del Templo y se sumergen en los misterios de Oriente, adoptan la cifra Atbash
    10. 1130 : Donación de tierras a los templarios en la región de Rennes le Château
    11. 1146 : Los templarios adoptan la “Rosa Cruz” como su símbolo
  17. S. XIII Eliminación del catarismo en el Languedoc mediante la Cruzada contra los albigenses Domingo de Guzmán preside la Inquisición para extirpar los últimos restos cátaros. En el itinerario de los domínicos queda la región de Rennes le Château Continúan apareciendo relatos sobre el Grial. Aunque todos son típicos de una búsqueda incesante, resultan menos explícitos sobre la naturaleza exacta de misterioso Grial. Como el pensamiento gnóstico es herético, la búsqueda se oculta bajo el ropaje de un poema caballeresco Se pinta a los templarios en un mapa de Jerusalén que incorpora el ejemplo más antiguo que se conoce de la geometría presente en los pergaminos.
  18. S. XIV 1307: Prisión de todos los caballeros templarios por orden del Rey de Francia; algunos escapan a Escocia en tanto que otros se refugian en Lorena, futura heredad de René d’ Anjou.
    1. 1314 : Jacques de Molay, último Gran maestre templario, es quemado en la hoguera Los poemas caballerescos del Grial cesan con la supresión de la Orden templaria.
  19. Siglos XV, XVI La aparición de la imprenta y la Reforma protestante provocan una sacudida en la Iglesia católica; surge la Contrarreforma. Y como en la época romana, la herejía se equipara al delito de alta traición.
    1. 1406: El duque de Berry adquiere la miniatura Lancelot , en la cual aparecen los rasgos de la geometría
    2. 1457: René d’ Anjou compila Le Livre du cuer d’ amours espris , una de cuyas láminas, La Fontaine de fortune, contiene la geometría.
  20. 1534: Se crea la Compañía de Jesús para combatir a los adversarios teológicos de la Iglesia romana Europa entra en un período de guerras de religión entre católicos y protestantes.
  21. Finales el siglo XVI: Una pintura anónima de la coronación del papa Celestino contiene la geometría El gnosticismo y la búsqueda de la sabiduría antigua se encarnan en la revitalización de la Rosa Cruz.
  22. Los Maestros artistas también utilizaban otras figuras para dejar la huella de su conocimiento. Aquí vemos, por ejemplo, el castillo templario de Sarracín, ubicado en Vega de Valcarce, Región del Bierzo en la Provincia de León, Galicia y que hoy forma parte del Camino de Santiago.
    En su interior, la imagen de María Magdalena, patrona de los viñedos del Bierzo, tiene a sus pies ¡Una calavera!.
    La Calavera o Muerte, era uno de los símbolos usados por los Hermanos Constructores en los ritos iniciáticos de Muerte- Resurrección.
    Magdalena Basílica de Saint Maximin en Marsella, Francia.
  23. S. XVII l600: Giordano Bruno es quemado en Roma por “hereje”
    1. 1614: Se publican en Cassel los Manifiestos rosacrucianos. El personaje central, Christian Rosencreutz, está relacionado con una orden sin precisar, la cual utiliza como símbolos una cruz roja y rosas rojas .
    2. Hacia 1630: Nicolas Poussin pinta Les Bergers d’ Arcadie II , que contiene la geometría.
    3. Hacia 1650: David teniers el Joven, pinta San Antonio y San Pablo , que contiene la geometría.
  24. S. XVIII 1717 : La francmasonería organizada se establece en Londres
    1. 1781: Muere Marie de Nègre. Las lápidas de su sepulcro aportan otra confirmación geométrica, ET IN ARCADIA EGO Se declara a los francmasones enemigos de la Iglesia de Roma.
    2. 1789 : La Revolución francesa provoca una conmoción social en Francia. Antoine Bigou deja Rennés le Château para exiliarse en España, habiendo enterrado a Marie de Nègre
    3. Los grandes maestros como Poussin o Leonardo Da Vinci, no sólo escondieron información acerca de Magdalena y Jesús a través de sus pinturas, sino a través de complejos códigos matemáticos, uno de ellos heredado de los hebreos y llamado Código Atbash . El Dr. Hugh Schonfield, uno de los académicos que trabajó con los Rollos del mar Muerto, creía que la palabra Baphomet estaba escrita según el código cifrado Atbash y significaba Sophia. “Este código hebreo sustituye la primera letra del alfabeto por la última, la segunda por la penúltima, y así sucesivamente. Cuando se aplica este código a la palabra Baphomet, da como resultado la palabra griega Sophia , que se traduce como “Saber”, que recuerda a la Diosa griega Sophia.
      Bet, Pe, Vav, Mem y Taf En hebreo; (BAPHOMET) y Shin, Vav, Pe, Yud y, Alef Con el código Atbash; (SOPHIA). Schonfield se sintió muy interesado en los cargos por herejía hechos contra los Caballeros Templarios y por la etimología de la palabra Baphomet. Decidió aplicar el código Atbash a la palabra Baphomet, ya convencido que los Templarios tenían conocimiento de dicho código. El resultado es el siguiente (los nombres de dichas letras se muestran de izquierda a derecha) SOPHIA = SABER, CONOCIMIENTO
      Tanto en la tumba de Marie de Negri como en Les Bergers d’Arcadie encontramos la siguiente frase que utilizó este código: ET IN ARCADIA EGO SUM Cuyo significado simple es: YO TAMBIÉN ESTOY EN ARCADIA Pero tomándolo como anagrama a descifrar, nos encontramos con la siguiente sorpresa: ARCAM DEI TANGO Que significa: ESTOY TOCANDO LA TUMBA DE DIOS Sólo que entonces sobran 4 letras: I, E, S, U Y la frase completa nos quedaría: “ ESTOY TOCANDO LA TUMBA DE DIOS, JESÚS”
  25. La industrialización y la ambición colonialista reducen la importancia de la Iglesia en los asuntos estatales de Francia
  26. 1885: Bérenguer Saunière es nombrado párroco a cargo de Rennes le Château;
  27. 1886 : Saunière empieza a trabajar en la Iglesia de Santa María Magdalena, de Rennes le Château, y descubre unos pergaminos
  28. 1891 : Una nota del diario de Saunière, dice: “Descubrimiento de una tumba… Secreto”
  29. 1892 : Saunière visita París e inicia una restauración a fondo de su Iglesia.
  30. 1909: Saunière es sustituido como párroco y sometido a juicio por tráfico en la venta de misas, desobediencia a su obispo y gastos exagerados y sin justificar. Se funda en París la Sociedad de la Rosa Cruz Veritas y renace el interés por los templarios y el Grial
  31. Sauniere pasó de pobre cura de pueblo a rico de la noche a la mañana, luego de haber descubierto 5 pergaminos en la iglesia de Santa Magdalena de Rennés le Château.
  32. Dos de estos manuscritos hablan acerca de la Dinastía Merovingia, otro relata el momento en que Magdalena unge los pies de Jesús. De los otros dos sólo hay copias que no parecen del todo confiables.
  33. Con generosas donaciones, Sauniere comenzó a hacer modificaciones muy singulares de la Iglesia de Magdala, las que se unían a través de puntos geográficos muy precisos que indicaban el lugar donde se guardaba un tesoro escondido por siglos, tal vez el secreto del Santo Grial y su descendencia.
  34. 1897: Es hallado muerto Antoine Gélis
  35. 1898: Saunière compra tierras y comienza grandes obras en Rennes le Château: construcción de Villa Bethania y la Tour Magdala
  36. 1905: Tesseyre retira las piedras De Nègre en Rennes le Château Saunière destroza las lápidas De Nègre
  37. 1915: Muerte de Boudet
  38. 1917: Muerte de Saunière
  39. 1995: Un sacerdote del Vaticano visita Rennes le Château
  40. EN “el día de la Magdalena”, se lee en las iglesias católicas un pasaje del Cantar de los Cantares (3, 1-4): “ En mi lecho, por la noche, busqué al amor de mi vida; lo busqué, pero no lo encontré. Me levantaré, recorreré la ciudad, por las calles y las plazas buscaré al amor de mi vida. Lo busqué, pero no lo encontré. Me encontraron los centinelas, los que hacen la ronda por la ciudad: «¿Habéis visto al amor de mi vida?» Apenas los había pasado, cuando encontré al amor de mi vida. Lo abracé y no lo he de soltar hasta que no lo haga entrar en la casa de mi madre, en la alcoba de la que me engendró”.
  41. ¿Resultaría Jesús menos Divino si se hubiese enamorado? ¿Serían sus Enseñanzas menos válidas si su resurrección hubiese sido espiritual? Aunque situadas en el campo de las conjeturas, sin duda alguna la respuesta a estas dos preguntas sería… NO

1 comentario (+add yours?)

  1. Manoli Jodar Mosquera
    Feb 01, 2014 @ 20:11:54

    la virgen de la puerta de narbona de la muralla si que esta embarazada es una de las pocas que hay

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: